Buenas previsiones de crecimiento para Filipinas
El consumo y la inversión destacan como los principales estímulos que promoverán la expansión económica del país insular tanto este año como el próximo.
Fuente:  The Philippine Star  -  09/10/2017
El principal riesgo para la economía filipina reside en la incertidumbre de las políticas de sus socios comerciales

El Banco Asiático de Desarrollo (BAsD) pronostica que la economía filipina crecerá un 6,5% en 2017 gracias a la robusta demanda interna, el aumento de la inversión pública en infraestructuras y las positivas perspectivas empresariales, publica The Philippine Star.

En la última actualización de su informe de Perspectivas de Desarrollo Asiático, el citado organismo señaló también que dicha expansión se mantendrá en 2018 con un crecimiento del 6,7%.

El sector servicios, que acapara la mayor parte de la actividad económica, creció un 6,4% durante la primera mitad de 2017 debido al impulso en la subcontratación empresarial, el comercio, el turismo y las finanzas. Por otro lado, las manufacturas registraron un incremento del 7,7% en dicho período gracias al fuerte consumo doméstico y al aumento de las exportaciones.

Además de estos factores, el BAsD destacó que el nuevo régimen de impuestos propuesto por el Gobierno contribuirá a promover el desarrollo a corto plazo. “Será un estímulo fiscal para la economía filipina, ya que elevará el poder adquisitivo de los hogares y proporcionará ingresos adicionales para que el Gobierno invierta en infraestructura”, agregó el director de la citada entidad, Richard Bolt.

El primer paquete de medidas de la Reforma Tributaria para la Aceleración y la Inclusión (TRAIN, por sus siglas en inglés) podría aprobarse antes de que finalice el año y contempla una reducción en el IRPF, así como un aumento de las tasas al consumo de los vehículos y la gasolina. Asimismo, plantea la ampliación de la base imponible sobre el IVA limitando las exenciones, según las mismas fuentes.

Con su implementación, las autoridades filipinas esperan conseguir financiación para su programa de desarrollo de infraestructuras, cuyo presupuesto máximo es de 190.000 millones de dólares (162.300 millones de euros).

La aprobación del nuevo sistema fiscal representa, a su vez, un desafío para la economía nacional. No obstante, el principal riesgo identificado por el BAsD reside en la incertidumbre de las políticas de sus socios comerciales.

El Gobierno filipino prevé un crecimiento del 7% en el primer trimestre impulsado por el consumo doméstico y el gasto público

Oportunidades de negocio con el Banco Mundial en Filipinas 2017

Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones: