Sala de Prensa

ICEX orienta a las empresas españolas para invertir en Irán

20/04/2017
Irán es un país que necesitará durante los próximos años importantes suministros para abordar los grandes proyectos
Irán es un país que necesitará durante los próximos años importantes suministros para abordar los grandes proyectos
El Ciclo de Irán, que también incluirá a Oriente Medio, se celebrará en el auditorio de ICEX el 29 de mayo y conectará por videoconferencia con ocho ciudades españolas

 

ICEX España Exportación e Inversiones organiza, del 29 de mayo al 2 de junio, un ciclo de actividades sobre Irán que incluye seminarios sobre los principales sectores de oportunidad para las empresas españolas y entrevistas con el consejero económico y comercial de España en Teherán, Emilio Carmona Pertíñez, quien se desplazará a nuestro país para impartir estas sesiones y atender a las empresas españolas con intereses en la zona. Durante la jornada se conectará por videoconferencia con Almería, Barcelona, Bilbao, Logroño, Murcia, Sevilla, Valladolid y Zaragoza.

Las cifras oficiales sobre comercio exterior de Irán, correspondientes al último año, apuntan que se registró un crecimiento del 4,3% hasta llegar a suponer 87.614 millones de dólares. Las importaciones experimentaron un aumento del 5,1% aunque la economía persa siguió disfrutando de un saldo favorable.

Las principales partidas importadas correspondieron a productos agrarios como el maíz para ganado, la soja y el arroz así como a motores y componentes de automoción para abastecer a la industria local. El valor medio por tonelada de bienes importados se situó en un 10,7% más alto que hace dos años, lo que manifiesta la voluntad de los empresarios iraníes por comprar mercancías con volúmenes más bajos y un valor más elevado.

Las relaciones bilaterales recuperan el ritmo
En sus relaciones comerciales con España, las exportaciones españolas durante el año pasado crecieron más de un 55% hasta superar la cifra de 360 millones de euros. De esta manera, las relaciones comerciales bilaterales parecen ir recuperando el ritmo y volumen previos a la etapa más dura de las sanciones a Irán.

El desarrollo agrícola y las oportunidades para la tecnología alimentaria abren el ciclo de seminarios sobre Irán donde la agricultura absorbe el 19,2% de la población activa y genera en torno al 10-12% de su PIB.

El gobierno iraní quiere mejorar la eficiencia de sus cultivos irrigados, para aumentar la productividad del sector a través de la racionalización de los recursos hídricos. Para ello, pretende crear una estructura de producción agrícola gracias a sus diferentes climas, para lo que necesita la mejor tecnología que consiga un uso eficiente del agua y de las semillas, además de la construcción de invernaderos. Con ese fin ha creado un programa, incluido en el 5º Plan Nacional de Desarrollo, que se centra en la reducción de los impactos negativos de la sequía y el uso de los nuevos métodos de riego.

El transporte, una oportunidad de negocio para las empresas
Las inversiones en transporte y en particular, en el sector ferroviario, constituyen otro ámbito de interesantes posibilidades para las empresas españolas que serán tratados en detalle en una sesión específica. Irán cubre un área de 1.648.195 km.2 y comparte frontera con Iraq, Turquía, Azerbaiyán, Armenia, Turkmenistán, Pakistán y Afganistán; además cuenta con 2.440 km. de zona costera entre el Mar Caspio y el Golfo Pérsico. De acuerdo a tal posición estratégica del país, las redes de transporte han crecido en importancia en Irán.

En cuanto a las oportunidades en el sector de la manipulación de fluidos, Irán tiene la mayoría de su peso en tres principales sectores: “Oil&Gas”, minería y tratamiento de aguas. No obstante, como en otras economías del golfo, el sector del petróleo y gas absorbe la mayor parte de la demanda de los productos relacionados con la manipulación de fluidos (Irán es el tercer país del mundo en reservas de petróleo y el segundo en reservas de gas). Y en torno a este sector se generan todo tipo de oportunidades de negocio, puesto que para su tratamiento se requiere una serie de equipos que Irán, en su mayoría, no produce localmente sino que necesita importar, sobre todo válvulas y tuberías.

Irán se presenta también como un mercado objetivo para el sector del automóvil, una de las principales industrias del país, con una producción de un millón de coches anuales, que le convierten en el 18º país productor. El sector supone el 12% del empleo del sector industrial, el 5% del PIB del país (450.000 millones de dólares) y da empleo a 675.000 personas. Actualmente, 16 empresas fabrican vehículos completos de todo tipo dentro de la República Islámica de Irán y atienden la demanda de un país con un parque automovilístico en el que el 50% de los vehículos tienen más de 25 años. El sector necesita una reconversión y en esta nueva etapa, el país pretende atraer a inversores extranjeros.

Tras las sanciones internacionales y un aumento del arancel de las autopartes hasta del 14% para promover la industria local, existe mercado para este sector, debido a un cambio de mentalidad iraní, que busca una mayor calidad de las piezas, especialmente motores, y una mejora de su tecnificación.

En este marco, “Iran Auto Parts” destaca como feria internacional del sector de la automoción. En ella están representadas empresas que realizan diferentes funciones de cualquier tipo de vehículo, así como las partes no mecánicas: accesorios, equipos auxiliares, componentes y equipos de repuesto, tecnología de exploración, productos y maquinaria, productos para la manipulación de materiales, medidas, control de metal y laboratorio, motores, baterías, asientos, puertas y retrovisores, chasis, electrónica, plásticos y elementos químicos, tapizados, suspensiones, partes estandarizadas, bombas, filtros, cerraduras, espejos, cristales y ópticas y también utillajes. Este año tiene lugar en Teherán del 15 al 18 de noviembre y, por segunda vez consecutiva, contará con un Espacio España organizado por ICEX.

Dada la protección de la industria local que los poderes públicos llevan a cabo, las empresas europeas del sector que deseen ir a Irán, deberían iniciarse con un buen representante en el país, para conseguir una penetración en el mercado adecuada a través de la exportación. A corto plazo, con un buen agente, las ventas en el país pueden subir, con el objetivo de preparar una etapa a medio y largo plazo en la que la buscar un socio local. Todas las claves para el acceso a este complejo mercado serán desgranadas en un seminario específico para las empresas del sector de la automoción.

En definitiva, Irán es un país que necesita y necesitará durante los próximos años importantes suministros para abordar los grandes proyectos que está llevando a cabo una vez levantado el embargo. Y su tendencia creciente, junto con el esperado aumento del poder adquisitivo de los iraníes, es comprar producto de buena calidad y rápido suministro, ambas exigencias para las que España está bien posicionada.

Artículos El Exportador:
Aumentan las importaciones de automóviles en Irán
Cifras récord para el comercio exterior en Irán