Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

El crecimiento del PIB en 2014/2015 ha sido 4.2 % (las autoridades oficiales hablan de una revisión al alza hasta el 4.4/4.5%). Dicho crecimiento ha estado basado en  el consumo privado y la inversión pública. 

El sector servicios sigue siendo el principal motor del crecimiento, con un turismo en fase de recuperación.  La contribución al PIB de la agricultura  fue de 11,2%, con una disminución de 3 puntos. Por su parte, las industrias extractivas y manufactureras de Egipto han sido testigos de diferentes comportamientos en el año fiscal 2015, con las industrias extractivas que comprenden las industrias del petróleo y gas, en tendencia a la baja, mientras que las industrias manufactureras mejoraron más allá de los niveles observados en el año fiscal anterior. En detalle, las industrias extractivas, se contrajeron un 4,1% en el año fiscal 2015, mientras que las industrias manufactureras crecieron un 2,9% en el año fiscal 2015 acumulado al aumento del 4,8% en el año fiscal 2014. Por último, el sector de la construcción, con un 4,8% del PIB de Egipto, continúa por la misma senda, en base a sus buenos resultados.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto) 2011/12  2012/13  2013/14 2014/15 2015/16
POR SECTORES DE ORIGEN
AGROPECUARIO 13,4 14,6 14,7 11,2 11,2
Agricultura - - - - -
Ganadería - - - - -
Silvicultura y Pesca - - - - -
MINERÍA 13,2 16,5 15,3 12,8 12,8
MANUFACTURAS 15,4 15,8 16,8 16,6 16,6
CONSTRUCCIÓN 5,4 4,6 4,8 4,8 4,8
COMERCIO 10,6 11,1 11,2 12,9 12,9
HOTELES, BARES/RESTAURANTES 3,9 3,2 2,3 1,8 1,8
TRANSPORTE Y COMUNICACIONES 8,8 6,6 6,8 4,3 4,3
ELECTRICIDAD Y AGUA 1,9 1,6 1,7 - -
FINANZAS 3,9 3,3 3,3 - -
PROPIEDAD DE VIVIENDA 2,9 2,6 2,7 - -
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA 9 10,3 10,5 11,2 11,2
OTROS 11,7 9,7 9,8 19,7 19,7
TOTAL 100 100  100 100 100
POR COMPONENTES DEL GASTO
CONSUMO 87,9 92,8 94,8 93,9 93,9
Consumo Privado 76,7 81,2 82,8 81,7 81,7
Consumo Público 11,2 11,6 12 12,2 12,2
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 20,4 14,1 14 13,9 13,9
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 26 17,6 15,2 13,2 13,2
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS -34,2 -24,6 -24,1 -21,6 -21,6

Fuentes: Banco Central de Egipto y FMI

Última actualización: agosto 2017

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Los mercados financieros internacionales acogieron bien el nuevo statu quo político tras la llegada del Presidente Sisi al poder en 2014: en efecto, el cumplimiento de la hoja de ruta política y la ayuda financiera recibida de los países del Golfo mejoraron el sentimiento de los mercados. Incluso las agencias de calificación reconocieron estos hechos mejorando el rating tres de ellas: S&P, Fitch y Moody's. En esta misma línea positiva, hay que citar el éxito de la Conferencia para el Desarrollo Económico de Egipto (EEDC en sus siglas en inglés), celebrada en Sharm El Sheikh en marzo 2015.

En este sentido, una vez conseguidas una cierta estabilidad política y una mejora de la seguridad en el país, la economía egipcia comenzó a mostrar signos de recuperación. Así, el PIB registrado en el año fiscal 2016/17 experimentó un crecimiento del 4,1% con respecto al año anterior 2015/2016 que registró un 3,8 % (muy superior al 2,2% registrado en 2013/14), impulsado por la recuperación del sector manufacturero, la construcción y el Canal de Suez. También el ejercicio 2014/15 se cerró con un crecimiento en torno al 4,2% en un escenario de recuperación muy lenta del turismo y de ralentización del crecimiento europeo que se refleja en el peor comportamiento de las exportaciones egipcias aunque la IDE ha incrementado ostensiblemente colocando a Egipto en el quinto receptor mundial de inversión directa extranjera a finales de 2016. La previsión del FMI en sus últimos informes sitúan la tasa de crecimiento para 2017/2018 por encima del 4%. No obstante el crecimiento del PIB se encuentra por debajo de su potencial, pues antes de la Primavera Árabe la economía egipcia crecía a un ritmo aproximado del 7% anual.

Antes de analizar las medidas de política económica, hay que destacar que la economía del país viene enfrentando retos importantes (crecimiento explosivo de la población, déficits gemelos, inestabilidad política en países vecinos, etc). En este contexto, el Gobierno de Al Sisi no tenía otra alternativa más que recurrir al FMI (préstamo de 12.000 millones de dólares bajo el llamado Extended Fund Facility, de los cuales ya han desembolsado el primer tramo de 2.750 millones de dólares en noviembre 2016 y el segundo tramo de 1.250 millones de dólares en julio 2017. Este préstamo del FMI se añade al préstamo al que llegó Egipto con el Banco Mundial y Banco Africano de Desarrollo en diciembre 2015 (3.000 millones de dólares en tres años y 1.500 millones de dólares en tres años, respectivamente). En lo que respecta a los préstamos bilaterales, en mayo de 2016 el gobierno emiratí se comprometió a realizar un depósito de 2.000 millones de dólares, que forma parte de un paquete total de 4.000 millones de dólares. Arabia Saudí ofreció un depósito de 3.000 millones de dólares, parte del cual ha sido desembolsado.

En lo que respecta a políticas por el lado de la demanda, y dentro de la política fiscal, hay que señalar el esfuerzo de las autoridades para reducir el elevado déficit público y deuda pública. Con el objetivo de alcanzar un déficit público por debajo del 10%, se han venido aplicando fuertes medidas de austeridad: reducción de 1/3 de los gastos por subsidios, fuertes subidas de los precios de la electricidad (50%) y de los combustibles, aumento de algunos impuestos (tabaco y alcohol). El año fiscal 2016/2017 se cerró con déficit público de 10,8% de 12,5% en el anterior año de 2015/2016. El Parlamento egipcio aprobó la introducción del IVA que entró en vigor en octubre. El tipo del IVA fue 13% el 1/7/2016 y 14% a partir del pasado 1 de julio 2017, superior a la del impuesto sobre las ventas al que sustituye (10%).La introducción del IVA forma parte de un programa de reformas del gobierno para los próximos tres años en línea con las recomendaciones del FMI y, junto con las reformas de la administración tributaria, permitirá aumentar los reducidos ingresos fiscales (aumento del 30% en 2017 con respecto al año anterior) y apoyar los esfuerzos de consolidación fiscal.

En el ámbito de la política monetaria, la autoridad se ha enfrentado a numerosos retos en un escenario de escasez de divisas de bajo nivel de reservas que apenas daban para cubrir tres meses de importaciones. Tras el cambio de Gobernador del Banco Central en diciembre 2015, se produjo una devaluación de la moneda en marzo 2016 (el CBE devaluó la libra egipcia un 13% respecto al dólar (pasando de 7,73 a 8,85 libras/USD), con el objetivo mejorar la competitividad, reducir el déficit comercial y hacer frente al mercado negro al tiempo que se aliviara la escasez de dólares. Asimismo, en este periodo la autoridad monetaria incrementó los tipos de interés de referencia con el objetivo de frenar las presiones inflacionistas. Finalmente el 3 noviembre 2016 el CBE dejó flotar la moneda al tiempo que aumentó 300 puntos básicos los tipos de interés. Esto se tradujo en una devaluación de la libra egipcia un 50%, situando el precio de referencia en 13 libras egipcias frente al dólar estadounidense. A partir del 6 de noviembre, el Banco Central de Egipto dejó a los bancos comerciales determinar el tipo de cambio sin ninguna intervención por su parte. Actualmente el tipo de cambio se sitúa alrededor de 18 libras/dólar y las reservas han aumentado hasta situarse en 36.036 millones de dólares (julio 2017).

El principal reto al que se enfrenta la economía egipcia actualmente es sin duda la elevada inflación (por encima del 30% y en algunos productos por encima del 60%). Esta inflación está causada por el recorte de los subsidios, la introducción del IVA, la subida de los precios de los combustibles y alimentos y por la flotación de la libra egipcia. La subida de los precios de los alimentos es a su vez consecuencia del aumento de la demanda de alimentos en un escenario de crecimiento exponencial de la población (cada año la población egipcia crece en un millón y medio de personas) y por otro, de los cuellos de botella de la oferta debidos a las malas infraestructuras de transporte y de almacenamiento. Por ello el CBE decidió subir los tipos de interés de referencia 300 puntos básicos el 3 de noviembre 2016. La elevada tasa de inflación tras la flotación de la moneda determinó que el pasado mes de mayo el CBE elevase los tipos de interés de referencia en 200 puntos básicos. El 6 de julio el CBE decidió elevar nuevamente los tipos de interés de referencia en 200 puntos básicos, situándose así en 18,25% el tipo principal de intervención del Banco Central para intentar frenar la inflación, que en el mes de julio se situó en 33%. El régimen de tipo de cambio es flexible con política monetaria objetivo en los agregados monetarios y poco a poco objetivo inflación.

En lo que respecta al sector exterior, la economía egipcia se enfrenta a un déficit por cuenta corriente por encima del 5% en el último ejercicio pero menos acusado en el presente ejercicio. A pesar de ello, la inversión directa extranjera que había caído en picado durante los años de revolución ha mostrado a nivel global una notable recuperación, tanto en IDE como en cartera. En este impulso a la inversión recibida ha influido no sólo la celebración de la EEDC (Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Omán comprometieron ayudas a Egipto por un valor de 12.500 M USD) sino el préstamo del FMI (12.000 millones USD) y las medidas de política económica para hacer frente a los retos macroeconómicos al tiempo que se mejora el clima de negocios (nueva Ley de Inversiones 72/2017 aprobada por el Parlamento y firmada por el Presidente Sisi el 1 de Junio 2017). La IED neta recibida en Egipto en el año fiscal 2016/2017 aumentó un 26% para alcanzar los 8.700 millones de dólares, en comparación con los 6.900 millones de dólares del año fiscal anterior 2015/2016. Asimismo, la IDE neta recibida en 2014/15 fue de 6.300 millones de dólares con un incremento de un 50% respecto al año anterior de 2013/2014). Hay que señalar el éxito en la última emisión (mayo 2017) de eurobonos por valor de 3.000 millones de USD, lo que es síntoma de la confianza de los inversores en el mercado egipcio.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

 

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS

Año 2012/13 

Año 2013/14 

Año 2014/15

Año 2015/16

(última cifra disponible)

PIB

PIB (MUSD a precios corrientes)

268.400

296.900

315.000

270.000

Tasa de variación real (%)

 2,1

2,1

4,2

4,3

Tasa de variación nominal (%)

11,5

11,2

 nd

nd

INFLACIÓN

Media anual (%)

9,5

10,1

 10.4

12,2

Fin de período (%)

 9,8

8,2

 nd

nd

TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL

Media anual (%)

nd

nd

 nd

15,25

Fin de período (%) (letras del Tesoro a 3 meses)

 12,3

11,7

 nd

nd

EMPLEO Y TASA DE PARO

Población (x 1.000 habitantes)

 84,2

86,4 

87,6

92

Población activa (x 1.000 habitantes)

26,5

27,2

27,8

nd

% Desempleo sobre población activa

13,2

13,0

12,8

12,5

DÉFICIT PÚBLICO

% de PIB

13,8 

12,4

11,5

12,4

DEUDA PÚBLICA

en millones dólares

nd 

nd 

nd

nd

en % de PIB

89,9

90,5

 90,4

 

EXPORTACIONES DE BIENES

en millones dólares

25.971

26.119

22.058

 

tasa de variación respecto al período anterior

 4%

 2%

 -15,5

 

IMPORTACIONES DE BIENES

en millones dólares

57.513

59.822

60.843

 

tasa de variación respecto al período anterior

2,6%

4,0%

 1,7%

 

SALDO B. COMERCIAL

en millones dólares

-30.695 

-33.703

 -38,785

 

en % de PIB

-11,3 

-11,8

 

 

SALDO B. CUENTA CORRIENTE

en millones dólares

-6.390

-2.356

 -12.200

 

en % de PIB

-2,4

-0,8

-4,0

-6,8

DEUDA EXTERNA

en millones dólares

46.492

49.492

 52.792

 57,400

en % de PIB

17,3 

16,4

 16.6

 

SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA

en millones dólares

3.089

3.199

 9.068

 

en porcentaje de exportaciones de bienes y servicios

6,4

7,3

 nd

 

RESERVAS INTERNACIONALES

en millones dólares

14.500

16.300

16.455

24.265

en meses de importación de bienes y servicios

2,5 

2,8

 nd

 3

INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA

en millones dólares

3.753 

4.119

6.371

 

TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR

media anual

nd 

nd 

nd

 

fin de período

7,01 

7,14

7,73

 

Fuentes: Banco Central de Egipto, FMI, EIU, elaboración propia

Última actualización: enero 2017

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

No cabe duda de que la situación política actual plantea importantes retos para mantener la estabilidad fiscal y financiera, pero también ofrece la oportunidad histórica de reformar las instituciones y sentar las bases de un crecimiento más equitativo y sostenible, que explote las fortalezas económicas del país (población dinámica y relativamente bien formada, bajos costes de producción, dimensión del mercado, acceso privilegiado a otros mercados y enclave geográfico) y genere empleo. No hay que olvidar que la economía egipcia estaba capeando la crisis económica mundial con bastante éxito hasta la revolución, registrando tasas de crecimiento en torno al 5% anual. Las claves de este éxito económico estaban, en primer lugar, en las reformas estructurales acometidas antes del estallido de la crisis financiera internacional, de las que cabe destacar la reducción y simplificación arancelaria y fiscal, la reforma del sistema financiero, el proceso de privatización y el establecimiento de un marco legal muy atractivo para los inversores, que le hizo ocupar durante cuatro años consecutivos el puesto de top reformer en la publicación del Grupo BM "Doing Business".

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

La revolución y el período de transición política que se abrió a partir de la dimisión de Mubarak, tuvieron un impacto negativo en la economía egipcia, principalmente sobre el turismo y la IDE. Así, la cifra de crecimiento para 2010/11 se quedó en el 1,8% cuando las previsiones antes de la revolución eran del 5,8%. El proceso de transición política iniciado en 2011 y la incertidumbre asociada a dicho proceso ha reducido la demanda interna ha provocado que la economía estuviese creciendo a un 1/3 de su potencial, estimado entre el 5,5% y el 6,5%, de modo que el crecimiento para los años fiscales 2011/12, 2012/13 y 2013/14 se situó en el 2,2%.

No obstante, el FMI ha valorado positivamente las medidas de política económica emprendidas por el Gobierno egipcio (remoción de subsidios, reforma fiscal, políticas sociales expansivas, medidas encaminadas a atraer la inversión directa extranjera), al tiempo que percibe un retorno a la estabilidad política del país. Ambos factores están propiciando un incrementando de la actividad económica permitiendo un crecimiento del 4,2% en el año fiscal 2014/15.

El FMI en su último World Economic Outlook de octubre 2016 prevé que la tasa de crecimiento para 2015/16 en Egipto sea de 3,3% (sustancialmente inferior a la que mantiene el gobierno egipcio de 4,5%) y de un 4,3% en 2017. Respecto al déficit público, el FMI prevé que el déficit presupuestario sea de 11.7% en el año fiscal actual y a 11.5% en 2016/2017. La previsión del Ministerio de Finanzas es que en el ejercicio 2015/16 el déficit público disminuya desde el 11,5 % hasta el 9,9% del PIB. Sin embargo los últimos datos oficiales muestran que, durante los 6 primeros meses del presente año fiscal (el egipcio comienza el 1 de julio), el déficit presupuestario se ha situado en el 12,4% del PIB, muy lejos del objetivo del 9,9% para todo el año.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

El elevado déficit público es uno de los principales desequilibrios macroeconómicos de Egipto. Hay que tener en cuenta que por un lado, sólo las partidas de sueldos y salarios, subsidios e intereses representan aproximadamente el 80% del gasto total. Por otro, la economía informal equivale a un 30%-35% del PIB, y se calcula que da empleo a un 40% de la población activa.

El déficit correspondiente al año fiscal 2014/15 (11,5% del PIB excluyendo donaciones) fue inferior en 9 décimas al correspondiente al ejercicio 2013/14. Esa reducción fue posible gracias a un programa de ajuste fiscal de 5 años introducido por el gobierno de El Sisi en julio de 2014 para eliminar gradualmente los subsidios a la energía e impulsar los ingresos fiscales. Como parte de este programa, se han hecho ajustes en los subsidios e impuestos al comienzo de cada año fiscal, el próximo 1 de julio de 2017 se espera una nueva ronda de ajustes. Dicho programa supone la creación de nuevos impuestos;una reducción de la partida de sueldos y salarios gracias a una mayor supervisión de las contrataciones y de las subidas salariales; y, especialmente,  la disminución de los subsidios sobre los combustibles mediante la subida de los precios de los combustibles anteriormente comentada.

En materia de impuestos, la reforma fiscal introdujo los siguientes cambios: el impuesto sobre bienes inmuebles fue modificado; se aumentaron las tasas sobre una serie de bienes (alcohol, tabaco) y se modificó la ley de minas, lo que dio lugar a una subida de los “royalties”; el gobierno fracasó en su intento de introducir un nuevo impuesto del 5% sobre las ganancias de capital y los dividendos, las protestas de los inversores le obligaron a retirarlo y a posponer su aplicación por un plazo de dos años.

En el capítulo de gastos, como ya se ha explicado, el ajuste se ha centrado sobre todo en los subsidios sobre los combustibles, que por sí solos equivalían a un 7% del PIB. El gobierno se ha comprometido a ir reduciéndolos de manera gradual con el fin de eliminarlos totalmente en 2019. Gracias al efecto combinado de la subida de los precios de las gasolinas y de la bajada de los precios internacionales del crudo, el coste de dichos subsidios se ha recortado en unos 7.000 mill.$, equivalentes al 2,2% del PIB.

De nuevo el año fiscal 2015/2016 se ha cerrado con déficit público de dos dígitos. El Parlamento egipcio ha aprobado la introducción del IVA que entró en vigor el 1 de octubre. El tipo del IVA será 13% el primer año y 14% a partir del segundo año en 2017, superior a la del vigente impuesto sobre las ventas al que sustituye (10%). La introducción del IVA forma parte de un programa de reformas del gobierno para los próximos tres años y, junto con las reformas de la administración tributaria, permitirá aumentar los reducidos ingresos fiscales y apoyar los esfuerzos de consolidación fiscal.  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

El Banco Central había gestionado con acierto la política monetaria durante los años de la crisis económica internacional, consiguiendo una notable estabilidad del tipo de cambio de la libra egipcia frente a las principales divisas. El considerable nivel de reservas internacionales acumuladas hasta principios de 2011 ofreció margen de maniobra al Banco para defender la cotización de la libra, que solamente se había depreciado en un 4% desde enero de 2011 hasta finales de 2012 gracias a la emisión de deuda pública y a la utilización de sus reservas internacionales.

La ley nº 88/2003 que regula el Banco Central, el sector bancario y el sistema monetario, encarga al CBE la formulación e implementación de la política monetaria, siendo la estabilidad de precios el objetivo primordial. El CBE debe lograr, a medio plazo, tasas bajas de inflación que es esencial para mantener la confianza y para sostener las tasas altas de inversión y el crecimiento económico. El respaldo del Gobierno al objetivo de la estabilidad de precios y la consolidación fiscal es muy importante para lograr este objetivo.

Según sus estatutos, el CBE tiene la intención de poner en marcha un esquema de objetivos de inflación formal para anclar la política monetaria una vez que se cumplan los requisitos fundamentales. Esto mejorará aún más la previsibilidad y la transparencia de la política monetaria en Egipto.

Respecto a su aplicación, las decisiones de política monetaria son tomadas por el Comité de Política Monetaria del CBE y se implementan a través de un conjunto de instrumentos y procedimientos de la política. El CBE utiliza dos facilidades permanentes (una facilidad de préstamos a un día y una facilidad de depósito a la vista) como sus principales instrumentos de política, proporcionando los límites de una banda en la que fluctúa la tasa interbancaria. El CBE seguirá gestionando la liquidez del mercado a través de sus operaciones de mercado abierto.

La política monetaria  está orientada al control de la inflación, sobre todo después de la flotación de la libra desde el 3 de noviembre de 2016, de ahí que el Banco Central de Egipto haya incrementado el tipo de interés 300 puntos básicos, el tercer incremento desde que entró el Gobernador actual en noviembre 2015. Esta subida del tipo de interés por el contrario puede frenar el esfuerzo de dinamizar la economía y presionar al alza el servicio de la deuda. La presión al alza sobre los precios, no sólo se debe a la depreciación de la moneda, sino a los cuellos de botella en la cadena de suministro por la falta de divisa para comprar los inputs necesarios para la producción (que podría más que compensar los precios a la baja de las materias primas). A esto se añade la debilidad del sector turístico, que al aportar menos divisas a la economía, resulta en un mayor escasez de divisas en el país. 

La inflación por tanto es elevada, y no consigue bajar de los 2 dígitos. Esta inflación elevada está causada por la subida de los precios de los alimentos y por la gran depreciación de la libra egipcia. La subida de los precios de los alimentos es a su vez consecuencia del aumento de la demanda de alimentos- cada año la población egipcia crece en un millón y medio de personas- y por otro, de los cuellos de botella de la oferta debidos a las malas infraestructuras de transporte y de almacenamiento. En noviembre 2016 la inflación interanual se situó en 20,7%, con 5 puntos más que en octubre 2016, debido a la liberalización de la libra. Por ello el CBE decidió subir los tipos de interés de referencia 300 puntos básicos en su reunión de noviembre 2016. 

El CBE se vio obligado a dejar flotar la libra a pesar del disparo de la inflación, con el objetivo mejorar la competitividad y, por tanto, reducir el déficit comercial, hacer frente al mercado negro (en los días previos la libra estuvo bajo una fuerte presión llegando a 16 libras por dólar en el mercado negro cuando el tipo de cambio oficial se sitúa en 8,8), al tiempo que se alivie la escasez de dólares. Además de liberlización del tipo de cambio, el CBE realizó el mismo día una serie de subastas excepcionales para inyectar dólares (unos 100 millones de dólares de 2 mil millones que el Banco espera disponer para los bancos comerciales) de manera que se ayude a las empresas a obtener las divisas para las importaciones de bienes estratégicos que se habían tenido que retrasar por la escasez de divisas. Asimismo, la autoridad monetaria ha incrementado tres veces desde noviembre los tipos de interés de referencia con el objetivo de frenar las presiones inflacionistas. El CBE ha marcado un objetivo de reservas internacionales de 25.000 M$ para 2016 (según el último dato disponible las reservas se situaron en 23.058,2M$ a finales de noviembre, no muy lejos del objetivo marcado). En mayo de 2016 el gobierno emiratí se comprometió a realizar un depósito de 2.000 millones de dólares, que forma parte de un paquete total de 4.000 millones de dólares, los primeros 2.000 millones se recibieron  en mayo (1.000 M$) y en agosto (1.000 M$). Arabia Saudí ofreció un depósito de 3.000 millones de dólares. En el mes de agosto una misión del FMI visitó el país y en noviembre se ha llegado a firmar finalmente un acuerdo de préstamo de 12.000 millones de dólares en tres años (en tres paquetes de 4.000 millones por año). Dicho acuerdo, que supondrá un importante impulso a la economía egipcia, está sujeto a la aprobación por el Directorio Ejecutivo del FMI.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

El presidente Al-Sisi anunció en agosto de 2014 la intención de implementar el megaproyecto del Corredor del Canal de Suez, que consistirá en la ampliación del Canal y en fases posteriores en el desarrollo industrial de toda el área. Así, en la segunda fase se creará una zona económica-industrial en torno Canal de Suez; esta nueva área estará delimitado por Port Said Este, Ain Sokhna e Ismailya, albergará centros logísticos  y  fábricas del sector textil, de envase y embalaje y de maquinaria entre otros siendo las dos primeras las localizaciones de los principales puertos de una Zona Económica Especial de 560 km2

Tras la inauguración de la  ampliación del canal de Suez el  6 de agosto de 2015, el  gobierno egipcio ha dado los primeros pasos para hacer realidad este centro económico-industrial son:

-       Creación de una Zona Económica Especial, dentro del marco legal ya existente.

-       El establecimiento de la “General Authority for Suez Canal Economic Zone ”, organismo público que estará al cargo de todos los aspectos regulatorios, así como del desarrollo y promoción de la zona.

Asimismo, el Ministro de Turismo dio a conocer los planes de desarrollo turístico de la Costa Noroeste del Mediterráneo, una franja de 500 Km de litoral que va desde el-Alamein hasta la frontera con Libia.

El tercero de los megaproyectos es el del Triángulo de la Minería de Oro. Egipto pretende impulsar el desarrollo de esta zona que se ha venido delimitada por la ciudad de Edfu en el Alto Egipto y las localidades de Marsa Alam y Safaga, en la costa del mar Rojo. Una  empresa de consultoría italiana ha sido la seleccionada el pasado marzo para preparar el plan director, que debe estar listo en el primer trimestre de 2017. Los planes de desarrollo contemplan la creación de nuevas comunidades con sus correspondientes zonas industriales en las que se pretende instalar fábricas de fertilizantes y de cemento, desarrollos turísticos en la costa y extracción de fosfatos, aluminio y oro.                               

Finalmente hay que señalar el Megaproyecto de la Nueva Capital administrativa abre oportunidades en el sector de la construcción.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex