Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

La economía francesa está muy basada en el sector servicios ya que en 2016 representó el 78,8% del PIB. Los servicios mercantiles suponen el 56,1% del PIB y los servicios públicos el 22,7%. La industria manufacturera ha supuesto el 14,1%, la construcción el 5,5% y la minería, agua, energía y tratamiento de residuos el 2,7%. La agricultura solo supone el,6% del PIB francés, aunque juega un importante papel en la sociedad francesa.

En lo que se refiere al gasto, el sector público representa el 56 % del PIB y el privado el 44%.

VALOR AÑADIDO POR SECTORES (a precios corrientes)

2013
MM€

2014
MM€

2015
MM€

2016
MM€

POR SECTORES DE ORIGEN

1.897,9

1.925,1 

1.963,3 

1.992,3 

AGROPECUARIO

30,9

33,5

34,6

32,7

MINERIA, ENERGIA, AGUA Y TRATAMIENTO DE RESIDUOS

48,4

49,5

51,7

53,2

INDUSTRIA MANUFACTURERA

263,8

267,2

278,0

280,0

Sector agroalimentario

43,6

45,2

46,8

45,0

Cokefacción y refino

2,0

1,9

1,4

0,1

Fabricación equipos eléctricos, electrónicos,   informáticos y maquinaria

29,3

29,6

29,9

31,6

Fabricación de material de transporte 

22,7

23,3

26,7

28,2

Fabricación de otros productos industriales

117,7

117,7

121,6

121,8

CONSTRUCCION

112,8

110,9

107,5

109,6

SERVICIOS MERCANTILES

1.054,9

1.071,4

1.095,5

1.118,0

Comercio mayorista, transportes, hoteles, bares y restaurantes.

335,1

338,3

344,5

350,6

Información y telecomunicaciones

93,8

95,0

98,3

103,6

Sector financiero

84,0

86,9

88,0

82,1

Actividades inmobiliarias

243,1

246,9

253,0

259,1

Actividades científicas y técnicas, servicios administrativos y de apoyo.

241,6

246,4

453,4

262,5

Otros servicios

57,4

57,9

59,2

60,0

SERVICIOS PUBLICOS

435,6

442,1

446,7

452,1

PIB POR COMPONENTES DEL GASTO 

 2.115,3

2.147,6

2.194,2

2.228,9

CONSUMO FINAL

1.683,2

1.701,8

1.727,4

1.759,6

Consumo Privado

1.132,2

1.141,5

1.160,6

1.186,1

Consumo Público

507,6

515,7

520,9

526,7

Instituciones sin ánimo de lucro

43,4

44,6

45,9

46,8

FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO

466,7

469,1

473,2

489,4

VARIACION DE STOCKS

5,2

19,1

26,7

23,3

EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

605,1

620,9

651,1

652,2

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

VALOR AÑADIDO POR SECTORES ( a precios corrientes )

2013
%

2014
%

2015
%

2016
%

POR SECTORES DE ORIGEN

 

 

 

 

AGROPECUARIO

1,63

1,74

1,76

1,64

MINERIA, ENERGIA, AGUA Y TRATAMIENTO DE RESIDUOS

2,55

2,57

2,63

2,67

INDUSTRIA MANUFACTURERA

13,90

13,88

14,16

14,05

Sector agoalimentaria

2,30

2,35

2,38

2,26

Cokefacción y refino

0,11

0,10

0,07

0,00

Fabricación equipos eléctricos, electrónicos,   informáticos y maquinaria

1,55

1,54

1,52

1,59

Fabricación de material de transporte

1,19

1,21

1,36

1,42

Fabricación de oltrso productos industriales

6,20

6,11

6,19

6,11

CONSTRUCCION

5,94

5,76

5,48

5,50

SERVICIOS MERCANTILES

55,58

55,66

55,85

56,11

Comercio mayorista, transportes, hoteles, bares y restaurantes.

17,65

17,57

17,55

17,60

Información y telecomunicaciones 

4,94

4,94

5,01

5,20

Sector financiero

4,42

4,52

4,48

4,12

Actividades inmobiliarias

12,81

12,82

12,89

13,01

Actividades científicas y técnicas, servicios administrativos y de apoyo.

12,73

12,80

12,91

13,18

Otros servicios

3,02

3,01

3,02

3,01

SERVICIOS PUBLICOS

22,95

22,97

22,75

22,69

PIB POR COMPONENTES DEL GASTO

%

%

%

%

CONSUMO

79,58

79,24

78,72

78,95

Consumo Privado

53,53

53,15

52,89

53,22

Consumo Público

24,00

24,01

23,74

23,63

Instituciones sin ánimo de lucro

2,05

2,08

2,09

2,10

FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO

22,06

21,84

21,57

21,96

VARIACION DE STOCKS

0,21

0,85

1,19

1,05

EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

28,61

28,91

29,67

29,26

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Francia rompe en 2015 con un trienio de estancamiento y registra ese año un crecimiento económico del 1,1%. Pese a las previsiones favorables de alcanzar el 1,5% de incremento del PIB en el ejercicio siguiente, tanto por parte de las autoridades económicas nacionales como de los principales organismos económicos multilaterales, 2016 se salda con un crecimiento del 1,2%, después de una desaceleración clara en el segundo trimestre del año. Las previsiones de la Comisión Europea apuntan a tasas del 1,4% en 2017 y del 1,7% en 2018. El crecimiento en el primer trimestre de 2017 ha sido del 0,4% según el INSEE, gracias a la fortaleza de la FBCF y pese a la mayor debilidad del consumo privado y a la aportación negativa del saldo exterior, estimada en un -0,7% del PIB.

En 2016 el consumo de los hogares se recupera de forma importante y registra un crecimiento del 1,6%, sostenido por la compra de bienes de consumo duradero y de automóviles. La aceleración del consumo privado se ha visto favorecida por la creación de empleo y por los recortes de impuestos. En el primer trimestre de 2017, el consumo privado se ha ralentizado (+0,1%), como resultado de menor consumo energético por temperaturas suaves y una moderación de la adquisición de vehículos.

La FBCF crece en 2016 un 2,8% (0,9% en 2015), gracias a la inversión de las empresas manufactureras y mercantiles, impulsada por un régimen fiscal y laboral más favorable y por los bajos tipos de interés. En el primer trimestre 2017, la inversión se acelera (+1,2%), fundamentalmente en bienes de equipo y en bienes informáticos y servicios a las empresas. El proyecto de presupuestos para 2017 incluye un paquete de medidas a favor de las empresas cifradas en 5MM€, por medio de un incremento del Crédito Impuesto Competitividad y Empleo (CICE) y de una reducción del Impuesto de Sociedades.

El gasto público representa un 55% del PIB en 2016 según fuentes gubernamentales y es uno de los más elevados de la OCDE. Para 2017, las previsiones del gobierno apuntan a una reducción del gasto en 4 décimas, alcanzando el 54,6%. El nuevo gobierno francés confirma su voluntad de cumplir estrictamente los compromisos en materia de equilibrio presupuestario con la UEM, plasmados en un objetivo déficit público en 2017 inferior al 3% del PIB. La Comisión Europea estima que se situará en el 2,9% del PIB en este ejercicio, frente al 3,6% en 2015 y al 3,3% en 2016. La deuda pública, que representa el 96,1% del PIB en 2016, alcanzaría el 96% en 2017.

El Sector exterior de Francia sigue una tendencia negativa. En 2016 el comercio exterior registra un ligero retroceso respecto a 2015, plasmado en un incremento del déficit comercial del 4,3%.

En 2015, el déficit de la balanza comercial mejoró ligeramente hasta un 1,7% del PIB gracias a un mayor dinamismo de las exportaciones de los sectores de material de transporte, textil, confección y productos agrícolas. En 2016, se asiste a un franco empeoramiento: el déficit comercial supera el 2% del PIB, como resultado del estancamiento en los mercados de destino de las exportaciones francesas, en particular la UE y ciertas economías emergentes. En el primer trimestre de 2017, las importaciones crecen un 1,4% como consecuencia del aumento de los precios del petróleo y de un aumento de las compras de bienes de equipo. Las exportaciones sufren un descenso del -0,8% por menores ventas de material de transporte y de manufacturas.

La evolución del Turismo acusa por su lado la ola de atentados vividos en Francia a lo largo del año, de tal forma que de enero a noviembre de 2016 se produce un descenso importante en el número de turistas y de ingresos por turismo: llegaron 80 millones de visitantes frente a los 85 millones de 2015. El déficit por cuenta corriente es, en 2016, del 0,5% del PIB.

El desempleo ha disminuido en 2016 en 4 décimas y representa un 10% de la población activa. Las causas de esta evolución positiva son la recuperación económica, una disminución de las cuotas a la seguridad social, una batería de incentivos a la contratación y políticas activas de empleo más eficaces, con un esfuerzo significativo en materia de formación para personas en paro. En el primer trimestre de 2017, la tasa de desempleo ha descendido hasta el 9,6% de la población activa, lo que la sitúa a su nivel más bajo desde 2012.

El IPC cierra 2016 con un alza del 0,6%, frente al 0,2% de 2015. El IPC del primer trimestre 2017 crece a un ritmo del 1,2% anualizado, según estimaciones del INSEE.  

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS

2013

2014

2015

2016

PIB

PIB (M€ a precios corrientes)

2.116.600

2.132.400

2.181.100

2.228.900

Tasa de variación real (%)

0,6

0,9

1,1

1,2

Tasa de variación nominal (%)

1,4

1,5

2,2

1.6

INFLACIÓN

Media anual (%)

0,9

0,5

0,0

0,2

Fin de período (%)

0,7

0,1

0,2

0,6

TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL (Taux Directeur BCE)

Media anual (%)

0,37

0,10

00,5

00

Fin de período (%)

0,25

0,05

0,05

0,0

EMPLEO Y TASA DE PARO

Población (x 1.000 habitantes)

65.821

66.317

66.628 

66.991

Población activa (x 1.000 habitantes)

28.400

28.340

29.478

29.556

% Desempleo sobre población activa*

10,2

10,0

10,0

9,7

DÉFICIT PÚBLICO

% de PIB

4,1

-3,9

-3,6 

-3,4

DEUDA PÚBLICA

en M€

1.953.400

2.037.800

2.096.900 

2.147.200 

en % de PIB

91,8

95,6

96,1 

96,3 

EXPORTACIONES DE BIENES (FOB)

en M€

428.768

428.923

446.122

443.243

% variación respecto a período anterior

-1,30

0,04

4,01 

-0,65 

IMPORTACIONES DE BIENES (CIF)

en M€

506.848

500.403

509.415

509.164

% variación respecto a período anterior

-2,20

-1,27

1,80 

-0,05 

SALDO B. COMERCIAL

en M€

-78.080

-71.480

-63.293

-65.921

en % de PIB

3,7

3,3

2,9

3,0

SALDO B. CUENTA CORRIENTE

en M€

-18.500

-22.800

-9.600

-19.747

en % de PIB

-0,9

-1,1

 -0,4

-0,9

DEUDA EXTERNA

en M€

4.024.279

4.430.000

4.605.000

4.735.000 

en % de PIB

190,1

207,7

211,1

212,4

SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA

en M€

44.900

51.900

48.600 

46.100 

RESERVAS INTERNACIONALES

Reservas oficiales de cambio en M€

133.240

134.340

142.235 

152.669 

en meses de importación de b. y s.

2,0

2,0

2,1 

2,2 

INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA

en M€

32.300

11.500

35.700

36.900

TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR

media anual

1,3281

1,3285

1,1096 

1,1066 

fin de período

1,3791

1,2141

1,0887 

1,0541 

Fuente1: Aduanas, Banque de France, INSEE, OCDE *Francia metropolitana. Última actualización: Julio 2017

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

La política económica francesa del nuevo gobierno de Edouard Philippe está orientada a la necesidad de reducir el déficit público de acuerdo al Pacto de Estabilidad presupuestaria en la UE, reactivar y liberalizar la económica y a fin de cuentas reducir el paro, que aunque ya ha empezado a disminuir ligeramente desde el cuarto trimestre de 2016, todavía está en niveles elevados. Para ello se continuara con una política de la oferta mediante la reducción de cargas de las empresas, la presión fiscal sobre las familias y liberalizando la economía.

Para alcanzar el objetivo de reducción del déficit público inferior al 3% para 2017 ya se han congelado los sueldos de los funcionarios, y se han reducido los créditos de diferentes ministerios, en especial el de defensa, lo que ha producido un desacuerdo entre le Presidente y su Jefe de Estado Mayor, que considera no disponer de los medios necesarios para cumplir los objetivos que se designan al ejército.

Por otra parte se prevé una reducción de las retenciones obligatorias que pasarán del 44,3% del PIB en 2016 a 43,6% en 2017.

Entre 2017 y 2022 se ha previsto una reducción del gasto público de 2,3 puntos de PIB con medidas tales como la supresión de unos 120.000 puestos de funcionarios.

Los objetivos de la política económica del nuevo gobierno francés se centran en reducir los costes de las empresas para que sean más competitivas, reformar el mercad

EL PROGRAMA ECONÓMICO DEL PRESIDENTE MACRON

Se centra en fomentar un “nuevo modelo de crecimiento cuyo objetivo será transformar, invertir y reducir el gasto público”.

Se articula alrededor de tres grandes ejes:

1. Un plan de inversiones de 50 MM€ en cinco años, para reactivar el crecimiento y preparar el futuro de Francia: 15MM€ destinados a la formación, 15MM€ a la transición ecológica, 5MM€ a salud, 5MM€ a la agricultura, 5 MM€ a la modernización de las administraciones públicas y 5MM€ para transportes.

2. Una política fiscal más justa que favorezca la creación de empleo y la inversión productiva con el fin de apoyar el crecimiento y la competitividad de la economía francesa y que permita incrementar el poder adquisitivo de las familias.

3. Un esfuerzo de reducción del gasto público de 60MM€ al final de su mandato presidencial, repartido de forma equilibrada entre empresas y familias.

Las medidas en el ámbito económico adelantadas en su programa electoral abarcan un amplio abanico de temas y, si bien parte de ellas se enfrentarán a una gran resistencia social, indican las líneas generales de su plan de reformas para Francia.

Se pueden agrupar en 3 capítulos:

a) Apoyo a las familias para estimular el poder adquisitivo

·         Supresión de la “taxe d’habitation” para el 80% de los franceses. El Estado reembolsará a las corporaciones locales su importe.

·         Sustitución del impuesto de solidaridad sobre la fortuna (ISF), por un impuesto sobre la “fortuna” inmobiliaria (excluyendo el capital mobiliario).

·         Creación de un tipo único del 30% para las rentas del capital mobiliario.

·     Sustitución de una parte de la carga de las cotizaciones sociales que recaen sobre los trabajadores por impuestos patronales. Se suprimen las cotizaciones sanitarias abonadas por los asalariados y se sustituyen por un incremento de la “CSG”, lo que permitirá un alza de la renta disponible de los trabajadores.

·         Posibilidad de optar al seguro de desempleo para los asalariados que dimiten.

b) Apoyo a las empresas para favorecer el crecimiento y la competitividad

·         Transformación del Crédito impuesto competitividad (CICE) en una reducción definitiva de las cotizaciones sociales de las empresas.

·         Supresión progresiva de las cargas empresariales sobre los trabajadores que cobren el salario mínimo.

·         Reducción del impuesto sobre sociedades del 33% al 25% en un plazo de 5 años.

·         Reforma en profundidad de la formación profesional.

·         Reducción de las cargas sociales y fiscales y concesión del paro a los autónomos.

·         Creación de un Código del Trabajo digital para acompañar mejor a las PYME’s en sus decisiones y ayuda a las pymes para gestión de recursos humanos.

·         Creación de un mínimo y un máximo para las indemnizaciones de mutuo acuerdo o “prud’homales”

·         Simplificación del acceso a la licitación pública.

·         Constitución de un Fondo para la Industria y la Innovación con una dotación de 10MM€.

·         Incremento de los esfuerzos en materia de reducción de plazos de pagos mediante la potenciación de la facturación electrónica y la protección del crédito inter-empresas.

·         Primacía de los acuerdos de empresa sobre los acuerdos de sector.

·         Refuerzo del poder del Consejo de Administración, de los intereses de los minoritarios y de la representación de los asalariados.

c) Reducción del gasto público

·         Ahorro de 25MM€ gracias al descenso del desempleo (objetivo 7%), y a la moderación del crecimiento del gasto del seguro de enfermedad.

·         Pacto con las corporaciones locales para que reduzcan sus gastos.

·         Ahorro de 25MM€ en los gastos del Estado gracias a la modernización de la función pública y a una reducción realista de funcionarios.

Los objetivos de la política económica del nuevo gobierno francés se centran en reducir los costes de las empresas para que sean más competitivas, reformar el mercado del trabajo dándole mayor flexibilidad para favorecer la contratación, aumentar la productividad del sector público para moderar sus costes y reducir la presión fiscal tanto sobre las empresas como sobre las familias. Esta reducción fiscal debería permitir incrementar el consumo de las familias, la demanda interna, la producción de las empresas y al final generar mayor empleo.

A todo ello debería contribuir de forma decisiva una mayor liberalización de la economía.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

La economía francesa está comenzando un periodo de mejora después de haber vivido un claro estancamiento y un crecimiento muy limitado. Se mantiene el objetivo del déficit del 3% para finales de 2017.

Las previsiones macroeconómicas francesas han ido mejorando desde principios de 2017. De hecho, el PIB ha mejorado un 0,5 % durante el primer trimestre de 2017, por lo que se ha mejorado la previsión de crecimiento del PIB un 1,6 %.

a.-El Plan de Estabilidad 2017-2020

Este plan de estabilidad traza las líneas de la programación de las finanzas públicas de Francia para los años 2017-2020. Para ello, detalla el marco económico y presupuestario del Gobierno en 2017, que permitirá que se reduzca el déficit público por debajo del 3 % del PIB, de acuerdo a las recomendaciones del Consejo Europeo.

Asimismo, este plan presenta una trayectoria para 2018-2020 compatible con las reglas europeas y se inscribe en la continuidad de las acciones del Gobierno en materia de recuperación de la economía francesa y saneamiento de las cuentas públicas.

En 2016, se respetaron los compromisos europeos de Francia por tercer año consecutivo. El déficit continuó descendiendo hasta el 3,4 % del PIB. De esta manera, se ha divido por dos desde el pico de crisis de 2009. Sin tener en cuenta los créditos fiscales, el gasto público ha aumentado un 1,2 % en valor (ritmo medio desde 2013).

Este plan anticipa un crecimiento hipotético del 1,5 % en 2017 y en 2018. Después de ello, una ligera aceleración en los siguientes años.

Del mismo modo, después de haber disminuido cada año desde hace tres años, la presión fiscal se estabilizará en 2017, gracias al descenso de los impuestos de las empresas y hogares en la Ley de Finanzas Inicial (LFI) de 2017 y al aumento de la fiscalidad energética.

Les desequilibrios de las cuentas públicas corregidos tras el impacto del ciclo económico, o déficits estructurales, se aminoran (el déficit estructural se ha dividido prácticamente por tres desde 2011) hasta tener un ritmo compatible con el crecimiento. La evolución del déficit estructural es conforme a la ley de programación pública de diciembre de 2014.

Por todo ello, en los últimos 5 años se han corregido los desequilibrios de las finanzas públicas francesas. Este ajuste permitirá mantener la deuda pública por debajo del umbral del 100 % du PIB y estabilizar su nivel.

b.-Las previsiones del gobierno (abril 2017)

La política económica del gobierno francés está determinada por dos condicionantes fundamentales: los imperativos de su pertenencia a la zona € y la voluntad de conseguir una disminución significativa en la tasa de desempleo. Se están aplicando o diseñando medidas orientadas a forzar un mayor grado de liberalización de la economía, un descenso del coste del factor trabajo y una mayor competitividad de las empresas.

Crecimiento: Las previsiones macroeconómicas francesas han ido mejorando desde principios de 2017. De hecho, el PIB ha mejorado un 0,5 % durante el primer trimestre de 2017, por lo que se ha mejorado la previsión de crecimiento del PIB un 1,6 %.

Inflación: Después de haber sido casi nula en 2016 (+ 0,2 %), se prevé que a finales de 2017 aumente un 1,2 % y, en 2018, se establecerá en + 1,1 %.

Desempleo: La tasa de desempleo ha iniciado un lento descenso finales de 2016 que debería permitir su reducción a finales de 2017 al 9,4% de la población activa, una cifra 0,6 puntos inferior a los niveles de finales de 2016. Asimismo, se prevé la creación de 222.000 puestos de trabajo, respecto a los 255.000 del año pasado. La mayoría de estos empleos serán en el sector servicios, mientras que la industria continuará perdiendo trabajadores.

Comercio exterior: El comercio exterior francés arroja tradicionalmente un saldo deficitario desde hace años. En 2017 se espera un crecimiento del orden del 3,4 % y del 3,7 % en 2018, gracias a la aceleración de la demanda mundial y bajo la hipótesis de que las condiciones climatológicas vuelvan a la normalidad (penalización exportaciones agrícolas el año pasado). Por su parte, las importaciones crecerían un 3,6 % en 2017 y en 2018. Después de una ligera degradación del saldo comercial en 2016 (datos FOB/CIF - fue de -48 MM€ después de -45 MM€ en 2015) se espera que en 2017 y 2018 se agrave de nuevo (-56 MM€).

Inversión: Después de haber mejorado en 2016 (+ 2,1 %) por primera vez desde 2011, la inversión de los hogares se acelerará en 2017 (+ 3,5 %) y en 2018 (+3,6 %). En cuanto a la inversión de las empresas, ha sido muy dinámica en 2016 (+ 4 %) y se prevé una ligera ralentización en 2017 (+ 3,2 %) y en 2018 (+ 3 %).

En cuanto al déficit público, se continuará la dinámica de recuperación de las finanzas públicas y el déficit será menor del 3 % del PIB en 2017, lo que permitirá a Francia reducir su déficit excesivo desde 2009. Después de un año 2016 marcado por varios acontecimientos excepcionales que han pesado en el crecimiento, la actividad debería acelerarse en 2017.

La recuperación de las finanzas públicas se apoya en un esfuerzo continuo de control de gasto. El crecimiento en valor del gasto público se establecerá en el 1,4 % en 2017, ligeramente superior que en los años anteriores debido al aumento de la inflación y a los nuevos medios acordados a las prioridades (sobre todo la seguridad, el empleo y la educación), pero continua en un nivel muy inferior al ritmo medio observado entre 2000 y 2012 (más del 3,5 %). De esta manera, el porcentaje del gasto público en el PIB se volverá a reducir, hasta casi 2 puntos entre 2013 y 2017.

c.- Previsiones del INSEE (julio 2017)

Según el INSEE el crecimiento de la economía francesa en 2017 será de 1,6%, una tendencia que se espera que continúe el año siguiente.

El moderado crecimiento de la actividad no permitirá que el paro disminuya notablemente. En el primer trimestre de 2017 se ha producido un descenso interanual de 0,6 puntos, hasta situarse la tasa de paro en el 9,3 % de la población activa en Francia metropolitana y 9,6% si se incluyen los territorios de ultramar.

El consumo de las familias se recuperará gracias a una mejora del poder adquisitivo. Después de haber crecido un 1,4 % en 2015, el consumo creció un 2,1 % en 2016, un récord no alcanzado desde hace 10 años. Este aumento importante se produce en el sector del automóvil, así como en los bienes de equipo. Si los franceses se gastan más, es porque tienen los medios. Su poder de compra ha aumentado un 1,8 % en 2016. Por lo general, el INSEE destaca que se produce un paralelismo entre el aumento del consumo y el poder de compra. Sin embargo, en 2016, el consumo creció mucho más que el poder adquisitivo.

El IPC se mantendrá a un nivel muy bajo cerrando el año con un aumento del 1%. La inflación en el mes de junio se sitúa en un 0,7%. Este porcentaje confirma la tendencia de los últimos meses, una inflación moderada después de que el año 2017 comenzara con una subida más importante de este índice.

La tasa de ahorro de los hogares se establece en el 13,9 % en 2016, ligeramente inferior a la de 2015 (14,2%). El aumento de los gastos es mucho más rápido que el poder de compra. En 2017, los gastos de consumo de los hogares en bienes se han acelerado en mayo un 1 %, después de que en abril aumentaran un 0,4 %.

Las inversiones de las empresas mantendrán su dinamismo, aunque se prevé que se ralenticen un poco, con un aumento del 2,9 % en 2017 (después de + 3,4 % en 2016, su nivel más alto desde 2008).

Las exportaciones han disminuido en el primer trimestre de 2017. Sin embargo, se prevé que en el segundo semestre aumenten gracias a las entregas de los grandes contratos aeronáuticos y navales, así como al aumento de la demanda global, reactivación de instalaciones nucleares (que permitirán exportar electricidad) y la vuelta de los turistas extranjeros. En total, el saldo exterior debería restar 0,3 puntos en el crecimiento, contra 0,8 el año pasado.

Previsiones contenidas en el borrador del presupuesto para 2017

Economía francesa

2015

2016

2017

PIB total MM€

2.181

2.232

2.287

Variación en volumen (%)

1,3

1,5

1,5

Variación en valor (%)

1,9

2,3

2,4

Consumo de los hogares (%)

1,5

1,8

1,6

Inversión de las empresas (%)

3,7

4,9

4,5

Exportaciones (%)

6,1

0,9

3,5

Importaciones (%)

6,6

2,1

4,0

IPC, media anual (%)

0,0

0,1

0,8

Balanza comercial (FOB-FOB) MM€

-45,7

-45,3

-48,9

Déficit público (%PIB)

-3,5

-3,3

-2,7

Crecimiento del gasto público

0,8

1,4

1,6

Gastos totales del Estado (% PIB)

55,5

55,0

54,6

Fuente: Ministère de l’Economie de l’Industrie et de lo Digital

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

El gasto de las Administraciones Públicas francesas en 2016 supuso el 56,4% del PIB. Se distribuyó de la forma siguiente: 47% la Seguridad Social, 26% el Estado, 20% las Corporaciones Locales y 7% otros entes públicos. Los intereses de la deuda se elevan a 46,1 MM€.

En 2016, la deuda pública alcanzó los 2.147 MM€, el 96,3% del PIB, de los cuales 1709,9 MM€ corresponden al Estado, 225 MM€ a la seguridad social, 199,6 MM€ a las corporaciones locales y 12,7 MM€ a la administración central. El déficit público en 2016 fue de 75,9MM€, (78,7 MM€ en 2015), correspondiente a 3,4% del PIB. Los ingresos públicos han supuesto el 53% del PIB y los gastos el 56,4%.

Durante los últimos años de la presidencia de Hollande la política fiscal tenía dos objetivos opuestos: por una parte de deseaba reducir el déficit público que superaba ampliamente el 3% fijado por el Tratado de Maastricht y que en 2016 todavía ha sido del 3,4% del PIB y por otra reducir la presión fiscal sobre las empresas para que éstas recuperen competitividad. Ello se ha llevado a cabo mediante un cierto ahorro en los gastos (los principales no son comprensibles, ayudas sociales salarios de los funcionarios etc.) y un cierto incremento de las retenciones obligatorias a las familias. Todo ello ha producido hasta ahora una moderación del consumo y del crecimiento que no ha permitido a Francia crecer sufrientemente para crear empleo.

Actualmente, el ministerio francés de las Cuentas Públicas está reflexionando sobre un plan de ahorro para 2017 de entre 4.000 y 5.000 millones de euros para que el déficit no pase por encima de la barra del 3% del PIB, aunque con ello no cumpliría el objetivo comprometido con Bruselas que era reducir el déficit al 2,7%. Sin ello, déficit público se situaría a fin de año en un 3,2 % del PIB, lo que podría acarrear problemas con Bruselas que ya ha aplazado a Francia tres veces el incumplimiento de sus compromisos en este campo.

El problema al que tiene que hacer frente el nuevo gobierno es el compaginar la financiación de una alta protección social como es la que aplica Francia, cuyo coste es muy elevado al nivel de cargas sociales tanto para las empresas como para los asalariados (las cotizaciones de éstos últimos superan 20% de su nómina y las de las empresas 45%) con una reducción del déficit, sin incrementar la presión fiscal considerada ya insoportable por muchos expertos.

El Tribunal de cuentas en su informe de junio indica que existe "un agujero" de 9MM€ en el presupuesto de 2017, según la presentación de las cuentas del anterior gobierno. Ello ha producido que las medidas de reducción fiscal prometidas por el nuevo presidente tengan que aplazarse al año que viene y que durante este año se tengan que realizar ahorros en varios ministerios para ajustar el déficit al 2,8% comprometido con Bruselas.

El nuevo ministro de las cuentas públicas ha empezado a aplicar el lema que dice que la solución no está en recaudar más, sino en gastar mejor, empezando por congelar el salario de los funcionarios.

La política económica del gobierno ha quedado plasmada en su primera declaración de política general que el Primer Ministro Edouard Philippe realizó, y que se someterá al voto de la Asamblea Nacional. A continuación, se exponen brevemente las medidas que se llevarán a cabo:

·         La reforma del Impuesto de Solidaridad sobre la Fortuna (ISF, impuesto sobre las rentas más altas) no entrará en vigor hasta 2019. Se trasformará en el IFI (Impuesto sobre la Fortuna Inmobiliaria) y la ley será votada a partir de este año.

 

·         Se mantiene el objetivo de mantener el 3% de déficit de las cuentas públicas desde finales de 2017. Se establece un objetivo de equilibrio de las cuentas públicas y de la Seguridad Social en 2020.

 

·         El Impuesto de Sociedades se reducirá del 33% al 25% de aquí a 2022 para aproximarse a la media europea. Los detalles se fijarán en la Ley de Finanzas de 2018.

 

·         Reforma del Impuesto Residencial (Taxe d’habitation): La reforma prometida durante la campaña electoral tendrá lugar de aquí a que termine el quinquenio (no hay muchos más datos). Emmanuel Macron propuso la exención de este impuesto para el 80 % de los hogares que lo pagan actualmente. La entrada en vigor se producirá de manera escalonada entre 2018 y 2020.

 

·         Reducción de las cotizaciones sociales a partir de 2018. Edouard Philippe ha confirmado una reducción de las cotizaciones sociales (enfermedad y desempleo), compensada con un aumento de 1,7 puntos de la CSG [1][1], a partir de 2018.

 

·         Pensión mínima de jubilación: Se espera una revalorización progresiva del ASPA [2][2] a partir de 2018 (Subsidio global de solidaridad para las personas de más de 65 años, residentes en Francia y con recursos inferiores a 9.638,42 euros anuales). Emmanuel Macron había prometido elevar los recursos de estas personas «por encima de 900 euros mensuales», respecto a los 803,20 euros actuales

 

·         Personas con discapacidad: Se espera una revalorización progresiva a partir de 2018 similar a la del ASPA.

 

·         Prima de Actividad.[3][3] Se espera una revalorización importante en 2018. Emmanuel Macron indicó durante la campaña que aumentaría esta prima (dedicada a las personas con pocos recursos) un 50 %.

 

·         Régimen de Protección Social de los Trabajadores Autónomos (RSI). Como ya anunció Emmanuel durante la campaña, este régimen será suprimido a finales de este año y los asegurados se integrarán en el régimen general.

 

·         Tabaco: Se espera un aumento notable del precio del paquete de cigarrillos de manera progresiva hasta alcanzar los 10 euros.

 

·         Impuestos. De manera general, se ha anunciado un descenso de la presión fiscal equivalente a un punto de PIB (sin más detalles).

 

·         Una Ley de Programación Militar: se adoptará una ley a partir de 2018 por la que el presupuesto en Defensa alcanzará el 2% del PIB de aquí a 2025

 

El cumplimiento de las previsiones presupuestarias depende del crecimiento de la economía francesa, que por el momento va por buen camino ya que el crecimiento previsto para 2017 es el mayor desde hace casi 10 años.


[1][1] CSG o Cotización Social Generalizada afecta a todas las fuentes de ingresos de las familias: salarios, dividendos, intereses, rentas de alquileres, plus valías, etc.

[1][2] ASPA es una Ayuda de Solidaridad para las Personas Mayores y que consiste en un subsidio público que permita completar su jubilación hasta que esta alcance un mínimo de 9.638,42 euros anuales.

[1][3] Prima de Actividad es un subsidio que completa los ingresos de las personas que trabajan (a tiempo parcial) y que ganan menos de 1.500€ mensuales. Depende de los ingresos de la célula familiar.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

La derivada de su pertenencia a la Unión Europea y el Eurogrupo. Tendencia a la baja de los tipos de interés e intervenciones del Banco Europeo con vistas a debilitar la paridad del euro frente al dólar.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

La política estructural del gobierno francés persigue dos objetivos:

·         La reducción del déficit para alcanzar el equilibrio presupuestario al final de 2017

·         La creación de empleo, mediante la liberalización d la economía.

1) Principales medidas adoptadas bajo la presidencia de Hollande:

Entre las medidas de política económica adoptadas aplicables en 2015 más relevantes, cabe citar las siguientes:

·         Programa CICE (Crédito de Impuesto para el Crecimiento y el Empleo) que permite a las empresas obtener un crédito fiscal del 6% sobre las remuneraciones brutas abonadas a sus asalariados cuyo salario mensual bruto sea inferior a 3.643,79€ en 2015. Las empresas pueden obtener una prefinanciación de este crédito por parte del banco público BPI France. El coste estimado se eleva a 20MM€ en tres años.

·         En el marco del Pacto de responsabilidad y de Solidaridad, desde el 1 de enero de 2015 se exonera del pago de ciertas cotizaciones sociales a las empresas para los empleados contratados con el salario mínimo. Se reduce asimismo un 1,8% las cotizaciones para los salarios inferiores a 2.332€ brutos mensuales, lo que supondrá un ahorro para las empresas de 6,5MM€. (aproximadamente 500€ por año y por trabajador asalariado).

·         La Ley para el Crecimiento, la Actividad y la Igualdad de oportunidades económicas, más conocida como Ley Macron, acaba de ser aprobada después de un largo periplo parlamentario y mucha polémica. Su objetivo es liberalizar ciertas profesiones o actividades férreamente reguladas (notarios, autoescuelas, transporte de pasajeros por carretera, apertura de comercios en festivos…) con el fin de favorecer la actividad económica y una mayor competencia. Se espera que tenga un impacto positivo en la actividad empresarial, en el consumo y en el empleo.

·         La defensa de la industria francesa también es uno de los puntos clave para mantener el empleo en Francia y para ello se han puesto en marcha dos planes:

o    Las inversiones de futuro: En julio de 2013, el primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault desveló las grandes líneas del programa de inversiones hasta 2025, bautizado como “Invertir para Francia” (Investir pour la France). El programa incluye el plan Investissements d’avenir, el cual contará con un presupuesto global de 12.000 M€ que se repartirá en torno a 8 grandes ámbitos: transición energética; renovación térmica y la ciudad del mañana; excelencia tecnológica de las industrias de defensa; innovar para una industria sostenible; economía digital; universidades e investigación; salud; juventud, formación y modernización, y aeronáutica y espacio.

o    El plan estratégico de la industria francesa: se trata de plasmar en un plan unas nuevas líneas de actuación voluntaristas del Estado y de las empresas, y en cuya elaboración han participado de forma activa los diferentes sectores industriales y el Consejo Nacional de Industria. Se compone de 34 planes sectoriales de reactivación industrial. Deben permitir pasar de acciones defensivas para evitar el cierre de fábricas en Francia a una acción ofensiva mediante la creación, en colaboración con los diferentes sectores industriales, de un marco en el que los recursos financieros del sector público y privado se orienten de manera coordinada hacia proyectos de futuro. Deben permitir a los industriales desarrollar, en el plazo de cinco a diez años, una oferta de productos “made in France” de tecnología puntera y adaptados a los mercados más avanzados, para recuperar el mercado perdido por la industria francesa. Cada Plan está animado por un Jefe de Proyecto, cuya misión es reunir a los participantes, definir los objetivos, las dificultades que se deben superar, los recursos industriales y la financiación necesarios, los ensayos, los asociados que deben integrase en el proyecto y el calendario.

2) Principales reformas previstas por el Presidente Macron:

Las principales reformas anunciadas por el nuevo gobierno son las siguientes:

Mercado del Trabajo

Antes del verano se pondrá en marcha la nueva “loi travail” que tiene por objetivo dar más flexibilidad a la economía francesa y reactivar el diálogo social. Según el gobierno es una reforma pragmática que no reduce los derechos de los trabajadores.

 

El seguro de paro

La reforma tiene por objetivo salir de una lógica de seguro, que no responde a los cambios de la economía y que indemniza de forma demasiado pasiva los trabajadores en paro, lo que produce la exclusión de muchos del mercado de trabajo. La reforma aportará nuevas seguridades individuales que permitirán cambiar de carrera y recalificarse a lo largo de la vida laboral.

 

Las jubilaciones

Cuyas orientaciones sobre la reforma se presentaran en el parlamento en la primera mitad de 2018 y que debería reducir el número de regímenes de jubilación (actualmente 37) para pasar a uno solo más fuerte y estable.

 

La educación

La reforma deberá permitir adaptar mejor las formaciones a las necesidades de la economía, dando más medios a los que los necesitan.

 

El gasto público

Hay que reducir el gasto público en 3 puntos de PIB en el quinquenio, reduciendo al mismo tiempo los impuestos de las empresas y las familias de 20MM€.

 

El impuesto sobre la fortuna

Se modificará y solo se aplicará a la fortuna “inmobiliaria”

 

La tasa sobre la vivienda.

Que es abonada a las colectividades territoriales por el uso de la vivienda, se suprimirá para un 80% de los sujetos pasivos en un plazo de 3 años.

 

Impuestos sobre el ahorro

El próximo año se introducirá una retención única liberatoria del 30% sobre las rentas del ahorro.

 

Impuestos sobre las sociedades

Durante el quinquenio presidencial se procederá a la reducción del impuesto de sociedades del 33% actual a un 25%.

 

Transferencia de las cargas sociales

Desde 2018 se transferirán las cotizaciones sociales salariales y empresariales a la seguridad social en concepto de enfermedad y paro al impuesto denominado CSG, y que afecta a todas las rentas de manera a que no sea la masa salarial el único soporte de estas cotizaciones.

 

Favorecer la inversión

Para conseguir una sociedad eficaz y justa. Se ha previsto un plan de inversión de 50 MM€ en los cinco próximos años centrado sobre todo en la prioridad que es la educación, la formación, el medio ambiente y la transición de la economía al numérico. De ellos se dedicaran 15MM€ a la formación de los parados de larga duración y a los trabajadores en exclusión, 15MM€ a la transición ecológica, 5MM€ a salud, 5MM€ a la agricultura, 5 MM€ a la modernización de las administraciones públicas y 5MM€ para transportes.

 

La estrategia consiste en favorecer el trabajo, la innovación y las transiciones, a través de la inversión y la reducción del gasto público.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex