Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Panorama económico

La economía de la India ha surgido como una oportunidad única en la economía mundial, y actualmente es uno de los países con mayor crecimiento grandes economías en el mundo. El crecimiento del 7,6% del PIB a precios constantes de mercado en 2015-16, es muy positivo en comparación con el crecimiento en los tres años anteriores; 7,2% en 2014-15, 6,6% en 2013-14 y 5,6% en 2012-13. Este crecimiento ha sido posible a pesar de la reducción de la demanda mundial, que ha afectado de manera negativa a las exportaciones indias, y a los dos monzones con escasas lluvias consecutivos que afectaron la producción agrícola y la productividad.

La estabilidad macroeconómica ha mejorado gracias a la prudencia fiscal, una menor inflación, una déficit de la cuenta corriente reducido y sólidas reservas de divisas. El año 2015-16 fue testigo de algunas medidas del gobierno tales como una menor centralización en temas fiscales según recomendaciones de la 14ª Comisión de finanzas o el mantenimiento de la prudencia fiscal junto a un aumento de los gastos de capital.

En 2015-16, también se ha visto una moderación en el nivel general de precios, con una disminución significativa del precio del crudo y de las materias primas, junto a una política austera de gestión del suministro. Los bajos niveles de déficit por cuenta corriente y un aumento moderado de las entradas de capital dieron lugar a la acumulación de reservas de divisas de 10.600 millones USD en el primer semestre de 2015-16. En febrero de 2016, las reservas de divisas de la India fueron de 351.000 millones USD. Todo esto demuestra que la economía india ha resistido eficazmente los desafíos globales, y por ello las perspectivas de crecimiento a corto plazo son muy atractivas.

Este año fue testigo de la continuación del impulso de la reforma de crecimiento y estabilidad macroeconómica de 2014-15. Varias de las reformas que se iniciaron el año pasado para descongestionar la economía, eliminar las restricciones estructurales y promover la industria y la creación de empresas a través de diferentes iniciativas lideradas por Make in India han continuado en 2015-16: mejorar la ejecución de los programas de desarrollo mediante la transferencia de beneficios directos, fomentar el ahorro y los vínculos financieros a través de la profundización de los servicios bancarios, y liberalizar la política de inversión extranjera directa en diversos sectores, entre otros.

También se han aprobado nuevas iniciativas, como el plan de renovación de la banca pública, el UDAY (un paquete de cambios financieros y reactivación para las empresas de distribución de electricidad de la India), y Start-up India, que pretende aprovechar el potencial empresarial en ciernes. La aplicación de estas reformas ha mejorado el entorno empresarial y ha generado mayor confianza entre los inversores, lo cual ha sido reconocido por las instituciones multilaterales y se reflejó en un crecimiento económico más rápido y mayores flujos de inversión al país.

Fuente: http://indiabudget.nic.in/

 

Crecimiento del PIB

Según las estimaciones avanzadas dadas a conocer por la Oficina Central de Estadística de la India, se estima que la economía crece un 7,6% en 2015-16. El crecimiento en 2015-16 de la agricultura, la industria y los servicios es del 1,1%, 7,3% y 9,2% respectivamente, a diferencia del -0.2%, 5,9% y 10,3% en 2014-15. Esto muestra un repunte en el crecimiento industrial, impulsada por la industria manufacturera que se calcula crece un 9,5% en 2015-16 en comparación con el 5,5% registrado en 2014-15. El crecimiento de la agricultura se mantuvo bajo a causa de segundo año consecutivo de monzón con pocas lluvias. Desde el punto de vista de la demanda, el crecimiento del gasto de consumo final privado es del 7,6% en 2015-16, convirtiéndose en el principal motor de crecimiento. En cuanto a la inversión fija, mejora de 4,9% en 2014-15 al 5,3% en 2015-16, principalmente a causa de la demanda mundial, y las exportaciones e importaciones disminuyen en un 6,3% en el mismo período, debido principalmente a la caída de los precios internacionales del petróleo.
 

Agricultura

En 2015, durante la temporada de monzón del suroeste, el país recibió precipitaciones un 14% inferior a la media a largo plazo. Según estimaciones anticipadas, la producción de alimento en grano durante 2014-15 se sitúa en 252,7 millones de toneladas (arroz 104,8 y trigo 88,9 millones de toneladas), frente a los 265,0 millones de toneladas en 2013-14. La producción de legumbres se estima en 17,2 millones de toneladas, la caña de azúcar en 359,3 millones de toneladas, semillas oleaginosas en 26,7 millones de toneladas y el algodón en 23.19 millones de pacas de 170 kg, el mejor nivel de producción jamás alcanzado. Según el Ministerio de Agricultura, la producción de cereales de consumo humano totales kharif durante 2015-16 se calcula que será de 124,1 millones de toneladas, frente a 120,3 millones de toneladas de 2014-15.

El flujo de crédito a la agricultura aumentó 845.328 millones de rupias en 2014-15 en comparación con 730.123 millones de rupias en 2013-14. En cuanto al objetivo de flujo de crédito agrícola, se fijó en 850.000 millones de rupias para 2015-16; hasta septiembre de 2015, se consiguieron 503.898 millones de rupias.

 

Industria y Servicios

El desempeño de los sectores industriales clave se basa en el Índice de Producción Industrial (PII), y en los tres primeros trimestres de 2015-16 revela una recuperación. El crecimiento de la PII en abril y diciembre de 2015 representaba un 3,1%, más en comparación con el 2,6% en el mismo período del año pasado. De acuerdo con la clasificación de la PII, el sector eléctrico creció un 4,5%, la manufactura un 3,1% y la minería un 2,3% durante abril y diciembre de 2015-16. Los factores que limitan aún más la aceleración del crecimiento en el sector de la manufactura son principalmente los obstáculos en materia de infraestructura y la baja demanda externa.

Entre las categorías clasificadas según su uso, los bienes de consumo duraderos fueron testigo notable de una mejora en el crecimiento durante abril y diciembre de 2015-16. En 2015-16, el sector servicios que representa el 53,3% del valor añadido bruto a precios básicos actuales, se estima que creció un 9,2% (a precios constantes). Entre las actividades del sector servicios, los sectores referidos al comercio, hoteles, transporte, comunicaciones, financiero, inmobiliario y de servicios profesionales se calcula que van a registrar tasas de fuerte crecimiento en 2015-16.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

VALOR AÑADIDO POR SECTORES DE ACTIVIDAD A PRECIOS BÁSICOS (2011-12)2014-152015-16 (estimación)
% de cambio respecto al año anterior
AGROPECUARIO
Agricultura, silvicultura y pesca0,30,6
INDUSTRIAL
Minería y extracción de canteras11,16,9
Industria manufacturera5,19,5
Construcción5,13,7
Electricidad, agua y gas9,35,8
SERVICIOS
Comercio, hoteles, transporte y comunicaciones8,69,6
Servicios financieros, de seguros, inmobiliarios y empresariales11,110,3
Servicios personales, sociales y a la comunidad136,9

 

POR COMPONENTES DEL GASTO (%)2014-152015-16 (estimación)
CONSUMO71,565,9
Consumo Privado55,755
Consumo Público11,310,9
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO32,331,6
Var. existencias1,81,7
Objetos de valor1,41,5
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS23,620,4
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS2723,4
DISCREPANCIA ESTADÍSTICA-0,7-1,3

Fuente: MoSPI, Ministerio de Estadística e Implementación de programas. PIB por sectores de actividad y componentes del gasto. Precios constantes, año base 2004-2005. Última fecha de consulta: abril de 2016

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Estructura de la economía

El sector servicios sigue siendo el motor clave del crecimiento económico de la India, aportando casi el 53,7 % del PIB en 2016-17. Sin embargo, el crecimiento de este sector se ha moderado hasta el 5,6% en 2016-17 frente al 8,8% alcanzado en el año anterior.

La participación del sector servicios en la formación bruta total de capital (GCF), a precios corrientes, ha aumentado constantemente en los últimos cuatro años, pasando del 53,3% en 2011-12 al 60,3% en 2015-16. Por otra parte, es el sector más atractivo para las entradas de Inversión Extranjera Directa (IED) y la principal fuente de obtención de divisas.

En lo negativo, destaca un sistema bancario menos desarrollado que el resto de la economía. Aunque los bancos extranjeros empiezan a tener un papel más relevante, sigue siendo un sector muy protegido y de difícil acceso para la IED. Dominado por la banca pública, está poblado de créditos malos y presenta un gran índice de morosidad y una capacidad crediticia restringida, siendo éste uno de los mayores retos de la economía del país.

El sector industrial, representa alrededor del 31,2% del PIB del país, incluyendo Minería, Manufactura, Construcción y Electricidad, gas, agua y otros servicios públicos.

El sector manufacturero supone el 18,1% del PIB, emplea el 10,4% de la mano de obra y es uno de los sectores de mayor crecimiento en el país. La posición de la India en el ranking de los principales países manufactureros del mundo ha mejorado hasta alcanzar la sexta posición en el último ejercicio.

El Gobierno indio se ha fijado el ambicioso objetivo de aumentar la contribución de la producción manufacturera del 16% en 2015 al 25% del PIB para 2025, a través de la iniciativa Make in India. Uno de los sectores más beneficiados es el sector de los automóviles que se espera que se triplique entre 2010-2020, con multinacionales como Hyundai o Ford invirtiendo en la creación de nuevas plantas.

No obstante, a pesar de las buenas perspectivas, el sector industrial sigue presentándose desfragmentado e ineficiente.

En 2016-17, la proporción del sector primario fue del 15,2% del PIB.  A pesar de tener una participación decreciente en el PIB (representaba un 25% en 1990-2000), el sector agrario sigue empleando al 48,9% de la población.

Es un sector que recibe poca inversión pública y donde el gobierno subsidia el precio de las principales cosechas para asegurar un salario mínimo a los agricultores y para contener la inflación. Además, el predominio de las explotaciones agrarias de pequeño tamaño es una limitación importante para aprovechar las economías de escala.  

Crecimiento en porcentaje y por sectores en India, 2013 -2017
SECTOR2013-14 (%)2014-15 (%)2015-16 (%)2016-17 (%)
Agricultura, silvicultura y pesca 4,2-0,20,74,9
Industria. Minas y canteras 311,710,51,8
Industria. Producción manufacturera 5,68,310,87,9
Industria. Suministro de electricidad, gas y agua 4,77,157,2
Industria. Construcción 4,64,751,7
Servicios. Hostelería, transporte y comercio 7,8910,57,8
Servicios. Financiero, inmobiliario y servicios profesionales 10,111,110,85,7
Servicios. Administración pública, defensa y otros servicios 4,58,16,911,3

Fuente: Indian Ministery of Finance. Los datos económicos hacen referencia al año fiscal indio (1 de abril – 31 de marzo), los últimos disponibles son los del ejercicio 2016-2017.

Componentes de la demanda agregada

Según las estimaciones del Departamento de Asuntos Económicos indio, el crecimiento del PIB real en el año fiscal 2016-17 fue del 7,1%. No obstante, en los dos últimos trimestres del pasado año fiscal (AF) y en el primero del presente 2017-18, se registra una clara desaceleración del crecimiento (7%, 6,1% y 5,7% respectivamente).

Esta desaceleración se explica, en parte, por la escasez de efectivo y situaciones de impago que provocó el proceso de desmonetización (noviembre de 2016) y que han debilitado el consumo interno. A pesar de esta contracción del consumo, su proporción en el PIB alcanzó el 70,7% en el primer trimestre del AF 2017-18, en comparación con el 69,6% en el primer trimestre del año anterior.

Por otro lado, la inversión (medida por la relación entre la formación bruta de capital fijo y el PIB) que se había ido recuperando desde el periodo 2008/09 hasta alcanzar alrededor del 32% en 2014-15, continuó contrayéndose, y disminuyó de 29,2% en el primer trimestre de 2016-17 a 27,5% en 2017-18. La contracción significativa de la inversión privada refleja el exceso de capacidad en sectores industriales clave (con planes de inversión muy escasos) y las presiones de desapalancamiento tanto en el ámbito empresarial como en el financiero.

Con el débil crecimiento de la inversión (cuya recuperación se prevé moderada y muy descompensada a favor de unos pocos sectores) es indiscutible que el consumo interno sigue siendo la base de la economía india. Teniendo en cuenta además, que los efectos negativos de la desmonetización ya se están disipando, parece que la tendencia continuará en el presente año fiscal.

Por otra parte, aunque las necesidades de financiación externa de la India han disminuido, la atracción de flujos de capitales estables y no endeudados, en particular de inversión extranjera directa (IED), continúa teniendo una gran relevancia para el crecimiento de la economía del país.

En los últimos tres años, se han venido adoptado varias medidas para favorecer la inversión extranjera directa. Entre ellas, la liberalización de los topes de entrada de IED en la mayoría de los sectores, lo que ha contribuido a que las entradas de IED aumenten, pasando de 31.300 M USD en el periodo 2013/14 a los 36.000 M$ y 35.600 M USD en los dos últimos ejercicios. No obstante, hay margen para la mejora del entorno empresarial, lo que mejoraría los flujos de IED.

Con respecto al comercio internacional, en el año 2016-17 se redujo el déficit comercial de un 6,2% a un 5% del PIB, gracias al crecimiento del 5,1% de las exportaciones con respecto al 2015-16 y al estancamiento de las importaciones. No obstante en el primer trimestre del año 2017-18, se ha revertido la tendencia debido al elevado crecimiento de las importaciones (un 27% con respecto al primer trimestre del año anterior).

Mientras que la evolución de las importaciones es principalmente resultado de la evolución de los precios del petróleo y de otras commodities, y por tanto ajeno al control del gobierno, la evolución de las exportaciones es diferente. Solucionar su lento crecimiento es una de las tareas pendientes del gobierno actual. Una de las causas principales es que la atracción masiva de capital extranjero que suple las deficiencias del mercado financiero nacional provoca que la rupia se mantenga alta y por tanto las exportaciones sufran. Otro factor importante son los altos aranceles de importación que afectan a la calidad y disponibilidad de insumos, socavando el crecimiento de la productividad y lastrando la competitividad de la industria india.

Política monetaria

La reciente formalización del régimen flexible de metas de inflación y la formación del Comité de Política Monetaria proporcionan la base institucional para una fuerte credibilidad de la política monetaria.

El enfoque actual de la política monetaria es controlar la inflación para que permanezca dentro del objetivo oficial del banco central (Reserve Bank of India, o RBI por sus siglas en inglés) a medio plazo (próximos 5 años), que es del 4% con una banda simétrica del 2%.

A pesar de los esfuerzos realizados, la inflación se mantiene en la mitad superior de la banda objetivo, debido principalmente a las restricciones de suministro de alimentos y a las expectativas de inflación de los hogares.  En el año fiscal 2016-17 la inflación media medida por el IPC fue de 4,5%, ligeramente inferior a la registrada en el ejercicio anterior (4,9%).

Aspectos clave para lograr mantener controlada la inflación en los próximos años son, fundamentalmente, la efectividad de las reformas en el lado de la oferta (particularmente en el sector agrícola), el avance en la consolidación fiscal y la eliminación de impedimentos a la circulación del dinero.

Con respecto a la evolución de la rupia india, destaca su estabilidad en los últimos dos años y medio, a diferencia de otras monedas de mercados emergentes.

La rupia se debilitó en un 2,5% contra el dólar en las primeras 2 semanas de la desmonetización, aunque posteriormente se recuperó alrededor del 1% a mediados de diciembre. Desde entonces, ha seguido apreciándose, manteniéndose estable desde marzo (64-65 rupias/dólar).

Por último, el crecimiento agregado del crédito bancario sigue siendo moderado, debido a restricciones tanto de demanda como de oferta, entre las que se incluyen: el lento desapalancamiento de las empresas, las limitaciones específicas de muchos sectores y el debilitamiento progresivo de la calidad de los activos bancarios, especialmente de la banca pública, que representa el grueso del sector.

La capacidad del sistema bancario para expandir el crédito es limitada, por lo que buena parte de las necesidades de financiación comercial de la economía siguen siendo respaldadas por los mercados de capitales, instituciones financieras no bancarias y los beneficios no distribuidos.

Se espera que, en los próximos años, bajen significativamente los tipos de interés de un sistema bancario más saneado, aunque la evolución del crédito dependerá principalmente del éxito del AQR (Asset Quality Review) y del nuevo código concursal.

Política fiscal

Las prioridades actuales del gobierno en materia fiscal son las reformas de reducción de subsidios y la adecuada implementación del impuesto GST (Goods and Services Tax).

Se espera que el nuevo impuesto contribuya a la creación de un mercado único, lo que impulsará la eficiencia del comercio de bienes y servicios tanto dentro como fuera de las fronteras del país. El GST eliminará multitud de tributos federales, estatales y locales, ayudando al proceso de simplificación y racionalización del sistema impositivo indio.

La reducción del déficit fiscal sigue por buen camino con la estimación presupuestaria para 2017-18 fijada en el 3,2% del PIB, en comparación con el 3,5% en 2016-17. Desde que el BJP está en el poder, la reducción del déficit ha sido una de sus prioridades (4,1% del PIB en 2014-15).

Aunque el supuesto aumento de la economía formal como resultado del proceso de desmonetización va ampliar la base de ingresos fiscales, todo hace indicar, según las proyecciones del FMI, que el logro de los objetivos de déficit del gobierno va a ser prácticamente imposible.

Los previsibles retrasos en alcanzar los objetivos de déficit podrían socavar la confianza y la credibilidad y reducir el espacio fiscal disponible para gastos prioritarios a medio plazo, especialmente en infraestructuras en las áreas rurales.

Por otra parte, en los últimos años se han realizado importantes reformas para reducir el volumen de subsidios, que han pasado de representar un 2,5% del PIB en 2012/13 al 1,5% en 2016/17.

Mercado de trabajo

La última cifra de desempleo oficial es del 5% (Fifth Annual Employment – Unemployment Survey (2015-16)), mientras que la última cifra extraoficial de septiembre de 2017, elaborada por el CMIE (Centre for Monitoring Indian Economy) es del 4,8% (3,8% rural y 6,5% urbano).

Las cifras oficiales de tasa de desempleo, con un mercado laboral organizado tan poco desarrollado y con la influencia del Gobierno por ajustarlas a sus intereses, no son relevantes. Lo que es evidente es que ritmo de creación de empleo del país no está ajustándose al ritmo de crecimiento de la fuerza de trabajo, dejando a mucha gente sin empleo, mal pagados o fuera del mercado laboral.

Las ineficiencias en la productividad de la economía india son consecuencia de varios factores, pero sin duda, uno de los más determinantes es un mercado laboral que presenta una gran rigidez en sus regulaciones y donde buena parte de su población activa trabaja en empleos del sector informal. Concretamente, más de 400 millones de trabajadores pertenecen al sector informal/no-organizado en la India, lo que supone aproximadamente el 92% de la fuerza laboral del país (que contribuyen a más del 60% del PIB).

Coyuntura económica actual

Las cifras de crecimiento actual de la economía india llevan 5 trimestres en descenso continuo y el objetivo del 7% para este año parece inalcanzable. De hecho, el 10 de octubre de 2017 el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo las previsiones de crecimiento para este año 2017 al 6,7%.

No obstante, la previsión del FMI es que la economía alcance el 7,4% en 2018 y confía en que pueda crecer a un ritmo del 8% a partir de entonces, una vez que las reformas estructurales se estabilicen y tengan el impacto que se les supone.

El 31 de agosto de 2017, la Oficina Central de Estadísticas de la India hizo público que el crecimiento del PIB del país había caído hasta el 5,7% en el primer cuarto del año fiscal 2017-18, convirtiéndose en la cifra más baja de los últimos 3 años.

En este contexto, el ministro de Finanzas, Arun Jaitley, anunció el 24 de octubre de 2017 la aprobación de un paquete importante de gastos para reactivar las inversiones y el crecimiento:

  • Infraestructuras: 91.700 millones de euros. Construcción de 83.677 kilómetros de carreteras en los próximos cinco años. Se espera que genere 14,2 millones de puestos de trabajo.
  • Recapitalización bancaria: 28.000 millones de euros. Paquete de recapitalización de los bancos públicos para los próximos 2 años. Se espera que esta medida ayude a sanear los balances de los bancos de manera significativa, impulsando el flujo de crédito y reactivando las inversiones del sector privado, que se han mantenido muy bajas a consecuencia del alto apalancamiento corporativo y al exceso de capacidad.

El crecimiento actual de la economía india está condicionado por las consecuencias derivadas del proceso de desmonetización (noviembre 2016) y de la introducción del nuevo régimen de imposición indirecta, GST (julio 2017). Por otro lado, las cifras de crecimiento del PIB no reflejan el sufrimiento del sector informal, que es el mayor damnificado de estos dos cambios estructurales.

Las críticas al Gobierno se centran en haber introducido estos cambios tan disruptivos, en un contexto de “vientos de cola” favorables (principalmente los bajos precios del petróleo y las buenas lluvias monzónicas) y de prometedores indicadores macroeconómicos, entre los que destacan:

  • El record alcanzado en la recepción de inversión extranjera directa (IED), que en el periodo de abril a diciembre de 2016 fue de 31.200 M USD, superando los 27.200 M USD del mismo periodo en 2015.
  • El índice de precios al consumo permanece bajo control por tercer año fiscal consecutivo.
  • El déficit comercial se ha redujo considerablemente de 190.300 M USD en 2012-13 a 118.700 M USD en 2016-17.
  •  El déficit fiscal, descendió del 4,5% en 2013-14 al 3,5% en 2016-17.

Desmonetización y efectos

Anunciada por sorpresa por el primer ministro indio, la desmonetización significó la retirada de la condición de moneda de curso legal a todos los billetes de 500 y 1.000 rupias (86% del dinero en circulación) y la introducción de nuevos billetes de 500 y 2.000.

Esta controvertida medida provocó una gran escasez de liquidez en la economía y consecuentes situaciones de impago, que se iban extendiendo progresivamente. La actividad empresarial, especialmente en la economía informal y en los sectores más dependientes del uso de efectivo, se resintió fuertemente.

El gasto en consumo (prácticamente el único componente de la demanda que impulsa la economía), se ralentizó fuertemente, lo que provocó que el crecimiento del PIB real del 2016-17 se moderase hasta el 7,1%.

Las consecuencias de la desmonetización, mayores en los estados menos desarrollados (encabezados por Bihar), se han ido disipando en este comienzo del año fiscal. No obstante, la recuperación de las empresas pequeñas y del sector informal, todavía sigue en proceso.

Según el informe económico 2016-17 elaborado por el Ministerio de Finanzas, las empresas con ingresos inferiores a las 250.000 rupias anuales (3.300 euros) reportaron un descenso en las ventas del 57,6% en el último trimestre  del año fiscal 2016-17.

Por otra parte, alrededor de 1,5 millones de puestos de trabajo en el sector formal se perdieron en los primeros cuatro meses del 2017, principalmente por los efectos de la desmonetización, pero también como consecuencia de la continua caída de las inversiones. 

GST (Goods and services tax)

El 1 de julio de 2017 se aplicó la reforma fiscal más ambiciosos de la India desde su independencia en 1947.

La puesta en marcha del impuesto de bienes y servicios (GST), supone el reemplazado de una gran cantidad de impuestos indirectos centrales y estatales. Se estima que el GST afecta al 78% de los ingresos fiscales obtenidos por el Gobierno Federal a partir de impuestos indirectos.

El GST se aplica al suministro de bienes y servicios a lo largo de cuatro bandas de tarifas principales: 5, 12, 18 y 28%, que son las mismas independientemente de la ubicación de la compra. Ciertos bienes como carne fresca, huevos, leche, entre otros, no son gravados, mientras que alrededor del 40% del PIB del país se encuentra excluido del régimen (principalmente, petróleo y derivados, gas, diésel, alcohol, impuestos de electricidad, peajes, timbre y propiedad).

Aunque los expertos están de acuerdo en los beneficios del GST a largo plazo, incluyendo la simplificación y unificación de la compleja estructura fiscal del país, mejorando la facilidad de hacer negocios en la India, la eliminación de la doble imposición y la incorporación de sectores de la economía informal dentro de la red tributaria; en el corto plazo se está produciendo alteraciones significativas en la economía.

El primer efecto del GST sucedió previamente a su implantación. Las empresas manufactureras restringieron la producción, para agotar sus existencias antes del 30 de junio.

Otras causas de la desaceleración

Sería incorrecto afirmar que los únicos motivos de la ralentización del crecimiento de la economía india son la desmonetización y la irrupción del GST. El desempeño de las exportaciones y del sector agrícola, así como los efectos de otras medidas estructurales como la ley de bienes raíces (RERA, Real State Regulation  and Development Act), que ha provocado una reducción en la venta de propiedades, también han tenido un impacto significativo.

A pesar de las buenas lluvias de este año, el sector agrícola únicamente creció un 2% en el primer cuarto del presente año fiscal, por un 4,9% a lo largo de todo el 2016-17. Además, el estancamiento de los sueldos agrícolas parece que a corto plazo empujará a millones de trabajadores fuera de las granjas.

Por otra parte, el crecimiento industrial durante el pasado trimestre ha sido el más bajo de los últimos 5 años. Durante abril-junio de 2017, la producción de las ocho industrias principales creció un 2,4%, en comparación con el crecimiento del 6,9% en el mismo período del año anterior.

El Índice de Producción Industrial (por sus siglas en inglés, IIP) creció un 2% durante abril-junio de 2017, en comparación con el crecimiento del 7,1% durante el mismo periodo del año pasado y la capacidad de utilización industrial se situó en un 71%, y el índice de producción industrial bajo del 5,2% en julio de 2016 a 2,4% en julio de 2017.

Asimismo, la reciente legislación sobre el código concursal ha significado que muchas empresas queden abocadas a procesos de insolvencia por incumplimiento en el pago de créditos.

Con tantas reformas estructurales al mismo tiempo, es difícil cuantificar el impacto de cada medida en particular. Otros economistas puntualizan la incidencia de la evolución de los precios del petróleo, ya que el descenso en el crecimiento de la economía india comienza cuando los precios del crudo se recuperan de su gran desplome (a partir de junio de 2016).

Entorno empresarial

A pesar de los esfuerzos realizados en los últimos años, India sigue siendo un país difícil en el que establecerse, muy burocrático, que hoy por hoy no es un mercado común  y que presenta  distintos niveles de gobierno, 29 estados y las 7 uniones territoriales, que implican diferencias en la calidad de gobernanza, regulación, relaciones laborales y disponibilidad de mano de obra cualificada.

Además, debido a una insuficiencia de apoyos, no se han conseguido llevar a cabo propuestas importantes como la aprobación de la ley de tierras, lo que sigue siendo uno de los principales obstáculos a la hora de desarrollar proyectos en India. Varias reformas necesarias en materia de subsidios y legislación laboral, también siguen pendientes.

No obstante, los esfuerzos reformistas realizados en los últimos años empiezan a cosechar sus frutos. Así lo atestigua el último informe Doing Business (2018) del Banco Mundial publicado el 31 de octubre de 2017, en el cual India ha escalado 30 puestos en el ranking mundial de los 190 países analizados, alcanzando el puesto número 100. Tras la modesta posición alcanzada en la lista lista el año pasado, donde únicamente subió un puesto con respecto al del año anterior, India se ha convertido en el país que ha registrado mayor subida anual desde que existe este ranking. De los 10 parámetros que analiza el informe, India ha mejorado su posición en 6 de ellos, destacando las mejoras en obtención de crédito (+15), resolución de insolvencias (+33) y facilidad de pago de impuestos (+53). Por otro lado, India sigue estando en la cola de la lista (peores 40 países) en facilidad para empezar un negocio, registro de propiedades, cumplimiento de contratos y gestión de permisos de construcción, lo que refleja que sigue siendo un mercado difícil de abordar. Es necesario un entorno empresarial más propicio para atraer mayores flujos de IED y ayudar a asegurar el éxito de la ambiciosa iniciativa "Make in India", fundamental para lograr el crecimiento inclusivo que se pretende.

Medidas tomadas por el nuevo gobierno

Con el Primer Ministro Modi al frente del gobierno de la India desde 2014, estos son los principales logros alcanzados hasta la fecha:

  • Objetivo de inflación con banda de fluctuación: El Reserve Bank of India (RBI) adoptó en agosto de 2016 un objetivo de inflación flexible, con una banda de fluctuación formal para los próximos 5 años.
  • Reforma del Bankruptcy Code o Código de bancarrota: Generando un nuevo marco regulatorio que mejora las posibilidades de restructuración de la deuda corporativa y la gestión y gobernanza de los bancos.
  • Creación de un mercado común, con la introducción del  Goods and Service Tax (GST). En funcionamiento desde el 1 de julio de 2017, se prevé que modifique sustancialmente todo el sistema fiscal indio, facilitando la creación de un mercado único que impulsará la eficiencia de bienes y servicios dentro de las fronteras del país.
  • Bancarización: Dando acceso a todas las personas a la apertura de una cuenta bancaria de forma rápida y eficiente y transfiriendo subsidios, ayudas y sueldos públicos a través de transferencia bancaria.
  • Saneamiento y gestión de residuos urbanos: No solo consiste en eliminar la basura de las calles, sino también en construir baños públicos, acabar con la defecación al aire libre e instalar sistemas de eliminación y clasificación de residuos.
  • La reforma de la regulación de propiedades inmobiliarias, que ha otorgado transparencia a este sector que actualmente supone el 9% del PIB.
  • Las iniciativas Digital India, para promover la gobernanza y los negocios a través de internet, Make in India, cuyo objetivo es atraer inversión extranjera al país y hacer de India un centro manufacturero de referencia a nivel mundial, y Start-up India, para crear más puestos de trabajo y nuevas empresas relacionadas con la innovación y la tecnología. También destacan los planes para crear 100 smart cities. 

Sin embargo, en ciertas cuestiones no se ha avanzado tanto como se hubiera esperado:

  • Relaciones tensas con sus vecinos: China, Pakistán y Nepal.
  • El gobierno ha sido incapaz de aprobar la Ley de expropiación de tierras o “Land Bill”.
  • Siguen existiendo numerosas trabas para hacer negocios y sigue existiendo un importante sesgo proteccionista.
  • Mercado laboral rígido, muy poco transparente e ineficiente.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2012-132013-142014-15 2015-16
PIB  
PIB a precio de mercado (MUSD a precios corrientes) 1.827.6801.866.9502.038.6302.073.000
PIB per cápita (precios corrientes USD) 1.4471.4561.5771.581
Tasa de crecimiento nominal del PIB a precios de mercado (%) 5,16,97,37,6
INFLACIÓN  
Media anual CPI (y-o-y) (%) 8,410,29,55,2
Media anual WPI (%)  65,73,7
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN BANCO CENTRAL  
Repo Rate media anual (%)  8,1 7,7 7,5 7,8
Fin de período (%)     
EMPLEO Y TASA DE PARO  
Población (millones de  habitantes)  1.2631.2791.295n.d
Población activa  (millones de  habitantes) 477487496n.d
% Desempleo sobre población activa 3,53,63,65,5
DÉFICIT PÚBLICO  
% de PIB  4,94,34,03,9
DEUDA PÚBLICA  
En MUSD  1.262.9201.269.5201.392.3801.446.950
En % de PIB  69,16868,369,8
EXPORTACIONES DE BIENES  
En MUSD 306.600318.600316.500266.400
% variación respecto al período anterior -13,9-0,6-15,9
IMPORTACIONES DE BIENES  
En MUSD 502.000466.200461.500396.500
% variación respecto al período anterior 0,5-7,2-1 -14,1
SALDO BALANZA COMERCIAL  
En MUSD (*) -195.400-147.600-145.000-130.100
En % de PIB -10,7-7,9-7,1-6,3
SALDO BALANZA CUENTA CORRIENTE  
En MUSD -87.800-32.300-26.800 -22.100
En % de PIB -4,8-1,7-1,3-1,1
DEUDA EXTERNA  
En MUSD  409.400446.200475.000 485.100
En % de PIB  22,423,923,323,4
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA  
En MUSD     
En % de exportaciones de b. y s.     
RESERVAS INTERNACIONALES (incluido oro)  
En MUSD 292.000304.200341.600360.200
En meses de importación de b. y s. 6,46,78,58,6
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA  
En MUSD 23.96028.15034.58044.010
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR  
Media anual     
Fin de período 54,46162,6 66,6

Flujos referidos al año fiscal indio (de 1 de abril a 31 de marzo)

Fuentes: Artículo IV del FMI sobre la economía India (2017),  Reserve Bank of India (RBI) Ministery of Finance, Annual Employment-Unemployment Survey y World Bank statistics.

Última actualización: abril 2017

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

El Gobierno Modi se plantea como principales objetivos de su legislatura reavivar el crecimiento económico incluyendo en el mismo a la población más desfavorecida. Para ello, es necesario:

  • Reducir el déficit por cuenta corriente
  • Reducir el déficit fiscal con la mejora en la estructura tributaria y recaudación fiscal
  • Disminuir la deuda pública con el aumento de la inversión privada nacional y extranjera (IED)
  • Mejorar la eficiencia del gasto público en general, y en particular en las áreas de educación, salud y alivio de la pobreza.
  • Mejora de las infraestructuras de transporte, energía y medioambientales para que puedan soportar el crecimiento dado

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Principal fuente consultada: http://indiabudget.nic.in

En vista de los resultados alentadores de la economía en los tres primeros trimestres de 2015-16, marcados por subidas en el crecimiento económico, una inflación más baja, déficit en cuenta corriente manejable, altas reservas de divisas, ingresos tributarios importantes, un aumento en los flujos de inversión extranjera directa junto con el impulso del gobierno en cuanto a reformas en áreas cruciales como banca, infraestructuras, energía, impuestos, etc., las perspectivas a corto plazo de la economía son optimistas. Así, las instituciones multilaterales han reconocido un fortalecimiento del crecimiento en la India. Sin embargo, todavía existen riesgos que amenazan a India: el crecimiento global moderado; la desaceleración y el reequilibrio de la economía china; el aumento de la volatilidad en los mercados financieros, y el endurecimiento gradual de la política monetaria en los Estados Unidos. Sin perder de vista estas oportunidades y amenazas, se espera que la tasa de crecimiento nominal de la economía se sitúe en torno al 11% en 2016-17

En general, en los últimos meses las instituciones han revisado al alza sus expectativas de crecimiento para el presente año fiscal 2015-16. Esto ha sido consecuencia de varios factores: el buen comportamiento de los déficits gemelos -fiscal y por cuenta corriente- en el ejercicio 2014-15, la mejoría  de los índices de inflación tanto mayorista como de consumo, y la consecución de la mejor tasa de crecimiento de los dos últimos años en el último año fiscal.

En el The Macro Economic Framework Statement implícito en los presupuestos de 2015-16 se prevé una tasa de crecimiento de entre el 8 y el 8,5% en los próximos dos años. El RBI, por su parte, ha cifrado el crecimiento esperado para el año fiscal 2016-17 en un 7,5%, en línea con las previsiones de los organismos multilaterales.

Las previsiones de las instituciones internacionales apuntan a tasas ligeramente superiores a la del último ejercicio: Banco Mundial (7,5%), BAD (7,8%), OCDE (7,3%), FMI (7,5%). Entre las agencias de rating, Standard & Poor, ha mejorado su rating respecto a India. Aunque mantiene al país en la categoría BBB-, ha mejorado las perspectivas a la categoría de ‘estable’, después de haber mantenido a India con perspectiva negativa desde abril de 2012. En abril de 2015, la agencia Moody's ha elevado también de estable a positiva la calificación de India

En cuanto a las consultoras y bancos privados, Morgan Stanley pronostica un crecimiento del 7,9% para 2015-16; Standard Chartered prevé un crecimiento del 7.6%; el Citigroup, revisó también sus previsiones con respecto al año anterior, y ha pronosticado un crecimiento del 6,6% para el AF 2015-16.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

La política fiscal de 2015-16 se plantea dos objetivos básicos: la reactivación del crecimiento económico y la institucionalización de una estructura federal cooperativa en línea con las nuevas ideas sobre las relaciones fiscales entre el centro y los estados que subyace en la 14ª Comisión Financiera que se publicó unos días antes de la presentación de los presupuestos. Al incrementarse en ésta la participación de los estados en los ingresos del centro del 32% al 44%, se han modificado también las asignaciones presupuestarias del centro en determinados sectores como educación, justicia, asuntos tribales y de castas. La política fiscal se fija como objetivo reducir el déficit fiscal hasta el 3,9% del PIB (que disminuirá al 3% para el AF 2017-18) mediante la reducción del crecimiento del gasto y el incremento de los ingresos tanto fiscales como no fiscales. Así, se estima que el gasto total suponga el 12,6% del PIB frente al 13,3% del ejercicio 2014-15.

En cuanto al incremento de ingresos fiscales, se han revisado a la baja las expectativas del ejercicio 2014-15 habiendo representado éstos el 9,9% del PIB. Las expectativas para 2015-16 contemplan un incremento de estos ingresos del 15,8% y un incremento de su participación en el PIB hasta el 10,3%. En materia fiscal, la principal novedad ha sido el incremento del Impuesto sobre servicios del 12% al 15%, del arancel básico de algunos productos (vehículos comerciales, por ejemplo, del 10 al 20%) y de algunos impuestos especiales. El aumento de los ingresos no tributarios ha sido posible durante los últimos ejercicios gracias a un mayor dividendo pagado por empresas públicas y bancos, el Banco Central indio y un incremento del espectro de cargos.

En febrero de 2016 se publicó el segundo presupuesto del gobierno de Modi, donde se busca la consolidación fiscal y estimular la economía mediante el impulso del consumo y la inversión. Además, está focalizada especialmente en el sector manufacturero y establece medidas ante la bajada de los precios mundiales de materias primas y la devaluación de la moneda.

El Gobierno se encuentra en pleno proceso de simplificación y racionalización de su sistema impositivo a través de la negociación del Impuesto sobre Bienes y Servicios (GST), que eliminará multitud de tributos federales, estatales y locales. Además, está en suspensión la incorporación del Código de Impuestos Directos o Direct Tax Code, aunque tras la publicación del presupuesto 2016-17 parece poco probable. En palabras de Jaitley, Ministro de finanzas, la mayoría de las provisiones de este código ya están incluidas en la Ley sobre la renta de 1961.

Gracias a los esfuerzos del gobierno por aumentar la óptima recaudación de los impuestos, los ingresos derivados del impuestos de sociedades ha aumentado casi 12 veces en los últimos 15 años y del IRPF 9 veces. En contraposición, la participación de los impuestos directos en la economía ha caído en una década un 5,47%, según datos oficiales. De todas formas, en 2014-15 se registró un aumento a 50 millones de contribuyentes, cifra que se situaba en 40 millones solo tres años atrás. Hoy por hoy, los niveles de recaudación siguen siendo muy bajos y la desigualdad de ingresos continúa siendo muy importante.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Puntos clave sobre la política monetaria en mayo de 2016:

Indicador

2013: antes de Rajan

2013: con Rajan al cargo del RBI

Mayo 2015
Ratio de reserva de dinero en efectivo (CRR)4%4%4%
Ratio de liquidez reglamentario (SLR)23%25%21.25%
Repo rate[1]7,25%7,5%6,5%
Repo rate invertida[2]6,25%6,5%6%
Tasa de facilidad marginal de crédito (MSF)10,25%9.5%7.00%

Fuente: Elaboración propia a partir de datos extraídos del Banco Central Indio

Tras una pausa de seis meses, el Banco Central (RBI) de la India ha vuelto a recortar en mayo de 2016 los tipos de referencia en 25 puntos básicos. El pasado mes de febrero, el Ministro de Finanzas Arun Jaitley aseguró que cumplirán con el objetivo de mantener el déficit fiscal al 3,5% para finales de marzo de 2017. Por ello, ha sorprendido que se haya reducido solo 25 puntos básicos y no 50, probablemente porque no se ha querido dar un paso en falso justo antes del monzón. En cualquier caso, el Banco Central sabe que los tipos de interés deben ser más competitivos.

Asimismo, ha disminuido la repo rate en 25 puntos básicos del 6,75% al 6,5%, y paralelamente ha mantenido la Proporción de reserva de dinero en efectivo (CRR) en un 4%. También ha reducido la Tasa de facilidad marginal de crédito (MSF) en 75 puntos básicos hasta alcanzar el 7%.

Desde 2015, el Banco Central ha ido reduciendo progresivamente la repo rate en 150 puntos básicos; los bancos comerciales, mientras, solo 50/ 60 puntos (hasta marzo de 2016). Así, aunque se bajen los tipos de interés, no queda reflejado en acceso al crédito de empresas y particulares a precios más baratos. El motivo por el que los bancos no han sido capaces de llevar a cabo esta transición es debido al coste medio de los préstamos que aún permanecen elevados por los antiguos depósitos fijos. Para asegurarse de que este cambio se produzca a corto plazo y solucionar las deficiencias del canal de crédito, el RBI ha introducido un nuevo método denominado Costo marginal de los fondos basado en los tipos de los préstamos (MCLR).

Por otro lado, las reservas de divisas fueron de 348.400 millones USD en febrero 2016 en frente a los 349.600 millones USD de enero de 2016 y los 341.600 millones USD de marzo de 2015. Además, el agregado monetario M3 aumentó un 11,3% anual en febrero de 2016, frente al 11,2% del mismo período del año anterior.

En cuanto a la inflación de precios al por mayor (WPI) en febrero de 2016 se mantuvo sin cambios respecto a enero de 2016: en -0.9%. La inflación de precios al consumidor (IPC) de acuerdo con la nueva serie (combinada) se redujo al 5,2% en febrero de 2016, en comparación con el 5,7% de enero de 2016.

Los principales logros llevadas a cabo por Raghuram Rajan, gobernador actual del Banco Central indio, Raghuram Rajan, también vicepresidente del Banco de Pagos Internacionales (BIP) y antiguo Chief Economist del Fondo Monetario Internacional (2003-07), durante el período 2014-16 han sido:

  1. Control de la inflación
  2. Estabilización de la rupia
  3. Apertura y liberalización del sector bancario
  4. Apertura de los mercados locales a la inversión extranjera
  5. Adoptar como indicador de la evolución de precios el IPC (combinado)
  6. Conseguir que la reserva de divisas de la India fuera un 30% más fuerte que hace dos años: 380.000 millones USD (finales 2015)
  7. Conceder licencias a dos bancos universales y ha aprobado once bancos para extender los servicios bancarios

Los puntos clave de la primera revisión de la política de dinero llevada a cabo por el RBI del ejercicio 2016 son:

  1. Prudencia: la postura de la política monetaria seguirá siendo acomodaticia.
  2. Perspectivas sobre el crecimiento: el RBI pronostica que la economía crecerá un 7,6% en términos de valor añadido bruto durante el año fiscal 2017, siendo este un crecimiento excepcional entre los BRICS. 
  3. Perspectivas sobre la inflación: el objetivo de la tasa de inflación del índice de precios al consumidor (CPI) se ha fijado en un 5% para enero de 2017, y se espera que esta vaya desacelerando poco a poco con pequeñas variaciones intertrimestrales.
  4. La transmisión de los recortes de los tipos: El Banco Central quiere garantizar que los recortes de los tipos de referencia tanto de políticas actuales como pasadas se vean reflejados en los tipos de los créditos de particulares y empresas.

Cabe señalar que en mayo de 2016 la política monetaria de la India ha dado un gran paso, ya que la cámara baja del parlamento ha aprobado la Finance Bill (2016), la Ley de finanzas, por la cual el objetivo de inflación y los tipos de interés se fijarán a través del voto mayoritario de seis miembros de un comité, tres de ellos independientes. Hasta ahora, el gobernador del Banco Central de India es la única autoridad sobre política monetaria, quien disponía de la ayuda de un panel carente de poder de voto y de carácter meramente consultivo.

Crisis monetaria india

El pasado 8 de noviembre el PM Modi se dirigió al país de manera sorpresiva y sorprendente para anunciar que para luchar contra el terrorismo, el dinero negro y la corrupción a partir de las 00.00 am del 9 de noviembre dejaban de ser de curso legal los billetes de mayor valor nominal, es decir de 500 (6,75 €) y 1.000 rupias (13,5€). Los bancos y los ATM quedaron clausurados durante 48 horas hasta el 11 de noviembre cuando en principio empezarían a circular los nuevos billetes de 2.000 (27,02€) y 500 rupias (6,75€).

Esta medida ha sumido a la economía y a la vida india en el más absoluto caos al generarse una crisis de liquidez ya que la medida ha supuesto retirar el 85% del dinero en circulación. Todo ello en un sistema donde se estima que apenas 150 millones de personas están bancarizadas en una población cercana a los 1.300 millones de almas y en el que todas las transacciones se hacen en efectivo.

Los objetivos declarados de esta medida son intentar combatir la economía sumergida, acabar con la falsificación de billetes y cortar la financiación del terrorismo tanto jihadista como maoísta.Desde un punto político, se comenta que este esquema pretende empobrecer a los partidos de la oposición que hacen acopio de billetes de 1.000 y 500 rupias para pagar a posibles votantes de cara a las próximas elecciones en estados como UP (Uthar Pradesh) el más poblado de India con una población de 200 millones de personas.También se especula con que el objetivo final es una mediad a de choque para obligar a una bancarización en masa de la población, especialmente en zonas rurales que suponen el 60% de la población. Otro motivo que se maneja es que con esta medida se capitaliza sin coste a la maltrecha banca india, en particular a la banca pública que representa un 80% del sector financiero. Los bancos indios tienen acumulado en sus balances uno activos de malísima calidad que restringe su capacidad crediticia. Esta medida facilitará el crédito a un menor coste.

 


 

[1] La repo rate es el tipo a la que el Banco Central indio presta dinero a los bancos comerciales en el caso de un déficit de fondos.

[2] La reverse repo rate es la velocidad a la que el Banco Central indio toma prestado dinero de los bancos comerciales en el país.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Los objetivos principales de la política económica india, apenas matizados como consecuencia de la presente crisis ya que ha sido debida a factores exógenos, son:

1. Recuperación de la senda de alto crecimiento con baja inflación.

2. Inclusión en el crecimiento de la población más desfavorecida.

3. Contención del déficit público y aumento de la inversión privada nacional y extranjera (IED). Para ello se están intentando abrir más sectores a la IED aunque todavía existen retos en este sentido. Dos de los sectores que ya se han abierto son la aviación comercial y la distribución minorista multimarca. Además, en agosto de 2014 se aumento el límite de IED en sector defensa hasta el 49%. En cuanto a la contención del déficit público se prevé actuar en dos líneas:

  • Mejora en la estructura tributaria y en la recaudación fiscal.
  • Mejora en la eficiencia del gasto público en general, y en particular en las áreas de educación, salud y alivio de la pobreza (con especial atención a la reforma de las subvenciones).

4. Mejora de las infraestructuras de transporte, energía y medioambientales.

El 12º Plan Quinquenal de Infraestructuras esperaba movilizar un trillón americano (billón español) de dólares entre 2012 y 2017, de los que la mitad provendrán del sector privado. A mediados de 2014, y con un retraso de más de un año en la implementación real del plan, existen serias dudas de que se lleguen a movilizar dichas cantidades. De hecho, la supresión de la Planning Commission por parte del Gobierno de Modi ha dejado los planes quinquenales en una situación ambígua pues no los ha suprimido pero tampoco está haciendo seguimoento de los mismos.

Si siguen en marcha, sin embargo otros programas que movilizan grandes inversiones y son desarrollos concretos de los PQ como el Jawaharlal Nehru National Solar Mission (desarrollo de energía solar en el país) que pretende añadir 750 MW en su 2º fase, cuyas directrices vieron finalmente la luz en 2013.

Otras propuestas han sido:

  • “National Mission on Sustainable Habitat” dotada con € 24.900 (Rs 1.620.000 mill) durante 5 años, que incentive el uso del modelo PPP en los municipios.
  • Atal Mission for Rejuvenation and Urban Transformation (sustituye a Jawaharlal Nehru National Urban Renewal Mission) para el desarrollo de los núcleos urbanos, transporte, tratamiento residuos y alcantarillado, etc. que prevé dedicar 7.142 millones de euros en el período 2015-16 a 2019-20.
  • Smart Cities Mission para el desarrollo de este tipo de ciudades que prevé dedicar 6.857 millones de euros en el período 2015-16 a 2019-20.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex