Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Antes de la aparición de las regulaciones restrictivas contra Irán, el país atravesaba un periodo de crecimiento notable, así en los años 2008, 2009, y 2010 se registraron unos incrementos en el PIB iraní del 9,9%, del 0,6%, y del 3,5% respectivamente. En 2011, el crecimiento se suavizó hasta el 1,7%. Finalmente en el año 2012, año en el que la UE endurece notablemente su régimen de sanciones, Irán termina entrando en recesión. El consenso de los analistas establece una contracción del 3,0% y del 2,0% en 2012 y 2013, originada por el impacto de las sanciones aplicadas a la República Islámica por las potencias mundiales.

PIB DE IRÁN (Millones de USD)
 
2012/13
2013/14
2014/15
PIB
466.100
456.800
470.504
Variación PIB
-3,02%
-2,00%
3%

 Fuente: Banco Central Irán

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

CUADRO 2: PIB SECTORES DE ACTIVIDAD Y COMPONENTES DEL GASTO

Cuadro 2: PIB (por sectores de origen y componentes del gasto) 
Marzo 10-11 (%)
Marzo 11-12 (%)
Marzo 12-13 (%)
Marzo 13-14 (%)
Marzo 14-15 (%)
POR SECTORES DE ORIGEN
 
 
 
 
Petróleo
22.7
27.1
17.5
17
15.3
Agricultura
10.2
8.6
11.7
9
9.3
Industria, minería y utilidades
10.3
13.7
14.8
12.7
12.8
Construcción
5.7
4.8
4.9
9.2
8.7
Servicios
51.1
45.8
51.1
52.1
53.8
TOTAL
100
100
100
 100
100
POR COMPONENTES DEL GASTO
100
100
100
 100
100
CONSUMO
51.9
48.0
54.1
60.6
61.3
Consumo Privado
40.8
37.7
44.2
49.8
50.6
Consumo Público
11.1
10.3
9.9
10.8
10.7
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO
41.2
41.3
41.9
26.8
26.2
EXPORTACIÓN NETA DE BIENES Y SERVICIOS
6.9
10.7
4.0
7.7
5.3
 
Fuente: "Economic Trends" Banco Central de Irán.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

El Sistema Económico de Irán, presenta una doble vertiente. Por un lado, el  sector neurálgico de la economía, incluida la explotación de los recursos naturales y las industrias básicas está fuertemente intervenido por entidades públicas o grupos afines al Gobierno Teocrático-Revolucionario. De otro lado, una parte de la agricultura, el comercio y otras áreas del sector terciario están en manos de la iniciativa privada.
 
Mención especial merece el grupo económico, creado en torno al Líder Supremo de la República Islámica, compuesto por Setad, instituciones religiosas, fundaciones como Barekat Bonyad Mostazafan, u otras que agrupan a Veteranos de Guerra y compañías afiliadas a los Guardianes de la Revolución; conglomerado que viene a constituir un ejecutivo económico paralelo al contemplado en los Presupuestos del Estado.
 
Irán es un país con colosales recursos naturales en la esfera energética y minera, que, en teoría, le permiten gozar de una gran autosuficiencia. El posicionamiento geográfico del país es también privilegiado, rodeado de un gran número de estados fronterizos. Las prácticas restrictivas internacionales contra Irán han frenado el desarrollo potencial del país; pero Irán ha aprovechado la situación para consolidar la industria del refino de petróleo, la producción de electricidad, la petroquímica, la siderurgia y la fabricación de cemento, con sus propios recursos naturales y humanos. 
 
Los años 2008, 2009, y 2010 registraron unos incrementos del PIB iraní del 9,9%, 0,6%, 3,5%, respectivamente. En 2011, el crecimiento de la economía de Irán alcanzó el 1,7 %. En 2012 y 2013 y 2014, las sanciones provocaron una contracción del PIB iraní de un 3,0, 2,8,  y un incremento del 0,1%, respectivamente; con una notable repercusión en la renta per cápita, que, en los años citados, retrocedió desde los 6.500 a los 5.287,29$, que ha seguido retrocediendo hasta 4.907,62 en 2015, para comenzar una ligera recuperación en 2016, 5.124,32$; un valor que casi habría que multiplicar por tres si se aplicara el criterio de Paridad del Poder Adquisitivo.
 
En 2016, el PIB de Irán, según todas las estimaciones, creció al 4.5% y se ha podido constatar que es la economía que está creciendo con mayor intensidad en toda la región. Las estimaciones de fuentes internacionales dan un crecimiento entre un 5% y un 5.8% para los próximos años.
 
El mayor peso del PIB iraní corresponde al sector servicios (51%); la industria contribuye a la renta  nacional con un 39,9 %, destacando sobre todo la producción de petróleo y sus derivados; y la agricultura aporta un 9,1 % a la economía del país.
 
En el año iraní 2012-2013, el 30% del Presupuesto del Estado se nutrió con una contribución de las ventas de crudo petrolífero, que se extrajo en una cantidad promedio de 2,7 millones de barriles diarios. El presupuesto iraní para 2013-2014,  se cifró en unos 90.000 millones de dólares (20 % del PIB), distribuido entre gastos corrientes (51%), desarrollo (21%), financiación (18%) y otros (9%). Los ingresos presupuestarios, estimados en 85.000 millones de dólares, se distribuyeron entre rentas del petróleo (34%), impuestos directos (20%), privatización (17%) y otros (25%). El Presupuesto 2014-2015 estuvo en línea con el del ejercicio anterior en cuanto a gasto, por valor de 85.000 millones de dólares, pero los ingresos se contrajeron hasta los  81.400 millones de $, originando un déficit presupuestario holgadamente por debajo del 3% del PIB, nivel marcado por la ortodoxia económica. El Presupuesto 2015-2016, previó nuevamente un gasto de 85.000 millones de dólares, que originará un nuevo déficit presupuestario; ya que los ingresos no superarán los 80.000 millones de $, debido a la extrema debilidad de los precios del crudo.
 
Por lo demás, en el sector exterior, las variables de reservas  y deuda externa ofrecen el aspecto más brillante de la economía iraní; situándose en 135.451 y 2.000 millones de $, respectivamente, para 2016.
 
En 2015 la evolución del PIB se estabilizó en el 0,5% y no ha sido hasta el año 2016 que la economía ha dado síntomas de un crecimiento más fuerte, con una estimación de un incremento del 4,5%, que aumentará según las proyecciones hasta el 5,4%, 5,9% y 5,2% en los años 2017, 2018 y 2019 respectivamente.
 
Si consideramos el nivel de precios, la economía iraní estuvo marcada por un periodo de elevada inflación que llegó a situarse en torno al 45% en octubre de 2012. No obstante, el gobierno ha conseguido rebajar esos niveles por debajo del 10% en estos últimos meses.
 
La elevada inflación se correspondió también con un periodo de elevados intereses donde los bancos comerciales ofrecían depósitos remunerados por más de un 20%. Estas tendencias se han ido moderando con la reducción de la inflación y se espera una mayor estabilidad en este sentido.
 
En cuanto al empleo, cabe mencionar que la tasa de desempleados se ha mantenido más o menos estable entre el 10% y el 15% situándose actualmente en un 11,3%. En el plan quinquenal del gobierno también se establecen las líneas para reducir esta tasa, sobre todo en las mujeres y zonas urbanas, donde el paro es más elevado.
 
Por último en cuanto al tipo de cambio, cabe comentar que típicamente ha tenido tendencia a depreciarse, si bien es cierto que la depreciación del Rial ha sido causada principalmente por los altos niveles de inflación y de una política monetaria expansiva por parte del Banco Central de Irán (CBI), y en la actualidad el CBI se ha comprometido a controlar estas variables para estabilizar el marco macroeconómico del país.
Aún es pronto para confirmar si las políticas del gobierno están teniendo efectos positivos sobre la estabilización de las variables macro, pero sí que es cierto que dan indicios que así sea, especialmente si nos fijamos en las tasas de interés e inflación que han sido reducidas drásticamente durante los últimos meses.
 
En cuanto a la inversión extranjera, los datos del Banco Mundial para el año 2015 confirman la entrada de 2,1 mil millones de Dólares de Inversión Extranjera Directa. Por lo tanto la inversión extranjera como termómetro de la economía también nos da buenas señales de las buenas perspectivas que se auguran en el mercado iraní. Se estima que, ante las menores sanciones aplicadas al país y las mayores relaciones diplomáticas con países altamente inversores, está cifra debe seguir evolucionando de forma positiva. Siguiendo en el capítulo de inversión extranjera cabe mencionar que los principales sectores receptores han sido Oil & Gas, Transporte, Industria pesada, Energía, Salud e Infraestructuras.
 
No obstante, las buenas proyecciones en cuanto a estabilidad de las principales variables y crecimiento económico no están exentas de riesgos, propiciados principalmente por dos razones:
Por un lado, la caída de los precios del petróleo, que ha hecho que tanto el déficit del gobierno como la balanza comercial se vea perjudicada. El déficit ha pasado del 1,2% en 2014 al 2,7% en 2015.
 
La principal causa, la evolución de los ingresos procedentes de la venta de crudo por debajo de las expectativas. En este sentido el gobierno ingresó en 2015 un 26,5% menos de lo presupuestado, si bien es cierto que la recaudación ha aumentado en un 29,6% respecto al año anterior. Es por ello que Rohani ha presentado una reducción del gasto público para el siguiente año, que empieza el 21 de marzo de 2017, en este sentido el presupuesto  se va a reducir en un 4,6%, esto es de 3,36 Trillones de Riales a 3.2.
 
Por su parte, el superávit comercial que típicamente ha experimentado Irán se ha visto reducido del 3,8% en 2014 al 0,6% en 2015. En este sentido, tanto la producción como las exportaciones de petróleo no han dejado de crecer, actualmente, el objetivo del gobierno es exportar alrededor de 4 Millones de b/d, partiendo de los poco más de 1 Millón de b/d que Irán exportaba como consecuencia de la sanciones.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 
REPÚBLICA ISLÁMICA DE IRÁN - INDICADORES ECONÓMICOS (millones de USD)
 
2014
2015
2016
PIB absoluto (millones de USD corrientes)
414.900
390.040
412.300
Evolución del PIB (%)
4,3
0,4
4,5
PIB por habitante (USD)
5.287
4.908
5.124
IPC (% variación últimos 12 meses)
15,56
11,92
7,36
Tipo de interés de referencia (%)
15
15
15
Desempleo
10,6
10,8
11,3
Exportaciones
44.511
64.600
87.520
Exportaciones de la U.E.
7.400
6.500
-
Importaciones
51.686
52.420
62.120
Importaciones de la U.E.
2.000
1.200
-
IED recibida
2.105
2.050
-
Balanza por cuenta corriente
15.890
8.234
17.200
Reservas exteriores - ex. oro
108.950
109.952
135.451
Saldo presupuestario (% del PIB)
-0,99
-2,57
-
Deuda externa a corto plazo
432
2.019
-
Porcentaje servicio de la deuda/exportaciones
0,97
3,13
-
Tamaño sector público (% PIB)
60
59
60
 
Fuente: Banco Central de Irán/FMI

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Programa Económico del Gobierno

Las dos reformas estructurales más importantes, incluidas en el programa económico del Gobierno, son las privatizaciones y la eliminación de subsidios.

Las privatizaciones.

En Irán el 50% del PIB se genera en el sector público. El IV Plan de Desarrollo Quinquenal, que acabó en marzo de 2010, previó disminuir el tamaño del sector público, mediante la aplicación del correspondiente programa de privatizaciones.

El Líder Supremo confirmó públicamente su apoyo a este programa anunciando las medidas generales a adoptar en la aplicación del apartado c del artículo 44 de la Constitución, en materia de privatizaciones.

El programa de privatizaciones se inició mediante la oferta pública  del 80% de las acciones de las empresas públicas comprendidas en el sector estatal, con las siguientes directrices:

- La mayor parte de los bancos serían objeto de privatización, salvo el Melli Bank, Sepah Bank, Industries and Mines Bank, Keshavarzi Bank, Mascan Bank y  Export Development Bank.

- Las compañías de seguros, con la excepción de la Central Insurance of Iran y la Iran Insurance Companies, podrían ser privatizadas.

- En el sector de la minería, petróleo y gas, quedarían excluidas de la privatización la Iran National Petrochemical Company (NPC) y las compañías de extracción  y producción.

- Las compañías aéreas y navieras podrían ser privatizadas, salvo en los casos de  la National Aviation y la Ports and Shipping Organization.

- Todas las compañías eléctricas podrían ser privatizadas, menos las empresas de distribución.

- En el sector de las telecomunicaciones, las redes quedarían excluidas de la privatización.

En el año 2009 tuvo lugar el inicio de la privatización de tres bancos: Mellat, Tejarat y Saderat, con un 5-6% de sus acciones puestas a la venta en la Bolsa. La colocación de estos activos fue difícil en el caso del Banco Mellat,habiendo requerido varias jornadas. No hay información sobre la verdadera naturaleza de los compradores, que podrían ser institucionales en un porcentaje no despreciable. Hasta la fecha, la privatización de la empresa Telecomunication Comunication of Iran (TCI), en favor de un grupo ligado a la Guardia Revolucionaria ha sido la operación más importante de esta naturaleza.

En el año 2010-2011, solo se privatizaron compañías por valor de 1,5 millardos de dólares contra los 15 millardos estimados a principios del año fiscal.

Para 2011-2012, cuatrocientas noventa y seis compañías iban a ser privatizadas, incluyendo refinerías y petroquímicas, junto con el 49% de las acciones de Post Bank. Sin embargo, solo ciento sesenta y un  empresas se incorporaron al sector privado, de las cuales noventa y cuatro correspondieron a operaciones de compensación por deudas del Gobierno.

En 2014, bajo el Gobierno de Rohani, el proceso privatizador ha seguido su curso, con 186 empresas públicas que están dejando de ser propiedad del Estado, de las cuales 27 son consideradas grandes compañías, cuyo valor supera los 400 millones de dólares; a lo que hay que añadir otras 76 sociedades, cuyo valor supera los 40 millones de dólares y 31  empresas de tamaño medio.

Bandar Abbass, Lavan and Kermanshah Oil Refining Companies, National Iranian Drilling Company, Airline of the Islamic Republic of Iran Company, Damavand Petrochemical Company, Iran Gas Holding Company, Mahab Ghods Consulting Engineering Company and Sahand, Zahedan, Shahid Rejaei, Shahid Mofatteh y las centrales eléctricas Khalije Fars and Azerbaijan. Además, la lista incluye a: Khalije Fars, Manjil Green Electricity, las centrales eléctricas Loshan y  Shahrood, Azerbaijan Steel Company Y Mianeh Steel Project, Electric Energy Distribution Companies de diversas provincias, Compañias de Cereales y de Distribución Comercial de las Zonas 1-14, Raja Rail Transportation Company, Luleh Gostar Esfarayen Company, Machine Sazi Tabriz Group (M.S.T.) y  las Compañias de Deportes y Cultura de Esteghlal y Perspolis.

La eliminación de subsidios.

La gestión de la economía en Irán estaba muy distorsionada por los subsidios, que equivalían aproximadamente al 20% del PIB en 2010.

Siguiendo las recomendaciones del FMI, desde finales de 2010, las autoridades iniciaron una política de reducción de subsidios que, dada su importancia en el PIB, se está diluyendo en un periodo de cinco años. Los productos subvencionados comprenden la gasolina, diésel, gas natural, gas natural licuado, electricidad, agua, trigo, harina, arroz, leche, azúcar, aceites comestibles y los servicios postales,  de ferrocarril y de aviación.

En cualquier caso se trata de una política a medio plazo, cuyo impacto sobre las capas más pobres trata de suplirse con pagos directos a las economías domésticas más desfavorecidas

IVA

Otro objetivo importante del Gobierno es la generalización de la aplicación del  impuesto sobre el valor añadido, finalmente introducido a finales del 2008, a pesar de la resistencia del sector comercial. La tasa del IVA es del 9%, desde que aumento en marzo de 2015, habiéndose mantenido estable en 2016, y un porcentaje mayor para el  tabaco y cigarrillos (15%) y la gasolina (30%). La ley del IVA establece la introducción simultánea de tasas municipales del 1,5% con carácter general, del 3% para cigarrillos y del 10% para gasolina y keroseno. Inicialmente, todos los exportadores, importadores y negocios con una cifra de ventas anuales de 300.000 dólares están sometidos al IVA. La ley del IVA fue aprobada por el Consejo del Discernimiento.

El compromiso del Gobierno es aumentar cada año un punto el tipo impositivo del IVA.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Las políticas prioritarias del Gobierno de Rohani son:

- El mantenimiento a corto plazo de la estabilidad macroeconómica para ayudar al proceso de reforma.

- la puesta por la apertura hacia el exterior, tratando de traer financiación e inversión extranjera que les permita financiar proyectos en los sectores estratégicos.

- Una transición más profunda a una economía de mercado destinada a aumentar el crecimiento.

- Ayudar a la creación de empleo, y el fortalecimiento del sector financiero.

Con estos tres objetivos, las recomendaciones del FMI son las siguientes: coordinación entre una política fiscal restrictiva y un endurecimiento del crédito para el mantenimiento de una estabilidad macroeconómica en el marco de la reforma de los subsidios; las autoridades deben continuar manejando el tipo de cambio de una manera flexible y yendo hacia un tipo de cambio único; para alcanzar un mayor crecimiento y crear puestos de trabajo es necesario reestructurar el sector empresarial (en este sentido, Irán ocupa el lugar 120 en Doing Business 2017), ayudando a la creación de nuevas empresas, eliminando las fricciones en el mercado de trabajo, impulsando la inversión extranjera, y acelerando el proceso de privatización de las empresas públicas; para permitir que el sistema financiero contribuya al crecimiento deberá enderezar la cartera de préstamos incobrables del sector bancario (13% del total), y fortalecer el capital de los bancos. En cuanto a las previsiones de inflación, el principal problema será la reducción de tipos de interés.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

El presupuesto iraní está dominado por los ingresos del petróleo, que, hasta el embargo petrolífero de 2012, contribuían con un porcentaje superior al 60% de los ingresos públicos totales.

En el año iraní 2012-2013, el 30% del Presupuesto del Estado se nutrió con una contribución de las ventas de crudo petrolífero, que se extrajo en una cantidad promedio de 2,7 millones de barriles diarios. El presupuesto iraní para 2013-2014,  se cifró en unos 90.000 millones de dólares (20 % del PIB), distribuido entre gastos corrientes (51%), desarrollo (21%), financiación (18%) y otros (9%). Los ingresos presupuestarios, estimados en 85.000 millones de dólares, se distribuyeron entre rentas del petróleo (34%), impuestos directos (20%), privatización (17%) y otros (25%). El Presupuesto 2014-2015 ha seguido la línea del ejercicio anterior en cuanto a gasto, por valor de 85.000 millones de dólares, pero los ingresos se contraerán hasta los  81,4 millones de $, debido a la menor contribución de los ingresos petrolíferos, tras el inicio de la corrección de los precios del crudo, acaecida en junio de 2014.

De los ingresos por exportaciones de petróleo y gas, la National Iranian Oil Company (NIOC) se queda con el 14,5%, otro 2% es invertido en las zonas petrolíferas desfavorecidas, un 63,5% se asigna a los presupuestos del Estado y el 20% se ingresa en el NDF (National Development Fund). Si el petróleo ha sido exportado a un precio superior al estimado en los Presupuestos del Estado, un 14,5% del excedente se asigna a la NIOC y el 85,5% restante se ingresa en el Oil Stabilization Fund; y el  50% del balance de este último al final del año se ingresa en el NDF.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Según establece la Ley Bancaria y Monetaria, el Bank Markazi o Banco Central de Irán (BCI) es la máxima autoridad monetaria del país; siempre en coordinación con los principios y políticas establecidos por el Ministerio de Economía y Finanzas. El Bank Markazi determina la política crediticia que debe seguir la banca nacional, regula las reservas y transacciones de oro y Divisas y la entrada y salida de la moneda local, el rial; y  controla las casas de cambio, donde se realiza el intercambio entre las divisas convertibles y la moneda nacional, al precio de mercado.
 
La política monetaria del Banco Central está encaminada a frenar la inflación, mal endémico de Irán, contra el que resulta difícil luchar debido a los condicionamientos políticos que afectan a la Autoridad Monetaria. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Una cuestión importante en materia de reformas estructurales es el compromiso del Gobierno iraní de acabar con los subsidios generales. El principal objetivo de esta reforma es reducir el despilfarro de las mercancías subsidiadas y racionalizar su consumo de gasolina, diésel, gas natural, gas natural licuado, electricidad, agua, trigo, harina, arroz, leche, azúcar, aceites comestibles y los servicios de ferrocarril, aviación y postales. Desde el año 2011,  70 millones de iraníes se benefician del contravalor en riales de 45 dólares mensuales para compensar los precios exorbitados resultantes de las subidas de los productos subsidiados.
 
En la segunda mitad del año 2012, el efecto perverso de este programa sobre la inflación obligó al Gobierno a suspender temporalmente su aplicación. Desde 2013, el nuevo Gobierno de Rohani está fomentando la renuncia voluntaria de las familias menos necesitadas al derecho del subsidio. Sin embargo, el Gobierno decidió en 2014 avanzar en una retirada de subsidios más rápida, en productos como la gasolina y los alimentos, lo que ha llevado a gran parte de las familias con sueldos medios y altos a ver reducidos sus asignaciones mensuales. Este proceso sigue su curso a día de hoy.
 
El gobierno ha estado estudiado en 2016 suprimir definitivamente los subsidios por suponer una carga financiera de cerca de 23 mil millones de $ al año.
 
Sanciones 
 
Entre 2006 y 2011, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas impuso a Irán diversas sanciones, en virtud de las Resoluciones 1737, 1747, 1803, 1929 y 1984.
 
Las sanciones multilaterales contra Irán impuestas en el marco de la ONU fueron  incorporadas al ordenamiento jurídico comunitario. Así, en febrero de 2007, la UE adoptó la Posición Común 2007/140/PESC y aplicó las sanciones a Irán en base a los Reglamentos del Consejo 423/2007, 618/2007 y 1110/2008, que establecían una lista de productos comunitarios cuya exportación a Irán quedó prohibida. En octubre de 2010 entró en vigor el Reglamento 961/2010 del Consejo de medidas restrictivas contra Irán, que recogía las sanciones acordadas en la Decisión del Consejo de julio (413/2010).
 
El 16 de julio de 2010 el Consejo de la UE adoptó una nueva Decisión sobre Medidas Restrictivas contra Irán, que derogaba la Posición Común 2007/140/PESC.
 
En octubre de 2010, la UE adoptó el Reglamento 961/2010, relativo a medidas restrictivas contra Irán, que derogaba el Reglamento 423/2007.
 
En mayo de 2011, la UE decidió ampliar la relación de personas e instituciones sancionadas, entre ellas el banco alemán de capital iraní, EIH, mediante la Decisión 2011/299/PESC y el Reglamento 503/2011.
El 23 de enero de 2012 se publicaba la Decisión 2012/35 y el Reglamento de Ejecución 54/2012, relativo a la adopción de medidas restrictivas contra Irán, Asimismo, la UE adoptó el Reglamento 56/2012, que modificaba el Reglamento 961/2010, sobre medidas restrictivas contra Irán, pasando a aplicar un embargo de petróleo, sanciones a la industria petroquímica y restricciones financieras, incluida una congelación parcial de los activos del Banco Central de Irán; a lo que hay que añadir: limitaciones a la exportación de billetes, monedas, oro, metales preciosos, diamantes, bienes de doble uso y la congelación de los activos de ciertas compañías iraníes, como Tidewater y el Banco Tejarat.
 
El 23 de marzo de 2012, se adoptaba la Decisión  2012/168  sobre la represión interna, y el Reglamento 267/2012, relativo a medidas restrictivas adoptadas contra Irán, y por el que se deroga el Reglamento 961/2010.
 
En octubre de 2012 fue aprobada una nueva tanda de sanciones por parte de la Unión Europea, recogida en el Decisión 2012/635/PESC del Consejo, de 15 de octubre de 2012.
 
Las sanciones prohíben la inversión en petróleo, gas y sector petroquímico, así como la compra de petróleo (desde el 1 de julio de 2012) y de productos petroquímicos (desde mayo de 2012); incluyendo cualquier financiación en los sectores mencionados. Además está sancionada la venta de oro y metales preciosos, así como el seguro o reaseguro a barcos que transporten petróleo iraní. Las sanciones  prohíben también la venta a Irán de determinadas mercancías con destino al sector nuclear o en relación con él, y las mercancías de doble uso.
 
Bajo el régimen de sanciones de la UE, el comercio con Irán era todavía posible para los productos que no están sujetos a restricciones, pero los pagos son difíciles de instrumentar, por causa de las limitaciones que afectan a la operativa del Banco Central de la República Islámica (expulsión del sistema SWIFT) y el control administrativo en forma de autorizaciones o notificaciones que afecta a las operaciones bancarias del comercio legítimo por un importe superior a los 10.000 €.
 
En enero de 2014 se suspendió temporalmente un pequeño paquete de sanciones como contrapartida a la congelación del programa nuclear iraní y la mejora de la transparencia en las actividades nucleares de Irán. En este caso, se levantaba las sanciones contra el sector petroquímico, los minerales y el reaseguro de barcos. Además, se ampliaba el límite a las transacciones hasta los 100.000 euros y 400.000 para proyectos de inversión.
 
El 14 de julio de 2015, las potencias occidentales llegaron a un acuerdo con Irán para avanzar en una retirada progresiva de las sanciones al tiempo que Irán se comprometía a no enriquecer uranio por encima del 3,67 por ciento durante los siguientes diez años, aceptaba una reducción drástica de sus centrifugadoras y se comprometía a aceptar visitas de inspectores de la OIEA. Las sanciones comenzaron a levantarse a partir de diciembre de 2015 y se han realizado diversas reuniones plenarias de la ONU para certificar el cumplimiento de su parte del acuerdo por parte de Irán, correcto hasta ahora. El proceso sigue su curso en la actualidad, con el levantamiento de sanciones progresivo.
 
El 16 de enero de 2016, tuvo lugar el llamado “Implementation Day”, cuando la OIEA se pronunció favorablemente en cuanto al cumplimiento de objetivos por parte de Irán, según lo establecido en el Anexo V del Plan de Acción Común.
 
El Consejo de Seguridad de las NNUU derogó todas las resoluciones referentes al asunto nuclear en Irán (1696 (2006), 1737 (2006), 1747 (2007), 1803 (2008), 1835 (2008), 1929 (2010) y 2224 (2015))
El Consejo de la Unión Europea publicó ese mismo día en el Diario Oficial la Decisión (PESC) 2016/37, relativa a la fecha de aplicación de la Decisión (PESC) 2015/1863 por la que se modifica la Decisión 2010/413/PESC, relativa a la adopción de medidas restrictivas contra Irán. Con ello quedaron derogadas una gran parte de las sanciones que estaban vigentes.
 
De esta forma ha comenzado el levantamiento de las sanciones económicas impuestas a la República Islámica de Irán, tras haber cumplido este país los objetivos y pautas marcados en los acuerdos de desarme nuclear moderados a través de la AIEA.
 
Esta fecha supone la reentrada de Irán en los mercados internacionales y la normalización de sus relaciones comerciales.
 
Entre los sectores que han quedado liberados de las sanciones destacan banca, finanzas y seguros, sector petroquímico y gas, ingeniería naval y sector transporte, comercio con oro y otros metales preciosos, billetes y acuñación,     metales,       software y demás programas informáticos.
 
Aun así, existen materiales cuyo comercio con Irán requieren autorización expresa del Estado Miembro de origen y engloban transferencia de tecnología nuclear y actividades relacionadas, programas informáticos ERP diseñados específicamente para fines militares y/o nucleares y ciertos metales y grafito.
 
Además, todavía existen sanciones en vigor, que son principalmente las relativas a medidas restrictivas contra ciertas personas y entidades, el embargo militar y el material de doble uso.
Se espera que para el 18 de octubre de 2023, o “Transition Day”, la OIEA concluya que el programa nuclear de Irán es para fines pacíficos. En tal fecha EEUU levantará varias de sus sanciones y la Unión Europea cancelará las sanciones que todavía siguen activas, es decir, relativas a tecnología nuclear y de misiles.
 
Por otra parte se ha establecido un mecanismo por el cual si se considera que Irán ha incumplido de forma reiterada los objetivos marcados en Plan de Acción Común, todas las sanciones que se han cancelado volverían a estar activas. (Cláusula Snap-Back)
 
Esta hipotética reintroducción de las sanciones no tendrá carácter retroactivo para todos los contratos realizados entre el día del levantamiento de sanciones y el de su reinstauración.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex