Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

En la economía turca tiene un peso fundamental el sector servicios, en segundo lugar la industria que cuenta con una base fuerte y, por último, la agricultura sigue siendo un sector importante, aunque con una decreciente participación en el PIB, sigue teniendo una especial relevancia en términos de empleo ya que ocupa alrededor del 19,5% de la población activa en 2016.

Las últimas décadas han sido testigo de los intensos cambios en esta estructura; el sector primario suponía casi el 40% del PIB a principios de los 70, el sector servicios el 43% y el sector industrial el 17%, cifras muy distintas a las actuales. Los años posteriores a la crisis de 2001 estuvieron marcados por la constante disminución de la importancia del sector primario y del sector de la construcción.

Actualmente Turquía cuenta con una importante base industrial, que en 2016 supuso el 28,5% del PIB, la agricultura un 6,1% y el sector servicios es el más importante con un 53,5% del PIB.

PRINCIPALES SECTORES PIB
AñoAgriculturaIndustriaServicios
Contribu.Crecim.Contribu.Crecim.Contribu.Crecim.
 %%%%%%
20147,17,724,114,157,711,8
20156,919,027,98,553,311,0
20166,1-1,928,513,253,511,2
Fuente: Instituto Turco de Estadísticas. Última actualización: abril 2017 (datos en precios corrientes).

En 2009 el PIB real de Turquía cayó un 4,7%, pero en 2010 se consolidó el crecimiento que en los siguientes años, con 8,9% en 2010; 8,5% en 2011; 2,1% en 2012; 4,2% en 2013; 2,9 en 2014; 4% en 2015 y 2,9% en 2016.

La economía turca se enfrenta a elementos distorsionadores como los conflictos regionales geopolíticos y su vulnerabilidad financiera, a lo que se ha sumado la incertidumbre política y la falta de confianza que junto con la devaluación de la moneda, la elevada inflación y el aumento del desempleo que la han afectado seriamente en los últimos años. Por otro lado, la economía turca acusa la influencia de los ciclos en su déficit por cuenta corriente, de forma que éste crece notablemente en épocas de bonanza económica impulsado por el déficit comercial. El déficit por cuenta corriente creció, por tanto, considerablemente en 2010 hasta situarse en el 6,7% del PIB; en 2011 en el 10,4%; en 2012 en 6,2%; en 2013 en 7,9%; en 2014 se redujo al 5,8%; en 2015 al 4,5% del PIB y en 2016 se ha mantenido en 4,5%, según el FMI.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto)201420152016
POR SECTORES DE ORIGEN   
AGROPECUARIO (Agricultura, pesca y silvicultura)7,17,66,1
MANUFACTURAS15,815,616,7
CONSTRUCCIÓN4,64,48,8
INFORMACIÓN Y COMUNICACIÓN1,91,82,5
FINANZAS Y SEGUROS3,13,13,3
PROPIEDAD DE VIVIENDA9,89,77,8
ACTIVIDADES PROFESIONALES, ADMINISTRATVIAS Y DE SOPORTE2,12,15,3
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA, EDUCACIÓN, SANIDAD Y TRABAJOS SOCIALES9,59,611,6
OTROS SERVICIOS1,11,01,9
POR COMPONENTES DEL GASTO   
CONSUMO (*)77,378,180,7
Consumo Privado (*)66,266,768,8
Consumo Público11,111,411,8
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO23,723,723,7
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS27,225,925,4
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS28,227,129,5
VARIACIÓN DE LOS STOCKS0,0-0,6-0,2
(*) Elaboración propia a partir de datos de Turkstat

Fuente: Instituto Turco de Estadísticas. Última actualización: abril de 2017.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

En 2016 el crecimiento del PIB fue de un 2,9% de acuerdo con datos del Instituto de Estadísticas turco, con una desaceleración de la economía debido a la incertidumbre política, causada fundamentalmente por el fallido golpe de estado de julio y las sanciones de Rusia que afectaron seriamente a la confianza. El crecimiento en 2016 siguió basándose en el consumo, la inversión fue débil y hubo una acusada caída del crédito. La inflación se mantuvo moderada pero en niveles por encima del objetivo. El déficit por cuenta corriente se mantuvo elevado debido a que la bajada de ingresos por turismo compensó el ahorro de la bajada de precios del petróleo. En 2015 el PIB creció un 4% frente al 3% de 2014, gracias a un repunte en la demanda interna, la inversión privada y el gasto público, junto con la depreciación de la lira y la bajada de los precios del petróleo.

La inflación y el desempleo siguen siendo dos graves problemas de la economía turca, ambos en aumento: en septiembre de 2017 el IPC interanual fue del 11,20 % con un incremento del 0,65% respecto al mes anterior (10,68%). Los mayores incrementos anuales corresponden al sector de transporte con un 16,10%, seguido por alimentación 12,50%, servicios 12,06%, sanidad 11,90%, y ocio, cultura 11,85%. En 2016 la inflación interanual fue del 8,53% por encima del objetivo anual del Gobierno (5%). En 2015 la tasa de inflación interanual fue del 8,81%, a pesar de la caída del precio del petróleo, la depreciación de la lira empujó los precios de los productos básicos. Turquía en 2015 fue líder en el alza de los precios inmobiliarios con un 18,4%.

En cuanto al desempleo,  en diciembre de 2016, la tasa de desempleo registró un 12,7%, lo que representa un incremento del 1,9% respecto al mismo periodo del año anterior. En junio de 2017, último dato disponible, la tasa de desempleo registró un 10,2%, misma tasa que el mes anterior y respecto al mismo periodo del año anterior. El desempleo juvenil (15-24 años) se incrementó en este periodo un 1,2% alcanzando una tasa del 20,6%.

En 2016 las exportaciones sumaron 142.530 MUS$, lo que representa una disminución del 0,85% respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que las importaciones han disminuido un 4,16% con 198.618 MUS$. La tasa de cobertura en este periodo ha sido de 71,8%. Según datos publicados por el Instituto Estadístico Turco, las exportaciones turcas a la UE aumentaron un 6,8% en 2016, suponiendo un 47,9% del total de las exportaciones turcas, mientras las importaciones a Turquía de la UE disminuyeron un 1,5% y representaron un 39% del total de las importaciones turcas.

Los principales países a los que exportó Turquía en 2016 fueron: Alemania (9,8%); Reino Unido (8,2%); Irak (5,4%) e Italia (5,3%), España se situó en 8º lugar con un 3,5%;respecto a las importaciones procedieron principalmente de China (12,8%); Alemania (10,8%); Rusia (7,6%); EEUU (5,5%); Italia (5,1%); de España con un 2,9% en el 8º lugar. Hay que destacar que las exportaciones turcas a Rusia en 2016 disminuyeron un 51,7%, mientras se incrementaron en un 35,6% a Irán  en comparación a 2015; las importaciones de Rusia disminuyeron en un 25,7%.

Entre enero-agosto de 2017 las exportaciones turcas sumaron 103.323 MUS$, lo que representa un incremento del 10,8% respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que las importaciones se han incrementado un 13,8% con 148.979 MUS$. La tasa de cobertura en este periodo ha sido de 69,4%. Las exportaciones turcas a la UE alcanzaron 44.863 M$ entre enero-julio de 2017, suponiendo un 44% del total de las exportaciones turcas, mientras las importaciones a Turquía desde la UE alcanzaron 53.004 M$ y representaron un 35,5% del total de las importaciones.

El déficit por cuenta corriente siguió su descenso, gracias a la caída de los precios del petróleo; fue del 4,5% del PIB durante 2015, en comparación con el 5,81% registrado en 2014 y en 2016 se situó en un 4,5% del PIB, según estimaciones del FMI.

Turquía, desde 2004 cumple holgadamente con el criterio de Maastricht de una deuda pública no superior al 60% del PIB y el máximo de déficit público anual de 3%, desde 2005 (salvo 2009). Desde 2012 el ejecutivo ha adoptado una orientación fiscal más expansiva y el déficit público se elevó a 1,6% del PIB en 2014, a un 1,5% en 2015 y un 2,6% del PIB en 2016.

La política fiscal en 2016 ha sido expansiva con un aumento del gasto público, con incremento del salario mínimo, y mayores dotaciones en sanidad y educación, así como incentivos fiscales en la segunda mitad de 2016.

La política monetaria ha mantenido sus objetivos en 2016, a pesar de que Banco Central turco ha soportado una elevadísima presión del Gobierno turco desde enero 2014, lo que ha llevado a perder su credibilidad en su independencia operativa. El 25 de noviembre de 2016 el Banco Central turco subió el tipo de interés de referencia (repo a 1 semana) a 8,00%, ante la fuerte devaluación de la lira y con una inflación alejada del objetivo del Gobierno del 5%. Sin embargo la subida del tipo de interés no consiguió parar la caída de la lira. El tipo de interés de referencia se mantiene en 8,00% a septiembre de 2017.

La deuda externa sigue en aumento, ha pasado del 47,4% PIB en 2013 al 50,4% en 2014, el 55,4% en 2015 y hasta el 59,6% PIB en 2016. Durante el primer trimestre de 2017 la deuda ascendió al 49,1% del PIB. La deuda externa a corto plazo del sector privado turco aumentó en 2.000 MUS$ entre finales de 2016 y junio de 2017 con 16.300 MUS$, y la deuda externa a largo plazo aumentó en 8.700 MUS$ hasta los 210.900 MUS$.

Las reservas exteriores (excluido oro) han pasado de 109.280MUS$ en 2013 a 105.345 MUS$ en 2014, 91.431 MUS$ en 2015 y 89.977 MUS$ en agosto de 2017. El Banco Central turco (TCMB) mantiene una política de tipo de cambio flexible. La lira turca sufre una fuerte volatilidad que se inició a mediados de mayo de 2013, en 2015 la lira turca perdió un 25% y en 2016 perdió un 21% frente al dólar USA. El tipo de cambio a 29 de septiembre de 2017 es de 4,2023 TL/€ y 3,5784 TL/$.

La deuda pública a finales de 2015 se situó en un 32,9% del PIB frente al 33,5% de 2014, su nivel más bajo en más de dos décadas. En 2016 ha incrementado con un 34,6% del PIB, que de acuerdo con las previsiones del FMI inicia una tendencia creciente hasta 2020.

La IED recibida, según datos del Banco Central turco, en 2016 la inversión extranjera directa con  12.307 MUS$ disminuyó un 31 % respecto al mismo periodo de 2015 (15.246 MUS$), mientras que la inversión neta emitida registró 3.147 MUS$, que representa una disminución del  39%.  Entre enero-julio de 2017 la IED recibida disminuyó un 9,7% y fue de 5.710 MUS$, y la emitida se incrementó un 4% y 1.450 MUS$.

En 2015 Turquía se posicionó en el puesto 19 frente al 18 que tenía en 2014 y 17 en 2013 entre las 30 mayores economías mundiales, de acuerdo con el Center of Economics and Business Research (CEBR) World Economic League Table (WELT). Con una renta per cápita de 10.822US$ en 2013; 10.395US$ en 2014, 9.261US$ en 2015 y 10.807 US$ en 2016 es un país de renta media alta, para el Banco Mundial. Según el FMI Turquía se sitúa en el ranking mundial en el puesto 17 por detrás de México y delante de Holanda mejorando su posición frente al puesto 18 en 2016.

En el ranking del informe Doing Business 2017 elaborado por el Banco Mundial, en octubre de 2016, Turquía ha pasado al puesto 69 de 190 países, por detrás de Marruecos y por delante de Panamá, frente a su posición en 2015 en el puesto 55.

Moody’s revisó la calificación de la deuda de Turquía el 17 de marzo de 2017, manteniendo Ba1 pero cambiando a perspectiva negativa, la agencia considera que los riesgos han aumentado significativamente en los últimos meses debido a la situación política que socava la fortaleza de las instituciones públicas y daña la confianza lo que contribuye a ralentizar el crecimiento. Standard & Poor’s el 5 de mayo de 2017, revisó su calificación de la deuda para Turquía con BB (perspectiva negativa). Por último, la agencia Fitch revisó la calificación el 21 de julio de 2017 con BB+ (perspectiva estable).

El número total de turistas que visitaron Turquía en 2015 con 35,6 millones disminuyó un 1,61% en comparación con 2014 y los ingresos descendieron un 8,3% con 31.465 MUS$.  En 2016 el número de turistas disminuyó un 30,1% con la llegada de 25,3 millones de turistas y los ingresos disminuyeron un 29%, con un total de 22.107 MUS$. Este sector contribuye con un 12,9% al PIB y un 8,3% al conjunto del empleo total.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS201420152016
PIB
PIB (MUSD a precios corrientes)799.370719.967856.791
Tasa de variación real (%)3,04,02,9
Tasa de variación nominal (%)139,919,0
INFLACIÓN
Media anual (%)8,857,677,78
Fin de periodo (%)8,178,818,53
TIPOS DE INTERÉS DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%)8,677,567,58
Fin de periodo (%)7,757,508,00
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x1000 habitantes)77.69678.74179.815
Población Activa (x1000 habitantes) 28.786 29.67830.535
% de desempleo sobre población activa9,910,812,7
DÉFICIT PÚBLICO
% del PIB1,61,52,6
DEUDA PÚBLICA
En MUSD (**) 279.506 247.622233.026
En % del PIB35,532,934,6
EXPORTACIONES DE BIENES
En MUSD157.610143.838142.533
% Variación respecto al período anterior3,8-8,7-0,9
IMPORTACIONES DE BIENES
En MUSD242,177207.234198.617
% Variación respecto al período anterior-3,8-14,4-4,1
SALDO DE LA BALANZA COMERCIAL
En M.USD-84.567-63.396-56.084
En % del PIB (*)-10,6 -8,8-6,5
SALDO DE LA BALANZA POR C.C
En MUSD-43.597-32.118-32.626
En % del PIB-5,5-4,5-4,5
DEUDA EXTERNA (BRUTA) 
En MUSD401.882396.050404.182
En % del PIB43,046,047,2
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA 
En MUSD55.80721.786n.d.
En % de las exportaciones de b. y s.24,710,7n.d.
RESERVAS INTERNACIONALES 
En MUSD105.34591.43192.507
En meses de importación de b. y s.5,75,6n.d.
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
En MUSD12.82817.55012.292
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
Media anual2,18782,75233,0247
Fin de periodo2,32692,91813,5192
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO
Media anual2,90473,02373,3441
Fin de periodo2,82723,18383,7099

 (*) Elaboración propia

(**) Elaboración propia a partir cifra original en TL

Fuente: Banco Central de Turquía. Instituto Turco de Estadísticas. Subsecretaría del Tesoro. The Economist Intelligence Unit. FMI. Banco Mundial

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Las líneas maestras de la política económica de Turquía han venido marcadas por el proceso de acercamiento a la UE y los sucesivos acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). A estos factores han venido a sumarse, desde finales de 2008, las medidas del Gobierno turco para contrarrestar los efectos de la crisis financiera internacional mediante una política expansiva tanto en materia fiscal como monetaria.

Los sucesivos acuerdos con el FMI supusieron para Turquía una mayor disciplina fiscal y mayor transparencia respecto al gasto público. Asimismo, Turquía se comprometía a hacer reformas que permitieran rebajar el gasto público (seguridad social y mayor eficiencia en el sistema sanitario público) e incrementar la recaudación de impuestos aumentando la base fiscal y persiguiendo el fraude. El último acuerdo stand-by con el FMI se aprobó en mayo de 2005 y tuvo una duración de tres años y un importe de 10.000 millones de dólares.

En lo relativo a la liberalización de los mercados, Turquía ha realizado diversas reformas económicas, como la privatización de antiguos monopolios estatales, apertura  de mercados a empresas extranjeras o cambios en la legislación sobre inversiones extranjeras. La mayor parte de estas reformas se realizan con el apoyo de la Unión Europea y del FMI.

Los Programas a Medio Plazo (OPV), el actual es 2017-2019, marcan la política económica y fiscal del gobierno turco cuyo objetivo fundamental es disminuir el déficit corriente gradualmente y aumentar el crecimiento de la economía.

El Programa a Medio Plazo (OPV) para 2017-2019, que se publica al tiempo que el presupuesto anualmente, marca la política económica y fiscal del gobierno turco cuyo objetivo fundamental es aumentar el crecimiento estable y sostenible de la economía, disminuir la inflación y aumentar el empleo y bienestar en el país, manteniendo la estabilidad macroeconómica y la disciplina fiscal, al tiempo que se disminuya gradualmente el déficit corriente. Las prioridades se dirigen a: incrementar el ahorro doméstico; fomentar el crecimiento de la inversión privada y de las exportaciones; impulsar las reformas estructurales en la industria que posibiliten la mejora del nivel de productividad y tecnología, que aumente su competitividad en los mercados internacionales.

El actual Plan Económico a Medio Plazo 2017-2019 pretende llevar a cabo programas de inversión en los sectores de infraestructura para promover el desarrollo regional, la educación y el apoyo e incentivos a la I+D. La inrsión pública se dirigirá prioritariamente a las infraestructuras que dar soporte a la actividad privada como el ferrocarril, puesrtos, y centros logísticos. Desde el punto de vista regional se prioriza las inversiones en el marco de los planes: South Eastern Anatolian Project; Eastern Anatolian Project; Konya Plain Project and Eastern Black Sea Project. Se priorizan los proyectos en PPP en educación, sanidad, abastecimiento y depuración de aguas, ciencia y tecnología, transporte y regadío.  

Por otra parte, a finales de 2014, el Gobierno anunció un plan de desarrollo económico particularmente ambicioso, cuyo objetivo es que el PIB pase a 1.300 mil millones de USD en 2018. El Estado prevé inversiones en grandes infraestructuras (3º puente sobre el Bósforo, tercer aeropuerto en Estambul, túneles de gran recorrido, entre otros), disminuir la dependencia energética y el déficit.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

El Programa del Gobierno a Medio Plazo (OPV) para 2017-2019 supone que durante este período la incertidumbre disminuirá; el crecimiento global aumentará gradualmente; los socios comerciales tendrán una cierta recuperación y; disminuirán la volatilidad en los mercados financieros y los riesgos geopolíticos. Por otra parte, espera que mejore el ahorro interno y la entrada de capitales extranjeros lo que contribuya al crecimiento de la economía.

En el Programa a Medio Plazo (OPV) 2017-2019 del gobierno turco está previsto un crecimiento del 4,4% para 2017 y del 5,0% en 2018. El FMI prevé un crecimiento del PIB del 2,5% en 2017 y 3,3% en 2018.

En cuanto a la inflación en 2017, el Banco Central de Turquía tiene como objetivo situar el IPC en un 5% entre 2017 y 2019, para lo que el objetivo programado para 2017 es del 6,5% y para 2018 del 5%. El FMI en sus últimas previsiones ha situado la tasa de inflación interanual en Turquía para 2017 del 9,98% y en 2018 del 8,83%.

El déficit por cuenta corriente está previsto en el Programa OPV se sitúe en el 4,2% en 2017 % y en un 3,5% en 2019. Respecto al desempleo la previsión del Gobierno es que la tasa en 2017 sea del 10,2 y en 2019 en 9,8%. Mientras el FMI estima que el déficit por cuenta corriente será del 5,3 en 2017 y 5,5% en 2018 y el desempleo será del 11% en 2017 y 2018.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Las políticas que ha llevado a cabo Turquía han venido marcadas por el proceso de acercamiento a la UE y los sucesivos acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Los sucesivos acuerdos con el FMI supusieron para Turquía una mayor disciplina fiscal y mayor transparencia respecto al gasto público. Asimismo, Turquía se comprometía a hacer reformas que permitieran rebajar el gasto público (seguridad social y mayor eficiencia en el sistema sanitario público) e incrementar la recaudación de impuestos aumentando la base fiscal y persiguiendo el fraude.

En el peor año de la crisis, 2009, empeoró el equilibrio de las cuentas públicas alcanzado el déficit público un 5,5% del PIB, al tiempo que  la deuda pública llegó a representar 32,5% de la riqueza creada. Pero enseguida el Estado recuperó el control del déficit colocándolo en el 3,6% en 2010, 1,6% en 2011 y aunque en 2012 subió a 2,8%, en 2013 y 2014 fue del 1,3% y 1,2%, respectivamente y en 2015 del el déficit público fue del 1,2% del PIB y la deuda pública del 32,6% del PIB. En 2016 los gastos se incrementaron en un 15,3%, fundamentalmente en seguridad, subsidio al salario mínimo, educación y salud, mientras los los ingresos presupuestarios lo hicieron un 14,8% respecto a 2015, resultando un déficit de 29.200 millones de TL ligeramente inferior al del objetivo del Programa del Gobierno (29.700MTL).En 2016, el déficit público fue del 2,6% del PIB y la deuda pública del 34,6%.

Para 2017 el gobierno plantea una relajación fiscal y nuevos incentivos fiscales para apoyar el crecimiento y el empleo, que deberán acompañarse por la estabilidad macroeconómica al tiempo que se estimula el crecimiento y se mantiene el déficit por cuenta corriente en niveles asumibles. El FMI recomienda que el Gobierno turco se plantee un plan de consolidación a medio plazo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

La política monetaria del Banco Central de la República de Turquía (CBRT) tiene como principal objetivo la estabilidad de precios, al tiempo que ejerce el apoyo de la estabilidad financiera, fundamentalmente mediante la contención de la volatilidad en los mercados nacionales (flujo de capital y nivel de endeudamiento). La contención de la inflación ha quedado marcada por el objetivo de alcanzar el 5% del IPC para 2017-2019, de acuerdo con el Banco Central Turco y el Programa a Medio Plazo del Gobierno.

Desde de mayo de 2013, los acontecimientos mundiales han marcado la política monetaria y los movimientos en los mercados financieros. Las tasas de interés mundiales a niveles bajos han llevado a una tendencia sobre-endeudamiento a corto plazo y la deuda denominada en FX, lo que afecta negativamente a la estabilidad macroeconómica, por lo que se ha marcado el objetivo de endeudamiento prudente. En 2015 y 2016 el Banco Central Turco se enfrentó a una elevada volatilidad de la moneda y una inflación elevada, a lo que se sumó una caída de la inversión extranjera debido a la incertidumbre política generada por las elecciones y los conflictos geopolíticos de la región.

Desde mayo de 2013, la acusada depreciación de la lira turca viene teniendo efectos adversos sobre la inflación y las expectativas de inflación. Con el fin de contener el deterioro de la  inflación y el comportamiento de los precios, el Banco Central Turco (CBRT) ha implementado una política monetaria restrictiva desde principios de 2014. En 2015 y 2016 el Banco Central ha continuado aplicando una política monetaria restrictiva con medidas macroprudenciales con el principal objetivo de la estabilidad de precios y el mantenimiento de la estabilidad financiera. La política macroprudencial se relajó en primavera y luego en septiembre para apoyar el crecimiento del crédito y de la producción, como consecuencia el crédito minorista aumentó del 4 al 7% liderado por parte de los bancos estatales. A raíz del fallido intento de golpe de Estado, el 15 de julio de 2016, el CBRT redujo los requisitos de reservas, permitió un mayor uso de oro y divisas y ofreció liquidez ilimitada de Lira contra la garantía de la divisa. Sin embrago el crecimiento crediticio se redujo notablemente entre 2015 y 2016, pasando de más de un 15% a un 10% de crecimiento en 2016.

A pesar de ello, en 2015 y 2016 se han registrado elevadas tasas de inflación que se han debido fundamentalmente a la subida de precios en alimentos y a la volatilidad del tipo de cambio. Con estas políticas en 2015 se finalizó con un nivel de endeudamiento razonable y la mejora del saldo por cuenta corriente, no así en 2016 que la deuda ha empeorado si bien el saldo por cuenta corriente se ha mantenido con un 4,5% al igual que en 2015.

El Banco Central turco (CBRT) durante 2014 y 2015 aplicó una política de tipo de cambio flexible, que ha mantenido en 2015 y en 2016.

Durante 2014 los tipos de interés (repo a 1 semana) sufrieron 4 variaciones: una subida al 10% el 29 de enero de 2014; una bajada al 9,50% al 8,75% el junio al y una tercera variación el 18 de julio que lo fijó a 8,25% hasta diciembre de 2014. En 2015 los tipos de interés (repo a 1 semana) se mantuvieron casi contantes, con exclusivamente dos variaciones: una bajada al 7,75% en 21/01/2015 y otra al 7,50% el 25/02/2015 que se mantuvo hasta el 31/12/2015.

El 25 de noviembre de 2016 el Banco Central turco subió el tipo de interés de referencia (repo a 1 semana) a 8,00%, ante la fuerte devaluación de la lira y con una inflación alejada del objetivo del Gobierno del 5%. Sin embargo la subida del tipo de interés no consiguió parar la caída de la lira.

El tipo de cambio a finales de 2014 era 2,821 liras turcas (TL)/euro (€) y un dólar equivalía a 2,319 liras turcas. La lira se devaluó en 2015 un 25%, el cambio a 31/12/2015 era de 3,1896 TL/€ y de 2,9233 TL/$. En 2016, y a fecha 31/12/2016, el tipo de cambio era de 3,7099 TL/€ y de 3,5192 TL/$. Las reservas exteriores (excluido oro) han pasado de 109.280MUS$ en 2013 a 105.345 MUS$ en 2014  a 91.431 MUS$ en 2015 y a 92.057 MUS$ en 2016.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Las líneas maestras de la política económica de Turquía han venido marcadas por el proceso de acercamiento a la UE y los sucesivos acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). A estos factores han venido a sumarse, desde finales de 2008, las medidas del Gobierno turco para contrarrestar los efectos de la crisis financiera internacional mediante una política expansiva tanto en materia fiscal como monetaria.

Los sucesivos acuerdos con el FMI supusieron para Turquía una mayor disciplina fiscal y mayor transparencia respecto al gasto público. Asimismo, Turquía se comprometía a hacer reformas que permitieran rebajar el gasto público (seguridad social y mayor eficiencia en el sistema sanitario público) e incrementar la recaudación de impuestos aumentando la base fiscal y persiguiendo el fraude. El último acuerdo stand-by con el FMI se aprobó en mayo de 2005 y tuvo una duración de tres años y un importe de 10.000 millones de dólares.

El Programa a Medio Plazo (OPV) para 2017-2019, que se publica al tiempo que el presupuesto anualmente, marca la política económica y fiscal del gobierno turco cuyo objetivo fundamental es aumentar el crecimiento estable y sostenible de la economía, disminuir la inflación y aumentar el empleo y bienestar en el país, manteniendo la estabilidad macroeconómica y la disciplina fiscal, al tiempo que se disminuya gradualmente el déficit corriente. Las prioridades se dirigen a: incrementar el ahorro doméstico; fomentar el crecimiento de la inversión privada y de las exportaciones; impulsar las reformas estructurales en la industria que posibiliten la mejora del nivel de productividad y tecnología, que aumente su competitividad en los mercados internacionales. Por otra parte, a finales de 2014, el Gobierno anunció un plan de desarrollo económico particularmente ambicioso, cuyo objetivo es que el PIB pase a 1.300 mil millones de USD en 2018. El Estado prevé inversiones en grandes infraestructuras (3º puente sobre el Bósforo, tercer aeropuerto en Estambul, túneles de gran recorrido, entre otros), disminuir la dependencia energética y el déficit.

El actual Plan Económico a Medio Plazo 2017-2019 pretende llevar a cabo programas de inversión en los sectores de infraestructura para promover el desarrollo regional, la educación y el apoyo e incentivos a la I+D. La inversión pública se dirigirá prioritariamente a las infraestructuras que dar soporte a la actividad privada como el ferrocarril, puertos y centros logísticos. Desde el punto de vista regional se prioriza las inversiones en el marco de los planes: South Eastern Anatolian Project; Eastern Anatolian Project; Konya Plain Project and Eastern Black Sea Project. Se priorizan los proyectos en PPP en educación, sanidad, abastecimiento y depuración de aguas, ciencia y tecnología, transporte y regadío. 

El FMI en su revisión del informe del artículo IV de Turquía (febrero de 2017) ha modificado sus recomendaciones a la vista de que se ha acentuado el deterioro económico, fundamentalmente en servicios, desempleo, inflación y déficit corriente. Las condiciones financieras han empeorado y la acusada depreciación de la Lira. Las recomendaciones del FMI están en dirección a endurecer la política monetaria (PM) a través de medidas de liquidez y requerimientos de reservas, para lo que se requiere de asegurar la credibilidad e independencia de la PM, al tiempo que se recomienda aplicar una política fiscal acomodaticia. Son fundamentales el fomento del ahorro privado, la mejora de la competitividad y mejora el clima de negocios.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex