Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

En general, prácticamente todo lo que necesita el país es importado con la excepción de los recursos naturales: petróleo y minerales, cuya explotación a escala industrial está en fase de proyecto gracias al estudio geológico que se está llevando a cabo entre 2013 y 2017.

Por otro lado, en cuanto al desarrollo del sector privado se refiere, no existe todavía una cultura empresarial ni unos mecanismos apropiados para incentivar el desarrollo de PYMES. No obstante, el país está haciendo esfuerzos si bien la escasa cualificación de la mano de obra, las dificultades de financiación de las PYMES, las disfunciones en general del mercado y el elevado nivel de precios dificulta su desarrollo. Además, hay que tener en cuenta que la cultura empresarial lleva tiempo y no se consigue establecer una cultura del trabajo en unos pocos años tras haber sufrido un conflicto muy prolongado en el tiempo. 

La economía de Angola ha sido la de mayor crecimiento en el mundo desde el año 2002 al 2008 debido también a que partía de niveles muy bajos tras la guerra civil. Algunos estudios indican que Luanda es la ciudad más cara del mundo para los expatriados. Ciertamente, el nivel de vida es muy elevado mientras existe un importante dualismo y una clase media reducida. Lo cual indica que el funcionamiento del mercado es todavía ineficiente y oligopolista. Si a ello se añaden los altos costes de transporte, aduanas, etc. el resultado final es una economía que requiere grandes e importantes reformas estructurales.

El país requiere de una gran diversificación dado que sus principales fuentes de recursos son el petróleo y los diamantes. Sin embargo, posee importantes recursos agrarios y pesqueros, además de minerales. Existe una clase política y bien formada pero, sin embargo, no se acaban de extender los beneficios económicos a la población para lograr paliar de alguna forma los limitados indicadores sociales. Prácticamente todo se importa y es difícil la creación de PYMES. No obstante, se observa un progreso importante en todos los sentidos si bien con el nivel de recursos naturales actuales del país dicho progreso podría hacerse más patente y extensible a todas las clases sociales.

Angola cerró un Acuerdo Stand-by con el FMI de 27 meses de duración (aprobado por el Consejo del FMI el 23 de noviembre de 2009), para financiar ajustes macroeconómicos y contribuir al aumento de las reservas internacionales que concluyó en marzo de 2012. Los compromisos angoleños se concretaron en "tres pilares": ajuste fiscal (con un programa de estabilización y de mejora de la transparencia presupuestaria, incluida Sonangol, compañía nacional que gestiona las reservas de gas y petróleo), política monetaria restrictiva y reforzamiento del sistema bancario y financiero local. El importe de dicha facilidad financiera fue de 858,9 millones de DEG, equivalentes a 1.400 M $USA. Actualmente el FMI solo lleva a cabo labores de asistencia técnica dado que las autoridades de Angola no han querido suscribir otro acuerdo SBA.

 

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

La lucha contra la inflación constituyó uno de los éxitos del Gobierno angoleño en los últimos años. Una política monetaria restrictiva, junto con una política cambiaria apropiada dirigida a mantener estable el tipo de cambio entre el dólar y el kwanza, ha resultado fundamental. Como resultado se consiguió pasar de una inflación del 102% en 2002 al 7,7 % en 2013. En 2014, la inflación fue de 8,4%, y en 2015 del 14%.

Sin embargo, desde la caída del precio del crudo en el 2014, principal fuente de ingresos, la economía angolana entró en una importante crisis económica que ha tenido como una de sus principales consecuencias la falta de divisas en el país. Una de las medidas adoptadas por el ejecutivo ha sido la depreciación del kwanza, estando a junio de 2017 el tipo de cambio oficial a 165KZ/1USD, mientras que en el mercado de cambio paralelo oscila alrededor de los 400 kwanzas por dólar. Así pues, la inflación en el año 2016 superó el 40%. Las previsiones apuntan a una reducción moderada para el 2017 con un porcentaje del 21,7.

 

 

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

La situación de las infraestructuras de transporte en Angola se puede calificar como la propia de un país en reconstrucción.

a) Transporte aéreo 
Aunque el aeropuerto de Luanda fue renovado en 2010 con vistas a la Copa de África de Fútbol, el proyecto de construcción de un nuevo Aeropuerto Internacional de Luanda está casi terminado. La nueva infraestructura se sitúa a 40 km al oeste de la capital y ha sido adjudicada a empresas chinas. Se prevé que empiece a funcionar en 2018. El nuevo aeropuerto hará realidad el ambicioso proyecto del Gobierno de Angola de convertir Luanda en un gran centro de conexión (hub) regional, con cuatro pistas, capacidad de entre 7 y 10 millones de pasajeros.

Desde 2008 se han renovado o están en proceso de renovación varios aeropuertos provinciales, entre los que destacan los de Lubango, Benguela, Congo Mbanza, Kuito, Luanda, Huambo, Malanje, Ondjiva, Cabinda y Namibe.

b) Transporte portuario
El sector del transporte marítimo en Angola está en plena expansión dada la necesidad del Estado de desarrollar el país con las infraestructuras necesarias para permitir la explotación de los recursos naturales de que dispone. El país ha demostrado un fuerte compromiso político respecto a la financiación de la reconstrucción y extensión de sus infraestructuras de transporte. En concreto, Angola está dedicando miles de millones de dólares USD a la rehabilitación de sus carreteras y la mejora del Puerto de Luanda, entre otros. También hay que destacar el puerto seco y el puerto de contenedores de Lobito.

c) Transporte ferroviario
Las principales líneas férreas que recorren el país son las que van de Luanda a Malanje (Norte), de Lobito a la frontera con Zambia (Centro) y de Namibe a Menongue (Sur), que cuentan son servicios regulares de pasajeros. Existen proyectos nacionales y regionales que prevén la interconexión de las tres líneas entre sí y con los países vecinos, si bien aún están en fase de desarrollo. Ya está en funcionamiento el ferrocarril de Benguela, más de 1.300 kilómetros que conectan la ciudad con la República Democrática del Congo y Zambia.

d) Transporte por carretera
Angola está haciendo esfuerzos extraordinarios para reconstruir su red de carreteras desde 2002, centrándose en la rehabilitación de sus infraestructuras, en el proceso de retirar minas explosivas y en la reconstrucción de puentes y carreteras.

Como consecuencia de ello, la red de carreteras aumentó hasta los 62.560 Km. Este esfuerzo ha sido financiado por fondos públicos y créditos externos. Empresas constructoras extranjeras, principalmente chinas y brasileñas, han sido responsables de gran parte de la reconstrucción de estas infraestructuras. La rehabilitación de carreteras se ha centrado en aquellas que comunican los principales centros urbanos y las carreteras más próximas a Luanda.

e) Telecomunicaciones

Angola tiene uno de los mayores mercados de telecomunicaciones móviles del África Subsahariana, con aproximadamente 16 millones de usuarios de telefonía móvil.

El segmento de telefonía fija en Angola tiene cinco operadoras autorizadas: Angola Telecom, MSTelcom (sólo opera en Luanda y Benguela), Startel (sólo opera en Luanda), ITELnet y Wezacom, de las que solo las tres primeras son operativas. MSTelcom y Startel operan pero tienen una cuota poco representativa. Solo la de Angola Telecom es significativa. En cuanto a la telefonía móvil, los operadores a nivel nacional son Unitel y Movicel. Por su parte, los proveedores de internet son Multitel (a nivel nacional), ACS (Luanda), TV Cabo (Luanda, Benguela), Snet (Luanda), ITA (Luanda), Net One (5 provincias), CM Corporation (Luanda). Así mismo, los operadores de televisión son DSTV, TV Cabo y ZAP.

f) Energía

El sector eléctrico se divide en tres sistemas, Norte, Centro y Sur. Según datos del Banco Mundial, en 2014 sólo el 51% de la población urbana angoleña tenía acceso a la electricidad mientras que en la zonas rurales no superan el 3%. La generación de electricidad necesita inversiones en infraestructuras de producción y distribución, ya que la empresa pública eléctrica ENDE, tiene dividido al país en tres zonas sin interconexión entre ellas, hecho que provoca cortes de suministro y de abastecimiento en las ciudades y aldeas. Prácticamente el 97% de la producción eléctrica de Angola proviene de fuentes hidroeléctricas.

Los proyectos se concentran en el transporte de energía, la expansión de la capacidad de distribución y las electrificaciones rurales y pequeñas y grandes centrales. Existen grandes proyectos en el sector eléctrico que van a generar en su conjunto más de 4000 MW, que sumados a la capacidad de producción en 2016, van a superar los 5.000 MW, que es la meta que se definió por parte del Gobierno en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2017. Destacan los proyectos de la nueva central de Cambambe y la ampliación de Cambambe II y la construcción de la Central de Laúca.

Además de estos proyectos de gran envergadura, está prevista la electrificación de la zona geográfica de Malanje, incluyendo Calandula, y el sistema de transporte que integra las áreas de Huambo y Lubango. Así como la central hidroeléctrica de Caculo Cabaça, de 2,1 MW.

Por otro lado, hay proyectos piloto para el mejor aprovechamiento de los recursos renovables de Angola y la extensión de las placas solares en áreas del centro y el sur del país. Respecto a los proyectos sobre energías no renovables, se prevé que la planta de gas natural licuado de Soyo tenga para finales de julio de 2017 dos turbinas terminadas, otras dos turbinas para finales de 2017 y que se consiga completar el ciclo con las dos últimas turbinas en 2018, consiguiendo así un total de 6 turbinas que se estima generen 750 MW de energía.

Angola es desde el segundo semestre del 2016 el primer productor de crudo del África subsahariana. En 2007, ingresó en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC). El peso internacional de Angola como exportador de petróleo ha aumentado debido a la importancia que tienen sus exportaciones, que superan el 90% del total. Una gran parte del petróleo de Angola es exportado a refinerías situadas en la costa atlántica de Estados Unidos y, de forma creciente, a China, lo que está permitiendo diversificar el destino de las exportaciones y reducir la dependencia de las ventas a los Estados Unidos. La demanda china del petróleo de Angola se debe a la preferencia de petróleos con bajo contenido de azufre. España es uno de los diez principales compradores del crudo angoleño y  constituye la principal importación española procedente de este país.

El precio del petróleo angoleño en los mercados internacionales es normalmente fijado con un descuento de cerca de 5-6 USD en relación al Brent a plazo, debido a su grado de acidez. La exportación del petróleo de Angola es realizada por las mismas compañías que lo producen. El país dispone de suficiente capacidad de almacenaje para responder al futuro aumento de producción y exportación de petróleo en Luanda. Todas las exportaciones son enviadas por vía marítima, pasando la mayoría por los principales terminales de exportación petrolífera, situados en Luanda, Palanca, Cuito, Lobito y Cabinda.

Angola posee tres de las mayores cuencas saladas de la costa atlántica africana: Bajo Congo, Kwanza y Namibe. Solamente la cuenca de Namibe está aún sin explorar en busca de yacimientos. Angola cuenta tanto con yacimientos offshore como on-shore. En junio de 2017 Angola produce del orden de 1,67 millones de barriles al día.

Este sector, intensivo en capital, domina la economía del país. Los elevados precios del crudo desde 2003 propiciaron unas importantes e inesperadas ganancias fiscales para el Gobierno (con la excepción de los años 2009 y 2010). En 2004 entró en vigor una nueva legislación del sector cuyos objetivos son crear reglas uniformes para futuros acuerdos de producción conjunta y clarificar el papel del Ministerio de Petróleo, de la empresa petrolera estatal Sonangol y de las empresas operadoras, en un esfuerzo para la atracción de inversión extranjera. La situación ha dado un cambio desde finales de 2014 cuando el precio del crudo cayó y se redujo drásticamente la entrada de divisas e ingresos fiscales. 

La ley establece que todas las reservas de hidrocarburos son propiedad del Estado y que Sonangol posee los derechos exclusivos para la exploración, producción y venta de los mismos. Para su explotación las cuencas petrolíferas son divididas en varios bloques y cada uno de ellos es asignado a una o varias compañías extranjeras, pero en todos ellos, Sonangol posee un porcentaje de participación.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

En 2014 se estimaba que la tasa de desempleo estaba en el entorno del 22,6%, (datos del Centro de Estudios e Investigación Científica de la Universidad Católica de Angola), en 2015 esa cifra ascendió al 29% según la prensa económica angoleña, dato que no incluye el empleo sumergido y subempleo. Resulta complicado conocer la fiabilidad de dicha cifra.

En el 2016 se estimó la población activa ascendía a 10.85 millones. Los trabajadores se distribuyen en: 85% empleados en la agricultura frente a un 15% en industria y servicios.

En relación al salario mínimo establecido en Angola, el Decreto Presidencial nº 94/17, de 7 de junio, establece el mismo en 16.503 KZ (aproximadamente unos 98 dólares). El anterior límite fijado desde el 1 de junio de 2014 era 15.003 KZ/mes (aproximadamente 89,9 dólares). Por su parte, los trabajadores del sector de comercio y la industria extractiva pasan a tener un salario base de 24.754.95 KZ/ mes (148,46 dólares) mientras que en el sector del transporte, de servicios y de industria transformadora pasan a recibir 20.629,13 KZ/mes (123,72 dólares)

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

 

 

El PIB por habitante fue de $4.916 en 2014, de $3.876 en 2015 y de $3.514 en el año 2016. La previsión para el 2017 es de un incremento de la renta per cápita en relación a 2016, alcanzando los $4.294. Este indicador manifiesta una importante desigualdad en la distribución de la renta teniendo en cuenta los datos del Banco Mundial que indican que el 68% de la población angolana se encuentra bajo el umbral de la pobreza.

 
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

La agricultura, la pesca y la silvicultura son actividades que ya desempeñaban un papel importante en los años previos a la independencia y en los últimos años el Gobierno viene promoviendo la recuperación de las tierras agrícolas, con diversos planes de mecanización y explotación industrial de la tierra así como planes de desarrollo y diversificación a través de empresas públicas como Gesterra y Mecanagro.

 El sector primario en Angola se caracteriza por ser deficitario. Se trata de un sector en transformación desde una agricultura de subsistencia a una agricultura de mercado. Los recursos agrícolas no están siendo aprovechados adecuadamente, ya que según calcula el Gabinete de Gestión de Tierras Arables (GGTA) tan solo el 10% de la superficie potencialmente cultivable del país, que es de 350.000 km2, está siendo cultivada. Esto significa que se compra en el extranjero gran parte de lo que se consume, en especial trigo y otros cereales.

La tasa de crecimiento del sector agrícola en 2016 fue de un 0,7% mientras que la tasa de crecimiento del conjunto de la economía fue de un 0,6% según las estimaciones del Economist Intelligence Unit.

Destacan las políticas del Gobierno encaminadas al desarrollo de la agricultura familiar y su transformación gradual en empresarios agrícolas, la creación y rehabilitación de infraestructuras rurales y polos de desarrollo agrario y la promoción del comercio rural y los créditos agrícolas. No obstante, el peso del sector en los Presupuestos Generales del Estado se viene reduciendo cada año, estimándose para el año 2017 en 0,39% del total.

Respecto a la ganadería, las estadísticas son poco fiables, destacando el subsector avícola y la producción de huevos y las cabañas bovina y ovina seguida de la porcina. La mayor concentración de cabezas de ganado se encuentra en las provincias de Huíla, Cunene y Namibe. Existen proyectos de ganadería avícola en las provincias de Luanda, Kwanza Norte y Malanje. Por su parte, la producción de huevos pasó de ser nula a producir 36 millones de huevos por mes en septiembre de 2016, según la última cifra ofrecida. Se estima que la producción doméstica cubre un 60% del total de la demanda del país, que ronda los 60 millones de huevos mensuales.

También tiene un importante caladero de pesca debido a las condiciones favorables creadas por la corriente fría de Benguela y cuentan con 1650 kms de costa marítima. En el año 2016, el volumen de pesca del país alcanzó las 500 mil toneladas. Según datos de la FAO, el consumo medio anual por persona se estima en 19kg. Así mismo, destacar que en la actualidad la pesca industrial representa el 60% del total de las capturas del país mientras que la pesca artesanal representa aproximadamente el 41,4% y emplea a 25.000 pescadores. Por su parte, la apicultura aún se encuentra en un estado incipiente en Angola.

Además cuenta con 53 millones de hectáreas de bosques que ocupan el 40% de la superficie del país, y que representan importantes oportunidades de inversión para la industria maderera.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

Las principales áreas industriales del país se encuentran en los alrededores de Luanda (Viana - Catete), el polo de desarrollo de Benguela - Lobito (al sur) y el área de Cabinda (enclave situado entre los dos Congos). Si bien el peso de la industria petrolífera es aún muy grande en el conjunto de la industria, el país comienza a desarrollar industrias y proyectos de transformación de manufacturas.  

El Gobierno de Angola creó diferentes Zonas Económicas Especiales (ZEE) con vistas a la reducción de las importaciones, la creación de empleo y la promoción del desarrollo industrial. La principal ZEE es la de Viana, que está en rápida evolución y tiene una extensión de 8.300 hectáreas distribuidas entre los municipios de Viana y Cacuaco en Luanda, además de Dande, Ambriz y Nambuangongo en la Provincia de Bengo. Se invirtieron 50 millones de dólares con el fin de crear una infraestructura adecuada para el desarrollo industrial.

Las extracciones de petróleo en Angola hicieron crecer la economía de manera vertiginosa desde la recuperación de su estabilidad política, en 2002. El país es desde el segundo semestre del 2016 el mayor productor de petróleo de África,  por delante de Nigeria. Las reservas probadas de crudo están estimadas en 9.000 millones de barriles en 2016. Así mismo, la producción en abril de 2017 de crudo en el país fue de 1,67 millones de barriles diarios, respetando así las cuotas impuestas por la OPEP. La principal área petrolífera se encuentra en la plataforma continental anexa a Cabinda.

En 2015 el crudo representó el 92% de las exportaciones y un 50% de los ingresos fiscales (sin datos del porcentaje del PIB). Las principales petroleras extranjeras instaladas en el país son Chevron, Total, BP, Statoil-Repsol, ENI y GALP.

Respecto a la minería, Angola se posiciona como el cuarto mayor productor mundial de diamantes, con una producción anual de más de seis millones de quilates. Se han identificado proyectos de exploración de hierro en Cutato-Cuchi (Cuando Cubango), de fosfatos en Lukunga (Zaire), de oro en Mpompo (Huíla) y el Proyecto de Explotación y Transformación de Lucunga (Tomboco, Zaire). 

Así mismo, en el 2013 se aprobó El Plan Geológico Nacional (PLANAGEO). El proyecto consiste en la elaboración del mapa minero de Angola, como base para la explotación de los yacimientos nacionales que se suponen abundantes según la morfología del suelo.

Por su parte, la industria productora de bienes de consumo y de maquinaria tiene gran demanda, por parte de la clase media–alta y por el desarrollo de las infraestructuras. Sin embargo, el proceso de industrialización del país avanza lentamente. El Gobierno ha lanzado diversas acciones en el marco de la promoción de la implantación de empresas extranjeras en Angola, como el incremento de las partidas arancelarias sobre una gran cantidad de productos importados, intentando proteger así su incipiente producción nacional. 

En el sector de la construcción, se puede observar una caída de la actividad, estando desde mediados del 2015 paralizadas cerca del 70% de las obras en el país, debido principalmente a la disminución de los precios del petróleo que ha provocado la disminución de la inversión en otros sectores. En esta última década la ciudad de Luanda ha experimentado un cambio urbanístico, destacando los planes lanzados por el Gobierno para la construcción de nuevas urbanizaciones e infraestructuras en zonas residenciales tanto para el segmento con mayor poder adquisitivo de la población (Talatona o Kilamba, al sur de la capital) como para la población residente en los musseques o favelas (las 3 fases de la "ciudad inmobiliaria" de Zango).

Por otro lado, las principales empresas importadoras y/o comercializadoras de materiales de construcción, maquinaria pesada, ligera y herramientas, son en su mayoría de chinas aunque se mantiene una fuerte presencia de las históricas empresas portuguesas. Cabe mencionar la presencia de algunas empresas de origen libanés que, ante su importancia en los sectores de la distribución comercial en general, también participan en el sector de insumos de construcción.

La Ley Inversión Privada de agosto de 2015 prevé estimular la inversión extranjera mediante la eliminación del capital mínimo exigido hasta entonces de 1 millón de dólares americanos, exenciones fiscales y facilidades para la repatriación de capitales. Con esta nueva normativa, desapareció la Agencia Nacional para la Inversión Privada que canalizaba el proceso de inversión extranjera y se creó la Agencia para la Promoción de Inversiones y Exportaciones (APIEX), además de la Unidad Técnica de Apoyo al Inversor (UTAI), la Unidad Técnica de Apoyo a la Inversión Privada (UTAIP) y la Unidad Técnica para la Inversión Privada (UTIP). 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

En cuanto al sector terciario, aún se encuentra poco desarrollado y los principales atractivos se localizan en la generación y distribución de energía, las telecomunicaciones, el turismo y los servicios relacionados con las industrias básicas y la banca.

El sector turístico angoleño se desarrolla lentamente, representando en el 2015 tan sólo el 0,34% del PIB, cerca de 400 millones de USD. Las visitas anuales no superan los 600 mil desplazamientos (la última cifra oficial señala que en el 2014 visitaron el país 594.000 turistas, incluidas visitas con visados ordinarios y con visados turísticos). En el país impera el turismo profesional frente al turismo por ocio. El Ministerio de Hotelería  y Turismo, en 2014, cifró en 6.277 unidades en el sector, incluyendo hoteles, restaurantes, agencias de viajes, entre otros. Así mismo, según la Asociación de Hoteles y Resorts de Angola (AHRA) el número de camas totales en el país rondan los 32.844. Por su parte, las habitaciones se estiman en 24.390, de las cuales el 48% pertenecen a hoteles y el resto a alojamientos alternativos. 

Las agencias nacionales, realizaron una serie de estimaciones (antes de la crisis económica iniciada en el 2014) para el sector turístico en Angola. Así pues, se estimó que para el 2020 se alcanzarán los 4,6 millones de turistas, 470.000 millones de kwanzas de ingresos, la creación de un 1 millón de puestos de trabajo y la representación del 3% del PIB del país. 

Respecto a la alimentación, el retal alimentario y las redes de supermercados están experimentando un gran desarrollo; a pesar de que el comercio informal siempre ha tenido un peso decisivo en el mercado de la distribución de productos de consumo. Se observan importantes operaciones destinadas al establecimiento de empresas sudafricanas, portuguesas y brasileñas; muestra de la importancia creciente del sector.

El sector financiero en Angola está compuesto 30 instituciones bancarias autorizadas a operar, de las cuales 28 se encuentran en el 2017 en funcionamiento (3 bancos públicos, 18 bancos privados nacionales y 6 filiales de bancos extranjeros). Los bancos privados nacionales lideran el mercado de activos con un peso del 56,06% mientras que los bancos extranjeros representan el 22,72% y los bancos públicos el 21,22% del total. En noviembre de 2016, el pasivo del sistema financiero angolano alcanzó los 8.756 mil millones de kwanzas y el coeficiente de solvencia fue del 18,81%.

En relación a 2015, el crédito vencido aumentó un 29,67% así como el coeficiente de incumplimiento un 20.05%, teniendo como principal causa el incremento de los atrasos en los pagos de créditos del sector empresarial no financiero.

En cuanto a la liquidez inmediata en moneda extranjera, la situación del sistema es preocupante pues en el 2016 fue de un 18,56%, una importante rebaja en comparación con el 28,45% del 2015.

El peso de la industria transformadora en Angola es aún residual, lo que se traduce en la importación de numerosos bienes de consumo; alimentación, estética, electrónica, hogar, entre otros. No obstante el Gobierno de Angola está tratando de invertir esta situación mediante los planes de desarrollo, las políticas de ayudas fiscales a la implantación y el aumento de los aranceles.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex