Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Cabo verde es un país de renta media con un PIB y PIB per cápita estimado de 1.636 millones USD y 3.078,33 USD en 2016 respectivamente, según los ultimos datos disponibles (WEO FMI, Abril 2017) no llega al 0,3% del PIB de la CEDEAO, pero la duplica en términos de PIB Per cápita (alrededor de 1535 USD/ media de la CEDEAO).

Su economía está altamente concentrada en dos sectores de actividad: el inmobiliario y turismo (los ingresos por turismo supusieron alrededor de 21,2%-21,6% del PIB en 2015-2016 según datos del BCCV) y la economía marítima (incluyendo industria transformadora de la pesca). Sus vulnerabilidades vienen dadas por la escasa diversificación de la actividad económica, su reducida competitividad ( a las restricciones propias de una economía poco desarrollada se une el elemento estructural de su condición insular); la debilidad de su sistema financiero (muy vinculado al sistema portugués); la dependencia de la coyuntura exterior por la importancia de las remesas de emigrantes como fuente de financiación (12%-11,6% del PIB en 2015-2016 según datos del BCCV), y el excesivo peso de su deuda pública/ externa (127,47% del PIB según la última actualización del FMI, abril 2017).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

En la actualidad, la inflación es una de las preocupaciones de las autoridades monetarias, ya que la tasa, según las estimaciones del FMI, se situó en 2011 en el 4% debido en parte al alza en el precio de los combustibles y de los precios internacionales de las materias primas. La voluntad del gobierno de incrementar el gasto público combinada con el aumento del precio del petróleo hacían prever una estimación del 3% para 2012, finalmente en 2012 la inflación bajó al 2,6%, siguiendo la tendencia hasta el 1,5 en 2013. Sin embargo la falta de consumo y el estancamiento de la economía provocaron que se diera una deflación del 0,2% en 2014. Las estimaciones para 2015 señalan que la inflación puede estar en torno al 0,1% y vaticinan para 2016 una tasa del 0,8%.

El principal instrumento del Banco Central de Cabo Verde para controlar la inflación es el coeficiente de caja, al ser los créditos en Cabo Verde escasamente elásticos con respecto al tipo de interés.

En términos monetarios, la política del Banco Central continúa privilegiando los objetivos de estabilidad de precios y acumulación de reservas externas. 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Transporte

Cabo Verde ha desarrollado sus infraestructuras de transportes condicionado por su carácter insular y su difícil orografía. En la actualidad, el archipiélago cuenta con una red de carreteras y unas infraestructuras portuarias y aeroportuarias de calidad aceptable. Existen 1.437 km. de carreteras, de los que 932 km. están asfaltados. Un tercio de la red viaria se encuentra en las islas de Santiago y San Vicente, que concentran a dos tercios de la población.

El país dispone de dos aeropuertos internacionales en las islas de Sal y Praia. Asimismo, existe otro aeropuerto que opera vuelos nacionales en la isla de Boavista, mientras que las islas de Maio, Fogo y San Nicolau cuentan con aeródromos de menor tamaño. Aeropuertos y Seguridad Aérea de Cabo Verde (ASA) es la empresa encargada de la gestión del tráfico aéreo en el archipiélago. La compañía aérea nacional, Transportes Aéreos de Cabo Verde (TACV), tiene el monopolio de los vuelos interiores, aunque también opera con otros países.

En lo que se refiere a las infraestructuras portuarias, el país cuenta con puertos en todas las islas habitadas. Porto Grande, en la isla de San Vicente, y el puerto de Praia, en la isla de Santiago, constituyen las infraestructuras más importantes de carga y pasajeros. Ambos puertos tienen capacidad para recibir barcos de gran calado, cuentan con terminal de contenedores y disponen de servicios de reparación naval. Recientemente, se ha aprobado la construcción de una terminal de cruceros en Porto Grande. A pesar de las facilidades portuarias, el transporte marítimo con otros países no tiene frecuencias fijas, aunque el Gobierno ha favorecido la creación de líneas regulares con África, Portugal, España y el norte de Europa, con trece mercantes actualmente.

Telecomunicaciones

El sector de las telecomunicaciones está en fase de expansión y modernización. Desde que la compañía portuguesa Portugal Telecom (PT) adquirió el 40% de Cabo Verde Telecom en 1995, las inversiones en el sector no han cesado y el número de líneas se ha incrementado paulatinamente. A partir de 1997 se implantó el acceso a internet y en 1998 se introdujo la primera red de telefonía móvil. En la actualidad existe una red de cables de fibra ótpica entre las diferentes islas.

Energía

El sector energético de Cabo Verde se caracteriza por la dependencia del exterior, el elevado consumo de combustibles fósiles (un 76,5% del consumo total), y un arraigado uso de la biomasa. Estas circunstancias, junto a la de su insularidad, provocan la ineficiencia del sector, cuyos costes de producción de energía son un 70% superior a los de la media de la Unión Europea.

La energía eléctrica se produce, casi en su totalidad, mediante centrales térmicas de gasóleo o fuel. De hecho, estas dos fuentes de energía suponen el 41% y el 16% del consumo nacional de combustible, respectivamente. Por otra parte, el uso de biomasa en forma de leña para cocinar, representa el 19,4% del consumo, lo que crea un serio problema ecológico tanto por la deforestación como por las emisiones de CO2. Las energías renovables se encuentran en un estado incipiente de desarrollo, limitándose a instalaciones eólicas y fotovoltaicas que suponen ya un 23,5% del consumo total.

El Gobierno de Cabo Verde estima que la demanda de potencia instalada para la producción de electricidad crecerá de 95 MW en 2008 hasta cerca de 300 MW en 2020, por lo que el sector energético se enfrenta a grandes desafíos. Uno de ellos es la inadecuada distribución de las infraestructuras, que provoca que la isla de Santiago, con casi un 60% de la población del país, sólo disponga del 10% de la capacidad de almacenamiento de combustible. Por todo ello, se ha fijado el objetivo de que en 2020, la mitad de la energía proceda de energías renovables.

Otro de los retos del país es el de la producción de agua potable; no en vano, el 10% de la energía eléctrica se utiliza en labores de desalinización. El aumento del turismo y el crecimiento de la demanda interna han provocado un aumento del consumo al que es necesario dar respuesta mediante formas más eficientes de producción, distribución y almacenamiento.

Asimismo, las vetustas redes de distribución impiden dar un servicio adecuado al conjunto de la población. En la actualidad, la red eléctrica tiene una tasa de cobertura del 75%, mientras que la de la red de agua potable se limita al 50%. La empresa ELECTRA, SARL es quien tiene la concesión tanto para la producción y distribución de electricidad como de agua potable en el archipiélago.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

El desempleo estructural  constituye uno de los mayores problemas a los que debe hacer frente el país. Según las últimas estadísticas disponibles, el desempleo ha descendido del 26% en 1998 al 12,2% en 2011. El paro afecta especialmente a las mujeres (28%) con respecto a los hombres (15%). Entre la población menor de 25 años, la tasa de desempleo aumenta hasta el 27,1%.

Esto es debido a la ineficiencia del funcionamiento del mercado de trabajo, segun el Global Competitiveness Report del World Economic Forum 2012-2013 Cabo Verde se situa en el puesto 131 de 144 países en el ranking de salarios/productividad , al parecer debido a desajustes en la adecuación entre oferta y demanda de empleo ya que mientras el 16,8% de la oferta laboral cualificada (universitaria) esta desocupada el sector de la construcción y la ingenieria continua empleando a  trabajadores extranjeros mediante contratos temporales de corto plazo.

La agricultura emplea al 25% de la población activa. El sector secundario, que engloba la construcción, emplea al 30% y el sector servicios, incluyendo los servicios públicos, emplea al 45%.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Emplea el 23% de la población, aunque significa sólo el 8,9% de su PIB, según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística de Cabo Verde. Los problemas de la Agricultura en el país son las sequías recurrentes, y la sobrepoblación de las áreas cultivables y el consiguiente minifundismo. En la actualidad, el Gobierno de Cabo Verde está llevando a cabo una reestructuración del sistema de propiedad de la tierra, al tiempo que se están haciendo esfuerzos para la renovación tecnológica del sector, lo que permita la utilización más productiva de los escasos recursos acuíferos.

Las islas no son autosuficientes en productos alimenticios debido a los cambios climáticos de influencia saheliana (reiterados e intensos episodios de sequía seguidos de lluvias torrenciales que erosionan el suelo) y a la pobreza de los recursos naturales (gran parte del suelo es volcánico). En el año 2002 la producción agrícola cayó un 90% como consecuencia de la peor sequía que ha sufrido el país en los últimos 50 años. En 2015, a consecuencia también de una sequía, la FAO tuvo que enviar ayuda urgente en forma de semillas y material de riego por goteo al país. Como media, Cabo Verde es capaz de producir un 15% de las necesidades anuales en materia de alimentación e importa las 4/5 partes de su consumo de judías verdes, maíz y patatas.

Cabo Verde dispone de 50.000 hectáreas de tierras cultivables según la FAO, lo cual supone el 16,7% de la superficie total del país. Este número se redujo en noviembre de 2014, cuando el volcán Pico de Fogo se reactivó con una fuerte actividad explosiva y la lava cubrió numerosas hectáreas. Solamente 3.000 hectáreas están irrigadas y la producción, al margen de la agricultura de subsistencia, apenas está diversificada. Gran parte de la ayuda internacional se destina al aprovechamiento de corrientes subterráneas y plantas de desalinización.

Los principales cultivos son el tomate, el plátano, el mango, el coco, la patata dulce, la caña de azúcar, el maíz y las judías. Otros productos son la piña y el café. 

La productividad agrícola se ve afectada por la escasa dimensión media de las explotaciones. Hay demasiados agricultores como consecuencia de una excesiva fragmentación de los terrenos de cultivo. Desde su independencia, el gobierno caboverdiano ha dedicado importantes esfuerzos a la reforma del sistema de reparto de tierras.

La política agrícola pretende optimizar los escasos recursos de agua del país, con la introducción de sistemas de riego por goteo, sobre todo para bananas, legumbres y frutas. Según estimaciones, las reservas de agua explotables serían suficientes para abastecer 8.600 hectáreas, frente a las 3.000 hectáreas que se abastecen en la actualidad.

La ganadería caboverdiana se enfrenta a unas condiciones climáticas adversas.

A pesar de ello, la ganadería cubre el 95% del consumo interno de carne. La producción de leche es bastante modesta y apenas satisface el 25% de las necesidades del país.

La pesca en Cabo Verde es una actividad sobre todo artesanal que representa sólo el 1% del PIB, donde las capturas quedan muy por debajo del rendimiento potencial, estimado en 22.000 toneladas/año. La Zona Económica Exclusiva de Cabo Verde ocupa aproximadamente 734.000 Km2. Sólo se explota un tercio de los recursos potenciales. Existen entre 3.000 y 4.000 pescadores que disponen de 1.400 pequeñas embarcaciones, de las cuales solamente el 40% están motorizadas.

La pesca en Cabo Verde es una importante fuente entrada de divisas. Las exportaciones de pescado representan aproximadamente 26 millones de euros, siendo los principales productos la langosta y el atún. Las capturas de la flota industrial, alrededor de 2.000 toneladas/año son casi en su totalidad destinadas a la exportación.

Sao Vicente tiene el mayor potencial pesquero y cuenta con un puerto de aguas profundas, servicios y facilidades de refrigeración. Por otro lado, Cabo Verde está ampliando su área de pesca a través de la firma de acuerdos con otros países, como Senegal o Guinea, que le permiten pescar en sus aguas.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

La adopción de medidas legales destinadas a promocionar el sector privado y a atraer las inversiones extranjeras ha dado un cierto impulso al sector industrial caboverdiano. A pesar de ello su contribución al PIB es relativamente escasa, un 15,7% según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística de Cabo Verde, debido fundamentalmente a la configuración geográfica del país y al coste relativamente alto de algunos de los factores de producción como el transporte y la energía.

El sector manufacturero se está expandiendo lentamente destacando la industria de alimentación y bebidas, procesado de pescado, textil y del calzado, reparación de barcos, las destilerías de ron, los materiales de construcción y medicamentos.

Cabo Verde carece de recursos energéticos. El país importa un 76,5% de sus necesidades de petróleo fundamentalmente de Portugal y de algunos países africanos (2.600 barriles diarios). Las empresas Enacol y Shell Cabo Verde, privatizadas, son las encargadas de distribuir los productos derivados del petróleo cuyos precios están fijados por el gobierno. Por otro lado, Cabo Verde reexporta parte de los productos energéticos importados a través de sus puertos y aeropuertos. La madera es la principal fuente de energía para la mayoría de la población, sobre todo para los sectores más pobres. En la actualidad el gobierno caboverdiano está esforzándose por mejorar el abastecimiento de electricidad en las áreas rurales. Asimismo se está potenciando el desarrollo de las energías renovables fundamentalmente la eólica y la solar.

Cabo Verde dispone de recursos minerales limitados. La minería contribuye muy escasamente a la economía caboverdiana. El principal mineral es la sal; además, otras industrias extractivas son las canteras de piedra y arena, el caolín, la arcilla, el yeso y el basalto.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector servicios es esencial en la economía caboverdiana. Dentro del sector servicios destacan el comercio, el turismo, el transporte, las telecomunicaciones y la banca.

El Sector del Turismo supone una aportación al PIB del país del 64,7%, según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística de Cabo Verde. En la actualidad, los ingresos de turistas, así como las Inversiones Directas compensan la Balanza Comercial estructuralmente deficitaria. Se está produciendo desde hace varios años un incremento de plazas hoteleras, inversiones y llegadas de cruceros. En este sector el número de turistas ha ascendido pero los precios han tenido que bajarse debido a la competencia de otros países.

El sector de las telecomunicaciones está en fase de expansión y modernización.

Desde que la compañía portuguesa Portugal Telecom (PT) adquirió el 40% de Cabo Verde Telecom en 1995, las inversiones en el sector no han cesado y el número de líneas se ha incrementado en un 70%. Se ha instalado un sistema de cables de fibra óptica entre las islas; en 1997 se implantó el acceso a Internet y en 2001 se completó el anillo de fibra óptica en todas las islas. Hoy en día, un 39,7% de la población son usuarios de Internet.

En 1998 se introdujo la primera red de telefonía celular, Telemovel.

Teniendo en cuenta su especial situación geográfica, Cabo Verde ha tenido que desarrollar sus infraestructuras en materia de transportes de una forma natural, adaptándose al medio. En la actualidad el archipiélago cuenta con una red de carreteras y con unas infraestructuras portuarias y aeroportuarias de una calidad aceptable. Existen 1.437 km. de carreteras, según la Cámara de Comercio de Cabo Verde, de los cuales 932 km. están asfaltados según datos del CIA World Factbook. Un tercio de la red viaria se encuentra repartido en las islas de Santiago y San Vicente que concentran a su vez a dos tercios de la población.

En cuanto a las infraestructuras portuarias, en la actualidad el país dispone de puertos en todas las islas habitadas. El puerto de Mindelo, en la isla de San Vicente, es el más importante junto con el de Praia. El desarrollo de las exportaciones se ha visto entorpecido por la irregularidad de los transportes marítimos. Para paliar este hecho, recientemente se han establecido líneas regulares de transporte de mercancías con países africanos, Portugal, España y norte de Europa.

En materia de transporte aéreo, Cabo Verde dispone de tres aeropuertos internacionales, uno en la isla de Sal, otro en Praia. Existen pequeños aeropuertos nacionales en el resto de las islas. En el país opera una compañía aérea caboverdiana que asegura algunos enlaces internacionales y nacionales. Los servicios navales (reparación, aprovisionamiento de carburante) y los servicios aéreos (manutención) representan una importante fuente de ingresos. El subsector de las infraestructuras continúa siendo objeto de inversiones y es una de los puntos clave para el desarrollo de las islas.

En cuanto a los servicios financieros, el Banco de Cabo Verde es el Banco Central del país, estando las actividades comerciales y de inversión supervisadas por el Banco Comercial do Atlántico (BCA), que se privatizó en 1997. Dos bancos portugueses han establecido sucursales en Cabo Verde (Banco Totta e Açores y Banco Nacional Ultramarino), y se prevé que aumenten el nivel de crédito disponible. Las reformas llevadas a cabo en el sistema financiero deberán permitir ampliar la gama de instrumentos financieros. Existe un mercado de valores que cuenta con el apoyo de la bolsa de valores de Lisboa.

Por último, cabe destacar que el programa de privatizaciones del anterior gobierno caboverdiano contribuyó al desarrollo del sector terciario, especialmente en lo referente al sector bancario, a los transportes y a las comunicaciones.

Volver a índice de Estructura de la oferta