Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

En la economía iraní, por el lado de la oferta, destaca la aportación del sector servicios que, en 2013, se podía cifrar en un 48,6% del PIB, seguida del petróleo y gas (17,5%), Industria y minería (17,2%), Agricultura (11,7%) y Construcción (5%).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

La inflación es junto al desempleo el mayor problema económico de Irán. En los últimos años los precios han subido desmesuradamente. Quizás el factor más decisivo a la hora de explicar este proceso inflacionista sea la reforma de los subsidios del anterior gobierno de Ahmadineyad, pero indudablemente, también ha influido que el estado haya priorizado aumentar la producción sobre el propio control de la inflación y que muchos bancos hayan expandido el crédito al sector privado a tasas superiores al 30%. En cuanto a las previsiones de inflación, el Banco Central de Irán se ha fijado el objetivo de frenar la expansión de la oferta monetaria, al objeto de atemperar el ritmo de inflación que en mayo de 2015, quedó en el 14,7%. Cabe añadir que la tasa de la inflación en el año 2016 alcanzó un 9%.

Al final del año 2012 el IPC llegó a tasas de un 40%. En el verano de 2013, el liberal Rohani venció en las elecciones y desde entonces su gobierno se ha tomado como algo prioritario lograr reducir esta subida. En este período se ha ampliado el control sobre la base monetaria, se ha apreciado la moneda local, se ha reducido el precio de algunos bienes básicos y se ha alcanzado un acuerdo para que el Banco Central de Irán deje de financiar el costoso proyecto de “The Mehr Housing”. Con estas medidas se ha logrado dar un primer paso para estabilizar los precios y se ha reducido el aumento del IPC del 41.2% de marzo del 2013 al 11% de 2016.

El Índice General de los Precios del Productor mostró un incremento del 31,9% en el período comprendido entre marzo de 2013 y marzo de 2014. Esta subida ha sido especialmente notable en el sector primario, con un crecimiento de los precios del 42,9%. Así mismo, los precios en la industria han aumentado un 27,9% y en el sector servicios un 30,7%.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

 
Irán es un país de grandes dimensiones, con áreas urbanas muy distantes entre sí. Las reservas de hidrocarburos y los grandes centros de producción petroquímica se encuentran zonas poco pobladas. Esta estructura geográfica confiere al transporte aéreo interno un volumen que siempre ha superado al transporte aéreo internacional.
 
La República Islámica de Irán es el 22º país del mundo en número de aeropuertos. Cuenta con un total de 319, aunque tan solo 140 disponen de pistas pavimentadas. De ellos, tan solo 10 operan con vuelos internacionales. Asimismo, dispone de 26 helipuertos.[1]
 
Pese a que la capacidad de los aeropuertos en el país es de 73 millones de personas al año, en 2012 el número de pasajeros en Irán fue de 40 millones.[2]
 
En 1949, Irán fue reconocido como estado miembro de la International Civil Aviation Organization (ICAO), acogiéndose por tanto a la Convención de Chicago, que regula la legislación internacional sobre el sector. El sector aeronáutico está situado bajo la responsabilidad de la Islamic Republic of Iran Civil Aviation Organization (CAO), organización que se halla bajo la tutela del Ministerio de Transportes. Existe, además, una fuerte competencia interna entre las principales aerolíneas por la concesión de derechos de vuelo y recursos presupuestarios. En el año iraní 2013/14 la participación de las compañías privadas fue del 61% para los vuelos nacionales y del 65% para los vuelos internacionales. Debe señalarse que el sector aeronáutico iraní está muy condicionado por el embargo al que Irán se ha visto sometido.
 
Las principales líneas públicas son Iran Air (línea aérea nacional desde 1962), Iran Aseman Airlines, Kish Air, Mahan Airlines y Caspian Airlines. Ha de señalarse que los precios de los vuelos domésticos están fuertemente subsidiados. Está situación deja a las líneas aéreas iraníes en una situación de absoluta dependencia presupuestaria del Gobierno.
 
La flota aeronáutica iraní está bastante anticuada, con una media de 19 años, compuesta fundamentalmente por algunos modelos de Boeing previos a la Revolución (747, 747-SP y 727), modelos antiguos de Airbus (A300 y A310), Focker holandeses (F-100) y Tupolev rusos (TU-154). Su mantenimiento sufre serios problemas por la falta de piezas de repuesto adecuadas; carencia propiciada por el embargo americano (que recientemente se ha visto suavizado, permitiendo la venta de algunas piezas).
 
En la actualidad, ante la rebaja de las sanciones tras el acuerdo nuclear, se ha iniciado un proceso de compra de nuevos aviones que refuercen la flota de Irán Air. A finales de 2016, OFAC autorizó licencias de exportación de Airbus y BOEING y en enero de 2017 ha sido entregado el primer Airbus a Iran Air de un total de 100 unidades.
 
PUERTOS Y FLOTA
Dada su situación geográfica y sus excepcionales recursos en hidrocarburos, el transporte marítimo es una actividad estratégica para la nación. Se trata de un país que comercia abundantemente con commodities, además de con productos energéticos. Pero se encuentra relativamente alejado de sus principales clientes y proveedores.
 
La gestión portuaria es responsabilidad del Ministerio de Carreteras y Transportes de Irán, ejercida a través de la Port & Maritime Organization (PMO). Además, las terminales de petróleo, situadas todas ellas en el Golfo Pérsico – la más importante es la que se sitúa en la isla de Kharg – están gestionadas por la National Iranian Oil Terminals Company (OTC).
 
Los puertos marítimos más importantes del país son el de Bandar-e Asaluyeh y el de Bandar Abbas. El puerto más importante, ubicado en aguas interiores, sería el de Bandar Emam Khomeyni (Shatt al-Arab). Y, atendiendo a la capacidad de contenedores, destaca Bandar Abbas, con 2.752.460 TEUs.[3]
 
Su flota mercante es la 60ª más numerosa, contando con 76 embarcaciones de diferentes tipos: 51 buques de carga, 8 graneleros, 3 cargueros con tanques para productos químicos, 4 para contenedores, 1 carguero de gas licuado, 3 barcos de pasajeros/carga, 2 petroleros, 2 destinados a carga refrigerada y 2 roll on/roll off. Además, dos buques estarían en propiedad de E.A.U. y 71 más quedarían registrados en el extranjero (5 en Barbados, 10 en Chipre, 3 en Hong Kong, 48 en Malta y 5 en Panamá). Este ha sido uno de los sectores más afectados por las sanciones impuestas a Irán en estos años.[4]
 
El tráfico de contenedores en el año 2012, según el Banco Mundial, ascendió 3.178.537 TEUs (aunque la capacidad portuaria es de 5 millones).
 
TRÁFICO MARÍTIMO CON ESPAÑA
 
El grueso de la flota iraní se concentra en dos compañías navieras, de propiedad mayoritariamente pública: Iranian Republic Islamic Shipping Line (IRISL) y la National Iranian Tanker Company (NITC). Cabe destacar también la Bonyad Shipping Company (BOSCO) y la Pars Petrochemical Shipping Company (PPSC).
 
El tráfico con España adolece de escasez de frecuencia. El único puerto español que IRSL cubre regularmente, con una frecuencia en principio mensual, es Bilbao. Todo servicio adicional es irregular. También existen rutas desde Barcelona y Valencia, que con el posible fin de las sanciones han incrementado los flujos.
 
Una alternativa para el transporte de mercancías españolas a Irán sería la utilización de otros puertos europeos – Amberes es el puerto europeo de mayor tráfico con Irán – o del Golfo – Dubai – así como líneas para el tráfico de contenedores.
 
Cabe añadir que la española Bergé (CONDEMINAS) ha abierto un servicio de transporte marítimo a Irán, mediante un Joint Venture que ha formado con la iraní LOTKA SHIPPING.
 
CARRETERAS
 
En cuanto a carreteras, se trata de la 27ª nación en número de kilómetros, con un total de 198.866 Km. De ellos, 160.366 son carreteras asfaltadas, mientras que 38.500 son carreteras no asfaltadas. Las autovías/autopistas ascienden a 1.948 Km.[5]
 
Más de 817 millones de pasajeros utilizaron las carreteras en 2014 (con una caída del 6,6 por ciento con respecto al año anterior). Asimismo, se transportaron 11,6 millones de toneladas de mercancías (con un incremento del 7% sobre 2013). La media de edad de los vehículos fue de 13 años para los de pasajeros y de 17,4 para los de mercancías. La renovación de vehículos es mínima como demuestran los contantes crecimientos de la edad media del parqué móvil.
 
Irán cuenta con uno de los índices de accidentalidad más elevados del mundo, 20 veces superior a la media. Cada año pierden la vida en torno a 28.000 personas; y 300.000 quedan heridas o discapacitadas. Más allá de la tragedia humana que esto supone, las pérdidas económicas anuales se cifran en más de 6.000 millones de USD al año (5% del PIB) y es por ello que el Gobierno ha empezado a tomar medidas que pretenden paliar esta situación.[6]
 
 
FERROCARRIL
 
Irán dispone de la mayor red ferroviaria de Oriente Medio. Las vías de ferrocarril ascienden a un total de 10.407 km, situando al Estado en la posición número 25 en el Ranking mundial. Del total, 8.483 km corresponderían a un ancho de vía estándar (1,435 m.), mientras que el resto son de vía ancha (1,676 m.). Alrededor de 189,5 Km. estarían electrificados.[7]
 
En la actualidad la red se expande unos 500 Km. al año, y el objetivo a medio plazo es acelerar su crecimiento hasta los 1.000 Km. anuales. La red iraní tiene una estructura radial, que converge en la capital, Teherán, y conecta la mayor parte del país.
 
La empresa estatal de ferrocarriles es la Railway of Islamic Republic of Iran (RAI). Ésta depende del Ministerio, aunque dispone de una cierta autonomía presupuestaria. Disfruta de un cuasi-monopolio en el transporte de pasajeros y mercancías dentro del territorio nacional.
 
El número de pasajeros que hacen uso de las líneas de ferrocarril iraníes ha experimentado un crecimiento muy destacado, ascendiendo desde 13,1 millones en 2002, hasta 29 millones de pasajeros en el año iraní 2011-2012. Sin embargo, en 2013/2014 cayó hasta los 25,5 millones de personas y en 2014/2015 ha continuado cayendo hasta los 24,8 millones. De igual manera puede hablarse acerca del volumen de mercancías transportadas por este medio, que ha pasado de 26,4 millones de toneladas en 2002 a 35 millones en 2011-2011 En 2013/2014 cayó hasta los 32,7 millones y en el año siguiente ha crecido un 6,8%. Los principales productos fueron, por orden de importancia: minerales (43%), productos industriales (17,2%), petróleo (15,2%), productos agrícolas (5,2%) y alimentos (1,9%).
 
METRO
 
La construcción y la gestión de las líneas de Metro recae bajo la responsabilidad de las municipalidades de las respectivas ciudades.
 
Existen, actualmente, cinco organismos encargados de la construcción, ampliación, desarrollo, mantenimiento o gestión del Metro en las principales ciudades del país: Mahshad, Isfahán, Tabriz, Shiraz y la capital, Teherán.
 
El principal metro de Irán y el de mayor extensión, además del más antiguo, es el de Teherán. La compañía iraní Tehran Urban & Suburban Railway Company (TUSRC o Tehran Metro) se encarga de gestionarlo. TUSRC ha optado por tecnología y material rodante de bajo coste, lo que le ha llevado a adquirir producto predominantemente chino. La línea consta actualmente de 40 kilómetros bajo tierra y 50 al aire libre. El volumen de pasajeros que transporta diariamente es de casi un millón, lo que representa en torno a un 20% de los desplazamientos diarios en la ciudad. El precio de los billetes es hasta 8.000 IRR.
 
TUBERÍAS Y GASEODUCTOS
 
Irán dispone de 7 Km. de tuberías y gaseoductos para condensado; 973 Km. para gas/condensado; 20.794 Km. para gas; 570 Km. para gas licuado de petróleo; 8.625 Km. para petróleo; y 7.937 Km. para productos refinados, todos ellos datos de 2013.
Irán es el 10º país del mundo en líneas de telefonía fija, con un total de 30,42 millones; y el 22º en número de teléfonos móviles, con 74,22 millones de terminales.[1]
 
El Ministerio de Información y Tecnología de las Comunicaciones, junto con la compañía estatal TCI, son los responsables del 90% de las políticas, licencias e inversiones en este sector.
 
El país está actualmente modernizándose en este terreno y pretende, no solo mejorar la eficiencia y aumentar el volumen de servicio urbano, sino también llevar servicios de telefonía a varios miles de pequeños municipios que no se encuentran conectados en la actualidad. No obstante, el desarrollo ha sido importante, habiéndose duplicado el número de líneas fijas desde el año 2000 – a lo que ha contribuido la compañía estatal de telecomunicaciones mediante la adición de modernos cables de fibra y de conmutación, así como sistemas de intercambio – y superando hoy en día el número de líneas (fijas y móviles) a la población total del país.
 
En cuanto al sistema de telefonía internacional, Irán cuenta con un cable submarino de fibra óptica a Emiratos Árabes Unidos; cuenta también con el acceso a la fibra óptica FLAG y con la línea de fibra óptica Trans-Asia-Europa (TAE), que se extiende desde Azerbaiyán a través de la parte norte de Irán a Turkmenistán y Georgia.[2]
 
RADIO Y TELEVISIÓN
 
La radio HF y microondas retransmite a Turquía, Azerbaiyán, Pakistán, Afganistán, Turkmenistán, Siria, Kuwait, Tayikistán y Uzbekistán. Irán cuenta además con 13 estaciones terrenas de satélite: 9 Intelsat y 4 Inmarsat.[3]
 
La radio y la televisión en Irán están compuestas por medios de radiodifusión estatales, no existiendo radiodifusores privados independientes. De esta manera, la IRIB, la emisora ??de radiotelevisión estatal, opera en 5 canales de televisión a nivel nacional, un canal de noticias, unos 30 canales provinciales, y varios canales internacionales. IRIB opera, además, 8 redes nacionales de radio.
 
INTERNET
 
Irán está creciendo de manera exponencial en cuanto a usuarios de Internet. Pese a que todavía es el país número 72 en cantidad de servidores de Internet, con un total de 197.804.[4] Una muestra del desarrollo que este sector está viviendo es que en 2009 tan solo un 11,1% eran usuarios de Internet, ascendiendo al 26% en 2012. En 2015, ya son el 44,1% por ciento de la población quienes usan internet, alrededor de 37 millones de personas.[5]
 

[1] The CIA World Factbook – 2016.
[2] The CIA World Factbook – 2016.
[3] The CIA World Factbook – 2016.
[4] The CIA World Factbook – 2016.
[5] Banco Mundial.

[1] En 2010 el 82,6% de la electricidad provenía de combustibles fósiles, el 13, 7% de plantas hidroeléctricas, el 0,2 de fuentes renovables y el 0,0% de fuentes nucleares.
 

[1] The CIA World Factbook – 2016.
[2] Banco Mundial.
[3] The CIA World Factbook.
[4] The CIA World Factbook – 2016.
[5] The CIA World Factbook – 2016.
[7] The CIA World Factbook – 2008.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Según el Banco Central de Irán, de entre los 79.7 millones de habitantes censados en el año iraní 1394 (2015-16) la población activa asciende a 23,8 millones de personas (83% hombres), un 0,1% menos que el año anterior.[1] El sector de los servicios es el que más puestos de trabajo proporciona (52,1%), seguido de la industria (48,9%) y de la agricultura (9%).
 
La tasa de desempleo ha ido en aumento: 12,3% en 2011, 12,2% en 2012 y 13,1% en 2013, para reducirse al 10,3 a finales de 2014 nuevamente en 2015 la tasa se ha incrementado en un 0,3% hasta situarse en el 10,6%. No obstante, pese a las cifras dadas por el BCI, los expertos señalan que la tasa de desempleo asciende hasta el 20%. Ésta afecta en un 11,8% en el medio urbano y en un 7% en el medio rural. Asimismo, es reseñable la diferencia existente entre géneros, siendo de un 19,8% para las mujeres y de un 8,6% para los hombres. El descenso del desempleo ha resultado especialmente agudo en el sector servicios, mientras que la agricultura ha sido la menos afectada.[2]
 
La proporción de emigrantes, respecto de la población total del país, se estima entorno al 1,7%, mientras que la de inmigrantes es del 2,8%.[3] UNICEF sitúa la tasa de trabajo infantil en un 11,4% (12,5% niños y 10,2% niñas).
 

[1] El Banco Mundial cifra la población activa (2014) en 27.700.000. The CIA World Factbook en 28,4 millones (2014).
[2] Banco Central de Irán (2013-14) y Fondo Monetario Internacional (2013).
[3] Índice de Desarrollo Humano de 2013 (PNUD).  

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

Según el consenso de analistas de Irán, el PIB nominal per Cápita en Irán ha descendido desde los USD 6.500 (2011) y los USD 6.200 de (2012) a USD 5.124 (2016). El país ocupa el 17º puesto mundial en PIB según la Paridad de Poder Adquisitivo (USD 997.430 miles de millones).
 
El índice de Gini ha evolucionado en los últimos años de 0,3740 (2011-12) a 0,3952 (2014) y 0,3999 (2015). En el año 2015 el 10% más rico tenía 14,3 veces más ingresos que el 10% más pobre, creciendo desde el 13,8 del año anterior. La “Ley de reforma del subsidio y de estabilización de precios” además ayudó a que la distribución del ingreso mejorara en favor de los grupos de ingresos más bajos, aunque en perjuicio de los grupos de ingresos medios.[1]
 
Según UNICEF, en 2007 un 1,5% de la población vivía por debajo del umbral de la pobreza (USD -1,25 al día). En la actualidad la estimación es que existen 4 millones de iraníes muy ricos, 6 millones de ricos y 10 millones con altos ingresos. 20 millones pertenecerían a una clase media; 10 millones a la clase media-baja y 30 millones tendrían dificultades para vivir.
 
En los 23,8 millones de hogares censados en 2014-15 por el Banco Central de Irán, un 4% más que el año anterior con un promedio de 3,55 miembros por hogar, los gastos ascendieron a 8.218,25 €; un 15,6% más que el año anterior. En el periodo 2014/2015 se ha incrementado un 25% el salario mínimo nominal y un aumento del 20% en el coeficiente de sueldos de los funcionarios públicos. Además, estos incrementos fueron superiores a la tasa de inflación interanual (alrededor del 15%), lo que indica un aumento del poder adquisitivo de los trabajadores y de los funcionarios.[2]
 
Los hogares más desfavorecidos del país están recibiendo cupones de comida. Hay que tener en cuenta que las características religiosas del país conllevan una red de asistencia social importante, a través de las mezquitas y de las organizaciones conocidas como bonyads. Los bonyads son organizaciones semipúblicas creadas tras la Revolución Islámica con activos confiscados a la Fundación Pahlevi, así como a otras fuentes. En la actualidad gestionan muchas empresas y, con los beneficios obtenidos, realizan unas labores de asistencia social muy importantes en Irán. Los subsidios en Irán podrían situarse entre el 20% y 27% del PIB e incluyen un espectro muy amplio de productos: desde el pan hasta la gasolina. Se trata de subsidios generales para toda la población, no para las personas más desfavorecidas en particular, por lo que es una medida ineficiente para contrarrestar la pobreza.[3]
 
El Índice de Desarrollo Humano de 2015 realizado por PNUD sitúa a Irán en el puesto 69, con un valor de 0,766. Ha evolucionado desde 2013 en que ocupaba el puesto 76 en esta clasificación. Esta posición se englobaría dentro del grupo de países que componen un “Desarrollo humano alto”. Tomando en consideración este índice, Irán se encontraría, por tanto, por delante de países como Colombia, Turquía, Omán, Brasil, Ucrania o Perú.[4]
 
Desde 1980 el país ha ido ascendiendo en la escala IDH a un promedio superior al 1,9% hasta el año 2000 y a una media de 1,15% hasta 2012. En el año 2014 un 6,7% del PIB se destinaba a la salud y un 3,7% a la educación (84,3% de alfabetización mayores de 15 años, 65,1% de mayores de 25 años con educación secundaria y un 55,2% en matriculación).
El índice de Desigualdad de Género sitúa a Irán en el puesto 69, con un valor de 0,515.[5]
 

[3] Existe un plan a 5 años para su eliminación. Para la gasolina, desde 2010 se han establecido cuotas de consumo, con un nivel de consumo subsidiado.
 
[4] Esperanza de vida al nacer:                                 75,4 años
Promedio de escolaridad:                                          8,2 años.
Años de escolaridad esperados:                                15,1 años.
Ingreso nacional bruto (INB) per cápita:                    15.439,8 (PPA en USD 2011).
IDH no referido a ingresos:                                       0,509.
[5] Tasa de mortalidad materna:                               23 muertes por cada 100.000 nacidos vivos.
Tasa de fecundidad adolescente:                            31,6 nacimientos por cada 1.000 mujeres de 15-19 años.
Escaños en el parlamento:                                        3,1%.
Educación secundaria completada:                            62,2% de las mujeres frente al 67,6% de los hombres >25.
Participación en la fuerza de trabajo:                         16,6% de las mujeres frente al 73,6% de los hombres >15.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Bajo el paraguas del Ministerio de Agricultura se engloban las actividades agrícolas, de ganadería y de pesca. Estos tres sectores dieron empleo en el año 2015 a un 18% de la población activa y generaron un 9.1% del PIB. Sus exportaciones supusieron el año anterior un 18% de las exportaciones no petrolíferas del país y la producción total se estimó en más de 4 millones de toneladas.
 
La Sociedad Comercial del Estado, que depende del Ministerio de Comercio, ha estado tradicionalmente encargada de centralizar las importaciones de productos alimenticios básicos subvencionados, como el trigo, el azúcar, el arroz, el aceite vegetal, la carne de pollo congelada y la leche infantil en polvo. Sin embargo, el monopolio legal para la importación de estos productos ha ido desapareciendo gradualmente y el sector privado ya ha sido autorizado a importar de forma directa.
 
El saldo comercial de productos agrícolas, en el que se incluyen los tres subsectores ya mencionados, es muy deficitario para Irán. En el ejercicio 2014/2015 las importaciones superaron en 5,1 mil millones de dólares a las exportaciones. En las siguientes tablas puede apreciarse la balanza comercial de Irán en el comercio de productos agrícolas y los datos de exportación de los grandes subsectores agrícolas.
 
 
SALDO COMERCIAL IRANÍ DE PRODUCTOS DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA (millones de USD)
 
2013/2014
2014/2015
Evolución %
Exportaciones
3.466
4.986
43,9
Importaciones
10.632
10.091
-5,1
Balance comercial
-7.166
-5.105
-28,7
 
EXPORTACIONES AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA IRANÍES (millones de USD) – Banco Central Irán
 
2013/14
2014/15
Evolución %
Ganado y aves
860
1.229
43
Productos pesca
244
202
-17,1
Agríc./hortíc.
2.158
2.788
29,2
Alimenticios
1.788
1.901
6,3
Farmaceúticos
356
620
74,10
TOTAL
5.406
6.740
24,7
 
Fuente: Banco Central Irán/CIA World Factboo
 
AGRICULTURA
 
La lluvia es la razón principal en la definición de las zonas agrícolas. La cordillera Alborz ha permitido la creación de una zona muy lluviosa y boscosa, donde se producen muchos tipos de cultivos. Asimismo, los montes Zagros retienen a las nubes de lluvia que llegan desde el oeste, creando de esta manera una zona húmeda, con muchas granjas y huertos, y con gran producción agrícola y ganadera. Sin embargo, la parte central del país recibe muy pocas precipitaciones y la producción de cultivos se limita a los lugares con suficiente agua de lluvia o agua subterránea.[1] Aunque las precipitaciones son escasas e irregulares, la ganadería, la agricultura y los frutales (granadas, nueces, pistachos) son comunes en el centro de Irán.
 
Irán, de 163 millones de hectáreas de superficie terrestre, cuenta con 49 millones de Ha cultivables, según la FAO. El territorio más fértil se encuentra en el oeste y en el noroeste del país. Siendo alrededor de un tercio del territorio iraní cultivable, debido a la pobreza del suelo y a las dificultades para la distribución de agua, tan solo un 11% del área se encuentra cultivada (FAO 2015). De ésta, 19,6 millones de Ha corresponden a cultivos permanentes (1,8 millones) y tierras arables, mientras que 13 millones se destinan a cultivos temporales. La superficie forestal es de 11 millones de hectáreas.[2]
 
La agricultura en Irán requiere de 87 km3 anuales de extracción de agua (AQUASTAT 2005). Un tercio del espacio cultivado, 9,5 millones de Ha, corresponde al área total equipada para la irrigación, quedando el resto para el cultivo de secano. Los principales cultivos del país son el trigo (10,5 millones entre Marzo 2014/Marzo 2015), la cebada (2,9 millones), arroz (2,3 millones), maíz (1,6 millones), caña de azúcar (6,5 millones), patatas (4,9 millones) y cebollas (2 millones). El trigo es el cereal predominante, que representa casi el 70% de la producción total de cereales. El valor de los pistachos, sin embargo, un producto destinado a la exportación y con menor producción, prácticamente iguala al del trigo. Destaca también la producción de hortalizas frescas, pepinos, melones, manzanas y cebollas secas.[3]
 
GANADERÍA
 
Según datos del Ministerio de Agricultura de Irán, entre marzo de 2014 y marzo de 2015 encontramos las siguientes cifras: las ovejas (48,777.5 Miles de cabezas en 2014-2015) y cabras (204,07.6 Miles de cabezas) son los animales más comunes; también está extendido el ganado vacuno (8,117.661 miles de cabezas), asnos búfalos (204.384 miles de cabezas) y camellos (162.371 miles de cabezas).
Cabe destacar además, los 6,9 millones de colmenas existentes en el país, así como un total de 483 millones de gallinas y 1.5 millones de pavos. Además Irán produjo en 2014-2015, 925 miles de toneladas de huevos de gallina y 8,800 miles de toneladas de leche, siendo la carne más consumida la de pollo (2,033 miles de toneladas).[1]
 
En Irán se practica tanto la cría industrial de animales, como sistemas de cría sedentarios (bastante comunes), trashumantes (principalmente de ovejas y cabras, en los montes Zagros) o el nomadismo, de poca importancia hoy en día. De los 90 millones de hectáreas de pastizales que la FAO estima que posee Irán, el 48% se considera que, aunque recuperables mediante tratamiento, se encuentran en mal estado.[2]
 
PESCA
 
En cuanto a la pesca, la extensa costa Iraní, unida a un clima diversificado en la superficie terrestre adaptada a los diversos tipos de acuicultura, hace de Irán la nación pesquera y acuícola más importante en la región. Ésta cuenta con 12.120 embarcaciones motorizadas (FAO 2014) y 151.326 pescadores (FAO 2014) y ha ido aumentando su volumen de pesca en los últimos años, pasando de 324.873 toneladas en 2002 a 487.817 en 2011.
 
Se diferencian tres categorías de actividades pesqueras:
  • la pesca meridional (Golfo Pérsico y Golfo de Omán): se compone de especies como el camarón, la palometa plateada, demersales y grandes y pequeños pelágicos. La pesca de atunes con jábega en el Océano Índico se ha expandido; 
  • la pesca norteña (Mar Caspio): incluye el esturión[1], la kilka y el menhaden, kutum (Rutilus frisii), salmonetes, carpa, lucioperca, bremas, arenques y salmonetes; 
  • la pesca en aguas interiores y la acuicultura: la presa Aras en el Oeste de la Provincia Azerbaijan, el lago Hamon en Sistan y Baluchistan, Hoor-al- Shadegan y Hoor-al-Hovize en Khuzestan meridional son los principales y mayores cuerpos de agua para la pesca en aguas interiores. La acuicultura es muy prometedora debido a las extensas superficies disponibles y a las diferentes condiciones climáticas. Las especies más populares son: lucioperca, salmón, camarón, trucha arco iris y las carpas comunes y chinas. Recientemente, el esturión, el barbus (Benni) y el salmonete gris.

[1] La pesca de los recursos del esturión es controlada exclusivamente por la Organización de Investigación Pesquera en colaboración con el Diputado para Asuntos Pesqueros y Portuarios.

[1] FAOSTAT 2015.
[2] FAOSTAT 2015.

[1] AQUASTAT 2014: Irán cuenta con 137 km3 de recursos hídricos totales (105 km3 de agua superficial + 49,3 km3 de agua subterránea + 18,1 común entre agua superficial y subterránea. La extracción total de agua dulce asciende a 92,95 km3 anuales (2004), de los cuales 40 corresponden a aguas superficiales y 53,1 a aguas subterráneas y/o comunes (lo que supone una utilización del 62,77% de los recursos hídricos totales).
[2] FAO 2015: Superficie forestal: 11,07 millones Ha. Superficie no forestal con recursos de madera: 5,34 millones HA. http://www.fao.org/forestry/country/32185/es/irn/
[3] FAOSTAT 2015.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

RECURSOS MINERALES
El Centro de Estudios del Parlamento de Irán anunció en 2013 que el país encierra el 7% de las reservas minerales del mundo (con 68 tipos diferentes de minerales), tratándose además del 1º Estado con más recursos de zinc, 2º de cobre, 2º y 3ºde gas y petróleo, respectivamente, 9º en hierro, 10º en uranio y 11º en plomo.
 
Irán está clasificado dentro de uno de los 15 países más ricos en recursos minerales del mundo, con un valor estimado en 650.000 millones de dólares, y dispone de grandes reservas de petróleo (9,1% de las reservas mundiales – 2014)[1], gas natural (15,9% de las reservas mundiales del mundo, el primero)[2], yeso y piedra pómez (9% de la producción mundial), barita, carbón, cromo, cobre, hierro, plomo, manganeso, uranio, sal, arena, grava, zinc y azufre.[3]
 
Según la Organización Mundial de Comercio, Irán es el 9º principal exportador de recursos naturales (datos de 2008, última actualización publicada por esta organización).
 
Los subsectores del gas, el petróleo y la petroquímica son responsabilidad del Ministerio del Petróleo, del que dependen una serie de organismos y empresas estatales especializadas en distintas actividades que se encargan de gestionar el proceso productivo, la distribución y la comercialización.
 
 El contexto reciente ha estado totalmente marcado por el régimen de sanciones aplicado por la comunidad internacional a Irán. La normativa restrictiva, aplicada entre otros por la Unión Europea, Estados Unidos y Japón, hacía especial hincapié en la prohibición a la importación de crudo iraní, vital para la economía local. Como consecuencia de las sanciones, la producción de petróleo había caído a niveles de hace 20 años.
 
En el ejercicio económico 2012-2013, coincidente con el endurecimiento por parte de la U.E. del régimen sancionador a Irán, las exportaciones de petróleo y gas caen cerca de un 50%. El efecto sobre las exportaciones totales es devastador y caen un 30%. Paralelamente, el peso de las exportaciones de gas y petróleo – sobre las exportaciones totales – históricamente en el entorno del 80%, cae en 2013 hasta el 64%. A día de hoy, gracias al pacto nuclear entre Irán y las principales potencias occidentales, las sanciones se han reducido y el panorama ha cambiado radicalmente.

EXPORTACIONES DE IRÁN Y LOS INGRESOS DEL GOBIERNO (Millones de USD) – Banco Central Irán
 
2013/2014
2014/2015
Evolución %
Exportaciones totales
86.471
64.597
-33,9
Exportaciones de petróleo y gas
55.352
33.569
-64,9
Exportaciones de petróleo crudo 
36.532
22.827
-60
% Total exportaciones petróleo y gas
64,01
51,97
-23,2
% Ingresos de petróleo y gas / Total
17
15,3
-1,7

Fuente: Banco Central Irán
 
El efecto de las medidas restrictivas al comercio de crudo iraní no se limitó a una reducción de sus exportaciones. Todo el sector está controlado por el gobierno, que obtenía del petróleo el origen de un 55% de sus ingresos. Tras el endurecimiento de las sanciones los ingresos totales del gobierno se han ido reduciendo.
 
Las reservas de petróleo con las que cuenta Irán alcanzan aproximadamente los 155.000 millones de barriles. Hasta 2012, la República Islámica ocupaba el segundo lugar en producción de entre los países de la OPEP y el cuarto a nivel mundial, llegando a extraer 4 millones de barriles diarios, de los que exportaba más de la mitad. Dadas las sanciones, en 2014 la extracción se estimó en 2,8 millones de barriles, acaparando Irak la mayor parte de la previa cuota iraní. Esta producción ha ido cayendo, situándose a principios de 2015 en el entorno de los dos millones de barriles al día. A pesar de esto, en el periodo 2014-2015, el número medio de barriles al día producidos ha sido de 1,34 millones.
 
Si acudimos a los datos más actualizados del mercado, publicados en las últimas semanas por la prensa iraní (Financial Tribune), encontramos pruebas de que la relación comercial entre la UE e Irán se está recuperando a gran velocidad. De hecho, si antes de las sanciones era común un nivel de venta de 800.000 barriles al día, en el mes de diciembre de 2016 se llegó a los 767.000 barriles. Esto supuso un incremento del 10% respecto al mes anterior.
 
En un encuentro de los ministros de energía de los países miembros de la OPEP que se llevó a cabo en Viena (en el año 2016), y tras el acuerdo alcanzado por el G5 + 1, el ministro de Petróleo iraní, Biyán Zangané, anunció que Irán estaba dispuesto a ampliar la exportación hasta los cuatro millones de barriles bajo cualquier circunstancia, incluso si el precio se desplomara. Posteriormente en 2017, Irán h a sido el único país que ha podido aumentar su cuota en 90 mil barriles / día frente a la reducción de todos los demás socios de la OPEP.
 
Los principales importadores han sido Turquía e Italia, con 190.000 barriles cada uno, seguidos por España y Grecia, que alcanzaron unas compras de 97.000. Gracias a estas ventas, el ministerio del petróleo ha previsto una un beneficio de 41.000 millones USD por proveniente del gas y el petróleo para este año fiscal (que finalizará en marzo).
 
El responsable máximo del sector petrolífero iraní es la empresa National Iranian Oil Co. (NIOC), cuarta compañía mundial del sector. Del NIOC dependen una serie de empresas que se especializan en distintas actividades relacionadas con el petróleo.
 
Respecto del gas, cinco empresas se reparten la responsabilidad de la gestión: National Iranian Gas Company (NIGC), Pars Oil & Gas Company (POGC) National Iranian Drilling Company, Iranian Gas Export Co. (NIGEC) y la National Iranian Oil Co. (NIOC).
 
Irán comparte con Qatar el yacimiento aislado más grande del mundo, el South Pars. Además, ha de destacarse que según el “BP Statistical Review of World Energy 2014”, Irán se ha convertido en el país con mayores reservas de gas natural del mundo. Desbanca de este puesto a Rusia, tras sufrir esta una revisión de sus datos. No obstante, los datos de producción por parte de Irán no son tan positivos, ya que se encuentra en el tercer puesto de país productor y la mayor parte es para consumo propio.
 
Los datos de exportación son aún más discretos. En 2015 Irán exportó 9,7millardos de metros cúbicos de gas natural, algo irrisorio en comparación con los casi 200 de Rusia, los 94 de Qatar, los 92 de Canadá o los 32 de Estados Unidos.[1]
 
Irán importa gas de Turkmenistán para los territorios del norte, cifra que asciende a unos 8.000 millones de m3 / año por USD 170 / 1.000 m3, precio revisable cada 3 años.
 
La mayor parte de las reservas de petróleo se encuentran en los grandes yacimientos de la región del Khuzestan. En general, se trata de campos muy antiguos, cuya explotación requiere de grandes inversiones para mantener los ritmos de producción. La producción de petróleo en Irán se enfrenta con tres problemas de singular importancia:
  • La escasa eficiencia hace que el consumo interno de recursos energéticos crezca de manera significativa, y la política de subsidios incentiva el consumo de combustible. La proporción de la demanda doméstica de energía cubierta por el gas natural es creciente – en la actualidad ya satisface algo más de la mitad de la demanda interna – pero al ritmo actual de consumo, en 2025 Irán debería importar petróleo para cubrir sus necesidades domésticas.
  • El ritmo de agotamiento de los pozos es muy rápido, consecuencia de los insuficientes niveles de inversión en actividades de exploración y mantenimiento.
  • El ratio de recuperación del petróleo es del 25-26%, muy lejos de la media internacional que se sitúa entre el 38% y el 40%.
El objetivo de alcanzar un ritmo sostenido de incremento de producción en los próximos años pasa por varias líneas prioritarias de actuación:
  • Desarrollo de los yacimientos compartidos de petróleo off-shore. Irán tan solo extrae 800.000 b/d de campos off-shore; el objetivo es el aumento hasta niveles cercanos a los 1,1 millones de b/d.
  • Operaciones de prospección de nuevos yacimientos.
En cuanto al refino, en Irán hay nueve refinerías: Abadan, Arak, Bandar Abbas, Esfahan, Kermanshah, Lavan, Shiraz, Tabriz y Teherán, para las que el Ministerio de Petróleo tiene un plan de modernización y ampliación de capacidad de producción. Adicionalmente, hay proyectadas siete refinerías adicionales: Anahita, Caspian, Hormuz, Khuzestan, Pars, Persian Gulf y Shahriyar, aunque parece ser que solo hay presupuesto para la Persian Gulf. La insuficiente infraestructura para el refino de crudo sigue siendo uno de los problemas más acuciantes de la economía iraní.
 
 
PRODUCTOS PETROQUÍMICOS
 
La producción iraní de productos petroquímicos en 2014-2015 fue de 44,5 millones de toneladas, un 9,7% mayor que un año antes. Por componentes, esta producción puede dividirse en un 25% de productos químicos, 28% de fertilizantes y un 12% productos aromáticos. La producción anual de productos petroquímicos fue incrementándose durante los últimos años, desde los 8,7 millones de toneladas de 1995, hasta 2012, cuando el sector entró dentro del embargo de la Unión Europea. Sin embargo, esto también ha cambiado con el levantamiento de las sanciones, llegando a una evolución positiva en este último año.
Por el momento, la producción petroquímica iraní se concentra en el oeste del país, en la provincia de Khuzestán, y más al norte, a lo largo de la frontera con Irak; en esta zona están situados los principales pozos de petróleo onshore que desde hace años aportan el grueso de la producción de petróleo del país. Algunas plantas de importancia se encuentran en el interior (Isfahán, Shiraz,y Arak) o en el Golfo Pérsico (Kargh Island). Assaluyeh, en la costa del Golfo, frente al yacimiento de gas de South Pars, es el gran centro de producción del país. En la actualidad, el complejo petroquímico de mayor producción, con más de 5.3 millones de tons/año, es el de Bandar Imam, que forma el núcleo de la zona económico-energética especial conocida como Petzone.
 
Irán es el quinto productor mundial de productos petroquímicos y el segundo en Oriente Medio, con un 27% del total, superado tan solo por Arabia Saudita con el 50%. El mercado doméstico supone menos de la mitad de las ventas de la industria petroquímica iraní, tanto en valor como en volumen, 10,5 millones de toneladas y 67.698 millones de riales. A partir del año 2002 se produjo un fuerte crecimiento de las exportaciones de productos petroquímicos que no han dejado de crecer desde entonces, alcanzando la cifra de 11.559 millones de USD$ en 2010/11. Con las sanciones, esta cifra se redujo hasta los 9.874 millones de dólares en 2013/2014, cifra que evoluciono positivamente hasta los 15.886 millones en 2014/2015. Sin embargo, el Gobierno iraní avanzó a finales de 2014 que la buena marcha del sector debería tener un impulso mayor y abrió la posibilidad de aumentar las inversiones extranjeras para conseguir un total de 29.000 millones de euros para que en 2015 el país produzca 120 millones de toneladas en productos petroquímicos.
 
ENERGÍA
El peso en el consumo de energía corresponde en el periodo 2014/2015 en un 34,1% al sector industrial, en 32,2% al residencial, un 8,9% al comercial, un 16,1% al agrícola, y 8,9% al sector público. El 47,6% de la producción provino del sector público: turbinas de gas y de ciclo combinado (18,6%), vapor e hidroeléctrica (23,7%), diésel y eólica (5,3%); y el 52,4% de grandes industrias y del sector privado.

IRÁN - ENERGÍA
 
ELECTRICIDAD (kWh)[1]
PETRÓLEO CRUDO (barriles/día)
PETRÓLEO REFINADO (barriles/día)
GAS NATURAL (millones de m3)
Producción
271.772 millones (2015)
3,3 millones (2015)
1,93 millones (2014)
174.500 (2014)
Consumo
218.933 millones (2015)
-
1,95 millones (2014)
170.200 (2014)
Exportación
10.073 millones (2015)
1,04 millones (2013)
240.800 (2013)
9.860 (2014)
Importación
3.656 millones (2015)
87.440 (2013)
12.630 (2013)
34.020.000 (2014)
Capacidad Instalada / Reservas probadas
77 millones Kw. (2014)
157.800 millones de barriles (2016)
-
33.610 billones (2013)
FUENTE: Banco Central Iraní/The CIA World Factbook

Existen 59 plantas de producción de electricidad, de las que 12 son de ciclo combinado, 31 de gas y 16 de carbón. La mayor parte del combustible empleado en las centrales térmicas en Irán es gas natural.
El gran consumo de energía eléctrica en Irán se debe a los fuertes subsidios que reciben los consumidores, y se ha convertido en uno de los más altos de Oriente Medio. Esta situación está comenzando a revertirse y Rouhani ya retirado ayudas a las familias ricas y toda la población ha visto como la gasolina realmente barata ha doblado su precio. El 100% del territorio urbano tiene acceso a la electricidad, así como el 98% del rural. Sin embargo, la demanda está superando ya a la capacidad instalada. De esta manera, la Iran Power Development Company ha emitido bonos, a través del Banco Saderat, por valor de un millardo de dólares, con el fin de construir más plantas de producción de electricidad.
 
Existen interconexiones con Afganistán, Armenia, Azerbaiján, Irak, Pakistán, Turquía, y Turkmenistán, con capacidades de entre 700 MW (Irak) y 40 (Afganistán y Pakistán). Está estudiándose, asimismo, la posible conexión con la Federación Rusa, con Tayikistán (vía Afganistán), y los E.A.U. mediante un cable submarino.
 
El Ministerio de Energía es la autoridad tutelar del sector y diseña y supervisa la política de generación, transmisión y distribución eléctrica. El Ministerio tiene dos áreas de trabajo bien diferenciadas: energía y aguas. El Viceministerio de Agua es competente en la construcción y gestión de centrales hidroeléctricas y aporta la energía producida a la red nacional. De esta rama del Ministerio depende Iran Water and Power Resources Development Company (IWPRC), una filial al 100% del Ministerio de Energía que se encarga de la construcción de las presas y centrales hidroeléctricas. Además, el eje central de la política energética es la entidad pública TAVANIR (Power Generation, Transmisión and Distribution Management Organization), dependiente del Ministerio de Energía. Es la principal productora iraní de electricidad y planifica y controla todo el programa de construcción de centrales. También es responsable del transporte y distribución de la energía eléctrica, de la fijación de tarifas y de la reglamentación, así como de las actividades comerciales e I+D.
 
AUTOMOCIÓN
 
El sector de la automoción en Irán es, después del petróleo y sus derivados, el de mayor importancia económica del país. Aporta un 2% del PIB y ha registrado un crecimiento muy importante en los últimos años, por encima del 25%, ritmo muy superior al logrado en otros sectores industriales. El sector tiene ya un cierto peso en el mercado internacional: Irán es hoy el decimosexto productor mundial de automóviles.
 
El sector da empleo a unas 650.000 personas. La producción anual se cifra en torno a 1.500.000 unidades, y aún está por debajo de la demanda doméstica. El parque automovilístico se estima en torno a 8,5 millones de vehículos (cifras del periodo 2013/14) , de los que 2,6 millones tienen más de 20 años, siendo la media de edad de 13 años para los coches de pasajeros y de 17,9 años para los de mercancías. El parque automovilístico se distribuye en porciones similares entre Teherán y el resto del país.
 
La automoción en Irán ofrece unas perspectivas de fuerte crecimiento de demanda, debido a la presión demográfica, a las necesidades de reposición de la flota y a la práctica inexistencia de transporte público en las grandes ciudades. El índice de coches per cápita es todavía bajo: 1 vehículo por cada 10 personas en Irán, frente a 5,6 en Arabia Saudí, 9,8 en Turquía, 2 en Europa o 1,2 en EE.UU.
 
La política del Gobierno de Irán con respecto al sector es decididamente proteccionista, con aranceles del 100% para turismos de los que se importan al año en torno a 23.000 unidades, la mayoría de ellos de gran cilindrada y marcas de lujo. Está prohibida la importación de coches usados, independientemente de quien los importe.
 
El sector automovilístico se caracteriza por una gran concentración y un claro predominio del sector público en la producción de vehículos: Iran Khodro y Saipa (participadas mayoritariamente por IDRO) controlan más del 95% del mercado. El resto de los operadores son meros ensambladores, que importan CKDs de marcas principalmente francesas y asiáticas. Hay una creciente presencia del sector privado en lo que a fabricación de componentes se refiere.
 
Irán Khodro dominó el mercado durante mucho tiempo pero, el Peykan, el tradicional coche nacional, dejó de fabricarse en el 2006 Y en 2009-2010 su cuota empezó a disminuir. Ahora la empresa produce modelos de la marca Peugeot y ha comenzado con el Logan, producto de la inversión mixta de Renault. En el año 2004 se estableció la empresa Renault Pars, con un 51% del capital de Renault y el 49% restante de AIDICO (Automotive Industrial Development Corporation) perteneciente a partes iguales a Iran Khodro y a SAIPA.
 
SAIPA ya ha superado la cuota de Irán Khodro. Se trata de la antigua filial de Citroen. Ahora produce con mucho éxito el Pride, con licencia de la coreana Kia Motors.
 
Ambas empresas ensamblan también camiones y autobuses. Irán Khodro trabaja modelos de Mercedes y Hyundai y SAIPA, de IVECO y Volvo.
 
El sector de producción de componentes cuenta con 1.200 empresas principales y otros tantos subcontratistas menores. Se estima que los fabricantes locales cubren el 80% de las necesidades de componentes de automoción del país. Existe una importante asociación sectorial, Iran Auto-Parts Manufacturer's Association (IAPMA), muy activa en la defensa de la modernización del sector, que a pesar de su dependencia de los grandes ensambladores públicos cuenta con empresas privadas de creciente importancia.
 
Una parte de los fabricantes de componentes están organizados en torno a IDRO, que actúa de brazo ejecutor del Ministerio de Industria para el desarrollo del subsector. Irán Khodro y, en menor medida SAIPA, tienen también un número importante de filiales dedicadas a la fabricación de componentes, lo que refuerza su integración vertical y les permite controlar el nivel de calidad de sus productos finales y aumentar su contenido local.
 
SIDERURGIA
 
La industria de la siderurgia inició su desarrollo en Irán en los años 60, cuando la antigua URSS construyó la primera fábrica en Ispahán, con una capacidad anual de un millón de toneladas. La revolución de 1979 y la guerra contra Irak impidieron a Irán superar ese nivel de producción.
 
En 2014-2015, Irán produjo 11 millones de toneladas, todavía muy por debajo de sus posibilidades, si se tiene en cuenta el volumen de las reservas y los recursos mineros de que dispone el país, así como una fuerza de trabajo barata y cualificada, y energía a muy bajo coste. El objetivo de las autoridades es producir 55 millones de toneladas/año de acero en 2025. Las exportaciones han alcanzado los 3,8 millones de toneladas en este periodo, con un ascenso del 50% respecto al año anterior.
 
El Ministerio de Industria y de Minas es el principal actor del sector, a través de IMIDRO, el holding que controla las principales empresas mineras de Irán, incluidos todos los grandes productores siderúrgicos. IMIDRO controla 4 filiales en el sector siderúrgico, que representan el 96.5% de la producción actual de acero bruto en Irán, aproximadamente 12,2 millones de tons/año.
La mina más destacada del país se encuentra en Tchogart, cerca de Yazd, y sus extracciones se dedican principalmente a la planta de Ispahán. La segunda más importante es la de Gol-è-Gohar, situada en Kerman. Un tercer proyecto sería el de extracción de mineral de hierro en la ciudad de Khaf, en Khorasan.
 
 
INDUSTRIA ALIMENTICIA
 
La industria de procesado de alimentos ha alcanzado cierta importancia en Irán. El sector agroalimentario da empleo a 276.000 personas, y está compuesto por 11.000 empresas, en su mayoría de propiedad privada y de reducida dimensión.
 
El líder del sector es el Bonyad Mostazafan, que controla la mitad del mercado de bebidas refrescantes y el 20% de la industria azucarera. La producción de sus numerosas filiales abarca enlatados, concentrados de fruta, mermeladas, snacks, etc.
 
La mayor parte de las plantas de procesamiento de alimentos operativas tienen una edad media de más de 15 años. En el caso de la industria del refino de aceite y producción de azúcar, la renovación de maquinaria es especialmente urgente, aunque las últimas inversiones del sector se han canalizado hacia el enlatado y empaquetado de alimentos, la producción de zumos de frutas y el procesamiento de dátiles. Los proveedores italianos son particularmente activos en el sector; las principales empresas españolas de packaging están también presentes en el mercado iraní.
 
El Ministerio de Sanidad es el responsable de garantizar la calidad de los productos. Además, la Dirección General de Supervisión de Productos Alimenticios, Bebidas, Cosméticos e Higiene personal, mantiene un registro de estos productos, de carácter obligatorio, y establece una doble tarifa para poder comercializar este tipo de productos en Irán:
  • Es necesario registrar el nombre de la empresa extranjera: Coste 5.500 USD.
  • Es necesario registrar el nombre de cada marca comercial de la empresa extranjera: 900 USD por cada marca comercial.
El registro es un proceso que debe realizar el agente iraní (que en estos sectores debe serlo en exclusividad) ya que toda la documentación está en farsi.
 
SECTOR TEXTIL
 
El sector textil en Irán está orientado al mercado doméstico. Se desarrolló al amparo del fuerte proteccionismo introducido en 1979, después de la Revolución Islámica. Con el tiempo se fue generando un reducido flujo exportador de productos de confección, destinado a abastecer a los países de la región, que no demandan alta calidad, ni diseño. No obstante, el textil iraní tiene problemas de competitividad frente a otros productores, como Turquía, Pakistán, Bangladesh o China.
 
A diferencia de la mayoría de los sectores industriales, el textil está dominado por el sector privado. No existe ninguna empresa pública significativa que actúe como motor del sector o sirva de brazo ejecutor de las políticas públicas en esta rama de actividad. Se trata de un sector relativamente atomizado y disperso geográficamente, con un núcleo de actividad de cierta importancia en Ispahan, donde se celebran algunas de las principales ferias del sector. El tamaño medio de las empresas es reducido, incluso en el sector de productos intermedios (hilados y tejidos), mucho más intensivo en la capital, donde las economías de escala tienen mucha importancia.
 
Las materias primas básicas utilizadas por la industria textil iraní son el algodón (existe una pequeña producción local) y las fibras químicas, sobre todo poliéster. El desarrollo de la petroquímica ha permitido iniciar la producción de monómeros, lo que permite pensar que con el tiempo Irán podría convertirse en un productor competitivo de fibras químicas derivadas del petróleo.
 
El subsector de las alfombras siempre ha tenido gran importancia en Irán. A diferencia del resto del textil, es un sector netamente exportador (US$ 800 millones en 2013/14). Otros de los datos más sobresalientes es la relativa capacidad de exportación mostrada en los capítulos de confección de punto y no de punto, y de textil hogar. Esta corriente exportadora se dirige fundamentalmente a países de la región. Las cifras de importación son insignificantes, aunque fuertemente crecientes.
 
Irán carece de producción competitiva de maquinaria textil, lo que le convierte en importador neto en este subsector. Las importaciones de maquinaria textil siguen una evolución bastante errática, que parece depender sobre todo de la disponibilidad de financiación y de sus condiciones. Las necesidades de modernización del sector y la escasez de producción local aseguran un cierto flujo de compras en este sector, en el que la adquisición de equipos de segunda mano procedentes de plantas en Europa es bastante frecuente.
 

[1] Según datos del Banco Central de Irán, en 2015 el 62,61% de la electricidad provenía de centrales de ciclo combinado y gas, el 31,21% de plantas de generación por vapor y el 6,17% restante de plantas hidroeléctricas y eólicas.

[1] CIA World Factbook 2015.

[1] OMC 2015
[2] British Petroleum

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El Sector de Servicios ha tenido un peso del 51%% en el PIB iraní en 2016, habiendo ascendido respecto del año anterior (48,5%). Los subsectores con más participación son:
  • Comercio, restaurantes y hoteles: 32,2%.
  • Transporte, almacenamiento y comunicaciones: 27,8%.
  • Servicios inmobiliarios, profesionales y especializados: 19,7%.
  • Servicios públicos: 10,4%.
  • Servicios sociales, personales y domésticos con el 5%.
  • Servicios financieros y monetarios: 4,9%.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

En Irán el 50% del PIB se genera en el sector público. El IV Plan de Desarrollo Quinquenal, que acabó en marzo 2010, previó disminuir el tamaño del sector público, mediante la aplicación del correspondiente programa de privatizaciones.

El Líder Supremo confirmó públicamente su apoyo a este programa anunciando las medidas generales a adoptar en la aplicación del apartado c del artículo 44 de la Constitución, en materia de privatizaciones.

El programa de privatizaciones se ha iniciado mediante la oferta pública  del 80% de las acciones de las empresas públicas comprendidas en el sector estatal, con las siguientes directrices:

- La mayor parte de los bancos son objeto de privatización, salvo el Melli Bank, Sepah Bank, Industries and Mines Bank, Keshavarzi Bank, Mascan Bank y  Export Development Bank.

- Las compañías de seguros, con la excepción de la Central Insurance of Iran y la Iran Insurance Companies, podrán ser privatizadas.

- En el sector de la minería, petróleo y gas, quedan excluidas de la privatización la Iran National Petrochemical Company (NPC) y las compañías de extracción  y producción.

- Las compañías aéreas y navieras podrán ser privatizadas, salvo en los casos de  la National Aviation y la Ports and Shipping Organization.

- Todas las compañías eléctricas podrán ser privatizadas, menos las empresas de distribución.

-          En el sector de telecomunicaciones, las redes quedan excluidas de la privatización.

En el año 2009 tuvo lugar el inicio de la privatización de tres bancos: el Mellat, el Tejarat y el Saderat, con un 5-6% de sus acciones puestas a la venta en la Bolsa. La colocación de estos activos ha sido en algún caso conocido, como el Mellat, difícil, habiendo requerido varias jornadas. No hay información sobre la verdadera naturaleza de los compradores, que podrían ser institucionales en un porcentaje no despreciable. Hasta la fecha, la privatización de la empresa Telecomunication Comunication of Iran (TCI), en favor de un grupo ligado a la Guardia Revolucionaria ha sido la operación más importante de esta naturaleza.

Durante el año iraní 2010-2011, sólo se privatizaron compañías por valor de 1,5 millardos de dólares contra los 15 millardos estimados a principios del año fiscal.

Para 2011-2012, 496 compañías iban a ser privatizadas incluyendo refinerías y petroquímicas, junto con el 49% de las acciones de Post Bank. Sin embargo, solo 161 empresas han pasado al sector privado, de las cuales 94 correspondieron a operaciones de compensación por deudas del Gobierno.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex