Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

Perú es un país que ha progresado con rapidez en el ámbito económico. Sin embargo, sus estructuras económicas no han progresado al mismo ritmo, por lo que el grado de competencia es en general limitado. A ello contribuye también la todavía incipiente política de defensa de la competencia, atribuido al organismo INDECOPI (encargado también de las medidas de represalia comercial, propiedad intelectual y defensa del consumidor). Los márgenes de distribución suelen ser elevados, como resultado de lo anterior y del todavía escaso tamaño del mercado peruano, dada la escasa capacidad adquisitiva de buena parte de la población.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

TRANSPORTE
 
Red Vial
 
Perú cuenta con un Sistema Nacional de Carreteras (SINAC) con una longitud total de 172 034,2 Km.[1]. Esta red vial está compuesta por 96% de vías existentes y 4% de vías proyectadas. De la red vial existente, un 13 por ciento de las vías se consideran pavimentadas, mientras que el 87 por ciento restantes se consideran no pavimentadas.
 
Las vías pavimentadas del SINAC se dividen en tres jerarquías, las cuales componen de la siguiente manera la red vial del país:
 
Jerarquía
% de SINAC
Red Vial Nacional
15,6
Red Vial Vecinal
15,1
Red Vial Vecinal
69,3
                        Fuente: MTC
 
A su vez, el SINAC también se clasifica en Ejes Longitudinales y Transversales, con sus respectivas Variantes y Ramales. En el caso de los Ejes Longitudinales, estos se refieren a las carreteras que unen las fronteras norte y sur del país y se denominan según su ámbito territorial: Costa, Sierra y Selva. Los tres ejes longitudinales tienen 7 946,4 Km de largo en su conjunto y representan casi un 31% de la red vial existente. El Eje Longitudinal de la Costa (2 633,7 Km) está pavimentado al 100%, mientras que el Eje Longitudinal de la Sierra (3 503,4 Km) está pavimentado tan solo al 83 por ciento y el Eje Longitudinal de la Selva (1 809,4 Km) está pavimentado en un 67 por ciento. Los Ejes Transversales, que enlazan la costa hacia el interior del país, representan el 33% (8 826,3 Km) de la red vial existente y las Variantes y Ramales, (9 016,2 Km), que son vías de menor longitud que se desprenden de las longitudinales y transversales, representan 36% de la red vial del país.
 
Durante el periodo 2013-2014, la red vial existente se incrementó en 8 674,4 Km, debido en gran parte a la inclusión de rutas de la Red Vial Vecinal no registradas. De los 26 departamentos que tiene el Perú, Arequipa, Lima y Puno cuentan con mayor superficie pavimentada en sus carreteras, mientras que los departamentos de Ayacucho, Cajamarca y Cusco tienen la mayor longitud de vías sin pavimentar (estos últimos también son los que tienen mayor longitud de Red Vial Vecinal).
 
Red Ferrovial
 
La red ferroviaria peruana tiene una longitud operativa de 1 939,7 Km y es administrada por ocho líneas férreas - 87,7% es de titularidad pública y 12,3% es de titularidad privada. De las líneas férreas públicas, 89% de la longitud total está concesionada y el 11% restante es No Concesionada. La administración de las líneas férreas está divida de la siguiente manera:
 

Líneas Férreas Públicas No Concesionadas
Líneas Férreas Concesionadas
Líneas Férreas Privadas
§ Ferrocarril Huancayo-Huancavelica (a cargo del MTC)
 
§ Ferrocarril Tacna-Arica (a cargo del Gobierno Regional de Tacna)
§ Ferrocarril Transandino, S.A. (Operador: Peru Rail, S.A. e Inca Rail, SAC)
§ Ferrovías Central Andina, S.A. (Operador: Ferrocarril Transandino, S.A.)
§ Metro de Lima – Línea 1
§ Cemento Andino, S.A.
§ Southern Peru Copper Corporation
§ Votorantin Metais-Cajamarquilla, S.A.

Fuente: MTC
 
En el caso del ámbito urbano, en el 2010 se aprobó la Red Básica del Metro de Lima o Sistema Eléctrico de Transporte Masivo de Lima y Callao, el cual estará conformado por seis líneas una vez quede terminado. Actualmente, la Línea 1, que une la zona sur y noreste de la ciudad (entre las localidades de Villa el Salvador y San Juan de Lurigancho) está operativa y se han iniciado los trabajos para el desarrollo de la Línea 2, que unirá la localidad de Ate con el Puerto del Callao.
 
Red Aeroportuaria
 
La red de aeropuertos del país está compuesta por 141 aeródromos[2], de los cuales 72 son de propiedad pública y 69 son de propiedad privada.
 
En relación a los aeródromos públicos, el Estado ha otorgado 20 de ellos en concesión y de estos 19[3] se encuentran en operación y uno, el Aeropuerto Internacional de Chinchero en Cusco, se encuentra en la fase de inicio de ejecución de obras. De los aeródromos públicos que no han sido concesionados, 28 son administrados por CORPAC, S.A. y 25 están bajo la administración de Gobiernos Subnacionales y otras entidades. Según su alcance territorial, los aeródromos públicos están divididos de la siguiente manera:
 

Alcance Territorial
Número de Aeródromos
Nacional
23 (a cargo del MTC)
Regional
18 (a cargo de los Gobiernos Regionales)
Local o Municipal
31 (a cargo de los Gobiernos Locales)

Fuente: MTC
 
En el caso de los aeródromos de propiedad privada, Cusco y Loreto son las regiones con el mayor número de ellos, 23 y 20, respectivamente.
 
Red Portuaria
 
El sistema portuario peruano está compuesto por 45 puertos[4], los cuales albergan 88 terminales portuarios (TP)[5], que a su vez contienen 90 instalaciones portuarias (IP)[6].
 
La titularidad de las IP se divide equitativamente en 45 públicas (Concesionadas y No Concesionadas) y 45 privadas. En cuanto a las IP públicas, su estatus o administración es la siguiente:
 

IP Públicas Concesionadas
IP Públicas No Concesionadas
§ 5 cuentan con infraestructura
§ 1 está en proceso de construcción
§ 10 Cesionadas
§ 8 administradas por la Empresa Nacional de Puertos, S.A. (ENAPU, S.A.)
§ 21 administradas por Gobiernos Subnacionales y otras entidades[7]

Fuente: MTC
 
Los departamentos con mayor número de IP son: Loreto (24, de las cuales 14 son de titularidad pública), Piura (12), Callao (10) y Lima (9).
 
Por ubicación geográfica, 57 IP son marítimas, 30 IP son fluviales y 3 IP son lacustres.
Según su alcance territorial, las IP están divididas en 38 de alcance nacional y 52 de alcance regional. En cuanto a ocupación y uso, 26 IP son de uso público o general, mientras las 64 restantes son de uso privado o exclusivo. De las que se utilizan de forma pública o general, Loreto (9), Callao (3) y Lima (2) concentran algo más de la mitad, mientras que las de uso privado están mayormente ubicadas en Loreto (15), Piura (11), Lima (7) y Callao (7).
 
Al finalizar el 2014, el Perú contaba con contratos de concesión con compromisos de inversión por valor de US$ 13 785,2 millones, lo cual representó un incremento de casi 84 por ciento en relación al año anterior. Este incremento significativo se debió en gran parte al compromiso de inversión, más de US$ 5 000 millones, que se logró entre el Consorcio Nuevo Metro de Lima y el MTC para el desarrollo de la Línea 2 del Metro de Lima. Durante este mismo año, también se concesionaron otras importantes obras: el Aeropuerto Internacional de Chinchero en Cusco, el Terminal Portuario General San Martín en Pisco y el Tramo 2 de la Longitudinal de la Sierra (Ciudad de Dios-Cajamarca-Trujillo y DV. Chile-Emp. PE-3N). Más aún, algunos contratos de concesión otorgados incrementaron su compromiso de inversión con respecto al año anterior: Carretera IIRSA Centro (Tramo-2), IIRSA Norte (Paita-Yurimaguas), IIRSA Sur (Tramos 1, 4 y 5).
 
En total, en el 2014, se ejecutaron un total de US$ 5 051,2 millones en infraestructura de transporte, de los cuales 62% se destinaron a carreteras, 9% a aeropuertos, 19% a puertos y 10% a ferrocarriles.
 
COMUNICACIONES
 
El sector de comunicaciones es un sector que ha evolucionado y cambiado considerablemente en los últimos años. Al finalizar el 2015 el país contaba con más 3.2 millones de líneas fijas, 34.2 millones de líneas móviles, más de 280 000 conexiones de TV por cable y casi 2 millones de conexiones de acceso a Internet.[8]
 
En la actualidad, el acceso de hogares peruanos a servicios y bienes de tecnología de información y comunicación (TIC) está distribuido de la siguiente manera:
 

Servicio o Bienes TIC
% con Acceso
(de cada 100 hogares)
Telefonía fija
24,5
Telefonía móvil
87,2
TV por cable
36,7
Ordenador
31,7
Internet
23,2

Fuente: INEI
 
A excepción de la telefonía fija, el acceso a estos servicios/bienes TIC han mostrado un nivel de crecimiento constante y significativo en la última década: telefonía móvil (76%), TV por cable (72%), ordenador (72%) e Internet (84%).
 
Desde el punto de vista geográfico, los hogares de Lima Metropolitana son los mejor conectados del país. Sin embargo, la penetración de telefonía móvil está logrando una conexión y acceso más uniforme en todo el país:
 

Ámbito Geográfico
% con Acceso a Telefonía Móvil
(de cada 100 hogares)
Lima Metropolitana
92,9
Resto Área Urbana
90,8
Área Rural
73,1

Fuente: INEI
 
De acuerdo a datos publicados por OSIPTEL, el ente regulador de las telecomunicaciones en Perú, las empresas operadoras del sector acumularon inversiones equivalentes a US$ 1 170 millones al cierre del 2015, lo cual significó un crecimiento del 4% con respecto al año anterior. Del total de las inversiones acumuladas a la fecha, un 46% corresponden al Grupo Telefónica, seguido de Claro (20%), Entel (18%) y el resto de empresas y grupos que operan en el sector (16%).
 
Además, los ingresos operativos consolidados reportados por las empresas operadoras llegaron a algo más de US$ 6 100 millones en el 2015 – mostrando un crecimiento positivo y sostenido en los últimos 10 años.[9]
 
ENERGÍA
 
El sector eléctrico de Perú mantiene una línea de expansión que va de acuerdo a los requerimientos actuales y futuros de la demanda energética del país. Entre estos se puede ver el incremento de la producción eléctrica a base de recursos económicos y limpios, como son el gas natural y los recursos hídricos. Asimismo, cada vez cobran más relevancia los recursos energéticos renovables.
 
El mercado eléctrico peruano está conformado por el Sistema Eléctrico Interconectado Nacional (SEIN) y los Sistemas Aislados (SSAA), donde el SEIN responde por más del 90 por ciento de la actividad del sector. La red energética peruana, que se extiende por todas las regiones del país, tenía un total de 22 098 Km de líneas de transmisión a nivel nacional al finalizar el 2015 y está dividida de la siguiente manera:
 

Total Km de Líneas
Nivel de Tensión (kV)
1 838
500
8 665
220
11 595
138 y 30

Fuente: Ministerio de Energía y Minas (MEM)
 
Durante este mismo año, se llegó a un total de 6 718 483[10] clientes finales, lo cual mostró un incremento de algo más de 4% con respecto al año anterior. Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) del Perú, actualmente 94 de cada 100 hogares en Perú cuentan con acceso a energía eléctrica por red pública. Esta cifra sube a 99 hogares si se consideran las áreas urbanas y se reduce a 78 al considerar las áreas rurales del país.
 
En cuanto a la capacidad de la red, a finales del 2015 el país contaba con un nivel de potencia instalada de 12 252 MW, 92% de la cual fue potencia efectiva. Alrededor del 63% de esta potencia provino de unidades de origen térmico, seguida de 34% de origen hidráulico y el 3% restante compuesto por unidades de origen solar y eólico.  Por otro lado, la máxima demanda del SEIN durante ese año fue de 6 275 MW. Cabe mencionar que la potencia instalada en Perú logró un incremento de casi 100% en los últimos diez años. En el caso de recursos energéticos renovables (RER), que se promueven en Perú desde el 2012, a la fecha el SEIN tiene instalados 96 MW de origen solar, 240 MW de origen eólico y 80 MW en biomasa y biogás. 
 
La producción eléctrica llegó a 48 088 GWh y las fuentes principales de producción fueron la térmica (50%) y la hidráulica (48%), con lo demás teniendo su origen en fuentes eólicas y solares. Se espera que la producción hidráulica tenga un ascenso pronunciado en los próximos años debido al ingreso de 480 MW en centrales hidroeléctricas en el 2015, además de otros 900 MW adicionales previstos durante el 2016. La producción de energía eléctrica per cápita se situó en 1 543 GWh, por habitante, durante este periodo.
 
En lo que se refiere a la venta de energía eléctrica, esta alcanzó los 39 706 GWh en el 2015. La venta se dividió entre clientes finales o regulados (54%) y clientes libres (46%). En el caso de los primeros, estos fueron abastecidos en su totalidad por las distribuidoras presentes en el mercado, mientras los segundos fueron atendidos mayormente por generadoras y en un grado muy pequeño por distribuidoras.
 
A su vez, el consumo de energía eléctrica llegó a 42 226 GWh, de los cuales 94% fue consumido por clientes finales mientras que el otro seis por ciento fue consumido por clientes libres. El consumo generado por clientes finales estuvo conformado por cuatro grupos: industrial (55%), residencial (24%), comercial (18%) y alumbrado público (3%). El consumo de energía eléctrica per cápita se colocó en 1 355 kW.h por habitante en el último año.
 
La inversión total del sector llegó a US$ 2 384 millones en el 2015, lo cual supuso una reducción del 8,5% con respecto al año anterior. Del total invertido en el último año, el 90 por ciento fueron inversiones realizadas por la empresa privada, en particular generadoras presentes en el mercado (70%), seguidas de transmisoras (16%) y distribuidoras (14%). La inversión pública o estatal, 10 por ciento del total, correspondió a la Dirección Nacional de Electrificación Rural (47%), empresas generadoras (32%) y distribuidoras (21%). Cabe destacar que la inversión en el sector eléctrico peruano creció un 83 por ciento durante el periodo 2005-2015.


[1] Según el Anuario Estadístico publicado por el MTC en el 2014.
[2] Según el Anuario Estadístico publicado por el MTC en el 2014
[3] Uno no ha sido entregado al concesionario, por tanto, está siendo administrado por CORPAC, S.A.
[4] Se refiere a la localidad geográfica y unidad económica, donde se ubican los terminales, infraestructuras e instalaciones, terrestre y acuáticos, naturales o artificiales acondicionados para el desarrollo de actividades portuarias 
[5] Los TPs son las unidades operativas de un puerto, habilitadas para el intercambio modal y servicios portuarios.
[6] Las IP se refieren a las obras civiles de infraestructura, superestructura, edificación o conducción, destinadas al funcionamiento y actividades de un puerto.
[7] Estas son las instalaciones administradas por PETROPERU y FERROVIAS.
[8] Estadísticas 2015, OSIPTEL
[9] “Inversiones en el Sector Telecomunicaciones Crecieron 4%”, OSIPTEL, Mayo 2016.
[10] De este total de clientes, 338 fueron considerados “libres”, es decir, aquellos que por su nivel de consumo pueden optar por el suministro de una empresa distribuidora o directamente de un generador.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Según la Encuesta Permanente de Empleo del Instituto Nacional de Estadística e Información (INEI), correspondiente a cuarto trimestre del 2015, en Lima Metropolitana [1] existen 7 millones 402 mil 600 personas que tienen edad para desempeñar una actividad económica (PET). De este total, el 69,0% que equivale a 5,1 millones de personas, constituyen la fuerza laboral, es decir, son Población Económicamente Activa (PEA).

De cada 100 personas que integran la población económicamente activa (PEA) de Lima Metropolitana, 94 están ocupados: 65 adecuadamente empleados (conformados por a) aquellos que trabajan 35 ó más horas a la semana y reciben ingresos por encima de la canasta mínima de consumo, y b) por aquellos que trabajan menos de 35 horas semanales y no desean trabajar más horas) y 29 subempleados (10 subempleados por horas- - trabajan menos de 35 horas a la semana pese a que querrían trabajar más- y 22 subempleados por ingresos -trabajan 35 ó más horas a la semana pero sus ingresos son inferiores al valor de la canasta mínima de consumo familiar por perceptor de ingresos). Asimismo, 6 de cada 100 personas que integran la PEA están desempleadas.

El fenómeno dominante en el mercado de trabajo es la informalidad (trabajo en la economía sumergida), que (con algunas variaciones según estimaciones) puede afectar a en torno a 2/3 partes de la fuerza de trabajo.


[1] La Encuesta Permanente de Empleo solo incluye el Área Metropolitana de Lima y Callao, compuesta por 43 distritos de la Provincia de Lima y 6 distritos de la Provincia Constitucional del Callao, dada la complejidad y limitación que existen para recopilar datos en el resto de las provincias y regiones del país.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El crecimiento económico ha contribuido a reducir la pobreza, principalmente por dos vías. La primera es el aumento del empleo y la generación de mayores ingresos familiares, los cuales impactan directamente en la disminución de la pobreza; y, la segunda, a través de mayores ingresos fiscales producto de la mayor actividad económica, lo que permite elevar el presupuesto destinado a programas sociales.

Los últimos datos disponibles corresponden a 2014 según los cuales 23 personas de cada 100, tenían un nivel de gasto inferior al costo de la canasta básica de consumo compuesto por alimentos y no alimentos. Este colectivo está conformado por un 4,3% de pobres extremos, es decir, por personas que tienen un gasto per cápita inferior al costo de la canasta básica de alimentos y por un 18,7% de pobres no extremos, que se caracterizan por tener un gasto per cápita superior al costo de la canasta de alimentos pero inferior al valor de la canasta básica de consumo (Línea de Pobreza).

Al analizar la incidencia de la pobreza por área de residencia, se observa un fuerte contraste entre los residentes del área urbana con los del área rural. Mientras que los primeros tienen un nivel de pobreza de 15,3%, en el caso de los residentes del área rural (46,0%) la pobreza es 3,0 veces superior. En el caso de la pobreza extrema, las disparidades entre el ámbito rural y urbana son mayores que en el caso de la pobreza total. Así, mientras que en el área urbana del país el 1,0% de la población es pobre extremo, en el área rural es el 14,6%. Estos datos deben matizarse en todo caso, puesto que en el entorno rural abunda la economía de subsistencia, que hace menos probables las situaciones de hambre.

Por región natural, en la Sierra la pobreza afectó al 33,8% de su población, principalmente a los residentes de la Sierra rural (50,4%), donde alrededor de cinco personas de cada diez son pobres, mientras que en la población urbana de dicha región incidió en el 17,5%. En la Selva, el 30,4% de los residentes son pobres, en el área rural de esta región la pobreza afectó al 41,5% de su población, siendo 19,7 puntos porcentuales más que en la Selva urbana (22,6%). En la Costa, la pobreza incidió en el 14,3% de su población, al igual que en la Sierra y en la Selva, la pobreza incidió más en la Costa rural, donde el 29,2% de su población se encontraba en situación de pobreza, mientras que en la Costa urbana afectó al 16,3%. Lima Metropolitana, presenta una tasa de pobreza de 11,8%. Si bien porcentualmente la incidencia de la pobreza es menor, en términos absolutos la pobreza en Lima representa una proporción significativa del total del país, debido a su peso demográfico.

La pobreza se ha venido reduciendo de manera sostenida en los últimos años: desde niveles superiores al 50% al comenzar la década de los 2000, hasta cerca del 23% del año 2014. De esta manera, Perú destaca entre los países de mayor crecimiento económico y reducción de la pobreza en América Latina. Más aún, el Índice de Desarrollo Humano (IDH), elaborado por las Naciones Unidas, indica que en el 2015 el Perú registró un índice de 0,734, logrando colocarse en el puesto 84 (de 187 países) y dentro del grupo de países con desarrollo humano (DH) alto. Sin embargo, a pesar de su evolución favorable y estar considerado en el rango de países con desarrollo humano alto, el Perú aún se encuentra ligeramente por debajo del promedio total (0,744) y del promedio de los países de América Latina y el Caribe (0,748), teniendo que superar importantes brechas en salud, educación e ingresos.

El mayor incremento de los ingresos de la población que conforma los deciles con los más bajos ingresos per cápita, hizo que el índice de Gini que mide el grado de desigualdad en la distribución de los ingresos, se situase en 0,35 en el 2014, lo que supone una reducción en la desigualdad de los ingresos per cápita reales en el Perú respecto al año 2007 (0,55). 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Todos los sectores que conforman el sector primario de la producción peruana - crecieron durante el 2015. En el caso del sector agropecuario, este incrementó en 2,84% en comparación al año anterior como resultado de la mayor producción registrada tanto en el subsector agrícola, como en el pecuario. El sector pesca logró una expansión del 15,87%, respecto al 2014, debido a la mayor captura de anchoveta para consumo humano indirecto. Finalmente, el sector de minería e hidrocarburos aumentó en un 9,27%, en relación al año anterior, mostrando una recuperación después de la contracción sufrida en el 2014. Sin embargo, cabe indicar que mientras el subsector de la minería, sobre todo minería metálica, alcanzó un nivel de producción superior (+15,47%) en el 2015, el subsector de hidrocarburos más bien disminuyó su actividad considerablemente (-11,47%) durante el mismo año. No obstante, de los tres sectores que componen el sector primario, el sector minería e hidrocarburos fue el más prominente con una contribución del 12,4 por ciento al PIB nacional.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

Entre los sectores secundarios los resultados fueron mixtos. Por un lado, el sector de la manufactura decreció en 1,67% entre el 2014 y el 2015 a raíz de la menor demanda en el subsector fabril no primario, que incluye la producción de bienes intermedios, bienes de consumo y bienes de capital. Por otro, el sector que agrupa electricidad, gas y agua consiguió un crecimiento de 6,21% durante el mismo periodo motivado por el desarrollo ascendente de todos los subsectores. Por último, el sector de la construcción se contrajo en un 5,86%, en comparación al resultado obtenido en el año 2014, debido a la menor inversión en proyectos mineros, así como a la paralización y/o finalización de obras públicas, centros comerciales y empresariales y complejos residenciales. De estos, el sector de la manufactura fue el más destacado con una contribución del 13,5 por ciento al PIB nacional del 2015.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

En el caso de los sectores terciarios, todos ellos registraron resultados positivos al finalizar el 2015. El sector comercio, debido al desenvolvimiento positivo de los canales de venta al por mayor y al por menor en el 2015, mostro un incremento de 3,88% en relación a lo logrado en el año anterior. Lo mismo sucedió con los demás sectores de este segmento -- transporte y almacenamiento (+2,27%), alojamiento y restaurantes (+2,95%), telecomunicaciones y otros servicios de información (+9,31%), finanzas y seguros (+9,71%), servicios prestados a empresas (+4,52%) y servicios de gobierno (+3,80). Mientras que el sector comercio representó un 11,2 por ciento del total del PIB nacional en el último año, los demás sectores del segmento terciario representaron un 49,2 por ciento conjuntamente.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex