Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Resumen:

La economía de EE. UU. es con diferencia la mayor economía del mundo, con un producto interior bruto en 2013 cercano a 16,8 billones de dólares, es decir, el doble que el valor del de China, triple que el de Japón y casi cinco veces mayor que el de Alemania. Solo la UE-28 tiene un PIB ligeramente superior al de EE. UU.

Estados Unidos alberga a casi 318 millones de personas (estimación de United States Census Bureau para 2014) y la renta per cápita, de 53.143 dólares (estimación de Banco Mundial para 2013), es la décima más alta entre todos los países. El gasto en consumo anual por persona es cercano a 36.000 dólares.

En parte por sus dimensiones geográficas, la economía americana ha estado y sigue estando relativamente cerrada. Los EE. UU. han producido localmente todo tipo de productos y cuentan con grandes recursos naturales. Aunque el proceso de globalización y las oportunidades que ésta ofrece le han permitido deslocalizar muchos procesos productivos, el mercado americano es, ante todo, un mercado de empresas y marcas locales, y una parte importante de la población y del Congreso se declaran favorables al proteccionismo. El grado de apertura se sitúa alrededor de 30%.

Estados Unidos, como casi todas las economías desarrolladas, es una economía principalmente de servicios, con una contribución del sector terciario cercana al 80%. El sector agrícola aporta solamente 1,6%.

Desde el punto de vista de la estructura regional, una de las características que pueden llamar la atención desde el exterior a primera vista son las fuertes divergencias de las tasas de crecimiento económico entre los Estados, pues junto a Estados que apenas crecen en otros Estados se llegan a registrar tasas de dos dígitos.

En general, desde los años 70 se ha registrado un desplazamiento del centro de gravedad económico de la economía norteamericana desde la Costa Este y Grandes Lagos hacia la Costa Oeste y el sur del país, aunque en los últimos años, y más desde la crisis financiera de 2007, se observan grandes diferencias entre las tasas de crecimiento de los Estados dentro de las mismas regiones, y que ya no responden a esa tendencia.

Entre 2009 y 2010, los Estados de Wyoming, Nevada, Arizona y Oklahoma son los que menores tasas de crecimiento experimentaron tras la crisis económica. Por otro lado, Dakota del Norte, Nueva York, Indiana y Massachusetts fueron las zonas con una mejor evolución económica durante este periodo. En 2013 casi todos los Estados (a exepción de Alaska, Maryland y el Distrito de Colombia) presentaron crecimiento, aunque se mantienen grandes diferencias en las tasas.

PIB por ramas de actividad y por componentes del gasto

PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD Y POR COMPONENTES DEL GASTO (%)

2010

2011

2012

2013

POR SECTORES DE ORIGEN

AGROPECUARIO

1,1

1,3

1,2

1,6

AGRICULTURA

-

-

-

-

GANADERÍA

-

-

-

-

SILVICULTURA Y PESCA

-

-

-

-

INDUSTRIAL

19,8

18,9

20,4

20,4

MINERÍA

2,2

2,6

2,6

2,7 

MANUFACTURAS

12,2

12,4

12,5

12,4 

CONSTRUCCIÓN

3,6

3,6

3,6

3,6 

ELECTRICIDAD Y AGUA

1,8

1,8

1,7

1,7 

SERVICIOS

79,1

79,8

79,5

78,0 

TRANSPORTE Y ALMACENAMIENTO

2,9

2,9

2,9

 2,9

COMUNICACIONES

4,8

4,8

4,8

4,8 

COMERCIO

11,6

11,7

11,6

11,6 

HOTELES, BARES Y RESTAURANTES

2,7

2,7

2,7

2,7 

FINANZAS

6,7

6,5

6,6

6,6 

EDUCACIÓN Y SANIDAD

8,3

8,3

8,2

8,3 

SERVICIOS PROFESIONALES

11,7

11,5

11,9

11,9 

INMOBILIARIO

13,0

12,9

12,9

13,0 

ARTE Y ENTRETENIMIENTO

1,0

1,0 

1,0 

1,0 

ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

14,3

13,9

13,5

13,0 

OTROS SERVICIOS

2,3

3,4

3,4

2,1 

TOTAL

100,0

100,0

100,0

100,0

POR COMPONENTES DEL GASTO

CONSUMO PRIVADO

68,2

68,9

68,6

68,5

INVERSIÓN (FBCF) PRIVADA

14,1

14,4

15,3

15,9

CONSUMO E INVERSIÓN PÚBLICOS

21,2

20,4

19,4

18,6

EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

12,3

13,5

13,6

13,5

IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

-15,8

-17,2

-16,9

-16,5

TOTAL

100,0

100,0

100,0

100,0

Fuente: Bureau of Economic Analysis
Ultima actualización: Marzo 2014

http://www.bea.gov/industry/gdpbyind_data.htm

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

La variación interanual de diciembre a diciembre del IPC se redujo notablemente en el año 2015 hasta colocarse en el 1,4%. Este débil crecimiento de los precios es debido principalmente al desplome de los precios de la energía. La inflación subyacente, i.e., la inflación excluyendo los precios de los alimentos y de los productos energéticos, aumentó un 2,2% en el año 2015. Es un valor similar al 1,6% registrado en 2014 y al 1,7% de 2013.

El índice de precios de la energía cayó un 6,5% en el 2015, la segunda mayor caída desde el año 2008, tras la del ejercicio anterior. Por su parte, el índice de gasolinas presenta una bajada del 7,3% en el año 2015.

El precio de la vivienda, medido por el índice S&P/Case Shiller 20-City Composite no desestacionalizado, registró un aumento del 4,8% en el año 2015. Esto marca el año de crecimiento más débil en cuanto al precio de la vivienda desde que este mercado comenzó su recuperación en el año 2011. Según este índice, los precios se han recuperado hasta los niveles del año 2004, pero todavía se encuentran por debajo de los máximos alcanzados durante la burbuja inmobiliaria en el año 2006.

Los precios de producción para bienes terminados descendieron 0,2% en el 2015, tras el aumento del 1,1% del año 2014.

 Los precios para bienes intermedios y componentes cayeron un 1,2% en el año 2015, tras la caída del 2,2% en el año 2014. Esta caída es debida principalmente a la caída de precios de bienes intermedios de energía, entre ellos el índice de diésel que cayó un 28,7% en el mes de diciembre.

Por otro lado, el índice de materias primas cayó un 0,1% en el año 2015, frente a una caída del 8,1% en el año 2014.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

La red de carreteras de EE.UU. cuenta con más de 6,5 millones de kilómetros. Las autopistas interestatales constituyen el armazón básico de la red viaria nacional, con una extensión de 47.714 millas (unos 76.300 km), que quedaron completadas a mediados de los años 90, estando aún pendiente numerosas mejoras y desdoblamientos.

La red ferroviaria tiene una extensión de 186.000 km, de los cuales más del 80% (152.000 km) corresponde a transporte de mercancías, mientras que sólo 34.000 km son, predominantemente, para transporte de pasajeros (de la compañía Amtrak).

Con más de 2.200 aeropuertos de uso público (con torres de control de vuelos) y otras 11.000 pistas de aterrizaje, EE.UU. dispone de la más extensa infraestructura aérea del mundo.

Por último, EE.UU. cuenta con más de 40.000 km de vías interiores navegables, muy principalmente el río Misisipi y sus afluentes y los Grandes Lagos. En todas las costas del país existen puertos importantes altamente informatizados y automatizados para el rápido despacho de mercancías, especialmente de contenedores. La seguridad es una prioridad en todos ellos. Algunos de estos puertos ofrecen conexión directa para el transporte por vía fluvial.

(Fuentes: http://www.bts.gov/publications/pocket_guide_to_transportation  y otras)

El transporte de pasajeros se realiza mayoritariamente por carretera y avión. El transporte de pasajeros por ferrocarril, servicio proporcionado por la empresa pública AMTRAK, es muy reducido en comparación a Europa. Sin embargo, el ferrocarril ofrece servicios muy extensos para el transporte de mercancías, que es enteramente privado tanto las infraestructuras como las compañías transportistas, que son muchas y suelen tener una base regional. La financiación de este conjunto de redes ferroviarias regionales para mercancías es, y ha sido siempre, casi exclusivamente privada.

En general, las infraestructuras de transporte en EE.UU han venido adoleciendo de una falta de financiación, desde los años 70, lo que se traduce en la actualidad en unas necesidades de mantenimiento y mejora muy elevadas. A pesar de que el Presidente Obama señaló al comienzo de su primer mandato las infraestructuras como uno de los tres pilares de la inversión para el futuro de EE.UU., junto con la educación y la innovación, la realidad es que las iniciativas de financiación en este campo avanzan con lentitud, dada la situación presupuestaria de la administración federal y las discrepancias partidistas existentes en el Capitolio.

La financiación de las infraestructuras de transporte por carretera se vino instrumentando por medio de una ley plurianual (SAFETEA-LU), que expiró en octubre 2009. Abarcaba las carreteras y los sistemas de transporte urbano (mass transit), pero no el ferrocarril interurbano. Desde entonces el Congreso ha ido aprobando extensiones temporales ante la dificultad de aprobar otra ley plurianual. Finalmente en diciembre 2015 quedó aprobada la nueva ley del transporte terrestre, con el apoyo de ambos partidos: Fixing America's Surface Transportation (FAST) Act. La ley cubre un periodo de cinco años (hasta 2020), aportando certidumbre a los proyectos, lo que no sucedió durante una década. Además de cubrir las carreteras y las diversas modalidades de transporte urbano (mass transit) esta ley, excepcionalmente, contiene algunas disposiciones relativas al transporte ferroviario interurbano de pasajeros. El importe total del plan es de 305.000 M$, pero en realidad la financiación adicional es de sólo unos 11.000 M$ al año; los impuestos (federal y estatales) sobre los combustibles –que han sido constituido la base de la financiación del sector- siguen en vigor.

En 2008, la Administración Bush sacó adelante una ley general para el sub-sector ferroviario interurbano de pasajeros: la Passenger Rail Investment and Improvement Act (PRIIA). Esta ley confirmó las competencias y el papel central de la compañía pública Amtrak y le proporcionó financiación para el periodo 2009-2013 (5 años). La mejora del Corredor Noreste (Boston-Washington), ya existente, era una de sus prioridades, junto a la mejora de otros varios corredores interestatales e intraestatales (como el Capital Improvement Program, en DC); los corredores afectados por congestión del tráfico eran los más beneficiados.

Al poco tiempo de llegar a la Casa Blanca, la Administración Obama aprobó en abril 2009 un plan de ferrocarril de Alta Velocidad, el High Speed Intercity Passenger Rail (HSIPR) Program, que quedó básicamente incorporado a la anterior ley PRIIA.

Dicho plan contemplaba la creación de diez líneas (corredores) de alta velocidad, en general no conectadas entre sí (debido a su inevitable dispersión geográfica); una de sus prioridades era la mejora del corredor Noreste, cuyas prestaciones no alcanzan aún hoy en día las normas europeas para la AV, aunque aquí se le llama de este modo.

A fines de 2012 se había adjudicado (obligated) la totalidad de los 10.000 millones de dólares, para 150 proyectos, tanto nuevos de gran envergadura, como el tren de alta velocidad en California, como también otros menores para mejorar las líneas convencionales existentes. Del total de 10.100 millones de dólares con que se dotó al programa, 8.000 M$ procedieron del plan de estímulo económico de 2009, ARRA (American Recovery and Reinvestment Act), y el resto de las asignaciones presupuestarias ordinarias de los años fiscales 2009 y 2010. Desde abril 2011 la FRA no ha podido convocar nuevos concursos para este programa HSIPR.

En realidad, sólo el 39% de aquellos fondos iba dirigido a la alta velocidad, siendo el de California el único proyecto en ejecución, incluso en el verano de 2016. Casi 1.000 M$ se destinaron a la mejora del Corredor Noreste, que sigue teniendo unas prestaciones convencionales, no de AV.

Por lo que se refiere a la financiación del transporte aéreo (esto es, de la Federal Aviation Administration, FAA) sucede como en otros varios campos. El Congreso no ha sido capaz aún de adoptar una nueva ley general, procediendo a sucesivas extensiones provisionales de la anterior ley; el 15 de julio 2016 vencerá una extensión y posiblemente vuelva a ser renovada por medio o un año, permaneciendo pendientes una serie de reformas generales, entre las que destaca la posible privatización del sistema de control aéreo nacional.

El sistema de transporte de gas natural en los EEUU se compone de 490.000 km. de gasoductos de transporte (propiamente dicho) interestatales e intraestatales, 1.400 estaciones de compresión, 11.000 puntos de entrega, 5.000 puntos de recepción, y 1.400 puntos de interconexión que permiten la transferencia de gas natural, 24 centros de distribución que proporcionan interconexiones adicionales, 400 instalaciones de almacenamiento subterráneo de gas, 49 conexiones internacionales por gasoducto y 8 instalaciones para el tratamiento de GNL (gas natural licuado) para la importación. Desde enero 2016 está operativa una primera planta de licuefacción de gas, para su exportación, dada la abundancia nacional de gas obtenido  de formaciones de esquisto (shale gas).

La red total de gasoductos, incluido el suministro a los hogares, asciende a 4,1 millones de kilómetros.

EE.UU. cuenta con 304.000 kilómetros de tuberías de transporte de petróleo crudo, gasolina, gasóleo y otros productos derivados del petróleo.

(Fuente: http://www.api.org/~/media/energyinfrastructure/images/pipeline/related-docs/pipeline-infrastructure-brochure-update2.pdf )

La principal infraestructura de transporte de petróleo que ha estado en proyecto es el desdoblamiento del eje norte sur, que iría de la provincia de Alberta (Canadá), atravesando Montana, Dakota del Sur y Nebraska, extendiéndose hasta el golfo de Méjico; se trata del denominado Keystone XL. El gasoducto Keystone está en operación desde 2010. El proyecto XL reforzaría la comercialización del crudo extraído de las arenas bituminosas de los yacimientos en Alberta (Canadá). El Presidente Obama vetó su realización a comienzos de 2016, tras una interminable investigación de casi ocho años, pero el próximo Presidente podría volver a ponerlo en marcha, si se trata de un republicano. Además, los tribunales están considerando invalidar el veto presidencial, por exceder sus competencias.

En los EEUU hay tres redes regionales de transporte de electricidad, con limitadas conexiones entre ellas:

1) el Sistema Interconectado del Este, que incorpora toda la costa este y la parte central del país (el Midwest),

2) el Sistema Interconectado del Oeste, que incluye principalmente el suroeste y el área al oeste de las Montañas Rocosas, y

3) el Sistema del Estado de Tejas.

(Fuente: http://www.eia.gov/energy_in_brief/power_grid.cfm )

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

La tasa de actividad es alta en EE. UU. (63,2%). En 2015 ascendió a 158 millones de personas.

Según informó la Oficina de Estadísticas Laborales (Bureau of Labor Statistics, BLS), en diciembre de 2015 se crearon 242.000 nuevos empleos y la tasa de desempleo disminuyó hasta el 4,9%. La “Current Employment Survey” (CES) (encuesta elaborada a partir de entrevistas a 300.000 establecimientos, sin incluir los sectores agrícolas, autónomos y trabajo doméstico) apunta que durante todo 2015 se crearon una media de 237.000 puestos de trabajo al mes, comparado con una media de 228.000 por mes en el año 2014.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

La renta per cápita en EE. UU. fue 54.629 dólares en el año 2015, mientras que había alcanzado 54.662 dólares en 2014.

El coeficiente de Gini en Estados Unidos se sitúa por encima del 0,46 desde el año 2000. Según las cifras publicadas por el US Census Bureau, el dato para 2010 (último censo disponible) aumenta hasta el 0,469. Esta cifra contrasta fuertemente con el índice registrado en la Unión Europea, que se sitúa alrededor del 0,3.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

2.1.1  SECTOR PRIMARIO

El sector agropecuario aportó el 1,6% del PIB en 2015. Estados Unidos es líder en los cultivos de productos genéticamente modificados.

La mayor parte de la producción se concentra en pocos productos (maíz, soja, trigo, algodón y ganadería) y en los estados agrícolas del Medio Oeste. El peso político del sector agrario, especialmente en el Senado de los EE.UU., explica una parte importante de la política económica interna (la Farm Bill) y externa (posición en la fenecida Ronda Doha en la OMC y en los principales acuerdos comerciales negociándose en estos momentos, el TPP y el TTIP) de EE.UU.

Estados Unidos es líder mundial en la producción de los siguientes productos: soja, maíz, leche, alubias, carne de pollo, de pavo y de ternera, fresas y arándanos. Según los últimos datos disponibles suministrados por la FAO los principales productos de exportación norteamericana fueron: trigo, soja, maíz, fibras de algodón, carne de cerdo y carne de pollo. En cuanto a las importaciones, los primeros productos fueron: bebidas espirituosas, vinos, café verde y cerveza de cebada.

El sector agrario de los EE. UU. tiene una marcada vocación exportadora, con alrededor de un tercio de la producción absorbida por mercados exteriores, y la política agraria estimula las exportaciones. El valor de las exportaciones agrarias norteamericanas en el año 2015 fue de 150 millardos de dólares, representando cerca del 9% del total de exportaciones estadounidenses. Desde el año 2006 al 2015, el valor de las exportaciones americanas de productos agrícolas se ha duplicado.

En cuanto a las importaciones norteamericanas de productos agrarios, éstas fueron de 111,7 millardos de dólares en el año 2015 y suponen aproximadamente un 4,7% del total de las importaciones totales de EE. UU. Los principales productos importados son pescados, moluscos, productos de panadería y bollería, vino, licores, frutas y hortalizas.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

2.1.2  SECTOR SECUNDARIO

El sector secundario representó en 2015 el 20,8% del PIB de los Estados Unidos.

 PIB DEL SECTOR SECUNDARIO2012201320142015
VALOR AÑADIDO (%)20,120,020,120,8
MINERÍA2,52,62,72,0
ELECTRICIDAD y AGUA1,61,71,71,6
CONSTRUCCIÓN3,63,73,84,9
MANUFACTURAS, de las que:12,312,112,012,3
BIENES DURADEROS6,56,56,56,7
BIENES NO DURADEROS5,85,65,55,6

Fuente: Elaboración propia, a partir del Bureau of Economic Analysis

http://www.bea.gov/industry/gdpbyind_data.htm

Industria

En el sector industrial (manufacturas) las empresas han hecho frente al impacto de la globalización mediante dos estrategias: la deslocalización de los procesos de producción más intensivos en mano de obra hacia Asia y Latinoamérica y la introducción de nuevas tecnologías. Los resultados han sido desiguales. Mientras sectores muy intensivos en mano de obra, como el sector textil, prácticamente han desaparecido, otros sectores han llevado a cabo fuertes procesos de reconversión que les ha permitido sobrevivir a la competencia exterior.

Los procesos de deslocalización industrial que se producen en EE. UU. tienen como objetivo, más que la exportación, preservar el propio mercado de los Estados Unidos. En la gran mayoría de sectores de bienes industriales, especialmente de bienes de consumo, es muy difícil encontrar marcas extranjeras. Lo común es una oferta mayoritaria de marcas americanas que deslocalizan la producción para rebajar costes.

Durante los años 80s y 90s el sector industrial decayó de manera sostenida, hasta 2002, perdiendo un tercio de su peso en el conjunto de la producción económica. Desde 2003 hay abundantes indicios de que la actividad propiamente industrial ha continuado contrayéndose, pero las empresas del sector han conseguido mantener el nivel de su facturación, por encima del 12% del PIB.

El sector industrial estadounidense abarca una gran variedad de actividades. Por su importancia cabe destacar la fabricación de maquinaria eléctrica y electrónica, de productos químicos, maquinaria industrial, alimentos, bebidas y automóviles.

Las empresas norteamericanas son líderes en sectores como el aeroespacial o el farmacéutico. También mantienen una posición muy fuerte dentro de la industria química, y se mantiene en la producción de automóviles (gracias a la aplicación de técnicas de producción just-in-time).

Construcción

La construcción de viviendas nuevas creció ininterrumpidamente hasta mediados de 2005, iniciándose una ralentización a partir de 2006. A la largo de 2007 y 2008 se produjo una brusca caída en la construcción, como consecuencia del inicio del impago de numerosas hipotecas y el derrumbe del mercado de bonos hipotecarios, dejando el sistema financiero estadounidense en una situación de gran debilidad. La construcción residencial ha tenido una recuperación lenta, y todavía no se encuentra a niveles previos a la crisis. No obstante, desde finales de 2014 se está experimentando una notable mejora en este sector.

Minería

La minería aportó en 2015 el 2,0% del PIB. La abundancia de recursos naturales convierte a los Estados Unidos en líder en la producción de muchos de los más importantes minerales. Aunque la producción está bastante diversificada, la explotación de piedra, cemento, arena y grava, cobre, oro, concentrado de molibdeno, mineral de hierro y zinc suponen la mayor parte del valor de minerales extraídos en el país. Destaca también la producción de berilio, bentonita, tierra de fuller, diamantes termoestables, diatomita o cianita, en los que los Estados Unidos poseen un volumen de producción estratégico, al concentrarse en el país más del 30% de la producción mundial. Finalmente, importa casi en su totalidad minerales como arsénico, bismuto, grafito natural, manganeso, bauxitas y aluminio, cobalto, torio, talio y estroncio.

Por otro lado, la producción de combustibles es igualmente importante en el país, su elevado consumo de energía ha hecho tradicionalmente al país muy dependiente de las importaciones de gas y especialmente petróleo. Estados Unidos es el mayor consumidor de crudo del planeta absorbiendo alrededor del 20% de la demanda mundial en el año 2015, prácticamente el doble que el segundo consumidor mundial, China.

No obstante, en los últimos años se ha producido un fuerte aumento de la producción interna de hidrocarburos como consecuencia de la nueva explotación de los yacimientos no convencionales de gas natural y petróleo, gracias al desarrollo de la tecnología de fraccionamiento hidráulico y de perforación horizontal, conocido como fracking.

Esta nueva producción de hidrocarburos permite una reducción sustancial de la dependencia energética exterior de EE. UU. y una revitalización del tejido industrial, gracias al bajo coste de la energía nacional. A finales de esta década EE. UU. se convertirá en exportador neto de gas natural y actualmente es el primer productor mundial de petróleo y gas natural, por delante de Rusia. Las implicaciones para la política exterior y los intereses geoestratégicos de EE. UU. son también obviamente favorables.

 (Fuente de datos de la producción de petróleo: http://www.eia.gov/petroleum/ ).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

2.1.3  SECTOR TERCIARIO

El sector servicios representó el 77,6% de la economía estadounidense en 2015. Son especialmente relevantes los servicios profesionales, sanitarios, inmobiliarios y  financieros, así como los comerciales.

Los servicios financieros (banca y seguros) representan un 7,2%, mientras que los servicios inmobiliarios alcanzaron el 17,2% del PIB. El comercio (minorista y mayorista) supone un 12,6%. Los servicios profesionales y otros dirigidos a las empresas aportan el 13,2% del PIB y la educación y sanidad el 9,5%.  

 

PIB DEL SECTOR TERCIARIO2012201320142015
VALOR AÑADIDO (%)80,680,880,177,6
TRANSPORTE Y ALMACENAMIENTO3,03,03,13,0
INFORMACIÓN3,53,63,73,5
COMERCIO13,013,113,012,6
HOTELES, BARES Y RESTAURANTES2,92,93,02,8
BANCA Y SEGUROS7,07,27,27,2
EDUCACIÓN Y SANIDAD9,99,89,79,5
SERVICIOS PROFESIONALES13,513,413,513,2
INMOBILIARIO17,217,817,717,2
ARTE Y ENTRETENIMIENTO1,01,01,01,0

Fuente: Elaboración propia, a partir del Bureau of Economic Analysis

(http://www.bea.gov/industry/gdpbyind_data.htm)

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex