Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

En 1986 la economía vietnamita emprendió un profundo programa de reformas conocido como Doi Moi, que fue el germen de un sustancial y progresivo cambio en la estructura económica de Vietnam. Dichas reformas afectaron a la liberalización de la agricultura, la iniciativa privada doméstica y la inversión extranjera. Estos factores, unidos al esfuerzo de liberalización comercial y a la reestructuración de su deuda externa, facilitaron el proceso de inserción internacional de Vietnam en los planos económico y político que culminó con la entrada en la Organización Mundial del Comercio en enero de 2007.

Bajo el Doi Moi Vietnam ha permitido el desarrollo y crecimiento de la empresa privada y la asignación competitiva de mercado en la mayoría de los bienes y servicios producidos, pero el gobierno de Vietnam todavía conserva algunos mecanismos formales e informales muy potentes para dirigir la economía. El gobierno mantiene mecanismos de control sobre los precios de productos industriales clave (cemento, carbón, electricidad, petróleo y acero) así como sobre los de bienes básicos de consumo (carne, arroz y verdura) a través de distintos instrumentos normativos como la Ley de Precios. Igualmente controla, a través de los comités populares provinciales el precio del alquiler del suelo, toda vez que este no es susceptible de propiedad privada.

Las empresas públicas (State Owned Enterprises-SOE) siguen teniendo una importancia capital en el sector industrial. Si bien la producción de las SOE se ha reducido desde 1995 hasta 2012 desde el 50,3% hasta el 18,4% del producto industrial, lo cierto es que determinados sectores está dominados completamente por las SOE (minería o energía), casi la mitad (el 46% según un estudio de la Vietnam Report Company) de las 500 empresas de mayor tamaño del país son SOE y las 5 mayores empresas del país (Vietnam Oil and Gas Group, Vietnam National Petroleum Corporation, Vietnam Electricity, Vietnam Post and Telecommunications Group, and Vietnam National Coal and Mineral Industries Group) son igualmente SOE

Muchas de estas SOE se han ido convirtiendo en corporaciones cuasi-privadas a través de un proceso conocido como equitización. Hace 20 años el número de SOE se elevaba a 12.000 empresas y a finales de 2011 su número se había reducido a poco más de 1.300 tras múltiples procesos de restructuración y/o equitización. Sin embargo, y aunque el Gobierno de Vietnam tiene interés en seguir manteniendo este proceso teniendo ambiciosos objetivos para el medio plazo (se estiman unos ingresos por privatizaciones del orden de 11.360 millones USD en el periodo 2016-2020) lo cierto es que su intensidad se ha reducido notablemente durante los últimos años. La pérdida de pulso privatizador se debe por igual a la evidente resistencia a reformarse del sistema de intereses creados dentro del entramado promovido por el propio partido comunista y a la falta de interés suscitado entre los inversores privados (fue el caso en 2015 del intento del gobierno de equitizar la compañía de transporte aéreo de viajeros  Vietnam Airlines  a través de una IPO) 

En general se reconoce que la gestión de estas empresas públicas, con alguna excepción como puede ser el caso de Vinamilk (los productos lácteos son su core business) está muy alejada de la eficiencia económica. Estas empresas son lideradas por apparatchiks del PC, operan con restricciones presupuestarias muy blandas, responden a múltiples objetivos vinculados con las políticas de desarrollo regional e industrial del país, tienen enrevesadas participaciones cruzadas de capital entre ellas que dificultan su control efectivo y son muy opacas en relación con la presentación de sus resultados, no sólo al público sino al propio gobierno de Vietnam. Se trata de estructuras que ahora resultan muy difíciles de racionalizar, reestructurar y privatizar sin que los promotores de este saneamiento incurran en elevados costes políticos dentro del propio partido comunista.

Pese a estos problemas que impiden el funcionamiento correcto de los mercados de bienes y servicios (EE.UU. y la UE no reconocen a Vietnam el status de economía de mercado) y que alteran las condiciones del oferta del país (mano de obra muy abundante y escasamente formada, tasa de ahorro suficiente pero deficiente asignación de capital público, especialización productiva en sectores de escaso valor añadido) Vietnam se ha situado como ejemplo de crecimiento vigoroso con un desarrollo social sostenible: a diferencia de otros países del sudeste asiático, y su crecimiento se ha visto acompañado por una distribución de riqueza relativamente igualitaria entre la población.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

Una economía de mercado es un sistema económico en el que las decisiones económicas y la fijación de precios de bienes y servicios se guían exclusivamente por las interacciones globales de los ciudadanos y las empresas de un país, a través del libre juego de la oferta y la demanda, y donde hay poca intervención del gobierno o de la planificación central. Esto es lo contrario de una economía de planificación centralizada, en la que las decisiones del gobierno conducen la mayoría de los aspectos de la actividad económica de un país.

Si bien Vietnam ha realizado importantes avances desde que iniciara su apertura económica internacional en 1986 a través de su política conocida como Doi Moi, con su entrada en ASEAM (1995) y la OMC (2007) como hitos de especial relevancia histórica, lo cierto es que ninguno de sus dos grandes socios comerciales, los EE.UU. y la UE, la han reconocido el estutus de economía de mercado. En la práctica este hecho viene a significar que en los procedimientos antidumping de la OMC iniciados contra empresas vietnamitas no se aceptarán en la investigación los precios y costes declarados, que no se consideran ni razonables ni señales ciertas de coste de oportunidad, sino que se utilizarán como referencia los de un país tercero socioeconómicamente próximo que sí tenga reconocido el status de economía de mercado.

Bajo el Doi Moi Vietnam ha permitido el desarrollo y crecimiento de la empresa privada y la asignación competitiva de mercado en la mayoría de los bienes y servicios producidos. Igualmente, Vietnam adoptó a mediados de los años 2000 y como parte de su proceso de normalización institucional y legal con la comunidad internacional una Ley de defensa de la competencia. Esta Ley impone una serie de limitaciones a las prácticas de los operadores en el mercado (conductas restrictivas, prácticas de competencia desleal, procesos de concentraciones empresariales) y crea dos instituciones de referencia: el Departamento de Administración de Competencia (VCDA) en el Ministerio de Industria y Comercio con funciones investigadoras e instructoras, y el Consejo de Competencia (VCC) designado por el Primer Ministro bajo propuesta del Ministro de Industria y Comercio y con competencias para resolver expedientes y convocar hearings. También existe en Consejo Anti-Dumping que administra las medias anti-dumping, antisubvención y de autoprotección.

Sin embargo, el gobierno de Vietnam todavía conserva algunos mecanismos formales e informales muy potentes para dirigir la economía. Mantiene mecanismos de control sobre los precios de productos industriales clave (cemento, carbón, electricidad, petróleo y acero) así como sobre los de bienes básicos de consumo (carne, arroz y verdura) a través de distintos instrumentos normativos como la Ley de Precios. Igualmente controla, a través de los comité populares provinciales el precio del alquiler del suelo, toda vez que el suelo no es susceptible de propiedad privada.

Desde 2008 y ante la fortaleza hasta fechas recientes de presiones inflacionistas, Vietnam está llevando a cabo intentos de controlar la evolución de determinados precios estableciendo el Ministerio de Finanzas un sistema de registro obligatorio y normas de estabilización para determinados bienes y servicios y para las empresas a partir de una cierta importancia. Cemento, acero, leche, azúcar, arroz, medicamentos varios, pesticidas y piensos, servicios de logística son algunos de los bienes y servicios que deben registrarse por las empresas cuando estas tengan una red de distribución de dos provincias o más, o vendan en una gran ciudad, o gocen de una posición dominante en cierto mercado. El gran marco legal que regula en general el sistema de precios en Vietnam es la Ley 11/2012/QH13. Dentro del apartado de Registro establece la lista de bienes sujetos a estabilización (los mismos que a registro) y los bienes cuyo precio es marcado por el estado (billetes de avión, bienes y servicios de monopolios estatales, electricidad, viviendas sociales, etc…)

Las empresas públicas (State Owned Enterprises-SOE) siguen teniendo una importancia capital en el sector industrial. Si bien la producción de las SOE se ha reducido desde 1995 hasta 2012 desde el 50,3% hasta el 18,4% del producto industrial, lo cierto es que determinados sectores está dominados completamente por las SOE (minería o energía), casi la mitad (el 46% según un estudio de la Vietnam Report Company) de las 500 empresas de mayor tamaño del país son SOE y las 5 mayores empresas del país (Vietnam Oil and Gas Group, Vietnam National Petroleum Corporation, Vietnam Electricity, Vietnam Post and Telecommunications Group, and Vietnam National Coal and Mineral Industries Group) son igualmente SOE

Muchas de estas SOE se han ido convirtiendo en corporaciones cuasi-privadas a través de un proceso conocido como equitización. Hace 20 años el número de SOE se elevaba a 12.000 empresas y a finales de 2011 el número de SOE se había reducido a poco más de 1.300 tras procesos de restructuración o equitización. Sin embargo, y aunque el Gobierno de Vietnam tiene interés en seguir manteniendo este proceso teniendo ambiciosos objetivos para el medio plazo y contando con el apoyo del ADB, su intensidad se ha reducido notablemente por la evidente resistencia de un sistema de intereses creados dentro del propio entramado promovido por el propio partido comunista. Durante el año 2014 y principios de 2015, por ejemplo, los intentos del Gobierno de vender acciones de una treintena de SOE (entre ellas la compañía de de transporte aéreo de viajeros de bandera, Vietnam Airlines) a través de IPO (Inicial Public Offering) no han suscitado casi ningún interés por parte de los inversores privados.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Infraestructuras Energía

En el norte del país la generación de electricidad proviene por parte de las hidroeléctricas y plantas de combustión de carbón. En la zona central predominan las centrales hidroeléctricas y en el sur es una mezcla entre hidroeléctricas y plantas de combustión de gas. La energía hidroeléctrica es la fuente principal de generación eléctrica (50% del total) y para contrarrestar esta concentración excesiva de fuentes (riesgo hidrológico), Vietnam se ha marcado un objetivo claro de diversificación de fuentes de energía en los próximos años. El 21 de julio de 2011, el Primer Ministro de Vietnam aprobó el plan nacional de desarrollo de energía para el período 2011-2020, con visión hasta 2030 (llamado "Plan Maestro de Energía VII"), que hace especial hincapié en la seguridad y eficiencia energética, el desarrollo de energías renovables y la liberalización del mercado eléctrico. El Estado dará su máxima prioridad al desarrollo de fuentes de energía a partir de energías renovables como la energía hidroeléctrica, eólica, solar y de biomasa en la próxima década, con especial atención en proyectos hidroeléctricos con múltiples funciones. Por último, entre los objetivos del Estado figura el de poner la primera planta de energía nuclear en funcionamiento en 2020 y desarrolla más plantas de energía nuclear en el futuro con la esperanza de que la electricidad generada a partir de la energía nuclear represente alrededor del 10,1% del total producido. Hasta la fecha Vietnam ha mantenido el crecimiento de la generación de enegía eléctrica en línea con la evolución de la demanda (15-16% anual) aunque la empresa pública EVN sigue siendo el único comprador y sigue teniendo el control de la distribución y comercialización de la enegía eléctrica

Infraestructuras Telecomunicaciones

La Ley de Telecomunicaciones y la Ley de Radiofrecuencia que entraron en vigor en 2010 fueron instrumentales a la hora de crear un marco más adecuado para el desarrollo del sector en Vietnam. A pesar de la presencia mayoritaria de las empresas estatales (algunas militares) el desarrollo del sector ha sido impresionante en los últimos años. La industria de las telecomunicaciones, supervisada por el Ministerio de Información y Comunicaciones, ha crecido a tasas superiores al 10% anual durante los últimos años y ha logrado enormes avances en materia de telefonía móvil e internet de banda ancha. En 2000 había en Vietnam 800.000 usuarios suscritos a telefonía móvil y en 2014 se llegó a la cifra de 136 millones. En internet la progresión ha sido de 200.000 a 40 millones en el mismo periodo.

Infraestructuras Transporte

Las infraestructuras de transporte, o más bien la falta de las mismas, se ha convertido en uno de los principales escollos para el crecimiento sostenido de Vietnam. Una de las quejas más frecuentes de los inversores extranjeros está relacionada con el colapso de los puertos, los problemas logísticos y las deficientes carreteras. Los deficientes aeropuertos y ferrocarriles son también un freno para el desarrollo del turismo y las comunicaciones internas en muchas regiones del país. Del mismo modo, los principales núcleos urbanos (Ho Chi Minh y Hanoi) se encuentran inmersos en un proceso de reorganización del transporte urbano. Los obstáculos orográficos, hidrológicos y la propia configuración geográfica, con dos centros de gravedad social y económica (Hanoi en el norte, Ciudad de Ho Chi Minh en el sur) alejados por más de 1100Km, implican serias dificultades en la planificación técnica de las infraestructuras y en la cobertura que ofrecen los medios de transporte. Asimismo, factores como la actual coyuntura económica mundial o la propia organización burocrática de Vietnam han contribuido a una ralentización de los proyectos más relevantes.

Financiación Infraestructuras

Vietnam tiene una necesidad de capital anual para proyectos de infraestructuras (especialmente en transporte y energía) estimada en 25.000 millones de dólares, esta cantidad excede la capacidad de financiación de Vietnam según un estudio realizado por el Banco Mundial (BM) publicado en marzo de 2014. La cantidad disponible sumando la financiación privada y la pública (a través de todos los canales de financiación de los que dispone: presupuestos generales, empresas estatales, emisión de bonos, más la AOD y préstamos concesionales)  es de 16.000 millones de dólares, lo que supone un diferencial anual de 9.000 millones de dólares. Hace una década este diferencial era de 2.100 millones.

Todos los canales tradicionales de financiación con los que ha contado Vietnam en los últimos años tienen importantes limitaciones para seguir creciendo.

Las posibilidades presupuestarias de Vietnam están cada vez más comprometidas porque hay una serie de ingresos cuya evolución es a la baja y resulta difícil encontrar recursos alternativos. Se estima que en esta década los ingresos derivados del petróleo caigan en más de 4 puntos porcentuales de PIB al haberse alcanzado la madurez de las plataformas offshore. Igualmente los aranceles a la importación sufren con la plena implantación de los acuerdos OMC y el ALC-ASEAN (a corto plazo vendrá el desarme tras los ALC con Corea del Sur y la Unión Euroasiática y previsiblemente en unos años el derivado del ALC con la UE y el TPP). Por último, el impuesto de sociedades está alineando sus tipos impositivos con los países vecinos. En 2013 se redujeron os tipos del 25 al 22%, y llegarán al 20% en 2006.

En relación con la Deuda Pública, esta está progresivamente acercándose a los límites del 65% del PIB que la Asamblea Nacional ha impuesto al Gobierno. La estimación para 2014 es del 58,7% del PIB. Por otro lado, aunque no es un dato público, el nivel de endeudamiento de las empresas públicas (State Owned Enterprises), que no se consolida en la cifra anterior, también es muy elevado, en torno al 50% del PIB.

Vietnam es uno de los principales países beneficiarios la AOD y de los préstamos concesionales. De acuerdo con las cifras del Ministerio de Planificación e Inversiones, Vietnam recibió en 2013 compromisos por valor de 7.000 millones de USD en AOD y préstamos concesionales, un 18,5% más que el año precedente y record histórico (aprox. un 5% del PIB) Aunque los datos de 2014 han sido similares a los de 2013, suponiendo la financiación del AdB, WB y Japón más de la mitad de la cifra comprometida, es de esperar que a medio plazo y progresivamente estas cifran dejen de ser tan significativas por cuento Vietnam se ha convertido recientemente en un país en desarrollo de renta media. En cualquier caso, debe tenerse en cuenta que los desembolsos reales están muy por debajo de los fondos comprometidos (menos de la mitad). Igualmente la implementación de los proyectos acumula grandes retrasos por variados motivos (mala calidad técnica de los estudios de viabilidad y documentos de los proyectos, retrasos de land clearence, insyficiencia de fondos de contraparte, limitada capacidad de contratistas, problemas en la negociación de contratos, su conclusión y gestión, falta de coherencia y coordinación entre los Ministerios y Agencias relevantes…)

El capital privado extranjero ha tenido hasta la fecha muchas reservas a la hora de acometer este tipo de proyectos de infraestructuras, debido a la legislación confusa, la falta de transparencia y estandarización de los contratos de concesión, las insuficientes garantías de repatriación de beneficios en divisas y el escaso atractivo de la cartera de proyectos inicialmente planteados por el Gobierno.

El 14 de febrero de 2015, el Gobierno de Vietnam emitió un nuevo decreto (No 15/2015/ND-CP) que regula la inversión en asociaciones público-privadas (PPP). El nuevo Decreto PPP reemplazará la normativa vigente piloto PPP de la Decisión 71 con fecha 9 de noviembre de 2010 (Decisión 71) así como los reglamentos BOT en el Decreto 108 y sus modificaciones.

Hasta la entrada en vigor de la nueva normativa, los inversores extranjeros en proyectos de infraestructura en Vietnam se han centrado en cuatro tipos de estructuras: (i) Proyectos BOT (como los proyectos de generación eléctrica Mong Duong 2, Phu My 2-2 y Phu My 3); (ii) Proyectos de BT (intentados por algunos inversionistas coreanos, principalmente en el sector de carreteras); (iii) Proyectos "PPP a la japonesa"; (combinan AOD japonesa junto con un proyecto comercial privado, como el puerto Lach Huyen); y (iv) Las inversiones directas en virtud de la Ley de Inversiones, que puede recibir ciertas garantías del Gobierno sobre cuestiones de cambio de divisas, el desempeño de las empresas de propiedad estatal y otros riesgos (el proyecto de la refinería Nghi Son es el ejemplo más reciente)

Los PPP han sido teóricamente posibles mediante la Decisión 71 durante 4 años. Pero la inversión extranjera no ha mostrado interés alguno. El único intento serio de conseguir uno de los bloques de estructuración PPP fue el intento del Banco Mundial para apoyar el proyecto de autopista Dau Giay-Phan Thiet (con muchas dudas sobre su evolución futura)

El nuevo Decreto no sólo no parece haber solucionado muchos de los problemas anteriores, sino que además puede haber añadido confusión e incertidumbre a algunos proyectos BOT que se encontraban en distintas fases del ciclo de proyecto.

Principales elementos del Nuevo Decreto PPP

El Decreto PPP abarca tanto los contratos de tipo availability-payment como los contratos de tipo user-fee. Se amplía el Decreto BOT cubriendo los siguientes tipos adicionales de proyecto: BOO, BTS, BLT y OM. Además, el Decreto PPP autoriza "contratos similares" si son aprobados por el Primer Ministro. Como suele ser el caso en Vietnam, esto proporciona espacio para modificaciones discrecionales.

La lista de los sectores disponibles para la inversión pública y privada enumerada bajo el Decreto PPP es más amplia que la que figura en la Decisión 71 y el Decreto BOT. Las Inversiones PPP están permitidas en el transporte, el suministro de agua y tratamiento de residuos, plantas de generación y transmisión, así como las instalaciones de infraestructura para el cuidado de la salud, la educación, la cultura, el deporte, la industria y la agricultura. Otros proyectos también se pueden hacerse a través de PPP si así lo aprueba el Primer Ministro. Los proyectos en los sectores mencionados todavía pueden ser implementados bajo la Ley de Inversión sin recurrir a PPP y tienen derecho al tipo de incentivos que existen en virtud de esa ley.

El capital del Estado se puede utilizar para financiar los “fund gaps” en la viabilidad privada de un proyecto. Ya no hay un límite en el capital estatal que se puede utilizar en un proyecto PPP, sino que se determinará de acuerdo con las necesidades del proyecto. Esto implicará un proceso de propuesta y aprobación de naturaleza política y engorroso en la práctica.

El Decreto PPP provee ciertos incentivos a los proyectos de PPP. La siguiente tabla resume los incentivos previstos en el Decreto PPP, en comparación con los otorgados bajo el régimen BOT previo:

 

Decreto BOT

Decreto PPP

Suelo

Exento del pago de la renta o de la tasa por el uso de la tierra durante la duración del proyecto

Exento, de acuerdo con las disposiciones de la Ley del suelo

Empleo de los derechos de uso del suelo como colateral

Sólo con opinión leal favorable del Ministerio de Justicia

De acuerdo con la Ley del Suelo y la Ley Civil (actualmente no se permite este incentivo a un inversor extranjero)

Incentivos fiscales

algunos

De acuerdo con las leyes fiscales (similar al Decreto BOT)

Divisas

En la práctica el Gobierno ha garantizado la convertibilidad, disponibilidad y remitabilidad de divisas para algunos proyectos BOT

Los proyectos de infraestructuras importantes pueden disponer de garantía de disponibilidad, pero las garantías de divisas no se mencionan en el decreto y la identidad del emisor de las garantías es incierta

Apoyo del Gobierno al uso de las utilities públicas

Se permite al inversor usar las tierras, carreteras y otras instalaciones para implementar el proyecto y tiene derechos prioritarios en el uso de las facilidades públicas para implementar proyectos donde los servicios públicos son escasos

similar al Decreto BOT

Garantía del Gobierno

Se han proporcionado garantías completas por parte del Gobierno para diferentes aspectos de un proyecto BOT

Son posibles garantías de desempeño por parte de SOEs contraparte, pero el avalista será designado por el Primer Ministro y aparentemente no será el Gobierno

El Decreto PPP establece un conjunto de medidas que tendrán que seguirse para desarrollar un proyecto. En general, los principales pasos necesarios para implementar un proyecto PPP comprenden:

  1. Revisión y publicación de los proyectos en el Sistema Nacional de Procurement. Los proyectos pueden ser (i) propuestos por las autoridades estatales autorizadas (ASA), o (ii) propuestos por los inversores. Los inversores que proponen proyectos o preparan el estudio de viabilidad de un proyecto pueden tener derecho a "incentivos" durante el proceso de licitación. La naturaleza de estos "incentivos" sigue siendo desconocida (la prensa habla de una bonificación en el precio de oferta del 5%) 
  2. Estudio de Viabilidad para determinar la inversión (incluida la contribución del Estado) y la estructura de los contratos.  
  3. Aprobación de apoyo del Estado.  
  4. Los proyectos PPP aprobados serán publicados en el sistema de licitación.  
  5. Presentación de ofertas y selección de los inversores en el cumplimiento de la ley licitación de 26 de noviembre de 2013.  
  6. Firma de los contratos de proyecto.

El Decreto PPP establece los principales temas que se tratarán en el contrato del proyecto, incluyendo los derechos step-in del prestamista, los derechos de asignación y el derecho a modificar el contrato del proyecto (normalmente todos sujetos a la aprobación de la ASA). No hay detalles sobre este aspecto y todas las asignaciones de riesgo deben determinarse por negociación.

El paso final después de concluir todas las discusiones del proyecto con el ASA es la obtención de un certificado de inversión. Bajo el Decreto PPP, las partes ejecutarán un "acuerdo de inversión", en vez de rubricar los contratos del proyecto por sí mismas. Este acuerdo confirmará (i) el borrador del contrato del proyecto, y (ii) los derechos y obligaciones de las partes en la obtención del certificado de inversión para la empresa del proyecto.

No existe un mecanismo claro para entender qué autoridad será la encargada de desarrollar el tipo de proyecto. En principio, el Ministerio de Planificación e Inversiones emitirá el certificado de inversión para los proyectos de importancia nacional, los proyectos en los que un Ministerio es parte del contrato del proyecto y aquellos proyectos que se ejecuten en más de dos provincias. El Comité Popular provincial emitirá el certificado de inversión para los otros proyectos.

Problemas de financiación de los proyectos que plantea el Decreto PPP y que siguen sin solucionarse respecto de la situación anterior:

El Suelo. La exención del pago de la renta o de la tasa por el uso del suelo durante la duración del proyecto BOT ha sido retirada del Decreto PPP. Tal vez la intención era superar el problema que surgió en el contexto del uso como colateral de los derechos de uso del suelo que sólo era posible si toda la renta de la tierra se ha pagado previamente (la posición del Gobierno en acuerdos anteriores ha sido que no puede usarse como colateral porque no se ha producido desembolso alguno por parte de la empresa del proyecto BOT). Sin embargo, aún si se pagaran estas rentas, no podrían usarse como colateral ya que la ley del suelo a la que remite el Decreto PPP prohíbe a los prestamistas extranjeros el acceso a las hipotecas sobre los derechos de uso de la tierra. 

Garantía de tipo de cambio. No está claro en el marco del Decreto PPP si el Gobierno garantiza o no la convertibilidad y la “remitabilidad” de las demandas en divisas. Si no existe esta garantía, algunos proyectos PPP pueden ser no financiables. La práctica actual en proyectos BOT es proporcionar garantías de los tipos de cambio, a pesar de que estas no son totales y a menudo los patrocinadores mantienen un pequeño riesgo residual. 

Governing Law. El Decreto PPP permite el uso de una Ley extranjera como la ley que rija los (i) contratos de proyectos, donde una de las partes es un inversionista extranjero; y (ii) los contratos garantizados por la autoridad competente, pero sólo si la ley extranjera no es contraria a la ley vietnamita en la selección y aplicación de la ley extranjera. En la medida en estas disposiciones hacen imposible el uso de una ley extranjera que regule los contratos, es probable que muchos grandes proyectos PPP no sean financiables. Muchos inversores demandan el uso de la Ley inglesa porque así se lo exigen sus financiadores.

En conclusión, el Decreto PPP logra ser prescriptivo y vago al mismo tiempo y necesita mayor claridad sobre temas concretos, tales como cómo los riesgos específicos que se imputan por contrato y, obviamente modelos estándar de contratos según el sector de infraestructuras. Se anticipan, por tanto, numerosas Circulares de aplicación para evitar diferentes interpretaciones por parte de distintos Ministerios. Pero dada la lentitud de la administración Vietnamita estas disposiciones tardarán en llegar.

Se trata de un paso en la dirección correcta, pero son muchos más los que deben completarse para que el PPP resulte finalmente exitoso en Vietnam y ayude a completar las otras fuentes de financiación de cara a poder llevar a cabo la ingente inversión en infraestructuras que requiere el país.Lo que sí ha hecho el Gobierno es presentar, tras consultar a diferentes ASAs un pipeline de proyectos financiables con cargo a estructuras PPP, pero incorporado dentro de la lista de proyectos Nacionales hasta 2020 que requieren de distintas fórmulas de financiación extranjera (Decisión 631/QĐ-TTg del Primer Ministro del 29 de abril de 2014.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Vietnam disponía en el año 2015 de una población activa de 54,61 millones de personas, de las cuales 52,9 millones estaban empleadas. El desempleo, por tanto, según la Oficina de estadísticas del Gobierno se elevó a 1,7 millones de personas (un 2,31 por ciento de la población activa, aunque se oculta el subempleo existente)

La población activa se mostró bastante estable en el último año, cuando venía incrementándose al ritmo de un millón de personas al año en ejercicios anteriores, y la mayor parte (32,1 millones de personas) se encuentra en la franja de edad de 25 a 49 años. 14,1 millones tienen más de 50 años y 7,5 millones tienen entre 15 y 24 años. Si bien el grado de alfabetización es muy elevado (94,7 por ciento) no ocurre lo mismo con la formación de la población activa: sólo el 21,9 por ciento disponen de formación adquirida para desempeñar sus empleos.

La mayor parte de la población activa se emplea en el sector no estatal (85,7 por ciento) El resto lo hace en el aún relevante sector estatal (10,4 por ciento) y en el emergente sector IDE (3,9 por ciento) Por sectores de actividad los principales empleadores del país asiático son: Agricultura, Silvicultura y Pesca (46,3 por ciento), Manufacturas (14,4 por ciento), Distribución y Servicios de Reparación de Vehículos (12,4 por ciento), Construcción (6 por ciento), Turismo y Restauración (4,4 por ciento) y Transporte y Almacenamiento (2,9%)

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

La Renta per cápita en 2015 fue de 2.170 USD corrientes, elevándose a los 6.019 USD corrientes ese año en paridad de poder de compra (datos del FMI). La media del PIB per capita, no obstante, se incrementa considerablemente en las principales ciudades (Hanoi y especialmente Ho Chi Minh City)

El índice de Gini de 2012 (último disponible en el Banco Mundial) fue de 38,7 cifra que sitúa a Vietnam en una posición intermedia de la tabla de los 160 países para los que se dispone del dato Gini. Sin embargo, hay que destacar que la creciente desigualdad es una de las características del crecimiento de Vietnam.

La tasa de pobreza, según datos del Gobierno, cayó dramáticamente desde el 37,4% que había en 1998 hasta el 11,1% en 2012. Además, la proporción de personas que viven por debajo de la línea oficial de pobreza (2$/día) ha venido disminuyendo considerablemente. En todo caso, la tasa de pobreza de las minorías étnicas duplica y en ocasiones triplica la media nacional.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

La agricultura, la silvicultura y la pesca representaron el 17% del PIB de Vietnam en 2015 (por un 17,7% el año anterior y el 38,7% en 1990, lo que da idea de la acelerada transformación de la economía asiática) Frente a la tasa de crecimiento de 6,68 % del conjunto de la economía en 2015, la agricultura, la silvicultura y la pesca crecieron un 2,41%, disminuyendo su tasa de avance frente al año previo (3,44% en 2014) y contribuyendo con 0,4 puntos porcentuales al crecimiento general.  

Los principales subsectores de la producción primaria del país se concentran en arroz, café, caucho, té, pimienta, soja, nueces de la India, caña de azúcar, cacahuetes, plátanos; aves de corral; pescados y mariscos. El sector emplea a más del 50% de la población ocupada en el país y tiene una importancia aún significativa en las exportaciones de Vietnam (sobre todo el arroz, el café, los anacardos, el pescado y el marisco)

El cultivo del arroz es el más significativo. La producción de arroz de 2015 se estima en 45.2 millones de toneladas, con un aumento de 240.900 toneladas con respecto al año anterior, al haberse incrementado la productividad hasta los 5.770 kg / ha.

En relación con la producción ganadera, puede destacarse que en 2015 Vietnam disponía de las siguientes estimaciones de cabezas de ganado censadas: 2,5 millones de búfalos, 5,4 millones de bueyes, 27799.000 vacas lecheras, 27,7 millones de cerdos, 341.9 millones de aves de corral. La producción de carne estimada el año 2015 es de 85.800 toneladas de carne de búfalo, 299.300 toneladas de la carne de vacuno, 3,5 millones de toneladas de carne de cerdo y 908.100 toneladas de carne de corral.

En silvicultura destacan las siguientes cifras en 2015: 240.600 ha de área de bosques plantados y la producción de madera alcanzó 8.309 miles de m3, con un significativo aumento del 11,9% comparado con 2014.

En relación con la producción pesquera, la estimación para 2015 alcanza las 6.549.700 toneladas, creciendo más de un 3,4% en el último año. La mayor parte de la producción es pescado (4,725 millones de tonelada) siendo además la que más ha crecido este año, y la producción de marisco ha sido de 797.200 toneladas. La producción acuícola estimada durante el año alcanzó las 3.513.400 toneladas -creció un 2,9% en comparación con el año anterior- de los cuales había 2.522.600 toneladas de pescado y 628.200 toneladas de marisco. En relación con las capturas, estas fueron algo inferiores a la producción de piscifactoría: 3.036.300 toneladas de capturas. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

La industria y la construcción representaron el 33,25% del PIB de Vietnam en 2015 (por un 33,21% el año anterior y un 22,7% en 1990) Frente a la tasa de crecimiento de 6,68% del conjunto de la economía en 2015, la industria y la construcción crecieron un 9,64% ese año, siendo especialmente dinámico el sector de la construcción que registró el mayor crecimiento desde 2010, creciendo un 10.82%. El sector secundario contribuyó significativamente a la tasa de crecimiento general con 3,20 puntos porcentuales, siendo el manufacturero el motor más potente del crecimiento de Vietnam de las últimas décadas y el principal destinatario de la inversión extranjera directa. Sin embargo, y pese a su positiva evolución, la industria todavía carece de un desarrollo suficiente de su sector auxiliar y se ve frenado por la reducida productividad de las empresas industriales propiedad del Estado.

El Índice de Producción Industrial en 2015 estimó un crecimiento anual del 9,8%, dos puntos porcentuales superior al del año previo y acelerándose el ritmo de avance trimestre a trimestre. En relación con el empleo industrial, este se incrementó en un 6,4%, siendo especialmente intenso el avance en las empresas propiedad de la inversión extranjera (8%) y mucho más moderado en las empresas privadas y públicas locales (4,6% y 1,3%, respectivamente) Por sectores destacan los crecimientos de la contratación laboral en los sectores manufacturero, donde aumentó un 7,3%; la generación y suministro de energía (un 1,1%) y el suministro de agua y tratamiento de residuos (un 4.3%). Por el contrario, la contratación cayó un 1,4% en la minería y la explotación de canteras.

Las principales producciones industriales de Vietnam se centran en la industria de procesado de alimentos, la confección, el calzado, la maquinaria, el cemento, el acero, los fertilizantes químicos, el vidrio, los neumáticos, teléfonos móviles y smartphones. Desde el punto de vista de la exportación el textil, el calzado y recientemente los teléfonos móviles y smartphones son sectores con una importancia diferencial. Por otro lado la minería, el carbón, el gas y el petróleo son producciones muy relevantes que merecen un mayor desarrollo en este epígrafe

Vietnam ocupa el tercer lugar en la región Asia-Pacífico en términos de reservas probadas de petróleo, sólo por detrás de China e India. En 2015 Vietnam disponía de 4.400 millones de barriles de crudo y 699.400 millones de metros cúbicos de gas natural. Las reservas estimadas, las aguas de Vietnam siguen estando relativamente poco exploradas, ascienden a 6.000 millones de toneladas de crudo y 4 billones de metros cúbicos de gas natural. La producción de petróleo en Vietnam aumentó constantemente hasta 2004, cuando alcanzó un máximo. Desde entonces la producción de petróleo ha disminuido lentamente, alcanzando una producción anual de unos 15-20 millones de toneladas que se exporta en su mayor parte. En relación con el gas natural, las producciones más recientes se sitúan en los 9-10 millones de metros cúbicos. Vietnam dispone de 9 yacimientos off-shore de petróleo y gas situados en su mayoría en el sur del país. La actividad de extracción la realizan consorcios de la empresa pública PetroVietnam junto con diversas empresas de capital extranjero.

En el sector minero, también destaca la producción de antracita en el norte del país, así como las reservas de hierro, bauxita, cobre, oro y titanio. Las reservas probadas de carbón se estiman en 6.000 millones de toneladas y su producción anual se eleva a los 50-60 millones de toneladas, siendo la empresa pública Vinacomín la única que dispone de licencia de explotación del mineral.

En cuanto al mercado eléctrico, la capacidad de generación de electricidad alcanzó en 2013 los 27.000MW, habiendo calculado el gobierno que es preciso doblar esta capacidad hasta 2020 para no estrangular el crecimiento del país. Del total de la capacidad de generación, casi el 65% se generó por centrales pertenecientes directa o indirectamente a EVN (el único comprador de la red), otro 15% por las empresas públicas PetroVietnam y Vinacomin, y el 20% restante por Productores Energéticos Independientes (IPPs) y productores extranjeros a través de BOT (Built Operate Transfer: proyectos energéticos en los que los inversores extranjeros tiene una participación)
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Los servicios representaron el 39,73% del PIB de Vietnam en 2015 (por un 39,04% el año anterior) Frente a la tasa de crecimiento de 6,68% del conjunto de la economía en 2015, los servicios crecieron un 6,33% ese año, contribuyendo significativamente a la tasa de crecimiento general con 2,43 puntos porcentuales. Algunos sub-sectores del sector servicios tuvieron en 2015 un comportamiento especialmente significativo: la venta al por mayor y al por menor alcanzaron un incremento del 9,06%, las finanzas, la banca y los seguros aumentaron un 7,38%; el negocio inmobiliario ha experimentado un crecimiento del 2,96%, superior al incremento del 2,85% del año anterior y confirmando la recuperación de este sub-sector.

En general aunque el sector servicios evoluciona positivamente, la falta de una decidida apertura del mercado a los operadores extranjeros en determinados subsectores (distribución, banca, seguros, transporte...) está suponiendo a pesar de la liberalización comprometida con la entrada efectiva en la OMC (2007) una rémora al dinamismo, modernización y acumulación de capital y de know how del sector servicios. Igualmente la presencia de empresas de capital público, aunque se ha reducido gracias a la política de privatización de los últimos años, todavía es relevante.

La red de telecomunicaciones ha conocido en los últimos años un crecimiento espectacular, gracias a la integración de las tecnologías más avanzadas y el aumento de la capacidad instalada. Están presentes muchas empresas extranjeras en régimen de explotación conjunta con Vietnam Telecom, tanto en telefonía fija como en telefonía móvil.

Los sectores bancario y asegurador han estado sometidos a un férreo control por parte del Banco Central de Vietnam y el Ministerio de Finanzas, sin embargo, desde final de los años 90 estas instituciones han contribuido a la liberalización de esos mercados. Los bancos extranjeros han aumentado su presencia en Vietnam (actualmente existen 48 sucursales de bancos extranjeros, cinco bancos con participación extranjera y cinco bancos de capital 100% extranjero -HSBC, Standard Chartered Bank, ANZ Bank, Shinha Bank-Korean Bank y Hong Leong Bank Berhad-Malaysia Bank-). Además, hay nueve instituciones de crédito no bancarias y 54 oficinas de representación de 22 países y territorios. El mercado de seguros, impulsado por las mayores rentas disponibles, un marco legal más estable y la incidencia de la IED, ha visto los ingresos por primas duplicarse durante los últimos años (actualmente operan en el mercado 41 compañías de seguros, de los cuales 12 son seguros de vida) Ambos sectores ofrecen grandes posibilidades a las entidades extranjeras, aunque su margen de operaciones sigue estando limitado por la regulación vietnamita.

El turismo y la hostelería son dos actividades en constante crecimiento y que ofrecen unas perspectivas de desarrollo muy favorables, con incrementos del sector en términos del PIB en torno al 10% de media durante el último lustro. Durante el año 2015 aproximadamente 7,9 millones de extranjeros visitaron Vietnam, lo que supone un aumento del 57,3% en relación con 2010. Los principales mercados clientes son los vecinos asiáticos, (especialmente China, Korea del Sur y Japón) y EE.UU. Una de las claves del aumento en el número de visitantes es la aparición de varias líneas aéreas regionales de bajo coste que han comenzado a volar a Vietnam desde Australia, Tailandia, Malasia, Hong Kong y Singapur. La aerolínea estatal, Vietnam Airlines, está también expandiendo su capacidad e incluye cada vez más destinos. Por otro lado, la primera línea privada vietnamita, Indochina Airlines comenzó a operar a finales de 2008 y Jetstar Pacific, VietJetAir y Mekong Aviation también comenzaron recientemente su actividad en el país.

El sector, sin embargo, adolece de una necesidad urgente de mejorar las infraestructuras de transporte terrestre. Las líneas ferroviarias y terrestres son inadecuadas para recorridos turísticos por el país más allá del denominado “turismo de aventura”. El tren desde Hanoi a Ho Chi Minh City emplea 36 horas para recorrer los 1.725 kilómetros que separan ambas ciudades. El viaje en autobús entre Ho Chi Minh y Mui Ne, que es un destino de playa, tarda entre 5 y 6 horas recorrer los 200 Km. que separan dichas localidades.

Hasta el 2015, los servicios de hotelería deben llevar parejas inversiones en construcción o renovación del inmueble. Las oportunidades que brinda el sector de la construcción hotelera, de resorts y centros de ocio, donde la empresa española cuenta con acreditada experiencia, se complementan con oportunidades en la gestión hotelera, donde Vietnam presenta importantes debilidades. Es fundamental destacar que el Ministerio de Turismo incentiva la entrada de cadenas hoteleras internacionales.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

Casi 30 años después de la apertura económica iniciada por Vietnam en 1986, conocida como Doi Moi, las empresas públicas siguen siendo una parte muy importante del sistema de capitalismo de estado que impera en el país, en 2011 suponían un tercio del PIB.

Desde el comienzo del proceso de salida al mercado privado de paquetes de acciones de estas empresas públicas, conocido como equitization, que empezó a comienzos de la década de los 90, el número de empresas parcialmente privatizadas no paro de aumentar hasta alcanzar un máximo de 856 compañías al año en 2004. Desde entonces este impulso de reforma se ha debilitado hasta llegar a un punto muerto en 2012 donde tan solo 13 empresas públicas salieron al mercado y 2013 donde lo hicieron 43.

Esta tendencia se ha visto agravada por la creación de nuevas SOEs. En 2009 se crearon 128 nuevas empresas públicas, patrón que se ha mantenido durante 2010 y 2011. Así a finales de 2012 Vietnam contaba con unas 1.310 SOEs bajo el control de 100 organismos estatales diferentes.

Que el proceso se haya ralentizado está directamente relacionado con estos factores:

-Muchas SOE son monopolios estatales centrados en el mercado interno y sin capacidad para competir en los mercados internacionales

-La reticencia de los directivos de estas compañías a perder sus feudos de poder ralentiza el proceso de salida al mercado de los paquetes de acciones

-Existe un total falta de supervisión y regulación de la SOEs, por lo que en los últimos años, tomando ventaja de la, expandieron sus operaciones más allá de su negocio principal en una deficiente política de inversiones

-La equitizacion raramente supera el 49% del capital social, lo que no permite a la empresa compradora ejercer el control de la compañía

Por ello el Primer Ministro Nguyen Tan Dung ha tenido que forzar a muchas compañías a realizar desinversiones no estratégicas y ha reforzado el mensaje oficial del Gobierno subrayando que el plan de privatizaciones seguirá adelante para las 432 empresas públicas cuya equitizacion ha sido aprobada, un proceso que no quieren retrasar más allá de 2015 y que facilitarán permitiendo que las empresas estatales puedan vender a precios inferiores al valor en libros. Entre otras compañías están Vietnam Airlines, Vietnam Automobile Industry Corporation, Vietnam National Textile and Garment Group (Vinatex), Viglacera Corporation (líder en materiales de construcción), y Waterway Transportation Corporation.

El capital total de negocios no estratégicos que va a ser equitizado se estima en 22 trillones de VND (algo más de 1.000 millones de USD)  Hasta mayo de 2014, más de 4,2 billones de VND ya han sido desinvertidos. Los 17 restantes trillones de VND restantes representan el 2 % del capital registrado de las  empresas estatales

Por ahora el capital extranjero máximo en empresas semipúblicas es el 49%; el 35% para empresas manufactureras de  tabaco, arroz, o café; el 25% para el sector de la aviación, minería y telecomunicaciones; y el 0% para defensa y electricidad. Aunque las autoridades están considerando aumentar el límite de adquisición de acciones para empresas extranjeras del actual 49% al 60% en sectores no financieros, y del 30% hasta el 49% en bancos.

La privatización de empresas públicas cuenta con el apoyo ciudadano y de organismos internacionales como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, que reclaman al país acelerar el proceso para reducir riesgos a nivel macroeconómico, incrementar la productividad, y avanzar en las reformas estructurales que apoyen el crecimiento a largo plazo.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex