Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Brasil ha sido durante años el paradigma de las economías duales, caracterizadas por la coexistencia de la extrema riqueza con la extrema pobreza. Con todo, probablemente el mayor acontecimiento producido en la economía brasileña en los últimos años haya sido la incorporación de millones de brasileños al mercado.

Desde 2002 hasta la actualidad, la clase media brasileña - la llamada clase C, que hace referencia a familias con ingresos comprendidos en la horquilla 660-1.600 euros al mes (entre 2.166 y 5.233 reales al mes, aproximadamente)- ha pasado de representar el 38,8% de la población al 54,6% en 2016. Se trata de millones de nuevos consumidores que han accedido por primera vez al sistema financiero, que adquieren viviendas, bienes de consumo duradero, que viajan en avión, protagonistas, en definitiva, del ciclo virtuoso en el que se ha movido la economía brasileña en los últimos tiempos.

El periodo de recesión que está afectando a la economía brasileña está provocando un descenso en el número de familias pertenecientes a las clases A, B y C. Si se confirman las estadísticas, es posible que, por primera vez desde 2010, la clase C descienda hasta representar menos del 50% de la población. No obstante, el país ha experimentado un descenso ininterrumpido del índice de Gini durante los últimos 15 años, situándose en 2015 en 0,491. La desigualdad sigue siendo elevada en el país, siendo Brasil uno de los países con mayor concentración de riqueza en la clase alta, actualmente el 10% de la población recibe el 52% de la renta nacional, debido principalmente a la exención de impuestos sobre los dividendos de las empresas.

Según el Centro Integral de Políticas para el Crecimiento Inclusivo del PNUD, entre 2004 y 2013 los índices de pobreza en Brasil se redujeron del 20% al 9% de la población y del 7% al 4% en el caso de pobreza extrema, Sin embargo, las principales características siguen siendo las mismas: está más presente en el medio rural y se concentra en las regiones del norte y nordeste de Brasil.

Los principales centros de negocio, así como las zonas de mayor índice de consumo, están localizados en el sudeste del país, al que pertenecen los Estados más desarrollados económicamente y con un mayor nivel de renta per cápita. Son, por este orden: Sao Paulo, Río de Janeiro y Minas Gerais.

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Debido a las peculiaridades del mercado brasileño, resulta muy aconsejable iniciar operaciones en él mediante un agente o distribuidor. La orientación regional de la economía sigue siendo determinante en un país de dimensiones continentales, por lo que, en función de los objetivos de la empresa, sería preferible que el agente o distribuidor tuviera capacidad y autonomía para contratar agentes locales. En la mayoría de los casos, estos distribuidores se ubican en São Paulo.

Los canales de distribución son distintos en función del tipo de bien que se comercialice, diferenciándose entre bienes de equipo y bienes de consumo.

La distribución de los bienes de equipo es muy similar a la española. El canal de distribución es distinto en función del tamaño de la máquina o el equipo. Las máquinas pequeñas se comercializan en tiendas especializadas, mientras que las grandes fábricas tienen su propia red de concesionarios que son sus propios puntos de venta, en los que además se presta asistencia técnica.

Lo más extendido en Brasil es el sistema de distribución mediante representantes, que funciona mediante pedidos evitándose así los stocks de maquinaria.

En la distribución de bienes de consumo hay que distinguir entre el sector atacadista (venta al por mayor) y el sector varejista (venta al por menor).

El mayorista o distribuidor es el principal canal de venta entre la industria y los pequeños y medios supermercados. Su actuación es esencial debido a la enorme extensión geográfica de Brasil, que hace casi imposible para la industria atender todas las regiones. En la actualidad estas empresas están diversificando su oferta, realizando también labores de operador logístico y de “broker” (auxiliar para la distribución y comercialización de los productos, colocando los productos en los puntos de venta y facturando directamente a la industria). Estas empresas abastecen tanto a supermercados y tiendas de ultramarinos (mercearias) como a hoteles, bares y tiendas de conveniencia.

Según la ABAD (Asociación Brasileña de Mayoristas y Distribuidores), el sector mayorista facturó en 2014 un total de 211.800 millones de reales, lo que supuso un crecimiento del 0,9% en comparación con 2013 (197.300 millones de reales) y una participación del 51,7% de los establecimientos asociados en el abastecimiento del mercado de consumo nacional.

Las empresas del sector se concentran en el Estado de São Paulo, seguido en importancia por Minas Gerais, Paraná y Santa Catarina. En cuanto a facturación, la región del Sudeste concentra el 44% de la facturación del sector mayorista, por delante del Nordeste (28%), Sur (13%) , Centro-Oeste (8%) y Norte (7%).

Las ventas on-line, esto es, vía Internet, están alcanzando cifras récord, debido a un aumento en el consumo y al hábito creciente de realizar compras por Internet. Sin embargo, pocas empresas concentran casi el total de facturación de este sector, lo que ofrece una gran oportunidad de crecimiento para las empresas mayoristas, que pueden ganar con esta expansión, posicionándose de manera estratégica y ofreciendo servicios adecuados a esta nueva modalidad de venta.

Según la Pesquisa Mensal de Comércio (PMC), el volumen de ventas al por menor (varejista), en el acumulado interanual calculado a mayo de 2015 (mayo 2014 a mayo 2015), presentó una contracción del -0,5% en comparación con el mismo período del año anterior. Al igual que sucede en el sector de venta al por mayor (mayorista, atacadista), la mayoría de esta cantidad fue generada en la región Sudeste, en la que se concentra el aproximadamente la mitad de las empresas al por menor, al ser la zona de Brasil más desarrollada económicamente. Sin embargo, los mayores crecimientos, tomando el dato interanual, fueron en los estados de Roraima (+15,2), Acre (+11,1%) y Rôndonia (+6,2%).

Caracteriza al sector de venta al por menor en Brasil el hecho de que las empresas han descubierto en los servicios financieros como tarjetas de crédito, títulos de capitalización, seguros, o pago de cuentas de consumo en las tiendas (para atender principalmente al público que no tiene acceso a la red bancaria) una buena alternativa para ganarse la fidelidad de los clientes, por lo que este tipo de productos están ampliamente extendidos. Según un estudio de PwC, publicado en 2013, las empresas minoristas que lideran el ranking del sector por volumen de facturación son: Grupo Pão de Açúcar, Grupo Carrefour, Grupo Wal-Mart, Lojas Americanas y Máquina de Vendas. Todos los grandes grupos internacionales de distribución están hoy día presentes en Brasil.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Brasil es, sin duda, el gigante latinoamericano por excelencia.  Es el primer país de América Latina, (i) en términos de población, con 207,8 millones de habitantes según la última estimación del censo; (ii) en términos de PIB: 1.799.436 millones de dólares en 2016, en torno al 35% del PIB de la región; y en volumen de exportaciones, con 185.235 millones de dólares en 2016. Con estos datos, en 2016 Brasil fue la novena economía del mundo, tras Estados Unidos, China, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, India e Italia (datos del Banco Mundial). Se espera que en 2017 la economía brasileña crezca un 0,5%, dejando a trás la fase recesiva de los dos años anteriores, recuperando su papel como motor de la región junto a Argentina.

La importancia económica de Brasil en la región se observa tanto en los flujos comerciales como en la inversión. En el ámbito comercial, América Latina y Caribe no sólo concentran casi la cuarta parte de la exportación brasileña. Además, constituye el principal mercado de destino de los productos manufacturados brasileños (casi el 80% de lo exportado a la región), siendo el mercado natural de la industria brasileña. En 2016, el país registró un record de superávit en la balanza comercial, alcanzando los 47.690 millones de dólares, aun experimentando un descenso en las exportaciones e importaciones. Este superávit es fruto de un mayor descenso de las importaciones que de las exportaciones, asociado al debilitamiento de la demanda interna. Los principales destinos de las exportaciones brasileñas fueron China, Estados Unidos, Argentina y Holanda; aglutinando entre los cuatro países el 44,3% de las exportaciones; mientras que los principales mercados de los que ha importado Brasil a lo largo de 2016 han sido China, Estados Unidos, Argentina y Alemania, representando el origen del 47,5% de los productos importados.

En el ámbito de las inversiones, era reseñable la creciente presencia de las grandes empresas constructoras brasileñas en la región sudamericana, especialmente, las grandes constructoras: ODEBRECHT, CAMARGO CORREA o ANDRADE GUTIERREZ, donde han comenzado a desarrollar importantes proyectos de infraestructuras de transporte y energéticas. La nota negativa viene, de nuevo, del lado de la actual situación política en Brasil y los diversos procesos de corrupción abiertos (en especial la operación Lava Jato) que está afectando a la cúpula política y empresarial brasileña. Precisamente estas grandes empresas están siendo investigadas en el marco de la operación y se está descubriendo el pago de sobornos a políticos en la región (incluyendo los Estados Unidos) para hacerse con proyectos. Se está procediendo a una minuciosa revisión de esos contratos y es muy probable que pierdan varios de los proyectos de su cartera. Aún no se ha realizado una evaluación del impacto económico que esto puede tener no sólo en Brasil, sino en la región.

La presencia de grandes compañías brasileñas en Sudamérica no se limita al sector de la construcción. También están muy presentes en sectores como el bancario, el mineral, el químico y petroquímico, el mecánico o el cárnico.

 

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

Las perspectivas de desarrollo económico a corto plazo de Brasil no son muy positivas en la actualidad. Hasta 2012 Brasil creció a un ritmo positivo debido, entre otros factores, al aumento de la clase C (la clase media) y al boom del precio de las materias primas. Sin embargo, a partir de 2013 la situación económica comenzó a empeorar y perdura en el momento actual. En 2014, el país creció un exiguo 0,1% mientras que en el primer trimestre de 2015 el PIB se ha contraído un 0,9% con datos acumulados de los últimos cuatro trimestres.

2015 está siendo un año desfavorable para la economía brasileña por diversos factores. A las débiles cifras de crecimiento se une una inflación elevada que se estima que termine el año entorno al 10% a pesar de las sucesivas subidas de los tipos de interés (tasa Selic) que se sitúan en julio en el 13,75%. El Gobierno anunció en mayo un importante recorte fiscal de 69.900 millones de reales con el objetivo de cumplir la meta de superávit primario del 1,1% del PIB y recuperar así la confianza de los inversores en la economía del país. Las últimas previsiones que hablan de un peor desempeño del PIB en 2015 han hecho mudar al Gobierno dicho objetivo de meta fiscal, del 1,1% del PIB al 0,15%. El desempleo, la variable macroeconómica que mejor desempeño estaba teniendo marcando el mínimo histórico en diciembre de 2013, acumula un aumento de 2,4 puntos porcentuales en el año 2015.

Principales previsiones macroeconómicas 2015 2016
Crecimiento PIB -2,06% -0,24%
Índice de precios al consumidor ampliado (IPCA) 9,29% 5,50%
Tasa Selic 14,25% 12,00%
Tipo cambio a fin de periodo (R$/US$) 3,50 3,60
Deuda Sector Público (% PIB) 36,15 38,50
Saldo Balanza Comercial (millones US$) 8.000 16.800
IED (millones US$) 65.000 65.000
Saldo cuenta corriente (millones US$) -76.500 -67.750

Fuente: Banco Central de Brasil, Boletin Focus (agosto 2015).

El Fondo Monetario Internacional ha reducido en julio de 2015, las estimaciones de crecimiento para Brasil en 2015 y 2016, empeorando la estimación de contracción para 2015 del -1,0% al -1,5% y de crecimiento para 2016 del 1% al 0,7%. De esta forma, Brasil tendrá un comportamiento del PIB este año por debajo de la media de crecimiento del 1,8% estimado para países avanzados y mucho menos que el 4,2% estimado para mercados emergentes. Sólo Rusia, país que ha sufrido sanciones económicas de los Estados Unidos y de Europa por el conflicto en Ucrania, tiene un crecimiento estimado menor que el de Brasil, con un -3,4%.

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex