Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Colombia tiene un tamaño de mercado potencial grande pues es la tercera población más numerosa de Latinoamérica (49 millones de habitantes), no obstante, hay que tener en cuenta que aproximadamente el 27,8% de la población tiene un poder adquisitivo muy bajo, viviendo en la pobreza. La renta per cápita alcanzó en el año 2016 los $7.447,877 USD  a precios constantes según el Banco Mundial, mientras que según ANIF (Asociación Nacional de Instituciones Financieras) el PIB per cápita en 2014 a precios corrientes se situó en los $7.975 USD.

El mercado laboral es algo superior a 23 millones de personas, y de la población ocupada, el 26,9% trabaja en el sector de comercio, restaurantes y hoteles, le siguen el sector de servicios comunales, sociales y personales con un 18,6%, la agricultura, ganadería y pesca con el 18,0% de la población ocupada, y la industria manufacturera, que emplea al 12,9% de los ocupados.

Los principales centros económicos son los siguientes:

-Bogotá, es la capital de la República de Colombia y del departamento de Cundinamarca. Está organizada como Distrito capital gozando de autonomía para la gestión de sus intereses dentro de los límites de la Constitución y la ley. A diferencia de los demás distritos de Colombia, Bogotá es una entidad territorial de primer orden, con las atribuciones administrativas que la ley le confiere a los Departamentos. Está constituida por 20 localidades y es el epicentro político, económico, administrativo, industrial, artístico, cultural, deportivo y turístico del país. En el plano económico, se destaca como el centro económico e industrial más importante de Colombia, según el DANE, Bogotá aporta la mayor parte al PIB nacional (24,5 %) y es la sexta ciudad por el tamaño del PIB en Latinoamérica (de unos 150.1 millones USD), de las cuales, está entre las cinco más atractivas para invertir. A nivel latinoamericano se ubica en la vigésimo primera posición con relación al PIB per cápita Según The Economist, Bogotá se destaca por su fortaleza económica asociada al tamaño de su producción y el PIB per cápita (el más alto entre las principales ciudades de la nación), las facilidades para crear empresas y hacer negocios, la madurez financiera, la atracción de empresas globales y la calidad de su capital humano todo esto respaldado por estudios de Harvard Business Review que la destacan como el lugar del país con el mayor número de universidades (114) y centros de investigación.

-Medellín, con una población de 3.729.970 habitantes en 2017 es la segunda ciudad más poblada de Colombia, después de Bogotá. La ciudad también destaca por ser uno de los principales centros culturales de Colombia. En el plano económico es una urbe con gran dinamismo, es uno de los principales centros financieros, industriales, comerciales y de servicios de Colombia. También destaca por ser la sede de numerosas empresas nacionales e internacionales, principalmente en los sectores textil, confecciones, metalmecánico, eléctrico y electrónico, financiero, telecomunicaciones, automotriz, alimentos, entre otros. Es sede de importantes festivales de amplia trayectoria y reconocimiento a nivel local, nacional e internacional.

-Cali, es la capital del departamento de Valle del Cauca en Colombia, con 2.420.013 habitantes es la tercera ciudad más poblada del país, después de Bogotá y Medellín. Cuenta con una de las economías de mayor crecimiento e infraestructura en el país gracias a su ubicación geográfica y es uno de los principales centros económicos e industriales del país además de ser el principal centro urbano, cultural, económico, industrial y agrario del suroccidente colombiano.

-Barranquilla, es la cuarta ciudad más poblada de Colombia, el más importante centro Marítimo y Fluvial de Colombia de ahí su denominación como la Puerta de Oro de Colombia, también es el principal centro comercial, industrial, cultural y educativo de la Región Caribe colombiana. Barranquilla es la ciudad más importante del Caribe Colombiano y la más grande y poblada del Norte de Colombia.

-Cartagena, es oficialmente Distrito Turístico, Histórico y Cultural de Cartagena, más conocida sólo como Cartagena, es una ciudad colombiana, capital del departamento de Bolívar. Con el paso del tiempo, Cartagena ha desarrollado su zona urbana, conservando el centro histórico y convirtiéndose en uno de los puertos de mayor importancia en Colombia, el Caribe y el mundo así como célebre destino turístico. La población total de su cabecera es de 971.700 habitantes y la de su área metropolitana de 1.319.359 habitantes.

 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Colombia ha tenido tradicionalmente un comercio minorista altamente competitivo, resultado en gran parte de la segmentación geográfica que se presenta en el interior del país. Mantiene sin embargo la característica distintiva de que, aún cuando el avance de los supermercados e hipermercados ha sido muy importante en los últimos años, el canal tradicional de distribución (tiendas de barrio) captura todavía el 40% del mercado.

Esta situación puede modificarse en el futuro, en la medida en que se incremente la presencia de cadenas multinacionales en el país y vayan ganado cuota de mercado. En este sentido, el sector podría tender a una concentración en la propiedad que no existe actualmente.

Respecto a la estructura general del sector comercial, se pueden deducir dos características: en primer lugar, la conforman unidades de negocios de pequeño tamaño con predominio de la actividad unipersonal; y, finalmente, existe una alta rotación y la estabilidad de los negocios es reducida.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

La importancia de Colombia en la región Andina es grande. Es el principal proveedor de Venezuela y Ecuador, a los que abastece sobretodo de alimentos y productos manufacturados. Podríamos decir que Venezuela depende muy fuertemente de Colombia en lo que a alimentos se refiere y lo mismo sería aplicable a Ecuador con el añadido de la dependencia de Colombia para suministro de electricidad.

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

En los últimos años la economía colombiana ha experimentado un significativo auge gracias al clima de seguridad jurídica, los incentivos fiscales, la buena gestión macroeconómica y una significativa entrada de capitales extranjeros, que han dado lugar a altas tasas de crecimiento, con baja inflación y poco endeudamiento público.
El crecimiento económico del 4,3% en el 2013 y 4,6% en 2014 se ha ralentizado al 3,08% en 2015 y al 2,2% en 2016. No obstante, el buen desempeño de la economía colombiana en los dos últimos ejercicios contrastó con el bajo crecimiento registrado por las economías más grandes de la región y por otros países emergentes. La disminución de los precios del petróleo y la alteración de la política monetaria de Estados Unidos han impactado la economía de Colombia desde 2015.
De los sectores económicos cabe destacar el buen desempeño de la industria manufacturera y los establecimientos financieros, los cuales han tenido un crecimiento anual de 6% y 4,6% respectivamente, y en particular por la construcción, que aunque se ha ralentizado en el último año, es el subsector que más ha crecido en los últimos años, un 11,46% en 2013, un 10,45% en 2014%, un 3,95% en 2015 y un 5,2% en el primer trimestre de 2016. Este crecimiento dependió de las edificaciones (10,9%), mientras que la infraestructura prácticamente se estancó, con un ritmo de 0,4%.
En contraposición, los sectores de explotación de minas y canteras- lastrado por la caída de los precios internacionales- y la industria manufacturera registraron los crecimientos más bajos en 2015 con cifras del 0,63 y 1,25 respectivamente. La extracción de petróleo le restó 0,3 puntos a la expansión de la economía en el primer trimestre de 2016, pero la refinación se los devolvió en la misma proporción.
Un sector que preocupa es el de la agricultura, tras un fuerte fenómeno del Niño sufrido a finales de 105 y comienzos de 2016. Su ritmo de crecimiento en el primer trimestre de 2016 fue de 0,7%, lo que provocará que el país continúe importando alimentos, profundizando el desequilibrio que trae el país en su balanza comercial.
Las previsiones de crecimiento se mantienen moderadas, debido a los riesgos asociados a la caída en el precio internacional de los bienes básicos, el menor dinamismo en la actividad económica local junto con las perspectivas de menor inversión y un consumo privado menos dinámico. Para 2017, el Banco Mundial ha pronosticado un crecimiento del 2,7% en 2017, y 3,5% en 2018.
De nuevo, la construcción- en particular las obras civiles- será el principal motor de la economía colombiana impulsado por los proyectos de infraestructura de cuarta generación que se llevarán a cabo hasta el 2020. El megaproyecto del ejecutivo de Santos se divide en cuatro “olas” y en el que se concesionarán más de 8.000 kilómetros de carreteras y 1.000 kilómetros de vías férreas. La minería presentará una fuerte caída debido a la reducción en el precio internacional del petróleo. En cuanto al sector industrial, se espera una recuperación gracias a la depreciación del tipo de cambio y a la puesta en marcha de la refinería de Cartagena a finales del segundo semestre del año.
La tasa de desempleo promedio ha sido del 8,92% en 2015, decreciendo ligeramente con respecto a 2014, cuando se situaba en 9,1%. La última actualización a septiembre de 2016 ha fijado la cifra en 8,5%.
El Banco de la República se ha visto obligado a subir las tasas de interés (tasa de intervención) hasta el 7,75% en agosto de 2016 como respuesta a la creciente inflación, que en septiembre de este año llegó a alcanzar el 7,27%. El objetivo del Banco de la República sigue siendo situar la cifra en el rango del 2% al 4%, sin embargo existen factores externos como la depreciación del peso que encarecen la importación de bienes y servicios y dificultan por tanto la contención de la inflación. Es importante destacar que en 2015, la depreciación del peso colombiano ha sido de 20,1%.
En cuanto a la demanda externa, ésta es más débil de lo esperado, estando impulsada principalmente por la economía de los Estados Unidos, mientras que la zona del euro y China presentan un bajo dinamismo. Respecto a los indicadores de comercio exterior del 2015, las exportaciones fueron de un valor de 35.691 millones de USD, lo que supone una caída del 60% con respecto a la cifra del 2014, 54.795 millones de USD. Este descenso se puede explicar en parte por la caída del valor de los bienes exportados (principalmente crudos y materias primas).
La caída en los precios internacionales del petróleo está afectando de forma importante a los ingresos del país debido a su gran peso respecto del total de los bienes exportados (el capítulo de crudos y petróleo supone prácticamente el 50% del total de los bienes exportados). Se estima que por el desplome del precio del crudo, el país dejara de recibir este año 9 billones de pesos (aproximadamente unos 300 millones de euros).
La inversión extranjera directa experimentó un gran crecimiento en los últimos años en Colombia. En 2015 el volumen de IED alcanzó los 11.942 millones de USD, reduciéndose un 27% respecto de la cifra registrada el año anterior. La mayor parte de esta inversión fue captada por el sector petrolero, que concentró el 26% del total de la misma. A pesar de ser el sector que más inversión atrajo, el importe total viene reduciéndose en los últimos años.
La inversión extranjera neta en Colombia cayó un 19,7% interanual en julio de 2016, situándose en 1.250 millones de dólares. Esta variación se debe principalmente a la caída en la inversión extranjera directa de un 19,6% interanual. El retroceso más destacado se registró en el ingreso de flujos destinados hacia petróleo y minería, que se desplomaron un 42,2 por ciento interanual en el séptimo mes del año a 344,2 millones de dólares. En el acumulado entre enero y julio, la inversión extranjera neta bajó un 18,6 por ciento a 7.211,4 millones de dólares, con respecto al mismo periodo del año previo.
La calificación que tiene Colombia para los bonos soberanos de largo plazo en moneda extranjera se mantiene en el grado de inversión, de modo que actualmente Moody’s situa a Colombia en Baa2. No obstante, Fitch Ratings rebajó el panorama crediticio de Colombia a negativo desde estable y mantuvo la nota soberana en moneda extranjera a largo plazo en BBB. La agencia recortó la nota en moneda local a largo plazo a "BBB" desde "BBB+". Standard & Poor's rebajó a negativo desde estable a comienzos de 2016 la calificación crediticia de Colombia, reflejando los riesgos de que la posición externa del país pueda deteriorarse aún más. No obstante, la agencia calificadora mantuvo la nota soberana en "BBB".
Para 2017 los riesgos provienen del comportamiento de los precios del petróleo, y del desempeño de las economías estadounidense y europea. Adicionalmente, existen múltiples elementos de incertidumbre que adicionalmente estarían presentes durante el próximo año dentro del balance de riesgos:
En primer lugar, los menores precios de las materias primas energéticas tienen un efecto negativo sobre el ingreso nacional, las exportaciones, y de manera más puntual, un efecto perjudicial sobre las finanzas públicas.
En segundo lugar, el sector de la construcción se perfila como una de las mayores fuentes de incertidumbre por la capacidad que se tenga de ejecutar efectivamente las obras de infraestructura proyectadas.
En tercer lugar, el comportamiento de la industria dependerá del comportamiento de la tasa de cambio, la caída de las exportaciones a Venezuela, el contrabando y la caída en la demanda. Aunque en el futuro el sector industrial seguirá presentando importantes retos, en el 2016 debería presentarse una recuperación.
 

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex