Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

La sociedad peruana se caracteriza todavía por una relativa fragmentación, tanto geográfica (costa/ sierra/ selva) como económica y social. Persisten grandes desigualdades, que limitan el atractivo del mercado peruano, pues buena parte de la población maneja todavía una economía de subsistencia, sin apenas capacidad de gasto más allá del de primera necesidad. Tras el rápido crecimiento de años recientes, la renta per cápita se ha elevado hasta los 6.021$ (12.195$ en paridad de poder adquisitivo), situando a Perú claramente como país de renta media en el mundo; en todo caso, debido a las grandes desigualdades, el progreso en las cifras agregadas es compatible con la existencia de grandes bolsas de pobreza en el país, especialmente en el ámbito periurbano y rural.

Entre las buenas noticias recientes, puede señalarse la emergencia de una incipiente clase media, de perfiles todavía difusos, pero caracterizada por algunos de sus patrones de gasto (por ejemplo, electrodomésticos y bienes importados, compras en centros comerciales modernos).

La capital sigue concentrando buena parte de la actividad económica del país (más del 50% del PIB peruano se genera en la región de Lima), además de englobar todos los poderes públicos y la práctica totalidad de los centros de decisión empresariales. Sin embargo, se observa la consolidación (a menor escala) de algunos otros polos de desarrollo, señaladamente Arequipa y las ciudades del norte del país (Chiclayo-Trujillo-Piura).

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

El comercio minorista en el Perú está, por lo general, muy atomizado. Sin embargo, la penetración de grandes superficies, tiendas por departamento (grandes almacenes), cadenas de tiendas, entre otros, ha experimentado un desarrollo notable en los últimos años, no solo en Lima, sino también en provincias. Además, estos establecimientos se han visto favorecidos por la proliferación de centros comerciales, donde son las “anclas” principales del negocio. Los márgenes de distribución (sobre todo de productos importados) suelen ser elevados, y el número de distribuidores relevantes en cada sector en general limitado.

El comercio minorista moderno en el Perú está compuesto por cuatros formatos principales: supermercados y tiendas por departamento; mejoramiento para el hogar y electrodomésticos; librería, periódicos y artículos de papelería; y boticas, farmacias y cuidado personal. Según datos facilitados por el Ministerio de la Producción (PRODUCE), sus ventas totales ascienden en 2015 a algo más de 10.000 millones de dólares, en torno al 5% del PIB peruano. En el sector pesan especialmente los supermercados y grandes almacenes (57% de ventas) y las tiendas de mejoramiento y equipos para el hogar (22%).

De acuerdo con información elaborada por la Asociación de Centros Comerciales y de Entretenimiento del Perú (ACCEP), el país cerró el año 2015 con 81 centros comerciales en operación, cuatro más que el año anterior. Estos centros comerciales, la mitad de los cuales se encuentran en la ciudad de Lima, generaron alrededor de 7,500 millones de dólares en ventas – un 8% más que el año anterior. Para el periodo 2016-2017, se estima que las inversiones alcancen los 500 millones de dólares y que se construyan 9 centros comerciales, entre Lima y provincias. 

Pese a la gradual modernización de las estructuras comerciales peruanas, se estima que la mayor parte de las compras se sigue desarrollando en el canal tradicional (“bodegas” o tiendas de barrio y mercados).

Los principales operadores de centros comerciales, que cubren el 66% del sector, son: Grupo Interbank (Real Plaza), Inmuebles Panamericana, grupo chileno-peruano (Mega Plaza y Mega Express), el Grupo Falabella (Open Plaza) y Parque Arauco.

En el formato de tiendas por departamento o grandes almacenes, las más destacadas son Saga Falabella, Ripley, Oechsle y Paris. En el 2015, estas cadenas sumaban 85 puntos de ventas entre las cuatro – Saga Falabella y Ripley, con 28 y 27 puntos de venta cada una, representando alrededor del 65% del sector. Con ventas totales de aproximadamente 2,000 millones en el 2015, está previsto que estas cadenas inauguren 5 nuevos locales en el 2016, logrando un total de 90 puntos de ventas alrededor del país. 

En cuanto a los supermercados, la actividad se concentra alrededor de tres grupos: Grupo Interbank/Supermercados Peruanos (Vivanda y Plaza Vea), Grupo Cencosud (Metro y Wong), y Grupo Falabella (Hipermercados Tottus). Adicionalmente, se puede considerar al Grupo Makro, que tiene un formato mayorista de productos alimenticios y no alimenticios. Entre los cuatro grupos tienen alrededor de 250 puntos de venta distribuidos entre Lima y provincias.

El Grupo Interbank o Supermercados Peruanos, propietario de los hipermercados Plaza Vea, los supermercados Vivanda y las tiendas de descuento Mass y Ecomax, tiene una participación de mercado de aproximadamente 40% y la posición más prominente. Después está el Grupo Cencosud, con los supermercados Wong y Metro, el cual tiene una participación del 34% en el mercado peruano. Por último están los hipermercados Tottus (22%) y Makro (4%).

En cuanto a las cadenas de ferretería y productos para el mejoramiento del hogar, son cuatro los jugadores principales: Maestro Perú (Grupo de Inversión Enfoca y adquirido por Grupo Falabella en el 2014), Sodimac (Grupo Falabella), Promart (Grupo Interbank) y Casinelli. Según datos publicados recientemente, estas cuatro cadenas contaban con un total de 87 puntos de venta, 42 en Lima y 45 en provincias. En la línea de productos de decoración existen otros competidores de menor tamaño, como Decor Center, Casa & Ideas y ArqStudio, entre otros.

La legislación comercial se basa en el principio de libre competencia, por lo que existe una absoluta libertad de contratación, no existen limitaciones en los horarios de funcionamiento de los establecimientos comerciales y los contratos de distribución exclusiva pueden ser rescindidos prácticamente sin limitaciones.

No existe ninguna dependencia ministerial que se ocupe de regular el comercio interior y el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (INDECOPI) es el organismo encargado de velar por que se eliminen las trabas al libre comercio, a través de las "Comisiones de Acceso al Mercado" que resuelven las denuncias presentadas por los particulares sobre posibles restricciones impuestas por los organismos estatales y de defensa de la competencia.  

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

El peso de Perú en el PIB suramericano es muy reducido (5%), y su importancia en el comercio intra-regional es también modesta, dado que -como otros países de América del Sur- Perú en general tiene como grandes socios comerciales a China, la UE y EEUU.

La importancia de Perú en la región suramericana ha ido acrecentándose conforme el país mejoraba sus registros económicos, aprovechando los dividendos de sus reformas liberalizadoras y los beneficios de un periodo de precio elevado de los minerales. Este efecto se ha visto acrecentado por la pertenencia de Perú a la Alianza del Pacífico (Chile, Perú, Colombia, México), grupo de países que se han comprometido con un modelo económico aperturista y liberal, creando un polo de desarrollo de creciente importancia geopolítica en el continente. Perú también disfruta de un "plus" de importancia en vista de su situación geográfica, en la parte central de los países suramericanos de la Alianza del Pacífico. Entre otras ventajas, esto le convierte en la vía natural de salida de la producción de commodities del interior de Brasil hacia Asia (facilitada por la construcción -todavía en marcha- de infraestructuras viarias de conexión con Brasil en el norte, sur y centro de Perú).

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

La economía peruana parece tener unas excelentes perspectivas de desarrollo, ancladas en su enorme dotación de recursos naturales, apertura al exterior, y estabilidad macroeconómica y política. Bajo supuestos razonables (y siempre teniendo en cuenta la sensibilidad al ciclo internacional de precios de los metales), ello debería ser suficiente para crecer a tasas cercanas al 4-5% a medio plazo. En horizontes temporales más cortos, la coyuntura de sus socios comerciales y la política monetaria de EEUU, y los propios altibajos de la coyuntura peruana (en particular, el ritmo de ejecución de los grandes proyectos de inversión) jugarán también un papel importante.

Los principales interrogantes a largo plazo vienen dados por la evolución de la institucionalidad del país, que deberá ir mejorando para que pueda acompañar el dinamismo del sector privado. También será importante el manejo de los conflictos sociales latentes (sobre todo en las zonas andinas y de selva), que históricamente han ralentizado los grandes proyectos de inversión en el país.

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex