Marco Geográfico

Resumen del marco geográfico y demográfico

La República Islámica de Irán es el segundo país más grande de Oriente Medio, tras Arabia Saudí, y el decimoctavo del mundo.[1]

En 2016, la población de Irán se estimaba en 79,7 millones de habitantes, siendo su densidad de población de 47 habitantes/Km2[1] BCI - 2016.

 

 

 

Volver a índice de Marco Geográfico

Cuadro de Datos básicos del país

CUADRO 1: DATOS BÁSICOS DEL PAÍS

REPÚBLICA ISLÁMICA DE IRÁN – DATOS BÁSICOS
Situación geográfica:
32 00 grados latitud Norte, 53 00 grados latitud Este. Situado entre el mar Caspio al norte, y el Golfo Pérsico y el Golfo de Omán al sur .
Países fronterizos:
Afganistán, Armenia, Azerbaiján, Irak, Pakistán, Turquía y Turkmenistán.
Superficie:
1.648.195 km2
Forma de gobierno:
República teocrática.
Jefe del Estado (Líder Supremo):
Seyed Ali Hoseini-Khamenei (desde el 4 de junio de 1989).
Presidente del Gobierno:
Hasan Fereidun Ruhani (desde el  3 de agosto de 2013).
Capital:
Teherán.
Principales ciudades:
Ispahán, Mashhad, Karaj, Tabriz y Shiraz.
Clima:
Árido o semiárido, subtropical en el Caspio. En Teherán la temperatura oscila entre 38º - 43º C en verano y los 0º - 4º C en invierno.
Población:
79,7 millones de habitantes.
Densidad de la población:
47 habitantes/Km2.
Urbanización:
69,2% de población urbana..
Idiomas:
Farsi (oficial), azerí, kurdo, gilaki, mazandarani, balochi y árabe.
Religiones:
- Islam: 99,4% (90-95% Chiíta y 5-10% Sunita). - Zoratrismo: 0,3%.
- Judaísmo, Cristianismo y otras: 0,4%.
Crecimiento anual de la población:
1,2%.
Edad media:
29,4 años.
Esperanza de vida:
75,39 años.
Grado de alfabetización:
85% (89,3% hombres / 80,7% mujeres).
Tasa bruta de natalidad:
13,23 nacimientos / 1.000 habitantes.
Tasa bruta de mortalidad:
5,94 muertes / 1.000 habitantes.
Moneda:
Rial
Toman =  10 Riales
Recursos naturales:
Petróleo, gas natural, carbón, cromo, cobre, hierro, plomo, manganeso, zinc, azufre.
Unidad de peso:
Kilogramo.
Unidad de medida:
Metro.
Diferencia horaria con España:
+ 2,30 horas.

Volver a índice de Marco Geográfico

Situación, superficie, superficie cultivable, relieve y clima

La República Islámica de Irán tiene una superficie de 1.648.195 km2, de los cuales 1.531.595 km2 corresponden a la superficie terrestre y 116.600 km2 a la superficie acuática.[1]
Situado entre Oriente y Occidente, Irán ha sido históricamente una tierra de paso. Su importancia geoestratégica radica en el gran número de países con los que linda. El territorio hace frontera con un total de siete Estados: Afganistán (936 Km.), Armenia (35 Km.), Azerbaiyán (611 Km.), Irak (1,458 Km.), Pakistán (909 Km.), Turquía (499 Km.) y Turkmenistán (992 Km.), y se encuentra situado entre el mar Caspio, al norte, y el Golfo Pérsico y el Golfo de Omán, al sur. Cabe destacar su proximidad a los países de la Península Arábiga, de los que tan solo le separa la estrecha franja marítima del Golfo Pérsico. El Estrecho de Ormuz, punto de salida del Golfo Pérsico, le confiere una importancia determinante para el comercio internacional, dado que es lugar de paso del 25% del petróleo mundial y del 35% que se comercializa por vía marítima.
 
La geografía del país, con una altura media de 1.200 metros sobre el nivel del mar, está dominada por la meseta iraní, en el centro del país, y dos grandes cordilleras: en el norte los Montes Alborz, y en el suroeste los Montes Zagros. Estas cadenas montañosas forman una barrera natural, en forma de “V” que impide que las nubes y los vientos húmedos del oeste lleguen al centro del país, formando desiertos y estepas. La mitad oriental del país es predominantemente desértica. Destacan dos grandes llanuras que se localizan junto al Mar Caspio y el Golfo Pérsico. El punto más bajo de Irán es el Mar Caspio, a 28 metros por debajo del nivel del mar; mientras que el más alto, el volcán Damavand, domina los Montes Alborz con sus 5.610 metros de altura.
El clima es de carácter continental, relativamente extremo y árido o semiárido en la meseta, habiendo grandes contrastes de temperatura entre invierno y verano, y subtropical en las proximidades del Mar Caspio. El sur del país tiene un invierno suave, con temperaturas muy altas en verano.
 
Las lluvias varían tanto temporal como espacialmente, siendo la media de precipitaciones de 397 km3 al año repartidas por todo el país. Algunos puntos en la costa del mar Caspio reciben más de 2.000 mm. anuales, mientras que otros del centro de Irán tienen menos de 50 mm. Debido a la desigual distribución de lluvias, la mayoría de los ríos son estacionales. Las regiones con menores precipitaciones son las del centro y el Este del país, principalmente las provincias de Sistan-Baluchistán, Hormozgan y Kerman.[2]
 
La capital, Teherán, se encuentra a unos 1.300 metros sobre el nivel del mar, con estaciones muy marcadas. Las temperaturas en la ciudad, y en casi todas las grandes poblaciones de la meseta central, se mueven entre los 38º - 43º C en verano y los 0º - 4º C en invierno.
 
Un factor geográfico determinante en la historia de Irán ha sido la escasez de agua, con la excepción de algunas zonas montañosas, la franja costera del norte y la provincia de Azerbaiján, en la frontera con Turquía y el Cáucaso. El agua ha determinado el asentamiento de la población, ha condicionado las posibilidades de explotación agrícola y ha contribuido a la práctica extendida del nomadismo, un factor muy importante en Irán hasta la primera mitad del siglo XX.
 
La lluvia es la razón principal en la definición de las zonas agrícolas. La cordillera Alborz ha permitido la creación de una zona muy lluviosa y boscosa, donde se producen muchos tipos de cultivos. Asimismo, los montes Zagros retienen a las nubes de lluvia que llegan desde el oeste, creando de esta manera una zona húmeda, con muchas granjas y huertos, y con gran producción agrícola y ganadera. Sin embargo, la parte central del país recibe muy pocas precipitaciones y la producción de cultivos se limita a los lugares con suficiente agua de lluvia o agua subterránea.[3] Aunque las precipitaciones son escasas e irregulares, la ganadería, la agricultura y los frutales (granadas, nueces, pistachos) son comunes en el centro de Irán.
 
En cuanto a la ganadería, en Irán se practica tanto la cría industrial de animales, como sistemas de cría sedentarios (bastante comunes), trashumantes (principalmente de ovejas y cabras, en los montes Zagros) o el nomadismo, de poca importancia hoy en día.
 
La extensa costa Iraní, junto con un clima diversificado en la superficie terrestre adaptada a los diversos tipos de acuicultura, hace de Irán la nación pesquera y acuícola más importante en la región. Se diferencian tres categorías de actividades pesqueras: la pesca meridional (Golfo Pérsico y Golfo de Omán); la pesca norteña (Mar Caspio); y la pesca en aguas interiores y la acuicultura: la presa Aras en el Oeste de la Provincia Azerbaijan, el lago Hamon en Sistan y Baluchistan, Hoor-al- Shadegan y Hoor-al-Hovize en Khuzestan meridional son los principales y mayores cuerpos de agua para la pesca en aguas interiores.
 
Irán está clasificado dentro de uno de los 15 países más ricos en recursos minerales del mundo y dispone de grandes reservas de petróleo (10,6% de las reservas mundiales – 2015)[4], gas natural (16,8% de las reservas mundiales del mundo – 2015)[5], yeso y piedra pómez (9% de la producción mundial), barita, carbón, cromo, cobre, hierro, plomo, manganeso, uranio, sal, arena, grava, zinc y azufre.[6]
Según la Organización Mundial de Comercio, Irán es el 9º principal exportador de recursos naturales a fecha del 2008 (Informe de marzo de 2012).
 

[1] Como referencia, la superficie de Irán es algo más de tres veces la superficie de España.
[2] AQUASTAT 2014.
[3] AQUASTAT 2014: Irán cuenta con 137 km3 de recursos hídricos totales (105 km3 de agua superficial + 49,3 km3 de agua subterránea + 18,1 común entre agua superficial y subterránea. La extracción total de agua dulce asciende a 92,95 km3 anuales (2004), de los cuales 40 corresponden a aguas superficiales y 53,1 a aguas subterráneas y/o comunes (lo que supone una utilización del 62,77% de los recursos hídricos totales).
[4]OPEC 2015
[5] OPEC 2015
[6] U.S. GEOLOGICAL SURVEY:

Volver a índice de Marco Geográfico

Recursos naturales y minerales

Irán dispone también de grandes reservas de recursos minerales (encierra el 7% de las reservas minerales del mundo, que cubren 68 clases, siendo los más importantes el cinc, cobre y hierro).

Las reservas de petróleo sitúan a Irán en el segundo lugar entre los miembros de la OPEP. Se estiman en 139 millardos de barriles de petróleo, el 9,9% del total mundial (BCI). Irán era, hasta los primeros meses del año 2012, el segundo productor de la OPEP, con una cuota de 3,9 millones de barriles por día; pero, debido a las sanciones internacionales, en 2015, la venta del petróleo iraní ha disminuido hasta los 1,2 millones de barriles diarios, 03 millones menos que su consumo interior diario. 

Sus mayores clientes son China, India, Japón, Corea del Sur y Taiwán.

Las reservas de gas de Irán son las segundas en volumen del mundo, por detrás de las situadas en Rusia; se cifran, según las últimas estimaciones, en 28 Tcm equivalentes al 15.3% de las reservas mundiales. A pesar de ello su cuota de mercado dentro del conjunto de exportaciones globales es inferior al 1%. La producción total de gas en 2013 fue de 150,3 millardos de metros cúbicos (bcm), ligeramente inferior a la consumo interno. Según el Ministerio de Petróleo, desde el año 2005, se han descubierto 45 campos de gas en Irán. En 2013, la capacidad iraní de producción de gas se situaba en Mcm/día y en 2015, alcanzó  1 Bcm/día.

Por otra parte hay que tener en cuenta que el yacimiento de South Pars, 9.700 km2, es la mayor reserva aislada de gas del mundo; representa, aproximadamente, un 8% de las reservas mundiales y aproximadamente el 50% de las reservas de Irán. South Pars es un yacimiento off-shore compartido con Qatar y está situado a unos 100 Km. de la costa iraní, frente a la Zona Petroquímica de Assaluyeh. Su desarrollo está planeado en 24 fases, de las que se han completado diez. La participación iraní en el conjunto del campo offshore es del 38% o 3.700 km2 o 14tcm. Al parecer no solo existe gas sino también helio (las reservas de este gas se estiman en unos 40 bcm, o 27% de las reservas mundiales).

Volver a índice de Marco Geográfico

Demografía y sociedad

La población de Irán se estima en 79,7 millones de habitantes[1], siendo su densidad de población de 47 habitantes/Km2.[2] Un 69,2% de la población iraní es urbana, siendo las ciudades más pobladas, en orden descendiente, Teherán (8.154.041 – el doble sumando las áreas periféricas), Isfahán (4.168.210), Mashhad (2.766.258), Karaj (1.614.626), Tabriz (1.494.998) y Shiraz (1.460.665).[3]
 
Tras la Revolución Islámica de 1979 se experimentó uno de los incrementos de población más rápidos del mundo, con un crecimiento vegetativo anual del orden del 3,5% (dos veces la media mundial) e incluso del 4,1% en 1983-84. Debido a una política de control de natalidad y a la propia evolución socio-económica, dicha tasa ha disminuido y en la actualidad se cifra en 1,2%.[4]
 
En cualquier caso, la pirámide demográfica de Irán muestra una base muy ancha, lo que expresa la juventud del país (el 40,2% de la población tiene entre 0 y 24 años, el 47,6% tiene entre 25 y 54 y una edad media de 29,4 años).[5]
 
La población iraní tiene una identidad nacional bien definida en torno a una tradición oral, poética y artística compartida, y entorno a la práctica generalizada de la religión islámica, en su vertiente chiita. La rivalidad histórica con los árabes, a pesar de los muchos lazos que unen a ambos pueblos, ha contribuido también a perfilar la identidad iraní, poniendo un cierto énfasis en la diferencia étnica existente y en el origen indo-europeo–ario del pueblo persa y demás etnias del centro de Asia que pueblan el país. De hecho, la ascendencia aria se ha convertido en la raíz etimológica del actual nombre del país: Irán.
La composición étnica de Irán es, sin embargo, bastante diversa. El grupo mayoritario está integrado por la población de origen persa. Pero existen además otros grupos étnicos que no hablan farsi como primera lengua y que no siguen la versión chiíta del Islam. Se tratan, muchos de ellos, de colectivos de origen tribal con poblaciones afines en los estados fronterizos.
 
Según The CIA World Factbook (2011 – dato revisado en 2017) el 99,4% de la población profesa el Islam. El 90-95% de la población es Chiíta y el 5-10% es Sunita. Un 0,3% profesan el Zoratrismo, Judaísmo y Cristianismo. Un 0,4% no está especificado. El grupo étnico mayoritario es el persa, y en cuanto al idioma, el persa (o farsi) es la primera lengua para la mayoría de los iraníes y sirve de lingua franca para la comunicación entre las minorías.
 
Las tendencias autonomistas más acentuadas vienen por parte de los kurdos y de los turcomanos al noroeste y al norte, de los árabes al oeste y suroeste y de los baluches al este – grupos, todos ellos, de mayoría sunita – y de los turcos de Azerbaiján, de mayoría chiíta. A pesar de ello, su sentido de pertenencia a la comunidad iraní es bastante fuerte, como quedó demostrado, por ejemplo, en la guerra con Irak, cuando los árabes de Khuzestan y los sunitas iraníes de diverso origen no mostraron inclinación alguna por apoyar a las fuerzas iraquíes, de etnia árabe y de religión sunita.
 

[1] BCI - 2016
[2] 2012 United Nations Demographic Yearbook.
[3] 2012 United Nations Demographic Yearbook.
[4] Banco Mundial - 2015.
[5] The CIA World Factbook – 2016

Volver a índice de Marco Geográfico

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex