Marco Político

Sistema de gobierno, partidos políticos y división de poderes

BREVE INTRODUCCIÓN A LA HISTORIA CONTEMPORÁNEA DE IRÁN
 
Desde el milenio I A.C. hasta 1935 el país fue conocido como Persia. Irán se convirtió en una república islámica en 1979 después de que el Sha Mohammad Reza Pahlavi fuera derrocado y forzado al exilio.
Fuerzas clericales conservadoras dirigidas por el Ayatolá Ruhollah Jomeini establecieron un sistema de gobierno teocrático, en donde la autoridad política final recae en un erudito religioso conocido como Líder Supremo que, según la Constitución, sólo es responsable ante la Asamblea de Expertos, un cuerpo de 86 clérigos elegidos por el pueblo.
 
En Noviembre de 1979 las relaciones Irán – EE.UU. se tornaron tensas cuando un grupo de estudiantes iraníes tomaron la embajada de los EE.UU. en Teherán y capturaron a su personal. Éstos fueron considerados como espías y se les acusó de intentar derrocar al Ayatolá. Estuvieron retenidos hasta mediados de Enero de 1981. Los EE.UU. cortaron relaciones diplomáticas con Irán en abril de 1980.
 
Durante el período de 1980 a 1988, Irán e Irak se enfrentaron en una sangrienta guerra después de que este último país denunciara el Tratado fronterizo de Argel de 1975. La guerra finalizó sin un claro vencedor y costó la vida a alrededor de un millón de iraníes. Un año después el Ayatolá Jomeini murió, sucediéndole Alí Jamenei, actual Jefe de Estado de Irán.
 
Tras la elección del reformista Hojjat ol-Eslam Mohammad Jatami como presidente en 1997, se inició una campaña para promover una reforma con ciertos tintes liberales. El movimiento, sin embargo, tropezó con la respuesta del bloque más conservador que le hizo fracasar.
 
En 2002 Irán fue designado como un Estado patrocinador del terrorismo en el Líbano y en otras partes del mundo. Fue entonces incluido, por el entonces Presidente de Estados Unidos George W. Bush, dentro del denominado “Eje del Mal”, junto con Irak y Corea del Norte, a los que luego se irían añadiendo más Estados. Posteriormente, la sospecha de que el programa nuclear iraní pudiera tener fines militares, ha supuesto la imposición de sanciones económicas, principalmente de control de exportaciones, por parte de la ONU, EE.UU. y la U.E a Irán.
 
Tras las elecciones municipales de 2003 y las elecciones de la Asamblea Consultiva Islámica de 2004, los conservadores restablecieron el control sobre las instituciones de gobierno, culminando con la inauguración en 2005 de la línea firme del entonces presidente Mahmud Ahmadineyad. Su reelección en junio de 2009 provocó protestas a nivel nacional que fueron reprimidas rápidamente.
 
En junio de 2013, el reformista Hoyatoleslam Rohani ganó, en primera vuelta, las elecciones presidenciales; superando en apoyo popular a la corriente conservadora; originando una relajación de la tensión internacional y abriendo una esperanza de mejora de la política económica interna. En agosto de 2013, Rohani formó un Gobierno de tecnócratas para gestionar la economía; reservando otras carteras ministeriales para el sector más conservador. 
 
En noviembre de 2013, Irán alcanzó un Acuerdo Interino con el Grupo 5+1, por el que accedía a congelar y transparentar su programa nuclear, a cambio del levantamiento de una pequeña porción de sanciones y de que se liberaran 4,2 billones de $ del país, bloqueados en cuentas bancarias en el exterior. En julio de 2014, el Acuerdo Interino se prorrogó hasta el 24 de noviembre de 2014, e Irán logró la descongelación de 2,8 billones de $ adicionales. En agosto de 2014, EE.UU. impuso nuevas sanciones a veinticinco personas y empresas iraníes del sector petrolífero, bancario, aéreo y naviero, que podría afectar al clima de las negociaciones en curso.
 
El 14 de julio de 2015, las potencias occidentales llegaron a un acuerdo con Irán para avanzar en una retirada progresiva de las sanciones al tiempo que Irán se comprometía a no enriquecer uranio por encima del 3,67 por ciento durante los siguientes diez años, aceptaba una reducción drástica de sus centrifugadoras y se comprometía a aceptar visitas de inspectores de la OIEA. Está previsto que las sanciones comiencen a levantarse a partir de diciembre de 2015, cuando tiene lugar una reunión plenaria del organismo de la ONU en el que se certificará que Teherán ha cumplido su parte.
 
En el inicio de este año 2017 falleció a los 82 años el ayatolá Rafsanyani. Fue una de las figuras claves en la revolución iraní y la transición posterior. También fue presidente de la República Iraní entre 1989 y 1997, y se le seguía considerando una de las figuras claves entre los políticos moderados.
 
Nuevas elecciones generales se han llevado a cabo en mayo de este año 2017, en la que los candidatos principales han sido el propio presidente saliente, Hassan Rouhani, y el conservador Ebrahim Raisi. Esta elección se resolvió con una gran mayoría a favor del primero (23 millones de votos frente a los 15 de su rival). Con ello, se mantiene una línea continuista en la política iraní, especialmente en el aperturismo hacia el exterior de su economía.
 
1.1.1.   SISTEMA DE GOBIERNO, DIVISIÓN DE PODERES Y PARTIDOS POLÍTICOS
 
La Constitución de 1979 implantó en Irán un sistema de gobierno de jurisconsulto islámico (supremacía y custodia del clero sobre los asuntos políticos). Todo el sistema funciona bajo los preceptos del Líder Supremo, el Velayat-e Faquih, un jurista religioso que ostenta la máxima autoridad del Estado, gobernando en ausencia del duodécimo Imán Vali-e-Asr (el elegido, según la creencia Chiíta), obteniendo, de esta manera, su legitimidad por parte del Islam. En torno a él, la Constitución dota al Estado de una serie de instituciones que conforman la organización política del país. Se trata de un sistema complejo y muy particular, que camina entorno a una teocracia moderna y una democracia.
 
La evolución política de Irán viene determinada por las relaciones entre tres centros de poder: el Líder Supremo, el Presidente de la República y el Parlamento, cuya orientación política puede no ser la misma, dando lugar a una difícil cohabitación. La confianza de la población en el Gobierno es del 56%. El Gobierno tiene un costo final de un 12.70% del PIB.[1] El sistema instaurado por la Constitución se apoya en cuatro pilares fundamentales:
 
  • Líder Supremo (no electo) y Jefe del Estado. Representa la máxima autoridad política y religiosa. Tiene el poder de nombrar a la más alta autoridad judicial y ostenta la jefatura de las Fuerzas Armadas. Tiene también la facultad de vetar leyes en el parlamento, de investir de autoridad al Presidente del Gobierno,  de nombrar a la mitad de los miembros del Consejo de Guardianes, de declarar la guerra o la paz, de ordenar la celebración de referenda, dirimir discrepancias entre poderes, de designar a los altos líderes religiosos, y a los directores de la radio y televisión nacionales, etc. El Líder Supremo actual (segundo de la República Islámica de Irán) es el Ayatollah Ali Khamenei, sucesor de Khomeini, a la muerte de éste en 1989.
  • Presidencia de la República. El Presidente es elegido por sufragio universal (hombres y mujeres mayores de 18 años) cada cuatro años por un máximo de dos legislaturas consecutivas. Las próximas elecciones se celebrarán en Junio de 2017. Tiene la capacidad de nombrar a los ministros de su Gobierno, que tras su nombramiento, deben sin embargo, someterse al voto de confianza del Majlis o Parlamento. El Gobierno goza de la facultad de iniciativa política, pero sometida ésta a la aprobación posterior del Parlamento. A diferencia de otros estados, el ejecutivo de Irán no controla a las fuerzas armadas – cuya jefatura queda en manos del Líder Supremo -, aunque el Presidente ostenta la facultad de nombrar a los Ministro de Defensa y de Inteligencia.
  • Majlis o Parlamento. Lo componen 290 diputados electos por sufragio universal. Las elecciones se celebran cada 4 años. En el Majlis no hay partidos políticos. Los candidatos, que necesitan la aprobación previa del Consejo de Guardianes, se presentan a título personal (aunque solicitan apoyos diversos). El actual Majlis (Marzo de 2012) es el 9º después de la Revolución y es de orientación conservadora. Lo componen 182 diputados conservadores, frente a 75 reformistas, 19 independientes y tiene 14 escaños reservados a las minorías judías, armenias, zoroastras asirias y cristianas.
  • Shora-ye Negban-e-Qanon-e Asasi o Consejo de Guardianes (no electo). Lo componen doce miembros, de los cuales seis son clérigos nombrados directamente por el Líder Supremo y seis son juristas nombrados por el Consejo Supremo de Justicia (que deben obtener, a su vez, la ratificación del Parlamento). Se trata de una especie de Cámara Alta con gran poder, que debe revisar todas las leyes aprobadas por el Parlamento para asegurar su conformidad con los principios del Islam y de la Constitución: “Todas la leyes y decretos civiles, penales, fiscales, económicos, administrativos, culturales, militares, políticos y otros cualesquiera deberán promulgarse basándose en los proceptos islámicos. La salvaguardia de este principio es competencia específica de los alfaquíes que forman el Consejo de Guardianes”. Debe aprobar, además, a los candidatos al Parlamento, a la Asamblea de Expertos y a la Presidencia del Gobierno. También supervisa las elecciones nacionales consultas populares y referenda.
Además de estos cuatro centros de poder, cabría mencionar otras instituciones de enorme relevancia en la estructura política de Irán:
  • Majma-ye-Tashkhis-e–Maslahat-e-Nezam o Consejo de Discernimiento (no electo). Está compuesto por 34 miembros designados directamente por el Líder Supremo. Dirime posibles conflictos entre el Majlis y el Consejo de Guardianes y asesora al Líder Supremo. Desde 1989 asesora a los líderes religiosos acerca de cuestiones de política nacional. En 2005 sus poderes fueron ampliados, como órgano supervisor del Gobierno, y es considerado como un estamento de gran fuerza política en el país.
  • Majles-e Khoebregan o Asamblea de Expertos. Está compuesta por 86 clérigos elegidos cada 8 años por circunscripciones geográficas entre un número muy reducido de clérigos “sabios doctos y virtuosos”, aceptados por el Consejo de Guardianes. Es responsable de elegir al sucesor del Líder Supremo cuando no existe un candidato claro. También está facultada para supervisar y destituir al Líder Supremo por razones graves.
  • Consejo Supremo de Justicia (no electo). Es responsable de la política judicial, del nombramiento de los jueces y de la revisión de las leyes.
  • Consejo Supremo de Defensa (no electo). Es responsable de la estrategia militar y de defensa.
  • Organizaciones Revolucionarias (no electas). La Revolución dio vida a un número importante de organizaciones autónomas o sin dependencia clara de las instituciones estatales. Tan sólo el Líder Supremo tiene autoridad directa sobre ellas. En la actualidad constituyen centros muy importantes de actividad económica o comercial. Las más importantes son las Fundaciones Religiosas, conocidas como “Bonyads”.
  • Consejos Municipales. Los Ayuntamientos, en una situación financiera precaria, dependen de las transferencias presupuestarias que reciben de su autoridad tutelar, el Ministerio del Interior. Sin embargo, son uno de los centros más legítimos de la soberanía popular, ya que el control del Consejo de Guardianes sobre la elegibilidad de los candidatos a los Consejos Municipales –que eligen finalmente a los Alcaldes- es mucho menor que en otras instancias.
La Constitución iraní contempla de iure el principio de división de poderes, aunque tratándose de un sistema único y particular, la existencia del Líder Supremo deriva de facto en una alta injerencia en las decisiones estatales.
 
La actividad política en el país está únicamente permitida a aquellos grupos que aceptan la tutela de los juristas religiosos (velayat-e faqih). Pese a que lo partidos políticos están permitidos, lo que en Irán funciona son las alianzas electorales y los grupos de presión entre tendencias políticas. Las candidaturas se presentan de manera individual. Posteriormente cada facción apoya a las personas que considera oportunas y crea listas de candidatos.
 
En la actualidad, todas las facciones político religiosas tienden a agruparse en torno a dos grandes corrientes: la fundamentalista y la reformista, además de algunos candidatos independientes. Así, entre los grupos que generalmente apoyan a la República Islámica podrían citarse: Ansar-e HezHezbollah, Seguidores de la Línea del Islam y del Líder, Partido de Coalición Islámica, Sociedad Islámica de Ingenieros y Asamblea de Clérigos Combatientes. Entre los grupos reformistas cabe destacar a La Oficina de Fortalecimiento de la Unidad. Y entre los grupos de oposición a la República: Movimiento por la Libertad de Irán, Movimiento Sendero Verde, Marz-e Por Gohar y Frente Nacional. Existen también algunos grupos armados que han sido, sin embargo, reprimidos por el Gobierno.
 

[1] Datos del Banco Mundial, 2015.

Volver a índice de Marco Político

Organización administrativa y territorial del Estado

La organización territorial de Irán está dividida administrativamente por 31 provincias u ostan-haa: Alborz, Ardabil, Azarbayjan-e Gharbi, Azarbayjan-e Sharqi, Bushehr, Chahar Mahal va Bakhtiari, Esfahan, Fars, Gilan, Golestan, Hamadan, Hormozgan, Ilam, Kerman, Kermanshah, Khorasan-e Jonubi, Khorasan-e Razavi, Khorasan-e Shomali, Khuzestan, Kohgiluyeh va Bowyer Ahmad, Kordestan, Lorestan, Markazi, Mazandaran, Qazvin, Qom, Sistan va Baluchestan, Theherán, Yazd y Zanjan. Al frente de cada provincia, además de la administración municipal, existe también la figura del Gobernador General nombrado por el Ministerio del Interior, que es representante del Gobierno Central. Estas provincias se subdividen a su vez en otro tipo de demarcación: el shahrestan. Existen, a su vez, entidades administrativas de menor orden como los distritos (bajsh) y los distritos secundarios (dehestan).

La organización administrativa en irán está muy centralizada. Todos los Ministerios están localizados en Teherán. A su vez estos tienen unidades de representación en cada capital de provincia, con una dotación particular según sus necesidades.

 

Volver a índice de Marco Político

La administración económica y su distribución de competencias

Dentro del poder ejecutivo, los principales departamentos del área económica son los siguientes:

GABINETE ECONÓMICO
LIDER SUPREMO – Allatollah
Seyed Ali Hoseini-Khamenei
PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA
Hasan Fereidun Ruhani
Gobernador del Banco Central de Irán
Valiollah Seif
Ministerio de Economía y Asuntos Financieros
Ali Tayeb-Nia
Ministerio de Petróleo
Bijan Namdar-Zanganeh
Ministerio de Industria, Minas y Comercio
Mohammad Reza Nematzadeh
Ministerio de Energía
Hamid Chitchian
Ministerio de Agricultura
Mohammed Hojjati
Ministerio de Carreteras y Desarrollo Urbano
Abbas Ahmad Akhundi
Ministerio de información y Tecnologías de la Comunicación
Mahmud Vaezi-Jazai
Ministerio de Sanidad, Tratamiento y Educación Médica
Seyed Hasan Ghazi
Ministerio de Interior
Abdolreza Rahmani Fazli

 
  • El Ministerio de Economía y Asuntos Financieros, junto con el Banco Central de Irán, diseña la política monetaria y financiera del país. Asimismo establece la política impositiva, el control de la inversión extranjera en Irán, la política de privatizaciones y el control de Aduanas. De este Ministerio dependen también todos los bancos comerciales de propiedad pública, varias empresas públicas de seguros y el Tehran Stock Exchange.  Hay que señalar la importancia del Consejo Superior de Economía, que preside el propio Presidente del Gobierno y del que son miembros todos los Ministros del área económica y el Gobernador del BCI, entre otros. El Consejo aprueba las líneas maestras de la política económica, así como los proyectos con una inversión de gran cuantía.
  • El Ministerio del Petróleo es, sin duda, un centro de poder en sí mismo, además del Ministerio más importante de Irán, pues de la actividad de sus empresas procede la mayor parte de los ingresos públicos y los ingresos en divisas. De facto, el Ministro de Petróleo goza de una cierta autonomía dentro del Ejecutivo.
  • El Ministerio de Industria, Minas y Comercio, autoriza e inspecciona el sector industrial y minero del país, así como el sector de bienes. Bajo su mandato se encuentra el Organismo de Promoción de Exportaciones. Asimismo, todas las importaciones requieren la verificación del Ministerio para su registro estadístico. A través de la Government Trade Corporation, el Ministerio participa directamente en la adquisición e importación de determinadas mercancías subvencionadas (ciertos alimentos, fertilizantes, medicamentos, etc.).
  • El Ministerio de Energía, es el que ostenta la responsabilidad sobre cualquier tipo de energía, a excepción del petróleo y el gas. De él dependen las empresas públicas de energía eléctrica, agua, etc.
  • El Ministerio de Agricultura es el responsable de orientar la producción agrícola, de ejecutar los planes de desarrollo y del fomento de la exportación.
  • Ministerio de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información, del que depende la empresa estatal Telecommunications Company of Iran (TCI), que mantiene una posición de monopolio en el sector.
  • El Ministerio de Carreteras y Desarrollo Urbano son competentes en la ejecución de las infraestructuras del país, con un nivel de desarrollo muy destacable y proyectos con un alto nivel de inversión.
 
  • Ministerio de Sanidad, Tratamiento y Educación Médica, entre otras funciones, está a cargo de regularizar el sector sanitario, médico- hospitalario, productos alimenticios y cosmético-higiénicos. 
 
·         El Ministerio de Interior, a través de los ayuntamientos y gobernaciones, participa asimismo en la ejecución de diferentes proyectos civiles y urbanos.

[1] Actualizado a Julio de 2017. A día de hoy se están produciendo reuniones para la reforma del gobierno tras las elecciones, pero aún no se han definido los nuevos cargos.

Volver a índice de Marco Político

Relaciones políticas internacionales

Desde su elección en 2013, el Gobierno de Rohani ha mejorado sus relaciones con la UE y EEUU. llegando a firmar un Acuerdo Nuclear Interino (que el 7 de julio de 2015, puede dar paso a un Acuerdo Final), por el que se compromente a congelar su programa nuclear a cambio de un levantamiento parcial de sanciones.

Volver a índice de Marco Político

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex