Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

El pago de las importaciones efectuadas ha de realizarse con divisas del mercado cambiario colombiano. Las divisas requeridas para tal efecto deben ser adquiridas a los intermediarios del mercado cambiario o bien generadas por cuentas de compensación.

Con éstas cuentas se pueden manejar operaciones sin necesidad de acudir a los intermediarios del mercado cambiario mediante la autorización para tener cuentas corrientes en moneda extranjera en el exterior. Su finalidad es posibilitar el pago de importaciones, recaudaciones por exportaciones, recibir sumas para la inversión extranjera en Colombia, recibir desembolsos de créditos extranjeros y efectuar el pago del capital e intereses a través de ella. En el mismo sentido, se pueden efectuar pagos de obligaciones del mercado libre. Para su utilización son necesarios una serie de requisitos como el registro de la cuenta ante el Banco de la República.

La financiación de importaciones a un plazo superior a seis meses se considera como una operación de crédito externo, por lo cual deberá registrarse como tal en el Banco de la República.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

En 1991 Colombia inició un proceso de apertura económica, ampliando al 98% del universo arancelario el régimen de libre importación, rebajó aranceles e implantó una serie de normas y reglamentos con el fin de colocar a Colombia, desde el punto de vista económico, legal y técnico, al mismo nivel que los países desarrollados.

En lo que respecta a acuerdos comerciales, Colombia es miembro del GATT desde mediados de los años 80 y actualmente pertenece a la OMC. Además, Colombia forma parte de la Comunidad Andina, unión aduanera formada por Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. Así mismo, los países andinos tienen un Arancel Externo Común, para darle mayor vigor al bloque comercial andino, especialmente de cara a las negociaciones del ALCA, que se pretendía realizar en bloque.

La negociación del TLC entre Colombia y EE.UU. se cerró oficialmente en abril de 2006, aunque en la práctica se prolongó hasta agosto del mismo año. La firma del acuerdo por los Gobiernos de ambos países se produjo a finales de noviembre de 2006, y el trámite que resta es el de la ratificación por el Congresos de los Estados Unidos. En octubre de 2011 el TLC fue aprobado por el Congreso de Estados Unidos y en el mismo mes el Presidente Obama sancionó la ley aprobatoria de dicho. Se prevé que el TLC entre en vigor en el primer semestre de 2013.

Colombia ha firmado también un Acuerdo de Complementación Económica con Chile que liberaliza totalmente el comercio de aproximadamente el 95% del universo arancelario.

Existen acuerdos de desarme arancelario de menor importancia con México y Venezuela (Grupo de los Tres) y con el Mercado Común del Caribe (CARICOM). Asimismo, se han iniciado negociaciones con MERCOSUR.

En mayo de 2010 se firmó un Acuerdo Comercial con la Unión Europea que fue firmado por el Consejo de Exteriores de la UE en nombre de los 27 países. Si bien se autorizó su aplicación provisional, ésta no será efectiva hasta su aprobación por el Parlamento Europeo en septiembre. Se espera que el acuerdo entre en vigor en el primer semestre de 2013.

El Acuerdo prevé una liberalización total de los intercambios de productos industriales y de la pesca: la UE obtendrá la liberalización inmediata para el 80% de sus exportaciones a Perú y el 65% de sus exportaciones a Colombia. El resto de productos industriales se liberalizará en periodos máximos de diez años. Destaca el resultado obtenido en vehículos para los que se han conseguido períodos de liberalización más reducidos que los previstos en el acuerdo que mantiene Estados Unidos con Colombia.

Colombia es beneficiaria del Sistema General de Preferencias, vigente hasta finales del año 2011, prorrogado por 3 años a mediados del 2008, por el que la Unión Europea concede preferencias arancelarias a cerca de 7.200 productos que podían entrar sin aranceles a la UE.

Dentro del SPG, los países andinos gozan de un régimen especial de carácter temporal y excepcional, que se denomina SPG PLUS, y contempla la exención total del pago de los derechos arancelarios para la mayor parte de productos del universo arancelario. Dentro de este acuerdo, los sectores más beneficiados son para los productos agrícolas, agroindustriales, textiles, confecciones, cuero, calzado y productos plásticos, que contaban con niveles arancelarios altos y pasan a obtener arancel cero.

El régimen general del SPG contempla un procedimiento llamado de “Graduación”, por el cual se retiran las concesiones otorgadas a determinados sectores y países, por haber alcanzado un nivel de exportación en esos sectores que amenace con eliminar las preferencias a otros Países en Vías de Desarrollo respecto del mercado comunitario.

El ATPA (Andean Trade Preference Act) permitió la exención de aranceles a una parte importante de las exportaciones colombianas a EE.UU. desde 1992 hasta el 2001. La renovación por parte de EEUU del ATPA se alcanzó a lo largo del 2002, prorrogándolo hasta el 2006, bajo la denominación ATPDEA (Andean Trade Preference and Drugs Erradication Act). Con esta nueva ley se ampliaron las preferencias del ATPA incluyendo, además de los artículos anteriormente cobijados, otros productos de confección, petróleos y sus derivados, calzado y manufacturas de cuero, y atún entre otros. Dicho acuerdo venció el 15 de febrero de 2011, sin embargo fue prorrogada en octubre de 2011, entrando en vigor en noviembre del mismo año. La renovación de ATPDEA contempla el beneficio de la retroactividad, por lo que se podrá solicitar la devolución de los aranceles pagados por importaciones realizadas desde el 12 de febrero de 2011 hasta el 5 de noviembre. El ARPDEA estará vigente hasta el 31 de julio de 2013.

Colombia sigue la Nomenclatura Arancelaria de la Comunidad Andina (Nandina), menos extensa y precisa que la europea (TARIC). Existen cuatro tipos arancelarios: el 5% para bienes de equipo, el 10 y 15% para productos intermedios y el 15% para bienes de consumo elaborados. Existe también un arancel superior para automóviles (35%).

Las importaciones están sujetas, además, al pago del IVA (tipo general 16%).

El régimen aduanero colombiano soporta una media arancelaria nominal del 11,67%. Este resultado se obtiene al sumar todos los tipos arancelarios generales del código, sin tener en cuenta los regímenes con respecto a los países con los que Colombia tiene suscritos acuerdos preferenciales, como los países pertenecientes a la Comunidad Andina o el ALADI.

En general, los animales y sus derivados, productos vegetales, alimentos elaborados, plásticos y caucho, textiles y calzado y armas y municiones soportan un arancel superior a la media (11,67%), mientras que la maquinaria, los equipos eléctricos e instrumentos de precisión tienen un gravamen inferior al promedio.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

Según se especifica en las Resoluciones 889 de 2003 y 004 de 2005 del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), los exportadores extranjeros que deseen exportar a Colombia animales terrestres y acuáticos, sus productos, u otros de riesgo para la sanidad animal del país (peces y crustáceos, derivados cárnicos, lácteos y otros productos de origen animal), deben inscribirse ante esta entidad, elaborando dos formularios: uno por parte las empresas españolas, y otro por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España. El segundo formulario fue elaborado por el Ministerio y presentado ante el ICA. Una vez que el ICA de el visto bueno, se debe solicitar el registro sanitario correspondiente al INVIMA (Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos). La importación de productos porcinos con hueso está prohibida desde 1993 en toda la CAN.

Para el resto de alimentos (conservas vegetales, etc.), medicamentos, cosméticos y otros productos, basta con el trámite del registro sanitario ante el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA), además del registro de importación.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Hasta la entrada en vigor del Acuerdo MultiPartes (AMP), las empresas españolas y europeas exportadoras de productos cárnicos de porcino (y otros productos de origen animal) debían ser autorizadas por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos en Colombia (INVIMA) dependiente del Ministerio de Salud, previa visita de estos a cargo de las empresas inspeccionadas. 

El capítulo SPS del AMP establece un sistema de pre-listado de establecimientos exportadores de productos de origen animal, que faculta al país exportador (ES) a confeccionar una lista de establecimientos habilitados conforme a los requisitos del país importador (CO). De este modo, CO debería autorizar la lista de establecimientos sin una inspección previa, reservándose el derecho a realizar inspecciones y auditorías para comprobar el sistema higiénico-sanitario del país exportador, pero eso si con cargo al propio país auditor.

Desde que entró en vigor el Acuerdo Comercial en agosto de 2013, ninguna empresa fabricante de embutidos de la UE que no estuviera registrada con anterioridad, había podido ser habilitada para vender sus productos en Colombia, hasta septiembre de 2015, cuando Colombia aceptó el trámite de homologación de plantas de España tras largas y costosas negociaciones.

Para el resto de alimentos (conservas vegetales, etc.), medicamentos, cosméticos y otros productos, basta con el trámite del registro sanitario ante el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA), además del registro de importación.

Por otro lado, el proyecto de ley 152 por medio del cual se regula el régimen propio del monopolio rentístico sobre licores destilados y alcoholes pretende, por una parte, modificar el régimen de monopolios regionales en Colombia, que hasta ahora suscribían contratos con las firmas que querían introducir o producir licores en cada Departamento del país. De esta manera, Colombia cumpliría con el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio de 1994 (GATT) y evita posibles violaciones a las disposiciones de trato nacional y acceso a mercados que se encuentran contenidas en diferentes acuerdos internacionales que han sido ratificados por Colombia, como lo es el Artículo 21 sobre Trato Nacional del Acuerdo Comercial con la UE. Por otra parte, se pasa de un sistema de tratamiento diferenciado por producto (una tarifa para bebidas con menos de 35 grados de alcohol y otra para las que tienen mayor graduación), a otro sistema con idéntico tratamiento para todas las bebidas alcohólicas.

Se concreta en la introducción de una tasa ad valorem, del 25% sobre el valor bruto del producto, y de un gravamen fijo de 220 pesos por grado alcohólico. Este nuevo sistema impositivo perjudica enormemente  a la importación de vinos en Colombia, ya que suelen ser bebidas de alto coste y graduación baja.

En lo referente a vehículos y componentes de automoción, está prohibido importar en Colombia cualquier tipo de vehículo o componente usado.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex