Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

En Cuba no existen regímenes de importación diferenciados, sino que resulta necesaria en todo caso la existencia de una licencia de importación que otorga el Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera. Estas licencias, que en muchos casos adoptan la forma de licencias globales, se otorgan exclusivamente a un número limitado de empresas estatales cubanas y empresas mixtas para cada producto en cuestión, de forma que a las demás empresas que carezcan de ella se las remite a los importadores autorizados.

Esto, unido al control exclusivo por parte de corporaciones cubanas de la venta minorista, hace que los canales de importación y distribución estén muy controlados a empresas extranjeras. Ninguna empresa extranjera —tenga o no establecimiento comercial en Cuba— tiene licencia de importación. Existe la posibilidad, puntual, de acogerse a ciertos regímenes excepcionales: importación temporal, tráficos de perfeccionamiento, etc.

En cuanto a la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZED Mariel) aprobada a finales de 2013, tiene un régimen aduanero especial. Solo se permite la implantación de empresas con fines productivos y se podrán importar equipos y maquinaria necesarios para la producción y para la inversión exentos, en principio, de aranceles. En el caso de materias primas, los aranceles serán devueltos si el producto terminado finalmente se exporta. De la misma forma, si son necesarios servicios de instalación y montaje, también pueden quedar exentos de impuestos siempre que se incluya en la autorización.

En general, la implantación de una empresa extranjera en ZED Mariel es bastante discrecional en tanto en cuanto es posible, en principio, negociar muchas de las condiciones en las que la empresa va a trabajar.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

El Sistema arancelario cubano fue aprobado por el Decreto Ley 124/90 y complementado por la Resolución Conjunta 4/2007 del Ministerio de Finanzas y Precios y del Ministerio del Comercio Exterior que establecen las tarifas vigentes. Posteriormente ha habido modificaciones en algunas tarifas. Es posible obtener más información sobre tarifas vigentes en la Oficina Comercial de España en La Habana y en la web de la Aduana General de la República de Cuba: www.aduana.co.cu

El arancel, que es ad valorem, cumple funciones de recaudación o de protección comercial, pero lo hace de forma muy moderada, por lo que no es un obstáculo grave para la exportación a Cuba. El arancel promedio para los países miembros de la OMC ronda el 10%, y solo cuando hay producción local de algunos productos sensibles, se aplican tipos más altos que pueden llegar al 30%. También hay que tener en cuenta los acuerdos preferenciales que Cuba tiene firmados con algunos países que implican, en muchos casos, tarifas 0 para sus productos.

El arancel se paga en pesos cubanos no convertibles (CUP) o en pesos cubanos convertibles (CUC), según el tipo de empresa que realiza la importación. En los casos de empresas mixtas (aquellas que tienen un socio extranjero), el pago se realiza siempre en divisas o CUC, lo que implica desventajas comparativas de estas empresas respecto a muchas empresas estatales cubanas que pueden pagar los aranceles en moneda nacional.

Las empresas estatales que comercializan productos de consumo y alimentos en sus tiendas cargan unos «márgenes comerciales» de entre un 80% (para los productos locales) y un 240% (para los importados de alta gama) que actúan como un impuesto indirecto a la venta minorista en CUC.

Las Zonas Francas fueron aprobadas durante la década de los 90 y fueron de gran interés para las empresas extranjeras. Tras el empuje inicial, que hizo que se instalaran en zona franca muchas empresas extranjeras con fines comerciales y no productivos, durante 2005 el Gobierno cubano revisó las finalidades de cada una de ellas y el resultado final fue su cierre.

En 2013 se aprobó la Zona de Desarrollo Especial en Mariel (ZED Mariel) que tiene un desarrollo productivo diferente y que permite la presencia de empresas extranjeras con fines productivos en condiciones diferenciadas. No es necesario asociarse con una empresa estatal cubana para situarse en la ZED Mariel. Ahora bien, no es una Zona Franca, por tanto, lo que se produzca en Mariel será considerado producto nacional y puede ser vendido en territorio nacional a personas jurídicas cubanas (no se permite la venta a personas naturales). Los aranceles, cuando correspondan, se pagarán por las empresas implantadas, aunque se prevén regímenes especiales para aquellos productos cuyo destino sea la exportación.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

La homologación y normalización de productos se coordina a través de la Oficina Nacional de Normalización (www.nc.cubaindustria.cu) organismo estatal dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA).

La Oficina Nacional de Normalización representa al país ante los organismos internacionales y regionales en las actividades de normalización, metrología y calidad y controla la participación de Cuba en la elaboración y adopción de las normas de dichos organismos y organizaciones internacionales tales como:

  • Organización Internacional de Normalización (ISO)
  • Comisión del Codex Alimentarius (Codex)
  • Organización Internacional de Metrología Legal (OIML)
  • Comisión Electrotécnica Internacional (IEC)
  • Buró Internacional de Pesas y Medidas (BIPM)
  • Comisión Panamericana de Normas Técnicas (COPANT)
  • Cooperación Interamericana de Acreditación (IAAC)
  • Conferencia Internacional de Acreditación de Laboratorios (ILAC)
  • Cooperación Euroasiática de las Instituciones Nacionales de Metrología (COOMET)
  • Fundación Iberoamericana para la Gestión de la Calidad (FUNDIBQ)
  • Obstáculos Técnicos al Comercio de la organización Mundial del Comercio (OTC/OMC)

Existen también regulaciones técnicas específicas para la importación de productos concretos: Por ejemplo, algunos equipos eléctricos o mecánicos necesitan ser probados en laboratorios de tropicalización cubanos para demostrar su idoneidad ante las condiciones climáticas cubanas. También los equipos médicos y medicamentos deben obtener un registro a través del Centro Estatal de Control de Medicamentos, Equipos y Dispositivos (CECMED) del Ministerio de Salud Púiblica de Cuba. Otras normas técnicas afectan a alimentos, cosméticos y otros productos que requieren de un registro sanitario en Cuba tramitado a través del Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología (INHEM), perteneciente al Ministerio de Salud Pública.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

La principal barrera es la convertibilidad de los pagos. Existe un Comité de Divisas que distribuye la disponibilidad de divisas entre los organismos estatales y estos, a su vez, entre sus empresas dependientes. Por ello, es importante asegurar que la operación comercial que se plantea cuente con disponibilidad de divisas para que no tenga, posteriormente, problemas de cobro.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

La importación está limitada exclusivamente a empresas estatales o con participación estatal, quienes pueden ser destinatarias finales de los productos o realizar una labor de intermediación para otras empresas estatales que no tienen licencia de importación, distribuyendo los bienes importados entre empresas transformadoras, de servicios (hoteles, restaurantes, etc.) o minoristas. También las empresas mixtas y las empresas radicadas en Mariel pueden, en principio, importar pero solo aquellos productos que sean necesarios para la realización de sus producciones.

Las regulaciones financieras también actúan, en la práctica, como una barrera no arancelaria. En 2009 se creó un mecanismo para la distribución de las divisas mediante el cual un Comité formado por el Banco Central de Cuba y el Ministerio de Economía y Planificación, a la vista de la disponibilidad en divisas y de las priorizaciones gubernamentales, atribuye a cada uno de los ministerios y organismos sectoriales un volumen de divisas (la Capacidad de Liquidez, CL) que constituye su disponibilidad para realizar importaciones. Estos organismos, a su vez, asignan estas disponibilidades de divisas a sus empresas dependientes, en función de la priorización de los proyectos concretos que estas atiendan.

Por ello, actualmente es necesario tener precaución y asegurar que la operación comercial que se pueda plantear cuente con CL por parte de la empresa importadora cubana para que la misma tenga, a priori, posibilidades de ser cobrada sin problemas.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex