Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

El gobierno caboverdiano decidió liberalizar el régimen de comercio en 1999. En la actualidad, por lo tanto, las importaciones son libres en Cabo Verde y el país se encuentra abierto a  practicamente todos los productos extranjeros.

En contrapartida, y para limitar el nivel de importaciones, los derechos sobre las importaciones aumentaron considerablemente.

El sistema de concesión de licencias para poder realizar operaciones de importación  se levanto en 2010 . Hasta fechas recientes, las empresas que querían realizar una operación de importación necesitaban estar en posesión de una licencia especial. Únicamente la Dirección General de Comercio podía emitir estas licencias. Sin embargo, esta situación ha cambiado y ahora son las Cámaras de Comercio las encargadas de emitir las licencias de importación, aunque sólo a efectos estadísticos y de control.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

El tipo medio de los derechos de aduana es del 26% y el tipo máximo del 50%. A este porcentaje se le añoade un 8% del impuesto general. Además, todos los productos que entren en el país en envases no biodegradables están gravados con una tasa ecológica del 1% sobre su valor CIF.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Cabo Verde ha pasado el examen de políticas comerciales de la OMC en octubre 2015. Es miembro de la CEDEAO.

En general, no existen barreras comerciales ni obstáculos no arancelarios significativos. Existen dos regímenes aduaneros, el general y el especial. El 1º se aplica a las importaciones para consumo y a las exportaciones definitivas; y el 2ª a las importaciones y exportaciones temporales, reexportaciones y mercancías en tránsito. Existe un sistema de licencias automáticas para todas las importaciones y exportaciones, salvo en el caso de productos que tengan que someterse a MSF y medidas de seguridad (armas y explosivos), donde las licencias no son automáticas. Los bienes en tránsito o bienes sin valor comercial no necesitan licencia. Existe monopolio de importación de tabaco y medicinas por parte de las empresas publicas correspondientes.

Excepcionalmente, Cabo Verde no está aplicando la TEC, y espera para ello usar los dos años de transición previstos. Cuando Cabo Verde comience aplicar el TEC, el promedio de arancel simple NMF aplicado aumentara del 10,3% al 12,3%, superando a los aranceles consolidados de Cabo Verde en más de 500 líneas. Dada la no entrada en vigor del APE con la CEDEAO, Cabo Verde sigue aplicando el SPG en la mayoría de sus partidas. El GOA con los EEUU tampoco lo aplica en totalidad.

Los estándares y normativas suelen ser europeos (proceso de convergencia regulatoria), aunque a veces se mezclan con estándares norteamericanos (hay mucha influencia norteamericana por la importante presencia de caboverdianos en aquel país) generando un mix relativamente complejo. Si bien el funcionamiento de las aduanas tiene margen para ganar en eficiencia y es uno de los principales puntos de queja de los exportadores, es en términos relativos mucho mejor que los países de su entorno. A este respecto cabe destacar que Cabo Verde no aplica el Acuerdo de Evaluación en aduanas de la OMC pero también parece haber entre las autoridades aduaneras una generalizada sospecha de fraude sobre los valores de aduanas declarados, lo que incrementa las inspeccione y engorrosos procesos administrativos.

Como barrera equivalente a los aranceles podría considerarse la tasa ecológica, aplicable a productos potencialmente nocivos para el medioambiente, como embalajes y envases no biodegradables, de metal, vidrio o plástico de los productos importados.

Aparte de las barreras formales, se destacan dos puntos adicionales que afectan directamente al comercio: las elevadas tasas portuarias (ENAPOR) y la deficiente conectividad marítima entre las islas (escasas líneas y mala calidad del servicio) fragmenta fuertemente el mercado, y afecta a todas las empresas pero muy especialmente a suministradoras de productos de consumo que no pueden tener una discontinuidad de suministro (p.e. sector hotelero), obligando a mantener altos stocks y disparando los costes logísticos. Otro aspecto especialmente oneroso es la ineficiencia – hasta convertirlo en prácticamente inefectivo- sistema de devolución de IVA, ya sea por gestión de tesorería, ya sea por mala gestión administrativa.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación