Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

Irán no es miembro de la Organización Mundial de Comercio (tiene estatus de observador). La inexistencia de compromisos ante la OMC permite a Irán aplicar cambios sustanciales en su política comercial, lo cual le otorga el carácter imprevisible, el cual ha mostrado en los últimos tiempos.
Tradicionalmente, las restricciones han variado de acuerdo con la disponibilidad de divisas. Pero, por otra parte, el régimen de comercio exterior resulta opaco y casuístico. Más que en la propia regulación comercial, formalmente publicada, los principales problemas se encuentran en la falta de transparencia y la aplicación asistemática y poco homogénea de las normas. Además de estos problemas, el principal obstáculo a la actividad de empresas extranjeras en Irán se encuentra en las normas sobre contratación pública. Éstas otorgan una gran preferencia a la producción local.
En cuanto a las limitaciones, está prohibida toda transacción comercial con el Estado de Israel. Y, en cuanto a productos, está prohibida la importación de productos porcinos y de bebidas alcohólicas por razones religiosas. Los productos alimenticios, como en la mayoría de países, tienen una reglamentación específica en cuanto a etiquetado, envasado, fechas de caducidad etc.
Todas las importaciones deben ser notificadas ante el Ministerio de Comercio con carácter previo a su realización, en principio a efectos de registro puramente estadístico. El importador debe también estar registrado ante dicho Ministerio.
 
El Registro Mercantil en Irán juega un papel mínimo, ya que la gran mayoría de las empresas privadas que operan no están ni siquiera inscritas. La escasez de estadísticas precisas y fiables, unida al inexistente desarrollo del segmento de empresas de servicios financieros, imposibilita la obtención de información fiable sobre empresas iraníes, ya sea de carácter financiero o datos relativos a sus cuotas de mercado.
 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

La Ley Arancelaria de enero 2003 unificó la dispersión de gravámenes aplicados a los productos importados. Cada año se producen algunos cambios en los aranceles aplicables y, coincidiendo con el Año Nuevo persa, es decir el 21 de marzo, se publican los nuevos aranceles. Se conceden frecuentes exenciones arancelarias a los bienes de capital y a las importaciones destinadas a proyectos públicos. La tendencia general en los últimos años ha sido a la baja, si bien algunas modificaciones al alza han respondido a la presión sectorial en busca de una mayor protección o a la aparición de nueva producción local de algunos bienes.

Asimismo, la existencia de muchos productos de consumo objeto de una elevada protección arancelaria explica la utilización de canales no ortodoxos o informales, a menudo originados en Dubai o relacionados con la existencia de zonas y depósitos francos, a través del tráfico de viajeros.
 
Aunque formalmente se han eliminado prácticamente todos los monopolios de importación, en algunos casos las empresas públicas correspondientes todavía juegan un papel preponderante en la importación del producto en cuestión (caso de la maquinaria agrícola o los productos onducéuticos, por ejemplo).
 
Existe además un impuesto o sobretasa, equivalente al 10% del coste del transporte de las mercancías importadas en Irán, cuando el transporte marítimo no se realiza en una línea de bandera iraní, es decir, en buques del grupo Iranian Republic Shipping Line (IRSL).Dado IRSL es una compañía que ha sido sancionada por la Unión Europea, esta tasa resulta obligatoria para las mercancías procedentes de la misma. El sujeto pasivo de dicha tasa es el importador iraní, que debe abonarla al Ministerio de Transportes de Irán antes de desaduanar la mercancía. 
 
Irán cuenta con dos tipos de zonas que promueven la ayuda a la inversión: Las Zonas de Libre Comercio (ZLC) y las Zonas Económicas Especiales (ZEE).
 
De acuerdo con su definición legal, las ZLC y las ZEE son aquellas partes del territorio iraní que están reguladas por unas leyes especiales en lugar de por las leyes generales del país. Estas zonas se excluyen del dominio de las autoridades aduaneras y disfrutan de libertad de entrada y salida de mercancías. Se encuentran en zonas geográficas estratégicas y poseen unas infraestructuras adecuadas que, junto a los incentivos que se ofrecen, tratan de atraer inversión extranjera.
 
La diferencia básica es que las ZLC tienen su propio régimen legal mientras que las ZEE están sujetas a las leyes del territorio continental iraní, suavizadas por una serie de incentivos y excepciones a las normas generales. Las ZLC son independientes y no aplican el régimen legal general del país. Sus principales reclamos son las buenas  infraestructuras, una administración rápida y poco burocratizada y una regulación estable muy favorable, aunque algunas de estas características deben todavía mejorar para competir con otras zonas francas cercanas.
 
Estas zonas nacieron como una copia de otras zonas de libre comercio que se habían establecido con éxito en la región, como la de Jebel Ali, en Dubai, las cuales actúan como un centro de exportación y re-exportación además de cómo una forma de atraer  inversión extranjera. Con estas medidas se trataron de resolver dos de los mayores problemas de la economía iraní: la diversificación de exportaciones más allá del oil & gas y la atracción de inversión extranjera directa. Pero la realidad es que estas zonas no han cumplido los objetivos propuestos y se han convertido principalmente en centros de importación de productos de consumo a Irán.
 
ZONAS DE LIBRE COMERCIO
Estas zonas presentan como incentivos a la inversión:
  • Vacaciones fiscales de 30 años en todos los impuestos aplicables.
  • No se aplican límites al porcentaje de participación extranjera a la hora de crear una ondu venture: dentro del “onduce”, estas actividades se regulan por la ley de inversiones extranjeras (FIPPA), cuya aplicación es más restrictiva en lo que se refiere a la participación de socios extranjeros en las sociedades iraníes. En las ZLC no es necesaria ninguna participación local, pudiendo crearse empresas con propiedad 100% extranjera, lo que es teóricamente posible en el marco de la FIPPA, aunque la aplicación práctica de la ley lo haya impedido en la mayoría de los casos.
  • Las inversiones extranjeras están garantizadas. En caso de nacionalización, cada una de las Autoridades de las ZLC deberá pagar una compensación. También previsto en la FIPPA (Art. 9).
  • Libre repatriación de capital y beneficios, también previsto en la FIPPA (capítulo 5). Las empresas constituidas en las ZLC pueden constituir sucursales en territorio iraní bajo el mismo régimen que una empresa local.
Las Zonas de Libre Comercio en Irán son:
  • Isla de Kish: La Isla de Kish es la ZLC más conocida y desarrollada de Irán. Se encuentra en el Golfo Pérsico, cuenta con una superficie de 91 kilómetros cuadrados y está separada del “onduce” por 18 kilómetros. Las facilidades e infraestructuras de esta zona son las más desarrolladas de todas las ZLC de Irán, siendo la zona que mayor inversión ha atraído desde su creación, fundamentalmente centrada en el turismo. Debido al atractivo del sector del petróleo y sus derivados en el Golfo Pérsico, se está potenciando esta isla como un centro logístico para dicha industria.
  • Isla de Qeshm: La Isla de Qeshm se sitúa como la segunda ZLC de Irán en desarrollo y actividad. Situada dentro del Golfo Pérsico, en el estrecho de Hormuz, se encuentra muy próxima (2 kilómetros) a las cosas del “onduce” iraní y a 20 kilómetros de Bandar Abbas, el principal puerto de Irán en el Golfo Pérsico. Se promocionan en esta isla todo tipo de industrias, ya sean contaminantes o no, y de cualquier tamaño, aunque con preferencia por aquellas relacionadas con el sector petrolífero y sus derivados, industrias marinas e industrias pesqueras. Los principales proyectos pertenecen a sectores como la industria química, electrónica y maquinaria.
  • Chabahar: se presenta como la ZLC más oriental de Irán, situada en el Mar de Omán, cerca de la frontera con Pakistán. Cubre un área de 140 kilómetros cuadrados. Debido a su situación, esta zona podría ser interesante como zona de re-exportación a Afganistán y las ex –repúblicas rusas, siendo un punto intermedio entre India y el Golfo Pérsico. De hecho, en Chabahar se comercializa preferentemente entre empresas indias y existen diversas iniciativas para que el gobierno indio participe en el desarrollo de sus infraestructuras.
  • Arvand: Anteriormente era una ZEE. Se encuentra aún en una fase muy temprana de desarrollo y cubre dos grandes ciudades industriales como son Abadan (donde se encuentra una de las grandes refinerías de Irán) y Khoramshahr. Se encuentra en el Golfo Pérsico, cerca de la frontera de Irak y cerca también de Kuwait, por lo que los mercados objetivo de esta zona son los países del Golfo Pérsico, como Irak, Kuwait, Arabia Saudí y Emiratos Árabes.
  • Aras: La ZLC de Aras se encuentra en la frontera de Irán con Azerbaiján, en el noroeste de Irán. Una distancia de 110 kilómetros la separan de Tabriz, la capital de región más cercana. Las principales prioridades de inversión en esta ZLC se centran en la agricultura, minería, automoción e industrias textiles. Ofrece escasas facilidades.
  • Anzali: La última de las ZLC de Irán fue establecida en el puerto de Anzali, el más importante de Irán situado en el Mar Caspio. El potencial de esta zona se dirige hacia los mercados de Asia Central, fundamentalmente los países costeros del Mar Caspio, principalmente Rusia, Turkmenistán, Kazajstán y Azerbaiyán. No existe ningún proyecto reseñable realizado por empresas extranjeras y las facilidades que ofrece son escasas, a excepción del puerto.
 
ZONAS ECONÓMICAS ESPECIALES
A pesar de que existe un marco regulatorio, no existe, sin embargo, una legislación específica de las ZEE, por lo que cada una ofrece unas condiciones muy parecidas pero no similares, siempre dentro de este marco. A continuación se desglosan los principales incentivos de las ZEE:
  • Vacaciones fiscales de entre 4 a 12 años en el Impuesto sobre Sociedades.
  • Libre repatriación de capital y beneficios.
  • Todos los productos y mercancías importados están exentos de cualquier tipo de aranceles o cargas aduaneras, de la misma manera que en las ZLC.
  • Libre re-exportación de productos a terceros países. Las mercancías y productos fabricados en estas Zonas están exentas del pago de derechos aduaneros en la proporción equivalente al valor añadido en ellas cuando sean exportadas al territorio iraní.
Las Zonas económicas especiales en Irán son:
  • Pars Special Economic Energy Zone: Establecida en 1998, cuenta con un total de 10.000 hectáreas de terreno y su misión principal gira en torno a la explotación del yacimiento de gas más grande del mundo (8% del gas total mundial), el South Pars, compartido con Qatar. De esta manera, todas las actividades de esta zona pertenecen a los sectores de petróleo, gas y petroquímica.
  • Petrochemical Special Economic Zone (petzone): Esta es otra de las ZEE con más actividad dentro del país, enfocada principalmente hacia el sector petroquímico. Situada en el sur de Irán, en  uno de los principales puertos del país en el Golfo Pérsico, Bandar Imam Khomeini.
  • Sirjan Special Economic Zone: Fundada En 1993, la ZEE de Sirjan es uno de los focos de industrialización más importantes de la provincia de Kermán. Posee cerca de 1.400 metros cuadrados que recogen en la actualidad cerca de 140 actividades productivas. Ésta ha sido una de las ZEE que más crecimiento ha experimentado desde su creación en todo el país, aparte de las dos zonas comentadas anteriormente. A diferencia de las anteriores, en esta zona se realizan actividades de muy diversos sectores.
  • Sarakhs Special Economic Zone: Se encuentra a 165 kilómetros de Mashhad, justo en la frontera con Turkmenistán, y fue establecida con motivo de la construcción de la línea ferroviaria de Mashhad-Sarakhs-Tajan, que une ambos países.
  • Salafchegan Special Economic Zone: Es una de las ZEE más cercanas a Teherán, a unos 180 kilómetros de distancia, cerca de la ciudad de Qom, hecho que le otorga una importancia especial. La principal ventaja de esta zona es que está adecuadamente conectada con las principales rutas terrestres de transporte de mercancías y la mayoría de las principales zonas industriales de Irán (Teherán, Karaj, Arak, Sabe, Qom e Ispahán) se encuentran en un radio de 250 kilómetros.
  • Yazd Economic Textile Zone: Situada en la ciudad de Yazd, a 700 kilómetros de Teherán, cubre un área de 570 hectáreas. Es una de las ZEE especializadas en un sector concreto, como es el de los textiles.
  • Isoico Special Economic Zone: Esta es una zona regida por la compañía estatal de fabricación y reparación de buques denominada ISOICO (Iran Shipbuilding & Offshore Industries Complex), que es una filial del Ministerio de Industria y Minas. Situada en el puerto de Bandar Abbas, posee 120.000 metros cuadrados y da empleo a unas 2.500 personas.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

La regulación aplicada en Irán sobre normalización y homologación es muy compleja.

En principio el Instituto de Estándares e Investigación Industrial de Irán (ISIRI) acepta todos los estándares de países miembros de la Unión Europea, incluidos los de AENOR. En el caso de estándares obligatorios, es decir, de los productos homologados, listados en la página Web de ISIRI (www.isiri.org), se exige una Verificación de Conformidad (VOC) emitida por una Compañía de Inspección habilitada por ISIRI. Es muy recomendable obtener esa VOC en origen para evitar problemas en el momento de desaduanar la mercancía. La Norma a cumplir por el producto, que lo haga aceptable para ISIRI, puede figurar en la Carta de Crédito que ampara la importación de la mercancía. Irán acepta las VOC expedidos por las principales compañías internacionales del sector.

En cuanto al etiquetado, las normas son claras (aunque están en farsi), y son diferentes según el producto.

Los agentes o representantes locales son obligatorios, además de resultar imprescindibles para moverse en un mercado muy poco transparente regido por un sistema regulatorio complejo y cuya normativa se publica fundamentalmente en farsi.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Irán no es miembro de la Organización Mundial de Comercio, pero pretende negociar su entrada y en los últimos años ha estado buscando el apoyo de la UE para ello. La inexistencia de compromisos ante la OMC permite a Irán actuar discrecionalmente. Más que en la propia regulación comercial, la principal barrera al comercio exterior es la aplicación sistemática y poco homogénea de la normativa legal.
 
Aranceles. El tipo arancelario medio iraní es alto, en torno al 30%. Además, existen crestas arancelarias importantes. Los tipos más restrictivos oscilan entre el 120% para el calzado, el 90% para los coches, el 70% para algunos textiles y el 50% para manufacturas y maquinaria producida localmente. En algunos casos se llega a la restricción total temporal para la importación de algunos productos.
 
Registro de ciertos productos. Afecta a los productos que puedan incidir en la salud humana, como los medicamentos, alimentos, bebidas, cosméticos, productos de higiene, fertilizantes,  químicos para la agricultura y productos para consumo animal. Existe la impresión de que las exigencias de registro se utilizan en parte para restringir la importación. Irán exige presentar un Product Master File (PMF) más detallado del requerido por el mercado internacional.
 
Control de las Cartas de Crédito. No es un procedimiento automático y, a menudo se convierte, en un obstáculo a la importación. No es un problema de precio o de riesgo bancario: el hecho de que el importador tenga una buena situación financiera o esté dispuesto a pagar por anticipado en moneda local el 100% de la compra  no garantiza la apertura de una LC, ya que se exige un pago anticipado del 15% para la apertura de la LC.
 
Compras Públicas. Las restricciones a la participación de empresas extranjeras en la contratación pública constituyen uno de los obstáculos más importantes para acceder al mercado iraní. Las normas básicas, que regulan la contratación pública, están contenidas en la Ley de Maximización de las Capacidades Tecnológicas y Productivas de Irán (Ley MAX), del 23/4/97 y su desarrollo, y en el Reglamento de Asignación de Contratos, del 13/3/03. En esencia, la Ley MAX persigue la maximización del contenido local de los contratos públicos, mediante la exigencia de que al menos el 51% del valor total del contrato sea ejecutado por empresas locales. En la evaluación de las ofertas se aplica un margen de preferencia del 20% para el componente local de la oferta. Se establece una penalización (10% de los incumplimientos) para los adjudicatarios que no cumplan con sus compromisos de fabricación local.
 
Sobretasa al transporte de mercancías. La legislación iraní de comercio exterior establece una presencia nacional para el transporte de mercancías. Además del arancel  ad valorem  que se aplica erga  omnes pues Irán no ha firmado ningún acuerdo comercial con concesiones arancelarias, se aplica una tasa del 10% del coste de transporte de las mercancías importadas, cuando el transporte marítimo no se realiza  en buques de la Islamic Republic of Iran Shipping LInes (IRSL). El 10% puede ser objeto de suspensión administrativa y no es de aplicación cuando no hay conexión marítima directa entre el país de origen de la mercancía e Irán. En el caso de España hay conexión. Por otra parte, se necesita la autorización del Ministerio de Carreteras y  Transportes cuando la compañía de transportes es extranjera.
 
Normas y Estándares. La regulación iraní sobre normalización y homologación, además de ser muy compleja, solo está disponible en farsi, a diferencia de gran parte de la normativa de comercio exterior. En principio el Instituto de Normas e Investigación Industrial de Irán (ISIRI), acepta la regulación de la Unión Europea. En el caso de la importación de productos sometidos a estándares, es obligatorio obtener un certificado de verificación de conformidad con carácter previo al embarque. Tanto el estándar como la posición arancelaria del producto en cuestión, deben de figurar en la factura para su verificación por el Mº de Comercio. No obstante, hay que señalar que la legislación iraní admite la emisión de dicho certificado por parte de empresas extranjeras bien reconocidas, como por ejemplo, aunque no exclusivamente, Bureau Veritas. Para el resto de productos, es decir los no sometidos a estándares, la legislación iraní establece que tal certificación es aconsejable.
 
Duplicación del arancel para los bienes de lujo. Debido a la escasez de divisas para compras al exterior, en 2013, la Administración iraní decidió duplicar el arancel para la importación de bienes de lujo.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

Las barreras no arancelarias son muy numerosas: los productos alimenticios, cosméticos y de higiene, farmacéuticos, y el equipo médico necesitan ser registrados y contar con un agente en exclusiva. Asimismo, necesitan ser registrados los abonos y los fertilizantes, además de las homologaciones obligatorias.

Al no pertenecer Irán a la OMC, las autoridades alteran el arancel con frecuencia, e incluso llegan a prohibir la importación de determinadas mercancías con el objetivo de proteger la industria nacional.

No existen contingentes en Irán y la licencia de importación expedida por el Ministerio de Comercio es obligatoria para la entrada de cualquier compra al exterior. El importador debe también estar registrado ante dicho Ministerio.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex