Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestro comercio


Sector agroalimentario

Con un consumo estable y una gran competencia de muchos países del mundo, el futuro para el sector agroalimentario español se va a centrar en la innovación, especialmente en el posicionamiento de nuevas variedades de producto fresco de más fácil acceso al consumidor y con mayor atractivo visual y gustativo. También se mantiene el interés hacia los productos ecológicos, con especial hincapié en aquellos cuyas “food miles” (el impacto medioambiental derivado del transporte)  puedan presentarse como bajas. En lo que se refiere al producto transformado, el chorizo y el jamón ibérico consolidan su posición, aunque desde esta Oficina Comercial se observa con preocupación la cada vez más elevada penetración en los puntos de venta de chorizo de origen francés.  Por su parte, las marcas de aceite de oliva siguen apostando por un mercado en el que España ocupa el primer puesto en las importaciones totales, si bien estas se siguen concentrando en el mercado de la marca blanca de las grandes cadenas detallistas.

En vinos, hay una tendencia a satisfacer al consumidor con mejor información. Gozan actualmente de gran prestigio los vinos producidos con las siguientes variedades de uva: tempranillo, mencía, y garnacha en tinto y albariño y verdejo en blancos. Los bares de tapas, restaurantes y sherry bars se han convertido en la puerta de entrada para nuevas regiones y tipos de vinos en el mercado británico. Las grandes bodegas españolas están respondiendo a esta creciente demanda ampliando sus catálogos con nuevas Denominaciones de Origen y esmeradas presentaciones de producto.

La gastronomía española goza en el Reino Unido de una gran proyección. En las grandes ciudades se ha producido un desembarco gastronómico español con restaurantes con fuerte personalidad que ocupan ya un lugar de referencia para el consumidor británico. Los nuevos formatos que triunfan entre los consumidores británicos (los restaurantes temporales o ‘pop-up’, el fenómeno de la street food, o el auge del turismo gastronómico) están también ofreciendo nuevas oportunidades de negocio para la exportación española.
 

Sectores de bienes de consumo

En los sectores de moda y calzado gozan de  posibilidades de desarrollo  nichos específicos, como la denominada fast fashion (modelo de gestión que permite a los minoristas tener un surtido de prendas más actual y renovado durante todo el año), la confección masculina, la moda de bebé e infantil, la ropa y calzado ecológico y la moda fair trade (comercio justo)

En el sector hábitat, el mueble para el uso contract o colectividades ofrece buenas oportunidades en un mercado como el de Reino Unido que centra buena parte del diseño y especificación de hoteles y grandes obras a nivel global. El sector azulejo ofrece  también un margen para el crecimiento de las ventas, con una demanda crecientemente sofisticada  tanto para uso comercial como para uso doméstico. Los diseños más innovadores con elevadas prestaciones técnicas tienen mejores posibilidades de éxito en el mercado.

Los productos cosméticos de altas prestaciones tienen también buenas perspectivas de desarrollo en el mercado británico.  El auge de la distribución online de estos productos está facilitando a las marcas independientes la penetración en el mercado, sobre todo para aquellas marcas que ofrezcan diferenciación e innovación.

Sectores industriales

El Reino Unido está realizando un importante esfuerzo en materia de infraestructuras, que obedece a razones estratégicas, de competitividad y de adecuación a las necesidades futuras del país, y que generarán como es lógico oportunidades para empresas locales y extranjeras. Carreteras, obras para la prevención de inundaciones, infraestructura ferroviaria, digital y científica son las principales áreas de actuación del Plan de Infraestructuras en vigor, que se desarrollarán principalmente en Londres, sur de Inglaterra y Escocia.

El sector aeroespacial ofrece oportunidades tanto a grandes empresas fabricantes como a PYMES subcontratistas y se espera que crezca a un ritmo de un 6,8% en los próximos años, lo cual presentará oportunidades de inversión y negocio para compañías extranjeras.

En cuanto a biotecnología, el Reino Unido cuenta con una industria en la que operan 1.000 empresas, principalmente en torno al este y sudoeste de Inglaterra, que facturan 4200 millones de libras anuales, y que convierten al país en un centro fundamental para la búsqueda de inversores y socios tecnológicos para las empresas españolas.

Así mismo, el Reino Unido tiene una de las infraestructuras más avanzadas del mundo para el desarrollo de empresas TIC’s (altas tasas de penetración de Internet, el objetivo del Gobierno es que el 95% de las empresas tenga acceso a banda ancha súper rápida en 2017), y un dinámico ecosistema digital, con Londres como uno de los ejes para inversores y startups, especialmente en los subsectores de sanidad (e-health), servicios financieros (fintech), educación (edutech) y comercio electrónico (ecommerce). A estas ventajas se añaden las grandes posibilidades de establecer acuerdos de cooperación en I+D+i con socios locales y el alto número de consumidores británicos habituados al comercio electrónico (B2B y BTC).
 

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex