Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestro comercio

El intenso crecimiento de Kazajistán, de la renta media de su población, unido a la poca variedad de su industria productiva y las carencias en mucho tipo de infraestructuras, hace que Kazajistán presente en el medio plazo oportunidades diversas de mercado. No obstante, es heredera de la mentalidad y usos soviéticos y de un sistema administrativo complejo que suponen frenos a la labor comercial y al desarrollo de los negocios. Por otro lado, la reducida población, que apenas llega a 17 millones, supone un límite al tamaño del mercado aún cuando la Unión Aduanera formada con Rusia, Bielorrusia, Armenia y Kirguistán ofrece un mercado potencial de cerca de 200 millones de habitantes.

Los núcleos principales de actividad económica son la zona del Caspio, que concentra los principales yacimientos de crudo y gas; la región de Almaty donde radican las entidades financieras, comerciales y la actividad ferial y de negocios privados; la ciudad de Astana, que no sólo es la capital política, sino un entorno urbanístico en proceso de creación con gran respaldo gubernamental a su desarrollo.

En el ámbito multilateral: se está registrando en los últimos meses un interés creciente por parte de nuestras ingenierías en los proyectos de los bancos multilaterales, no sólo para licitar en Kazajistán, sino también en Tayikistán y Kirguistán.

En el ámbito comercial: la elección de la ciudad de Astaná como sede de la Expo 2017 centrada en la "energía del futuro" hubiera sido en principio una buena oportunidad para muchos sectores en los que las empresas españolas pueden aportar su experiencia y know how: energías renovables, gestión hotelera, construcción, logística, infraestructuras del transporte, gestión del tráfico, construcción de hospitales y aparcamientos. Desgraciadamente, la falta de transparencia y el secretismo con el que se han ido otorgando los contratos principales, están haciendo muy difícil la participación de las  empresas occidentales, De cualquier forma, la demanda de bienes industriales, materiales y servicios de los sectores petrolífero (extracción, transporte y refino), eléctrico, construcción y servicios a empresas, ha venido generando aumentos anuales del 35% en la importación de bienes y compras apreciables de servicios extranjeros en años recientes. La bajada del precio del petróleo y de otras materias primas ha supuesto un parón, esperamos que momentáneo, para estas exportaciones. Pero aun deben pasar varios años para recuperar los niveles de 2014. También hay que destacar las telecomunicaciones y la infraestructura eléctrica (rehabilitaciones y nuevos proyectos de generación térmica, hidráulica, transporte y distribución en alta y media tensión, subestaciones…).

Los equipos mecánicos y la maquinaria eléctrica son nuestras principales ventas, aunque carecen de imagen de marca –salvo las relacionadas con los trenes Talgo- y se enfrentan a la creciente competencia de los países asiáticos. Otros sectores, que sí disponen de clara imagen española en el país, también siguen creciendo: mueble, cerámica sanitaria y de revestimiento, vehículos y preparados alimenticios (aceite de oliva, aceitunas, pastas, concentrados para caldo, vinos), además de las exportaciones de nuestras grandes enseñas textiles (ZARA, MANGO y CORTEFIEL).

A raiz de la visita en abril de 2016 de una delegación empresarial española de alto nivel, encabezada por el Mº de AAEE García-Margallo, se ha detectado un interés elevado de Kazajistán por obtener inversiones en los sectores de la agricultura y la alimentación. En concreto, empresas como Campofrio, presente en la misión fueron objeto de un gran interés por los kazajos.  

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex