Mercado de Trabajo

Régimen de contratación laboral

La norma básica sobre contratos de trabajo es el Código Civil (arts. 611 y ss.), que en principio concede una gran libertad a las partes. Sin embargo toda la normativa laboral posterior restringe esa libertad mediante prescripciones obligatorias de carácter protector para el trabajador. En todo caso, no hay en Alemania una norma general del tipo del Estatuto de los Trabajadores español.

Los principales aspectos de las relaciones laborales vienen determinados por los convenios colectivos, en un país con una tasa de sindicación relativamente alta y de afiliación empresarial a organizaciones patronales. Sin embargo la vigencia de los convenios colectivos se ha visto erosionada en los últimos años, debido al uso cada vez más generalizado de “cláusulas de apertura” (Öffnungsklausel), que permiten desviarse del convenio colectivo. Esto ocurre especialmente a nivel del centro de trabajo en aquellos ramos donde la competencia es intensa. A consecuencia o tal vez como causa de ello ha descendido la afiliación sindical y empresarial.

Tradicionalmente los contratos de trabajo han sido de carácter indefinido, con un período de prueba de tres a seis meses. Una modalidad muy común y característica de Alemania es la del contrato de aprendizaje o formación (Auszubildende, popularmente Azubi), en el que tradicionalmente se ha visto uno de los fundamentos de la cohesión social y de la alta productividad de la economía alemana.

El contrato a tiempo parcial ha sido muy utilizado generalmente, no así la figura del contrato temporal. No obstante dicha situación varió a partir del año 2002, cuando una reforma laboral implantó las llamadas PSA (Personal Service Agenturen), cuya función es de la de ejercer de empresas de trabajo temporal para los parados. Se considera que actualmente un millón de personas aproximadamente trabajan bajo esta fórmula.

Igualmente en los últimos años ha habido una importante proliferación de modalidades contractuales, especialmente en el sector de salarios bajos, para las que se han relajado notablemente las obligaciones sociales y laborales. Destaca el llamado Minijob, empleo con una remuneración inferior a 400 euros mensuales, en el que el trabajador está libre de cotizar a la seguridad social, mientras que el el empleador tiene que cotizar unos importes globales. Una variante del Minijob es el contrato con un plazo máximo de dos meses de duración, que está exento de cotizaciones sociales para empleado y empleador pero que está sujeto a tributación por el impuesto sobre la renta.

También se han implantado los empleos de 1 euro: actividades remuneradas a un euro la hora, desempeñadas por personas que están percibiendo ayuda social. Generalmente se trata de actividades en instituciones públicas o sin ánimo de lucro.

Dentro de la contratación regular el despido no es libre. Además de la cláusula general de preaviso, la Ley de protección contra el despido improcedente   (Kündigungsschutzgesetz) impone una serie de condiciones, esencialmente la que llama "justificación social". Si no la hay, el despido resulta legalmente improcedente, lo que obliga al empresario al pago de una indemnización fijada por el Tribunal de Trabajo. No obstante la cláusula de protección no rige para empresas de menos de diez trabajadores, lo que excluye a gran parte de las empresas.

Crisis Económica

La crisis económica provocó el empleo generalizado en el mercado de trabajo alemán del mecanismo conocido como Paro Parcial – Kurzarbeit -. Este mecanismo consiste en subvencionar la reducción de carga de trabajo, sin una reducción correspondiente de plantilla por parte de la empresa. La empresa reduce el salario del trabajador a aproximadamente el 70% del salario normal y las cotizaciones sociales al 80%, siendo la diferencia cubierta parcialmente por el Estado. El Gobierno amplió el plazo de duración de 12 a 18 meses y asumió el 50% de las cotizaciones sociales a cargo de la empresa.

El número de perceptores de esta subvención alcanzó su pico en mayo de 2009 con 1,4 millones. No obstante, según las últimas cifras, en el año 2017 se trataba ya únicamente de unos 25.000 trabajadores.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Régimen de trabajadores extranjeros

Los ciudadanos españoles tienen acceso libre al mercado de trabajo alemán. Como cualquier ciudadano de un Estado miembro de la Unión Europea pueden solicitar un puesto de trabajo vacante en Alemania  si poseen la cualificación necesaria para ello y mayoritariamente el dominio del idioma alemán. 

Por lo general los trabajadores procedentes de fuera de la Unión Europea precisan de un visado de trabajo, que lleva incorporado tanto el permiso de residencia como el permiso de trabajo. Generalmente estará sometido a la legislación laboral alemana y tendrá que darse de alta en la seguridad social alemana, salvo que el empleador sea una empresa no residente y salvo lo que establezcan los convenios bilaterales existentes.

 

 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Jornada laboral y permisos

El tiempo de trabajo en la industria y en el comercio oscila entre las 37 y las 40 horas semanales, y las vacaciones entre 25 y 30 días laborables al año, a los que hay que añadir de 11 a 14 días festivos según Estados Federados. En caso de enfermedad, el empresario debe abonar el salario durante las seis semanas siguientes al inicio de la baja. Con posterioridad el salario es satisfecho por la Seguridad Social.

De acuerdo con la OCDE Alemania fue en 2015 el  país de la UE con menos horas trabajadas al año, 1371. De acuerdo con otra estadística, elaborada por el Instituto de la Técnica y Trabajo de Gelsenkirchen, que sólo tiene en cuenta  a los empleados a tiempo completo, Alemania tiene un promedio de 29 días de vacaciones anual. Sin embargo la carga horaria semanal semanal está entre las más altas, con 41, 2 horas.   

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Costes laborales. Salarios

En promedio los empresarios alemanes pagaron 33,4 € por hora trabajada en el año 2016 - sumando salario bruto y cotizaciones sociales - , el séptimo lugar dentro de la UE, un 30 % por encima del promedio comunitario y un 11% superior a la zona euro.

Dentro de la industria los costes ascendieron a 38,7 € por hora trabajada, con lo que Alemania ocupa el 4º lugar en la UE, un 47% por encima del promedio comunitario y un 20,2% por encima de la media en la zona euro. 

En el período entre 2001 y 2010 los costes laborales en Alemania aumentaron por debajo del promedio de la UE. Esta tendencia no obstante se ha invertido a partir de 2011, consecuencia tanto de los aumentos pactados en la negociación colectiva, como los fuertes recortes efectuados en otros países.  

Los costes no salariales para el empresario ascienden a 28 euros por cada 100 euros de salario, lo que está por debajo del promedio comunitario, que es de 31 euros.

En 2015 entró en vigor en Alemania por vez primera un salario mínimo con carácter general, de 8,5 euros/hora, que a partir de enero de 2017 pasarán a ser 8,84 euros/hora . Hasta ahora no se han apreciado efectos notables de la medida en un sentido u otro.   

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Seguridad social

Las cotizaciones sociales se componen del Seguro Sanitario (14,6%), el Seguro de desempleo (3%), el Seguro de jubilación (18,7%) el Seguro de Asistencia social (2,55%),que contabilizan en total el 38,85% del salario bruto. La mayoría de estas cotizaciones son satisfechas al 50% por trabajador y empresario. El trabajador cotiza en solitario a la asistencia social para huérfanos (0,25%).

La edad de jubilación se está aumentando gradualmente desde los 65 hasta los 67 años de edad, límite que entrará definitivamente en vigor en 2037. Sin embargo, después de la última reforma acordada en 2014 es posible jubilarse a los 63 años sin descuentos para aquellos que han cotizado durante al menos 45 años.

 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Relaciones colectivas; sindicatos; huelga

Un rasgo característico del sistema de relaciones laborales alemán es la fuerte implantación de los órganos de representación y defensa de los intereses de los trabajadores en la empresa (comité de empresa o consejo de personal) y la participación de los trabajadores en la toma de decisiones de la misma, a través de los diferentes esquemas de cogestión. En este último punto, deben destacarse las Leyes de 1.951 y 1.956, sobre la cogestión en la industria del carbón y del acero, y la Ley de 1.976.

Esta última regula la cogestión en las grandes sociedades de capital sobre cuyo órgano máximo de decisión, el Consejo de Administración (Vorstand) se encuentra un Consejo de Supervisión (Aufsichtsrat), que debe estar compuesto paritariamente por representantes de la propiedad y de los trabajadores y presidido por personas de prestigio empresarial. Así, por ejemplo, se da la circunstancia de que el Presidente del Consejo de Administración de Siemens puede ser Presidente del Consejo de Supervisión de VW. Además, solo las empresas con forma de AG (S.A., sociedad anónima) o las GmbH (de responsabilidad limitada) cuando superan los 500 trabajadores están obligadas a tener Consejo de Supervisión.

La negociación colectiva tiene lugar entre las asociaciones representativas de los empresarios y las de los trabajadores. Rige el principio de autonomía, de forma que la negociación corresponde únicamente a las partes intervinientes, sin que quepa intromisión de Gobierno, Legislador o jueces.

Los convenios colectivos pueden tener carácter federal, regional o local y pueden abarcar uno o varios sectores económicos. Pueden ser convenios-marco, que fijan sólo condiciones generales y son completados a un nivel más bajo por otros convenios. El convenio-marco más conocido es el de los empleados del sector público. Igualmente son posibles convenios colectivos para regular sólo aspectos parciales de la relación laboral, tales como vacaciones, salarios o pagas irregulares.

Los convenios colectivos obligan únicamente a las empresas que participan en ellos. En principio nada impide a una empresa celebrar un convenio separado con su plantilla, como es, por ejemplo, el caso de Volkswagen.

No obstante la ley prevé la posibilidad de la Declaración de Obligatoriedad General - Allgemeinverbindlichkeitserklärung - de un convenio colectivo. Esta Declaración es formulada por Decreto del Ministerio de Trabajo y las condiciones para ello son:

- que los empresarios participantes en el convenio colectivo empleen a más del 50% de los trabajadores del ámbito territorial de aplicación del convenio.

- que exista para ello una razón de interés público que lo aconseje

Una vez que medie dicha declaración el convenio rige también para los empresarios que no hayan formado parte del mismo.   

En el ámbito federal la asociación representativa de los empresarios es la Asociación Federal de los Empresarios Alemanes, BDA - Bundesverband der Deutschen Arbeitgeber -.  Los sindicatos más importantes son IG Metall, en la industria, y Verdi, en los servicios.  Existen no obstante también numerosos sindicatos más pequeños para  determinadas profesiones minoritarias pero  de gran significación como pueden ser las de pilotos, controladores aéreos y conductores de trenes.

En julio de 2015 entró en vigor la ley que implanta el principio de "unidad tarifaria" - Tarifeinheit -, de forma que cada sector sólo pueda estar representado en la negociación colectiva por el sindicato mayoritario. Con esta norma se pretende poner coto precisamente a sindicatos minoritarios como los mencionados en el párrafo anterior. Sin embargo se pone en duda la constitucionalidad de esta ley.     

Volver a índice de Mercado de Trabajo

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex