Mercado de Trabajo

Régimen de contratación laboral

El mercado de trabajo iraní se rige por la “Ley del Trabajo”, en vigor desde el 20 de Noviembre de 1990. El Código fue aprobado 10 años después de la creación de la República Islámica y constituye una regulación completa de las relaciones laborales.

Esta ley ha configurado un mercado laboral altamente regulado y de extraordinaria rigidez, pues tiende a imponer contratos indefinidos que se extienden prácticamente durante toda la vida laboral del trabajador. Los contratos temporales están muy restringidos: su duración, en función del tipo de trabajo, debe ser aprobada por el Ministerio de Trabajo y el Consejo de Ministros (Art. 7 de la Ley del Trabajo). La realización de horas extraordinarias está también estrictamente regulada y bastante limitada.

Incluso en los casos de indisciplina o incumplimiento de funciones, la ley establece que el empleador debe indemnizar al trabajador con una cantidad equivalente a un mes (monto del último salario) por año trabajado, y ello siempre que el despido haya sido considerado procedente por el Consejo Laboral Islámico. Si el despido se considera improcedente la empresa debe readmitir al trabajador y pagar además una compensación por daños y perjuicios.

La rigidez de la legislación laboral se caracteriza también por el tratamiento detallado de las remuneraciones no salariales. Se impone al empleador la obligación de facilitar al trabajador vivienda, transporte e instalaciones para hacer deporte. La norma recoge también obligaciones sobre la concesión de excedencias por estudios, por servicio militar, etc.

El Ministerio de Trabajo debe aprobar los salarios mínimos para cada región y para cada actividad. Las empresas están obligadas a aplicar una clasificación de tipos de trabajo que debe ser aprobada por el Ministerio. De hecho, el Gobierno determina los niveles salariales de referencia aplicables en cada industria.

El programa laboral está establecido para completar cinco días semanales, con jornadas de ocho horas diarias y otra media jornada de tres horas.

Irán no reconoce el derecho de los trabajadores a organizarse bajo sindicatos u otra denominación. Existen algunas organizaciones controladas por el gobierno que actúan como representación de los trabajadores frente al Estado.

 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Régimen de trabajadores extranjeros

La ley no fija un límite específico en la proporción o en el número de los trabajadores extranjeros que pueden ser empleados en una compañía o proyecto iraní. No obstante, la política establecida en la ley es muy restrictiva: sólo se concederán los permisos necesarios a aquellos trabajadores extranjeros que posean una cualificación específica que no pueda encontrarse entre trabajadores iraníes, y ello condicionado a que la especialización del trabajador extranjero sea utilizada en la formación de trabajadores locales, con el objetivo último de sustituir al trabajador extranjero en cuanto ello sea posible (Art. 131 de la Ley del Trabajo).

Se exigirá a los trabajadores extranjeros un visado de entrada, así como un permiso de trabajo emitido por las autoridades laborales. Dicho permiso no puede tener, normalmente, una validez superior a un año. La participación de expertos extranjeros en diferentes proyectos está también sujeta a una regulación especial que requiere de propuesta de permiso de trabajo al Ministerio competente en razón de los trabajos a efectuar.

El trabajador extranjero debe tener en cuenta la obligación de cancelar cualquier deuda fiscal antes de su salida del país (ver capítulo dedicado a la legislación fiscal).

La Ley de Promoción y Protección de Inversiones Extranjeras, FIPPA (mayo 2002) y su Reglamento (septiembre 2002) contienen varias llamadas a los diversos departamentos y oficinas públicas implicadas en la concesión de visados y permisos de trabajo de técnicos y expertos extranjeros relacionados con proyectos de inversión. En concreto, se establece la posibilidad de obtener visados de un año, prorrogables hasta tres años sin necesidad de salir del país. De esta manera, el Ministerio de Economía, principal impulsor de la FIPPA, trata de reducir los significativos obstáculos que las restricciones a la contratación de trabajadores extranjeros imponen a la atracción de inversión extranjera a Irán.

 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Jornada laboral y permisos

 El programa laboral está establecido para completar cinco días semanales con jornadas de ocho horas diarias, y otra media jornada de tres horas.

 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Costes laborales. Salarios

SALARIO MEDIO BRUTO POR CATEGORÍA PROFESIONAL
CATEGORÍA PROFESIONAL
SALARIO BRUTO MENSUAL (trabajadores expatriados)
SALARIO BRUTO MENSUAL (trabajadores locales)
Director general
2.790,00 €
1.500,00 €
Jefe de sucursal
2.790,00 €
1.500,00 €
Subdirector general
2.310,00 €
1.125,00 €
Jefe de división
1.860,00 €
937,50 €
Operario cualificado
1.162,50 €
525,00 €
Operario no cualificado
930,00 €
337,50 €
Administrativo
1.395,00 €
337,50 €
PERCEPCIONES NO SALARIALES
CONCEPTO
PORCENTAJE O VALOR ABSOLUTO (hora, mensual, anual, etc.): NO DIRECTIVOS
PORCENTAJE O VALOR ABSOLUTO (hora, mensual, anual, etc.): DIRECTIVOS
Cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social
Las primas a la Seguridad Social suponen un 30% y se abonan de esta manera:
1. Los empleados cotizan un importe equivalente al 7% de sus ingresos.
2. Los empleadores cotizan un importe equivalente al 23% de la nómina
Cotizaciones voluntarias (seguro médico, planes de pensiones, seguros de vida, etc.)
No son habituales
Prestaciones sociales directas (incapacidad temporal, jubilación, etc.)
Jubilación: un mes de salario por cada año trabajado
Indemnización por desempleo
66% del último sueldo; duración variable según vida laboral activa
60% del último sueldo; duración variable según vida laboral activa

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Seguridad social

El sistema de cobertura social de Irán cuenta con diversas instituciones. Las que afectan a un mayor número de trabajadores son la Social Security Organization (SSO) y la Civil Servants Retirement Organization (CSRO). Ambas son de régimen fundamentalmente contributivo, pay-as-you-go. Existen, además, otros esquemas, también contributivos, articulados en torno a asociaciones profesionales, pero de menor importancia. El sistema se complementa con otros instrumentos no contributivos orientados a la población con menores recursos; se trata de instituciones público-religiosas, como los Bonyads, que instrumentan las prácticas asistenciales y redistributivas propias de la tradición islámica.

Las contribuciones a la Seguridad Social ascienden al 30% de la nómina. La empresa paga un 23% y el empleado un 7%. El Gobierno complementa esta cantidad con un 3% adicional. Estas aportaciones constituyen el 90% de los ingresos de la Seguridad Social; el resto procede de rendimientos de inversiones.

De esas contribuciones totales, equivalentes al 33% del valor de la nómina, 21 puntos porcentuales se dedican a pensiones y transferencias (maternidad, incapacidad, etc.), 9 a salud y 3 a prestaciones por desempleo. La cobertura por desempleo es limitada, pero las prestaciones a los beneficiarios son altas: entre el 55% y el 80% del salario, durante 36 meses para los solteros y durante 50 para los casados.

El sistema de pensiones de la Seguridad Social es bastante generoso y fomenta la declaración. El monto de la pensión correspondiente se define en función del salario de tan sólo los dos últimos años y del número total de años trabajados.

 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Relaciones colectivas; sindicatos; huelga

Irán no reconoce el derecho de los trabajadores a organizarse bajo sindicatos u otra denominación. Existen algunas organizaciones controladas por el gobierno que actúan como representación de los trabajadores frente al Estado.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex