Régimen fiscal

Estructura general del sistema fiscal

La Administración Estatal de Impuestos (SAT), dependiente directamente del Consejo de Estado, y el Ministerio de Finanzas son las autoridades responsables de aplicar las políticas y legislación en materia impositiva. Los órganos reguladores en materia impositiva son los siguientes: Consejo de Estado, Ministerio de Finanzas, Administración Estatal de Impuestos y Autoridades de impuestos locales.

En lo que respecta al gasto y recaudación de impuestos, el sistema fiscal chino cuenta con uno de los mayores grados de descentralización del mundo. La estructura del sistema fiscal chino se organiza en torno a dos niveles principales: local y estatal.

La gestión de los impuestos es llevada a cabo por la SAT en coordinación con las agencias tributarias locales:

  • La SAT cuenta con oficinas en cada uno de los distintos niveles provinciales, municipales y distritos. Existen también oficinas representativas de la SAT en determinados distritos económicos y administrativos. Las agencias provinciales son las responsables de coordinar los niveles inferiores y notificar a la SAT estatal. La SAT es la encargada de recaudar los impuestos centrales y compartidos, entre ellos: impuesto sobre el consumo, IVA e impuesto sobre actividades económicas.
  • Agencias tributarias locales. Están repartidas por todo el territorio, también cubren los niveles provinciales, locales y distritos. Se encargan de recaudar los impuestos de carácter local (impuesto del timbre, impuesto de escritura, impuesto de uso de vehículos, etc.).

El año fiscal se corresponde con el año natural. El presupuesto es gestionado de forma descentralizada en los distintos niveles de gobierno.

Desde 1990, España y China cuentan con un convenio para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal, que rige en materia de impuestos sobre la renta y el patrimonio. Con objeto de evitar que una misma renta sea gravada dos veces por un impuesto de la misma naturaleza, se entiende que la residencia fiscal española no se pierde en el caso de que un empleado resida en territorio chino durante un periodo de duración de hasta 183 días y dependa de una entidad española. La residencia fiscal china puede ser solicitada ante el Buró de Impuestos local.

Volver a índice de Régimen fiscal

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

PRINCIPALES IMPUESTOS EN CHINA
ImpuestoCaracterísticas
Impuesto de SociedadesSobre los beneficios, 25% general, 20% para empresas de reducido beneficio, 15% para empresas reconocidas como de alta tecnología.
Impuesto sobre el Valor AñadidoSobre la venta e importaciones de bienes y algunos tipos de servicios, 17% ó 13%.
Impuesto al ConsumoAplicado a la compra de bienes especiales, entre 3% y 56%.
ArancelesAplicados a la importación, 9,8% de media.
Impuesto de Actos Jurídicos DocumentadosSobre escrituras y otros documentos públicos, 0,1% a 0,005% del valor del negocio escriturado.
Impuesto sobre Recursos Naturales Sobre la explotación de minerales e hidrocarburos.
Impuesto sobre Uso de Vehículos y EmbarcacionesSobre el uso de vehículos y de embarcaciones con tarifas fijas en función de su capacidad, cilindrada y uso de carga.
Impuesto sobre la apreciación del sueloEntre 30% y 60% de la plusvalía recibida por la transferencia de bienes inmuebles.
Impuesto sobre el Uso de Suelo UrbanoSobre la ocupación de suelo urbano.
Impuesto sobre Transmisiones PatrimonialesEntre 3% y 5% del precio pagado por la adquisición de derechos de uso de un inmueble.
Impuesto sobre la Renta PersonalGrava las rentas del trabajo (según la residencia fiscal, puede aplicarse a los empleados desplazados).
Retenciones sobre otras rentas10% sobre intereses, cánones y otras rentas.
Impuesto por la compra de vehículos 10% sobre el valor del vehículo 

 

Sin entrar en materia de imposición arancelaria, las empresas que invierten en China, además del Impuesto de Sociedades, están sujetas al Impuesto al Consumo, Impuesto sobre el Valor Añadido, impuestos derivados de las transmisiones patrimoniales y toda una serie de impuestos locales cuyos tipos en muchas ocasiones dependerán de la negociación con las autoridades locales.

El Impuesto de Sociedades, el IVA y el Impuesto al Consumo son recaudados por las oficinas locales de la SAT, mientras que la recaudación de los impuestos de la renta personal y otros impuestos empresariales y patrimoniales es competencia de los Burós de Impuestos locales.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la renta de las personas físicas

En principio, el impuesto de la renta personal chino resulta ser más favorable que el español, por lo que el empresario que realice desplazamientos durante un ejercicio fiscal tendrá que planificar fiscalmente sus viajes para gravar su renta de la forma más óptima en España y en China.

La tributación del expatriado depende del concepto clave de residencia fiscal, cuya localización es única y puede ser diferente a la residencia registrada física o administrativamente en el consulado correspondiente. En principio, el hecho de tener una determinada residencia fiscal obliga a tributar por las rentas mundiales en el correspondiente país, aunque existen numerosas excepciones.

La legislación española establece que la residencia fiscal será española (y por tanto habrá obligación de tributar en España) si se cumple cualquiera de las siguientes condiciones:

  • Criterio de permanencia: la estancia por un periodo superior a 183 días en el año natural otorga la residencia fiscal en España.
  • Criterio de intereses económicos: cuando el núcleo principal o base de las actividades o intereses económicos radique directa o indirectamente en territorio español, se considera que la residencia fiscal está en España.
  • Criterio familiar: se presume residente fiscal en España al individuo cuyo cónyuge no separado legalmente, o hijos menores de edad dependientes residan en España. Esta presunción admite prueba en contrario.

Por su parte, la legislación china distingue tres tipos de residencia fiscal para los expatriados:

  • No residentes en China: aquellos que permanezcan en China por un periodo inferior a un año.
  • Residentes no permanentes: aquellos que permanezcan en China por más de un año pero menos de cinco.
  • Residentes permanentes: aquellos que permanezcan en China por cinco años consecutivos o más.

De la combinación de las reglas sobre residencia fiscal de ambos países y de las reglas de solución de conflicto de doble residencia contenidas en el artículo 4 del Convenio de Doble Imposición (CDI), la situación de los expatriados españoles en China puede resumirse en el siguiente esquema:

TIPOS DE CONTRIBUYENTE
Tiempo de residencia en China Forma de tributación
Presencia en China menos de 183 días

Solamente se tributará en China si la renta es obtenida allí y se abona por un residente chino o se descuenta como gasto de un establecimiento permanente en el país (existen excepciones para representantes de OR en China y altos directivos de sociedades chinas, cuyas asignaciones tributarán en China con independencia del tiempo que estén presentes en el país).

En el resto de los casos, la tributación se realizará en España mediante el IRPF.

Entre 183 días y 1 año de residencia

Su renta tributará en China si tiene origen en el país, con independencia del lugar de pago y de la fuente. El método de cálculo de la base varía con respecto al caso siguiente. 

Las rentas que hubieran podido generarse en España tributarán allí conforme al Impuesto de la Renta de No Residentes.

Entre 1 y 5 años de residencia

Al igual que en el supuesto anterior, su renta tributará en China si tiene origen en el país, con independencia del lugar de pago y de la fuente. En este caso, es además necesario obtener una autorización de las autoridades fiscales competentes para evitar que la ley china grave todas sus rentas mundiales. 

Las rentas que hubieran podido generarse en España tributarán allí conforme al Impuesto de la Renta de No Residentes.
Más de 5 años de residencia

Tributación en China por todas las rentas mundiales, incluidas las de fuente española. Esta condición puede evitarse si antes de cumplir los cinco años de residencia se realiza una salida del país superior a  30 días seguidos, o bien varias de más de 90 días dentro de un año natural.

Las siguientes categorías de rentas, independientemente de que su pago se realice en China o no, son consideradas rentas con origen en China:

  • Rentas derivadas del empleo o servicios laborales contratados y llevados a cabo en China.
  • Rentas derivadas del arrendamiento de la propiedad a terceros para su uso en el territorio de China.
  • Rentas derivadas de la transferencia de edificios, derechos de uso sobre el suelo u otra propiedad en el territorio de China.
  • Rentas derivadas de la concesión de licencias que se usen en el territorio chino.
  • Rentas derivadas de los intereses y dividendos de empresas, organizaciones económicas o particulares en el territorio de China.

A las rentas sujetas a tributación en China se les aplicará la Ley del Impuesto sobre la Renta Personal china. Este impuesto es aplicable tanto a extranjeros como a locales prácticamente en las mismas condiciones. Las rentas sujetas, entre otras, son las procedentes de:

  • Rentas del trabajo.
  • Rendimientos del capital mobiliario, como dividendos o intereses.
  • Rentas obtenidas por transferencia o arrendamiento de inmuebles.
  • Compensaciones por derechos de autor.
  • Ingresos ocasionales.
  • Y en general cualquier otro ingreso que se estime gravable por parte de las autoridades.

Más concretamente, el concepto de rentas del trabajo sujetas al impuesto abarca los siguientes ingresos:

  • Sueldos y salarios.
  • Bonus.
  • Aumentos de salario a final de año.
  • Dietas.
  • Subsidios.
  • Stock options.
  • Cualquier otra remuneración obtenida por razón de un empleo realizado en China.

Existen una serie de rentas que gozan de exenciones generales al impuesto y que afectan a todos los contribuyentes, como los rendimientos de deuda pública o ciertos pagos de la Seguridad Social. Además, en el caso de los trabajadores expatriados, existen algunas retribuciones en especie están exentas del pago del impuesto:

  • Dietas por vivienda, comidas, mudanza y lavandería satisfechas directamente o mediante reembolso.
  • Gastos de ida y vuelta al país de origen dos veces al año.
  • Gastos por cursos de idiomas y educación de los hijos en China.
  • Gastos de viaje por negocios.
  • Reembolso de gastos de mudanza y traslado a China o desde China.
  • Primas de seguros contratados por la empresa en beneficio del expatriado.

Una vez determinada la renta sujeta mensual, se obtiene la base imponible aplicando una reducción especial para expatriados de 4.800 yuanes (3.500 yuanes en el caso de los ciudadanos chinos):

LIQUIDACIÓN MENSUAL DE LOS RENDIMIENTOS ORDINARIOS DEL TRABAJO

Renta bruta (sujeta) mensual Reducción automática
de 4.800 RMB
= Base imponible mensual

Por último, a la base imponible se le aplica una tabla de tipos y se le resta el factor de ajuste correspondiente para obtener la cuota mensual a pagar:

ESCALA APLICABLE A LA BASE IMPONIBLE MENSUAL
Límite inferior (RMB) Límite superior (RMB) Tipo Factor de ajuste
(RMB)
0 1.500 3% 0
1.501 4.500 10% 105
4.501 9.000 20% 555
9.001 35.000 25% 1.005
35.001 55.000 30% 2.755
55.001 80.000 35% 5.505
80.001 ... 45% 13.505

OBTENCIÓN DE LA CUOTA MENSUAL A PAGAR

(Base imponible mensual x Tipo marginal) - Factor de ajuste = Cuota mensual a pagar

Las retribuciones no ordinarias están sometidas a la siguiente tributación:

TRIBUTACIÓN DE LAS RETRIBUCIONES NO ORDINARIAS
Renta Tipo impositivo Observaciones
Dividendos de acciones cotizadas 20% Tras una deducción de 50% de su importe a partir de 800 RMB.
Intereses y dividendos 20% Tras una deducción de 20% de su importe a partir de 800 RMB.     
Cánones 20%
Rentas de actividades profesionales 20-40%
Plusvalías 20%
Alquileres 5–35%
Bonus anual y stock options 5-45% Tipos progresivos de salarios calculados de forma mensual (sólo la parte relacionada con el desempeño de la actividad en China).

Las parejas de expatriados quedan gravadas de forma separada y mantienen su propia deducción mensual. Sin embargo, no existen deducciones para niños, padres u otras personas dependientes de los contribuyentes.

El personal desplazado podrá repatriar sus sueldos y salarios presentando en el banco la documentación siguiente:

  • Pasaporte.
  • Contrato de trabajo.
  • Permiso de trabajo.
  • Certificado de la renta (nómina).
  • Certificado de haber cumplido con sus obligaciones tributarias (expedido por el Buró de Impuestos).

Tras presentar esta documentación, se podrá efectuar el cambio a divisas de los sueldos y realizar una transferencia bancaria al extranjero.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre sociedades

El Impuesto de Sociedades (IS o CIT, Corporate Income Tax) grava las rentas obtenidas en China por empresas tanto locales como extranjeras.

Como consecuencia de la entrada de China en la OMC y de la necesidad de cumplir con el principio de no discriminación, en 2007 se aprobó una nueva ley del Impuesto de Sociedades que entró en vigor el 1 de enero de 2008 por la que se aplica un tipo homogéneo de 25% y un tipo especial de 20% para empresas pequeñas con reducidos beneficios. Esta reforma supuso por tanto la eliminación de los tipos reducidos y las vacaciones fiscales que se habían venido aplicando a las empresas de capital extranjero. Las FIE que disfrutaban de tipos reducidos quedan sometidas a un régimen transitorio de subidas progresivas y las que se encuentren todavía en sus vacaciones fiscales podrán disfrutarlas hasta que se extingan.

El sujeto pasivo del IS es toda aquella empresa que esté legalmente establecida en China o aquella empresa que, estando legalmente establecida en otro país, tenga un «centro de gestión efectiva» en el país. La ley considera centro de gestión efectiva cualquier establecimiento que ejerza control y ordene la producción o el negocio de la empresa. Las empresas constituidas en el exterior y que no posean centro de gestión efectiva en el país también pueden ser consideradas sujeto pasivo, siempre y cuando obtengan ingresos dentro del territorio chino.

El hecho imponible del Impuesto de Sociedades es la obtención de beneficios en China. La base imponible se compone de los ingresos descontados los gastos deducibles, los ingresos exentos y las pérdidas deducibles. Además, la legislación china prevé una serie de deducciones para la dotación al fondo de reservas obligatorio, así como en el caso de los gastos en investigación y desarrollo. Las pérdidas incurridas por una empresa extranjera pueden trasladarse a años fiscales posteriores como deducciones durante un periodo de cinco años. Sin embargo, la compensación de pérdidas con periodos fiscales anteriores a estas no está permitida.

El tipo aplicable general es de 25%, si bien existe un tipo especial de 20% para empresas pequeñas con reducidos beneficios. Esta categoría está formada por aquellas empresas que operen en mercados no restringidos ni prohibidos y que cumplan con las siguientes condiciones:

  • Si se trata de empresas industriales, los ingresos anuales sujetos no deben exceder 300.000 yuanes, deben tener 100 empleados o menos y los activos totales no deben superar 30 millones de yuanes.
  • Para el resto de empresas, los ingresos anuales sujetos al impuesto deben ser menores a 300.000 yuanes, deben tener 80 empleados o menos y los activos totales no deben superar 10 millones de yuanes.

También existe un tipo reducido de 15% para las empresas que sean reconocidas dentro de la categoría de Alta Tecnología. Para ello, deben cumplirse una serie de requisitos que han sido unificados a nivel nacional y tramitar un reconocimiento oficial ante las autoridades. Las condiciones a cumplir son las siguientes:

  • Poseer Derechos de Propiedad Intelectual relevantes (incluidas licencias exclusivas).
  • El producto o servicio debe pertenecer a una de las ocho industrias catalogadas al efecto: tecnologías de la información, tecnología bio-médica, industria aeronáutica y aeroespacial, nuevos materiales, servicios relacionados con altas tecnologías, nuevas energías y tecnologías de ahorro de energía, medio ambiente y recursos naturales y transformación de sectores tradicionales mediante nuevas tecnologías.
  • Al menos 30% del personal debe tener carácter técnico y al menos 10% debe estar dedicado a I+D.
  • El gasto en I+D debe cumplir un porcentaje mínimo sobre las ventas.
  • El gasto en I+D en China debe ser al menos 60% del total.
  • Los ingresos por productos o servicios de alta tecnología deben ser al menos 60% de los ingresos anuales.

Asimismo, existen también otros tipos bonificados e incentivos sobre el Impuesto de Sociedades para empresas dedicadas a la agricultura, pesca, silvicultura, protección medioambiental, ahorro de energías o ciertos proyectos de infraestructuras con apoyo especial de las autoridades.

Por último, existen todavía ciertos incentivos fiscales según la localización, concretamente para las empresas extranjeras establecidas en la región Oeste del país y que realicen actividades reconocidas como incentivadas por el Catálogo de Industrias de esta región. Estas empresas podrán beneficiarse de un tipo impositivo reducido de 15% en el Impuesto de Sociedades hasta finales de 2020. Para ello, el volumen de sus operaciones incentivadas debe suponer al menos 70% de sus ingresos totales.

El ejercicio fiscal coincide con el año natural, es decir, del 1 de enero al 31 de diciembre. En el caso de que una empresa comience o termine su actividad dentro del año natural, se tomará como ejercicio fiscal el periodo desde su apertura o cierre hasta el 31 de diciembre o el 1 de enero, respectivamente.

Independientemente de la existencia de pérdidas o de ganancias, el impuesto ha de ser liquidado ante el Buró de Impuestos mediante declaraciones provisionales trimestrales y una anual durante los primeros cinco meses a partir del cierre del ejercicio fiscal.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la el patrimonio

Quedan sujetos al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (Deed Tax) las empresas e individuos que reciban los derechos de uso de suelo de inmuebles ubicados en territorio chino. Se aplica un porcentaje de entre 3% y 5% del precio del inmueble, según determinen las autoridades locales.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre el consumo

Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

El IVA o Value Added Tax (VAT) se aplica tanto a las personas físicas como jurídicas, nacionales o extranjeras, que realicen actividades sujetas al mismo en territorio chino. El IVA en China grava la venta de mercancías (incluidos gas, electricidad y energía térmica), la importación de éstas y la prestación de servicios de reparación, sustitución o procesamiento.

La norma fiscal china distingue dos tipos de sujetos pasivos:

  • Sujetos pasivos ordinarios: empresas que produzcan bienes o presten servicios sujetos al IVA cuyas operaciones sujetas superen 500.000 yuanes anuales, así como las dedicadas al comercio al por mayor y por menor de productos cuyo volumen de operaciones sujetas en el ejercicio supere 800.000 yuanes.
  • Contribuyentes o empresas de reducida dimensión: empresas cuyas operaciones sujetas al IVA no superen los importes anteriores.

La liquidación del impuesto varía en función del tipo de sujeto pasivo. En el caso de sujetos pasivos ordinarios, la declaración final del IVA será la diferencia entre el IVA repercutido y el IVA soportado. El IVA soportado es el IVA pagado por la empresa contribuyente al comprar o importar bienes o recibir servicios gravados. El IVA repercutido es el que la empresa se ha embolsado mediante la aplicación del impuesto a bienes sujetos.

Los contribuyentes o empresas de reducida dimensión, por su parte, no tienen derecho a la deducción del IVA soportado. Su contribución a este impuesto se calcula multiplicando el total de ventas sujetas por el tipo especial de 3%.

TIPOS IMPOSITIVOS DEL IVA
Tipo Bienes y servicios
17% (general)

Venta e importación de todas las mercancías no incluidas en el tipo reducido. Prestaciones de servicios de procesamiento, reparación o sustitución.

13% (reducido)

Venta e importación de mercancías de primera necesidad, entre otros:

  • Productos agropecuarios vendidos por los propios productores.
  • Cereales y aceites vegetales alimentarios.
  • Agua corriente, agua caliente, calefacción, aire acondicionado, gas natural y carbón para uso doméstico.
  • Libros, revistas y periódicos.
  • Piensos, fertilizantes y otros químicos para la agricultura, maquinaria agraria y plástico de envoltura para la agricultura.
  • Otros productos que decidan las autoridades.
  • 3% Contribuyentes o empresas de reducida dimensión.
    0% (exención)
  • Productos agropecuarios vendidos por los propios productores.
  • Instrumentos y medicamentos anticonceptivos.
  • Libros antiguos.
  • Instrumentos y equipos importados para investigación científica, experimentación o fines educativos.
  • Bienes importados como ayuda económica por parte de gobiernos extranjeros y organizaciones internacionales.
  • Bienes importados por organizaciones para discapacitados para el uso por parte de éstos.
  • Bienes usados por sus vendedores.
  • Exportaciones.
  • No todo desembolso por razón de este impuesto puede descontarse a la hora de liquidarlo. La ley establece ciertos supuestos de IVA soportado no deducible frente al IVA repercutido:

    • El pago por bienes o servicios destinados a actividades no sujetas o exentas del IVA o para consumo individual.
    • La compra de vehículos de motor sujetos al Impuesto al Consumo y destinados a uso particular.
    • Bienes y servicios adquiridos y que se pierdan de manera sobrevenida e inusual.
    • Bienes y servicios adquiridos y empleados en la producción de otros que a su vez se pierdan de manera sobrevenida e inusual.

    Si el IVA repercutido es menor al IVA soportado, la diferencia será transferida para su deducción en el siguiente período impositivo, ya que generalmente no se realizan devoluciones por parte de la administración china. No existen restricciones en cuanto al número de períodos en los se puede arrastrar tal excedente.

    La contabilidad y recaudación del IVA se lleva a cabo mediante un sistema de facturas de IVA impresas por la Administración Estatal de Impuestos (SAT), presentadas en períodos inferiores o iguales a un mes, en función del volumen a pagar. El IVA se liquida en las oficinas locales correspondientes del SAT, a excepción del IVA aplicado sobre las importaciones, que se liquida en la Aduana. Si las oficinas centrales de la sociedad extranjera y sus sucursales no están localizadas en la misma ciudad, cada entidad deberá satisfacer sus obligaciones fiscales en las respectivas oficinas locales de impuestos.

    Con la finalidad de favorecer las exportaciones, las autoridades chinas mantienen un sistema de reembolso del IVA exportador. Se trata de un mecanismo por el cual las autoridades fiscales devuelven a las empresas el IVA soportado por las empresas durante etapas anteriores de producción y adquisición de los productos de exportación. Ello supone un ahorro de costes para las empresas exportadoras, que soportan durante todo su proceso de producción el sobrecoste del IVA sin tener la posibilidad de repercutirlo a su cliente final, por estar la actividad exportadora exenta del impuesto.

    Durante los últimos años, el Ministerio de Finanzas y la SAT han actualizado la clasificación de productos que pueden dar lugar al reembolso del IVA exportador mediante la emisión de una serie de circulares. En función del tipo de producto, las circulares establecen devoluciones porcentuales que pueden ser de la totalidad del IVA soportado o de una parte de éste. Los porcentajes de devolución varían con mucha frecuencia, siguiendo la política comercial establecida por el Gobierno. La última reforma, realizada en verano de 2010, ha penalizado con reducciones en el reembolso a las empresas que producen bienes que necesitan gran cantidad de energía y recursos para su fabricación.

    Impuesto al Consumo

    El Impuesto al Consumo (Consumption Tax) grava catorce grupos de productos (generalmente de lujo) que incluyen tabaco, alcohol y bebidas alcohólicas, cosméticos, productos de higiene corporal y capilar, joyería y jade, fuegos artificiales, gasolina, diesel, neumáticos de automóvil, motocicletas, automóviles y otros artículos de lujo.

    Los contribuyentes de este impuesto son las empresas y las personas físicas que producen, procesan o importan los productos citados.

    Los tipos impositivos aplicables van de 3% a 45%, que deberán ser aplicados sin perjuicio del pago del IVA.

    El Impuesto al Consumo para los bienes producidos en China se aplica sobre el precio de venta, incluyendo comisiones adicionales. A diferencia del IVA, el impuesto repercute una única vez sobre el producto. El impuesto devenga una vez que el productor final vende los bienes al mayorista, minorista o consumidor final. Por tanto, la venta de dichos bienes por parte del mayorista al minorista o del minorista al consumidor final no está sujeta al pago de este impuesto. Los productos gravables utilizados en el proceso de producción de otros productos sujetos tampoco estarán gravados por el Impuesto al Consumo.

    Al igual que en el caso del IVA, las exportaciones están exentas, pero no así las importaciones. El Impuesto al Consumo se aplica sobre el precio de mercado valorado por aduanas más el arancel correspondiente, con anterioridad a añadir el IVA.

    TIPOS IMPOSITIVOS DEL IMPUESTO AL CONSUMO
    Tipo Bienes
    De 30% a 56%

    Tabaco.

    De 5% a 20%

    Alcohol y bebidas alcohólicas.

    30% Cosméticos.
    De 5% a 10%

    Joyería y piedras preciosas.

    15%

    Fuegos artificiales y cohetes.

    3%

    Neumáticos de automóviles.

    3% o 10% Motocicletas (según cilindrada).
    De 1% a 40% Automóviles (según cilindrada).
    9% Bolas de golf y equipamiento.
    20%

    Relojes de lujo (10.000 yuanes o más).

    10%

    Yates.

    5%

    Palillos de madera desechables.

    5%

    Suelos de madera.

    0,1-0,28 yuanes/litro

    Gasolina y diesel (según uso final).

     

    Volver a índice de Régimen fiscal

    Otros impuestos y tasas

    Impuesto de Aduanas (aranceles)

    Las mercancías cuya importación está gravada deben tributar sobre el valor declarado por el importador o por valores referenciados de carácter internacional. Dicho valor incluye los gastos de embalaje, flete, seguro y los costes hasta el puerto de destino (coste CIF). En 2010, el arancel medio en China fue de 9.8%, con una media del15,2% para productos agrícolas y de 8,9% para productos industriales.

    Los aranceles sobre la importación de bienes en China son muy variables y van desde 0% a 180% en función del tipo de producto y de las relaciones comerciales con el país exportador (se aplicará la tarifa de Nación Más Favorecida si el país es miembro de la OMC o si ha firmado un tratado arancelario bilateral con China que así lo establezca).

    Las grandes reducciones de aranceles chinos se produjeron ya hace años, si bien las autoridades siguen realizando ajustes. A principios de 2011, se modificaron más de 600 códigos arancelarios. Los productos afectados fueron principalmente materias primas y productos de alta tecnología, que en general vieron reducido ligeramente su gravamen.

    Como incentivo a la inversión extranjera en China, se exime del pago de aranceles a la importación de cierta maquinaria y equipamiento para uso propio de empresas extranjeras, bajo ciertas condiciones (antigüedad, características técnicas, etc.).

    Otros impuestos

    Además, el sistema tributario chino también establece una serie de tributos de menor entidad. La mayoría de éstos son establecidos y gestionados por las autoridades locales, por lo que sus condiciones concretas son muy variables en función de la localización. En cualquier caso, este tipo de impuestos suelen tener un peso reducido dentro de las obligaciones tributarias de las empresas extranjeras con presencia en China. Los más relevantes son los siguientes:

    Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (Stamp Tax): grava la elevación a documento público de ciertas transmisiones patrimoniales, siendo el tipo de 0,005% a 0,1% del valor de mercado de los bienes.

    Impuesto sobre Recursos Naturales (Resource Tax): grava la explotación de minerales, hidrocarburos y la producción de sal dentro del territorio chino. Se establecen unas cantidades fijas a pagar por tonelada o metro cúbico extraído.

    Impuesto sobre Uso de Vehículos y Embarcaciones (Vehicle and Vessel Usage License Plate Tax): grava el uso de vehículos rodados y de embarcaciones con tarifas fijas anuales en función de su capacidad, cilindrada y uso de carga.

    Impuesto sobre la apreciación del suelo (Land Appreciation Tax): los sujetos pasivos de este impuesto son todas aquellas empresas o individuos que reciban ingresos por la transmisión de derechos de uso de suelo, de construcciones y demás instalaciones. Para su liquidación, se aplica una escala variable de entre 30% y 60% sobre el precio de venta minorado por el precio de adquisición y otros gastos.

    Impuesto sobre el Uso de Suelo Urbano (Urban Land-use Tax): es un impuesto municipal que debe abonarse por todas las empresas con carácter anual y que grava la ocupación de inmuebles urbanos en función de su extensión y su localización (de 0,6 a 30 yuanes/m2).

    Impuestos sobre beneficios en la venta de segunda vivienda (Housing Capital Gains Tax): Impuesto que grava las plusvalías obtenidas en la venta de la segunda vivienda por unidad familiar. El porcentaje es del 20% y la Ley se encuentra vigente desde marzo de 2013.

    Volver a índice de Régimen fiscal

    Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

    La entrada en vigor de la nueva Ley del Impuesto de Sociedades, el 1 de enero de 2008, supuso un profundo cambio en el tratamiento fiscal de la inversión extranjera. Hasta esa fecha, por regla general, las compañías extranjeras estaban sujetas a un tipo efectivo del 15% en el Impuesto de Sociedades, mientras que las locales pagaban alrededor del 33%. Además, en muchos casos, las compañías extranjeras que se establecían en las Zonas Económicas Especiales (Shenzhen, Zhuhai, Shantou, Xiamen, Hainan) disfrutaban de vacaciones fiscales por un periodo de tiempo.

    La Ley unificó el trato fiscal de las compañías extranjeras y locales. Todas están sujetas ahora a un tipo del 25%, o del 20% para las compañías pequeñas y sin ánimo de lucro. Además, eliminó casi por completo el sistema de vacaciones fiscales. Sin embargo, la norma estableció un régimen de transición para las empresas que habían estado disfrutando de este tipo de ventajas y estableció nuevos incentivos con base en el tipo de industria, fundamentalmente para las empresas de alta o nueva tecnología.

    Sólo aquellas empresas que obtuvieron su licencia de negocios antes del 16 de marzo de 2007, fecha de aprobación de la Ley, son susceptibles de acogerse al régimen de transición. Para las empresas que se beneficiaban de unos tipos impositivos reducidos (15 o 24%), se establecen los tipos impositivos aplicables para los cinco años siguientes, según el tipo aplicable en 2007:

    Legislación de 1991 Ley de 2008 Periodo para la modificación del tipo impositivo
    15%     25%     2008: 18%
    2009: 20%
    2010: 22%
    2011: 24%
    2012: 25%

    Fuente: Circular 39 “Notification of the State Council on Carrying out the Transitional Preferential Policies concerning Enterprise Income Tax”

    Las empresas que estén disfrutando de vacaciones fiscales pueden agotar el plazo. Para aquellas empresas que pueden disfrutarlas pero no han comenzado por no haber tenido ningún ejercicio con beneficios, el plazo se computará desde 2008, independientemente de que tengan o no beneficios.

    Volver a índice de Régimen fiscal

    • Movilidad Internacional
    • Barreras Comerciales
    • ICE
    • Datainvex