Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestra inversión

Brasil es un mercado de grandes oportunidades para la inversión empresarial, por una combinación de factores: tamaño del mercado, carencias del país, potencial de crecimiento, etc... La crisis económica actual hace que el momento actual sea adecuado para invertir en Brasil, con visión de medio-largo plazo. La implantación productiva constituye una forma de evitar las fuertes barreras al comercio, en particular la exigencia de elevados índices de nacionalización para obtener financiación pública o suministrar a clientes públicos. 

Los principales sectores de oportunidad actualmente son:

  • Infraestructuras de transporte, con el gobierno realizando subastas de concesiones en diversos sectores estratégicos (rodovías, ferrovías, aeropuertos, puertos…). Estas operaciones se han reforzado en septiembre de 2016 con el nuevo gobierno a través del Programa de Parcerias em Investimentos (PPI) que revisa el sistema vigente a ese momento para mejorar la valoración y consideración del capital extranjero en este tipo de sectores y jerarquiza una serie de proyectos considerados como prioritarios para recuperar el crecimiento económico en el denominado Proyeto Crescer. Asimismo, existen diversos planes federales, estatales y municipales de desarrollo del país, como el Plan de Aceleración del Crecimiento (PAC).
  • Energía, dada la necesidad de incrementar la capacidad de generación eléctrica y garantizar el suministro en todas las regiones del país. Destacan las oportunidades en fuentes alternativas a la hidroeléctrica.
  • Energías renovables: Brasil ha hecho una apuesta por hacer más sostenible su matriz energética, de modo que ha realizado una apuesta por las energías renovables. En este sentido, en materia de energía eólica, el sector está teniendo un amplio desarrollo, sobre todo en la zona del nordeste del país. En cuanto a la energía fotovoltaica, Brasil posee un gran potencial solar, sobre todo en el Nordeste. El sector se beneficia de la exención del impuesto ICMS en todos los estados del país excepto Amazonas, Amapá, Espírito Santo, Paraná y Santa Catarina. También hay desarrollos en biomasa y proyectos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Gestión de recursos hídricos. Las cada vez más habituales situaciones de sequía abren oportunidades en materia de infraestructuras hídricas y tecnologías desaladoras en concesión. Asimismo, Brasil tiene grandes carencias en el sector de saneamiento básico y en la gestión de residuos sólidos. También hay importantes oportunidades en materia de infraestructuras de regadío.
  • Comercio Minorista. Con oportunidades particularmente en moda y alimentación de calidad, aunque hay que tener en cuenta la ralentización del consumo por la crisis.
  • Turismo. Con la crisis, el turismo nacional se ha visto fortalecido, apareciendo muchas pequeñas empresas que apuestan por los nichos de mercado. Las previsiones auguran enormes posibilidades a medio plazo, dados los atractivos del país y el escaso desarrollo del sector.
  • Automoción e industria auxiliar. Brasil es el 4º mercado mundial de automóviles. El programa "Inovar-Auto", que otorga incentivos a las empresas que producen y/o comercializan dentro del país supone un importante freno a las exportaciones a Brasil, pero es un aliciente para las inversiones, aunque sería preciso seguir el contencioso al respecto en la OMC.
  • Agronegocio. Sector fundamental en la economía brasileña, gracias principalmente a la producción de soja, café, algodón, azúcar, etanol, trigo, maíz y carnes. Además, los biocombustibles continúan siendo de gran interés entre los inversores extranjeros.
  • Sanidad: En 2015 se aprobó una legislación que permite a los extranjeros invertir y gestionar todos los ámbitos sanitarios de su interés en Brasil.

 

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex