Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestra inversión

En referencia a la inversión, el nuevo gobierno ha definido una estrategia de crecimiento para el país basada en dos sectores: el turismo y la economía marítima, que va desde la gestión portuaria a la industria transformadora de pescado a la gestión portaría, pasando por la investigación oceánica. Asimismo, se está elaborando un nuevo régimen fiscal para el sector exportador, que tiene como objetivo convertir a Cabo Verde en una plataforma de IDE de industria ligera para la sub región.

Es de destacar el anuncio de la aceleración de los programas de privatización de más de 23 empresas públicas por la situación financiera del país y a instancias del BM y del BAD. Sin embargo, dada la reversión que se produjo en la privatización de los puertos, quedan dudas sobre si las privatizaciones finalmente se harán y si se honrarán. Los sectores en los que se han anunciado esas privatizaciones son puertos, electricidad y agua, aeropuertos y aerolíneas.

El modelo turístico del país es un resort, dirigido a un poder adquisitivo medio, con sol y playa. Sigue siendo una de las prioridades estratégicas y el gobierno espera prácticamente duplicar el número de turistas. Existen nichos que pueden ir desarrollándose en este marco y combinándose con otros modelos de turismo ecológico, deportivo o cultural, con toda la industria de arrastre (agroalimentaria, distribución, ocio) que ésta puede generar. El gobierno ha puesto en marcha el desarrollo de una zona turística especial, intentando promover el turismo en islas distintas a la de Sal, mas particularmente Boavista ( es la isla con más potencial del modelo resort) y Maio, dirigida a un turismo de lujo.

Vinculado con lo anterior, el sector inmobiliario deberá recuperarse asimismo en paralelo a la economía mundial, incluida el peso que en este marco toman las remesas y retornos de emigrantes, calculados en más de 500.000 personas, es decir, una cifra similar a la de la población local.

El país sufre un déficit fortísimo en materia de infraestructuras energéticas, de agua (solo una de las islas posee agua) y de transporte, si bien todas ellas están muy vinculadas a la capacidad de inversión pública del estado, condicionada a su vez por su capacidad de endeudamiento. El modelo pasa por el desarrollo de un marco legal apropiado para a puesta en marcha de partenariados públicos privados en la producción – ya se está introduciendo a través de la eólica- o incluso la distribución a grandes clientes, que rompa el monopolio o cuasi monopolio legal o de facto que ejerce ELECTRA (producción y distribución de agua y electricidad).

Tras la entrada de BINTER en el transporte de cabotaje aéreo, está prevista asimismo la revisión del modelo de transporte marítimo, que pudiera abrir nuevas oportunidades de negocio tanto en el tráfico internacional como el trafico interno.

Dentro del mismo ámbito, y siempre vinculado a la necesidad de introducir la IDE en actividades reservadas hasta ahora al sector público estatal, muy deficitario, podrán irse abriendo concesiones a la IDE vinculadas a la gestión portuaria (ENAPOR) o incluso aeroportuaria.

El gobierno también ha manifestado interés de promover el desarrollo de la agricultura local, de forma que se puedan reducir las importaciones de productos de primera necesidad. Sin embargo, esto no se ha visto trasladado a acciones concretas de promoción o inversión.

Destacar asimismo el sector sanitario, ante la inexistencia de inversiones sanidad privada unido a las deficiencias de la sanidad pública, lo que supone un fuerte freno inversor en otros sectores, como el turístico.