Sistema financiero

Sistema financiero

La legislación del sistema financiero chileno está inspirada en la asignación de los recursos de acuerdo a las reglas del libre mercado, con la excepción de ciertas restricciones relacionadas con las intervenciones del Gobierno e información interna. La gran mayoría de las compañías de servicios financieros son privadas y extranjeras. No existen importantes barreras de entrada al mercado, ni discriminación entre los diferentes tipos de compañías (públicas, privadas, chilenas o extranjeras). Consecuentemente, ninguna institución se ve afectada favorable o desfavorablemente por regulaciones especiales.

El papel del Estado se limita a regular y asegurar la estabilidad del sector. En general, no existen garantías gubernamentales para préstamos o avales, excepto para los pequeños depósitos bancarios.

Por otra parte, existen regulaciones para asegurar la fiabilidad y veracidad de la información publicada sobre el mercado de valores. Los principales organismos públicos que controlan el sector financiero son el Banco Central, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, la Superintendencia de Valores y Seguros, la Superintendencia de Fondos de Pensiones, y la Superintendencia de Instituciones de Salud Pública.

Sistema financiero

El marco jurídico en que se desenvuelven las operaciones bancarias se basa principalmente en la existencia de un Banco Central autónomo (www.bcentral.cl), que se encarga de las políticas crediticias, monetarias y cambiarias. Existe, además, un organismo fiscalizador, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (www.sbif.cl), que asume el control y supervisión del sistema financiero.

Los principales intermediarios del sistema son las instituciones bancarias. El desarrollo del sistema bancario es bastante avanzado y en la actualidad están disponibles en Chile prácticamente todos los instrumentos de financiación con los que una empresa puede contar en España. Sin embargo, el acceso al crédito y, en general, la bancarización de empresas y personas, es mucho más restringida.

Bancos

Los bancos deberán revestir necesariamente la forma de sociedades anónimas. La apertura de sucursales en Chile de bancos extranjeros requiere la autorización previa de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras. En la actualidad, existen 24 instituciones bancarias: 18 son sociedades bancarias establecidas en Chile, entre las que se encuentran dos españolas, Banco Santander Chile y Banco Bilbao Vizcaya Argentaria Chile; 5 son sucursales de bancos extranjeros; además hay un banco del Estado. Asimismo, existen 26 oficinas de representación de bancos extranjeros entre los que se encuentran 3 españolas, Allfunds Bank S.A., Banco Inversis S.A. y CaixaBank S.A.

Los bancos extranjeros tienen los mismos derechos que los bancos chilenos y están sujetos a idéntica legislación. Algunos de ellos se han configurado como importantes grupos financieros, brindando toda una gama de servicios a las empresas.

La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras actúa, en coordinación con el Banco Central, como organismo fiscalizador, impartiendo instrucciones a través de circulares sobre el procedimiento para registrar, contabilizar, operar y realizar las operaciones que el Banco Central autoriza. La Ley de Bancos, de 26 de noviembre de 1997, y sus posteriores modificaciones, permiten el ingreso bajo condiciones objetivas de nuevas instituciones financieras y la internacionalización de la banca chilena.

Bolsa

En la actualidad, existen tres bolsas de valores en el mercado chileno: la Bolsa de Comercio de Santiago(www.bolsadesantiago.com), la Bolsa Electrónica de Chile (www.bolchile.cl) y la Bolsa de Corredores de Valparaíso (www.bovalpo.com).

Las dos primeras operan en Santiago y la última en Valparaíso. En ellas, se realizan transacciones de acciones, títulos de renta fija de corto y largo plazo, partes de fondos de inversión, instrumentos monetarios y, algunas veces, productos derivados. Son sociedades anónimas privadas sometidas al control de la Superintendencia de Valores y Seguros (www.svs.cl) y cuentan con instituciones especializadas para la custodia y transferencia de valores en cuentas que, en Chile, se denominan Empresas de Depósitos de Valores.

AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones)

Las AFP son el principal agente en el mercado de capitales en renta fija y renta variable. El organismo que controla las AFP es la Superintendencia de Pensiones (www.safp.cl).

Aseguradoras

El mercado de seguros está en manos de compañías privadas, en su mayor parte extranjeras, que requieren de la autorización de la Superintendencia de Valores y Seguros para operar en él. Los seguros pueden contratarse en el extranjero, pero sólo a través de compañías que tengan representación en Chile y que estén registradas ante la Superintendencia.

En general, el sector de seguros es altamente competitivo y no existen barreras de entrada para compañías nacionales o extranjeras. Por eso, varias compañías extranjeras han entrado en el mercado en los últimos años: Les Mutuelles du Mans, A.G.F. y UAP (Francia); Mapfre y Santander (España); Zúrich (Suiza) y Chubb (EE.UU.).

Mercado de cambios

La normativa sobre operaciones de cambio está recogida en el Compendio de Normas de Cambios Internacionales y en la Ley Orgánica Constitucional del Banco Central de Chile. Éste es un organismo autónomo con personalidad jurídica y patrimonio propio cuyo objeto es velar por la estabilidad de la moneda y el normal funcionamiento de los pagos internos y externos mediante la regulación de la cantidad de dinero y de crédito en circulación, la ejecución de operaciones de crédito y cambios internacionales, así como la promulgación de normas en materia monetaria, crediticia, financiera y de cambios internacionales.

El Consejo del Banco Central de Chile aprobó en abril de 2001 un nuevo Compendio de Normas de Cambios Internacionales que sustituye íntegramente al texto anteriormente en vigor, así como modificaciones al Compendio de Normas Financieras, con el objeto de concordar su texto con el nuevo Compendio de Normas de Cambios Internacionales. Con estas disposiciones, el Banco Central culminó un proceso de gradual desregulación del mercado cambiario que permite a las personas y empresas disponer de un acceso más fluido y eficiente a los beneficios de la integración financiera y comercial de Chile con el exterior, redundando en un mayor potencial de crecimiento y diversificación de riesgos de la economía nacional.

En la actualidad, coexisten en el país dos mercados cambiarios, ambos legales. En general, rige el principio de libertad cambiaria. La moneda extranjera puede cambiarse libremente, bien entre particulares o acudiendo a las casas de cambio, en lo que se ha llamado Mercado Cambiario Informal, o bien en el Mercado Cambiario Formal, donde tienen lugar todas aquellas operaciones en las que interviene el sistema bancario.

De igual forma, algunas operaciones requieren de una previa autorización (en realidad un mero trámite) del Banco Central para tener acceso al Mercado Cambiario Formal; entre ellas, inversiones y créditos externos, así como las remesas de capital y los beneficios e intereses derivados de los mismos.

En cuanto a las operaciones financieras, las disposiciones contenidas en el nuevo Compendio de Normas de Cambios Internacionales implican que las decisiones de inversión y financiación, desde y hacia el exterior, dejarán de estar sujetas a las restricciones contempladas en el Artículo 49 de su Ley Orgánica Constitucional. En particular, estas medidas llevan a la eliminación de:

- El requisito de autorización previa para la entrada de capitales asociada a créditos externos, inversiones, aportaciones de capital, bonos y ADR’ s (American Depository Receipts).

- El requisito de autorización previa para las salidas de capitales asociadas a retornos de capital, dividendos y otros beneficios relativos a aportaciones de capital e inversiones y pre-pagos de créditos externos.

- El requisito de autorización previa para el retorno de capital, intereses, dividendos u otros beneficios asociados a inversiones de residentes en el exterior.

- Las limitaciones a las cláusulas especiales de pre-pago y aceleración de créditos externos.

- Las restricciones de clasificación de riesgo mínimo y plazos ponderados mínimos para la emisión de bonos.

- Las limitaciones respecto de la moneda en la que se puede emitir o contraer deuda externa.

- Las restricciones a las emisiones de ADR’s.

- El encaje bancario a los capitales provenientes desde el exterior. Con respecto a las operaciones de comercio exterior, el nuevo Compendio de Normas de Cambios Internacionales establece que los importadores y exportadores podrán optar por efectuar la totalidad de sus operaciones a través del Mercado Cambiario Informal, caso en que deberán informar de sus operaciones directamente al Banco Central.

Al adoptar estas medidas, el Banco Central ha tomado en consideración los sólidos fundamentos de la economía nacional. En efecto, la adopción de un régimen de tipo de cambio flotante con un sistema de metas de inflación, estabilidad de precios, desarrollo de los mercados de cobertura de riesgo cambiario, perfeccionamiento de la regulación de la banca, diversificación del comercio exterior, un importante nivel de reservas internacionales y la solvencia del sistema financiero y de las finanzas públicas, permiten reducir y enfrentar de mejor manera los riesgos internos y externos.

Con el objeto de disponer de información que permita a los agentes económicos tomar decisiones basadas en una correcta evaluación de las potencialidades y riesgos de la economía, las operaciones cambiarias de carácter financiero continuarán canalizándose a través del Mercado Cambiario Formal. Asimismo, el Banco Central seguirá exigiendo que determinadas operaciones cambiarias le sean informadas directamente, una vez realizadas.

Además, el Consejo aprobó un Manual de Procedimientos y Formularios de Información que acompaña al nuevo Compendio de Normas de Cambios Internacionales.

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Chile dejó de ser elegible para recibir créditos del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) en 1995. No obstante, actualmente existe la posibilidad de acceder al Fondo de Internacionalización de la Empresa (FIEM), que tiene como objetivo promover la internacionalización de la empresa española a través de la exportación y la inversión.

Chile, por lo general, recurre a la utilización de fondos provenientes de organizaciones internacionales para financiar sus proyectos cuando razones técnicas (falta de especialistas o de experiencia en una materia) lo aconsejan. Los organismos a los que Chile recurre son el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM), cuyos procesos de licitación se realizan conforme a las propias normas del organismo financiador.

La principal fuente de información acerca de las nuevas oportunidades de adquisiciones y negocios generadas por los préstamos del BID es la propia Web del organismo (www.iadb.org), que en el apartado “proyectos” contiene descripciones de aquéllos que están siendo estudiados para la obtención de una posible financiación, tanto si son de origen público como privado, además de información sobre adquisiciones.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

El sistema financiero chileno está integrado por 23 instituciones: 18 son sociedades bancarias establecidas en Chile, entre las que se encuentran dos españolas, Banco Santander Chile y Banco Bilbao Vizcaya Argentaria Chile; 4 son sucursales de bancos extranjeros; además hay un banco del Estado. Asimismo, existen 20 oficinas de representación de bancos extranjeros entre los que se encuentran 2 españolas, Allfunds Bank S.A. y CaixaBank S.A.

Sólo los bancos están autorizados para operar cuentas corrientes y realizar operaciones con el exterior. Los bancos chilenos y las sucursales de bancos extranjeros autorizados para funcionar en Chile comparten la misma normativa en manejo de capital, funcionamiento y supervisión.

La legislación vigente permite a los bancos desarrollar ciertas actividades de forma directa, como son los servicios tradicionales y otras, a través de filiales, como por ejemplo, la participación en el corretaje de valores, la administración de fondos mutuos y fondos de inversión, el leasing y las asesorías financieras, entre otras. El organismo supervisor del sistema financiero chileno es la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), cuya página Web es: www.sbif.cl.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex