Sistema financiero

Sistema financiero

El sector bancario en China, hasta la entrada del país en la OMC en 2001, estuvo muy restringido a los bancos extranjeros.

  • Por un lado, las restricciones impuestas antes de la entrada en la OMC tenían un marcado carácter geográfico. Así, los bancos sólo tenían permiso para abrir oficinas de representación en todo el país, y sucursales en sólo 9 ciudades, entre las que se encontraban, entre otras, Shanghái y Shenzhen.
  • Por otro lado, existían también restricciones sobre la actividad de los bancos. Las sucursales únicamente podían realizar servicios financieros en moneda extranjera y a empresas de capital extranjero. No fue hasta el año 96 cuando el Banco Popular de China (People’s Bank of China) permitió a algunos bancos extranjeros desarrollar actividades en moneda local con clientes extranjeros en las áreas de Shanghái y Shenzhen.

La entrada de China en la OMC supuso un cambio en la actitud del Gobierno frente a los bancos extranjeros, puesto que uno de los compromisos adquiridos fue la completa liberalización del sector bancario, tras un periodo de cinco años después de la entrada. Dichos compromisos se resumían en los siguientes puntos:

  • Desde 2001, tras la adhesión de China, se permitiría realizar operaciones en moneda extranjera a todos los bancos en todo el territorio chino.
  • Desde 2003, se producirían autorizaciones progresivas para operar en moneda local, aunque con límites geográficos estrictos.
  • Desde 2006, se eliminarían los límites geográficos.

En términos teóricos, los compromisos adquiridos han sido cumplidos y el sistema bancario chino está abierto a la inversión extranjera. Sin embargo, los bancos extranjeros que buscan su implantación en China encuentran dificultades, relacionadas principalmente con los requisitos impuestos en la multitud de regulaciones y la poca transparencia en ciertos procesos burocráticos.

Actualmente, las instituciones financieras extranjeras están autorizadas a abrir sucursales y filiales, realizar acuerdos de Joint Venture o comprar participaciones de instituciones financieras chinas. La regulación en vigor establece distintos requisitos para cada una de estas formas de entrada.

La regulación actual da lugar a numerosas incertidumbres que los bancos, en ocasiones, no pueden o no están dispuestos a asumir, por lo que su entrada en China se complica. Además, la incertidumbre se ve incrementada por el tiempo necesario para establecerse en China.

Aunque en general se prevén unas modificaciones de la ley destinadas a facilitar la entrada y participación de bancos extranjeros, también existen áreas en las que los bancos prevén un endurecimiento de las normas, como las referentes a la gestión de licencias de sucursales, endurecimiento de ratios, como el de adecuación de capital, o normas relativas a la gestión de la liquidez.

Otros riesgos que se observan en el sistema bancario chino es que éste tiene una infraestructura más débil, con un mercado interbancario menos desarrollado que en el resto de países; un cuerpo jurídico poco transparente, personal poco preparado profesionalmente y una falta de experiencia en el mercado chino. Las diferencias culturales también son un punto que se destaca, dado que éstas suelen ser mayores que en países de occidente y, por tanto, pueden llegar a ser, en ocasiones, un gran obstáculo a la comunicación entre empresas chinas y extranjeras.

Tipos de bancos

  • Cuatro grandes bancos estatales: el mercado bancario chino tiene como principales bancos a los conocidos como big four banks: Bank of China, China Construction Bank, Industrial and Comercial Bank of China (ICBC) y Agricultural Bank of China. También se les conoce como State Owned Commercial Banks (SOCBs), por su estrecha vinculación con el Estado. En sus inicios, estos bancos se crearon para financiar áreas consideradas clave para el desarrollo económico del país. Para ello, concedieron numerosos créditos a empresas estatales, muchas de ellas con poca solvencia, lo que se tradujo en una acumulación de préstamos impagados. Durante los años 90, estos bancos comenzaron a realizar actividades más propias de los bancos comerciales, aunque seguían acumulando deudas estatales. Por ello, a finales de la década, comenzaron a realizarse las primeras reestructuraciones. Hoy en día, estos cuatro grandes bancos cuentan con una amplia red comercial y son de las mayores instituciones financieras a nivel mundial. La influencia del Partido Comunista es menor pero sigue estando presente, por ejemplo, a la hora de designar la dirección de cada banco, y el gobierno o las instituciones públicas siguen manteniendo una participación notable en los activos de los bancos.
  • Bancos comerciales de capital mixto: existen 13 bancos comerciales de capital mixto (Joint Stock Commercial Banks, JSCBs). Su principal característica es que, aunque también cuentan con la influencia estatal, ésta es mucho menor. Su estructura es mucho menos burocrática, lo que en muchas ocasiones les ha hecho más eficientes en cuanto a su gestión. Sin embargo, cuentan con una red comercial mucho más reducida y unos activos menores a los cuatro grandes. La mayoría de estos bancos ya cuenta con inversores estratégicos extranjeros, que les han ayudado a desarrollar sus negocios y ampliar sus servicios al consumidor.
  • Bancos comerciales urbanos: a comienzos de 2008, China contaba con 124 bancos comerciales urbanos, que han nacido a causa de la reestructuración de ciertas cooperativas urbanas de crédito. Al contrario que los bancos anteriores, éstos sólo pueden operar en grandes ciudades y sus áreas de influencia. Dadas estas restricciones geográficas, su estrategia se basa en la banca minorista local, destinada tanto a consumidores como a pequeñas y medianas empresas. En cuanto a tamaño, ubicación y especialización, resulta un grupo heterogéneo de bancos y en la actualidad representan aproximadamente 6% de los activos. Estos bancos son considerados, en general, menos eficientes que los bancos comerciales de capital mixto, ya que es frecuente que tengan estrechas relaciones con las autoridades locales y, además, hayan nacido de la fusión de varias cooperativas pequeñas poco rentables. Los bancos comerciales urbanos buscan hoy en día inversores estratégicos que puedan ayudarles a desarrollarse dentro de la banca moderna. En relación a la inversión extranjera, estos bancos suelen resultar más accesibles, especialmente para bancos extranjeros de menor tamaño que quieran establecerse en China.
  • Cooperativas de crédito urbanas y rurales: existen, además, cooperativas de crédito que se dedican, principalmente, a financiación en áreas de desarrollo. En la actualidad, estas cooperativas se encuentran en un proceso de reestructuración para trasladar su gestión a los gobiernos provinciales o locales. Las cooperativas de crédito rurales son alrededor de 30.000 en todo el país, y las urbanas, alrededor de 600.

Otras barreras regulatorias

Como se ha citado anteriormente, la situación de los bancos extranjeros en China ha ido cambiando en los últimos años, tras la entrada en la OMC. Anteriormente, los bancos extranjeros habían sufrido restricciones para su expansión geográfica por China, así como para realizar ciertas actividades. Hoy en día, los límites geográficos se han eliminado y los bancos extranjeros tienen más libertad para realizar su actividad en China. No obstante, las regulaciones al respecto todavía son exigentes y el proceso de entrada en China suele ser largo y complejo.

Actualmente, las instituciones financieras extranjeras están autorizadas a abrir sucursales y filiales, realizar acuerdos de JV o comprar participaciones de instituciones financieras chinas. La regulación en vigor establece distintos requisitos para cada una de estas formas de entrada. Para las tres primeras, la regulación actual exige abrir previamente una oficina de representación del banco extranjero durante al menos dos años.

La regulación vigente favorece el establecimiento de filiales y JVs frente al de sucursales. Estas últimas tienen una importante restricción, ya que sólo pueden ofrecer servicios a ciudadanos extranjeros dentro del territorio de la R.P. China. Por parte de los ciudadanos chinos, las sucursales sólo pueden recibir depósitos de más de 1 millón de RMB.

La compra de participaciones está limitada a que una sola entidad extranjera puede tener un máximo de 20% del capital y la participación foránea conjunta no debe exceder 25%. Si ésta es igual o mayor a 25%, la institución financiera será considerada extranjera.

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Financiación multilateral

Banco Mundial

  • Créditos: a 30 de junio de 2012, el importe acumulado de crédito del  Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo (BIRD) y de la Asociación de Desarrollo Internacional (IDA) asciende a más de 50 millardos de dólares para un total de 349 proyectos destinados a mejorar el medioambiente, el transporte, el desarrollo urbano y rural, la energía, la gestión del agua y el desarrollo humano.
  • Asistencia Técnica: la asistencia técnica del Banco se ha dirigido a estudios relacionados con la reforma de las pensiones, la reforma del sector sanitario, sostenibilidad energética, y desarrollo del sector financiero.
  • Corporación Financiera Internacional (CFI): la estrategia de la CFI en China se centra en la financiación de proyectos de inversión en los sectores relacionados con el cambio climático, de acceso a la financiación, producción agrícola y seguridad en los alimentos, y de apoyo a la inversión de empresas chinas en mercados emergentes.

Banco Asiático de Desarrollo

La estrategia del Banco Asiático de Desarrollo en China en los últimos años se ha centrado en los sectores que el Gobierno chino ha designado como prioritarios para cumplir con el objetivo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en 45% para el año 2020 en relación a los niveles del año 2005. Se trata de los sectores de protección del medioambiente urbano, eficiencia energética y reducción de emisiones, conservación de los recursos naturales, desarrollo de la eficiencia energética en el sector ferroviario, transporte urbano y mantenimiento de carreteras.

A 31 de diciembre de 2011, el valor acumulado del total de créditos otorgados a China asciende a 26 millardos de dólares para un total de 196 proyectos. La mayoría de los créditos se destinaron a proyectos de reducción de la pobreza, de los que cabe destacar infraestructuras de transporte (52,1%), desarrollo energético (14,7%), conservación de los recursos naturales y desarrollo de la agricultura (8,2%) y suministro y tratamiento de agua (12,3%).

En cuanto al programa de asistencia técnica, los sectores objetivo son los relacionados con las iniciativas relacionadas con el cambio climático, conservación de recursos naturales, y desarrollo de los servicios sociales y financieros.

Líneas e Instrumentos Financieros de Apoyo Oficial a la Inversión Española en el Exterior

COFIDES

  • Línea China: línea de financiación para proyectos privados viables con interés español en China. Aunque se permite la financiación de cualquier actividad, son prioritarios los sectores de las infraestructuras y los servicios públicos, entre los que se incluyen: energías renovables y cogeneración, infraestructuras de transporte y telecomunicaciones, medio ambiente y tratamiento de residuos, plataformas y servicios logísticos, potabilización y depuración de aguas. El límite de la financiación son 25 millones de euros, y el mínimo 250.000 euros. Esta línea se aplica con productos financieros de participaciones en capital y cuasi-capital. En el caso de las participaciones en capital, se puede financiar hasta 49% del capital social, y en las de cuasi-capital, hasta 70% del volumen de inversión en el proyecto.
  • FIEX: este fondo permite realizar inversiones temporales y minoritarias en los fondos propios de las empresas situadas fuera de nuestro país. Está enfocada a proyectos viables de carácter privado en el exterior en los que exista algún tipo de interés español.
  • FONPYME: el objetivo de estos fondos es el mismo que el de FIEX, con la diferencia de que los proyectos a financiar son proyectos de PYMES en el exterior.

Instituto de Crédito Oficial (ICO)

  • ICO Internacionalización 2012: línea destinada a autónomos y empresas españolas para que acometan proyectos de inversión fuera del territorio nacional. Con ella se puede financiar hasta 100% del proyecto en activos fijos productivos (nuevos y de segunda mano); adquisición de acciones o participaciones de empresas residentes en el extranjero; Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) o impuesto de naturaleza análoga, que se devengue en España, a la hora de adquirir un activo; y creación de empresas en el extranjero.

Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX)

  • Programa de Apoyo a Proyectos de Inversión Productiva (PAPI): la ayuda se centra en las fases de preparación y de puesta en marcha de proyectos de inversión productiva o cooperación empresarial, mediante la financiación de costes derivados de la realización de actividades de preinversión y de las actividades de asistencia técnica, formación y otros gastos durante el período inicial de puesta en marcha del proyecto.
  • Programa de Prospección de Inversiones en el Exterior (PROSPINVER): financiación durante las fases previas a la inversión de un proyecto en el exterior con el objetivo de facilitar la toma de contacto de la empresa con el mercado o los posibles socios.
  • Plan de Implantación en el Exterior (PIE): apoyo a los proyectos de internacionalización de empresas españolas, tanto individuales como la agrupación de empresas:

Compañía Española de Seguro de Crédito a la Exportación (CESCE)

  • Póliza de Seguro de Inversiones: instrumento flexible cuyo objetivo es cubrir las posibles pérdidas que pueda sufrir una empresa en su inversión en el exterior derivadas del acaecimiento de riesgos políticos, que pueden tener un impacto importante en el resultado de la inversión extranjera.

Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM)

El FIEM es el resultado de la reforma acometida en 2010 al antiguo Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD). El objeto del FIEM es promover las operaciones de exportación de las empresas españolas, así como las de inversión española directa en el exterior. El apoyo financiero a proyectos de inversión adopta principalmente la forma de préstamos, créditos y líneas de crédito, y prioriza proyectos de concesiones que impliquen la creación de una Sociedad de Propósito Específico.

  • Línea de Financiación de Estudios de Viabilidad (FEV): instrumento de política comercial que financia estudios de viabilidad realizados por empresas españolas en el extranjero. China es uno de los países prioritarios para la concesión de estos fondos.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

En diciembre de 1996, el Renminbi fue declarado oficialmente convertible por cuenta corriente, variando desde 2005 en un sistema de flotación controlada referenciado a una cesta de divisas. Se espera que alcance plena convertibilidad en 2015.

En el reciente marco de flexibilización gradual del régimen cambiario, tras alcanzar por primera vez en julio el RMB el límite inferior de la banda de fluctuación diaria frente al dólar, comienza a notarse que los movimientos del RMB ya no son a una sola banda y que su evolución diaria frente al dólar es cada vez más volátil.

La convertibilidad de la moneda por cuenta corriente ha exigido a China la eliminación de las restricciones aplicables a los pagos relacionados con la actividad habitual de la empresa (ingresos o pagos derivados de transacciones de bienes y servicios, o de salarios), pagos de los intereses de deuda extranjera y repatriación de beneficios. Dentro de este esquema se incluye también a las empresas con capital extranjero.

El saldo en divisas en la Cuenta Corriente para un ejercicio contable estará limitado a un máximo de 20% de los ingresos recibidos en esta cuenta durante el ejercicio anterior. En el caso de que la empresa esté en su primer ejercicio contable, SAFE (Administración Estatal de Divisas) fijará un límite específico para la cantidad de divisas, el cual generalmente no superará los 100.000 USD o una cantidad equivalente.

Desde el punto de vista de los pagos, en el caso de no disponer de suficiente liquidez en divisas para hacer frente a todos los pagos correspondientes, la empresa podrá comprar divisas contra RMB en bancos designados para ello.

Por otro lado, la SAFE mantiene todavía un fuerte control sobre los conceptos relativos a la cuenta de capitales. Entre los controles existentes se encuentran los siguientes: examen, aprobación y registro de cualquier transacción relativa a préstamos y créditos en divisas o a la modificación del capital registrado o la inversión, y autorización para la repatriación de capitales. A finales de 2008, SAFE impuso, como medida contra los flujos especulativos de divisas, la obligación de registrar los pagos por adelantado y diferidos que se hagan en divisas relacionados con importaciones y exportaciones, conllevando la falta de registro de estas operaciones multas.

Todas las transacciones enmarcadas dentro de la cuenta de capitales están sometidas a la aprobación de la SAFE. En la actualidad, las restricciones más importantes son las relativas al acceso a los mercados financieros (sólo es posible a través del sistema de Inversores Institucionales Extranjeros Cualificados e Inversores Institucionales Locales Cualificados), obtención de deuda externa para las empresas locales, restricciones a la inversión extranjera de China en el mundo, repatriación de capitales, incrementos de inversión, reinversiones en nuevos proyectos en China o en el extranjero, cambios en el capital registrado, obtención de préstamos en divisas y apertura de cuenta en divisas, entre otros.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

El control de divisas en China ha evolucionado desde un modelo de planificación centralizada, con un elevado control sobre ingresos y pagos en divisas, hacia un modelo de mercado más flexible, aunque todavía restringido. Este control afecta a cualquier operación en divisas dentro del territorio chino, tanto a las realizadas por particulares como a las realizadas por empresas, ya sean nacionales o extranjeras. 

La SAFE (State Administration on Foreign Exchange) gestiona las reservas de moneda extranjera. Desde julio de 2005, el tipo de cambio del Renminbi se ha fijado dentro de un margen de variación estrecho en un sistema de flotación controlada referenciado a una cesta de divisas de composición no difundida. El inversor extranjero necesita acudir a este organismo en las distintas fases del proyecto pues supervisa y autoriza las operaciones de cobros y pagos internacionales. 

En los últimos años, China ha ido suavizando la regulación del mercado de divisas para las empresas extranjeras. La regulación al respecto establece una diferenciación clara según se traten de transacciones por cuenta corriente o de capital. 

Las divisas de operaciones por cuenta corriente se pueden convertir libremente, lo que significa que tanto los ingresos y pagos en divisas realizados por transacciones de bienes o servicios, como la repatriación de beneficios después de impuestos y los dividendos, ya no requieren la aprobación de SAFE. No obstante, será necesario que el capital registrado esté íntegramente desembolsado, las reservas obligatorias dotadas, las pérdidas de años anteriores compensadas y la empresa esté al corriente de sus obligaciones fiscales y sociales. 

Tampoco requieren autorización la repatriación de las rentas en divisas después de satisfechos los impuestos de empleados extranjeros, ciudadanos chinos residentes en el extranjero y ciudadanos chinos de Hong Kong, Macao o Taiwán en concepto de pago de salarios y dietas de viajes en el extranjero. En el caso de dinero en efectivo, hasta un límite de 5.000 USD, no es necesaria autorización; entre 5.000 y 10.000 USD, se requiere solicitar un permiso a una entidad bancaria autorizada por SAFE; y, por encima de 10.000 USD, no se permite en ningún caso. 

Sin embargo, SAFE mantiene todavía un estricto control sobre los conceptos relativos a la cuenta de capital, entre los que se incluye el examen, la aprobación y el registro de cualquier transacción relativa a préstamos y créditos en divisas o a la modificación del capital registrado o de la inversión. 

La repatriación de capitales (tras el pago de todas las obligaciones fiscales) requiere autorización de SAFE y será remitida al país de origen a través de bancos designados o en persona. La parte de divisas perteneciente al socio chino deberá ser vendida en su totalidad en el sistema financiero del país. Los incrementos de inversión, las reinversiones en nuevos proyectos en China o en el extranjero y los cambios en el capital registrado requieren también la autorización pertinente de SAFE.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex