Sistema financiero

Sistema financiero

El modelo bancario alemán es de banca mixta (de depósito y crédito comercial y de participación directa en el negocio financiero industrial) y universal (todo tipo de operaciones de crédito).

Alemania cuanta actualmente con 1.888 entidades de crédito. Sin embargo menos de 300 de ellas son entidades privadas con ánimo de lucro. Existen 972 cooperativas de crédito - Kreditgenossenschaften - y 419 cajas de ahorro - Sparkassen- . Hay además 9 bancos públicos regionales, denominados Landesbanken, que ejercen la función de cámara de compensación de las cajas de ahorro del Estado ó región - Land - en que actúan, ; además, son el banco público de la región y frecuentemente ejecutan los aspectos crediticios de las políticas de fomento de su región.

La suma total de activos de la banca alemana asciende a aproximadamente 8,6 billones de euros, equivalentes al 274% del PIB alemán. El volumen de depósitos asciende a 3,6 billones, aproximadamente un 115% del PIB. 

Las Cajas de Ahorro se guían además por el principio de territorialidad, de acuerdo con el cual no pueden ejercer actividad bancaria fuera de su ámbito territorial. Las Cajas y los Landesbanken no pueden ser comprados por los bancos privados. Algunos critican esta excesiva fragmentación, que vendría a perjudicar la competitividad del sector. 

Sin perjuicio de las competencias del Banco Central Europeo, el sistema reposa sobre la autoridad monetaria que ejerce el Deutsche Bundesbank. Del Bundesbank dependen 11 Bancos centrales regionales, Landeszentralbanken, que supervisan los mecanismos de pagos y ejecutan la política monetaria en sus respectivas jurisdicciones y se relacionan con las distintas administraciones (federal y regional) y con los institutos de crédito.

La inspección bancaria corresponde a la Oficina Federal de Supervisión de los Servicios Financieros, Bafin (Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht), dependiente del Ministerio de Finanzas. Fue creada en 2002 por la Ley de Supervisión de Servicios Financieros (Finanzdienstleistungsaufsichtsgesetz) y centraliza las funciones de supervisión, no sólo del sistema bancario, sino también del sector asegurador y de los mercados de valores, que hasta entonces venían desempeñando otros organismos. Su sede está en Bonn.

Los dos grandes bancos privados tradicionales (Deutsche Bank y Commerzbank), ambos en Frankfurt, representan aproximadamente el 35% de toda la banca privada de carácter universal por cifra de balance.La gran banca venía registrando un proceso de concentración con la compra de Postbank por Deutsche Bank y la de Dresdner Bank por Commerzbank. Sin embargo la mala situación actual tanto de  Deutsche Bank como de Commerzbank les está obligando a reducir el tamaño de su balance y reorientarse hacia el negocio bancario tradicional, en vez de hacia la banca de inversiones, como venían haciendo hasta hace poco. De hecho Deutsche Bank ha intentado vender el Postbank, aunque finalmente ha tenido que renunciar por no encontrar comprador. El tercer banco alemán, el Hypovereinsbank, es propiedad del italiano Unicredito.

En el ámbito de la banca pública la operación de fusión más importante ha sido la compra del banco público o Landesbank de Sajonia, Sachsen LB, por el banco público o Landesbank de Baden-Würtemberg. Durante 2016 el banco público de Baja Sajonia, el NordLB, ha adquirido el banco público de Bremen, Bremen LB, que se encontraba en quiebra. Se especula con más fusiones entre bancos públicos regionales pero aún no han cristalizado. El banco público de Schleswig-Holstein, por su parte, tiene que ser privatizado para el segundo trimestre de 2018 - condición impuesta por la Comisión Europea para aprobar las ayudas recibidas del sector público -; pero aunque el plazo de venta lleva ya abierto varios meses no se ha encontrado aún comprador en el momento de redactarse este informe.  

En las cooperativas de crédito ha destacado la fusión en noviembre de 2015 entre la primera cooperativa, DZ Bank - que a su vez ejerce funciones de Cámara de Compensación para las restantes cooperativas y es el cuarto banco alemán por tamaño de balance - y el WGZ Bank, muy presente en Alemania noroccidental. Entre ambos institutos suman activos por valor cercano a medio billón de €. 

En el grupo de bancos públicos puede destacarse a la Sociedad de Crédito a la Exportación, (AKA,Ausfuhrkredit Gesellschaft mbH) y la Entidad Crediticia para la Reconstrucción, (KfW Kreditanstalt für Wiederaufbau). La KfW es el principal instrumento de la política de fomento económico del país en programas de desarrollo interno, en créditos preferentes a la exportación y de ayuda al desarrollo.

Con la excepción ya comentada de Unicredito, la importancia de la banca extranjera sigue siendo relativamente pequeña. Cuenta con 103 entidades, cuyos activos equivalen a poco menos del 5% de los activos totales del sistema.

La limitada competencia entre las distintas entidades y la propiedad pública de muchas instituciones pueden explicar la fragmentación del mercado bancario. Otro factor es la baja cuota de mercado de los mayores bancos alemanes. El sector se resiente también del impacto de la digitalización y de las nuevas formas de financiación, que surgen al amparo de la misma y concurren con la banca tradicional, tales como banca en la sombra, crowd funding, crowd investing y fórmulas similares. 

En términos de capitalización bursátil los bancos alemanes ocupan un lugar secundario en el ranking internacional. Así el primer banco, Deutsche Bank, tiene un valor bursátil de 21.000 millones €, muy alejado por ejemplo de Banco de Santander – 86.000 millones - o de BBVA - 49.000 millones -.

El sector asegurador gestiona en el año 2016 un volumen de primas de 194.200 millones € , que equivalen a unos 2.363 € por habitante (datos del Gesamtverband der deutschen Versicherungswirtschaft), y al 6,2% del PIB.

Las principales aseguradoras son la ya mencionada Allianz AG, Münchner Rückversicherung Gesellschaft AG, Talanx Gruppe AG, AMB Generali Holding AG y R+V Konzern. Ha podido apreciarse un movimiento de concentración, en virtud del cual ha disminuido el número de aseguradoras. Actualmente existen 539 aseguradoras de ámbito nacional. Incluyendo las de ámbito local o regional ascienden aproximadamente a 1.400.

Los mercados de capitales alemanes han tenido tradicionalmente una importancia proporcional a la economía del país. Existen actualmente 11 bolsas en Alemania:

  1. Frankfurt, gestionada por Deutsche Börse AG
  2. Stuttgart, gestionada por Börse Stuttgart AG
  3. Múnich, gestionada por Bayerische Börse AG
  4. Berlín, gestionada por Börse Berlin AG
  5. Düsseldorf, gestionada por Börse Düsseldorf AG
  6. Hamburgo, gestionada por BÖAG Börsen AG
  7. Hannover, gestionada por BÖAG Börsen AG
  8. Xetra, sistema de comercio electrónico en Frankfurt, gestionada por Deutsche Börse AG.
  9. Eurex, bolsa de derivados, gestionada por Eurex Frankfurt AG, filial de Deutsche Börse AG
  10. EEX, European Energy Exchange, en Leipzig, bolsa de energía, gestionada por European energy Exchange AG
  11. Tradegate Exchange, sistema de comercio electrónico, en Berlín, gestionado por Deutsche Börse AG.

 Frankfurt es la plaza financiera más importante de Alemania y la segunda más importante de Europa. A través del sistema electrónico Xetra circula más del 80% de todas las transacciones de renta variable en Alemania.  Eurex por su lado es la segunda bolsa d derivados del mundo después de Chicago CME. Tanto Eurex como Xetra son propiedad de Deutsche Börse AG.

Deutsche Börse ha intentado sin éxito aumentar su peso mundial mediante la fusión con alguna otra gran empresa del sector; sin embargo tanto el proyecto de fusión con la norteamericana  NYSE-Euronext, en el año 2011, como el proyecto con la Bolsa de Londres, en 2016, han sido frustrados por la Comisión europea por entender que se creaba una posición dominante en el mercado.

Desde julio de 2010, y como medida frente a la crisis financiera, están prohibidas en Alemania las posiciones cortas al descubierto sobre acciones y los títulos de deuda de los bancos y aseguradoras de mayor tamaño.

Crisis financiera

La banca alemana alemana ha resultado muy afectada por la crisis financiera internacional, especialmente en el caso de los bancos públicos regionales o Landesbanken, que han sufrido elevadas pérdidas, debido a su fuerte exposición en los mercados de valores anglosajones, así como en negocios de marcado carácter especulativo.

En octubre de 2008 el Gobierno alemán creó el llamado Fondo de Estabilización Financiera, Soffin – Sonderfonds Finanzmarktstabilisierung - , cuyo objetivo era evitar el derrumbamiento del sistema financiero. El Fondo estaba dotado con 100.000 millones de euros; 20.000 millones en avales y 80.000 millones € en créditos a las entidades financieras, adquisición de títulos o recapitalización. Actualmente el SoFFin ya no concede más ayudas y se limita a gestionar los apoyos ya concedidos. Institucionalmente además ha adquirido personalidad jurídica, pasando a ser un organismo de la Administración – Bundesanstalt für Finanzmarktstabilisierung, FMSA -.

En octubre de 2015 el Soffin mantiene participaciones de capital por valor de 14.600 millones € en tres entidades financieras:el Commerbank, segundo banco alemán, en que la participación accionarial ha descendido al 15% - después de haber estado en el 25% - , equivalentes a 5.100 millones €, el  banco hipotecario privado - y posteriormente nacionalizado - Hypo Real Estate, por valor de 7.600 millones €, y  Portigon, el banco sucesor del banco público de Renania del Norte, West LB, por valor de 2.000 millones €.  

En 2011 se creó el Fondo de Reestructuración Bancaria - Bankenrestrukturierungsfonds -, que al igual que el Soffin está gestionado por la FMSA. Este Fondo responde a la idea de crear un mecanismo colectivo de salvaguardia, financiado con aportaciones de los propios bancos, y que servirá para apoyar a los bancos en crisis y eventualmente para hacer frente a su liquidación ordenada. Su dotación futura ascenderá a más de 70.000 millones €, pero hasta ahora sólo se han ingresado 10.500 millones €. Estos fondos afluyan a su vez al Mecanismo Unico de Resolución de la UE.

La segunda forma de intervención del Estado fue la promulgación de una ley en 2009, por la cual se crean “Bancos Malos” – Bad Banks - , entidades especiales creadas para adquirir a las entidades financieras los activos tóxicos, cuyo valor estará garantizado por el Soffin. El principal beneficio de esta medida para las entidades financieras es el de poder distribuir en el tiempo las pérdidas derivadas de la caída de valor de dichos activos. Han hecho uso de esta herramienta Portigon - antes Westdeutsche Landesbank - e Hypo Real Estate. En el caso de Hypo Real Estate el negocio bancario sobrante después de haber segregado los activos tóxicos, fue reconvertido en una nueva entidad bancaria denominada PBB - Deutsche Pfandbriefbank- que fue privatizada en bolsa en 2015 por valor de 1.100 millones €.  

El principal problema de la banca alemana fue su elevada exposición en los países en crisis, especialmente en España e Italia. La exposición en Italia ascendía a unos 73.187 millones €, de ellos 30.773 millones en deuda pública. En España la exposición ascendía a 59.373 millones €, de ellos 22.331 millones en deuda pública - datos de diciembre de 2016 -. Además la posición acreedora del Bundesbank en el TARGET asciende a unos 754.263 millones de €, casi la cuarta parte del PIB - diciembre de 2016 -, con una tendencia clara al ascenso.

Últimamente se ha hablado mucho de la delicada situación de dos de los principales bancos alemanes, el Commerzbank y el Deutsche Bank, cuya valoración bursátil se ha reducido de manera muy significativa en los dos últimos años. Aunque ambos han pasado de forma holgada los "stress tests" bancarios, parece que el actual entorno de tipos de interés muy reducidos han afectado de manera muy importante al modelo de negocio de los bancos alemanes, que tendrán que incrementar su eficiencia y reducir sus gastos operativos. 

Asimismo la crisis ha llevado al Gobierno a ampliar las garantías de los depósitos bancarios de particulares. Posteriormente ha traspuesto la directiva comunitaria, que obliga a garantizar legalmente el 100% de las cuentas bancarias con un importe máximo de 100.000 €. Además de ello existen sistemas de cobertura voluntaria en el ámbito de las Cajas de Ahorro - Sparkassen - y las Cooperativas de Crédito - Genossenschaftsbanken -.

 

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

En materia de control de cambios la Ley de Economía Exterior de 1.961, y también el artículo 73 del Tratado de Roma, establecen la libertad de cambios para todo tipo de movimiento de divisas por cuenta de renta o por cuenta de capital. El Deutsche Bundesbank registra los cobros y pagos con el exterior a partir de las informaciones estadísticas suministradas por las entidades bancarias. El incumplimiento de las obligaciones de notificación se sanciona con multas. Por otra parte, las funciones de prevención del blanqueo de dinero están encomendadas a las instituciones de supervisión bancaria, de las empresas de seguros y del mercado de valores. Esta supervisión está hoy residenciada en la institución denominada Bafin (Bundesaufsicht für Finanzdienstleistungen).

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

En principio los dividendos percibidos por inversores no residentes de sus inversiones en Alemania sufren una retención del 25% más un recargo del 5,5% sobre la cuota. Sin embargo, en el caso más frecuente de que haya un convenio de doble imposición con el país de la empresa inversora, dicho convenio podría establecer un tipo más bajo o incluso la exención total. Existe un procedimiento para solicitar la devolución del exceso e incluso para conseguir la exencíón previa de los rendimientos futuros. 

Si una empresa no residente realiza actividades económicas en Alemania mediante un establecimiento permanente, los beneficios obtenidos por el mismo pueden ser sometidos a tributación en Alemania por el Impuesto de Sociedades y el Impuesto Industrial.   

 

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex