Sistema financiero

Sistema financiero

El sistema financiero indio está aún poco desarrollado, y sigue estando muy regulado y sobreprotegido. La actividad financiera continúa girando en torno a las entidades financieras públicas, y tanto los bancos privados como los movimientos de capitales permanecen muy controlados. El Banco Central de India (RBI) es el principal supervisor del sistema financiero, aunque existen organismos inferiores que a su vez controlan parte del sistema financiero. Los distintos organismos supervisores, unido a que las leyes por las que se rige el sistema financiero están obsoletas en muchos aspectos, conducen a un clima de arbitraje, que no propicia un clima de competencia en este sector.

No obstante, el sector bancario ha cambiado mucho en los últimos veinte años. Las reformas de mayor calado comenzaron en 1991, y han seguido desarrollándose hasta hoy, con procesos liberalizadores y privatizaciones. Hasta entonces la actividad bancaria había estado minuciosamente controlada. Los controles afectaban especialmente a los tipos de interés y a las actividades consideradas prioritarias, a las que se destinaba obligatoriamente determinado volumen de recursos financieros. A estos efectos, los bancos debían mantener un coeficiente de inversiones cautivas por encima del 50% (suma del coeficiente de caja y del de liquidez).

A partir de 1991 se liberalizan los tipos de interés, y pueden ser fijados libremente para los créditos más grandes (aquellos por encima de las 200.000 rupias) y para los depósitos de residentes y no residentes, pero no para las cuentas de ahorro. La liberalización no implicó que los tipos de interés se redujeran, y de hecho se mantuvieron muy elevados, dadas las necesidades de la economía.

Los tipos de intervención en el mercado monetario se mantuvieron en el 6% o superior para el reverse repo rate y el 7,5% o superior para el repo, hasta que descendieron bruscamente –hasta llegar al 3,25% y el 4,75%, respectivamente- en abril de 2009. Esto se debió a una reacción a los efectos de la crisis financiera internacional, que se dejaron sentir en la India a finales de 2008. A julio de 2015, los tipos de intervención parecen haber recuperado la tendencia pre crisis, y se sitúan en un 6,25% para la reverse repo rate y en un 7,25% para la repo rate. Con este incremento del tipo, el Banco Central pretende controlar la inflación aún a costa de que la demanda y el crecimiento se vean ligeramente penalizados.

En cualquier caso, las reformas del sistema financiero a lo largo de estas dos décadas, se han caracterizado siempre por haberse realizado con prudencia y de forma gradual. Como consecuencia de ello los controles ejercidos en 2007-2008, por los principales organismos reguladores del sector (el Reserve Bank of India y la Securities and Exchange Authority of India) sobre los flujos de capital contriyeron sin duda a amortiguar los efectos adversos de la crisis financiera.

A pesar de los problemas en los mercados financieros internacionales, los mercados financieros indios han continuado funcionando adecuadamente y, a diferencia de lo ocurrido en otros países durante la crisis y en los años posteriores, el gobierno en ningún momento ha tenido que plantearse intervenciones bancarias ni nacionalizaciones de bancos. No obstante, una regulación excesiva con respecto a la entrada y salida de capitales ha provocado un desajuste entre la oferta de liquidez y la cantidad demandada, y ha distorsionado el funcionamiento natural del mercado y provocado un encarecimiento del capital.

Durante los años anteriores a la crisis, el RBI había ya señaló la necesidad de reducir los controles, dotar al sistema bancario de la flexibilidad necesaria y mejorar la eficiencia de las inversiones financieras de las entidades bancarias y no bancarias.

En agosto de 2007 se constituyó el Comité de Alto Nivel para la Reforma del Sistema Financiero (Comité Raghuram Rajam), que entregó su informe en abril de 2008. Las reformas adoptadas hasta ese momento por el gobierno indio y el RBI habían hecho alentar esperanzas en los sectores más liberales sobre una liberalización rápida de la cuenta de capital y una mayor apertura a la inversión extranjera en el sector de los servicios financieros, sujeta todavía a un gran control. Sin embargo, la crisis internacional y la recesión económica india posterior tuvieron como consecuencia una ralentización del ritmo de las reformas.

La estructura actual del sistema financiero indio puede ser dividida en tres grandes componentes: los mercados financieros, las instituciones financieras/intermediarios y los reguladores. Además, en otra clasificación se pueden catalogar los bancos comerciales, compañías de seguros, compañías financieras no bancarias, cooperativas, fondos de pensiones, mutual funds y otras entidades pequeñas.

Mercados financieros:

Mercado monetario;

En él se negocian los activos cuyo periodo de vencimiento es el corto plazo (inferior a un año). Los principales participantes dentro de este mercado son el Reserve Bank of India, los bancos comerciales y mutual funds. Este mercado se encontraba muy poco desarrollado hasta los años 80, pero el periodo posterior ha sido testigo de importantes desarrollos. En su estructura actual comprende una serie de sub-mercados interrelacionados: Call Money Market, Treasury Bills or Government Securities Market, Commercial Bills Market, Commercial Papers (CPs) market, Certificates of Deposit (CDs) Market y Money Market Mutual Funds (MMMFs)

Mercado de capitales;

En él se negocian activos cuyo periodo de vencimiento es superior al año. Los principales participantes dentro de este mercado son los mutual funds, las compañías aseguradoras, instituciones financieras para el desarrollo, inversores institucionales extranjeros y las empresas privadas. Asimismo, el mercado de capitales se subdivide en un mercado primario (para la negociación de la primera emisión de los títulos) y el mercado secundario o bolsas de valores (donde se negocian los títulos ya existentes). Las bolsas de valores indias son las más antiguas de Asia. Existen más de 20 aunque las más importantes son por este orden las de Bombay, Calcuta, Nueva Delhi, Ahmedabad y Madrás. A su vez la Bolsa de Bombay acapara ella sola más de dos tercios del negocio total en la India y tiene más de 4.700 empresas con cotización oficial.

Instituciones financieras/intermediarios. Dentro de esta categoría se pueden distinguir tres grandes grupos: bancos comerciales, instituciones financieras y otras entidades financieras no bancarias

-  Bancos comerciales

El sistema indio de banca comercial puede dividirse en dos grupos principales: los bancos comerciales no registrados bajo el Second Schedule of Reserve Bank of India Act de 1934 (Non-Scheduled Comercial Banks) y los bancos comerciales registrados bajo tal ley (Scheduled Comercial Banks). El primer grupo lo componen bancos de ámbito local (Local Area Banks) y cuenta con 4 entidades; el número de bancos en esta categoría ha descendido progresivamente, por lo que su peso actual en el sistema financiero indio es prácticamente insignificante. Por su parte, el segundo grupo está integrado por bancos públicos (Public Sector Banks) y bancos del sector privado (Private Sector Banks).

- Bancos públicos

Se subdividen en tres grupos: el State Bank of India y sus organismos asociados (con 8 entidades y cerca de 14.000 sucursales), los bancos nacionalizados (21 entidades con cerca de 40.000 sucursales) y los bancos regionales de ámbito rural (Regional Rural Banks, 83 entidades). Los dos primeros grupos absorben el 80% de los depósitos, 74% de los préstamos y 69% de las sucursales. Los bancos regionales rurales empezaron a operar en 1975 con el objetivo de actuar en las zonas rurales mediante la provisión de crédito y otras facilidades a pequeños agricultores, trabajadores del campo, artesanos y pequeños empresarios

La mayoría de los grandes bancos indios fueron nacionalizados en 1969. Estos bancos se convirtieron en instituciones financieras con un marcado carácter social y con la obligación de dedicar determinados porcentajes de sus recursos a sectores prioritarios para el desarrollo. Se produjo asimismo una expansión incontrolada de sucursales. Todo ello, unido a las interferencias políticas en la gestión y a las caducas normas contables indias, que eran extremadamente flexibles con los impagados, minó la solidez de estos bancos, lo que les llevó a una difícil situación patrimonial. Su falta de rentabilidad y viabilidad frente a los bancos privados y extranjeros provocó que el Narasimham Committee hiciera en los años 90 importantes recomendaciones sobre controles internos, modernización, préstamos impagados o la autonomía de los bancos. El Estado continúa siendo el principal accionista de los mismos, si bien su participación ha ido reduciéndose.

-Bancos privados nacionales

Son actualmente 19. Jugaron un papel muy limitado a partir de 1969, ya que se les sometió a licencia la apertura de nuevas sucursales. Con los procesos de liberalización han empezado a competir con los bancos públicos.

Los bancos locales de mayor relevancia en el sector privado son el ICICI Bank, el HDFC Bank y el Axis Bank. Una característica común a los tres es que surgieron tras las reformas de comienzos de la década de los 90, lo cual no es ninguna coincidencia puesto que, a pesar de que actualmente pertenecen al sector privado, los orígenes de estos bancos se hallan en la privatización de empresas llevada a cabo por el gobierno indio con el fin de liberalizar la economía india tras la crisis de la balanza de pagos de 1991.

-Bancos extranjeros

Es el sector más dinámico de la banca en India. En 2015 son 45 los bancos extranjeros con sucursales y 39 con oficina de representación. Operan principalmente en las áreas metropolitanas más importantes (Bombay, Delhi, Calcuta y Madrás).

En un  principio, su actividad se centraba básicamente en banca de inversión. Sin embargo, posteriormente y vía fusiones y adquisiciones fueron entrando en el negocio de la banca al por menor, ya que pueden participar en el capital de bancos indios, tantos privados como públicos. Dicha participación está limitada al 74% del capital (según se especifica en la circular publicada el 12 de mayo de 2015 por el DIPP, en el caso de la banca privada, hasta el 49% bajo ruta automática y hasta el 74% previa aprobación; en el caso de banca pública únicamente un 20% previa aprobación del gobierno), pero con derechos de voto de sólo el 10%. No obstante, se está planteando la posibilidad de liberalizar el sector bancario en el futuro próximo. De acuerdo con el director del Banco Central Indio, Mr. Rajan, los bancos extranjeros podrían abrir nuevas filiales en India sin tener que seguir la ruta gubernamental.

Los bancos más destacados en el grupo de bancos extranjeros son el Standard Chartered Bank, Citibank y el HSBC. Todos ellos cuentan con una amplia experiencia en el mercado indio y comenzaron a operar en el mismo antes de la independencia de India con respecto a Reino Unido en 1947, cuando el gobierno indio estableció un modelo económico mixto y extendió su control al sector bancario.

Instituciones Financieras: A su vez están divididas en tres grandes subgrupos:

-Instituciones Financieras Indias (All India Financial Institutions): formada por Bancos de Desarrollo, Instituciones Financieras Especializadas, Instituciones de Inversión e Instituciones de refinanciación.

-State Level Institutions: Corporaciones Financieras Estatales y Corporaciones Estatales para el Desarrollo Industrial.

-Otras instituciones financieras: Export Credit Guarantee Corporation of India y Deposit Insurance & Credit Guarantee Corporation.

Reguladores.

El principal regulador y supervisor del sistema financiero en India es el Reserve Bank of India (RBI). Se centra en la supervisión de los bancos comerciales, las cooperativas bancarias rurales (UCB’s), instituciones financieras y compañías financieras no bancarias. Por otro lado, el Securities and Exchange Board of India (SEBI), es el encargado de la regulación de los mercados de capitales y vela por los intereses de los inversores; el Insurance Regulatory and Development Authority (IRDA) regula el sector seguros; el Pension Funds Regulatory and Development Authority (PFRDA) regula los fondos de pensiones. Además, algunas de las instituciones financieras supervisan a su vez el eslabón financiero inferior; por ejemplo, el banco nacional para agricultura y desarrollo rural supervisa los bancos rurales y las cooperativas.  

 

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Tanto para proyectos de exportación como de inversión existen varias líneas de financiación posibles.

Proyectos de exportación:

Financiación comercial:

  • Internacional, por la que grandes bancos españoles como Banco Sabadell, BBVA, Santander pueden financiar proyectos españoles en la india.
  • Local, bancos locales o extranjeros presentes en India. los bancos más activos que conceden este tipo de financiación en india son el ICICI Bank, el IDFC, HDFC o el State Bank of India[1].

Financiación concesional bilateral:

Elemento de concesionalidad implícito, conocidos como créditos blandos.

  • Ligada: en proyectos elegibles (comercialmente no viables). También aplicable a proyectos con más del 80% de concesionalidad o por importes inferiores a 2 millones en DEG para los cuales no se aplica el consenso de la OCDE.
  • Desligada: en el resto de proyectos.

Financiación concesional multilateral. La financiación internacional para las empresas con operaciones en India. Financiación tanto de proyectos con concursos internacionales como para actividades de consultoría sobre los mismos.

Proyectos de inversión:

Privada: a través de proyectos gestionados a través de las figuras de project finance, business angels o sociedades de capital riesgo.

Pública: ayudas bilaterales a la inversión: a través del FIEM, ICO o Icex. Financiación multilateral a través de partenariados o PPP.

Organismos españoles de apoyo a la inversión:

ICEX:

Línea de apoyo al establecimiento en el exterior: Apoyo a empresas españolas con producto o servicio y marca española que tengan como finalidad un proyecto de establecimiento (filiales). Se cubre una filial por mercado y hasta el 25% de los gastos de constitución y primer establecimiento. También se cubre hasta el 25% los gastos de promoción y de defensa jurídica de la marca y homologación, con un máximo de 65.000 euros por empresa y año.

Participación en licitaciones internacionales: Financiación de parte de los gastos de preparación, presentación y seguimiento de las ofertas técnicas en concursos o licitaciones extranjeras. La empresa beneficiaria deberá devolver el dinero caso de resulta adjudicataria. Se concede financiación del 30% de los costes elegibles de las actividades según el tipo de actividades y proyecto y fuente de financiación. La máxima ayuda por empresa y año es de 90.000 euros y el límite general de seis solicitudes por  empresa y año con un máximo de dos solicitudes por país y año. El límite de apoyo a una misma oferta, aunque se extienda a varios años, es de 110.000 euros. 

ICO:

Línea ICO-ICEX de apoyo a la implantación comercial, productiva y de las marcas en el exterior: Financia inversiones y gastos de cualquier naturaleza que resulten necesarios para acometer la salida de las empresas al exterior. Los beneficiarios son PYMES.

Línea ICO-Internacionalización: Financiación para proyectos de inversión en el exterior que supongan la creación o adquisición de empresas (capital circulante), así como la adquisición de activos fijos productivos nuevos o de segunda mano, y ciertas partidas tributarias. Los beneficiarios podrán ser autónomos  y entidades públicas y privadas domiciliadas en España o domiciliadas en el extranjero pero con mayor parte de capital español. El Importe máximo de financiación es de 10 millones de euros por cliente y año, en modalidad de préstamo o leasing. El tipo de interés será fijo o variable, de mercado, dependiente del importe solicitado. La amortización se podrá extender hasta 12 años con posibles garantías adicionales. La tramitación será intermediada (a través de entidad financiera)

Fond –ICOpyme (AXIS): Financiación actividades de innovación e internacionalización de empresas españolas. Participaciones en el capital de la matriz española con vencimiento aproximado de 5 años. ICO no es socio representativo. Para préstamos participativos, vencimiento aproximado de 7 años con carencia de amortización de principal de 2 a 3 años. Los importes máximos varían; para empresas innovadoras: de 750.000 euros a 1.500.000 euros; para empresas consolidadas y en expansión: de 1.500.000 hasta 15.000.000 de euros.  

FIEM:

Instrumento de apoyo a la internacionalización empresarial que permite otorgar financiación para la ejecución de proyectos equipados con bienes y servicios españoles, así como estudios de viabilidad, asistencias técnicas y trabajos de consultoría relativos a proyectos de interés para empresas españolas.

FIEM inversiones: Es un instrumento de apoyo a la internacionalización empresarial que permite financiar, mediante deuda senior, operaciones internacionales que tengan por objeto una inversión productiva o la participación en una Sociedad de Propósito Específico. En ambos casos la compañía española deberá ser socio de referencia en los proyectos. Colabora con la empresa española a través de los siguientes instrumentos: participaciones en el capital de la empresa que se crea en el país receptor de la inversión, instrumentos de cuasi capital y préstamos a medio y largo plazo a la empresa que se crea en el país receptor.

COFIDES:

Operaciones con recursos propios y financiación a través de las líneas FIEX y FONPYME.

Recursos propios: Financiación de proyectos de inversión privados y viables en los que exista interés español. El importe mínimo de financiación es de 75.000 euros, y el máximo 5.000.000 euros En ocasiones existirá comisión de estudio. La comisión de formalización será del 0,8% de la inversión comprometida Inversiones speciales con condiciones particulares

FIEX: Fondo fiduciario creado con recursos del Estado, a través del presupuesto de la Dirección General de Comercio e Inversiones del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, que persigue favorecer la internacionalización de la actividad de las empresas españolas y, en general, de la economía española, apoyando proyectos de inversión en mercados exteriores. Colabora a través de varios instrumentos como participaciones en capital (max: 49% del capital social). Emisión de Put y call cruzadas a favor de COFIDES y la empresa. El plazo de permanencia en el capital irá de 5 a 10 años. El instrumento de cuasi capital podrá participar de hasta el 70% de la inversión.

FONPYME: Fondo fiduciario gestionado en exclusiva por COFIDES creado con recursos del Estado, a través del presupuesto de la Dirección General de Comercio e Inversiones del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, que persigue favorecer la internacionalización de la actividad de las empresas españolas, en este caso de las PYME y, en general, de la economía española, apoyando proyectos de inversión en mercados exteriores.

Otros instrumentos:

Seguros de crédito a la exportación: El Estado asegura los riesgos derivados de la financiación de operaciones de exportación a través de CESCE. CESCE ofrece una amplia variedad de pólizas para cubrir los riesgos que en estas operaciones asumen el exportador y el banco financiador de la operación. Destacan los seguros  de crédito comprador, fianzas y garantías bancarias.

CARI: El CARI permite ofrecer a los clientes de empresas españolas exportadoras, cobertura de tipos de interés.

Seguros para riesgos no comerciales de inversión: CESCE cubre por cuenta del Estado los riesgos políticos y extraordinarios a los que están sometidas las inversiones de las empresas españolas en mercados exteriores a través de la póliza de seguros de inversiones en el exterior.

Fondos de capital riesgo en inversiones exteriores: El FIEX y el FONPYME son fondos creados por el Estado español y gestionados por COFIDES, para financiar las inversiones productivas de empresas españolas en mercados exteriores

 


 

[1] Se pueden consultar a través del siguiente enlace (http://www.pppinindia.com/financing.php)

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

La política sobre el control de cambios se ha visto liberalizada durante los últimos veinte años para facilitar la transmisión de fondos hacia/desde india. Los cambios se han venido produciendo progresivamente en línea con las políticas gubernamentales y la liberalización económica. No obstante, en algunos casos siguen existiendo requisitos específicos para las transacciones o remesas enviadas en el mercado de divisas. 

Un hito en la liberalización de la economía india fue la declaración de la Rupia como moneda convertible el 20 de Agosto de 1994. Esto supuso el compromiso por parte de las autoridades indias de aceptar el Artículo VIII del Fondo Monetario Internacional, por el que no aplicaría prácticas discriminatorias con respecto a las operaciones en moneda extranjera.

Otro cambio cuantitativo de gran importancia fue la entrada en vigor de la “Foreign Exchange Management Act, 1999” (FEMA) en junio de 2000, que regula la normativa sobre el control de cambios en India. La autoridad que controla esta normativa es el Departamento de Control de Cambios dependiente del Banco Central Indio (RBI) y es también responsable de conceder las aprobaciones pertinentes. De acuerdo con una política del gobierno que ha tendido a liberalizar el control de cambios, la FEMA proporciona la plena convertibilidad de la rupia tanto en las transacciones por cuenta corriente para residentes y no residentes, y por cuenta de capital sólo para no residentes. Con la autoridad de la FEMA, las prioridades del gobierno indio parecen pasar de la conservación de divisas, a la consolidación y el mantenimiento de un mercado de divisas ordenado en India.

La FEMA no solo se aplica a empresas e individuos residentes, sino que es de aplicación a aquellas sucursales oficinas y agencias que no tienen establecimiento permanente en India, pero están controladas o son propiedad de una persona India. La FEMA regula todos los aspectos en relación a la tenencia e intercambio de divisas y tiene implicación directa en el comercio y pagos al exterior. La normativa afecta a los no residentes que trabajen en india y a aquellos indios que hayan salido del país. Bajo la FEMA, el RBI mantiene la autoridad exclusiva para controlar los cambios en el exterior. Concretamente, establece los tipos de transacción que serán permitidos, autoriza los préstamos entre residentes y no residentes y la transmisión al exterior de propiedades indias hechas por residentes. El RBI será por lo tanto, el último responsable de mantener la estabilidad monetaria del país.

Personas indias

Cuenta en moneda extranjera

Los residentes indios no tienen límites a la cantidad de divisas que pueden mantener en sus cuentas en moneda extranjera. Necesitan la aprobación del Banco Central (RBI) para abrir y mantener una cuenta en moneda extranjera tanto en India como en el extranjero. A las Joint Ventures y a las Wholly Owned Subsidiary, por ser consideradas entidades indias, se les aplicarán las normas de empresas indias y por lo tanto, no tendrán límites para mantener cuentas en India.

Empleados extranjeros

Cuenta en rupias

Con la introducción de la FEMA, 1999, los extranjeros residentes en el país pueden abrir cuentas bancarias, que tendrán la consideración de “resident accounts”. Estas cuentas tendrán un funcionamiento similar al de cualquier otra cuenta bancaria abierta en rupias en el país. En el momento en el que el titular de la cuenta deje de ser residente, dicha cuenta se convierte en Non-Resident rupee Account.

En el caso de los empleados extranjeros y de entidades no incorporadas (oficinas de representación y sucursales de empresas extranjeras), se necesita la aprobación del RBI para abrir y mantener cuentas bancarias en rupias. Las sucursales, así como las oficinas de proyecto pueden recibir pagos en rupias de sus clientes indios y los pueden repatriar pagando los impuestos correspondientes sobre estos beneficios.

Cuenta en moneda extranjera

Los residentes extranjeros no tienen límites a la cantidad de divisas que pueden mantener en sus cuentas en moneda extranjera en India, pero necesitan la aprobación del banco central (RBI) para abrir y mantener una cuenta en moneda extranjera en India. Los ciudadanos extranjeros residentes en India de forma no permanente, pueden remitir hasta el 75% de su salario después de pagar sus contribuciones a la seguridad social, impuestos, etc. En casos especiales como para el mantenimiento de su familia cercana, se les permite mandar al extranjero el 100% de su salario neto pero siempre después de haber pagado los impuestos y la contribución a la seguridad social (provident fund) etc. Por último, según las normas de FEMA, tanto las EOUs (Export Oriented Units) como las empresas instaladas en las SEZs, pueden abonar a su Exchange Earner’s Foreign Currency Account (EEFC)[1], todos sus ingresos en moneda extranjera 

Entrada y repatriación de capitales

El capital extranjero debe entrar en el país a través de los canales bancarios normales, y deberán obtener, cuando sea necesario, los permisos correspondientes del RBI.

Las diferentes posibilidades para las que entidades indias pueden enviar fondos a entidades extranjeras, son las siguientes:

Transferencia de tecnología

Para acuerdos de transferencia de tecnología entre una empresa extranjera y su filial india, la filial puede repatriar a la empresa matriz los cánones de licencia como una suma fija y/o un determinado porcentaje de los ingresos por ventas.

El Reserve Bank of India (RBI), en el caso de la ruta automática (sin necesidad de permisos por parte del Gobierno de India), permite el pago de royalties, pagos totales (lump sum fees) por transferencia de tecnología y pagos por el uso de nombre o marca, sin limitación alguna. Las cantidades remitidas deben de ser netas de impuestos (obsérvense los porcentajes previstos en los Convenios para evitar la doble imposición internacional).

Anteriormente, existían una serie de límites que quedaron eliminados tras la liberalización anunciada en la Press Note 8 (2009) con fecha del 16 de Diciembre de 2009. Las transacciones quedan sujetas al Foreign Exchange Management Rules (reglas de gestión de divisas), 2000 (para Transacciones por Cuenta Corriente).

Para todas las actividades que no estén cubiertas bajo la ruta automática, es necesario obtener la aprobación de la Junta de Promoción de Inversiones Extranjeras (FIPB).

En referencia a las leyes que gobiernan la transferencia de tecnología, ante las controversias, estos acuerdos están sujetos a la ley india, aunque también pueden estar sujetos a arbitraje bajo la normativa de instituciones internacionales como la International Chamber of Commerce (ICC). El arbitraje puede tener lugar en India o en el extranjero. India forma parte de la convención de 1958 de Nueva York. Bajo la ley india, después del periodo de duración del acuerdo de transferencia tecnológica (7-10 años), la tecnología quedaría perpetuamente licenciada para la parte india, para su uso en India. Hay reglas especiales cuando el caso es la transferencia de tecnología a empresas públicas del gobierno.

Dividendos

La filial India puede pagar a la empresa matriz dividendos derivados de los beneficios generados. Los beneficios estarán sujetos a la ‘Corporate Tax’ más un impuesto especial (education cess). Además, los dividendos estarían sujetos al pago de la “Distribution Dividend Tax”. Su transferencia no requiere la aprobación previa del RBI, bajo el cumplimiento de determinadas condiciones.

En los presupuestos del año fiscal 2015-16, los dividendos recibidos por una empresa india de una empresa extranjera de la que se posea el 26% o más del capital estarán sujetos a un impuesto, del 15%, al que se debe sumar un recargo del 12% (incrementado desde el 10% el 1 de abril de 2015) y el education cess del 3%.

Por otro lado, con el objetivo de eliminar el efecto cascada que produce este impuesto en grupos empresariales con estructura corporativa multinivel, se ha introducido una modificación. Hasta 2012, sólo el pago del DDT del dividendo distribuido por filiales de primer nivel podía ser empleado por la sociedad matriz para reducir la cantidad a pagar en concepto de DDT. A partir de julio de 2012, son deducibles para la matriz las cantidades en concepto de DDT pagadas por filiales de cualquier nivel.

Reembolso de los gastos previos a la constitución

La filial india puede repatriar a su matriz, una cantidad no superior a 100.000 USD como reembolso de los gastos incurridos antes de la constitución de la empresa.

Royalty por el uso del Nombre o Marca Comercial

Según las normas gubernamentales, una filial puede pagar ‘royalties’, bajo la ruta automática, por el uso de los nombres y marcas comerciales de la empresa matriz que NO vengan justificados por una transferencia de tecnología. Desde la liberalización efectuada en 2009, estos pagos bajo ruta automática no están limitados cuantitativamente. Las transacciones quedan sujetas al Foreign Exchange Management Rules (reglas de gestión de divisas). Desde el 2 de abril de 2015, se ha reducdio la retención aplicable a estos pagos desde un 25%, a un 10% (mas recargos). Concretamente, los porcentajes de retención efectiva son: 10,3% (cuando el total es menor o igual a 10 millones de INR), 10,506% (entre 10 millones y 100 millones de INR) y 10,815% (más de 100 millones de INR). En el caso de empresas españolas, debe observarse siempre lo dispuesto en el tratado para evitar la doble imposición internacional.

Créditos en moneda extranjera

Debido a las difíciles condiciones de financiación por parte de los bancos nacionales, ya que han tenido fuertes restricciones para la obtención de crédito por parte de prestamistas extranjeros, se permite a las empresas indias obtener préstamos en moneda extranjera en forma de Préstamos Comerciales Externos (Borrowing External Credit). Este instrumento sirve para facilitar el acceso a crédito por parte de las empresas indias así como a las empresas del sector público. Este instrumento engloba préstamos comerciales, créditos por parte de organismos multilaterales, etc.

No obstante, los PCEs no podrán usarse para la inversión en mercados de capitales o para la especulación en el Mercado inmobiliario. El organismo regulatorio de la normativa referente a los PCEs es el departamento de asuntos económicos (DEA), dependiente del ministerio de finanzas, junto con el Banco Central Indio (RBI).

Como incentivos a la atracción de préstamos, y en vistas a la disminución de las entradas de IED, desde el 4 de septiembre de 2013 la normativa regulatoria de este tipo de préstamos se ha relajado bastante.

Las condiciones anteriores a esta fecha especificaban que el préstamo concedido debía utilizarse, en un 75% para nuevos proyectos. Con la nueva normativa las empresas prestatarias pueden obtener estos préstamos para financiar propósitos corporativos generales, específicamente prohibidos hasta esta fecha. A pesar de esto, aun existen ciertas condiciones que han de cumplirse para que pueda ser de aplicación este tipo de préstamos.

Marco regulatorio de los PCEs

Los PCEs se han perfilado como instrumento clave de cara a la obtención de financiación por parte de empresas indias. De manera general, la normativa establece que los PCEs tienen que tener una madurez mínima de tres años y pueden ser concedidos a través de dos rutas (https://www.rbi.org.in/scripts/BS_ViewMasCirculardetails.aspx?id=9840):

  • Automática:

Bajo esta ruta, un banco comercial indio puede avalar un PCE si se cumplen los requisitos de intereses y periodo de vencimiento. Cumplidas estas exigencias, el número de registro del préstamo será comunicado en pocas semanas.

  • Aprobación:

Bajo esta ruta, la empresa india deberá solicitar permiso al RBI para poder avalar el préstamo concedido, especialmente si se exceden ciertas condiciones básicas. El RBI revisa las condiciones propuestas y emite su respuesta en relación al préstamo en los meses posteriores a la solicitud.

El límite para los PCEs está estrictamente estipulado tanto bajo la ruta automática como bajo la ruta de aprobación. Hasta ahora, estaba especialmente prohibido para los ‘propósitos corporativos generales’, ‘capital circulante’ y para ‘la devolución de préstamos preexistentes en rupias’. Con las reformas a la normativa se amplía el propósito de estos préstamos y permite a las empresas indias obtener préstamos bajo la ruta automática para la financiación de ‘propósitos corporativos generales’.

Sin embargo, existe cierta ambigüedad con respecto al alcance de la nueva legislación. La Circular no distingue entre "fines corporativos generales" y "capital circulante", por lo tanto deja abierto si los PCEs pueden ser utilizados para financiar “capital circulante" y "la devolución de préstamos preexistentes en rupias" o si para tales usos esta todavía prohibida.

Las cantidades y períodos de vencimiento permitidos para los ECB pueden ser:

  • Hasta 20 millones de dólares (USD) o equivalente en divisas con un período medio de vencimiento de 3 años.
  • Entre 20 y 750 millones de dólares (USD) o equivalente en divisas con un período medio de vencimiento de 5 años.
  • Por norma general, el ECB máximo que puede recaudar una empresa durante el año fiscal es 750 millones de dólares (USD). Existen excepciones, especialmente en el sector servicios (hoteles, hospitales, software) con un tope de 200 millones de dólares (USD).
  • Las ONG pueden recaudar un máximo de 10 millones de dólares (USD) en ECB para operaciones de micro financiación.
  • Limitaciones sectoriales: para proyectos greenfield, de infraestructuras y sector telecomunicaciones, solo se permite que un 50% del total sea financiado vía ECB.

Estos límites especificados pertenecen a la ruta automática. Bajo la ruta de aprobación se encuentran los casos descritos en el apartado de prestatarios bajo ruta de aprobación y los casos bajo ruta automática en los que se superen los límites establecidos (por ejemplo ECB superior a 750 millones dólares (USD) o 200 millones de dólares (USD) en sector servicios).

La regulación actualizada con todos los detalles y limitaciones  sobre los External Commercial Borrowings puede consultarse en las “Master Circular” que publica el Banco Central (RBI). La última de ellas, correspondiente a julio de 2015 puede consultarse en el siguiente enlace web:

https://rbidocs.rbi.org.in/rdocs/notification/PDFs/33MCAD6BE480AAFA4D6EA8C41C3475AFB3C1.PDF

Prestamistas y prestatarios:

Pueden prestar:

  • Las fuentes internacionalmente reconocidas como bancos internacionales, mercados internacionales de capital o instituciones de crédito multilaterales como la Corporación Financiera Internacional, Banco Asiático de Desarrollo, Banco Mundial etc.
  • Agencias de crédito a la exportación.
  • Colaboradores e inversores extranjeros que posean, al menos, un 25% del capital de la empresa india.

Pueden pedir un préstamo:

Bajo la ruta automática:

  • Las empresas registradas bajo el Companies Act, 1956 y las Infrastructure Finance Companies (IFCs), excepto los intermediarios financieros (bancos, instituciones financieras, entidades hipotecarias e instituciones financieras no bancarias). La circular del RBI hace refernecia expresa a todas las compañias que pueden acceder a este modelo de financiación.
  • Las unidades de las SEZ, siempre y cuando no lo transfieran a otras empresas dentro de su área tarifaria.
  • Normalmente las fundaciones (y todas aquellas instituciones que no sean compañías registradas), no pueden solicitar ECBs. Sin embargo, las ONGs involucradas en Micro Financiación pueden solicitar hasta 10 millones de dólares bajo la ruta automática.
  • Instituciones microfinancieras salvo que sean bancos cooperativos o instituciones microfinancieras no bancarias.
  • NBFCs-IFCs dedicados al sector infraestructuras también pueden solicitar ECB.
  • Small Industries Development Bank of India (SIDBI) puede acceder a este tipo de financiaión para desupués transmitirla a MSMEs.

Bajo la ruta de aprobación:

  • Empresas del sector financiero no bancario (NBFCs, Non Banking Financial Companies), que trabajan financiando el sector de las infraestructuras. Quedan categorizadas como IFCs (Infrastructure Finance Companies), y pueden financiar en las condiciones previstas en la circular.
  • Prestatairas del EXIM Bank
  • NBFCs-IFCs y AFCs, para ECB que superen el 75% de sus fondos propios y siempre que sean proyectos de infraestructuras.
  • SPVs
  • Sociedades cooperativas del sector manufacturas siempre que se observen las condiciones previstas por el RBI (solvencia financiera y cuentas auditadas)
  • Desarrolladores de SEZ siempre que el ECB tenga como fin el desarrollo de infraestructuras.
  • Desarrolladores de NMIZs (National Manufacturing Investment Zones) para infraestructuras.
  • Todos los prestatarios autorizados a solicitar ECB bajo ruta automática cuando el préstamo sea superior a 750 millones de USD o 200 millones de USD en función de las condiciones de la prestataria
  • Small Industries Development Bank of India (SIDBI) en caso de que el préstamo que posteriormente realice a MSMEs supere los 500 millones de USD.
  • Holdings y Core Investment Companies (CICs).
  • Todos los casos no previstos por la ruta automática.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex