Catar, una economía fuerte