Resumen de la estructura de la oferta

Prácticamente todo lo que necesita el país es importado con la excepción de los recursos naturales: petróleo y minerales.

Por otro lado, en cuanto al desarrollo del sector privado se refiere, no existe todavía una cultura empresarial ni unos mecanismos apropiados para incentivar el desarrollo de PYMES. No obstante, el país está haciendo esfuerzos si bien la escasa cualificación de la mano de obra, las dificultades de financiación de las PYMEs, las disfunciones en general del mercado y el elevado nivel de precios dificulta su desarrollo. Además, hay que tener en cuenta que la cultura empresarial lleva tiempo y no se consigue establecer una cultura del trabajo en unos pocos años tras haber sufrido un conflicto muy prolongado en el tiempo. 

La economía de Angola ha sido la de mayor crecimiento en el mundo desde el año 2002 al 2008 debido también a que partía de niveles muy bajos tras la guerra civil. Se dice que Luanda es la ciudad más cara del mundo para los expatriados; ciertamente, el nivel de vida es muy elevado mientras existe un importante dualismo y una clase media reducida. Lo cual indica que el funcionamiento del mercado es todavía  ineficiente y oligopolista. Si a ello se añaden los altos costes de transporte, aduanas, etc. el resultado final es una economía que requiere grandes e importantes reformas estructurales.

El país requiere de una gran diversificación dado que sus principales fuentes de recursos son el petróleo y los diamantes. Sin embargo, posee importantes recursos agrarios y pesqueros, además de minerales. Existe una clase política y bien formada pero, sin embargo, no se acaban de extender los beneficios económicos a la población para lograr paliar de alguna forma los limitados indicadores sociales. Prácticamente todo se importa y es difícil la creación de PYMEs.  No obstante, se observa un progreso importante en todos los sentidos si bien con el nivel de recursos naturales actuales del país dicho progreso podría hacerse más patente y extensible a todas las clases sociales, 

Angola cerró un Acuerdo Stand-by con el FMI de 27 meses de duración (aprobado por el Consejo del FMI el 23 de noviembre de 2009), para financiar ajustes macroeconómicos y contribuir al aumento de las reservas internacionales que concluyó en marzo de 2012. Los compromisos angoleños se concretaron en "tres pilares": ajuste fiscal (con un programa de estabilización y de mejora de la transparencia presupuestaria, incluida Sonangol, compañía nacional que gestiona las reservas de gas y petróleo), política monetaria restrictiva y reforzamiento del sistema bancario y financiero local. El importe de dicha facilidad financiera fue de 858,9 millones de DEG, equivalentes a 1.400 M $USA. Actualmente el FMI solo lleva a cabo labores de asistencia técnica dado que las autoridades de Angola no han querido suscribir otro acuerdo SBA.   

Distribución sectorial del PIB

Precios (minoristas y mayoristas)

La lucha contra la inflación constituye uno de los éxitos del gobierno angoleño en los últimos años. Una política monetaria restrictiva, junto con una política cambiaria apropiada dirigida a mantener estable el tipo de cambio entre el dólar y el kwanza, ha resultado fundamental. Como resultado se consiguió pasar de una inflación del 102% en 2002 al 8,8 % en 2013. Para el año 2014, la inflación prevista es del 7,9%.

Para continuar este proceso, se debe continuar con reformas estructurales y políticas de oferta encaminadas a lograr una mayor competencia en múltiples sectores y romper algunos oligopolios y disminuir el coste de la distribución.
 

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

- La situación de las infraestructuras de transporte en Angola se puede calificar como la propia de un país en reconstrucción.

a) Transporte aéreo
Aunque el actual aeropuerto de Luanda fue renovado en 2010 con vistas a la Copa de África de Fútbol, se ha lanzado el proyecto de construcción de un nuevo Aeropuerto Internacional de Luanda, situado a 40 km. al oeste de la capital, que parece adjudicado a empresas chinas y que se prevé que empiece a funcionar en 2017. El nuevo aeropuerto haría realidad el ambicioso proyecto del Gobierno de Angola de convertir Luanda en un gran hub regional, con cuatro pistas, capacidad de entre 7 y 10 millones de pasajeros.

Desde 2008 se han renovado o están en proceso de renovación varios aeropuertos provinciales, entre los que destacan los de Lubango, Benguela, Congo Mbanza, Kuito, Luanda, Huambo, Malanje, Ondjiva, Cabinda y Namibe.

b) Transporte portuario
El sector del transporte marítimo en Angola está en plena expansión dada la necesidad del Estado de desarrollar el país con las infraestructuras necesarias para permitir la explotación de los recursos naturales de que dispone. El país ha demostrado un fuerte compromiso político respecto a la financiación de la reconstrucción y extensión de sus infraestructuras de transporte. En concreto, Angola está dedicando miles de millones de dólares USD a la rehabilitación de sus carreteras, la mejora del Puerto de Luanda y otras infraestructuras de transporte. También hay que destacar el puerto seco y el puerto de contenedores de Lobito.

Hay múltiples retos a los que hacer frente como la mejora de la eficiencia del Puerto de Luanda, el desarrollo un marco regulatorio en todo lo referente a infraestructuras, la rehabilitación de líneas férreas, mejorar la calidad y densidad del transporte por carretera, etc. En cualquier caso, el gran desafío para Angola es reducir el nivel de pérdidas por ineficiencias por cuanto que el déficit de financiación anual no es lo realmente relevante.

c) Transporte ferroviario
Las principales líneas férreas que recorren el país son las que van de Luanda a Malanje (Norte), de Lobito a la frontera con Zambia (Centro) y de Namibe a Menongue (Sur), que cuentan son servicios regulares de pasajeros. Existen proyectos nacionales y regionales que prevén la interconexión de las tres líneas entre si y con los países vecinos, si bien aún están en fase de desarrollo. Ya está en funcionamiento el ferrocarril de Benguela, más de 1.300 kilómetros que conectan la ciudad con la República Democrática del Congo y Zambia.

d) Transporte por carretera
Angola está haciendo esfuerzos extraordinarios para reconstruir su red de carreteras desde 2002, centrándose en la rehabilitación de sus infraestructuras, en el proceso de desminaje y en la reconstrucción de puentes y carreteras.

Como consecuencia de ello, la red de carreteras aumentó hasta los 62.560 Km en la actualidad. Este esfuerzo ha sido financiado por fondos públicos y créditos externos. Empresas constructoras extranjeras, principalmente chinas y brasileñas, han sido responsables de gran parte de la reconstrucción de estas infraestructuras. La rehabilitación de carreteras se ha centrado en aquellas que comunican los principales centros urbanos y las carreteras más próximas a Luanda.

- El acceso a las telecomunicaciones registró ha tenido grandes avances desde el fin de la guerra civil en 2002. Aunque la guerra causase severos daños en la red fija de telecomunicaciones de Angola, la cual se mantiene lejos de su potencial, lo que es contrarrestado por los avances tecnológicos en el ámbito de las telecomunicaciones móviles, que han conducido a un aumento significativo en la posesión y utilización de teléfonos móviles. Angola tiene hoy en día uno de lo mayores mercados de telecomunicaciones móviles del África Subsahariana, con casi 13 millones de usuarios de telefonía móvil.

Angola Telecom es la empresa estatal de servicios de telecomunicaciones e Internet. Las subsidiarias de Angola Telecom son TV Cabo, una empresa de programación televisiva que ofrece servicios de banda ancha para retransmisión televisiva, radiofónica e internet; Multitel, un portal que ofrece un vasto abanico de servicios de Internet, y Elta, un directorio online de listas telefónicas y contactos web. Dos operadoras de telefonía móvil fueron autorizadas a operar en Angola: Movicel, una empresa local, y Unitel, propiedad parcial de Portugal Telecom. Aparte de estas, cuatro operadoras de telefonía fija fueron autorizadas: Mercury, Nexus, Mundo Sartel y Wezacom.

- El sistema eléctrico se divide en diferentes sistemas: Sistema norte, centro, sur, y sistemas aislados. Además, hay provincias donde se encargan las autoridades locales: en Cabinda se encarga la empresa diamantífera Endiama y en el sur se divide entre la empresa rusa Airosa Vneshtroy y una conexión con Nam Power. La falta de conexión entre estos sistemas provoca pérdidas en términos de economías de escala y de fiabilidad. Por otra parte, la unión de todos los sistemas equilibraría la diferencia de capacidad instalada existente entre el sistema norte y el resto. Sin duda alguna, este es uno de los mayores retos del sector. La producción actual es de 1.800 Mw y se espera que en 2020 alcance los 9.000 Mw.

Otro de los factores que limita la oferta son las líneas de transporte que aún son insuficientes (se estima que el 70% de la población no tiene acceso a la electricidad) y las existentes están deterioradas y producen pérdidas de eficiencia. Esto hace que la disponibilidad de las líneas no sea el óptimo, alcanzando una disponibilidad media del 65%. Además hay conexiones ilegales que dificultan la previsión de energía que se va a necesitar, causan daños en las líneas, además de limitar evadir el pago de estas.

Hay proyectos para el mejor aprovechamiento de los recursos renovables de Angola, como la proyectada presa en el río Cunene, que serviría a Angola y a Namibia, y la extensión de las placas solares en áreas del centro y el sur del país.

Respecto a los proyectos sobre energías no renovables, la planta de gas natural licuado de Soyo solía producir por debajo de su capacidad, debido a la caída de los precios del gas, aunque actualmente se encuentra paralizada; si bien podría permitir el abastecimiento del país.

- Angola es actualmente el segundo mayor productor de crudo del África subsahariana tras Nigeria. En 2007, ingresó en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC). El peso internacional de Angola como exportador de petróleo ha aumentado debido a la importancia que tienen sus exportaciones, que suponen casi el 95% del total de su producción. Una gran parte del petróleo de Angola es exportado a refinerías situadas en la costa atlántica de Estados Unidos y, de forma creciente, a China, lo que está permitiendo diversificar el destino de las exportaciones y reducir la dependencia de las ventas a los Estados Unidos. La demanda china del petróleo de Angola se debe a la preferencia de petróleos con bajo contenido de azufre. España es uno de los diez principales compradores del crudo angoleño y constituye la principal importación española procedente de este país.

El precio del petróleo angoleño en los mercados internacionales es normalmente fijado con un descuento de cerca de 5-6 USD en relación al Brent a plazo, debido a su grado de acidez. La exportación del petróleo de Angola es realizada por las mismas compañías que lo producen. El país dispone de suficiente capacidad de almacenaje para responder al futuro aumento de producción y exportación de petróleo en Luanda. Todas las exportaciones son enviadas por vía marítima, pasando la mayoría por los principales terminales de exportación petrolífera, situados en Luanda, Palanca, Cuito, Lobito y Malange (Cabinda).

Angola posee tres de las mayores cuencas saladas de la costa atlántica africana: Bajo Congo, Kwanza y Namibe. Solamente la cuenca de Namibe está aún sin explorar en busca de yacimientos. Angola cuenta tanto con yacimientos offshore como onshore. Actualmente Angola produce del orden de 1,7 millones de barriles al día, si bien las previsiones para 2015 indican que llegará a los 2 millones.

Este sector, intensivo en capital, domina la economía del país. Los elevados precios del crudo desde 2003 han propiciado unas importantes e inesperadas ganancias fiscales para el gobierno (con la excepción de los años 2009 y 2010). En 2004 entró en vigor una nueva legislación del sector cuyos objetivos son crear reglas uniformes para futuros acuerdos de producción conjunta, y clarificar el papel del Ministerio do Petróleo, de la empresa petrolera estatal Sonangol y de las empresas operadoras, en un esfuerzo para la atracción de inversión extranjera.

La ley establece que, todos los depósitos de hidrocarburo son propiedad el Estado y que Sonangol, posee los derechos exclusivos de exploración, producción y venta. Las cuencas son divididas en bloques y cada uno de ellos es explotado por una o varias compañías, pero en todos ellos, Sonangol posé un porcentaje de participación. Cuando uno de esos bloques es asignado a una compañía petrolífera o un consorcio de ellas, estas deben pagar entre 100 y 500 millones de dólares para comenzar con los estudios del terreno y su posterior explotación.

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

No hay datos sobre la población activa. Las cifras que se estiman en cuanto a la tasa de desempleo se refiere fijan el mismo en el entorno del 25%, sin incluir el elevado volumen de empleo sumergido y subempleo. Sin embargo, resulta complicado conceder un alto nivel de fiabilidad a dichas cifras.

Sin embargo, es muy importante destacar que la economía angoleña va caminando hacia una mayor diversificación dado que el sector petrolífero supone cerca del 45% de PIB (el 98% de las exportaciones), pero sólo emplea a un porcentaje muy reducido de la población activa. El gobierno tiene la voluntad decidida de lograr una diversificación de la economía, incluyendo que se empiece a fabricar algunos de los productos agroalimentarios e industriales que se importan en la actualidad.
 

Cuadro de Distribución de la población activa

PIB per capita y distribución de la renta

Según datos del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Angola ocupa la posición 149 de 187 países analizados según el Índice de Desarrollo Humano (IDH) del PNUD en 2013. Angola se encuentra con una nota de 0,526 algo por encima de la media regional del África Subsahariana (0,475 en la actualidad).

El PIB por habitante fue de 6.744 dólares en 2012 y de 7.109 en 2013. La previsión para 2014 es de 7.476.


 

Sector primario

La agricultura, la pesca y la silvicultura, son actividades que ya desempeñaban un papel importante en los años previos a la independencia y el Gobierno viene promoviendo la recuperación de las tierras agrícolas, con diversos planes de mecanización y explotación industrial de la tierra, a través de planes de desarrollo y diversificación y empresas públicas como Mecanagro o Gesterra.

En el ejercicio 2011 - 2012 se cultivaron cerca de 5,6 millones de hectáreas (un aumento del 7% con respecto al anterior ejercicio). No obstante, la superficie total cultivada no supera el 10% del total de tierras cultivables en el país. Los principales cultivos del país son los cereales (maíz, arroz y sorgo), leguminosas, tubérculos, productos hortícolas, frutas y café; que se cultivan en las áreas agrícolas más importantes del país: Huambo, Cunene, Benguela y Huíla.

La agricultura en Angola se ve lastrada por diversos factores como:

- La calidad de la tierra no es óptima pues las áreas tropicales sufren con la estacionalidad, la acidez de las tierras y las plagas; haciendo necesario el uso de abonos. Esto está íntimamente ligado a la baja productividad agrícola, alcanzándose hasta el 95% de uso de energía manual en los cultivos.

- Casi el 90% de las plantaciones son de pequeña extensión y están dedicadas a cultivos familiares de subsistencia.

- Numerosas áreas del país siguen minadas como consecuencia del conflicto bélico que arrasó el país entre 1975 y 2002.

- No existen estadísticas fiables de las hectáreas cultivadas, aunque hay planes gubernamentales que preven ampliar las superficies destinadas a la producción, como el del Ministerio de Desenvolvimento, que se viene desarrollando desde 2012 y continuará hasta 2017.

- El nivel de desarrollo del sector agrícola industrial se va a mantener bajo mientras la formación de cuadros medios nacionales, como los ingenieros agrónomos, siga siendo débil.

Respecto a la ganadería, las estadísticas son igualmente poco fiables, destacando las cabañas bovina y ovina, seguidas a considerable distancia por la porcina y la gallinácea. La mayor concentración de cabezas de ganado se encuentra en Huíla, Cunene y Namibe. Existen proyectos incipientes de ganadería avícola en Kwanza Norte y en Malanje.

Por otra parte, Angola cuenta con uno de los caladeros más importantes de África subsahariana, gracias a la corriente de Benguela, y con 53 millones de hectáreas de bosques que ocupan el 40% de la superficie del país y representan importantes oportunidades de inversión para la industria maderera.

Destacan las políticas del Gobierno encaminadas al desarrollo de la agricultura familiar y su transformación gradual en empresarios agrícolas, la creación y rehabilitación de infraestructuras rurales y polos de desarrollo agrario y la promoción del comercio rural y los créditos agrícolas. No obstante, el peso del sector en los Presupuestos Generales del Estado se viene reduciendo cada año.

Sector secundario

Las principales áreas industriales del país se encuentran en los alrededores de Luanda (Viana - Catete), el polo de desarrollo de Benguela - Lobito y el área de Cabinda (exclave situado entre los dos Congos). Si bien el peso de la industria petrolífera es aún muy grande en el conjunto de la industria, el país comienza a desarrollar industrias y proyectos de transformación de manufacturas; que no se limitan a la exportación de crudo.

El Gobierno de Angola creó diferentes Zonas Económicas Especiales (ZEE) con vistas a la reducción de las importaciones, la creación de empleo y la promoción del desarrollo industrial. La principal ZEE es la de Viana, que está en rápida evolución y tiene una extensión de 8.300 hectáreas de tierra distribuidas entre los municipios de Viana y Cacuaco en Luanda, además de Dande, Ambriz y Nambuangongo en la Provincia de Bengo. Se invirtieron 50 millones de dólares con el fin de crear una infraestructura adecuada para el desarrollo industrial.

- Las extracciones de petróleo en Angola han hecho crecer la economía de manera vertiginosa desde la recuperación de su estabilidad política, en 2002. El país es actualmente el segundo mayor productor de petróleo de África, tras Nigeria. Las reservas probadas de crudo están estimadas en 13.500 millones de barriles, equivalentes a 20,7 años al ritmo de producción actual. Aunque la principal área petrolífera se encuentra en la plataforma continental anexa a Cabinda, se están llevando a cabo nuevas prospecciones a lo largo de toda la costa y on-shore, con perspectivas prometedoras.

La explotación de hidrocarburos representa cerca del 46% del PIB nacional y del 50% de los ingresos del Gobierno, y se prevé que el mantenimiento de los precios del petróleo altos, mantenga el crecimiento de Angola en los años venideros.

En 2012 y 2013 la producción de petróleo se mantuvo en un rango que osciló entre 1,72 y 1,77 millones de barriles por día; aunque se estima que en 2015 se acerque a los dos millones diarios, como consecuencia de los nuevos yacimientos explotados. Las principales petroleras extranjeras instaladas en el país son Chevron, Total, BP, Statoil-Repsol, ENI y GALP.

- Respecto a la minería, las reservas descubiertas de fosfatos, hasta el momento, en la provincia de Cabinda, son valorados en aproximadamente 240 millones de toneladas, lo que indica que las reservas de fosfato en Angola para 2015 se podrá comparar con países como Marruecos y Senegal. Por otro lado, la provincia de Zaire, posee reservas de cobre estimadas en 300 millones de toneladas y está prevista, en esa área, la construcción de un puerto minero.

Angola se posiciona como el cuarta mayor productor mundial de diamantes, con una producción anual de más de seis millones de quilates. Además de los diamantes, se estudia la explotación de otros minerales como el hierro, el oro, el carbón, el uranio o los fosfatos; gracias al desarrollo del Plan Geológico Nacional (PLANAGEO 2013 - 2017)

- Por su parte, la industria productora de bienes de consumo y de maquinaria tiene gran demanda, por parte de la clase media–alta y por el desarrollo de las infraestructuras. Sin embargo, el proceso de industrialización del país avanza lentamente dada la cuota de mercado que mantienen las empresas extranjeras en el mercado angoleño. El Gobierno ha lanzado diversas acciones en el marco de la promoción de la implantación de empresas extranjeras en Angola, como el incremento de las partidas arancelarias sobre una gran cantidad de productos importados o la prohibición de la importación de cemento en 2014, con el objetivo declarado de lograr una mayor producción nacional de bienes de consumo.

- En el sector de la construcción, se puede observar un cierto recalentamiento de la actividad, cuyo índice de crecimiento es superior al 100% desde 2002, llegando casi al 600% en 2012. No obstante la tasa anual de crecimiento viene decreciendo desde 2008. Destacan los planes lanzados por el Gobierno para la construcción de nuevas urbanizaciones que sirvan para acabar con los barrios chabolistas, así como las viviendas unifamiliares ubicadas en numerosas aldeas y ensanches urbanos, con el mismo fin.

Además, el sector privado, dominado por empresas portuguesas, brasileñas y chinas, está desarrollando numerosos proyectos a lo largo de todo el país, destacando las construcciones de nueva planta de grandes alturas en Luanda.

- Por otro lado, las principales empresas importadoras y/o comercializadoras de materiales de construcción, maquinaria pesada, ligera y herramientas, son en su mayoría de origen portugués. Cabe mencionar la presencia de algunas empresas de origen libanés que, ante su importancia en los sectores de la distribución comercial en general, también participan en el sector de insumos de construcción. Cabe destacar la prohibición que ha entrado en vigor en 2014, de importar cemento, salvo que se tenga una autorización administrativa (lo que no debería afectar a la evolución del país puesto que puede producir hasta 8 millones de toneladas, excediendo la demanda que se sitúa en torno a los 6,5 millones de toneladas).

Existen planes públicos de estímulo a la inversión productiva extranjera, mediante exenciones fiscales y facilidades para la repatriación de capitales, coordinados por la Agencia Nacional para la Inversión Privada (Programa de Deslocalización del Ministerio de Economia).

Sector terciario

En cuanto al sector terciario, aún se encuentra poco desarrollado, y los principales atractivos se localizan en la generación y distribución de energía, las telecomunicaciones, el turismo y los servicios relacionados con las industrias básicas y la banca.

- El sector turístico angoleño debe funcionar como catalizador, no sólo de la práctica de actividades de ocio sino también como elemento integrador y complementario de sectores como el comercio, los transportes, la cultura, el medio ambiente y la agricultura. Para 2020, se prevé alcanzar los 4,6 millones de turistas, unos 470.000 millones de kwanzas en ingresos y crear un millón de puestos de trabajo. De acuerdo con el informe anual de la Organización Mundial del Turismo, el sector aportó, en 2013, más de 300.000 millones de kwanzas en ingresos directos y 1,087 millones de visitantes atravesaron fronteras internacionales.

En general, África fue la segunda región más demandada, presentando un crecimiento de cerca de 6 % en relación a las cifras previstas por la OMT, y alcanzó un total de 56 millones de turistas en 2013. En términos de ingresos directos del turismo y número total de turistas internacionales, la representatividad del continente se reduce al 5 %.

- Respecto a la alimentación, el retail alimentario y las redes de supermercados están experimentando un gran desarrollo; a pesar de que el comercio informal siempre ha tenido un peso decisivo en el mercado de la distribución de productos de consumo. Se observan importantes operaciones destinadas al establecimiento de empresas sudafricanas, portuguesas y brasileñas; muestra de la importancia creciente del sector.

- El sector bancario es dinámico pero se encuentra muy concentrado, los tres mayores bancos (Banco do Fomento Angola, Banco de Poupança e Crédito y Banco Africano de Investimentos) manejan en torno al 66% de los préstamos y los depósitos, dejando a los restantes 20 bancos lo que queda del mercado. A pesar de que la competitividad en el sector está aumentando, las comisiones se mantienen bastante elevadas y el abanico de servicios que estos ofrecen es limitado. La mayoría de los bancos obtienen gran parte de sus beneficios en comisiones de servicios, comisiones de cambio de divisas y en la compra de letras del tesoro.

La penetración del mercado bancario es tan solo de un 8% sobre el total de la población, y tan sólo el 3% de las PYMES tienen acceso al crédito; además, el ratio de préstamos por depósitos está en torno al 53%.

- El peso de la industria transformadora en Angola es aún residual, lo que se traduce en la importación de numerosos bienes de consumo (alimentación, estética, electrónica, hogar...), aunque el Gobierno de Angola está tratando de invertir esta situación mediante los planes de desarrollo, las políticas de ayudas fiscales a la implantación y el aumento, en bastantes casos hasta el límite permitido por la OMC, de los aranceles.

 

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Angola tiene en marcha una serie de reformas estructurales, para recuperar un pais que tuvo que soportar una cruel guerra civil que duró 27 años y que concluyó en 2002.

El Plan Nacional de Desarrollo 2013-2017 contiene el grueso de las reformas, apoyándose en el Programa de Inversiones Públicas (anexo anual a los Presupuestos Generales del Estado) y otros programas como el Plan Geológico Nacional.

Privatizaciones