Resumen de la estructura de la oferta

A principios de 2015, la población iraní se estimaba en 80 millones de habitantes, de los cuales 53,6 millones vivían en un medio urbano y el resto en áreas rurales; el 50,8% de la población eran hombres.
La población activa se cifra en 25 millones de personas (38,3% del total de habitantes); siendo hombres el 62,1 % de los trabajadores.
En 2013, por sectores, la mano de obra se distribuía entre los Servicios (48,6%), la Industria (32,2%) y la Agricultura (19,2%).  

Distribución sectorial del PIB

Precios (minoristas y mayoristas)

La entrada de Rouhani en el poder a mediados de 2013 ha conllevado una reducción de la inflación desde niveles superiores al 40 por ciento hasta el 15 por ciento conseguido a principios de 2015. La inflación es uno de los principales problemas de la gestión económica del país y gracias a las reformas del nuevo gobierno parece que está siendo contralada. 

 

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

El transporte en 2014-2015 significó el 8% del PIB, en términos reales.
 
Con respecto al transporte por carretera, existe una red importante de autopistas que unen Teherán con las ciudades más importantes del país, aunque todavía existen tramos de doble dirección. Las vías principales tienen una extensión de 9.795 kilómetros. Es habitual la circulación, todavía, de una cantidad ingente de camiones, sobre todo en las carreteras de segundo orden, que entorpece la circulación habitual.
 
Irán dispone de la mayor red ferroviaria de todo el Medio Oriente. La red iraní opera prácticamente en todo el territorio y ha pasado de tener 6.000 Km. operativos en 1997 a 8.300 Km. en la actualidad. La red de ferrocarril se expande unos 500 Km. al año y el objetivo a medio plazo es acelerar su crecimiento hasta los 1.000 Km. anuales. El Gobierno anunció a principios del año persa (2014-2015) que su objetivo es aumentar la inversión en este sector para descongestionar las carreteras. 
 
El número de pasajeros transportado por las líneas de ferrocarril iraníes ha experimentado en los últimos años un crecimiento muy destacado, desde 13,1 millones en 2002 hasta 29,5 millones de pasajeros en 2014-2015 (un incremento del 4% sobre el año anterior).
 
El volumen de mercancías transportadas por ferrocarril ha registrado un incremento notable en los últimos años, pasando de 26,4 millones de toneladas en 2002 a 36 millones en 2014-2015 (un aumento del 2% sobre el año anterior). Los principales productos fueron, por orden de importancia: minerales (43%), productos industriales (17,2%), petróleo (15,2%), productos agrícolas (5,2%) y alimentos (1,9%). Hay que hacer notar el creciente flujo de mercancías hacia Afganistán.
 
La red ferroviaria principal iraní tiene una estructura radial. Comprende básicamente cuatro líneas que convergen en la capital, Teherán, y conectan con la mayor parte del país, excepción hecha de la zona limítrofe con Pakistán, al sudeste.
 
    Tabriz (al noroeste), que conecta con Turquía, en la frontera Razi – Kapikoi, y Armenia y Azerbaiyán (a través de la estación fronteriza de Jolfa).
 
    Mashhad (al noreste), con conexión a la red de Turkmenistán en la estación fronteriza de Sarakhs. Esta línea conecta a Turkemenistán, Uzbekistán, Tayikistán, Kirguizistán y Kazajistán con la red ferroviaria iraní. El tramo hasta el puerto de Amirabad, al este de Caspio iraní, representa la primera conexión ferroviaria en Irán con un puerto de primer nivel en este mar interior.
 
    Ahwaz (al suroeste) y los puertos marítimos de Khorramshahr e Imán Khomeini, que sirven principalmente a la industria del petróleo.
 
    Bafq (en la zona centro sur), que constituye un gran nudo ferroviario del que parten tres rutas:
 
        Una hacia Bandar Abbas (en el sur), principal puerto comercial del país.
 
        Otra hacia Kermán (en el sureste). Actualmente se encuentra en construcción el tramo Kermán – Bam – Zahedán, que permitirá que el sistema ferroviario trans-asiático quede conectado con Oriente Medio y Europa.
 
        Una tercera, de reciente inauguración, hacia Mahshad, al noroeste, con doble vía. Esta línea representa la ruptura del sistema radial centrado en la capital, al unir la frontera de Turkmenistán con el puerto de Bandar Abbas, en el Golfo Pérsico, a través de Bafq, sin necesidad de pasar por Teherán. La línea permite reducir notablemente el tiempo de acceso de los productos centroasiáticos al puerto de Bandar Abbas, reduciendo la longitud del trayecto en 800 Km. Se mejora así el grado de cumplimiento del objetivo iraní de crear una eficiente ruta intercontinental que conecte Asia Central y Europa. Se espera que la línea incremente sustancialmente el tránsito internacional, además de facilitar el acceso a las fábricas de acero que se encuentran en Isfahan y Khorasán y a las minas de carbón de Se-Chahoon y Tabas.
 
    El Ejecutivo ha anunciado una partida de 8.000 millones de dólares para actualizar el sistema de ferrocarriles en los próximos cinco años. Salvo en lo que respecta a los sistemas de metro orientados al transporte urbano, la industria ferroviaria cae bajo la tutela del Ministerio de Carreteras y Transportes, que controla las principales empresas públicas del sector.
 
La empresa estatal de ferrocarriles es la Railway of Islamic Republic of Iran (RAI). RAI depende del Ministerio, aunque dispone de una cierta autonomía presupuestaria. Disfruta de un cuasi-monopolio en el transporte de pasajeros y mercancías sobre el territorio nacional. RAI emplea a 3.400 empleados en su sede central en Teherán y a más de 10.300 en los diferentes distritos a lo largo del país.
 
a)Transporte de mercancías:
 
    Railway Transportation Company (RTC) es una de las compañías iraníes de transporte más grandes en Irán. Está vinculada a RAI, aunque formalmente es privada pues tiene como accionistas a personal retirado del RAI.
 
    SAMAND RAIL Company es propiedad de IRICO y la RAI. Realiza actividades de transporte por raíles especialmente para todo el material y los productos que produce Iran Khodro.
 
b) Operadores de transporte de pasajeros
 
    La principal empresa iraní dedicada al transporte de pasajeros es Raja Passenger Trains Company (RPTC), filial al 100% RAI. Comenzó sus actividades de transporte de pasajeros en octubre de 1996.
 
    Bonyad Eastern Railways Company, se dedica también al transporte de pasajeros. Pertenece a Bonyad Transportation Group (BTG) controlada por la Fundación de los Desheredados y Mutilados de Guerra (Bonyad-è Mostazafan). Se fundó en 1994 para el transporte de pasajeros entre Teherán y Mashhad, el trayecto más concurrido del país por ser este centro urbano el segundo de Irán y un importante destino de peregrinación. También se dedica al transporte de tanques de gas y productos químicos en esta línea.
 
c) Fabricantes de equipos ferroviarios
 
    Wagon Pars Co. Fundada en 1974, pertenece a RAI e IDRO, el gran holding industrial el país, de propiedad pública. Se dedica principalmente a la producción de vagones para transporte de mercancías (cubiertos, planos, tanques para transporte de líquidos o gases, etc.), locomotoras (diesel, eléctricas, etc.), vagones de pasajeros, incluidos los de Metro. Actualmente tienen varias joint-ventures constituidas con socios internacionales.
 
    Iran Khodro Rail Transport Industries Company (IRICO), controlada anteriormente por la empresa automovilística Iran Khodro, y hoy por capital privado, dedicada desde el año 2003 a la fabricación de diferentes tipos de material rodante tanto para el mercado interior iraní como para la exportación.
 
    Otras pequeñas empresas realizan labores de rehabilitación de vagones de diversa importancia. También existen empresas de tamaño menor dedicadas a la prestación de servicios de transporte de determinadas mercancías, para lo que en ocasiones cuentan con su propia flota de material rodante especializado en distintos tipos de carga.
 
Metro
 
La construcción y gestión de líneas de Metro (transporte urbano) cae bajo la responsabilidad de las municipalidades de las respectivas ciudades. Hasta julio de 2000 el control de las empresas de Metro era ejercido por el Ministerio del Interior, del que dependen en última instancia los propios Ayuntamientos. El Ministerio aportaba hasta esa fecha el 70% del presupuesto de las empresas de Metro y las municipalidades.
 
Existen actualmente cinco organismos encargados de la construcción (o ampliación), desarrollo, mantenimiento y gestión del Metro en las principales ciudades del país: Mahshad, Isfahán, Tabriz, Shiraz y la capital, Teherán.
 
El principal metro de Irán y el de mayor extensión, además del más antiguo, es el de Teherán. La compañía iraní Tehran Urban & Suburban Railway Company (TUSRC o Tehran Metro) se encarga de gestionarlo. Desde los comienzos de su actividad, TUSRC ha optado por tecnología y material rodante de bajo coste, lo que le ha llevado a adquirir producto predominantemente chino.
 
La línea consta actualmente de 40 kilómetros bajo tierra y 50 al aire libre. El volumen de pasajeros que transporta diariamente es de casi un millón, lo que representa en torno a un 20% de los desplazamientos diarios en la ciudad. El precio de los billetes es asequible en comparación con otros medios de transporte público en Teherán como el taxi o el autobús.
 
Las empresas nacionales dedicadas a la fabricación de equipamiento para el Metro en Irán son: ARAK Pars Wagon y Tehran Wagon Company.
 
Transporte marítimo y construcción naval
 
Con 2.700 Km. de costa repartida a lo largo del Mar Caspio (700 Km.), al norte, y el Golfo Pérsico (2.000 Km.), al sur del territorio, Irán dispone de una de las principales flotas marítimas del Medio Oriente.
 
Debido a su situación geográfica y a sus excepcionales recursos en hidrocarburos, el transporte marítimo es una actividad estratégica para la nación. El transporte por carretera es una pobre alternativa para un país que comercia abundantemente con commodities (hierro, acero, trigo, azúcar…, además de los productos energéticos) y está relativamente alejado de sus principales clientes y proveedores.
 
La gestión portuaria es responsabilidad del Ministerio de Carreteras y Transportes de Irán, ejercida a través de la Port & Shipping Organization (PSO).
 
Además de los puertos gestionados por PSO, Irán dispone de varias terminales de petróleo, todas ellas situadas en el Golfo Pérsico. La más importante, con diferencia, es la situada en la isla de Kharg. La gestión de estos puertos corresponde a National Iranian Oil Terminals Company (OTC), una filial de NIOC. Su carga anual ronda los 130 millones de toneladas; la compañía presta servicio a 2.000 cargueros anuales.
 
Los puertos tienen una capacidad de manipular 163 millones de toneladas (8,7% de incremento), y la capacidad para contenedores fue de 5 millones de TEUs, aunque solo realizaron movimientos con 3 millones (todas las cifras se refieren al 2014-2015).
 
Los principales puertos (bandar en farsi) comerciales de Irán son:
 
En el Golfo Pérsico:
 
    Bandar Abbas, situado en el estrecho de Ormuz, es el puerto comercial más importante de Irán. Agrupa dos puertos comerciales, el de Shahid Rajaie y el de Shahid Bajonar, más viejo y mucho más pequeño. Shahid Rajaie mueve el 88% de los contenedores de Irán y es el gran centro de cabotaje del país.
 
    Bandar Imam Khomeini, situado al norte del golfo, fue hasta hace unos años el puerto de mayor tráfico de Irán y todavía hoy pasa por él un 30% de las importaciones. Mueve sobre todo carga general, productos siderúrgicos, clinker, grano y otros minerales.
 
Por ambos conjuntos portuarios, Imam Khomeini y Bandar Abbas, pasa el 80% del tráfico de mercancías marítimas en Irán.
 
    Bandar Mahsharh. Muy próximo al anterior, es el punto de salida de productos petroquímicos producidos en la Zona Petroquímica Especial de Bandar Imam.
 
    Puerto de Chabahar, próximo a la frontera con Pakistán. Es un complejo todavía pequeño, formado por dos puertos, Shahid Vestí y Shahid Kalantari, que las autoridades tienen mucho interés en desarrollar como puerto de entrada para los productos destinados a Afganistán, motivo por el cual es considerado Zona Económica Especial. India está interesada también en su fortalecimiento para mejorar su conexión con las repúblicas centroasiáticas y ha realizado algunas inversiones con este propósito.
 
    Puerto de Assaluyeh. De muy reciente creación, dará servicio a la Zona Petroquímica Especial de Parsee, que está llamada a convertirse en uno de los mayores centros de producción petroquímica en todo el mundo. Las instalaciones existentes permiten ya recibir buques de hasta 70.000 DWT.
 
En el Mar Caspio:
    Puerto de Anzali. Es el más moderno e importante del mar Caspio, con importantes proyectos de expansión. Goza de status de Zona Económica Especial con el fin de reforzar su papel en el NOSTRAC (North South International Transport Corridor). Es el principal puerto de entrada de productos forestales.
 
    Puerto de Neka, al este. Gestionado por OTC, se dedica exclusivamente al transporte de petróleo. Recibe crudo de Turkmenistán que se envía a las refinerías del norte de Irán a través de un oleoducto de 180.000 brl/d de capacidad
 
Tráfico marítimo
 
El grueso de la flota iraní se concentra en dos compañías navieras, de propiedad mayoritariamente pública.
 
    Iranian Republic Islamic Shipping Line (IRISL), propiedad al 51% del Ministerio de Comercio. Está catalogada dentro de las 25 principales compañías de navegación a escala mundial. Su capacidad actual de transporte es de 3,7 millones DWT.
 
    National Iranian Tanker Company (NITC), compañía de transporte de hidrocarburos del Ministerio de Petróleo. La National Iranian Oil Company (NIOC) posee el 33% del capital y el resto está en poder de fondos públicos de pensiones iraníes. Su capacidad de transporte es de alrededor de 4 millones de DWT.
 
    Otras navieras de importancia en Irán son las siguientes:
 
    BOSCO (Bonyad Shipping Company), perteneciente al Bonyad Mostazafan.
 
    Pars Petrochemical Shipping Company (PPSC) es una compañía de transporte marítimo de reciente creación que está llamada a jugar un papel importante en el sector. La industria petroquímica iraní está creciendo rápidamente e Irán se convertirá en uno de los mayores exportadores del sector en esta década. Actualmente, Irán aumentará la exportación hasta los 14.500 miles de millones de dólares para el año 2015. Irán necesitará doblar su flota para transportar este flujo exportador, de modo que, al menos en un primer momento, habrá espacio para varios competidores capaces de prestar servicios de transporte marítimo. La prohibición de compra por la UE de productos petroquímicos afectará enormemente a Irán.
 
PPSC es propiedad a partes iguales de Iranian Republic Islamic Shipping Line (IRISL), NITC y National Petrochemical Co. (NPC), a través de su filial Petrochemical Comercial Company Internacional (PCCI). PPSC está comprando y fletando buques quimiqueros y es, por tanto, un cliente a tener en cuenta.La IRISL está sancionada por la UE.
 
La capacidad de la flota comercial iraní fue de 7 millones de toneladas en 2014-2015.
 
Tráfico con España
 
El tráfico con España adolece de una escasez de frecuencias para la carga general. El único puerto español que IRSL cubre regularmente con una frecuencia en principio mensual es Bilbao. Todo el servicio adicional es irregular, dependiendo de que exista carga suficiente para cubrir los costes de entrada a puerto. También existen rutas desde Barcelona y Valencia. Con las negociaciones nucleares, se ha notado un interés mayor por Irán y algunas empresas españolas realizan viajes semanales.
 
Otra alternativa para el transporte de mercancías españolas a Irán es la utilización de otros puertos europeos. Desde los orígenes de IRSL, Amberes es el puerto europeo de mayor tráfico con Irán.
 
Para el tráfico en contenedores las ofertas son mucha más amplias, pues muchas líneas, europeas y españolas, tocan puertos españoles, principalmente Valencia y Barcelona, con destino a Bandar Abbas o Bandar Imam Khomeini.
 
Dubai se ha consolidado como el principal hub para transporte de contenedores en todo el Golfo Pérsico. El transhipment de contenedores no plantea ningún problema, cosa que no sucede con la carga general cuya manipulación es costosa y, dada su falta de homogeneización, arriesgada.
 
Construcción Naval
 
Las dos principales compañías locales son:
 
    Iranian Shipbuilding & Offshore Industries Complex (ISOICO). Es una filial de IDRO, con la sede de sus astilleros en Bandar Abbas. Cuenta con una plantilla de casi 2.000 trabajadores. Tiene dos áreas de actividad fundamentales: Construcción y reparación de navíos y construcción de plataformas de extracción de petróleo y gas offshore. Anualmente puede fabricar hasta 30.000 toneladas de estructuras metálicas para estas obras de ingeniería.
 
    Iran Marine Industrial Co., (SADRA), también filial de IDRO, al 85%, se dedica al mismo tipo de proyectos que ISOICO, aunque con un perfil más técnico y especializado. SADRA tiene sus principales infraestructuras en el mar Caspio y Bushehr. Coopera desde hace 10 años con las principales empresas europeas del sector (Francia, Alemania, Países Bajos). Su reciente incursión como contratista en el sector de oil & gas ha sido una fuente de problemas para la empresa.
 
El sector de construcción naval en Irán está afectado por la enorme competencia asiática. El proteccionismo oficial, canalizado a través de la marcada preferencia local en la política de compras públicas, no basta para contrarrestar la limitada capacidad tecnológica del sector iraní. Las dos principales navieras de Irán han incrementado sustancialmente su flota en los últimos 15 años y representan un mercado importante para los astilleros internacionales. Los astilleros locales han tratado de ampliar sus capacidades productivas pero carecen todavía de la capacidad de fabricar buques de la calidad y el tonelaje requerido y apenas podrán cubrir con producción propia un 20% de las necesidades de incremento de flota del país.
 
Se prevé la construcción de hasta 135 nuevos cargueros con capacidad para 12.000 TEU (twenty-foot equivalent units) dentro del país.
 
Un nicho de mercado también interesante para el proveedor extranjero es el de equipamiento electrónico de buques (radares, sistemas de navegación asistida, señalización, etc.). El factor precio suele resultar determinante.
 
Transporte aéreo
 
Irán es un país de grandes dimensiones y cuenta con áreas urbanas muy pobladas y distantes entre sí. Las reservas de petróleo, gas y minería y los grandes centros de producción petroquímica próximos a ellas se encuentran en zonas poco pobladas y muy alejadas de las grandes ciudades. Esta estructura geográfica, productiva y poblacional confiere al transporte aéreo interno una cierta importancia estratégica. El tamaño del mercado de vuelos interiores ha superado desde siempre al del transporte aéreo internacional.
 
Aunque la capacidad existente en los aeropuertos iraníes es de un tráfico de 73 millones de personas, el número de viajeros, sin embargo, en 2014-2015 fue de 38 millones, siendo la participación de las compañías privadas del 60% en vuelos nacionales y del 58,7% en vuelos internacionales.
 
El desarrollo del sector aeronáutico iraní está totalmente condicionado por el embargo estadounidense, que impide la adquisición de aeronaves y repuestos fabricados en ese país y ha reducido muy sustancialmente las posibilidades de suministro.
 
Las inversiones de las autoridades iraníes durante los últimos años han ido encaminadas principalmente a la mejora del sistema de aeropuertos (construcción y/o renovación). Se ha realizado un gran esfuerzo para aumentar el número de aeropuertos y mejorar la dotación de equipamiento para el control del tráfico aéreo.
 
El 5ºPQD (2010-2015) recogía la intención del Gobierno de la República Islámica de Irán de potenciar el sector de logística y transporte. En lo que se refiere específicamente a la industria aeronáutica, el Plan marca como objetivo el equipamiento de los aeropuertos en función de su demanda de transporte de pasajeros y mercancías, la renovación de la flota de manera que su edad media no supere los 15 años y la venta del 49% de las acciones de Irán Air. Parece ser según el Informe del BCI que se han cumplido los objetivos.
 
En 1949, Irán fue reconocido como estado miembro de ICAO, International Civil Aviation Organization, acogiéndose por tanto a la Convención de Chicago que regula la legislación internacional sobre el sector.
El sector aeronáutico está situado bajo la responsabilidad de la Islamic Republic of Iran Civil Aviation Organization (CAO), creada en 1964. Actualmente esta organización se halla bajo la tutela del Ministerio de Transportes, del que es filial. El Ministerio desempeña principalmente un papel de gestor a nivel financiero y de recursos humanos (reclutamiento de personal).
 
A pesar de esta dependencia funcional, el sector está sometido al control de los servicios de seguridad, que marcan muy estrictamente los límites de actuación de los diferentes operadores. También existe una fuerte competencia interna entre las principales aerolíneas, con diferentes intereses privados o públicos en su capital, por la concesión de derechos de vuelo y recursos presupuestarios.
 
El número de aeropuertos en el país es en la actualidad de 91. Los aeropuertos internacionales son sólo diez, dos de ellos en las zonas francas de las islas de Kish y Qeshm. Los otros ocho, por orden de importancia son: Imam Khomeini y Mehrabad (ambos sirven a Teherán), Mahshad, Shiraz, Isfahán, Tabriz, Bandar Abbas y Zahedán. Entre los aeropuertos de tránsito únicamente local destacan los de Ahwaz, Kermán, Abadán, Kermanshah, Bushehr, Yazd y Ourumiyeh, situados casi todos ellos en las zonas de producción de petróleo, gas y petroquímica.
 
El principal aeropuerto para vuelos nacionales es el de Mehrabad (Teherán), siendo el Iman Khomeini para vuelos internacionales. Se inauguró en 2007 después de muchas vicisitudes y actualmente acoge la totalidad de los vuelos internacionales que comunican la capital con el resto del mundo. Su comunicación por carretera con la capital y el norte del país es bastante aceptable.
 
Los precios de los vuelos domésticos están fuertemente subsidiados; su valor actual se estima en torno al 30% de su coste. Está situación deja a las líneas aéreas iraníes en una situación de absoluta dependencia presupuestaria del Gobierno.
 
 
Las principales líneas públicas son Iran Air (línea aérea nacional desde 1962), Iran Aseman Airlines, Kish Air, Mahan Airlines y Caspian Airlines.
 
La principal línea aérea tanto por tamaño de flota como por número de pasajeros transportados sigue siendo Iran Air. Mahan y Aseman están creciendo notablemente y su presencia en vuelos internacionales se viene consolidando año tras año. Ambas son parcialmente privadas. El servicio de todas estas compañías está lejos del ofrecido por otras aerolíneas internacionales (notable ruido del motor en las cabinas de pasajeros, aire acondicionado defectuoso, sensación de inseguridad).
 
Flota
 
La flota aeronáutica iraní está bastante anticuada, compuesta fundamentalmente por algunos modelos Boeing previos a la Revolución (747, 747SP y 727), algunos modelos antiguos de Airbus (A300 y A310) y bastantes Focker holandeses (F-100 fundamentalmente). Además se emplean también modelos rusos de Tupolev (TU-154).
 
El mantenimiento de la flota iraní tiene serios problemas por la falta de piezas de repuesto adecuadas. A causa del embargo americano, no ha sido fácil para la República dotarse de buenos proveedores y el alarmante número de fallos y algunos accidentes en los vuelos iraníes ha sido atribuido principalmente a este hecho. Recientemente el embargo americano se ha visto suavizado permitiendo la venta de piezas y componentes para el mantenimiento de sus equipos (Boeing) siempre que sea a través de un país puente o con autorización de los EEUU.
 
Por otro lado, la edad media de los aviones suele ser bastante elevada, entre otras razones debido a que una gran parte de las aeronaves adquiridas es de segunda mano. El gobierno pretende sustituir progresivamente al proveedor ruso por el occidental en las adquisiciones de segunda mano y reducir la edad de los modelos adquiridos. Según informaciones de la Civil Aviation Organization (CAO.IRI) a lo largo del año 2007 se llevó a cabo una reestructuración de la flota reduciendo la edad media de esta en 6 años pasando de 25 a 19 años. Pese a ello, existe un plan para reducir la edad media de ésta a 5-10 años.
 
TELECOMUNICACIÓN
 
El ritmo de desarrollo de este sector ha sido importante, consiguiendo producir en el interior (80%) gran parte del necesario equipo de telecomunicación. e incluso recibió un premio de la Unesco por la expansión de las telecomunicaciones en áreas rurales (ocupa el lugar 26 entre 56 países).
 
Aunque transfirió al sector privado parte del sector, mantenimiento de la red, edificios, líneas interurbanas y centros de llamada, el sector público sigue siendo el actor principal a través del Ministerio de Información y Tecnología de las Comunicaciones y sus ramas, responsable del 90% de las inversiones en proyectos de este sector. Este Ministerio es el responsable del establecimiento de las políticas  en los sectores de correos y comunicaciones así como de la emisión de licencias.
 
Existe una compañía estatal, Compañía de Telecomunicación de Irán, TCI, responsable junto con las Industrias de Telecomunicación, también estatales, de la producción del equipo necesario para la red de larga distancia.
 
TCI tiene el monopolio de la infraestructura de linea fija (existen 25.500 miles líneas fijas, cuyo ratio de penetración es el 34,4%) y hasta 2010, fue el único operador de telefonía celular (suministra el 70% del beneficio de TIC) (42 millones de usuarios con una penetración del 53,1%) así como el mayor suministrador de Internet y operador de las comunicaciones de datos. Sin embargo, desde 2013 se ha llevado un intento de dinamización del sector que ha conseguido inversiones de empresas privadas para que para 2015-2016 todo el país pueda tener una red de 4G.
 
Las principales filiales de TCI son: ITMC, la compañía de Producción de Telecomunicación, propiedad de TCI en un 45%, del Banco de Industria, 35% y de Siemens, el 20%; las Industrias de Telecomunicación, 100% de TCI, responsable de la producción del software y del hardware, así como del mantenimiento de las redes; la compañía de Infraestructura de Telecomunicación, la Compañía de Fabricación de Fibra Óptica y Solar; la Compañía de Comunicaciones de Datos, DCI, que mantiene la red de infraestructura, suministra el acceso a Internet, vía IRANPAK X.25, y que cubre la mayor parte de las ciudades.
 
Con respecto a la telefonía celular, existen tres compañías: Mobile Company of Iran, una filial de TCI; Iran Cell (49% de MTN Group, de Sudáfrica, Iran Electronics Industries) y Tamin Telecom. Parece ser que la primera tiene un ratio de penetración del 53,1%, Iran Cell del 42% y Taliya  del 4,9%.
 
ENERGÍA
 
Se desarrolló en la parte del sector secundario.
 
 

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

En 2015, la población activa se cifra en 25 millones. La participación de la población activa en la población total fue del 32%.
 
La tasa oficial de desempleo sobre población activa es del 11% para principios de 2015. El desempleo para la población entre 15 y 24 años permaneció en torno al 25%. En cuanto a la distribución por sexos, la tasa de desempleo masculino fue del 9,8% y del femenino del 17,7%.
 
La población activa trabaja en la Agricultura (19,2%), la Industria (32.2%) y los Servicios (48,6%).

 

 

 

 

PIB per capita y distribución de la renta

 

 El PIB per capita de Irán en 2015 se estima en 5000 dólares.

Teniendo en cuenta los gastos por componentes, el grupo formado por vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, representa un tercio de los gastos totales del hogar. El crecimiento relativo en el gasto de este grupo es uno de los factores que explican el aumento del gasto familiar.
 
Irán es un país con una marcada diferencia entre el estrato de la población que aglutina a los más ricos y a los más pobres. Se considera que existen cuatro millones de iraníes muy adinerados, seis millones de ricos, y otros diez millones con altos ingresos; veinte millones pertenecerían a una clase media; diez millones a la clase media baja, y 35 millones de personas estarían al nivel de la mera subsistencia.
 
Las características islámicas del país implican la existencia de una red de asistencia social muy importante, a través de las mezquitas y de las fundaciones.
 
El índice de Gini, en 2014, se situó en 0,3740. En este periodo, el 10% de personas más ricas tuvieron 12,1 veces más ingresos que el 10% de personas más pobres.
 

 

 

 

 

Sector primario

Las actividades del sector primario tienen bastante importancia en Irán. El sector generó en 2014-2015 el 9% del PIB, y tiene una participación en la Renta Nacional a precios constantes del 13,9%. Da empleo al 19,2%% de la población. Y participa con el 18,5% en las exportaciones no petrolíferas del país.
 
Todo el sector: agricultura, ganadería y pesca se encuentra bajo la tutela del Ministerio de la Cruzada Agrícola, cuyo nombre procede de los primeros años de la Revolución siendo el resultante de la fusión del Mº de Agricultura y del Mº de la Cruzada para la Construcción.
 
La Sociedad Comercial del Estado (Government Trade Organization) que depende del Mº de Comercio, ha estado tradicionalmente encargada de centralizar las importaciones de productos alimentitos básicos subvencionados, como el trigo, azúcar, arroz, aceite vegetal, la carne de pollo congelada y la leche infantil en polvo. Sin embargo el monopolio legal para la importación de estos productos va desapareciendo gradualmente y el sector privado ha sido ya autorizado a importar directamente.
 

Agricultura

Irán tiene 18,7 millones de hectárea cultivables. La agricultura absorbe el 19,2% de la población activa y genera en torno al 9% del PIB. En el país se encuentran todo tipo de climas: tropical, subtropical, mediterráneo y continental con diferencias de hasta 40 grados entre las diversas zonas, lo que contribuye a la existencia de una gran variedad de cultivos a lo largo del año, desde trigo, arroz, maíz, cebada, hasta té y especias pasando por cítricos, aceitunas, dátiles, nueces, uvas, y todo tipo de verduras. En general la calidad de estas producciones es muy elevada de modo que puede afirmarse que la exportación de productos agrícolas es una de las opciones más viables y prometedoras para ampliar la oferta exportable iraní desde el casi “monocultivo” del petróleo. El valor de las exportaciones agrícolas en el año 2010-2011 ascendió a 4.883 millones de dólares, un 18,5% más con respecto al año anterior.
 
El año 2014-2015 (último dato disponible) ha visto como la agricultura ha conseguido importantes inversiones para reducir las importaciones de alimentos, las principales del país, situándose por encima de las 110 millones de toneladas la no hortícola, 16 la hortícola, la ganadería, 13,7 y los productos pesqueros, 664.000 toneladas.
 
Trigo, arroz, cebada y maíz son los cultivos más importantes, alcanzando el primero la cifra de 20 millones de toneladas, el segundo, 8 millones de toneladas, la tercera, 6 millones de toneladas, y el cuarto, 4 millones de toneladas. Las importaciones son sobre todo de EAU (re-exportación), Pakistán y Uruguay. El país es el mayor productor de pistachos del mundo seguido de EEUU y Turquía. Azafrán es otro de los productos de exportación por excelencia y sus destinatarios son Emiratos, España, Japón, Turkmenistán, Francia, Italia y EEUU. Irán es uno de los principales productores mundiales de azafrán con 170 toneladas/año, de las que exporta algo más del 50% (su valor en 2014-2015 fue de 500 millones de dólares). España es el principal destino del azafrán iraní.
 
El cuadro que figura a continuación muestra las exportaciones de Irán de algunos productos agrícolas significativos y el saldo negativo en la balanza comercial de los productos alimenticios:
 

 

SALDO COMERCIAL IRANÍ DE PRODUCTOS DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA (millones de USD)

 

EXPORTACIONES AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA IRANÍES (millones de USD) 

 

2011/12

2012/13

Evolución %

 

 

2012/13

2014/15

Evolución %

Exportaciones

5.520

5.376

-2

 

Ganado y aves

448

723

62,3

Importaciones

10.398

12.096

16

 

Farmacéuticos

0,44

1,77

300

Balance comercial

-4.878

-6.720

37

 

Productos pesca

232

204

-14

 

 

 

 

 

Agríc. /hortíc.

3.087 

4.137

34

 

 

 

 

 

Alimenticios

1.496

1.612

7,7

 

 

 

 

 

TOTAL

5.294

6.671

26

                     

                           

Ganadería 
 
El peso de la ganadería en el conjunto del sector agrario ha venido disminuyendo y en la actualidad se estima en un 31%. Los métodos de cría predominantes son de corte tradicional y la ganadería se ejerce a menudo como una actividad meramente complementaria de los cultivos agrícolas. La práctica totalidad de la producción se origina en el sector privado. Se han producido 15 millones de toneladas en 2014-2015, con el 6,2% de incremento. La leche es el principal componente, con el 75% del total.
La cabaña ganadera está relativamente diversificada, mostrando los rasgos habituales de un país islámico, con una gran presencia de ovino e inexistencia de porcino:
Las ovejas (50.200.000 cabezas en 2014) y cabras (22.000.000) son los animales más comunes; también está extendido el ganado vacuno (8.670.000), asnos (1.600.000), búfalos (135.000), mulas (175.000), camellos (66.000) y caballos (140.000). Cabe destacar además, los 3,5 millones de colmenas existentes en el país, así como un total de 927 millones de gallinas, 2 millones de pavos, 1,6 de patos y 1 millón de gansos. Además Irán produjo en 2013 10,5 miles de millones de huevos de gallina y 6,5 millones de toneladas de leche entera, 3,9 de desnatada, siendo la carne más consumida la de pollo (1,95 millones de toneladas y USD 7.300 millones).
En Irán se practica tanto la cría industrial de animales, como sistemas de cría sedentarios (bastante comunes), trashumantes (principalmente de ovejas y cabras, en los montes Zagros) o el nomadismo, de poca importancia hoy en día. De los 90 millones de hectáreas de pastizales que la FAO estima que posee Irán, el 48% se considera que, aunque recuperables mediante tratamiento, se encuentran en mal estado.
 
Pesca
 
En cuanto a la pesca, la extensa costa Iraní, junto con un clima diversificado en la superficie terrestre adaptada a los diversos tipos de acuicultura, hace de Irán la nación pesquera y acuícola más importante en la región. Ésta cuenta con 12.120 embarcaciones motorizadas y 151.326 pescadores y ha ido aumentando su volumen de pesca en los últimos años, pasando de 324.873 toneladas en 2002 a más de 500.000 en 2015.
 
Irán posee 2.700 km de costa, en el Mar Caspio al norte y al sur en el Golfo Pérsico y el Mar de Omán. El área de pesca es de 196.000 km2 y las aguas ricas en recursos piscícolas, con más de 350 especies.
 
Irán dispone también de buenas condiciones para el desarrollo de piscicultura. Cuenta con 1,5 millones de hectáreas de lagos y embalses, de los que un tercio ofrecen buen potencial para el desarrollo de la piscicultura.
 
Sin embargo, el sector pesquero está muy poco desarrollado. Da empleo a 170.358 personas y es una actividad muy importante a nivel local en las zonas costeras, donde el acceso a otros alimentos es muy limitado.
 
La explotación pesquera en el Caspio presenta graves problemas de sostenibilidad. No existe un acuerdo entre los países limítrofes para ordenar las actividades pesqueras. Irán ha realizado importantes esfuerzos unilaterales para reducir las capturas, incluyendo un programa de rehabilitación de stocks, pensando sobre todo en la recuperación de los esturiones, de donde procede el caviar. Por desgracia, los países costeros del Caspio no han acompañado estas políticas con programas similares.
 
La piscicultura ha crecido de forma importante. Las especies de mayor producción son las carpas, truchas y gambas. La producción de gambas de piscicultura se ha situado en 2.500 Tm./año de agua salada y 258 Tm./año de agua dulce para el año iraní 1393 (marzo 2014-marzo 2015). El procesamiento de pescado es una actividad muy limitada, con la excepción del enlatado: 569 millones de latas/año La mayor parte del pescado se consume en las zonas costeras.
 
El pescado es un alimento muy poco valorado en Irán, cuya dieta se basa en otras proteínas animales. El consumo per cápita es de a 8,97kg. El consumo interno absorbe la mayor parte de la producción local. Las exportaciones alcanzaron la cifra de 70 millones $ y 43.400 Tn de todas los productos de la pesca. El caviar y las gambas son producidos principalmente para la exportación; el primero representa el 40% del valor total exportado. Los clientes del pescado iraní son fundamentalmente: Iraq, China, Kuwait, Afganistan, otros países del Golfo Pérsico y en Europa, Alemania, España e Italia.
 
El desarrollo de la pesca en Irán es responsabilidad de Iranian Fisheries Organization (SHILAT Iran), dependiente del Mº de la Cruzada Agrícola. Regula toda la cadena del sector: capturas, procesamiento y distribución. Sus prioridades son desarrollar la pesca de altura y la piscicultura, mejorar la red de distribución interna del pescado y promover la exportación.
 

    

Sector secundario

Gas, Petróleo y Petroquímica
 
 
A diferencia de otros países de Oriente Medio, Irán tiene una economía relativamente diversificada, con una cierta base industrial, a pesar de que el sistema económico iraní es muy dependiente del petróleo y el gas. Estos sectores aportan el 50-60% de los presupuestos del Estado y sus exportaciones superan 80% del total de las ventas de Irán al exterior. En términos de PIB, el petróleo aportaba el 22,7% del total (2010-2011). Sin embargo, con el embargo de la Unión Europea decretado en 2012, se han venido reduciendo estas cifras y actualmente el petróleo aporta el 44 por ciento del presupuesto. 
 
Estructura del sector
 
Los tres sub-sectores están bajo la responsabilidad y control del Ministerio del Petróleo, del que dependen una serie de organismos y empresas estatales especializadas.
 
Las tres empresas de cabecera en cada uno de los subsectores son:
 
National Iranian Oil Co. (NIOC), responsable máximo en el sector petróleo y cuarta compañía mundial del sector
 
National Iranian Gas Co. (NIGC.), que gestiona el gas una vez extraído, y
 
National Petrochemical Co. (NPC), compañía responsable del desarrollo del sector petroquímico en Irán.
 
De estas tres sociedades dependen una serie de filiales especializadas en diversas actividades en cada sector:
 
Petróleo: de NIOC dependen, entre otras empresas:
 
NIOOC (National Iranian Offshore Oil Co.) lleva a cabo la gestión de los campos de petróleo offshore del Golfo Pérsico.
 
NIOC South (National Iranian South Oil Fields Co.), a cargo del los campos onshore en el sur de Irán, en Khuzestan, principalmente.
 
National Iranian Drilling Company se dedica a la perforación de los pozos de petróleo y gas.
 
Kala Naft Co. gestiona la mayor parte de las compras extranjeras para la industria petrolífera.
 
National Iranian Tanker Company es la encargada de gestionar el transporte de gran parte de las exportaciones de crudo iraní.
 
Refino:
 
NIORDC (National Iranian Refining and Distribution Company), también filial de NIOC, es responsable de la producción y distribución de productos petrolíferos refinados.
 
Gas:
 
National Iranian Gas Company (NIGC) gestiona la distribución, el transporte, la venta de gas en Irán y la compra de material de transporte y distribución. Depende igualmente del Ministerio de Petróleo. También dependen directamente de NIGC las plantas de refino y tratamiento de gas del país, y la exportación del gas. Pars Oil & Gas Company (POGC), dependiente de NIOC, es la encargada de desarrollar el yacimiento de South Pars y supervisar los proyectos que allí se realicen.
 
No obstante, NIOC mantiene las competencias sobre las actividades de exploración y desarrollo de los yacimientos de gas, producción, reinyección, compra de suministros y seguimiento de los contratos de buy-back (en particular los del campo de South Pars). Para ello, la creada recientemente como filial independiente, National Iranian Gas Export Co. (NIGEC), dedicada principalmente a negociar con compañías extranjeras la producción y el marketing de gas y de LNG,  fue absorbida en julio de 2012 en su vertiente de exportación de gas vía gaseoducto por la Nacional Iranian Gas Company (NIGC) mientras que las exportaciones de LNG han ido a parar a la NIOC. Parece ser que no ha sido una decisión correcta, ya que ambos tipos de exportación no pueden fácilmente separarse.
 
Petroquímica:
 
Las actividades principales de National Petrochemical Company (NPC) - directamente dependiente también del Ministerio de Petróleo- son la producción, venta, distribución y exportación de productos químicos y petroquímicos. Además de las plantas petroquímicas, la NPC posee diversas compañías, que desarrollan actividades de producción o prestación de servicios a la industria petroquímica.
 
Situación actual de los principales sub-sectores.
 
Petróleo
 
El país posee unas reservas de petróleo de 137.600 millones de barriles/día, que representan cerca del 10% de las reservas mundiales. Son las segundas mayores reservas de los componentes de la OPEP, tras las de Arabia Saudita. Irán es el segundo productor de la OPEP, después del reino saudí, y aporta el 14% de su producción. Su actual ritmo de producción alcanza los 2 millones de b/d. Desde enero de 2012 con la aplicación de las sanciones, el ritmo de producción comenzó a disminuir al mismo tiempo que empezaron a almacenar el petróleo en el Golfo Pérsico. En el cuarto Plan de Desarrollo (2010-2015), Irán planificó aumentar la capacidad de producción de petróleo hasta 5,15 millones de barriles por día, y de gas hasta 1.110 millones de centímetros por día, pero no los ha alcanzado.
 
Irán ha consumido en el año 2014-2015 (último dato oficial) 1,2 millones de barriles día. Sus mayores clientes son  China, Japón, India, y Taiwán. El embargo europeo ha llevado al sector a bajo mínimos, unido al bajo precio del barril.
 
La mayor parte de las reservas de petróleo se encuentran en los grandes yacimientos onshore situados en la región del Khuzestan, en la franja comprendida entre los Montes Zagros y la frontera con Irak. En general, se trata de campos muy antiguos, cuya explotación requiere de grandes inversiones para mantener los ritmos de producción.
 
La producción de petróleo en Irán se enfrenta con tres problemas de singular importancia:
 
El consumo interno de recursos energéticos crece de manera significativa, como consecuencia del crecimiento económico y demográfico y de la escasa eficiencia en el uso de las fuentes primarias y secundarias de energía, fomentada por la política de subsidios. La proporción de la demanda doméstica de energía cubierta por el gas natural es creciente – en la actualidad ya satisface algo más de la mitad de la demanda interna- pero aún así se prevé que el uso del petróleo para consumo interno no deje de crecer en volumen en los próximos años. Y al ritmo actual de consumo, en 2025 Irán debería importar petróleo para cubrir sus necesidades domésticas.
 
El ritmo de agotamiento de los pozos actualmente en producción es muy rápido, como consecuencia de los insuficientes niveles de inversión en actividades de exploración y mantenimiento en los años posteriores a la revolución. El Ministro de Energía iraní ha constituido un consorcio de seis universidades para estudiar las posibilidades de recuperación de pozos de petróleo y ha impuesto la recuperación del 1% anual, lo que conduciría al incremento en 6 millardos de barriles a las reservas recuperables totales.
 
Y el ratio de recuperación del petróleo es del 25-26%, muy lejos de la media internacional que se sitúa entre el 38 y el 40%.
 
 El objetivo de alcanzar un ritmo sostenido de incremento de producción en los próximos años pasa por varias líneas prioritarias de actuación:
 
Desarrollo de los yacimientos compartidos de petróleo off-shore. Irán tan solo extrae 800.000 b/d de campos off-shore; un objetivo primordial a medio plazo es el aumento de la producción, a través del desarrollo de los yacimientos off-shore existentes, hasta niveles cercanos a los 1,1 Mb/d.
 
Operaciones de prospección de nuevos yacimientos.
 
La Dirección de Explotación de NIOC está realizando operaciones de prospección de nuevos yacimientos onshore y off-shore, tanto en el Golfo Pérsico como en la zona del Mar Caspio (ha hecho dos descubrimientos tanto de petróleo como de gas). Incremento de los Programas de Recuperación de Petróleo. Estos Programas (Enhanced Oil Recovery Programmes, EOR) se centran en la modernización de los grandes yacimientos onshore, que presentan problemas de mantenimiento, infiltraciones de agua y bajas presiones, así como en la recuperación del petróleo a través de la inyección de gas natural.
 
Irán dispone de cuatro terminales principales, todas ellas en el Golfo Pérsico, en la isla de Kharg - con diferencia, la mayor- la isla de Sirri, la isla de Lavan y Ras Bahrengan. Los productos refinados, por su parte, se exportan desde las terminales de Abadán y Bandar Mahshahr. Todos los centros de producción están bien conectados con estos puntos de distribución a través de la red interior de oleoductos. Irán posee una extensa red local de oleoductos (9.000 Km. aproximadamente) que permite transportar el petróleo desde los yacimientos del Golfo Pérsico hasta los puertos y las refinerías de todo el país. Existe, además, un oleoducto de 180.000 brl/d de capacidad que conecta el Puerto de Neka, en la costa del Caspio, con la red de oleoductos existentes.
 
Existen 15 campos offshore y 11 onshore compartidos con otros países, la mayor parte con Irak, (están intentando los dos Gobiernos llegar a un acuerdo para su explotación).
 
El Presupuesto del Ministerio de Petróleo en 2014-2015 fue de 46.000 millones de dólares, de los cuales 5 procederán de los recursos locales, y el resto vendrá de contratos buy-back, de las emisiones de bonos en ríales y euros, del Fondo de Desarrollo Nacional, de los préstamos del Banco Central a Naftiran Intertrade Company, y de los depósitos que la Empresa Nacional del Petróleo tiene en el Banco Central.
 
Debido a los problemas derivados de la implantación de sanciones, que han traído consigo una menor producción, y en consecuencia una menor exportación, y por lo tanto menos recursos para el Ministerio de Petróleo, se añadieron algunos artículos a la Ley de Presupuesto de 2012-2013 para compensar las caídas. El Banco Central de Irán suministrará a la industria del petróleo 10.000 millones de dólares que serán depositados en Naftiran Intertrade Company, quien reembolsará el crédito en un período específico de tiempo. Asimismo, se ha aprobado que el 18% de los recursos del Fondo de Desarrollo Nacional, entre 8 y 14.000 millones de dólares, sea invertido en exploración y producción de petróleo. Y el 20% de los ingresos de cada campo serán gastados en mantener su producción.
 
 Refino.
 
En Irán hay nueve refinerías: Abadan, Arak, Bandar Abbas, Esfahan, Kermanshah, Lavan, Shiraz, Tabriz y Teherán, para las que el Ministerio de Petróleo tiene un plan de modernización y ampliación de capacidad de producción en hasta 190.000 b/d. Adicionalmente hay proyectadas siete refinerías adicionales: Anahita, Caspian, Hormuz, Khuzestan, Pars, Persian Gulf y Shahriyar, aunque parece ser que solo hay presupuesto para la Persian Gulf.
 
Debido a la situación de Irán en el entorno internacional, los bancos iraníes, sobre todo los sancionados, están emitiendo bonos para la financiación de grandes refinerías. Así el Banco Mellat ha emtido bonos para la refinería de Arak por valor de 367 millones de dólares y 150 millones para la refinería de Bander Abbas.
 
La insuficiente infraestructura para el refino de crudo sigue siendo uno de los problemas más acuciantes de la economía iraní,  que sigue estancada en 1,6 millones b/d en 2014-2015, el mismo nivel que cuatro años antes.
 
El consumo de gasolina se mueve en torno a los 300.000 barriles diarios en 2014-2015, y no ha parado de disminuir desde 2006-2007 (año en el que alcanzó 422.000 barriles diarios); fuel oil, 357.000 (no ha parado de aumentar ya que en 2006-2007 fueron 357.000 barriles diarios); gasoil, 497.000 (un aumento de 197.000 en cuatro años);keroseno, 136.000 barriles (ligeramente inferior al nivel de 2006-2007); LPG 36.000 barriles diarios (ligeramente inferior a la cantidad de cuatro años antes).
 
Gas natural
 
Las reservas de gas de Irán son las primeras en volumen del mundo; se cifran, según las últimas estimaciones, en 28 Tcm equivalentes al 15,3% de las reservas mundiales. A pesar de ello su cuota de mercado dentro del conjunto de exportaciones globales es inferior al 1%. El consumo total de gas en 1389 (marzo 2010-marzo 2011) ha sido de 150,3 bcm, ha exportado 8,5 y ha importado 9 bcm.cifra que casi coincide con su producción.
 
La red interna de gasoductos abarca 13.000 Km. Se conoce como Iran Gas Trunkline (IGAT). Su finalidad básica es transportar el gas de los yacimientos del Sur – en particular los volúmenes crecientes que están previstos extraer de South Pars- hacia los grandes centros de consumo del norte del país y hacia Turquía.
 
Por otra parte, Irán importa gas de Turkmenistán (unos 8.000 millones de m3 al año) para suministrar gas a las regiones del norte del país, que se encuentran muy lejos de los yacimientos productivos del sur. Las negociaciones desde finales del 2008 entre Irán y Turkmenistán sobre el precio del suministro han conducido al establecimiento 170$/1.000 m3, revisable cada tres años. A principios de 2010, se inauguró el segundo gaseoducto, por lo que la cifra conjunta de importación podrá alcanzar los 14 bcm. 
 
Turquía es el principal destinatario del gas iraní (siendo Irán el segundo proveedor, después de Rusia). El contrato entre los dos países se firmó en 1995 por una duración de 25 años y suministro de 50 Mcm/día. Turquía no está de acuerdo con el precio actual que Irán le está cargando, y la única solución es recurrir al arbitraje (Tribunal Internacional del Arbitraje). El acuerdo implica un suministro de 50 Mcm/día, vía un gaseoducto de Tabriz a Ankara, que es, hoy por hoy, el único destino de la exportación del gas iraní.
 
Por otra parte hay que tener en cuenta que el yacimiento de South Pars es la mayor reserva aislada de gas del mundo; representa, aproximadamente, un 8% de las reservas mundiales y aproximadamente el 50% de las reservas de Irán. South Pars es un yacimiento off-shore compartido con Qatar y está situado a unos 100 Km. de la costa iraní, frente a la Zona Petroquímica de Assaluyeh. Su desarrollo está planeado en 29 fases.
 
El presupuesto para el año 2014-2015 de desarrollo del enorme campo de gas, SOUTH PARS, será de 26.000 de dólares  contra 20 el año anterior (1,5 procedentes de la emisión de bonos, 2,7 de buy-back, 4,6 de recursos locales, 1,3 del Fondo de Energía 3,5 del NDF,  y 500 millomes del banco Sepah, entre otros). Las fases 12 (la mayor de todas y equivalente a tres fases standard), 13 y 22-24 son las que necesitan más fondos, un total de 10,5 millardos se han invertido y necesitan 10.400 millones de dólares más.
 
Para poder exportar gas natural licuado, hay cinco  grandes proyectos en marcha en South Pars: Persian LNG (suspendido), Pars LNG (suspendido), Irán LNG (un 60% de cumplimiento), North Pars LNG (suspendido), y Golshan&Ferdowsi LNG (suspendido). Irán lleva un gran retraso con respecto a los demás productores del Golfo Pérsico (Omán, Catar, EAU) en la producción y exportación de gas natural licuado (LNG).  Parece que intentaron ya en la época del Sha producir gas natural licuado, pero diferentes razones: sanciones de los EEUU, sanciones de la UE, financiación,  han impedido su desarrollo. Esta actividad requiere grandes inversiones de capital que ahora no está disponible debido a las sanciones de Naciones Unidas por el contencioso nuclear. A ello hay que añadir que la mayor parte de la tecnología de punta en el campo de la licuefacción del gas es americana o europea lo que imposibilita su acceso para Irán.
 
Las exportaciones de gas vía gaseoducto tenían hasta ahora una importancia secundaria porque solamente son viables para una distancia de hasta 3.000 km. Dos son los proyectos más importantes de gaseoducto para exportación: el IPI y el mencionado gaseoducto con Turquía.
 
Irán lleva varios años negociando con Pakistán e India el llamado gaseoducto de la paz, el  IPI (Irán-Pakistán-India). Recientemente parece haber cobrado impulso a pesar de las presiones de los EEUU a Pakistán, ya que éste ha otorgado la elaboración de la ingeniería a una empresa alemana. La India, por el momento, ha declinado su participación. El importe del proyecto es de 7.600 millones millardos de dólares y tendrá una longitud de 900 km. (200 en la parte iraní), debiendo haberse terminado en 2015 (la parte iraní, parece, ya tiene construida su parte, y si Pakistán no tuviera su oleoducto disponible, debería pagar 200 millones dólares de indemnización). Sin embargo, existen rumores de que Pakistán prefiere importarlo de Turkmenistán, aunque sea mucho más caro, debido a las presiones americanas. También parece que GPB Global Resources, una filial de Gazprom Bank of Russia, ofrece financiar 1,5 millardos de dólares siempre que el proyecto sea otorgado a Gazprom. Pakistán busca 500 millones de dólares para financiar el proyecto, y parece que los iraníes le ofrecen un préstamo de 250 millones. El gaseoducto  de 42 inch de diámetro transmitirá 750 Mscf/día  a 1 Bscf de gas a gran presión desde Gwadar hasta Nawabshah.
 
Si la participación de Irán en el proyecto Nabucco llegara a materializarse, probablemente sería a partir de este gaseoducto que sería prolongado hacia Europa a través de Bulgaria, Rumania, Hungría y Austria. Sin embargo, después de las sanciones sus eventuales socios han aparcado a Irán. En estos momentos se está discutiendo la construcción de un gaseoducto a través de Irak y Siria, para llegar al Mediterráneo.
 
Hay otros proyectos que empiezan a ganar importancia como el gaseoducto desde la isla de Kish a Omán, o la posibilidad de formar una empresa conjunta con Rusia y Qatar que llevaría el gas vía gaseoducto hasta Qatar donde sería licuado y exportado desde allí como LNG.
 
El problema para todos los proyectos es su financiación. El Banco SADERAT ha vendido 500 millones de dólares en bonos para financiar South Parts, mientras que el Banco Melli ha tenido dificultades para colocar bonos por 600 millones de dólares.
 
Petroquímica
 
La producción iraní de productos petroquímicos en 2014-2015 fue de 40,2 millones de toneladas, un 16,7% mayor que un año antes. Por componentes, esta producción puede dividirse en un 25% de productos químicos, 38% de fertilizantes, 8% productos aromáticos, 6% polímeros y 23% materias primas. La producción anual de productos petroquímicos ha ido incrementándose durante los últimos años, desde los 8,7 millones de toneladas de 1995.
 
Por el momento, la producción petroquímica iraní se concentra en el oeste del país, en la provincia de Khuzestán y, más al norte, a lo largo de la frontera con Irak; en esta zona están situados los principales pozos de petróleo onshore que desde hace años aportan el grueso de la producción de petróleo del país. Algunas plantas de importancia se encuentran en el interior (Isfahán, Shiraz,y Arak) o en el Golfo Pérsico (Kargh Island). Assaluyeh, en la costa del Golfo, frente al yacimiento de gas de South Pars, es el gran centro de producción del país. Acaban de ser inauguradas dos plantas petroquímicas: una en Arvandan y otra en Mahabad. Asimismo, el Gobierno acordó retirar del Fondo de Estabilización del Petróleo, 227 millones de dólares para la construcción de un complejo petroquímico en Molestan.
 
En la actualidad, el complejo petroquímico de mayor producción, con más de 5.3 millones de tons/año, es todavía el de Bandar Imam, que forma el núcleo de la zona económico-energética especial conocida como Petzone.
 
El 5º Plan de Desarrollo prevé una inversión de 44 MM dólares para 64 proyectos con una capacidad anual de 50 millones de toneladas.
 
El mercado doméstico supone menos de la mitad de las ventas de la industria petroquímica iraní, tanto en valor como en volumen, 10,5 millones de toneladas y 67.698 millones de riales. A partir del año 2002 se produjo un fuerte crecimiento de las exportaciones de productos petroquímicos que no han dejado de crecer desde entonces, alcanzando la cifra de 11.559 millones de $ en 2014-2015. Los principales clientes de las exportaciones iraníes son el Lejano Oriente (41%), especialmente China, que representa un 9%, Oriente Medio (22%) y la India (14%). 
 
Irán es el quinto productor mundial de productos petroquímicos y el segundo  en Oriente Medio, 27% del total, superado por Arabia Saudita con el 50%.
 
En 2025, Irán debería ser el primer productor de productos petroquímicos en la región y alcanzar un 7% de la producción total de la OPEC.
 
 Pero la prohibición americana y la europea de compra de productos petroquímicos a Irán pueden hacer peligrar los planes de expansión de las autoridades iraníes en este campo.
 
 Energía eléctrica
 
La capacidad de generación de energía eléctrica en 2014-2015 fue de 233 millardos de kwh, un 5,3% más que un año antes, mientras que el consumo fue de 184 millardos de kwh. El peso en el consumo correspondió el 33,4% al sector industrial, el 33,1% al residencial, 6,9% al comercial, el 13,1% al agrícola, y 11,5% al sector público. El 87,8% de la producción provino del sector píblico mediante turbinas de gas y ciclo combinado (44,8%), vapor (38,8%) e hidroeléctrica, diesel y eólica (4,2%); y el 12,2% de grandes industrias y del sector privado. Existen 59 plantas de producción de electricidad de las que 12 son de ciclo combinado, 31 de gas y 16 de carbón. La mayor parte del combustible empleado en las centrales térmicas en Irán es gas natural. Tan solo 141 millones kwh de electricidad es de origen eólico, es decir un 0,07% de la producción total. No hay cifras de generación de electricidad a partir de energía solar porque es mínima.
 
El consumo de energía eléctrica en Irán es de 2.466 kw/per cápita, uno de los más altos de toda la zona de Oriente Medio y Norte de África, debido sin duda a los fuertes subsidios que reciben los consumidores.
El 100% del territorio urbano tiene acceso a la electricidad, así como el 98% del rural sin embargo la capacidad instalada ya no puede hacer frente a la demanda y en verano, cuando el calor es muy fuerte, son frecuentes los cortes de varias horas incluso en Teherán. En el V Plan Quinquenal (2010-2015) las inversiones anuales previstas para aumentar la generación equivalieron a un 3% del PIB iraní. El crecimiento anual del consumo se mueve en torno al 7% de media.
 
Existen interconexiones con Afganistán, Armenia, Azerbaiján, Irak, Pakistán, Turquía, y Turkmenistán, con capacidades entre 700 MW (Irak) y 40 (Afganistán y Pakistán), aunque están planificadas o en construcción un aumento considerable de las capacidades existentes. Están estudiando la posible conexión con la Federación Rusa, con Tajikistan (vía Afganistán), con cable submarino con la EAU. La exportación neta en 2014-2015 ha sido de 3,7 millones de KW/hora
 
En este campo y en ausencia de financiación extranjera, la Iran Power Development Company ha emitido bonos a través del Banco Saderat por valor de un millardo de dólares con el fin de construir más plantas de producción de electricidad.
 
Transmisión
 
La red principal de transporte y transmisión de energía, compuesta por líneas de 230 y 400 kV, cubre prácticamente la totalidad del país. A escala regional, las tensiones suelen ser de 132 y 63 kV y en la última etapa se emplean tensiones de 33, 20 y 11 kV. Tan sólo restan por conectarse al grid nacional dos sistemas hasta ahora aislados, en las provincias de Khorasan, al norte, y Baluchistan-Sistan, al sureste. La red principal iraní está cone
norte, y Baluchistan-Sistan, al sureste. La red principal iraní está conectada con todos los países con los que Irán tiene frontera terrestre.  Con Irak, han lanzado la construcción de la nueva línea KARKHA-AMARA de 400KWpara fortalecer la red iraquí (Irak importa 550MW de electricidad a través de las líneas ABADAN-HARTHA, KERMANSHAH-DIJALA, y SAR-E POL ZAHAB KHANAQUIN).
 
Organización del sector
 
El Ministerio de Energía y Aguas es la autoridad tutelar del sector y diseña y supervisa la política de generación, transmisión y distribución eléctrica. En gran parte, es también el ejecutor directo de esa política, a través de TAVANIR.
 
El Ministerio tiene dos áreas de trabajo bien diferenciadas, energía y aguas. El Viceministerio de Agua es competente en la construcción y gestión de centrales hidroeléctricas y aporta la energía producida a la red nacional. De esta rama del Ministerio depende Iran Water and Power Resources Development Company (IWPRC), una filial al 100% del Ministerio de Energía que se encarga de la construcción de las presas y centrales hidroeléctricas. Siguiendo un esquema similar al que existe para las térmicas, IWPPC utiliza a la empresa FARAB, también estrechamente vinculada al Ministerio, como contratista principal en la construcción de presas y centrales hidroeléctricas.
 
Con esta salvedad, el eje central de la política energética es la entidad pública TAVANIR (Power Generation, Transmisión and Distribution Management Organization), dependiente del Ministerio de Energía. Su Consejo de Dirección está compuesto por los Ministros de Energía (Presidente), Economía, Petróleo e Industria y por el Director de MPO (Management & Planning Organization). El Director Ejecutivo de TAVANIR tiene rango de Viceministro.
 
TAVANIR actúa a la vez como autoridad sectorial y como compañía holding. Es el principal productor iraní de electricidad y planifica y controla todo el programa de construcción de centrales. También es responsable del transporte y distribución de la energía eléctrica, de la fijación de tarifas y la reglamentación, actividades comerciales e I+D.
 
Las empresas más significativas del grupo TAVANIR son las siguientes:
 
Iran Power Development Company (IPDC).
 
Se encarga de la planificación y contratación de los proyectos relativos a la generación de energía por medios térmicos y la instalación de los puestos de alta tensión.
 
Iran Power Plant Projects Management Company (MAPNA),
 
Creada en 1993 por el Ministerio de Energía, es el principal constructor a nivel nacional de centrales térmicas (termoeléctricas convencionales y ciclo combinado). MAPNA es el contratista de referencia de IPDC. En la actualidad emplea a 15.000 personas y tiene un valor de contratación anual de 4.800 millones de dólares.
En MAPNA se concentra gran parte la experiencia acumulada por la industria iraní en la producción de equipos para el sector eléctrico y su instalación. Su posición cuasi-monopólica en la construcción de centrales térmicas en Irán le ha permitido alcanzar un nivel técnico que le ha permitido el desarrollo de una cierta actividad internacional. MAPNA es hoy un contratista muy competitivo en precio, con una presencia apreciable en Oriente Medio y las repúblicas de Asia Central.
 
Hasta hace poco MAPNA solía actuar como contratista EPC, encargándose del procurement de los equipos imprescindibles no fabricados en Irán. Su gran objetivo es reducir en la medida de lo posible esa dependencia de suministradores extranjeros. Desea adquirir la tecnología necesaria para la fabricación de todos los equipos necesarios y desarrollar íntegramente los proyectos junto a sus subsidiarias. Las empresas extranjeras verán gradualmente limitado su papel al suministro de componentes y la supervisión de la calidad de los productos fabricados localmente.
 
 
16 Compañías Eléctricas Regionales (RECs).
 
Realizan las funciones de TAVANIR a nivel regional: generación, transmisión y distribución y venta de energía a los consumidores finales. Propietarios de las redes de transmisión.
Iran Grid Management Co (IGMC). Fue creada a finales de 2004 con el fin de promover la reestructuración del mercado eléctrico. Iran Grid realizará las siguientes funciones: gestión de la red de transmisión, creación de un mercado mayorista de electricidad y diferenciación de tarifas según las horas del día y las épocas del año. Es el Operador del sistema.
 
Iran Organization for Renewable Energies (SUNA). Institución dedicada a la promoción de energías renovables, con énfasis en las energías solar – en sus dos versiones, térmica y fotovoltaica- y eólica. Trata de impulsar proyectos en BOT, participando como inversor y actuando a la vez de comprador de la energía producida, en nombre de TAVANIR. Actualmente, solo están interesados en la producción de energía origen eólico y solar. La única planta solar existente- Shiraz- debe ser modernizada y para ello han firmado un Memorándum of Understanding con CIEMAT, aunque existen otras de muy pequeño tamaño, y se construirá una en Yazd por MAPNA.
 
Iran Energy Efficiency Organization (SABA). Promueve proyectos y tecnologías de conservación energética y asesora a los grandes consumidores industriales. Se ocupa también de la investigación y difusión de la incorporación de instrumentos de medida relacionados con el sector.
 
Existen 42 compañías privadas de distribución. Desean privatizar a través de la Bolsa las plantas existentes.
 
Desde un punto de vista regulatorio, debe recordarse que Irán firmó el Convenio de NNUU sobre Cambio Climático en la Cumbre de Rio de 1992 y posteriormente lo ratificó en 1996. Posteriormente ratificó el Protocolo de Kyoto el 22/8/2005 y se incorporó oficialmente como Miembro el 20/11/05. La Oficina Nacional de Cambio Climático de Irán es la Autoridad Nacional Designada (AND) y está integrada en el departamento de Protección del Medio Ambiente. El CDM (clean development mechanism) es la parte más importante del protocolo de Kyoto en lo que a Irán se refiere.
 
 
El sector manufacturero.
 
El sector industrial iraní ha registrado un importante crecimiento en los últimos años. En la industria manufacturera destacan la automoción y la siderurgia, además de la petroquímica.
 
La autoridad tutelar es el Ministerio de Industria y Minas. Su principal brazo ejecutivo es Industrial Development & Renovation Organization of Iran (IDRO), un gran holding industrial con especial presencia en los sectores de automoción y alta tecnología.
 
Automoción
 
El sector de la automoción en Irán es, después del petróleo y sus derivados, el de mayor importancia económica del país. Aporta un 2% del PIB y ha registrado un crecimiento muy importante en los últimos años, por encima del 25%, ritmo muy superior al logrado en otros sectores industriales. El sector tiene ya un cierto peso en el mercado internacional: Irán es hoy el decimosexto productor mundial de automóviles.
 
El sector da empleo a unas 650.000 personas. La producción anual se cifra en torno a 1.500.000 unidades, por debajo de la demanda doméstica, lo que se traduce en un largo período de espera para la adquisición de los vehículos de más bajo coste. El parque automovilístico se estima en torno a 7,5 millones de vehículos, de los que 2,6 millones tienen más de 20 años, siendo la media de edad en 2014-2015 de 11,5 años para los coches de pasajeros y de 17,9 años para los de mercancías. El parque se distribuye en porciones más o menos iguales entre Teherán y el resto del país.
 
La automoción en Irán ofrece unas perspectivas de fuerte crecimiento de demanda, debido a la presión demográfica, la relativa mejora del poder adquisitivo, las necesidades de reposición de la flota y la insuficiencia de los sistemas de transporte público en las grandes ciudades. El índice de coches per cápita es todavía bajo (1 vehículo por cada 10 personas en Irán frente a 5,6 en Arabia Saudí, 9,8 en Turquía, 2 en Europa o 1,2 en EE.UU.).
El sector automovilístico se caracteriza por una gran concentración, y un claro predominio del sector público en la producción de vehículos: Iran Khodro y Saipa (participadas mayoritariamente por IDRO) controlan más del 95% del mercado. El resto de los operadores son meros ensambladores, que importan CKDs de marcas principalmente francesas y asiáticas. Hay una creciente presencia del sector privado en lo que a fabricación de componentes se refiere.
 
Irán Khodro dominó el mercado durante mucho tiempo pero en 2009-2010 tuvo una cuota del 47,1% del mercado. El tradicional coche nacional, el Peykan, dejó de fabricarse en el 2006 y ahora la empresa produce modelos de la marca Peugeot y han comenzado con el Logan, producto de la inversión mixta de Renault.
 
En el año 2004 se estableció la empresa Renault Pars con un 51% del capital de Renault y el 49% restante de AIDICO (Automotive Industrial Development Corporation) perteneciente a partes iguales a Iran Khodro y a SAIPA.
SAIPA tuvo una cuota de mercado del 48,5% (ha pasado a Irán Khodro). Es la antigua filial de Citroen y fabrica modelos pequeños como el Xantia de Citroen. Ahora produce con mucho éxito el Pride con licencia de la coreana Kia Motors.
 
Ambas empresas ensamblan también camiones y autobuses. Irán Khodro trabaja modelos de Mercedes y Hyundai y SAIPA, de IVECO y Volvo.
 
El sector de producción de componentes cuenta con 1.200 empresas principales y otros tantos subcontratistas menores, que facturan en conjunto en torno a los MUS$ 3.000 anuales. Se estima que los fabricantes locales cubren el 80% de las necesidades de componentes de automoción del el país. Existe una importante asociación sectorial, Iran Auto-Parts Manufacturer's Association (IAPMA), muy activa en la defensa de la modernización del sector, que a pesar de su dependencia de los grandes ensambladores públicos cuenta con empresas privadas de creciente importancia.
 
Una parte de los fabricantes de componentes están organizados en torno a IDRO, que actúa de brazo ejecutor del Ministerio de Industria para el desarrollo del subsector. Irán Khodro y, en menor medida, SAIPA tienen también un número importante de filiales dedicadas a la fabricación de componentes, lo que refuerza su integración vertical y les permite controlar el nivel de calidad de sus productos finales y aumentar su contenido local.
 
La distribución de componentes se realiza a través de dos canales diferenciados:
 
Centrales de compras de Iran Khodro y SAIPA: SAPCO y Sazeh Gostar son las dos grandes centrales de compras que se encargan de gestionar los aprovisionamientos de las mencionadas compañías.
 
Mercado para la comercialización de piezas de repuesto para los talleres de reparación y mantenimiento. Estos talleres consiguen los materiales que no se producen localmente a través de importadores profesionales del sector.
 
La política del Gobierno de Irán con respecto al sector es decididamente proteccionista, con aranceles del 90% para turismos de los que se importan al año en torno a 23.000 unidades, la mayoría de ellos de gran cilindrada y marcas de lujo. Está prohibida la importación de coches usados, independientemente de quien los importe.
 
En cuanto a los componentes, hay una Nota Sectorial en la web corporativa de esta Ofecomes a disposición de las empresas interesadas: www.oficinascomerciales.es/Iran/ Actividades de Promocion/ Industriales y de Servicios.
 
 
Siderurgia
 
La industria de la siderurgia en Irán inicio su desarrollo en los años 60 cuando la antigua URSS construyó la primera fábrica en Isfahán con una capacidad anual de un millón de toneladas. La revolución de 1979 y la guerra contra Irak impidieron a Irán superar ese nivel de producción.
 
En 2014-2015, Irán produjo 12,7 millones de toneladas, todavía muy por debajo de sus posibilidades si se tiene en cuenta el volumen de las reservas y los recursos mineros de que dispone el país, así como una fuerza de trabajo barata y cualificada, y energía a muy bajo coste. El objetivo de las autoridades es producir 55 millones de toneladas/año de acero en 2025. Exportó en 2014-2015 1.000 millones de dólares e importó 9.212 millones de dólares.
 
El Ministerio de Industria y de Minas es el principal actor del sector, a través de IMIDRO, el holding que controla las principales empresas mineras de Irán, incluidos todos los grandes productores siderúrgicos. IMIDRO controla 4 filiales en el sector siderúrgico, que representan el 96.5% de la producción actual de acero bruto en Irán, es decir 12,2 millones de tons/año.
 
NATIONAL IRANIAN STEEL COMPANY (NISCO). Este grupo ya fue creado por el Estado a mediados de los 70 para aprovechar los notables recursos del país y atender así a la ingente demanda de materias primas del sector.
 
Las principales filiales de NISCO son las siguientes:
 
Iranian National Steel Industry Group (INSIG), fundada en 1970 y situada en Ahwaz. INSIG produce producto largo metálico y tiene una capacidad de producción de 800.000 tons/año.
 
Iran Alloy Steel Company, situada en Yazd, se especializa en la fabricación de aleaciones. Su capacidad es de 140.000 tons/año. Fue creada en 1999 y utiliza equipos japoneses de Mitsubishi y de la italiana Danieli.
 
Khorasan Steel Complex, cerca de Nyshabur al este del país, produce 550.000 toneladas de producto largo metálico desde el 2001.
 
Azerbaiján Steel Company, situada en Mianeh, en la provincia de Azerbaiján Este. Fue inaugurada en 2001 y tiene una capacidad anual de producción de 550.000 toneladas
 
Ahwaz Rolling & Pipe Mills Company (ARPMC) produce tuberías negras galvanizadas y tubos laminados en caliente. Su capacidad es de 300.000 tons/año.
 
Kerman Steel Company, en la provincia de Kerman, produce 100.000 toneladas de producto largo acero al año.
 
NISCO también se encarga del desarrollo y la explotación de las industrias auxiliares del acero, en particular de la explotación y producción de hierro (más de 10 millones de toneladas anuales). La mina más destacada se encuentra en Tchogart, cerca de Yazd, y sus extracciones se dedican principalmente a la planta de Isfahán. La segunda más importante es la de Gol-è-Gohar, situada en Kerman (controlada en esta caso por Iran Minerals Producer & Suply Co., IMPASCO, otra filial de IMIDRO). Un tercer proyecto es el de la extracción de mineral de hierro en la ciudad de Khaf, en Khorasan. Sangan Iron Ore Co. extraerá más de 2 millones de toneladas anuales en colaboración con Danieli.
 
ISFAHÁN STEEL COMPANY (ESCO) tiene una producción anual de 2 millones de toneladas de acero bajo la forma de lingotes, bobinas laminadas en caliente, vigas, barras angulares, barras redondas y cuadradas. Es la empresa pionera del sector; comenzó su actividad en 1966 con la adquisición de equipos a Rusia.
 
MOBARAKEH STEEL COMPANY (MSC) tiene una capacidad de 2,5 millones de tons/año. Con equipos Danieli, produce acero laminado en frío y en caliente y bobinas decapadas. Su actividad comenzó en 1990.
 
KHOUZESTAN STEEL COMPANY (KSC) tiene una producción anual de 1,8 millones de toneladas. Esta sociedad tiene tres principales centros de producción alrededor de Ahwaz: Foulad Khouzestan, Ahwaz Steel Complex (ASCO) y Kavian Heavy Rolling Mill (KASCO). KSC estÁ en fase de modernización de su maquinaria con la ayuda de KOBE Steel (Japón).
 
Industria alimenticia
 
La industria de procesamiento de alimentos ha alcanzado cierta importancia en Irán, como corresponde a un país en la fase incipiente de su desarrollo industrial con una amplia base de materias primas agrícolas, cuyas autoridades persiguen, además, objetivos de autosuficiencia alimentaria y sustitución de importaciones.
 
El sector agroalimentario a empleo a 276.000 personas, y está compuesto por 11.000 empresas, en su mayoría de propiedad privada y reducida dimensión. El líder del sector es el Bonyad Mostazafan, que controla la mitad del mercado de bebidas refrescantes y el 20% de la industria azucarera. La producción de sus numerosas filiales abarca enlatados, concentrados de fruta, mermeladas, snacks...
La industria local procesa anualmente más de dos millones de toneladas de frutas y legumbres. La producción de zumos de frutas viene creciendo con fuerza y ha alcanzado altos niveles de calidad. El embotellado de agua mineral, la producción de bebidas gaseosas y la industria de derivados lácteos son otros subsectores importantes.
 
La mayor parte de las plantas de procesamiento de alimentos operativas tienen una edad media de más de 15 años. En el caso de la industria del refino de aceite y producción de azúcar la renovación es especialmente urgente.
Últimamente las inversiones del sector se han canalizado hacia el enlatado y empaquetado de alimentos, la producción de zumos de frutas y el procesamiento de dátiles. Los proveedores italianos son particularmente activos en el sector; las principales empresas españolas de packaging están también presentes en el mercado iraní.
 
El Ministerio de Sanidad es el responsable garantizar la calidad de los productos para consumo humano comercializados en Irán. La Dirección General de Supervisión de productos alimenticios, bebidas, cosméticos e higiene personal, mantiene un Registro de estos productos, de carácter obligatorio que establece una doble tarifa para poder comercializar este tipo de productos en Irán. En primer lugar es necesario registrar el nombre de la empresa extranjera, lo que viene a costar unos 5.500 dólares, a lo que hay que sumar 900 dólares por cada marca comercial. Una misma empresa puede comercializar varias de sus marcas y en tal caso debe abonar la tasa de registro de empresa y una tasa de 900 $ por cada marca (a veces, se aprueba una excepción a esta norma). Se trata de un departamento muy importante de la administración iraní que funciona con creciente agilidad. El registro es un proceso que tiene que realizar el agente iraní (que en estos sectores debe de tener la exclusiva) ya que toda la documentación está en farsi.
 
Sector textil
 
El sector textil en Irán está claramente orientado al mercado doméstico. Se desarrolló al amparo del fuerte proteccionismo introducido en 1979, después de la Revolución Islámica. Con el tiempo se fue generando un reducido flujo exportador de productos de confección, destinado a abastecer a los países de la región, que no demandan alta calidad o diseño.
 
Se trata de un sector relativamente atomizado y disperso geográficamente, con un núcleo de actividad de cierta importancia en Isfahan, donde se celebran algunas de las principales ferias del sector. El tamaño medio de las empresas es reducido, incluso en el sector de productos intermedios (hilados y tejidos), mucho más intensivo en capital, en el que las economías de escala tienen mucha importancia.
 
 
A diferencia de la mayoría de los sectores industriales, el textil está dominado por el sector privado. No sigue el patrón habitual en Irán pues no existe ninguna empresa pública significativa que actúe como motor del sector o sirva de brazo ejecutor de las políticas públicas en esta rama de actividad.
 
Las materias primas básicas utilizadas por la industria textil iraní son el algodón (existe una pequeña producción local) y las fibras químicas, sobre todo poliéster. El desarrollo de la petroquímica ha permitido iniciar la producción de monómeros, lo que permite pensar que con el tiempo Irán podría convertirse en un productor competitivo de fibras químicas derivadas del petróleo.
 
El textil iraní tiene serios problemas de competitividad frente a productores regionales como Turquía, en productos intermedios, y Pakistán y Bangladesh en la confección, por no hablar de China u otros productores asiáticos.
 
El subsector de las alfombras siempre ha tenido una cierta importancia en Irán. A diferencia del resto del textil, es un sector netamente exportador,  800 millones en 2014-2015 (figura en las estadísticas en el sector primario).
 
La protección arancelaria es todavía alta para la confección (100% y 150% para zapatos). No obstante, la protección efectiva se ve reducida por los elevados aranceles (entre el 25-45%) que se aplican a aquellas semi-manufacturas textiles – hilados y tejidos- para las que existe algún tipo de producción local.
 
Las importaciones de filamentos y fibras químicas (sobre todo poliéster y acrílicas) ofrecen una cifra elevada  (US$ 561 millones en 2014-2015) y tejidos, (656 millones de dólares.). Exportó en 2010-2011, productos acabados por 149 millones de dólares, con una caída de 42,4%.
 
Otros de los datos más sobresalientes es la relativa capacidad de exportación mostrada en los capítulos de confección, de punto y no de punto, y textil hogar. Esta corriente exportadora se dirige fundamentalmente a países de la región. Las cifras de importación son totalmente insignificantes, aunque fuertemente crecientes. Sin embargo, la verdadera amenaza procede, como ya se ha mencionado, de las importaciones por canales irregulares sobre las que no existe estimación alguna.
 
Irán carece de producción competitiva de maquinaria textil, lo que le convierte en importador neto en este subsector. Las importaciones de maquinaria textil siguen una evolución bastante errática, que parece depender sobre todo de la disponibilidad de financiación y sus condiciones. Las necesidades de modernización del sector y la escasez de producción local aseguran un cierto flujo de compras en este sector, en el que la adquisición de equipos de segunda mano procedentes de plantas en Europa es bastante frecuente.
 
 
 

Sector terciario

 

 El Sector de Servicios tiene un peso del 51,1% en el PIB iraní en 2014-2015. 

 
El subsector con más participación es el de comercio, restaurantes y hoteles, con el 32,2% del total. A continuación figura el transporte, almacenamiento y comunicaciones, con el 27,8%; en tercer lugar, los servicios financieros y monetarios, con el 4,9%; servicios inmobiliarios, profesionales y especializados con el 19,7%; servicios públicos con el 10,4% y servicios sociales, personales y domésticos con el 5%.
 

Privatizaciones

En Irán el 50% del PIB se genera en el sector público. El V Plan de Desarrollo Quinquenal, que acabó en marzo 2015, previó disminuir el tamaño del sector público, mediante la aplicación del correspondiente programa de privatizaciones.
 
El Líder Supremo confirmó públicamente su apoyo a este programa anunciando las medidas generales a adoptar en la aplicación del apartado c del artículo 44 de la Constitución, en materia de privatizaciones.
 
El programa de privatizaciones se ha iniciado mediante la oferta pública  del 80% de las acciones de las empresas públicas comprendidas en el sector estatal, con las siguientes directrices:
 
- La mayor parte de los bancos son objeto de privatización, salvo el Melli Bank, Sepah Bank, Industries and Mines Bank, Keshavarzi Bank, Mascan Bank y  Export Development Bank.
- Las compañías de seguros, con la excepción de la Central Insurance of Iran y la Iran Insurance Companies, podrán ser privatizadas.
- En el sector de la minería, petróleo y gas, quedan excluidas de la privatización la Iran National Petrochemical Company (NPC) y las compañías de extracción  y producción.
- Las compañías aéreas y navieras podrán ser privatizadas, salvo en los casos de  la National Aviation y la Ports and Shipping Organization.
- Todas las compañías eléctricas podrán ser privatizadas, menos las empresas de distribución.
- En el sector de telecomunicaciones, las redes quedan excluidas de la privatización.
 
En el año 2009 tuvo lugar el inicio de la privatización de tres bancos: el Mellat, el Tejarat y el Saderat, con un 5-6% de sus acciones puestas a la venta en la Bolsa. La colocación de estos activos ha sido en algún caso conocido, como el Mellat, difícil, habiendo requerido varias jornadas. No hay información sobre la verdadera naturaleza de los compradores, que podrían ser institucionales en un porcentaje no despreciable. Hasta la fecha, la privatización de la empresa Telecomunication Comunication of Iran (TCI), en favor de un grupo ligado a la Guardia Revolucionaria ha sido la operación más importante de esta naturaleza.