Resumen de la estructura de la demanda

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Corea es un país de fuerte base industrial orientada a la exportación. El tamaño del sector servicios es menor que en otros países de la OCDE, limitado por la atonía de la demanda interna y un exceso de regulación administrativa, aunque tiende a ganar peso en el total. El sector primario continúa el progresivo declive de su contribución, tanto en su conjunto como en todos sus componentes.

En concreto, los servicios representan el 58% del PIB, la industria el 39% y el sector agrario se sitúa próximo al 3%.

Por componentes del gasto, se observa cómo reaccionó el país a la crisis financiera pasada. El consumo sufrió un descenso considerable en su contribución al PIB de la que se está recuperando en los últimos años, mientras que se mantuvo la Formación de Capital Fijo y el sector exterior tuvo un papel más dinámico. Durante los últimos años, este último componente ha seguido aumentando en ambos sentidos, si bien el consumo se ha recuperado ligeramente.

Aún así sigue estando lejos de la estructura común entre los países desarrollados de la OCDE. En Corea destaca el alto nivel de inversión, compensado por un gasto privado y público relativamente modesto, en consonancia con el alto volumen de superávit por cuenta corriente.

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

 

PIB 2012 2013  2014
POR SECTORES DE ORIGEN % %  %
AGROPECUARIO 2,5 2,3 2,3
MINERÍA  Y SUS MANUFACTURAS 31,6 31,2 30,5
MANUFACTURAS 31 31,2 30,5
CONSTRUCCIÓN 4,8 4,9 4,9
ELECTRICIDAD GAS Y AGUA 2,1 2,3 2,8
SERVICIOS 6,3 6,9 6,6
TOTAL 100 100 100 
       
POR COMPONENTES DEL GASTO      
CONSUMO 66,2 65,9 65,5
Consumo Privado 51,4 50,9 50,4
Consumo Público 14,8 15 15,1
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 29,6 29,3 29,1
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 56,3 53,9 50,6
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 56,5 48,9 45,3
TOTAL 100 100 100 

 Source: The Bank of Korea Economic System.

 

Evolución reciente de las principales variables económicas

Para el 2014 EL crecimiento del PIB fue de un 3,3% y el gobierno ha elaborado un Plan a tres años con esa cifra de crecimiento potencial. En la actualidad, existe cierto descontento por las cifras de crecimiento del 2012 (2,0%) y de 2013 (2,8%),  que estuvieron algo por debajo de las previsiones. Para 2015 la tasa de crecimiento del PIB se estima alrededor del 3%. La crisis en Europa y un menor crecimiento en China, junto a la debilidad de la inversión explican ese resultado. Desde 2013, la depreciación del yen japonés sigue siendo una amenaza a sus exportaciones y el Bank of Korea tuvo que bajar el tipo de interés en un cuarto de punto hasta el 2,5% el 9 de mayo de 2013.

En realidad, el año 2012 supuso una de las cifras de variación del PIB más bajas en los últimos diez años y la peor desde la crisis del 2009. En general, todos los componentes de la demanda agregada, tanto externos como internos, se vieron afectados y por ello, no cabe mencionar solo la crisis en Europa como su principal responsable, a pesar de que los medios de comunicación en Corea lo aluden con frecuencia.

En los componentes de la demanda, la inversión doméstica sigue siendo el componente más débil y la demanda externa ya no contribuye apenas al crecimiento como en el pasado. Ahora el consumo privado es el principal responsable del crecimiento y se mantiene en tasas próximas al 3 % anual.

En todo caso, la economía coreana genera alrededor de 350.000 empleos al año sin inflación y con unas finanzas públicas y balanza de pagos muy saneadas, lo que supone una garantía para un crecimiento sostenible en los próximos años.

 

Cuadro de Principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2011 2012  2013  2014
PIB  
PIB (Miles de Millones de Dólares EEUU) 1.115 1.129 1.305 1.410
Tasa de variación real (%) 3,7 2 2,9 3,3
Tasa de variación nominal (%) (KRW) 21,7 10,0 3,6 5,2
INFLACIÓN  
Media anual (%) 4 2,2 1,3 1,3
Fin de período (%) 3 2,1 1,4 1,1
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL  
Media anual (%) 2,16 3,09 3,00 2,5
Fin de período (%) 2,75 3,26 2,75 2,5
EMPLEO Y TASA DE PARO  
Población (x 1.000 habitantes) 49.410 49.779 50.012 50.220
Población activa (x 1.000 habitantes) 25.009 25.501 25.873 26.536
% Desempleo sobre población activa 3,4 3,2 3,1 3,5
DÉFICIT/SUPERAVIT PÚBLICO  
% de PIB (Gobierno Central) 1,5 1,5 1 0,6
% de PIB (Administraciones Públicas) 1,3

          0,5

0,9

 0,7

DEUDA PÚBLICA  
en Miles de Millones de Dólares EEUU 339 435 388  375
en % de PIB 29,0 35,1 33,7  31,2
EXPORTACIONES DE BIENES  
en Miles de Millones de Dólares EEUU 563 582 633  613
% variación respecto a período anterior 13,8 3,29 8,7  -3,6
IMPORTACIONES DE BIENES  
en Miles de Millones Dólares EEUU 529 533 542 515
% variación respecto a período anterior 17,9 0,7 1,6 -4,2
SALDO B. COMERCIAL  
en Miles de Millones de Dólares EEUU 34 48 91 97
en % de PIB 3 4,3 7 6,9
SALDO B. CUENTA CORRIENTE  
en Miles de Millones de Dólares EEUU 26 43 81 89
en % de PIB 2,3 3,8 6,2 6,3
DEUDA EXTERNA  
en Miles de Millones de Dólares EEUU 398 409 423 425
en % de PIB 35,7 36,2 32,4 30,7
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA      
en Miles de Millones de Dólares EEUU  137  127  111 115
en % de exportaciones de b. y s.  5,4  7,1  6,4 7,6
RESERVAS INTERNACIONALES  
en Miles de Millones de Dólares EEUU 306 327 345  363
en meses de importación de b. y s. 7 7,2 7,4  7
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA  
en Miles de Millones de Dólares EEUU 10,1 9,46 12,76 9,89
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO
media anual 1.541,2 1.447,3 1.329,4  1.372,8
fin de período 1.489,9 1.399,4 1.447,5  1.334,6

 

Fuentes: FMI, Ministry of Strategy and Finace of Korea, Monthly Economic Indicators, Aduanas de Corea y Bank Of Korea.

Principales objetivos de política económica

El principal objetivo es mantener las tasas de crecimiento que les permitan ser competitivos globalmente, sin menoscabo del nivel de vida conseguido. Los demás objetivos de la administración económica del país han quedado relegados. Para ello, además de la política de control del tipo de cambio, se han puesto en marcha distintos paquetes de estímulo fiscal, programas de apoyo económico y financiero a industrias con problemas, programas de crecimiento “verde”, etc.

Política estructural en los mercados de bienes finales: Si bien la crisis asiática puso de manifiesto la cara oculta de los desequilibrios de una estructura económica tan polarizada como la de Corea del Sur, donde los grandes “chaeboles” acumulaban el 60% del PIB, el 60% de la exportación y dos tercios de la contratación, las reformas del Gobierno orientadas hacia la reestructuración de estos conglomerados no se han llevado a cabo en su totalidad. Aún así, Corea del Sur sigue manteniendo prácticas que hacen que siga existiendo una elevada concentración de empresas productoras por el lado de la oferta de bienes, manteniendo la cartelización de facto de la economía que supone su estructura empresarial, alejada en gran parte de la competencia en su mercado interno.

En los mercados de bienes intermedios, sigue existiendo control estatal y el programa de Privatizaciones en el Sector energético ha quedado absolutamente bloqueado dada su impopularidad.

A principios de este siglo se iniciaron los intentos de reforma, con planes para disgregar la compañía estatal KOGAS y la privatización, parcial, del sector eléctrico. Tras diversos tanteos se reorganizó el sector agrupando los activos de distribución en la compañía estatal KEPCO y dividiendo los de generación en cuatro compañías regionales, a excepción de los hidroeléctricos y los nucleares, para cuya gestión se creaba una nueva compañía, la Korea Hydropower & Nuclear Energy Company. La segunda fase, que consistiría en la venta parcial de KEPCO y de las generadoras regionales, se encuentra paralizada por su impopularidad, las protestas de los trabajadores y por la debilidad política del gobierno.

Las industrias siderúrgicas y petroquímicas están controladas por los chaebol, no existiendo prácticamente presencia extranjera en Corea del Sur. Pohang Iron & Steel Corporation POSCO, se ha convertido en uno de los principales productores a nivel mundial, manteniendo su accionariado coreano, al tiempo que las empresas coreanas del sector petroquímico están incrementando su presencia en el exterior.

En el caso de los mercados de factores, empleo y capital, si bien el Programa del Partido en el Gobierno incluía numerosas medidas de flexibilización del mercado laboral, al final éstas se han trasladado fundamentalmente hacia el ajuste de costes laborales a la baja, vía contención salarial, interviniendo en aquellos procesos de negociación sindical que pudieran poner en riesgo la buena marcha de la economía. El gobierno ha promovido, con la oposición de sindicatos y otros partidos, una reforma laboral que amplíe el periodo máximo de contratación temporal y facilite el despido. Sin embargo, dado el poder de los conglomerados para influir en los costes laborales, el Gobierno ha comenzado últimamente una campaña pidiéndoles que aumenten su responsabilidad social, propugnando que colaboren para que se reduzcan las disparidades sociales.

A mediados de 2007 se aprobó la “Capital Market Consolidation Act” (CMCA), que entró en vigor en 2009 para regular el sistema financiero. Esta ley eliminó las limitaciones a los servicios que cada tipo de entidad puede ofrecer en la actualidad, permitiéndoles actuar como bancos de inversión, fomenta la fusión de entidades y la entrada de capital extranjero y de chaebols en el capital de los bancos. La ley ha sido criticada desde medios bancarios y de seguros que se ven afectados por el incremento de la competencia resultante. También ha suscitado críticas a las facilidades de entrada que supone para las firmas extranjeras. La crisis financiera limitó mucho el impacto real de la ley.

A todo esto no ha sido ajena la Fair Trade Commission, organismo que se encarga de la defensa de la competencia, así como la Financial Services Commission, que es la encargada de la coordinación de las distintas políticas económicas, y en especial la supervisión de los mecanismos financieros, ambas dependientes directamente del Primer Ministro. Estas, tratan de impulsar de forma selectiva los sectores de más futuro para el crecimiento de país, entre los que se encuentran la energías renovables, tratamiento de biomasa, reciclado de basuras, bombas de calor y plantas de energía nuclear. Por otro se está desarrollando con éxito la participación de constructoras e ingenierias en países objetivo, como son los de Oriente Medio.

Previsiones macroeconómicas

La actualidad económica está dominada por la relativa preocupación de los círculos económicos por el estancamiento de la tasa del crecimiento del PIB. Sin embargo, el PIB crece a tasas del 3%, mucho mayores que la mayoría de los países desarrollados.

Para 2015 la tasa de crecimiento del PIB se prevé que ronde el 3% y se mantenga en una cifra similar en 2016. Se prevé también que la tasa de inflación se mantenga cercana al 1%, lograr un superávit de alrededor del 5% del PIB y una tasa de paro alrededor del 3,5%.

 

Política fiscal y presupuestaria

La política fiscal se ha caracterizado por su prudencia, habiéndose registrado superávit presupuestarios desde 2001 a 2014 (con la única excepción de 2009), habiendo estado de media en torno al 2% del PIB. Sin embargo la complejísima estructura del presupuesto, con afectación de ingresos, compensación de ingresos y gastos, fondos independientes y otras excepciones a los principios presupuestarios, hace difícil calcular con certeza el efecto neto del gasto público.

El nuevo gobierno de la Sra. Park anunció un incremento del déficit público en 2013 en unos 17 mil millones de dólares, un 1,5 % del PIB con el fin de estimular la economía haciendo énfasis en el gasto social y en la ayuda a las PYMES. En 2014 el gasto público aumentó un 1,7% respecto al año anterior, llegando a los 694,3 billones de wones.

No obstante, el gasto público tampoco ha sufrido grandes oscilaciones. La deuda pública, en 2014 no superó el 30% del PIB, y dada la política del gobierno de seguir controlando el gasto público, se espera que este porcentaje se mantenga en los próximos años.

 

Política monetaria

 

La política monetaria recae bajo la responsabilidad del Banco de Corea. Su objetivo prioritario es la estabilidad de los precios, ejerciéndolo mediante la política de crédito y monetaria.

Sus directrices emanan del Comité de Politica Monetaria, que es el organismo que decide sobre las directrices que el banco debe tomar.

Este comité está compuesto por el Gobernador del Banco, que ejerce la presidencia del comité, su sustituto, un especialista designado por el Gobernador, un representante del Ministerio de Estrategia y Finanzas, un representante de la Comisión de Servicios Financieros, un representante de la Cámara de Comercio e Industria, y otro representante de la Federación de Bancos Coreanos.

Su función no es exclusivamente controlar la inflación, sino que actúa dentro de los términos de política económica que fija el indicado Comité. En los últimos años, la preocupación mayor ha sido compatibilizar el crecimiento de economía con la inflación y el empleo. 

En cuanto a la política monetaria actual, destaca la discrecionalidad en el manejo de los tipos de interés por parte del Bank of Korea, que los llevó por encima del 3% en al año 2011 cuando existían temores de inflación y los ha vuelto a recortar tres veces desde mediados de 2012 hasta el 2,5% actual, cuando las señales de desaceleración económica se hicieron más acusadas.

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Con el objetivo de sacar al país de la atonía económica, el Presidente anterior Lee Myung bak se presentó a las elecciones presidenciales de 2008 con un programa principalmente centrado en lo económico, un paquete de reformas que tenían como objetivo encadenar un crecimiento del 7 por ciento anual, situar a Corea como la séptima potencia económica mundial y doblar la renta per cápita hasta los 40.000 dólares en los próximos diez años; es la llamada “política 747”.

Evidentemente, la crisis económica de 2009 dió al traste con este programa tan ambicioso, aunque las políticas seguidas por la administración son las mismas que se planteaban entonces, con la adición de paquetes de estímulo: desregulación, limitación de la capacidad de acción de sindicatos, privatizaciones, flexibilización del despido, etc.

Con el objeto de mitigar el efecto de la crisis financiera internacional, se aprobaron diversos planes de estímulo económico de alcance, cuyo importe total el gobierno lo estimó en 25.000 millones de dólares estadounidenses, 0,4% del PIB en 2009, complementado con otro extraordinario de unos 21.000 millones.

Además de recortes de impuestos, que supusieron unos 13 billones de wons, el plan de estímulo económico se articuló en torno a la promoción de una nueva estructura industrial basada en atender la previsible demanda mundial de soluciones a los problemas medioambientales del crecimiento (generación de energía renovable, automóviles eléctricos, aparatos de bajo consumo, equipamiento para tratamiento de aguas, reciclado de basuras, etc.).

El resultado de este conjunto de medidas ha tenido un efecto positivo, bastante por encima de lo esperado, al permitir que el PIB del país creciera a un 6% en 2010, un 3,6% en 2011, aunque solo un 2% en 2012.

La nueva política económica de la Sra. Park a partir de marzo de 2013 no parece que vaya a diferenciarse en gran medida de las políticas anteriores, aunque es previsibe que pudiera haber nuevas rebajas de tipos de interés con el fin de contener la apreciación del won y fomentar las exportaciones. Los anuncios de medidas de política económica realizados durante su campaña electoral han ido dirigidos hacia la ¨democratización económica¨ del país haciendo referencia a la transferencia de poder económico desde los grandes conglomerados económicos (¨Chaebols¨) hacia la sociedad y las pequeñas y medianas empresas. En este sentido, se preparan algunas nuevas medidas parta reforzar la defensa de la competencia, mejorar el gobierno corporativo en las grandes empresas y en la limitación de las participaciones cruzadas en grupos empresariales. Todas estas medidas se recogen en un Plan Económico a tres años donde el crecimiento potencial marcado como objetivo es el 4% y donde se incluyen referencias novedosas respecto a la reunificacón con Corea del Norte como futuro motor de crecimiento económico.

Otra preocupación actual del gobierno radica en la excesiva volatilidad de su divisa frente al dólar y al yen. En los últimos dos años ambas monedas se han depreciado respecto al won coreano, lo que ha levantado las protestas del sector exportador liderado por las grandes grupos empresariales.