Resumen de la estructura de la demanda

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Como corresponde a una economía avanzada, el sector de servicios es el componente más importante de la economía suiza. Éste representa aproximadamente el 72% del PIB y absorbe al 74% de la mano de obra suiza.  Dentró de éste, destacan especialmente el Comercio, con una participación que ha oscilado estos últimos años entre el 26 y el 27%, seguido del sector financiero (entre un 20 y un 21%).  En este último caso, destaca la creciente participación del sector asegurador, en detrimento del sector bancario en los últimos tres años, hasta llegar a prácticamente igualarse la participación de ambos en el PIB suizo.  La construcción es el tercer componente más importante del sector terciario, con una creciente participación desde el 2007.  Desde una participación entonces registrada del 5% en 2013 ha pasado al 6%, sin duda, como consecuencia de la creciente inmigración.

La participación del sector industrial se ha mantenido alrededor del 22% los últimos años,   siendo la industria manufacturera (principalmente los productos químicos/farmacéuticos) y la producción/distribución de energía, agua y gestión de residuos los dos compnentes más importantes.   El 23% de la mano de obra suiza está empleada en este sector.

El sector primario de Suiza se encuentra fuertemente limitado por la geografía y el clima desfavorable.  Alrededor de dos tercios de la superficie de Suiza está cubierta de bosques, lagos y montañas y tres cuartas partes de la superficie cultivable en Suiza se dedica a pastos y prados, ya que la topografía no es apta para los cultivos. El cultivo de cereales y hortalizas está muy restringido. Por todo ello, el sector agrícola en Suiza  no llega a representar el 1 % del PIB y emplea aproximadamente el 2 % de la mano de obra del país.

 

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto) 2010 2011 2012 2013
POR SECTORES DE ORIGEN % %  %
Agropecuario 0,8 0,7 0,7 0,7
Minería, industria y distribución de agua y energías 19,7 20,1 20,1 19,7
Construcción 5,1 5,3 5,2 5,3
Comercio, hostelería, transporte y comunicaciones 25,7 25,0 24,6 24,4
Instituciones de crédito y seguros, sector inmobiliario e informático, i + d 18,9 18,8 19,2 19,2
Administración pública y S.S., cultura, sanidad, asuntos sociales, otros servicios públicos y privados, alquiler vivienda privada 24,3 24,6 24,8 25,2
Impuestos sobre productos 6,0 6,0 5,9 5,8
Subvenciones a productos 0,5 0,5 0,5 0,5
TOTAL 100 100 100   100
     
POR COMPONENTES DEL GASTO % %
Consumo 69 68 69 69
Consumo privado 58 57 57 57
Consumo público 11 11 11 11
Formación bruta de capital fijo 20 21 20 20
Exportaciones de bienes y servicios 52 51 52 52
Importaciones de bienes y servicios 41 41 42 42

Fuente: Secretaría de estado para Economía. Elaboración propia.

Última actualización: Marzo 2014

Evolución reciente de las principales variables económicas

La economía suiza se ha recuperado rápidamente de los efectos provocados por la crisis financiera y económica de 2008-2009. La recuperación del comercio mundial han dado lugar a una fuerte demanda interior y a la recuperación de la economía de exportación.  Ello unido a inflación reducida, bajos tipos de interés, unas finanzas públicas sanas y a los esfuerzos de racionalización realizados por las empresas en estos últimos años,  permitieron recuperar el ritmo de crecimiento en 2010 (+3% frente a -1'9% en 2009)

Sin embargo, a lo largo de 2011 la economía suiza ha tenido que hacer frente a importantes retos.  En primer lugra, la crisis de deuda de la eurozona, provocó la afluencia de capitales hacia monedas fuertes, como el franco suizo que se  apreció fuertemente en relación con las condiciones de la economía real.   Por otra parte, durante el segundo semestre de 2011, la ralentización de  la demanda mundial, tuvo efectos especialmente negativos  sobre la industria y el turismo, dos sectores clave para la economía suiza.  Al mismo tiempo, el sector financiero, en otro tiempo motor del crecimiento suizo, se ha visto claramente perjudicado por el estallido de la burbuja especulativa en el sector inmobiliario en los Estados Unidos: en 2011, el valor añadido en el sector financiero estaba alrededor de un 20% por debajo del nivel de 2007. De este modo, el crecimiento del PIB de Suiza se ralentizó en 2011, quedando en el 1,9%.  

En 2012 ha continuado el proceso de ralentización económica en Suiza como consecuencia de la crisis económica internacional. Si bien, se ha logrado caer en recesión, los efectos de la desfavorable coyuntura mundial se han dejado sentir en la economía suiza fundamentalmente a través de la apreciación del franco y la debilidad económica de su principal socio comercial, la UE. Para el conjunto de 2012, se registró una tasa de crecimiento inferior del 1% . La continua afluencia de mano de obra extranjera tuvo un efecto positivo en la economía al permitir compensar, al menos parcialmente, la caída de las exportaciones, y mantener la demanda doméstica.  Por otra parte, ante la subida del precio de las exportaciones –como consecuencia de la apreciación del franco -, los agentes económicos reaccioaron, reduciendo sus márgenes y ajustando sus precios.  Todo ello, unido a la decisión del BNS de fijar un suelo al tipo de cambio euro/franco permitieron eludir efectos más graves de la crisis de la eurozona  sobre la economía suiza.

A continuación se analiza la más reciente evolución  de las principales variables:

  • PIB: En consideración del difícil entorno coyuntural, la economía suiza ha evolucionado favorablemente en 2013. Así, en todo el año el crecimiento del PIB fue del 2%, mientras que el PIB de la zona euro ha mermado un 0,4%. En 2012 el PIB (a precios corrientes) creció un 1'02%. Sin embargo,  este panorama se ha enturbiado tras la aprobación de la iniciativa sobre la inmigración masiva que se estima frene el crecimiento económico en un 0,3%.
  • Precios: en 2013 se registró una tasa de inflacion del -0,2%, frente al -0,7% del 2012. Las  autoridades económicas suizas  interpretan este dato como el inicio de un cambio en la tendencia deflacionista de los últimos .  Si la coyuntura económica continúa mejorando, como es previsible, se esperan nuevos incrementos de la tasa de inflación durante los próximos trimestres.
  • Mercado de Trabajo: como era de esperar, la ralentización en el ritmo de crecimiento de la economía suiza se ha dejado sentir en el mercado de trabajo.  La tasa de desempleo en 2012  fue del 2,9% y del 3,1%,  en 2013.   Las perspectivas futuras en el mercado de trabajo son sombrías, dado que el ligero incremento de la tasa de desempleo se espera que continúe en  2014.   No obstante, es importante tener presente que la media en la zona euro es del 12,2%-.
  • Cuentas públicas:  La Confederación terminó el año 2013 con un superávit de 700 millones de francos, correspondiente al equilibrio presupuestario.  Para  2014 se esperan unos resultados en superávit del 0,5% del PIB .Como consecuencia de los saldos positivos, la cuota de la deuda pública se prevé una reducción al 34% en 2012 frente a un 35% en 2011 y un 36% en 2010. 
  • Balanza de pagos:  la exportación de bienes en el III trimestre de 2013 (exceptuando los materiales y piedras preciosas, objetos de arte y antiguedades) ha registrado un incremento importante, tras varios meses de contracción, especialmente en el sector químico y farmacéutico.   Por países de destino, destacan así mismo los incrementos registrados en las ventas suizas en China y Hong Kong.  La ligera mejoría de los mercados de exportación a la UE, confirma un escenario de aceleración progresiva de las exportaciones suizas a lo largo del 2013 y 2014. Las importaciones de bienes continúan evolucionando con un crecimiento moderado, del 0'7% durante el tercer trimestre 2013.  Ello se explica, de acuerdo con la SECO, por la debilidad de las inversiones en bienes de equipo.
  • Régimen cambiario y condiciones monetarias y financieras: se mantiene la política monetaria anunciada por el BNS en septiembre de 2011, y con ello, el techo cambiario de 1'20 euros por franco.

Cuadro de Principales indicadores macroeconómicos

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2010 2011 2012 2013
PIB
PIB M.€ (a precios corrientes) 416.019 475.668 491.040 490.100
Tasa de variación real (%) * 3,0 1,9 1,0 2,0
Tasa de variación nominal (%) * 3,4 2,2 1,2 1,9
INFLACIÓN
Media anual (%) 0,7 0,2 -0,7 -0,2
Fin de período (%) 0,5 -0,7 -0,4 0,1
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%) 0,6 0,6 0,5 0,6
Fin de periodo (%) 0,5 0,5 0,5 0,6
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes) 7.870 7.953 8.039 No disponible
Población activa (x 1.000 habitantes) 4.593 4.705 4.776 4.837
% Desempleo media anual 3,5 2,8 2,9 3,2
SALDO PRESUPUESTARIO
% de PIB, incluyendo SS 0,2 0,4 - -
DEUDA PÚBLICA
En M.€ 150.822 167.214    
en % de PIB 36 35    
EXPORTACIONES DE BIENES
en M.€ 147.548 168.412 175.855 -
% variación r/. período anterior - 14,1 4,4 -
IMPORTACIONES DE BIENES
en M.€ 132.968 148.898 153.937 -
% variación r/. período anterior - 0,1 0,03 -
SALDO B. COMERCIAL
en M.€ 14.580 19.514 21.918 -
% variación r/. período anterior 3,5 4,1 4,5 -
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en M.€ 61.200 42.452 46.866 -
en % de PIB 15 9 10 -
DEUDA EXTERNA
en M.€ 918.644 1.041.381 1.045.645  
en % de PIB 221 219 213  
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en M.€ - - - -
en % de exportaciones de b. y s. - - - -
RESERVAS INTERNACIONALES
en M.€ (excluido el oro **) 151.002 212.398 360.236 358.917
en meses de importación de b. y s. 10,8 13,4    
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en M.€ 26.551 19.142 7.967 -
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
Media anual 1,04 0,89 0,94 0,93
Fin de período 0,967 0,930  0,895 0,893
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO
Media anual 1,381 1,234 1,205 1,231

Fuente: Banco Nacional Suizo. Administración Federal de Finanzas Suiza. Elaboración propia.

Última actualización: Marzo 2014. Valores PIB: Marzo 2014

*)Las tasas de variación están calculadas sobre los valores de origen en moneda local (francos suizos)

Principales objetivos de política económica

La  política  macroeconómica  del gobierno federal se  basa  en  el mantenimiento  del  equilibrio  presupuestario  a  medio  plazo, la  estabilidad  de  los  precios, manteniemiento del pleno empleo, y el establecimiento de condiciones generales internas favorables a la inversión.

La  política  de crecimiento para  2012-2015 pretende adoptar todas las medidas que puedan aumentar la productividad de la economía en su conjunto y los costes en general y particularmente en el ámbito de los servicios sanitarios, limitando el alza de las primas de seguros de enfermedad, sino también para hacer frente a la apertura de los mercados en la UE.  Al mismo tiempo. se otorga una importancia especial a la sostenibilidad de los recursos medioambientales.

La contribución de la política de crecimiento 2012-2015 al aumento de la productividad debe concretarse en: 1) una reforma del sector de la salud; 2) una reforma de la política agrícola más allá del horizonte 2017; 3) el cambio de orientación de la política energética (supresión progresiva de la energía nuclear) por medio de instrumentos que no den lugar a una carga excesiva para las empresas; 4)  la  fijación  de  prioridades  presupuestarias  a  ocho  años  vista,  revisadas periódicamente; 5) el establecimiento de normas presupuestarias claras para la gestión de los seguros  sociales,  con  objeto  de  evitar  que  posibles  situaciones  de  bloqueo  político  puedan representar una amenaza para la financiación o poner en cuestión las prestaciones prometidas; 6) el fortalecimiento de la competitividad del entorno económico suizo mediante la introducción de las tecnologías de la información y la comunicación. Sobre todo, se trata de avanzar en la dirección de la "administración electrónica" ("e-Government") y de reducir los trámites administrativos.

 

Previsiones macroeconómicas

Respecto a las previsiones, la mejora de las expectativas empresariales, especialmente en la industria de exportación, permite consolidar previsiones optimistas en el escenario macroeconómico de Suiza. La recuperación de las exportaciones registrada durante el cuarto trimestre de 2013, unido al mantenimiento de una demanda doméstica robusta, permiten a SECO prever un crecimiento para 2014 ligeramente superior al registrado en 2013, hasta alcanzar 2,1% del PIB.   El FMI pronostica para este mismo año un crecimiento del 2%.

 

 

Política fiscal y presupuestaria

Las principales características del sistema fiscal suizo son:

  1. Suiza cuenta, desde de julio de 2000,  de una regla de oro fiscal  introducida en la Constitución federal  en 2003   (“Federal Budget Act”), tras ser aceptada en referéndum popular por un 85 %.  Esta limita los gastos públicos en función de los ingresos estructurales (o cíclicamente ajustados).  Así,  anualmente se establece un máximo (“capping”) para el volumen de gasto público, en función de los ingresos y la coyuntura económica.  Su objetivo, por tanto, es mantener un presupuesto equilibrado, en términos nominales, en el medio plazo. Para ello,  se pretende mantener el nivel de gastos del gobierno federal relativamente independiente del ciclo económico y permitir que los ingresos públicos actúen como estabilizadores automáticos.  La norma prevé, no obstante, una cláusula de excepcionalidad que permite superar el techo de gasto, automáticamente establecido, cuando las circunstancias así lo justifican (v. gr.,  depresión económica severa) y previa aprobación por mayoría cualificada de las dos cámaras del parlamento. Actualmente, la deuda pública helvética es inferior a los 110.000 millones de francos, lo que ha permitido a Suiza enfrentar con solidez la más reciente crisis global.   El nivel de deuda pública en relación al PIB ha mantenido una tendencia decreciente desde la introducción de la norma fiscal en la Constitución suiza (i.e. Suiza fue uno de los primeros países en adoptar una “regla de oro” para controlar el nivel de endeudamiento público.)  El nivel de deuda pública del  36,4 % del PIB en 2010 y del 35,5% en 2011. Para 2012 se espera un 35,7% y 34,7% del PIB en 2013., según las últimas previsiones, se irá reduciendo hasta alcanzar un 31,8 % del PIB en 2014.
  2. Además del "freno al endeudamiento" otra características del sistema fiscal suizo es su estructura.  El sistema fiscal suizo refleja la estructura administrativa federalista de este país.  El Federalismo se encuentra recogido en la Constitución suiza como uno de sus principios fundamentales dada su enorme ramificación geográfica (i.e. 26 Cantones y cerca de 2.500 municipios) y  la enorme independencia financiera y fiscal  de cada uno de ellos.   Así, cada uno de los cantones cuenta con su propia normativa fiscal.  A los impuestos cantonales  se añaden las normas fiscales de las 3.200 Comunas y finalmente, los impuestos de carácter exclusivamente federal (IVA, aranceles e impuestos especiales…).  Cada cantón cuenta con su propia normativa fiscal,  empleada en muchas ocasiones para atraer inversiones y primando primando la competitividad fiscal entre ellos. El cantón de Obwalden tiene el impuesto de sociedades más bajo de toda Suiza, por o que ha logrado llenar las arcas públicas con la llegada de unos pocos ricos contribuyentes.  Sin embargo, en otros cantones más grandes, como Lucerna o St. Gallen la bajada impositiva sobre sociedades se ha traducido en un empeoramiento de su situación fiscal, dado que  ello no ha sido compensado con la llegada de nuevos contribuyentes. 
  3. Para compensar o paliar los desequilibrios en la prosperidad cantonal, Suiza cuenta con un sistema de ecualización. La primera normativa en materia de nivelación fiscal fue aprobada en 1959, para amparar jurídicamente la transferencia de recursos a los cantones financieramente más desfavorecidos.  El sistema, sin embargo, resultó en un complicado entramado de subvenciones entre el gobierno federal, los cantones, y los fondos de la Seguridad social cuyos beneficios en términos de equilibrio regional resultaban dudosos. En 1995 comienzan los trabajos para llevar a cabo una reforma en profundidad del sistema de nivelación fiscal que se prolonga hasta 2008. Desde 2008 se encuentra en vigor en Suiza un sistema de nivelación fiscal, tras ser aprobado por una mayoría de 64’4% ,  por votación popular en noviembre de 2004.  El sistema pretende lograr un doble objetivo:   Por una parte, reducir las diferencias entre sus cantones respecto a su capacidad financiera (i.e. desequilibrios regionales, en terminología UE) y en segundo lugar, incrementar la eficiencia del gobierno federal, en la aplicación de sus políticas.

En cuanto a la situación presupuestaria, Suiza  disfuta de una situación presupuestaria en superávit desde el 2006, por lo que el gobierno federal suizo dispone de recursos suficientes para tratar de dinamizar  una economía, a penas resentida por la crisis económica internacional.   Así, la tasa de inversión pública ha permanecido estabilizada durante las últimas décadas, independientemente de cuál fuera la coyuntura económica

La Confederación cuenta para el año 2013 con un superávit de 700 millones de francos.  Para  2014 se esperan unos resultados en superávit del 0,5% del PIB .Como consecuencia de los saldos positivos, la cuota de la deuda pública se prevé una reducción al 34% en 2012 frente a un 35% en 2011 y un 36% en 2010. 

Conviene así mismo mencionar la  III  Reforma del Impuesto de Sociedades:  El gobierno federal (Departame nto Federal de Finanzas- FDF), en coordinación con   Confederación de Autoridades financieras Cantonales,  estudia un nuevo programa de reformas del Impuesto de Sociedades en Suiza Ciertas disposiciones de sistema del impuesto de sociedades de Suiza  resulta a día de hoy incompatibles con las normas internacionales, por lo que deberán ser eliminadas, manteniendo, no obstante el atractivo fiscal de Suiza como destino de la inversión internacional. En concreto, se pretende eliminar la forma jurídica de las "holdings" para ser sustuída por otra forma mercantil que permitan a Suiza mantener su atractivo como destino de la inversión.  En mayo 2013 se presentó un informe provisional. En este informe, en primer lugar, se recomienda la introducción, a nivel cantonal,  de un impuesto preferencial sobre los “royalties” (el llamado " Royalties Box”), además de ajustes en los tipos a aplicar sobre beneficios. Dado que ambos instrumentos se utilizan en varios países OCDE,  podría permitir a Suiza mantener su competitividad fiscal.  Los costes de las rebajas impositivas deben ser distribuidos equitativamente entre los diferentes cantones suizos para evitar la competencia desleal entre ellos.  El sistema actualmente vigente de “ecualización” deberá ser, así mismo, reformado con el fin de reflejar las nuevas realidades de la política fiscal del sistema.

En materia de fiscalidad internacional destacan los siguientes temas:  

Relaciones con la UE: Fiscalidad del Ahorro:  en su reunión del 18 de diciembre 2013, el Consejo Federal acordó el mandato para reiniciar las negociaciones con la UE sobre la fiscalidad del ahorro.Su Suiza condiciona la consecución de un acuerdo en este ámbito al acuerdo que finalmente se alcance en la UE respecto a la Directiva MIFiD II (tratamiento para terceros países).  Las negociaciones se iniciarán a lo largo de 2014.

Disputa fiscal con EEUU: El 31 de diciembre de 2013 finalizó el plazo para que los bancos suizos presentaran  una petición de “non-prosecution agreement” en el marco del Programa de Regularización, tras el acuerdo alcanzado entre ambos gobiernos el 29 de agosto de 2013. La mayor parte de los bancos cantonales  eligieron adherirse al Grupo 2, asumiendo con ello poder haber infringido leyes tributarias americanas y el riesgo de tener que pagar una multa. Muchos otros bancos cantonales eligieron por el contrario el grupo 4, reservado para los institutos que cuentan con un 98% de clientes procedentes de Suiza o la UE. En principio, al grupo 4 sólo pueden adherirse los bancos que en el periodo determinante no han tenido ni un solo cliente “tóxico”.

Para poder participar en el Programa de Regularización de  EE.UU, los bancos suizos han debido solicitar autorización al Consejo Federal,  de conformidad con el artículo 271 del Código Penal suizo.  En noviembre 2013 el gobierno federal otorgó las primeras autorizaciones, si bien, dicho permiso no se aplica a los datos particulares de los clientes. .

Con estos antecedentes, el ejecutivo suizo decidió reforzar la lucha contra el blanqueo de dinero y cumplir así las exigencias internacionales. En diciembre se aprobó un proyecto de ley que prohíbe pagos al contado por importes superiores a los 100.000 francos. El Consejo federal propone además que el fraude fiscal sea considerado un acto anterior al blanqueo de dinero si los impuestos evadidos superan los 200.000 francos por periodo tributario.

Cuestiones Fiscales con al OCDE: el Consejo nacional aprobó en diciembre un endurecimiento de la Ley para la Asistencia Administrativa en materia tributaria, para evitar que Suiza figure en la lista negra de la OCDE. Esta ley regula el acceso para autoridades extranjeras a los nombres de presuntos evasores fiscales, protegidos en Suiza por el secreto bancario (recogido en el código penal helvético). Según lo aprobado, la Oficina federal de Hacienda debe transmitir nombres en caso de peligro de entorpecimiento de la acción judicial antes de que la persona afectada sea informada al respecto. Así los clientes sólo podrán presentar un recurso a posterori. La norma forma parte del tratado de la OCDE. Queda pendiente, no obstante, la aprobación de la segunda cámara del Parlamento suizo, el Consejo de Estados. En caso de que éste también apruebe este endurecimiento, el Consejo federal podría fijar la entrada en vigor de la ley para el verano de 2014 y con ello, a finales de 2014 el Global Forum de la OCDE podría admitir a Suiza en el nivel 2 del Peer Review. En la misma ley se definen también las “cooperación administrativa colectiva” en el marco de la OCDE: cuando los bancos únicamente aportan información agregada (número de cuenta y activos, sin revelar, no obstante el nombre de los titulares de las cuentas.). El Consejo nacional concedió también al Consejo federal la posibilidad de decidir cuándo atender a estas solicitudes. Hasta ahora era únicamente el Parlamento quien lo decidía. El objetivo es que Suiza pueda adaptar mejor su ley a los cambios del nuevo modelo OCDE y permitir al ejecutivo helvético instrumentar el acuerdo alcanzado con EEUU para resolver la disputa fiscal - Programa de Regularización.

Acuerdo con Francia sobre el Impuesto de Sucesiones: En diciembre, el Consejo Nacional – una de las dos cámaras del Parlamento suizo, rechazó el acuerdo alcanzado por el Gobierno federal con Francia, sobre el Impuesto de Sucesiones. Este permitía al gobierno francés gravar a ciudadanos residentes en Francia un impuesto sobre los inmuebles que poseyeran en Suiza. El Parlamento ha dado prioridad a los argumentos en contra del acuerdo: los impuestos de un inmueble en Suiza deben pagarse en Suiza y no en Francia. De aprobarse, Suiza sería el único país que concediera a Francia semejantes privilegios y podría crear un precedente para otros países.

 

Política monetaria

En cuanto a la política monetaria, competencia del Banco Nacional Suizo (BNS), ésta  tiene como principal obejtivo la estabilidad de precios. Para lograr este objetivo desarrolla una estrategia basada en tres pilares: 1. IPC anual inferior al 2%; 2.Previsiones del IPC trimestrales ; 3. Un margen de fluctuación del Libor a tres meses.  Actualmente este margen es del 0% al 0’25%

En el marco de la crisis económica  y la ralentización del crecimiento económico en Suiza, con un tipo a corto próximo al 0% y nulas tensiones inflacionistas,  BNS decide relajar aún más la política monetaria.  En septiembre 2011, ante la gran apreciación del franco suizo provocada por la entrada de capitales en busca de cobijo frente a la crisis, el BNS actuó por sorpresa para debilitar su moneda atándola a un cambio fijo mínimo de 1,20 francos suizos por euro. Este tipo de intervención había tenido lugar por primera vez hace 30 años para combatir la fuerte apreciación del franco respecto al marco alemán.

El Banco Nacional Suizo ha mantenido a lo largo de todo el ejercicio 2013 un tipo de cambio fijo de 1,20 francos suizos por euro, comprometiéndose a realizar compras de divisas extrajeras, en cantidades ilimitadas,  para frenar las tensiones alcistas sobre su moneda. No obstante, la autoridad monetaria suiza continúa considerando que el franco suizo se encuentra actualmente sobreapreciado, en términos reales, dado que los diferenciales de inflación de Suiza respecto a sus principales socios comerciales (i.e UE) se han reducido.   A finales de año, se registraron tasas de inflación sorprendentemente bajas (-0’2%) y por otro lado, en la zona euro también se ha registrado un descenso del índice de precios.  

Todo ello, unido a la ligera disminución de los precios del petróleo, ha contribuido a la moderación de las perspectivas de inflación.  Así, el BNS no considera que exista riesgo de inflación en la economía suiza en el futuro próximo. En 2014 y 2015, la proyección de inflación pasa , respectivamente, 0,2 % y 0,6 % , 0,1 puntos porcentuales menos de lo esperado en septiembre.

Por otra parte,  el BNS ha permitido a lo largo del 2013 que el tipo de interés del franco suizo, en el mercado interbancario, fluctuara en una banda de 0 % -0,25 %,  a tres meses.   Con unos tipos de interés excepcionalmente bajos, la principal preocupación del BNS es el riesgo de que se produzca una burbuja inmobiliaria y que los desequilibrios del mercado hipotecario e inmobiliario se acentúen.   Por este motivo, a lo largo de 2013, activó el componente anticlíco de los recursos propios bancarios.

El mantenimiento de un tipo de cambio mínimo de 1,20 francos por euro, ha permitido mantener unas condiciones monetarias óptimas para la economía suiza.  Una apreciación del franco suizo respecto a otras divisas tendría efectos muy negativos: por una parte implicaría una disminución de los precios de las importaciones y, con ello, acentuación del riesgo inflacionista. Por otra, la evolución de la coyuntura económica internacional continúa siendo incierta y con ello, permanece el riesgo de que se generen nuevas presiones alcistas sobre el franco suizo.

A lo largo de 2013, el BNS ha continuado con la política monetaria acomodaticia del BNS y mínimos tipos de interés, dada la inexistencia de tensiones en los precios. 

Sin embargo, unos tipos de interés anormalmente bajos y mayores presiones demográficas por la creciente inmigración provocan, en determinados cantones, un sobrecalentamiento del mercado inmobiliario. Por ello,  el 13 de febrero de 2013 el BNS propuso al Consejo Federal suizo (poder ejecutivo) activar el  “componente anticíclico de los fondos propios”.  Desde septiembre 2013, los bancos deben retener un mayor volumen de recursos propios por cada préstamo hipotecario que concedan para financiar operaciones del mercado inmobiliario en Suiza.  ”. Por cada crédito hipotecario concedido, los bancos deberán provisionar un 1% en recursos propios.

 

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Programas y Reformas Estructurales:

Reforma de la Política regional:  Política Agrícola 2011 y Política Agrícola 2014-2017

De acuerdo con la Constitución federal, la política agrícola (PA) suiza debe responder a la vez a las exigencias del desarrollo sostenible y a los principios  de  la  economía  de  mercado.  A  los  agricultores  no  se  los  considera  únicamente productores de productos alimenticios, sino que contribuyen a la seguridad del abastecimiento de la  población,  la  conservación  de  los  recursos  naturales,  la  protección  del  paisaje  rural  y  la ocupación  descentralizada  del  territorio.  Esta  noción  de  multifuncionalidad,  incluida  en  la Constitución,  es  la  base  de  los  pagos  directos  que  recompensan  a  los  agricultores  por  el desempeño de funciones de interés público.

La cuarta fase de la reforma de la  PA (iniciada en 1992) tuvo como objetivo la reasignación de los pagos directos.  Las principales medidas aplicadas fueron la supresión de las subvenciones a la exportación de productos agropecuarios básicos y la reducción de los derechos de aduana aplicados a los cereales, a los alimentos destinados a animales, a las oleaginosas y a las flores cortadas.  Con la Política Agrícola 2014-2017 ), quinta fase de la reforma, el Consejo Federal pretende continuar promoviendo más la innovación en la agricultura y el sector alimentario, incrementar aún más la competitividad y apoyar de manera más específica las prestaciones de interés público. El elemento central de la PA 14/17 es el desarrollo del sistema de pagos directos. En el futuro, los pagos estarán orientados de manera sistemática a las  prestaciones  de interés público  deseadas por la población y recogidas en la Constitución Federal, mediante contribuciones a los paisajes rurales abiertos, la seguridad del abastecimiento, la biodiversidad, la calidad del paisaje, el sistema de producción y la utilización eficiente de los
recursos. Con vistas al futuro, las preocupaciones de la Política Agrícola suiza son, sobre todo, la
globalización de los mercados y el acercamiento a la UE.  

Mercado de trabajo: uno de los problemas estructurales más importantes del mercado laboral suizo es su dependencia de mano de obra extranjera para satisfacer la demanda de trabajo.  En noviembre 2013 el Consejo Federal aprobó una serie de medidas para combatir la escasez de personal cualificado en el mercado laboral suizo, reforzando la contratación de profesionales suizos.  Entre éstas, por ejemplo, se encuentra la implantación de un sistema de indicadores para identificar las profesiones en las que existe  este problema.  Las medidas se aplicarán durante cuatro años, a lo largo de los cuales se publicarán informes de seguimiento. Sin embargo, el gobierno federal reconoce que se trata de una medida que permitirá paliar pero no resolver el problema.  La inmigración continuará siendo la principal fuente de profesionales cualificados en determinadas zonas y profesiones.

Intercambio automático de información: el Consejo nacional aprobó en diciembre un endurecimiento de la Ley para la Asistencia Administrativa en materia tributaria, para evitar que Suiza figure en la lista negra de la OCDE. Esta ley regula el acceso para autoridades extranjeras a los nombres de presuntos evasores fiscales, protegidos en Suiza por el secreto bancario (recogido en el código penal helvético). Según lo aprobado, la Oficina federal de Hacienda debe transmitir nombres en caso de peligro de entorpecimiento de la acción judicial antes de que la persona afectada sea informada al respecto. Así los clientes sólo podrán presentar un recurso a posterori. La norma forma parte del tratado de la OCDE. Queda pendiente, no obstante, la aprobación de la segunda cámara del Parlamento suizo, el Consejo de Estados. En caso de que éste también apruebe este endurecimiento, el Consejo federal podría fijar la entrada en vigor de la ley para el verano de 2014 y con ello, a finales de 2014 el Global Forum de la OCDE podría admitir a Suiza en el nivel 2 del Peer Review. En la misma ley se definen también las “cooperación administrativa colectiva” en el marco de la OCDE: cuando los bancos únicamente aportan información agregada (número de cuenta y activos, sin revelar, no obstante el nombre de los titulares de las cuentas.). El Consejo nacional concedió también al Consejo federal la posibilidad de decidir cuándo atender a estas solicitudes. Hasta ahora era únicamente el Parlamento quien lo decidía. El objetivo es que Suiza pueda adaptar mejor su ley a los cambios del nuevo modelo OCDE y permitir al ejecutivo helvético instrumentar el acuerdo alcanzado con EEUU para resolver la disputa fiscal - Programa de Regularización.

 Mercados financieros:  en el contexto de la reciente crisis económica y financiera, una de las principales preocupaciones de Suiza se refiere al futuro de sus plazas financieras – Zúrich y Ginebra y la necesidad de que éstas continuen siendo un destino competitivo.  Por ello, el  Consejo Federal ha creado un grupo de expertos para analizar  el marco actual, las perspectivas para el futuro, y  establecer recomendaciones para la acción . El grupo de expertos, encabezado por el profesor Aymo Brunetti, estará compuesto por representantes del gobierno federal , del sector privado y la comunidad científica.  Estará activo hasta finales de 2014. La atención se centrará  especialmente en las siguientes áreas : 1. Fortalecimiento de la competitividad del centro financiero de Suiza mediante la mejora del marco normativo nacional, la reforma estructural del sector financiero y de la economía real y 2. Mantenimiento y mejora de acceso a los mercados exteriores.

Actualmente se encuentra en proceso de consulta el borrador del texto normativo "Federal Financial Service Act": se trata una normativa para reforzar la protección del consumidor y establecer una regulación transfronteriza sobre servicios y productos financieros que deberán cumplir todas las entidades presentes en las plazas financieras suizas. A mediados de 2014 se espera el primer borrador.

Así es está trabajando sobre un borrador para el  Financial Market Infraestructure Act, con vistas a que éste entre en vigor en 2015 para incorporar a la legislación suiza una regulación equivalente a la de la UE (Directiva EMIR y MiFIDII). 

En marzo 2012 entraron en vigor las nuevas disposiciones sobre "Too big Too Fall"- con la revisión de la Ley  de  Banca  permite la transposición al derecho suizo de las normas internacionales adoptadas por el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea  (Basilea III). De conformidad con la Ordenanza revisada, que entró en vigor el 1º de enero de 2013, los bancos deberán tener fondos propios de mejor calidad y disponer además de medios adicionales en forma de un margen de fondos propios. En Suiza, los bancos de importancia sistémica deberán cumplir exigencias adicionales. De aquí a 2018, deberán aumentar hasta el 19% la parte correspondiente a sus fondos propios, cumplir  exigencias  más  severas en materia de liquidez  y mejorar su distribución  de  riesgos.  Asimismo,  deberán  organizarse  de  tal  modo  que  se  mantengan  las funciones importantes para el sistema económico en caso de que haya amenaza de insolvencia. Las modificaciones correspondientes de la Ley de Banca entraron en vigor el 1º de mayo de 2012.  No obstante, las últimas recomendaciones del FMI  (marzo 2014) aconsejan  a Suiza hacer más esfuerzos para reformar el sector financiero, especialmente para reforzar las entidades de riesgo sistémico (Credit Suisse y UBS): si bien, la normativa suiza sobre los fondos propios son más ambiciosas que las de otros países, la calidad del capital no es forzosamente la misma.

Mercado energético:  El Consejo Federal decidió el 25 de mayo de 2011 el abandono progresivo de la energía atómica. Las instalaciones nucleares existentes deberán seguir operando mientras sean seguras, pero luego ya no serán sustituidas. Para garantizar la seguridad del suministro energético en Suiza, una vez abandonada la energía nuclear, el Consejo Federal pretende reformar con un paquete de medidas eficaces y de forma sostenible el sistema energético hasta 2050 .  Estas se engloban en la llamada Estrategia energética 2050. El objetivo de la política energética y de la estrategia energética 2050 es el afianzamiento del suministro de electricidad en toda Suiza. La ampliación de la energía hidroeléctrica y de energías renovables , así como un incremento de la eficiencia energética en los edificios, en los aparatos y en el tráfico son necesarios y consecuencia del ya decidido abandono progresivo de la energía nuclear. Dificultades en el abastecimiento o un aumento en la demanda podrán ser solventados con la ayuda de la importación de electricidad y la producción térmico fósil (instalaciones de PCCE y turbinas de gas de ciclo combinado).

Desde 2009 se fomentan las energías renovables con la denominada remuneración del suministro de la red de saldo neutro. Para ello se dispone desde 2013 de un máximo anual de 500 millones de francos suizos. La financiación corre a cargo de los consumidores de energía eléctrica a través de un suplemento por kilovatio hora de energía consumida. El objetivo del gobierno suizo es liberalizar completamente el mercado eléctrico en 2015.  Para ello, la Oficina Federal de Energía ya está trabajando para reestructurar las compañías eléctricas públicas.  Actualmente, el 55% de la energía en Suiza es generada en centrales hidroeléctricas.

De acuerdo con una decisión adoptada por el Consejo Federal, el Programa de Acción SuizaEnergía se seguirá aplicando hasta 2020. SuizaEnergía es la plataforma nacional centralizada para el uso ahorrativo e inteligente de la energía y el empleo de las energías renovables. SuizaEnergía aplica las medidas correspondientes en colaboración con los cantones, los ayuntamientos, la economía y las organizaciones medioambientales. En materia de eficacia energética, hace ya mucho tiempo que el Consejo Federal se puso en marcha. Con las llamadas prescripciones para el gasto energético de aparatos eléctricos y electrodomésticos y para motores eléctricos quiere conseguir que ya no se vendan más aparatos que derrochan electricidad. Las primeras disposiciones de eficiencia se tomaron en 2002 (para frigoríficos) junto con la introducción simultánea de la etiqueta energética para los aparatos electrodomésticos más significativos y las lámparas eléctricas. Hoy en día existen para la gran mayoría de aparatos domésticos disposiciones que regulan el gasto energético. Se promulgan en concordancia con las disposiciones legales vigentes en la Unión Europea.

El objetivo del gobierno suizo es liberalizar completamente el mercado energético en 2015, como condición imprescindible para formar parte del mercado eléctrico comunitario. Para ello, la Oficina Federal de Energía ya está trabajando para reestructuras las compañías eléctricas públicas.  Actualmente, el 55% de la energía en Suiza es generada en centrales hidroeléctricas.   Respecto a las negociaciones UE-Suizo sobre el mercado de energía, éstas han quedado en suspenso tras los resultados del reférendum del pasado mes de febrero.  

Revisión de la Ley sobre suministro de energía: esta Ley, adoptada por el Parlamento en 2007 prevé una
apertura del mercado en dos etapas. En los cinco primeros años (2009-2013), sólo podrán acceder libremente al mercado los consumidores finales cuyo consumo supere los 100.000 kWh. Al cabo de cinco  años,  los  hogares  y  los  pequeños  consumidores  también  podrán  elegir  libremente  su suministrador de electricidad; esta apertura completa del mercado se deberá hacer mediante un decreto federal y podrá someterse a un referéndum facultativo. La red de muy alta tensión es explotada por una sociedad nacional de explotación de la red (swissgrid), que debe mantenerse directa o indirectamente bajo control suizo (cantones, municipios y empresas de suministro de electricidad). De las pruebas realizadas desde 2009 se deduce que todavía no se han alcanzado los objetivos pretendidos con la apertura del mercado, a saber: el establecimiento de un suministro de electricidad basado en la competencia, seguro y con precios transparentes. A principios de 2010, la Oficina Federal de energía puso en marcha, con diversos grupos de trabajo internos y externos, las labores de análisis de los fundamentos jurídicos con vistas a una revisión de la Ley sobre suministro de energía. Estos trabajos se pospusieron en marzo de 2011 por la necesidad de elaborar con carácter de máxima urgencia la nueva estrategia energética  2050 a raíz de los trágicos acontecimientos del Japón. Los trabajos relacionados con la revisión de la Ley sobre
suministro de energía se retomaron en 2012, en coordinación con la labor de concreción de la
estrategia energética 2050.