Resumen del análisis del mercado

Argelia es un mercado de casi treinta y nueve millones de habitantes con una renta per cápita de aproximadamente 5.500 dólares (PPP) en 2014. No obstante, la diferencia entre las rentas más bajas y las más altas es considerable, siendo prácticamente inexistentes las rentas medias.

El Estado tiene todavía un importante peso en el PIB, un 51% en 2014, y controla las principales industrias, sobre todo en el sector de hidrocarburos y energía, que junto al gasto público son casi los únicos sectores que ayudan al crecimiento del país.

Es importante subrayar que en el sector público se utiliza a menudo el procedimiento de licitaciones para realizar las compras públicas y satisfacer la demanda nacional de determinados productos. La gran distribución no está todavía muy implantada, y menos aún en la distribución especializada. En su mayoría, la red de distribución se compone de importadores (y la gran parte no son especializados), mayoristas-almacenistas y una serie de intermediarios que venden el producto al consumidor final a través de establecimientos de venta al público de reducido tamaño.

En términos de PIB per cápita, Argelia es el octavo país en el continente y el tercero en la región del Norte de África (detrás de Libia y Túnez). En cuanto al PIB, es el tercero de África y el segundo en la región (detrás de Egipto).

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Argelia es un mercado de treinta y nueve millones de habitantes con una renta per cápita que en 2014 superó los 5.500 dólares (PPP). No obstante, la diferencia entre las rentas más bajas y las más altas es considerable, siendo prácticamente inexistentes las rentas medias.

El Estado tiene todavía un importante peso en el PIB, un 51,8% en 2014, y controla las principales industrias, sobre todo en el sector de hidrocarburos y energía, que junto al gasto público son casi los únicos sectores que ayudan al crecimiento del país.

Los principales centros económicos de Argelia se encuentran en el norte del país, donde se concentra la mayor parte de la población. El mayor centro económico es Argel (se estima que podría suponer casi la mitad del PIB). Otras ciudades a destacar son Sétif (importante polo industrial), Orán (destaca en agricultura, industria y pesca), Constantina (con una importante agricultura e industria) y Annaba (con la agricultura y la pesca como sectores a destacar).

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Antes de abordar las características de la distribución en Argelia, es importante subrayar que el sector público (ministerios, agencias, establecimientos públicos...) recurre al sistema de concursos para efectuar las compras públicas. El recurso de la licitación nacional  e internacional es frecuente y permite la exportación directa a Argelia sin preocuparse de los circuitos de distribución. Por el contrario, si la importación se hace a través del sector privado es necesaria la intermediación de un importador acreditado que tenga los permisos pertinentes ante la Aduana Argelina y que se hará cargo del pago de aranceles o impuestos para la importación de la mercancía. 

Las licitaciones públicas argelinas se rigen de acuerdo con el nuevo reglamento de los contratos públicos, publicado en el JORA (diario oficial argelino) de 7 de octubre de 2010 y complementado en el JORA del 13 de enero de 2013. Las fuentes de información y difusión de estas licitaciones de concursos públicos son las siguientes: 

1/ El BOMOP (Boletín Oficial de Mercados del Operador Público) a través de su página web: www.anep.com.dz/bomop/id.php Se trata de una fuente oficial y exhaustiva de los mercados públicos locales.

2/ El BAOSEM (Boletín de Ofertas en el Sector Energético y Minero) a través de su página web www.baosem.com o de los boletines en versión impresa que se pueden adquirir en ciertos establecimientos de venta de prensa. Se trata de una fuente oficial de los mercados públicos en el sector energético y minero.

3/ Otras páginas de Internet ofrecen información de licitaciones ordenadas por sectores, mediante abono: www.algeriatenders.com 

Los sistemas de distribución especializados argelinos se caracterizan por su falta de madurez. Las redes de venta están constituidas por empresas privadas importadoras que no están especializadas y que atienden a varios sectores.

La gran distribución no goza de una implantación generalizada en el mercado argelino, especialmente en la distribución especializada. Desde principios de 2010 se han abierto tres centros comerciales/hipermercados en Argel de capital privado. También en otras ciudades como Orán, Constantina, Annaba y Sétif se empieza a implantar la gran distribución. Subsisten mercados al uso tradicional árabe de mercancías profesionales no industriales. Una de las razones para la ausencia de centros de distribución es el problema de la propiedad de la tierra, tanto agrícola como industrial. En su mayoría, la red de distribución se compone de importadores (y la gran parte no son especializados), mayoristas-almacenistas y una serie de intermediarios que venden el producto al consumidor final a través de establecimientos de venta al público de reducido tamaño. La fórmula más común para penetrar de manera duradera en el mercado argelino es tratar con una red de mayoristas-distribuidores, casi nunca en exclusiva, repartidos en el territorio. No es habitual que negociar directamente con los clientes finales, salvo si éstos últimos son de entidad importante. Esto permite evitar las dificultades ligadas al carácter informal del mercado y al temor en materia de gestión que deriva de ello.

Los sectores donde se comienzan a consolidar las redes de distribución son el automóvil, la telefonía móvil, la informática y el material eléctrico para profesionales.

En cuanto a las franquicias, el principal obstáculo que encuentran es que el Banco Central de Argelia sólo autoriza la exportación de royalties si se consideran prestación de servicios. Además del vacío legal, otro problema identificado por la Asociación Argelina de Franquicias es el desconocimiento por parte del público del significado de la franquicia. Por lo tanto, según las autoridades, la franquicia no está ni prohibida ni autorizada en Argelia; sin embargo, hay puntos que debilitan la implantación de esta forma de comercio en el país: la prohibición de pago de royalties a las franquicias extranjeras, los precios de alquiler de los locales que se han elevado en los últimos años en las grandes ciudades y una administración tediosa y poco ágil en los trámites.

A finales de octubre de 2012, el número total de operadores económicos en el comercio detallista se elevaba 632.834, lo que supone una tasa del 38,2% con respecto al conjunto de los sectores económicos. Según el Centro Nacional del Registro de Comercio (CNRC) el volumen global del comercio minorista en Argelia se situaba alrededor de 42 mil millones de dólares y el empleo directo que generaba era de  1 ,2 millones de personas a finales de octubre de 2012. La wilaya de Argel es la más importante en materia de implantación y cuenta con 71.910 operadores minoristas, lo que representa una tasa del 11,4%.

La distribución de gas, electricidad e hidrocarburos se encuentra fuertemente regulada a través de leyes específicas, y en su mayoría se realiza a través de empresas públicas. La distribución de leche pasteurizada, harina, pan y medicamentos, a pesar de realizarse a través de empresas privadas, también se encuentra regulada, especialmente en la limitación de los márgenes de beneficio de cada actor involucrado en el proceso. El resto de actividades de distribución no cuentan con limitaciones específicas derivadas de la regulación general del comercio en el país.

Importancia económica del país en la región

Argelia es el octavo país más poblado de África y el segundo en el Norte de África (detrás de Egipto).

En términos de PIB per cápita, Argelia es el octavo país en el continente y el tercero en la región del Norte de África (detrás de Libia y Túnez). En cuanto al PIB, es el tercero de África y el segundo en la región (detrás de Egipto).

Según el FMI, Argelia ha sido en 2012 el país menos endeudado de los países MENA (Oriente Medio y África del Norte) y el segundo país con más reservas de divisas, por detrás de Arabia Saudí. En 2013, la deuda externa de Argelia sólo representaba el 1,5% del PIB, un dato sensiblemente inferior al 22,2% de media de los países MENA exportadores de petróleo.

En cuanto a la inversión extranjera directa destinada a la creación de nuevos proyectos, Argelia ocupa el puesto 5º en el ranking africano, recibiendo en 2013 un total de 4.300 millones de dólares.

Perspectivas de desarrollo económico

El FMI estima que el crecimiento de Argelia se situará en un 4,1% en 2015. En cuanto al gobierno, éste estima un crecimiento del 7% para 2019 (fin del mandato actual del presidente Bouteflika). Sin embargo, las previsiones del Banco Mundial son menos optimistas y  pronostica un crecimiento del 3,5% en 2015 y un 3,6% para 2016. Cabe destacar también la publicación Economist Intelligence Unit Limited, que en su informe de julio 2014 prevée que la economía argelina crezca un 3,3% en 2015 y un 3,5% en 2016.

El gobierno argelino centrará sus esfuerzos en diversificar la economía fuera de la influencia de los hidrocarburos. Con este fin, el gobierno ha destinado 200 millones de euros del presupuesto al desarrollo de infraestructuras de transporte y 362 millones de euros al Ministerio de Energía y Minas. También hay que destacar el esfuerzo del gobierno en desarrollar la agricultura del país, asignando 2.150 millones de euros del presupuesto. Por otra parte, la expansión de los servicios y el incremento de los salarios  en el sector público proporcionarán la base para el consumo privado, pero la presión de los precios y las restricciones del crédito limitarán su impacto.

Hay que destacar el programa quinquenal de inversiones públicas para el período 2015-2019, para el cual hay una inversión prevista de 262.000 millones de euros. El Plan quinquenal de desarrollo 2015-2019 tiene como objetivo dinamizar y dar un mayor impulso a las acciones de desarrollo local y humano, así como estimular la economía nacional tanto a nivel de producción como de competitividad en todos los sectores (diversificación de la economía). Está, por lo tanto, destinado a reforzar la resistencia de la economía argelina a los efectos de la crisis financiera mundial mediante el desarrollo local y humano por una economía productiva, competitiva y diversificada.

Otras dificultades (lengua, costes de transporte, etc)