Resumen del análisis del mercado

El tamaño del sector público en la economía británica es pequeño.  La preferencia por el sector privado tuvo su gran impulso durante la era Thatcher (1979-1991) y ha continuado siendo uno de los principios orientadores de política económica, incluso cuando han gobernado los laboristas. 

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

El Reino Unido, según el Banco Mundial, es el segundo país tras Irlanda donde resulta más fácil abrir y llevar un negocio en Europa, con una media de 13 días. En la clasificación de esta organización, el Reino Unido ocupa el primer lugar del mundo en facilidad de acceso al crédito y el segundo de Europa, tras Irlanda, en protección de las inversiones.

Hay grandes desigualdades regionales en la distribución de la actividad económica, durante los últimos 10 años 8 de cada diez empleos se crearon en el sureste, dominado por Londres. La denominada Square Mile de la City de Londres se da la mayor concentración de entidades bancarias del mundo. Otras ciudades británicas como Manchester, Cardiff, Liverpool, Leeds, Edimburgo y Glasgow son también importantes centros financieros. Además de lo anterior, tanto en Londres como en ciudades cercanas, Cambridge, Birminghan, existen importantes núcleos de desarrollo industrial centrados en sectores tecnológicos.

Atendiendo a la clasificación del Índice de Desarrollo Humano (IDH) elaborada por la Organización de Naciones Unidas y que mide el nivel de vida de la población de los países en 2012, Reino Unido ocupaba el puesto vigésimo sexto a nivel mundial encontrándose en el grupo de países de desarrollo muy alto. Comparativamente, España ocupa el lugar vigésimo tercero de la clasificación.

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

La distribución de los productos agroalimentarios en el Reino Unido sigue dos vías principales:

  • comercialización directa minorista de productos a través de las grandes cadenas de supermercados. Con una cuota de mercado de venta "al detalle" del 70-80%, son el principal canal de distribución del país. En los últimos años se ha producido una expansión comercial de las grandes cadenas con la apertura o adquisición de cadenas de tiendas de formato reducido sitas en las áreas urbanas más pobladas, desplazando a los operadores más modestos del mercado y acrecentando la hegemonía en el mismo.
  • y comercialización a través de mayoristas de productos alimentarios, incluidos mayoristas del "catering". Abastecen al sector minorista autónomo (pequeñas cadenas, tiendas independientes, mercadillos y puestos ambulantes), servicios de restauración (hoteles, restaurantes y pubs) y entidades e instituciones colectivas (escuelas, hospitales, residencias,...).

Pero una tercera vía que cobra cada vez más importancia es la venta por Internet, un canal alternativo que gana terreno a gran velocidad. En esta vía se encuentran sobre todo productos de calidad y artesanales cuya clientela es un público de poder adquisitivo medio/alto, no sensible al precio.

Las características principales de la distribución de estos productos son:

  • Gran concentración del poder de compra en grandes cadenas de supermercados. La implantación, en general, por parte de la mayoría de las grandes cadenas detallistas de nuevos sistemas de gestión ("Category Management") ha dado como resultado una reducción significativa del número de proveedores con contacto directo con los responsables de compra de las cadenas.
  • Alto crecimiento del sector de alimentos preparados. Las nuevas circunstancias sociales (aumento de familias monoparentales, menos tiempo familiar disponible para tareas domésticas, ...) han estimulado la demanda de nuevos productos más elaborados o precocinados. La industria alimentaria ha respondido a la nueva demanda con un desarrollo significativo de la oferta de productos preparados de mayor valor añadido.
  • Incremento de los requerimientos sobre seguridad y garantía de los productos alimentarios. Los requisitos exigidos a los proveedores del sector alimentación por parte de las grandes cadenas detallistas son cada vez mas rigurosos. Existe además una creciente preocuapción por los temas del comercio justo/ético y el medioambiente.

En cuanto a bienes de consumo, en el segmento medio / alto la distribución se realiza también a través de agentes comisionistas o por venta directa del fabricante, mientras en el segmento medio / bajo y bajo puede realizarse por medio de importadores / distribuidores.

Respecto a la distribución minorista, los sectores de bienes de consumo participan de la tendencia general a la concentración comercial que se observa en el mercado del Reino Unido. Aunque las tiendas independientes están perdiendo cuota de mercado global, siguen dominando la distribución de artículos del segmento alto, mientras las grandes cadenas operan con preferencia en el segmento medio y bajo del mercado.

En el sector de moda, unas pocas grandes cadenas, pero muy fuertes, dominan el mercado a costa de las tiendas independientes que ven mermada su participación. Además, existe una tendencia al alza de las ventas a través de las tiendas de descuento.

En los sectores del equipamiento doméstico, la situación es menos homogénea. Así, el sector del mueble presenta dos rasgos distintivos: La popularidad de los "retail parks" (concentración de grandes superficies en el extrarradio de las ciudades), y el gran peso de la distribución "contract" o de muebles para proyectos comerciales. En el sector del azulejo debemos diferenciar entre el sector detallista, en el que tienen gran peso las grandes cadenas, y el "contract", canal muy fragmentado que incluye las ventas del fabricante o del distribuidor al contratista.

Los productos industriales en el Reino Unido se distribuyen por diferentes canales, dependiendo del producto y sector del que se trate, y en algunos casos, de la elección del exportador.

La figura del importador-distribuidor es de especial importancia en el caso de productos que requieren un servicio post-venta o de mantenimiento, como suele ser el caso de la maquinaria y equipos. No obstante el exportador puede vender directamente al cliente cuando las ventas se producen en grandes volúmenes, se repiten con regularidad, o no requieren un servicio de post-venta; suele ser el caso de componentes de automoción y materias primas que se utilizan en los procesos de fabricación.

Materiales de construcción, accesorios de automoción o medicinas, se distribuyen cada vez más a través de grandes cadenas que tienden a la concentración en detrimento de las tiendas independientes. En el caso de los materiales de construcción, las grandes cadenas de bricolaje ("Do it yourself" o "DIY") se orientan a la venta al particular, mientras que los profesionales siguen recurriendo a los almacenes de materiales, al requerir servicios de transporte y financiación que las grandes cadenas de bricolaje no suelen ofrecer a los clientes.

Los agentes comerciales siguen siendo el canal preferido de intermediación para muchas empresas por los menores costes que suponen comparados con otros canales. Las comisiones de los agentes comerciales varían mucho en función del sector y tipo de producto, pueden tener exclusividad por zonas o cubrir el país con varios sub-agentes.

Importancia económica del país en la región

Según los últimos datos del Fondo Monetario Internacional, en términos de Producto Interior Bruto, la economía británica se mantiene en la sexta posición mundial. Dentro de la Unión Europea, Reino Unido es la tercera economía más grande tras Alemania y Francia. El progresivo abandono de las industrias menos competitivas y su especialización en sectores intensivos en tecnología y capital humano, junto con el énfasis en la flexibilidad de los mercados y en la reducción de las cargas regulatorias hacen prever que, pese al cambio de ciclo y a las dificultades por las que se atraviesa el sector financiero a nivel global, la economía británica podrá mantener durante algún tiempo su posición relativa.

Perspectivas de desarrollo económico

El Canciller del Exchequer, George Osborne, prevé un crecimiento de la economía británica de un 1,2% en 2013, tras el crecimiento de 0,2% en 2012 que indican las primeras estimaciones del PIB. A largo plazo, el Ejecutivo augura que la economía británica se expandirá un 2,0% en 2014 y 2,3% y 2,7%, respectivamente, en 2015 y 2016. En esta línea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado la previsión de crecimiento de Reino Unido para 2012 del +0,2% al -0,4 %, al tiempo que augura un crecimiento del +1,1 % en 2013.

La tasa de inflación (CPI), que según el último dato publicado referente al mes de enero fue del 2,7%, se reducirá hasta el 2,5% en 2013 y el 2,2% en 2014, estabilizándose a partir de entonces dentro del objetivo a medio plazo del Banco de Inglaterra (2% en tasa CPI).  

La tasa de desempleo ILO según las últimas cifras disponibles del 7,8% (octubre-diciembre 2012), desde donde se prevé que alcance el 8,2% en 2013, para descender hasta alcanzar el 7,6% en el año 2016.

Déficit Público y Deuda

En el ejercicio 2011/12, el déficit público acumulado alcanzó los 120.963 millones de libras, 5.000 millones de libras menos que la previsión llevada a cabo por la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR), que preveía que la cifra ascendería a los 126.000 millones de libras.De acuerdo con la información publicada por el Canciller del Exchequer el déficit público de Reino Unido alcanzará en el ejercicio fiscal 2012-2013 los 80.500 millones de libras (99.691 M€). A partir de ahí se espera que se eleve de nuevo hasta los 88.000 millones de libras (108.979 M€) en 2014-2015 y reduciéndose a 49.000millones de libras  (60.681 M€) en 2016-2017.

Como porcentaje del PIB, el déficit disminuirá desde el 6,9% en 2012-2013 hasta el 2,6% en el ejercicio fiscal 2016-2017.

La deuda pública se situará en el presente año en el 74,7% del PIB, desde donde aumentará hasta situarse en el 79,9% del PIB en el ejercicio 2015-2016. A partir de entonces, disminuirá hasta el 79,2% en 2016-2017 y finalmente se situará en el 77,3% en el año fiscal 2016-2017..

Ingresos y gasto público

El gasto público aumentará desde los 647.000 de millones de libras (801.245 M€) de 2012-13 hasta los 755.100 millones de libras (935.116 M€) en 2016-17. De este modo, el gasto público con respecto al PIB disminuirá desde el 45,2% registrado en el ejercicio fiscal 2011-2012 hasta el 40,9% en 2016-2017.

Los ingresos públicos aumentarán desde los 569.500 millones de libras (705.269 M€) de 2012-13 hasta los 734.200 millones de libras (909.233 M€) en 2017-18. Por otra parte, se prevé que los ingresos públicos con respecto al PIB aumenten ligeramente en los próximos cinco años desde el 37,3% del periodo 2011-2012 hasta el 38,2% en 2016-2017.

Otras dificultades (lengua, costes de transporte, etc)