Régimen de comercio exterior. Tramitación de las importaciones

Documentación necesaria

La aduana no exige que las compañías o individuos cuenten con una licencia de importación. Pero, dependiendo de la naturaleza del bien, e independientemente de su valor, puede que los propietarios tengan que obtener determinados permisos o cumplir con requisitos tanto sanitarios como técnicos.

La gran mayoría de las mercancías que se exportan a Australia llegan por vía marítima y una pequeña cantidad por transporte aéreo. Los documentos necesarios son: factura comercial, packing list, bill of lading (3 copias), airway bill (original y 3 copias, negociable), certificado de seguro (si el exportador corre con estos gastos), tratamiento de cuarentena (si es necesario), ICD (Informal Clearance Document: Indica que el producto ha pasado aduanas y puede ser distribuido), y Certificado de fumigación de los palés si corresponde (paja o madera).

Es importante mandar una copia de los documentos vía courier al importador australiano o al agente de aduanas, si hay uno designado, así como los originales mandados o negociados por el banco del exportador lo más rápidamente posible, pues los costes de almacén en Australia son bastante altos.

La aduana no exige ninguna factura especial: se aceptan las facturas comerciales y recibos comunes. Todos estos documentos deberían contener la siguiente información: incoterms, unidad monetaria referida en la factura, nombre y dirección del vendedor, nombre y dirección del comprador, descripción completa de los bienes, nombre de la nave (barco o avión) en el que los bienes llegarán a Australia, país de origen de los bienes, incluyendo una declaración del fabricante, número de bultos y sus números de serie, cantidad, precio de venta de los bienes al comprador, costes laborales incurridos en el empaquetamiento, valor del empaquetamiento exterior, cantidad de royalties (si las hay) a pagar por los bienes, particularidades en relación con costes de logística y seguro, y especificación de todas las variables que puedan afectar al precio de venta del bien.

Los importadores tienen la obligación legal de conservar toda la documentación durante un período de 5 años desde la entrada del bien, ya que pueden ser requeridos para propósitos de auditoría en las aduanas. En caso contrario, hay riesgo de multa.

Tiempo de entrega y uso de contenedores

Los tiempos de las mercancías varían mucho dependiendo del tipo de mercancía y del país de origen. Los importadores normalmente tendrán un tiempo mayor que los detallistas que importan directamente porque necesitan almacenar la mercancía antes de proceder con la distribución.

Se puede, no obstante, establecer unas normas generales aplicables a todo tipo de mercancía:

- Los tiempos de negociación de los precios, hacer el pedido y ver la forma de pago: Muy flexible, entre 8-12 meses antes del embarque generalmente.

- Pago: A la partida del transporte o en 3 días posterior a la partida.

- Tiempo del transporte (marítimo): Europa, 6 semanas (Asia, 4 semanas).

- Pago de la mercancía: 3 días antes de la llegada del transporte.

- Despacho de aduanas, entrega al almacén: 3-15 días después de la llegada de la mercancía.

- Llegada al lineal: 15 días de la entrega al centro de distribución del minorista, y hasta 3 meses si es almacenado por un importador o mayorista.

Alrededor del 75% del total de contenedores en Australia utiliza el de tamaño 40 pies. Y un número muy inferior, el de 20 pies.

El tiempo de despacho de aduanas de contenedores LCL (less than full container load) es mayor que de FCL (full container load), y un número grande de importadores demandará no trabajar a menos que se trate de FCL.

Certificados de Origen

Algunos bienes importados desde determinados países gozan de unas tasas arancelarias inferiores.

En Australia hay dos tipos de origen de los productos:

• No preferencial.

• Preferencial. Productos producidos o manufacturados en países con los cuales Australia tiene firmados acuerdos preferenciales. Los productos con un origen considerado preferencial se benefician de tasas arancelarias preferenciales.

El origen de un producto se determina si el producto fue totalmente obtenido (wholly obtained) en un solo país o sustancialmente transformado (substantially transformed) en caso de que los productos fueran manufacturados en más de un país.

Se considera sustancialmente transformado si cambia la clasificación arancelaria del producto, si ha emprendido operaciones de proceso de fabricación o si el valor añadido del proceso de fabricación iguala o excede de un cierto porcentaje.

Para obtener la libre circulación de las mercancías, el importador deberá presentar el certificado de origen de los productos. Corresponderá al oficial de aduanas determinar si ese certificado es adecuado o suficientemente argumentado. El importador que solicite un régimen preferencial, deberá poseer una declaración del fabricante que indique que ese bien cumple los requisitos correspondientes. La Aduana puede llevar a cabo una auditoría para confirmar que el procedimiento es correcto.

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

Desde los años 80 el gobierno australiano ha ido reformando el sistema arancelario del país, reduciendo progresivamente el arancel aplicado a los productos importados. El tipo arancelario medio aplicado es del 3,5%, y el consolidado se sitúa en el 10,5%, habiendo consolidado casi el 97% de su arancel. El Gobierno pretende continuar en el futuro con un programa de nuevas reducciones arancelarias.

Mientras que el arancel promedio de la UE para los productos industriales es inferior al 1%, Australia aún aplica tarifas de un máximo del 10%. Australia ha desarrollado un proceso de reducción unilateral de sus aranceles en los sectores de textiles, calzado y vehículos de motor. Desde 2002 se aplica la exención de aranceles para los países menos adelantados.

Así pues, existen algunas partidas con derechos arancelarios más elevados y que a partir del 1 de enero de 2010 quedaron reducidos a los siguientes porcentajes: vehículos para el transporte de personas, 5%; piezas, recambios y componentes para automoción, 5%; prendas de vestir, 10%; calzado, 5% (componentes 7,5%); textil hogar: 5% en artículos hechos a mano.

Para 2015, todos los aranceles aplicados a productos textiles, del vestido o del calzado no superarán el 5%. Hay que citar, además, que Australia aplica únicamente cuotas para el queso. Para mayor información sobre este tema se puede acudir al Servicio de Aduanas australiano a través de su página web.

Cabe destacar que no todos los países deben pagar en la misma medida los aranceles explicados anteriormente, ya que Australia mantiene diferentes Acuerdos de Libre Comercio con varios países, lo que implica ventajas en el pago de aranceles sobre los productos procedentes de dichos países. Es el Ministerio de Asuntos Exteriores y Comercio Exterior quien decide y negocia sobre estos acuerdos, siendo su objetivo el dinamizar y propiciar una industria más competitiva para Australia. Para más información, se puede consultar en el siguiente enlace.

Australia otorga desde hace muchos años acceso preferencial a los mercados a los países en desarrollo y los PMA (países menos adelantados). Desde julio de 2003, Australia concede a los PMA amplio acceso a los mercados libre de contingentes y de derechos respecto de todos sus productos, sin períodos de introducción progresiva ni excepciones.

El arancel australiano se basa en la Nomenclatura del Sistema Armonizado de Codificación y Designación de Mercancías. Consta de dos columnas de derechos arancelarios: una de derechos generales y otra de preferenciales; las mercancías españolas están sujetas a la de los derechos generales. Excepto en contadas ocasiones, los derechos arancelarios son ad valorem.

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

Es preciso tener en cuenta que Australia es un Estado federal y que existen regulaciones específicas para algunos de los Estados no aplicables al resto.

Barreras técnicas

En lo referente a productos industriales, las barreras no arancelarias más frecuentes en Australia son las técnicas. Standards Australia es la organización que se encarga de asegurar que los productos que entran en el país cumplan toda una serie de requisitos desde la composición al etiquetado. De no cumplir con los requisitos se paraliza el proceso de importación.

Standards Australia representa al país en los principales organismos de estandardización, ISO e IEC (electrónica) y tiene una política que tiende cada vez más a la adopción de estándares internacionales.

Como resultado de esta práctica, el 33% de los estándares australianos están total o parcialmente alineados con los estándares internacionales. Existen todavía sectores industriales como la construcción, salud y seguridad ocupacional, por ejemplo, donde no hay estándares internacionales. Las regulaciones técnicas afectan a:

- Productos de alimentación: Food Standards para Australia y Nueva Zelanda (FSANZ) cubre ambos mercados al mismo tiempo.

- Productos farmacéuticos o equipo médico, el organismo encargado en Australia es la Therapeutic Goods Administration.

- Vehículos, cuya regulación corresponde al Department of Infrastructure, Transport, Regional Development and Local Government.

- Determinados productos de consumo, son regulados por el Consumer Affairs Division of the Department of the Treasury.

NATA, Asociación Nacional de Autoridades Testadoras es la autoridad nacional australiana encargada de acreditar laboratorios. La acreditación NATA reconoce la competencia de laboratorios e instalaciones en distintos tipos de análisis, medidas, inspección y calibrado.

Barreras de entrada para bienes y servicios españoles

Los exportadores españoles deben tener en cuenta toda la documentación necesaria para cruzar la frontera y despachar la mercancía sin problema, como ocurre por ejemplo con los productos paletizados con madera o embalados con madera o derivados, que en todo caso han de ir acompañadas del correspondiente certificado de fumigación.

La importación de la mayoría de las mercancías está liberalizada, aunque en el caso de algunos productos está prohibida por razones de seguridad, protección al consumidor, conservación ambiental, control de calidad o cumplimiento de Acuerdos Internacionales.

Como norma general, está restringida la importación de productos frescos de origen animal y vegetal, lo que en el caso español afecta fundamentalmente a las frutas, las verduras, los embutidos y a los quesos de leche no pasteurizada. Los productos agroalimentarios elaborados no están sometidos a limitaciones, pero deben cumplir estrictamente los requisitos fijados por la reglamentación. Los permisos de importación son individuales en función de la mercancía a importar y de la empresa que los solicita.

Es importante reseñar las dificultades que los procesos de presentación y concurso para los PPP son excesivamente largos y costosos. Por otra parte, los criterios de valoración de las ofertas no quedan del todo claros o se exigen requerimientos complementarios complejos. En Australia existen medidas, tanto a nivel federal como estatal, que dificultan en ocasiones la participación de empresas extranjeras en los concursos públicos, como la exigencia de un determinado porcentaje de contenido local en las ofertas.

El Gobierno ha aclarado que va a simplificar los procesos de aprobación de proyectos de obras públicas y se va a estudiar la situación real del mercado de las grandes obras de infraestructuras, ante las sospechas de que existe una falta de competencia a la hora de pujar por los grandes concursos públicos.

Barreras arancelarias

El tipo arancelario medio aplicado sobre el valor FOB es del 3,5%, y el consolidado se sitúa en el 10,5%. Australia tiene consolidado casi el 97% de su arancel.

Barreras no arancelarias

Es necesario obtener un permiso para importar alimentos como fruta y verdura frescas (Import Permit for Biological Materials), alimentos que contengan leche, huevos o carne u otros productos de origen animal. Los alimentos importados deben cumplir el Imported Food Control Act 1992, regulado por el Imported Food Inspection Scheme. Entre los Biological Materials también se encuentran productos utilizados en laboratorios, análisis, diagnósticos, y que contengan o estén derivados de microorganismos, animales, seres humanos, plantas, y productos utilizados como alimentos para animales.

Actualmente, desde la Delegación de la Unión Europea se está trabajando a través de Market Access Teams (MATs) en el marco del Market Access Partnership para el mercado australiano; el primero de ellos trata sobre las medidas sanitarias y fitosanitarias, y tiene los siguientes objetivos:

- Hacer un seguimiento de la reciente revisión llevada a cabo por Australian Quarantine and Inspection Service (AQIS) y Biosecurity Australia.

- Analizar el cumplimiento de las regulaciones por parte de AQIS y el desarrollo de nuevas regulaciones por parte de Biosecurity Australia, FSANZ y otras agencias.

La Delegación de la UE y los principales Estados miembros implicados, incluida España, siguieron en su momento muy de cerca el proceso de elaboración de la normativa que regula el aceite de oliva comercializado en Australia. La norma, promovida por el lobby productor local, entró en vigor en julio del 2011 y se aparta de lo establecido por el organismo internacional competente, el Consejo Internacional del Aceite de Oliva (COI). Por tener carácter voluntario, no ha afectado al aceite importado, pero es necesario seguir vigilando la evolución de este tema, ya que una eventual adopción por las cadenas de supermercados podría transformar la norma en obligatoria de hecho.

Sería asimismo deseable que Australia ratificase el Acuerdo de Compras Públicas de la OMC por razones de seguridad jurídica.

A finales de 2012, entró en vigor una Ley relativa al envasado genérico del tabaco (Tobacco Plain Packaging Bill 2011), con una serie de medidas que pueden contravenir el Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio (TBT) y el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de la Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) de la OMC, aunque poco se va a poder hacer, porque se está estudiando proponer medidas similares en la UE.

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

Hay que citar, asimismo, los contingentes arancelarios que afectan a quesos y tabaco, y todo el sistema de regulación sanitaria y fitosanitaria que administra la autoridad de cuarentena (Biosecurity Australia).

Barreras fitosanitarias

AQIS (Australian Quarantine and Inspection Service) es el organismo que realiza las labores de inspección y auditoría de la mercancía que llega a Australia. El régimen de cuarentena de Australia está concebido para controlar su situación en materia de plagas y enfermedades y mantener su flora y fauna nativas. El sistema se basa en una evaluación objetiva, con base científica, de los riesgos de plagas y enfermedades, compatible con las obligaciones internacionales, y comprende las derivadas del Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias de la OMC.

Australia tiene una compleja legislación fitosanitaria con niveles de contenidos mínimos de residuos más exigentes que los europeos. Debido a su condición de continente-isla, se mantiene inmune respecto a muchas de las epidemias y enfermedades que afectan al resto del mundo, por lo que exige elevadas y estrictas condiciones sanitarias a la entrada de mercancías. La regulación en este aspecto es competencia del DPIE (Department of Primary Industries), se trata de una normativa compleja, rigurosa y poco sistematizada que se aplica a animales, plantas y sus derivados no transformados. El incumplimiento de estas normas puede suponer altos costes y retrasos innecesarios.

A pesar de que Australia apoyó el “Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias de la OMC”, las exigencias australianas para la importación de productos agrícolas, pesqueros y cárnicos basados en las medidas de protección de la salud y de la vida salvaje limitan enormemente las importaciones de estos productos en el país. Australia ha recibido presión internacional a través del sistema de disputas de la OMC, que estableció en abril de 1997 un panel para examinar la apelación de Canadá contra la prohibición de importación de salmón canadiense en Australia.

Los productos elaborados no están sometidos a limitaciones siempre y cuando cumplan con la reglamentación vigente; los permisos de importación son individuales en función del producto y de la empresa. Los importadores australianos facilitan normalmente al exportador español la legislación fitosanitaria australiana, así como la normativa concerniente a envasado, etiquetado y contenidos nutritivos en etiquetas. Como norma general, se respetan denominaciones en español pero es obligatorio que los contenidos aparezcan expresados en inglés. La inspección sanitaria es severa. No se trata de una normativa de difícil cumplimiento, pero hay que señalar que a veces su observación se traduce en una alteración de los niveles de calidad del producto.

En octubre del 2006, el gobierno australiano anunció cambios en el análisis de riesgos a la importación (Import Risk Assessment, IRA) y finalmente la nueva normativa en base a la Quarantine Act 1908 entró en vigor el 5 de septiembre de 2007 junto con la publicación de un nuevo manual de análisis (http://www.daff.gov.au/ba/ira/process-handbook). El nuevo IRA fue revisado en 2009, y su actualización publicada en 2011.

Este proceso de análisis consiste en evaluar las posibles amenazas existentes para la seguridad y sanidad nacional en las importaciones extranjeras, lo cual representa una barrera de acceso para los exportadores que quieren entrar en el mercado australiano, al ralentizar todo el proceso y dificultar la entrada. Entre las reformas llevadas a cabo se encuentra el establecimiento de plazos máximos para llevar a cabo los análisis de riesgos, la mayor transparencia del programa de trabajo correspondiente, y el fortalecimiento del escrutinio científico de los distintos análisis.

Existen regulaciones específicas para determinados productos, entre los que destacan:

- Pesca y Carne: los estándares vienen dictados por FSANZ.

- Cítricos: Biosecurity Australia (BA) elabora un Análisis de Riesgos de Importación (IRA- Import Risk Analysis) y establece un protocolo.

- Madera: la compañía pública reguladora es Australian Forestry Standard Limited.

Como norma general, está restringida la importación de productos frescos de origen animal y vegetal, lo que en el caso español afecta fundamentalmente a las frutas, las verduras, los embutidos y a los quesos de leche no pasteurizada. Los productos agroalimentarios elaborados no están sometidos a limitaciones, pero deben cumplir estrictamente los requisitos fijados por la reglamentación. Los permisos de importación son individuales en función de la mercancía a importar y de la empresa que los solicita.

Se observa una tendencia aperturista por parte de Biosecurity, ya que en mayo de 2004 aprobaron la importación a Australia, bajo determinados condicionantes, de carne de cerdo procedente de once países, entre ellos España. A partir de 2006 se hizo efectiva la importación del jamón ibérico, serrano y paleta deshuesados y sin ganglios.

En la actualidad los quesos de leche cruda (ya sea importado o nacional) que no hayan sido sometidos a tratamiento térmico o equivalente (caso de algunos manchegos curados), está prohibida excepto para la importación de varios quesos concretos: duros italianos, tres quesos suizos y el Roquefort. Food Standards Australia New Zealand (FSANZ) es la autoridad de seguridad alimentaria responsable de esta normativa que actualmente está siendo revisada.

A España esta norma le afecta puesto que no permite la exportación a Australia de quesos de leche cruda (Cabrales, Roncal, Idiazábal, Torta del Casar, la Serena, etc., y algunas versiones en leche cruda, más artesanas y de mayor calidad, de quesos que también se elaboran con pasteurizada y que sí se traen: Manchego, Zamorano, Mahón, Majorero, etc. No obstante, el pasado día 16 de diciembre de 2009, FSANZ emitió una propuesta de cambio (Assessment Report) que daría facilidad a la introducción de queso de leche cruda en el caso de ser aprobada. En estos momentos, está abierta una consulta pública para que los residentes australianos opinen sobre la propuesta de cambio emitida por el gobierno.

Es necesario obtener un permiso para importar alimentos como fruta y verdura frescas (Import Permit for Biological Materials), alimentos que contengan leche, huevos o carne u otros productos de origen animal. Los alimentos importados deben cumplir el Imported Food Control Act 1992, regulado por el Imported Food Inspection Scheme. Entre los Biological Materials también se encuentran productos utilizados en laboratorios, análisis, diagnósticos, y que contengan o estén derivados de microorganismos, animales, seres humanos, plantas, y productos utilizados como alimentos para animales.

Por último, Australia informó en abril de un Proyecto de Ley relativo al envasado genérico del tabaco (Tobacco Plain Packaging Bill 2011), que entrará en vigor en 2012. Por razones sanitarias, la propuesta limita el tamaño, color (verde oliva) y método de apertura de los envases, el color y tipografía de la marca, y el tamaño de las advertencias. Estas medidas pueden contravenir el Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio (TBT) y el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de la Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) de la OMC, Por lo que han suscitado preocupaciones comerciales en los Estados miembros de la UE y en la industria tabaquera, también en España. La DG TRADE ha mostrado su preocupación por la norma australiana en el Comité TBT de Ginebra, pero de forma poco contundente porque la DG SANCO está estudiando proponer medidas similares para la UE.