Estructura general del sistema fiscal

La estructura general de los impuestos en Colombia es bastante similar al modelo fiscal español. No obstante, hay impuestos inexistentes en España, como el impuesto de gravámenes financieros que grava con un 0,4% las operaciones financieras.

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

En Colombia hay un sistema impositivo progresivo similar al español. Para las personas físicas, el tipo máximo es del 33% y para las sociedades también el 33%.

Imposición sobre la renta de las personas físicas

Para el caso de las personas naturales, el impuesto de renta varía de acuerdo con la tabla siguiente, en donde la renta líquida superior a 107.000.000 pesos está gravada a la tarifa máxima del 33%.

Para el caso de los dividendos que reciban extranjeros sin residencia ni domicilio en Colombia, existe una tarifa especial del 7%, que puede ser evitada cuando las utilidades se reinviertan en el país por un término mínimo de cinco años. Este 7% es aplicable siempre que se trate de dividendos que de ser distribuidos a inversionistas nacionales, físicos o jurídicos, hubieren sido tratados como ingresos no constitutivos de renta. De lo contrario, además del 7%, se genera el impuesto del 33%.

La estructura básica del impuesto sobre la renta no es diferente a la que opera en las jurisdicciones que tienen un impuesto sobre la renta o los ingresos. En efecto, y de acuerdo con lo establecido en el artículo 26 del Estatuto Tributario, en principio, la renta líquida gravable, a la cual se le aplica la tarifa correspondiente, se obtiene restando de los ingresos obtenidos dentro del período gravable (anual del 1º de enero al 31 de diciembre), el valor de los costos y deducciones imputables a tales ingresos. Cuando el 6% del patrimonio líquido (activos menos pasivos) del contribuyente sea superior a la renta líquida determinada en la forma descrita en el párrafo anterior, se tomará como renta líquida gravable, y se le aplicará la tarifa correspondiente (Art. 188 ET); la renta determinada bajo este sistema se denomina renta presuntiva. Es importante destacar que el valor patrimonial correspondiente, entre otros, a las acciones o cuotas sociales poseídas en sociedades nacionales, así como el valor de los bienes vinculados a empresas vinculadas en período improductivo, se excluyen de la base para determinar la determinación de la renta presuntiva (Art. 189 ET).

Imposición sobre sociedades

El Impuesto sobre la Renta, que corresponde al impuesto de sociedades que conocemos en España, y sus complementarios, es un impuesto de carácter nacional considerado como un solo tributo y con dos componentes: el impuesto sobre la renta y el impuesto sobre las ganancias ocasionales. Grava los ingresos percibidos en el periodo impositivo que va del 1 de enero al 31 de diciembre susceptibles de provocar un incremento neto en el patrimonio por aumentar los activos o disminuir los pasivos.

Están obligados a presentar la declaración de impuestos sobre la renta y complementarios todos los contribuyentes sometidos a dicho impuesto con excepción de aquellos que la ley indica expresamente.

Las sociedades colombianas con o sin inversión extranjera, independientemente de la composición del capital, se encuentran gravadas con el impuesto de renta en los mismos términos que las sociedades totalmente nacionales. Se gravan las ganancias ocasionales de fuente nacional como aquellas de fuente extranjera obtenida por la sociedad.

Las sociedades limitadas y asimiladas y las sociedades anónimas y asimiladas están sometidas al Impuesto a la Renta sin perjuicio de que sus socios y/o accionistas paguen el impuesto que les corresponda sobre sus derechos y participaciones o sus acciones y dividendos respectivamente, cuando éstas resulten gravadas de conformidad con las normas vigentes

Las sociedades extranjeras son gravadas únicamente sobre sus rentas y ganancias ocasionales de fuente nacional. La normativa colombiana entiende como sociedad y/o entidad extranjeras aquellas constituidas de acuerdo con leyes extranjeras y cuyo domicilio principal esté en el exterior.

En el caso de sucursales de sociedades extranjeras, se grava únicamente la renta de fuente nacional colombiana obtenida por la sucursal a las mismas tarifas establecidas para las sociedades nacionales.

Los extranjeros residentes en Colombia esto es, que hayan permanecido en el país al menos durante seis meses de manera continua o discontinua en el periodo impositivo, están sujetos al impuesto de renta y ganancias ocasionales sobre los ingresos de fuente nacional. A partir del quinto año sus ingresos de fuente extranjera estarán igualmente sujetos al impuesto de renta en Colombia. En el caso de los las personas físicas extranjeras no residentes en el país, las rentas de fuente nacional obtenidas respecto de su patrimonio poseído en Colombia, están sujetos al impuesto a la renta al tipo general.

Tipo impositivo y base imponible

El tipo general del Impuesto sobre la Renta es el 33%.

Se entienden como ingresos de fuente nacional aquellos procedentes de la explotación de bienes materiales e inmateriales dentro del país y la prestación de servicios dentro de su territorio, de manera permanente o transitoria, con o sin establecimiento propio, así como los ingresos de fuente nacional obtenidos en la enajenación de bienes materiales e inmateriales, a cualquier título, que se encuentren dentro del país en el momento de su enajenación.

La norma tributaria colombiana establece dos formas de determinar la base imponible del impuesto de renta: el sistema ordinario y el sistema de renta presuntiva.

Sistema ordinario: El impuesto se determina aplicando el tipo general a la renta liquida gravable. La renta líquida gravable se calcula a partir de los ingresos, ordinarios y extraordinarios, obtenidos en el año o período impositivo en el que hayan sido susceptibles de producir un incremento neto del patrimonio en el momento de su percepción y que no se encuentren expresamente exceptuados.

Sistema de renta presuntiva: Según la legislación, la renta líquida gravable no podrá ser inferior al 3% del patrimonio líquido poseído por el contribuyente en el último día del año inmediatamente anterior. Dicho patrimonio líquido se podrá reducir restando el valor patrimonial neto de:

  • Las acciones y aportes poseídos en sociedades nacionales.
  • Bienes afectados por hechos constitutivos de fuerza mayor o caso fortuito.
  • Bienes vinculados a empresas en período improductivo.
  • Bienes vinculados directamente a empresas de minería, excepto aquellos vinculados a empresas dedicadas a la exploración y explotación de hidrocarburos líquidos y gaseosos.
  • Las primeras 19.000 UVT de los activos destinados al sector agropecuario y las primeras 13.000 UVT del valor de la vivienda de habitación.

Una vez depurada la base imponible se aplicará el porcentaje del 3%, a su resultado se le sumará la renta gravable generada por los activos exceptuados y el valor que resulte será la cifra equivalente a la renta presuntiva, la cual deberá compararse con la renta líquida determinada por el sistema ordinario. El tipo impositivo se aplicará sobre la mayor de las dos.

Los excesos de renta presuntiva sobre la renta líquida ordinaria (reajustados fiscalmente), pueden compensarse contra las rentas líquidas ordinarias obtenidas dentro de los 5 años siguientes.

Ingresos no constitutivos de renta

Las siguientes rentas no constituyen ingreso gravable a efectos del impuesto:

  • La prima en colocación de acciones si es contabilizada como superávit de capital no susceptible de distribuirse como dividendo.
  • Beneficio obtenido de la enajenación de acciones inscritas en una Bolsa de Valores Colombiana, cuando dicha enajenación no supere el 10% de las acciones en circulación de la sociedad.
  • Las capitalizaciones de la revalorización del patrimonio, de la reserva por depreciación de la prima en colocación de acciones o de las reservas provenientes de ganancias exentas o ingresos no constitutivos de renta.
  • Las indemnizaciones por daño emergente
  • Los dividendos y participaciones que correspondan a utilidades que han tributado en cabeza de la sociedad.
  • Los beneficios provenientes de la negociación de derivados que sean valores y cuyo subyacente esté representado en acciones inscritas en una Bolsa de Valores Colombiana, índices o participaciones en fondos o carteras colectivas que reflejen el comportamiento de dichas acciones.

Costes, gastos y deducciones

Son deducibles del Impuesto sobre la Renta aquellos costes que tengan relación de causalidad con la actividad productora de renta, siempre que sean necesarios, proporcionales y que se hayan causado o pagado en el año sujeto a imposición correspondiente. Se entiende generado el gasto cuando nace la obligación de pagarlo aunque el mismo no se haya hecho efectivo.

Algunas de los gastos deducibles legalmente previstos son:

  • El salario pagado a los trabajadores si se han satisfecho las aportaciones parafiscales y las aportaciones previstas en el Régimen de la Seguridad Social. De acuerdo con la interpretación de la DIAN, la deducción de las aportaciones parafiscales procede sobre las aportaciones efectivamente pagadas en el año sin atender al período impositivo al cual correspondan.
  • Las aportaciones efectuadas por los empleadores o empresas públicas y privadas al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y aquellos pagos realizados en concepto de subsidio familiar y Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA).
  • La totalidad de los impuestos pagados en concepto de Impuestos de Industria y Comercio, Avisos y Tableros y Predial, siempre que tengan relación de causalidad con la actividad productora de renta.
  • A partir del ejercicio 2013 será deducible el 50% del gravamen a los movimientos financieros efectivamente pagado por los contribuyentes durante el periodo impositivo, independientemente que tenga o no relación de causalidad con la actividad económica del contribuyente, siempre que se encuentre debidamente certificado por el agente retenedor.
  • La totalidad de los intereses pagados a las entidades vigiladas por la Superintendencia Financiera.
  • Gastos efectuados en el exterior para la obtención de rentas de fuente nacional, siempre y cuando se haya practicado la retención en la fuente correspondiente. Sin embargo, salvo en algunos casos, dichos gastos no pueden exceder el 15% de la renta líquida del contribuyente, antes de restar los gastos deducibles.
  • Donaciones a ciertas entidades
  • Inversiones en desarrollo científico y tecnológico. En caso de cumplir los criterios y las condiciones establecidas por el Consejo Nacional de Beneficios Tributarios en Ciencia, Tecnología e Innovación, los inversores tendrán derecho a deducir de su renta el 175% del valor invertido en dichos proyectos en el período impositivo en el que se realizó la inversión. Esta deducción no podrá exceder del 40% de la renta líquida determinada antes de restar el valor de la inversión.
  • Inversiones voluntarias en control o mejoramiento del medio ambiente, hasta del 20% de la renta líquida del contribuyente determinada antes de restar la inversión.
  • El 40% del valor de las inversiones realizadas en activos fijos reales productivos, aun bajo la modalidad de leasing financiero con opción irrevocable de compra, de acuerdo con la reglamentación expedida por el Gobierno Nacional.
  • Compensación en pérdidas fiscales. Se permite a las sociedades compensar las pérdidas fiscales con las rentas liquidas ordinarias que obtengan en los periodos impositivos siguientes, sin límite temporal ni cuantitativo.
  • Amortización de inversiones, distintas a distintas a las inversiones en terrenos o activos fijos depreciables. Incluye los desembolsos efectuados para los fines del negocio o actividad, susceptibles de demérito, que deban registrarse como activos para su amortización en más de un año o período impositivo, o que deban tratarse como diferidos por corresponder a gastos preliminares de instalación, organización o desarrollo, como por ejemplo, estudios de factibilidad, instalación y organización, desarrollo e investigación y compra de intangibles.
  • Depreciación de activos fijos.

Rentas exentas.

Algunas de las principales rentas exentas son:

  • Venta de energía eléctrica generada con base en los recursos eólicos, biomasa o residuos agrícolas, realizada únicamente por las empresas generadoras, por un periodo de quince años contados a partir del 1 de enero de 2003, si se cumplen determinados requisitos.
  • Los servicios hoteleros prestados hoteles que se construyan, remodelen y/o amplíen entre el primero de enero del año 2003 y el primero de enero de 2018. Esta actividad se está exenta por un periodo de treinta años.
  • Servicio de ecoturismo certificado por el Ministerio del Medio Ambiente o autoridad competente por un periodo de 20 años a partir del 1 de enero de 2003.
  • La prestación del servicio de transporte fluvial con embarcaciones y planchones de bajo calado, por un periodo de 15 años a partir del 1 de enero de 2003.
  • Los nuevos productos medicinales y el software, elaborados en Colombia y amparados con nuevas patentes registradas ante la autoridad competente, siempre y cuando tengan un alto contenido de investigación científica y tecnológica nacional, certificado por COLCIENCIAS o quien haga sus veces, por un término de diez años a partir del 1 de enero de 2003.
  • Derechos de autor, de acuerdo con lo señalado en la Ley 98 de 1993.
  • Los nuevos contratos de arrendamiento financiero con opción de compra (leasing) de inmuebles construidos para vivienda con una duración no inferior a 10 años.

Descuentos tributarios

Los descuentos tributarios más importantes son:

  • Descuento de impuestos de renta pagados en el exterior por contribuyentes nacionales que perciban rentas de fuente extranjera, si el descuento no excede el monto del impuesto de renta que se deba pagar en Colombia por esas mismas rentas. El impuesto pagado en el exterior, podrá ser tratado como descuento en el periodo impositivo en el que se haya realizado el pago o en cualquiera de los cuatro periodos siguientes.
  • En el caso de dividendos o participaciones recibidos de sociedades domiciliadas en el exterior, el descuento opera tanto por los impuestos a que estuvieron sujetos los dividendos o participaciones distribuidos a los contribuyentes colombianos, como a la parte proporcional a la que dichos dividendos o participaciones estuvieron gravados en sede de la sociedad que los distribuye. En ningún caso este descuento podrá exceder el monto el impuesto de renta generado en Colombia por tales dividendos.
  • Descuento a empresas colombianas de transporte aéreo o marítimo, respecto de los ingresos por transporte aéreo o marítimo internacional.
  • Descuento del Impuesto sobre las Ventas pagado en la importación de maquinaria pesada para industrias básicas. Se entienden como industrias básicas las de minería, hidrocarburos, química pesada, siderurgia, metalurgia extractiva, generación y transmisión de energía eléctrica, y obtención, purificación y conducción de óxido de hidrógeno.

Retenciones

Todas las retenciones aplicadas al contribuyente se abonan al pago del impuesto.

Imposición sobre el patrimonio

Imposición sobre el consumo

Visión general

El Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA), es un impuesto de carácter indirecto que grava la compraventa de bienes corporales muebles y la prestación de servicios en el territorio nacional así como la importación de bienes. No obstante, ciertas actividades, bienes y servicios, están expresamente excluidos del IVA.

El IVA se encuentra estructurado como impuesto al valor agregado, de tal manera que al momento de la determinación del impuesto, se permite descontar el IVA pagado en la compra de bienes y servicios destinados a las operaciones gravadas.

La legislación del Impuesto considera como venta todo acto que implique la transferencia de dominio a título gratuito u oneroso de bienes corporales muebles, el retiro de bienes corporales muebles para uso del responsable o para incorporarlos a sus activos fijos, la incorporación de bienes corporales muebles a inmuebles o a servicios no gravados, la transformación de bienes corporales muebles gravados en bienes no gravados cuando tales bienes hayan sido construidos, fabricados y elaborados o procesados, por quien efectúa la incorporación o transformación.

Entre otros, la ley establece expresamente que también generan IVA los siguientes servicios ejecutados desde el exterior a favor del usuario o destinatario ubicado en el territorio nacional:

  • Licencias para uso o explotación de bienes incorporales o intangibles.
  • Servicios profesionales de consultoría, asesoría y auditoría.

Arriendo de bienes corporales muebles, excepto nave, aeronaves, y aquellos destinados a servicios de transporte internacional.

  • Servicios de traducción, corrección o composición de texto.
  • Servicios de seguro, reaseguro y coaseguro, salvo algunas excepciones.

Tipo impositivo y base imponible

El tipo general del IVA es el 16% y hay tipos reducidos del 1,6%, 5%, 8%, 10%, 20%, 25% y 35% para determinados bienes y servicios.

En la venta y prestación de servicios, la base imponible será el valor total de la operación incluyendo entre otros los gastos directos de financiación ordinaria, extraordinaria, o moratoria, accesorios, seguros, comisiones y garantías, entre otros, aunque se facturen o convengan por separado y aunque, considerados independientemente, no se encuentren sometidos a imposición.

En los bienes importados la base imponible será la misma que se tiene en cuenta para liquidar los derechos de aduana, incrementados en el valor de este gravamen. Cuando se trate de mercancías cuyo valor involucre la prestación de un servicio o resulte incrementado por la inclusión del valor de un bien intangible, la base imponible será determinada aplicando las normas sobre valoración aduanera.

Bienes que no causan el impuesto a las ventas:

  • Los equipos y elementos nacionales o importados destinados a la construcción, instalación, montaje y operación de sistemas de monitoreo y control ambiental, así como los equipos para el control y monitoreo ambiental, incluidos aquellos para cumplir con los compromisos del Protocolo de Montreal.
  • Importación de Materias primas para exportadores de bienes (Plan Vallejo e Importaciones realizadas por los Usuarios Altamente Exportadores a través de Depósitos para Procesamiento Industrial)
  • Importación temporal de maquinaria pesada para industrias básicas que no se produzca en el país. Se entiende por industrias básicas las de minería, hidrocarburos, química pesada, siderurgia, metalurgia, extractiva, generación y transmisión de energía eléctrica y obtención, purificación y conducción de óxido de hidrógeno.
  • Importación de maquinaria y equipos que no se produzcan en el país, para reciclar y procesar basuras o desperdicios, y los destinados a la depuración o tratamiento de aguas residuales, emisiones atmosféricas o residuos sólidos, para recuperación de los ríos o el saneamiento básico para lograr el mejoramiento del medio ambiente
  • Maquinaria y equipos destinados al desarrollo de proyectos que sean exportadores de certificados de emisión de carbono.
  • La importación ordinaria por parte de Usuarios Altamente Exportadores (ALTEX) de maquinaria industrial que no se produzca en el país y destinada a la transformación de materias primas.
  • La venta de activos fijos.

 Servicios excluidos del Impuesto a las Ventas: 

  • Transporte público o privado, nacional e internacional de carga marítima, fluvial, terrestre y aérea, y transporte de gas e hidrocarburos
  • Transporte público de pasajeros en el territorio nacional, terrestre, marítimo o fluvial.
  • Transporte aéreo nacional de pasajeros a destinos nacionales, donde no exista transporte terrestre organizado.
  • Intereses y rendimientos financieros por operaciones de crédito y el arrendamiento financiero o leasing.
  • Servicios públicos de energía, acueducto y alcantarillado, aseo público, recolección de basuras y gas domiciliario.
  • Los servicios médicos, odontológicos, hospitalarios, clínicos y de laboratorio, para la salud humana.
  • Entre las importaciones que están exentas o no causan IVA se encuentran las importaciones en algunas modalidades y regímenes territoriales especiales, tales como:
  • Importación temporal a corto plazo
  • Importación a zonas de régimen aduanero especial
  • Bienes con destino a zonas francas.

 

 

 

Otros impuestos y tasas

Gravamen a los Movimientos Financieros

Visión general

El gravamen a los movimientos financieros (GMF), es un impuesto indirecto e instantáneo a cargo de los usuarios del sistema financiero y de las entidades que lo conforman.

El hecho imponible del Impuesto es la realización de transacciones financieras mediante las cuales los contribuyentes disponen de recursos depositados en sus cuentas de ahorro o corrientes, así como en cuentas de depósito del Banco de la República, como los giros de cheques de gerencia.

A partir del 2011 también se gravan, entre otros, los desembolsos de créditos y los pagos derivados de operaciones de compensación y liquidación de valores, operaciones de derivados, divisas o en las bolsas de productos agropecuarios u otros commodities.

El GMF es un impuesto semanal que ha de declararse antes del segundo día hábil de la semana siguiente al período de recaudo. La declaración y el pago han ser simultáneos, pero no es necesario presentar declaración cuando en el período no se presentaron transacciones sujetas al impuesto.

Tipo impositivo y base imponible

Éste es un impuesto que desaparecerá en los próximos años, por lo que se ha previsto una reducción gradual del mismo:

 

 

 

 

La base imponible del GMF está compuesta por el valor total de la transacción financiera mediante la cual se dispone de los recursos. Estarán exentos de dicho impuesto, entre otros, los traslados entre cuentas corrientes o de ahorros de un mismo establecimiento, cuando las cuentas pertenezcan a la misma persona.

La legislación establece la deducibilidad del Impuesto sobre la Renta del 25% del GMF efectivamente pagado, independientemente del tipo de contribuyente y sin que sea exigible el requisito de causalidad con la actividad productora de renta.

A partir del ejercicio impositivo 2013 será deducible el 50% del impuesto. Para la procedencia de la deducción es necesario contar con certificado emitido por el agente de retención.

Impuesto de Timbre

Visión general

El Impuesto de Timbre es un impuesto de carácter nacional que se causa sobre instrumentos públicos o documentos privados otorgados o aceptados en el país o fuera de éste; pero que se ejecuten o generen obligaciones en el Territorio Nacional, en los que se consigne la constitución, existencia, modificación o extinción de obligaciones, al igual que su prórroga o cesión, cuya cuantía sea superior a la señalada anualmente por el Gobierno Nacional y en los cuales intervenga como otorgante, aceptante o suscriptor; una entidad pública, una persona jurídica o, asimilada, o una persona natural que tenga la calidad de comerciante y que en el año anterior, tuviere unos ingresos brutos o un patrimonio bruto superior a cierta cuantía establecida.

No obstante, los contratos de cuantía indeterminada suscritos antes del año 2010 continuarán sujetos a la retención en la fuente sobre cada pago o abono en cuenta hasta que termine su vigencia al tipo vigente en el año de suscripción.

Tipo impositivo y base imponible

La tarifa general es del 0,5% en el año 2009, aplicada sobre el valor total del documento. La tarifa a partir del año 2010 será el 0%, por lo que no se gravarán las obligaciones instrumentadas a través de documentos o contratos suscritos a partir del 1 de enero de 2010. Sin embargo, ello no implica que el Impuesto haya sido derogado sino que sigue existiendo y el Gobierno podría elevar el tipo impositivo.

Están exentos del Impuesto, entre otros, los documentos privados mediante los cuales se acuerde la exportación de bienes de producción nacional y de servicios y las ofertas mercantiles aceptadas mediante órdenes de compra o venta de bienes y servicios.

En el caso de los contratos o negocios jurídicos sujetos en los cuales participen entidades públicas y particulares, éstas las últimas deberán pagar la mitad del Impuesto de Timbre.

Impuesto de Registro

Visión general

El impuesto de registro es un impuesto que se causa por la inscripción de actos, contratos o negocios jurídicos documentales en los cuales sean parte o beneficiarios los particulares y que, de conformidad con las disposiciones legales, deben registrarse en las oficinas de registro de instrumentos públicos o en las cámaras de comercio.

El impuesto es exigible en el momento de la solicitud y se paga por una sola vez por cada acto, contrato o negocio jurídico sujeto a registro.

No están sujetos al Impuesto los actos, contratos o negocios jurídicos que se realicen entre entidades públicas ni la inscripción y cancelación de las inscripciones de aquellos actos o providencias judiciales y administrativas que por mandato legal deban ser remitidas por el funcionario competente para su registro, cuando no incorporan un derecho apreciable pecuniariamente en favor de una o varias personas

Las tarifas varían del 0,3% al 1% del valor del contrato. Existen tarifas especiales dependiendo del tipo de acto o contrato.

Tipo impositivo y base imponible

Las asambleas departamentales fijarán las tarifas, teniendo en cuenta una serie de cargos específicos y éstas van del 0,3% al 1% en función del valor del contrato. De esta manera, los actos, contratos o negocios jurídicos con cuantía sujetos al Impuesto que deban registrarse en las oficinas de registro de instrumentos públicos, estarán gravados a un tipo del 0,5%-1% y aquellos que deban registrarse en Cámaras de Comercio, estarán gravados a tarifas entre el 0,3%-0,7%.

 

Impuesto de Industria y Comercio

Visión general

El Impuesto de Industria y Comercio (ICA) es un impuesto municipal, que grava las actividades industriales, comerciales y/o la prestación de servicios que se ejerzan o realicen directa o indirectamente en las respectivas jurisdicciones municipales. A estos efectos se consideran actividades industriales las dedicadas a la producción, extracción, fabricación, confección, preparación, transformación, reparación, manufactura y ensamblaje de cualquier clase de materiales o bienes

Tipo impositivo y base imponible

En Bogotá La base imponible está constituida por los ingresos netos obtenidos durante el período impositivo. Los ingresos netos se obtienen sumando los ingresos ordinarios y extraordinarios, incluidos los rendimientos financieros, comisiones y todos los que no estén expresamente excluidos y restando a éstos:

  • Ingresos por actividades exentas y no sujetas.
  • Devoluciones, rebajas y descuentos en ventas.
  • Ingresos por exportaciones.
  • Ingresos por venta de activos fijos.
  • Ingresos por diferencias de cambio en operaciones realizadas en el exterior
  • Reintegro de provisiones e indemnizaciones (daño emergente) recibidas de compañías de seguros.

Por regla general, En el resto de municipios la base imponible es el promedio mensual de ingresos brutos del año excluyendo las devoluciones de ingresos provenientes de venta de activos fijos y de exportaciones, recaudo de impuestos de aquellos productos cuyo precio esté regulado por el Estado y percepción de subsidios.

Cada municipio establece el tipo aplicable, el cual ha de estar entre e, 0,2% y el 0,7% para las actividades industriales y entre el 0,2% y el 0,10% para las actividades comerciales y de servicios.

Impuesto Predial

El Impuesto Predial es un impuesto municipal que grava los bienes inmuebles ubicados en áreas urbanas, suburbanas o rurales, con o sin edificaciones. Los sujetos pasivos de este gravamen son los propietarios o poseedores de los bienes raíces.

La base impositiva de este Impuesto está constituida por el valor catastral vigente, ajustado por el Índice de Precios al Consumidor (IPC). En zonas como el Distrito Capital de Bogotá, la base impositiva la constituye la valoración realizada por el contribuyente, que como mínimo debe corresponder a la valoración catastral vigente al momento de la causación del impuesto

El tipo impositivo aplicable es fijado por cada municipio, y depende de la calidad del predio, es decir si es rural, urbano o suburbano, y varía entre el 0,4% y el 1,2%, en forma diferencial, teniendo en cuenta la destinación económica de cada predio. En Bogotá dicho impuesto es del 0,2 – 0,33% en función de la de la naturaleza del predio y la estratificación.

Precios de Transferencia

Los contribuyentes del Impuesto sobre la Renta que celebren operaciones con vinculados o partes relacionadas residentes en el exterior, deben determinar sus ingresos, gastos y deducciones considerando los precios y márgenes de utilidad utilizados en operaciones comparables con o entre partes independientes.

Este régimen contempla obligaciones formales y de presentación de informes, dependiendo del valor del patrimonio o ingresos brutos. Así, estos contribuyentes deberán someter las operaciones con vinculados a un estudio de precios de transferencia que evidencie que las mismas se han efectuado a precios de mercado como si fuesen partes independientes. Sin embargo, esta obligación sólo opera para aquellas operaciones cuya cuantía anual supere los quinientos salarios mínimos legales mensuales.

En los casos de subordinación, control o grupo empresarial, cuando la matriz o cualquiera de las sociedades o entidades subordinadas tenga la obligación de presentar la declaración individual, la matriz deberá presentar una declaración informativa consolidada en la que se comprendan por tipo de operación la totalidad de las operaciones realizadas por las subordinadas o controladas con vinculados económicos o partes relacionadas residentes o domiciliadas en el exterior y/o paraísos fiscales, incluyendo las operaciones realizadas por la subordinadas o controladas que no se encuentren obligadas a presentar declaración informativa individual.

Los Acuerdos Anticipados de Precios de Transferencia (APA), son contratos suscritos entre los contribuyentes y la DIAN con el propósito de determinar un conjunto de criterios y una metodología para la fijación de los precios, cuantía de la contraprestación o márgenes de beneficio aplicables durante determinados períodos fiscales a las operaciones que se realicen con vinculados económicos o partes relacionadas del exterior.

A partir de 2010, las sanciones por extemporaneidad y por información errónea en la documentación comprobatoria ascienden a 15.000 UVT y con un máximo de 20.000 UVT en caso de no poder establecer su base. En el caso de las declaraciones informativas la sanción se limita a 20.000 UVT. Dichos límites tendrán aplicación para las sanciones que se impongan a partir de la entrada en vigencia de la ley.

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

El régimen aplicable para sociedades colombianas con inversión extranjera y sucursales de sociedades extrajeras en el Impuesto sobre la Renta es el siguiente:

Las sociedades colombianas receptoras de inversión extranjera, independientemente de la composición del capital, se encuentran gravadas con el impuesto de renta en los mismos términos que las sociedades totalmente nacionales.

En el caso de sociedades colombianas con o sin inversión extranjera, se grava la renta de fuente nacional y extranjera obtenida por la sociedad, con una tarifa del 33%.

En el caso de sucursales de sociedades extranjeras, se grava únicamente la renta de fuente nacional colombiana obtenida por la sucursal a las mismas tarifas establecidas para las sociedades nacionales.

En caso de que los dividendos o participaciones que se distribuyan no hayan tributado en cabeza de la sociedad que los distribuye, la tarifa aplicable es del 33%.

De igual manera que en el impuesto de renta nacional en materia de renta se presentan una serie de gastos que resultan deducibles.