Estructura general del sistema fiscal

Desde su entrada en la OCDE en 1996, Corea del Sur ha realizado un importante esfuerzo en la reforma de su sistema fiscal, siendo en 2003, cuando se reformó el cuerpo básico del sistema tributario coreano. Los tipos de impuestos en Corea son dos: uno está formado por 14 categorías de impuestos que se aplican y gestionan a nivel nacional y otro de 16 impuestos de carácter local.

Impuestos Nacionales

Impuestos internos: impuestos que se aplican a las transacciones que se llevan a cabo en el país, recaudados y percibidos por el National Tax Service.

Impuestos directos: impuestos sobre la renta, impuestos sobre sociedades, impuestos sobre la herencia, impuestos sobre donaciones, impuestos sobre los beneficios indebidos, impuestos sobre bienes inmobiliarios

Impuestos indirectos: IVA, impuestos al consumo especial, impuestos sobre el licor, impuestos de estampillado, impuestos sobre las transacciones de acciones

Impuestos destinados: educación tributaria, tasas sobre transporte e impuestos especiales para los pueblos agrícolas y pesqueros.

Aranceles: recaudados y percibidos por el Korea Customs Service (KCS)

Impuestos locales

Impuestos de las provincias: recaudados y percibidos por las ciudades metropolitanas y provincias.

Impuestos normales: impuestos sobre la adquisición, impuestos de matriculación, impuestos de ocio, impuestos sobre licencia

Impuestos destinados a una finalidad: impuestos sobre las instalaciones públicas, impuestos de desarrollo regional, impuesto de educación local.

Impuestos de las ciudades y distritos: recaudados y percibidos por las ciudades y distritos.

Impuestos normales: residencia fiscal, impuestos a la propiedad, impuestos sobre los automóviles, impuestos sobre gasolina y motor fuel, impuestos sobre la renta agrícola, impuestos sobre el consumo de tabacos, impuestos de carnicería

Impuestos destinados: impuestos sobre las planificaciones urbanas e impuestos sobre los talleres y oficinas.

En relación a los impuestos directos, si una persona es residente es sujeto pasivo del impuesto de renta, sobre todas las rentas que obtiene tanto en el país como fuera de él. Si no es residente le afecta sólo por los ingresos obtenidos en el país. Salvo que exista acuerdo para evitar la doble imposición entre ambos países.

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

Está constituido por los impuestos nacionales y los locales, incluyéndose entre los primeros, además de los impuestos sobre la renta y de sociedades, algunos impuestos especiales como son los derechos de aduanas, los impuestos de educación, transporte y el impuesto especial para el desarrollo rural. Los impuestos locales más significativos son los impuestos a la propiedad, los impuestos de circulación de automóviles y los impuestos al consumo del tabaco.

A nivel estatal es el Ministerio de Estrategia y Finanzas (MOSF), el que a través de la Dirección General de Tributos es competente en todo lo relativo a la formulación de la política fiscal en Corea del Sur. El órgano, dependiente del MOSF, que se encarga de su aplicación y recaudación es el National Tax Service. En 2.001 se abrió el National Tax General Consulting Center.

Imposición sobre la renta de las personas físicas

Se aplica a personas físicas residentes, por sus rendimientos en cualquier lugar del mundo, que obtengan ingresos generados en el país. Una persona física se considera residente si tiene su domicilio en el país ó ha residido en él por un período de al menos un año. Por otro lado se define el “domicilio” atendiendo a la estancia de familia en Corea ó a la existencia de propiedades localizadas en Corea. Como se ve, la línea entre residente y no residente es poco clara, por lo que habitualmente se recurre a la existencia de contratos de trabajo para comprobar la residencia. El cuadro siguiente muestra el cálculo del impuesto.

Los rendimientos susceptibles de ser gravados se distribuyen en las siguientes categorías: intereses, dividendos y participaciones en beneficios, rentas inmobiliarias, rentas empresariales y profesionales, ganancias de capital, sueldos y salarios, rentas de actividad rural, prestaciones públicas, etc.

Las personas físicas establecidas como residentes en Corea del Sur deberán declarar otras rentas percibidas fuera de Corea del Sur, convirtiéndolas a wons al tipo de cambio del día en que fueron percibidas. Aquellos que, por el contrario, vivan en Corea pero no estén registrados como residentes sólo deberán estar sujetos al impuesto sobre la renta por la parte percibida en Corea del Sur. Asimismo, desde el 1 de enero de 2009, los extranjeros residentes en Corea por un periodo de menos de 5 años, sólo deberán pagar impuestos por los ingresos percibidos en Corea, sin necesidad de declarar los ingresos percibidos de fuentes extranjeras. 

Para los salarios, la ley establece la obligatoriedad para el empresario de realizar retenciones a cuenta del impuesto mensualmente.

La tasa básica de impuestos sobre la renta de personas físicas es:

Base liquidable Tasa Deducciones graduales
Menos de 12.000.000 wones 6% -
Más de 12.000.000 y menos de 46.000.000 wones 15% 1,08 millones de wons + 15% de la cantidad que exceda 12.000.000
Más de 46.000.000 y menos de 88.000.000 wones 24% 5,22 millones de wons + 24% de la cantidad que exceda 46.000.000
Más de 88.000.000 wones 35% 15,9 millones de wons + 35% de la cantidad que exceda 88.000.000
Más de 150.000.000 wones 38% 19.4 millones de wons + 38% de la cantidad que exceda los 150.000.000

Fuente: Korea National Tax Service (KNTS), 2015

Pueden acceder a más detalles sobre el IRPF en Corea del Sur: http://www.nts.go.kr/

Aconsejamos consultar la  Individual Income Tax and Benefit Guide for Foreigners 2014. 

 

Para las rentas obtenidas del mercado inmobiliario, se aplicarían las mismas tasas, siempre que se haya poseído el bien por mas de dos años. Si ha sido por entre 1 y 2 años se incrementará en un 40%; y si ha sido por menos de 1 año será de un 50%. En el caso de que el contribuyente haya vendido tres propiedades que se encuentren en alguno de los casos mencionados, la tasa pasaría ser un 60%.

En el caso de las acciones la imposición sería:

Ganancias de capital Tasa
Acciones de grandes empresas mantenidas por grandes inversores por periodos inferiores al año. 30%
Acciones de PYMES. 10%
Resto de acciones. 20%

Por último, en lo que se refiere a no residentes. De forma general deben de pagar por los ingresos percibidos. Se puede efectuar mediante dos sistemas: imposición global, o imposición separada. La primera de ellas se aplica a aquellos que tienen un negocio en Corea , la segunda se aplica a los que no tienen domicilio en el país, y consiste en un sistema de retenciones que se efectúan por cada uno de los ingresos que tenga.

El trabajador extranjero puede elegir entre dos sistemas para liquidar este impuesto. El primero consiste en quedar exento del 30% del total de su salario y rentas, o bien, aceptar un tasa anual de un 17% sobre el total de sus rentas. ( www.investkorea.org ).

Imposición sobre sociedades

El impuesto de sociedades en Corea se sitúa debajo de los niveles de la mayoría de los países de la OCDE, de hecho si el tipo impositivo medio de la OCDE es del 24,4%, en Corea los dos tipos generales que se aplican son muy inferiores, del 10% y del 22% en 2010 en función del volumen, tipo y naturaleza del beneficio empresarial.

Son sujeto del impuesto todas aquellas sociedades consideradas locales por la legislación coreana: aquellas cuyo “centro económico de interés“ se encuentra en territorio coreano. El “centro económico de interés” se define como el lugar donde se encuentra ubicada la sede central de la sociedad, o en su defecto, como el lugar donde se encuentra la mayor concentración de capital, bienes y/o volumen de negocio de la sociedad. Los beneficios obtenidos en Corea por sociedades extranjeras con agencias en el país, también están afectados por este impuesto. El impuesto de sociedades está dividido, en función de la clasificación de los distintos ingresos empresariales, en los siguientes componentes:

  • Impuesto sobre el beneficio operativo: hace referencia al cálculo del ingreso empresarial de cada año fiscal obtenido como resultado de la actividad de la empresa. Se aplica sobre el beneficio neto, calculado como la diferencia entre ingresos y gastos deducibles, se minorará por la parte del beneficio sujeta y exenta del impuesto, así como la compensación por pérdidas de periodos anteriores, amortizaciones, etc. El tipo se establece en función del volumen de beneficio: si es igual o inferior a 200 millones de wones se aplica un tipo del 10%; si los supera se aplica al exceso un tipo del 22% ( se prevé que a partir de 2.012 pase a ser el 20%). Se debe liquidar antes del fin del primer trimestre del siguiente ejercicio de cada sociedad.
  • Impuesto sobre beneficios obtenidos por operaciones especiales: grava los ingresos derivados del cese de actividad o cambio de titularidad, por fusión con otra empresa o por segregación y venta de parte de los activos de la empresa. La base se calcula como la diferencia entre el valor de los activos de la empresa que cesa su actividad (en el caso de fusiones y segregaciones será el valor dado a la operación), menos el valor de su pasivo financiero. Los tipos aplicables son los mismos que en el caso anterior. Deberá liquidarse antes de los tres meses posteriores a la fecha de la operación.
  • Impuesto sobre los beneficios obtenidos por transferencias de propiedad: grava las operaciones especulativas, sobre todo de tipo inmobiliario, en aquellas regiones calificadas como de “alta especulación” y en propiedades residenciales y suelo no comercial. El tipo varía entre 6% y 35% según el coste de las propiedades con período de posesión de más de 2 años pero aplicará 40% cuyo el período de posesión es de más de 1 año pero menos de 2 años y en el caso de menos de 1 año de posesión aplicará 50%.

Es de destacar el tratamiento que tienen a efecto de este impuesto las grandes corporaciones. Si se trata de un holding nacional, calificado como tal, y si posee mas del 80% ( 40% si cotiza en bolsa) del capital de su filial, recibirá una deducción del 100% en el cobro de sus dividendos.

Si posee el 80% ( 40% si cotiza en bolsa), o menos, del capital de su filial, la deducción será del 80%.

Si no se trata de un holding nacional reconocido como tal, también tendrá una deducción de un 100%, por el dividendo correspondiente al capital que posea en la filial, si es que posee el 100% del capital de ésta. Será del 50% si tiene mas del 50% del capital ( 30% si cotizase en bolsa), y del 30% si es de menos del 50% ( 30% si cotizase en bolsa) .

Imposición sobre el patrimonio

Imposición sobre el consumo

Se aplica un IVA del 10% tanto a los bienes fabricados en territorio nacional como a los importados. Están exentos los bienes que se destinen a la exportación, servicios de flete (tanto aéreo como marítimo), realización de servicios en el extranjero, remesas de wones recibidas a través de un banco extranjero ubicado en Corea y realizadas por personas no residentes o empresas extranjeras y, remesas destinadas a aeronaves, buques y barcos de pesca que operen en el extranjero. Además están exentos los siguientes tipos de bienes: productos alimenticios no procesados, tales como, cereales, vegetales, pescado y carne, suministro de agua, carbón, servicios médicos y de educación, libros y revistas; periódicos, trabajos creativos, servicios bancarios, financieros y de seguros, programas de beneficencia, servicios ofrecidos por los gobiernos central y regionales y las tarjetas de los teléfonos públicos.

En general el IVA debe ser declarado dos veces al año. La no declaración o la declaración incorrecta se implicará un recargo del 10%.

Otros impuestos y tasas

Son de destacar los siguientes impuestos:

-Impuestos sobre consumos específicos, ya sean productos determinados u operadores de cierto tipo de negocios. Los productos que tendrían una imposición determinada están divididos en distintos grupos. Maquinas de apuesta, o armas deportivas un 20%. Perfumes y colonias un 7%. Joyería un 20% ( por la cantidad que excediera los 2 millones de wons). Productos de lujo como relojes, alfombras, muebles, etc.. un 20% (por el exceso sobre los 2 millones de wons). Combustibles, dependería del tipo, para keroseno 90w/l, butano 252w/kg.. Los negocios, serían por ejemplo los campos de golf, 12.000 w/ persona.

- Impuesto sobre propiedades, que grava tanto a personas físicas como a sociedades, oscila entre el 0,5% y el 2% del valor de la residencia ( no se incluyen las villas) , y entre un 0,75% y un 2% para el suelo. Hay deducciones o exenciones dependiendo de la edad de los propietarios y del número de fincas que posean.

- Impuesto sobre el registro de derechos de propiedad, de autor, patentes y marcas Es un impuesto local. Engloba muy distintas categorías de registros, y varía desde un 0,2%, en el caso de venta y arrendamiento de propiedades agrarias, o transmitidas por herencia, hasta un 5%, en el caso de automóviles.

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

Este punto se complementa con el 5.3. Incentivos a la Inversión.

Las empresas extranjeras con residencia permanente en Corea del Sur reciben el mismo tratamiento que las empresas locales. Serán consideradas empresas residentes las sucursales, almacenes, factorías, plantas de ensamblaje e instalaciones en las que se lleven a cabo proyectos con una duración superior a seis meses, minas y canteras. En caso de no tener residencia permanente en territorio surcoreano, a los beneficios generados en Corea del Sur se les aplicarán, de forma general, distintas retenciones en la fuente:

Dividendos :20%

Intereses: entre el 14 y el 25%

Royalties pagados por uso de derechos de actividades industriales 10%

Pagos por uso de marcas registradas: 25%

Etc..

En lo que respecta a los convenios por doble imposición, Corea del Sur tiene ratificados convenios con 77 países. En el caso de España, este acuerdo data de 1994 (ver Anexo Convenio de Doble Imposición).

Precios de transferencia: Law for the Coordination of International Tax Affaires, de 1997, and Foreign Exchange Transaction Act de 1998, establecen que los precios fijados en las transacciones entre empresas domésticas y sus matrices/filiales en el extranjero serán a precios de mercado. Para que una empresa pueda fijar unos precios de transferencia determinados sin que éstos sean los de mercado, debe solicitarlo al National Tax Service.

Asimismo los pagos de intereses por préstamos recibidos por filiales, de sus matrices extranjeras, a sus matrices están regulados por la Law for Coordination of International Tax Affairs (LCITA) de enero de 1997. Cuando superen en un 300% la inversión inicial, o hasta un 600%, en el caso de determinadas instituciones financieras, los intereses que se deriven de tales préstamos serán sometidos a tributación en Corea del Sur.

En cuanto a los incentivos fiscales a la empresas extranjeras que inviertan en el país , ateniéndose a la Foreign Investment Promotion Law , se permite cierta discriminación, dependiendo de los sectores en que se efectúen, y se reconocen los siguientes:

Los inversores en sectores considerados de alta tecnología o prioritarios ( para determinarlos, consultar http://www.investkorea.org/ ) pueden solicitar la exención del 100% del impuesto de sociedades ( Corporate tax), durante los 5 años siguientes al primero en el que obtuvieran beneficios, y un 50% para los dos siguientes, en proporción al capital aportado. No sufriendo además ninguna retención.

El sujeto pasivo, puede también solicitar el 100% de la exención de los impuestos locales, tales como el impuesto sobre adquisiciones, registro, e impuestos sobre la propiedad, precisa para su negocio, durante los 5 años siguientes a su apertura, y del 50% de reducción durante los dos años siguientes. Estas periodos pueden ser ampliados, hasta 15 años, dependiendo de la normativa local.

Determinadas inversiones también pueden disfrutar de exenciones arancelarias, de IVA, y accisas, para los bienes de capital importados durante los primeros tres años.

Según la Special Act on Free Economic Zones ( FEZ), de 2.009, también puede haber incentivos fiscales para fomentar la inversión en determinadas zonas económicas (FTZ), francas (FTZ), o de inversión ( FIZ). Estas últimas tienen un tratamiento parecido al de las inversiones en Alta Tecnología, tal como se ha comentado anteriormente. Los inversores cualificados en las FTZ, FEZ y complejos industriales estratégicos, pueden disfrutar de una exención de un 100% de la imposición directa, ya sea corporativa o individual, asi como de la imposición local durante los primeros tres años, y del 50% durante los dos siguientes, no efectuándose retenciones a cuenta. A esto habría que añadir la exención del pago de aranceles de los bienes que se importen durante los primeros tres años.

Está previsto en la FEZ Act y el Foreign Investment Act que estas exenciones fiscales se pueden complementar con la concesión de ayudas financieras para inversiones superiores a 10 millones de US$.