Régimen de contratación laboral

La legislación brasileña define al trabajador como la persona que presta servicios regularmente a un empleador, bajo su orientación y mediante remuneración. La subordinación es, pues, el requisito esencial para la caracterización del empleado.

El trabajador autónomo, por el contrario, es aquél que presta servicios independientemente, en lo que se refiere a las condiciones y ejecución del trabajo. Actúa por sí mismo, determinando sus propias tareas, desarrollando su propio negocio y asumiendo los riesgos de sus actividades.

Para la legislación laboral brasileña, por tanto, el empleador es la empresa, individual o colectiva que, asumiendo los riesgos de la actividad económica, admite, paga un salario y dirige la prestación personal de servicios.

Los derechos y deberes de los empleados y empleadores están establecidos en la Consolidación de las Leyes del Trabajo (CLT) de 1943, en los acuerdos y convenios colectivos y en algunas leyes específicas sobre determinadas materias, como la Ley nº 9.601, de 21 de enero de 1998, que regula el contrato laboral por plazo determinado. Algunas categorías de empleados, tales como los funcionarios públicos, empleados domésticos y trabajadores del campo, no se encuentran regulados por la CLT, sino que tienen su propia legislación.

Contratos

No es necesario el establecimiento de un contrato formal para la contratación de un empleado: se admite la contratación verbal. No obstante, será imprescindible el registro de la existencia del contrato en el documento llamado Carteira de Trabalho e Previdência Social (CTPS) del trabajador. La ley contempla diversos derechos inherentes a la relación contractual, por lo que no existe necesidad de que éstos se especifiquen o se repitan en un contrato escrito.

Dentro de la legislación brasileña podemos distinguir las siguientes modalidades de contrato de trabajo:

  • Contrato de trabajo temporal: El trabajo temporal es aquél prestado por la persona física a una empresa, para atender la necesidad transitoria de sustitución de su personal regular permanente, o para atender demanda extraordinaria de servicios. Quien determina el plazo es el contratante y sólo se permite una prórroga por un período inferior o igual al anterior.
  • Contrato de trabajo a tiempo parcial: Este contrato se diferencia del resto porque permite la contratación de un trabajador para una jornada semanal máxima de 25 horas. Consecuentemente, la remuneración a pagar por el empleador es proporcional a la jornada semanal efectiva del trabajador, y se calcula en relación a la remuneración de los empleados que cumplen las mismas funciones a jornada completa. De acuerdo con la legislación brasileña, los derechos de los trabajadores bajo esta modalidad de contratación son los mismos, con excepción del tiempo de disfrute de vacaciones que, como máximo, será de 18 días, y de la imposibilidad de realizar horas extras.
  • Contrato de trabajo por plazo determinado: Se trata de una modalidad muy poco utilizada. Es un contrato de trabajo que tiene las fechas de inicio y finalización predeterminadas y puede durar como máximo dos años. Al término de la vigencia de este contrato, la empresa debe esperar seis meses para poder suscribir un nuevo contrato por plazo determinado con el mismo trabajador. En caso contrario, el contrato pasa a ser entendido como contrato por plazo indeterminado. En la Carteira de Trabalho quedan registrados normalmente estos contratos, constando las fechas de inicio y finalización del mismo, así como sus prórrogas.

Los contratos por tiempo determinado constituyen una excepción a la regla general, que es el contrato por tiempo indeterminado, y únicamente son válidos bajo los siguientes supuestos:

  1. La naturaleza de los servicios justifica el establecimiento de un periodo predeterminado de tiempo.
  2. La actividad empresarial es de naturaleza temporal.
  3. Se trata de contrato de prueba, el cual tiene por finalidad comprobar la capacidad del contratado en una determinada actividad, que no sea el contrato de experiencia abajo descrito.
  • Contrato de experiencia: Es el contrato firmado por periodo no superior a 90 días que antecede la contratación definitiva como forma de el empleador verificar la adecuación del empleado a sus atribuciones.
  • Contrato de trabajo por plazo indeterminado: Es el generalmente utilizado para la contratación de trabajadores. Cabe recordar que este tipo de contrato puede tener lugar cuando un contrato por plazo determinado se hace a continuación de otro, sin el plazo de espera de seis meses.

Régimen de trabajadores extranjeros

Restricciones al empleo de trabajadores extranjeros

Las autoridades brasileñas adoptan medidas para preservar oportunidades de trabajo para sus ciudadanos mediante el principio de proporcionalidad, según el cual toda empresa industrial o comercial con más de tres empleados debe asegurar que al menos dos tercios de su personal esté compuesto por brasileños. Esta proporción sólo podrá reducirse por Decreto del gobierno, medida que no se aplica a actividades rurales, industriales en áreas agrícolas (procesamiento de producción local), o industrias (excepto las mineras) de extracción de piedra, excavación y actividades relacionadas.

Para que esta reducción pueda llevarse a cabo, el Departamento de Trabajo y el Departamento de Estadística de la Previdencia Social tienen que averiguar si existe una escasez de trabajadores brasileños capacitados para el empleo en cuestión. A los efectos de la regla de los dos tercios, los extranjeros que estén en Brasil hace más de diez años y que tengan cónyuge o hijos brasileños son considerados brasileños. No obstante, algunas actividades están restringidas a los nacidos en el país o a los ciudadanos brasileños en general (por ejemplo, comandante de navío mercante brasileño).

La legislación brasileña adopta el régimen de equiparación salarial entre empleados en la misma función y con tiempos equivalentes de trabajo en la empresa. En febrero de 2007, el Ministerio de Trabajo promulgó la Resolución normativa no. 74 que determina que la autorización de trabajo está condicionada a que el salario del trabajador extranjero no sea inferior a la mayor remuneración pagada por la empresa en el desarrollo de función equivalente. Cuando sea necesario despedir un trabajador, el extranjero será despedido antes que el brasileño que ejecute la misma tarea.

En el ámbito de la ingeniería, arquitectura y agronomía, los licenciados extranjeros que deseen trabajar en Brasil, además de necesitar el visado correspondiente y convalidar ("revalidar", en portugués) el título en alguna universidad pública brasileña; deben habilitarse en el Consejo Regional de Ingenieria, Agricultura y Agronomía (CREA), siguiendo la Resolución 1.007 del 5 de diciembre de 2003. El CREA no habilita al titulado extranjero por completo, únicamente otorga atribuciones concretas de acuerdo a las materias cursadas durante la carrera universitaria.

Documentación Necesaria

  • Tarjeta de Trabajo y Previsión Social (CTPS): Los extranjeros residentes en Brasil, inmigrantes y residentes temporales que vayan a trabajar (salvo en caso de viajes de negocio de corta duración deberán registrase en la Policía Federal dentro de los 30 días posteriores a su llegada al Brasil, presentando su pasaporte. La tarjeta de trabajo y previdencia social (Carteira de Trabalho e Previdência Social, CTPS) será expedida al extranjero tras la presentación de los documentos necesarios. El interesado en obtener la CTPS deberá ir a la Delegación Regional de Trabajo, Subdelegaciones Regionales o al Punto de Atención al público más próximo de su residencia.

La documentación necesaria para obtener la CTPS varía en función de la duración visado:

  • Extranjero con visado permanente:

- Una foto de carné reciente con fondo blanco.

- Tarjeta de identidad de extranjero (CIE original). El plazo de validez de la CTPS será idéntico al de la CIE.

- En caso de que la CIE sea de modelo antiguo, se deberá presentar también una copia compulsada y el protocolo de registro original en la Policía Federal.

- A falta de CIE, será necesaria la presentación del protocolo de la solicitud de la CIE en la Policía Federal, el documento de datos de identificación emitido por el Sistema Nacional de Registro de Extranjeros (SINCRE) y el pasaporte original, con el correspondiente visado permanente. En este caso, el plazo de validad de la CTPS será de, como máximo, 180 días, prorrogable por el mismo período.

  • Profesional con visado temporal de trabajo:

- Una foto carné reciente con fondo blanco.

- Un ejemplar original del Diario Oficial (DOU) de Brasil que contenga la aprobación del Coordinador General de Inmigración de la solicitud presentada.

- Pasaporte original con respectivo visado y registro en la Policía Federal.

- Protocolo de la Policía Federal.

- SINCRE original (emitido por la Policía Federal) o solicitud de visado, compulsado por ambos lados.

Tipos de visado

Se recomienda visitar la página web del Consulado de Brasil en España (www.consuladobrasil.es) para comprobar requisitos de entrada para cada visado.

  • Visado de Turismo: Los ciudadanos españoles no necesitan visado para visitar Brasil en calidad de turista (duración máxima de la estancia: 90 días, cada 06 meses). Bajo esta condición, no se podrá ejercer ningún tipo de actividad remunerada. Los documentos necesarios para la presentación a las autoridades fronterizas son:
    • Pasaporte con validez mínima de 6 meses
    • Billete de ida y vuelta
    • Comprobantes de medios económicos suficientes para su manutención en Brasil. Esos pueden ser tarjetas de crédito con su última factura, extracto de cuenta corriente, travellers checks o dinero en efectivo. El valor mínimo es de R$ 170,00 diarios, aproximadamente 65 euros (verificar cambio del día).
    • Comprobante de reserva pagada en hotel o, en caso de hospedaje en residencia de particular, carta de invitación con la firma reconocida ante notario brasileño (“cartório”), acompañada de comprobante de residencia emitido en el nombre del declarante.
  • Visado para investigación científica (VITEM I): para científicos, profesores o investigadores para cooperacion científico- tecnológica con una institución brasileña.
  • Visado para actividades de voluntariado (VITEM I): Para trabajo voluntario en entidades religiosas de asistencia social u
    organizaciones no gubernamentales sin fines lucrativos, sin vínculo laboral en Brasil.
  • Visado para intercambio (VITEM I): Para estudiar en curso regular, en el ámbito de programas de entidades dedicadas a intercambio estudiantil, como por ejemplo Rotary y AFS (VISA TEMPORARIA I)
  • Visado para negocios (VITEM II): Los ciudadanos españoles no necesitan visado de negocios para corta duración (menos de 90 días). Sin embargo, no podrán recibir remuneración alguna en Brasil en tanto no hayan recibido la autorización de trabajar.
    A la entrada en Brasil se deberán presentar documentos comprobatorios de las actividades a desarrollar en Brasil, como una carta de la empresa brasileña que los invita. Caso no sea posible presentar estos documentos, tendrán el mismo trato que los turistas.
  • Visado para adopción de menor brasileño (VITEM I)
  • Visado para rodaje (VITEM II): para cobertura periodística y/o filmaciones de carácter periodístico, noticiero y/o comercial en Brasil. Los ciudadanos españoles no necesitan de visado para filmación (duración máxima de la estancia: 90 días, cada 6 meses). Bajo esta condición, no se podrá ejercer ningún tipo de actividad remunerada. Puede requerirse los documentos de entrada de turistas.
  • Visado para tripulantes (VITEM II): Tripulante de aeronave sin la tarjeta de identificación internacional / personal de navío que se incorpora a la tripulación, siempre y cuando no sea remunerado.
    Visado artístico/deportes (VITEM III): Artistas y/o deportistas que viajen a Brasil para ejercer actividad profesional remunerada. La solicitud de este tipo de visado ha de ser realizada por la productora o institución que contrata al extranjero a través de un proceso previo ante el Ministerio de Trabajo y Empleo de Brasil, y tras la autorización del proceso se solicita el visado ante el Consulado.
  • Visado de estudiante (VITEM IV): para todos aquellos que deseen cursar estudios en Brasil, ya sean de graduación, posgrado, cursos de idiomas o cursos diversos.
  • Visado para prácticas de estudiantes (VITEM IV)
  • Visado de trabajo (VITEM V): restación de servicio en Brasil, con o sin contrato de trabajo. La solicitud de este tipo de visado ha de ser realizada por la empresa que contrata los servicios del trabajador extranjero a través de un proceso previo ante el Ministerio de Trabajo y Empleo de Brasil, y tras la autorización del proceso se solicitará el visado al Consulado.
    Contacto con el Ministerio del Trabajo y Empleo de Brasil:
    Coordinación General de Inmigración
    web: http://portal.mte.gov.br/trab_estrang_esp/trabajo-extranjero.htm (Consultar guía de procedimientos)
    e-mail: imigrante.cgig@mte.gov.br
    Tel.: +55-61-33176554 / +55-61-33176883 / +55-61-33176958 / +55-61-33176470
  • Visado de trabajo - Casos de Emergencia (VITEM V): Para casos demostrados de emergencia. Se entiende por emergencia la situación imprevista que ponga en riesgo inminente la vida, el medio ambiente, el patrimonio o que haya generado la interrupción de trabajos de empresas brasileñas. El análisis para la concesión de estos visados será realizado de manera bastante estricta.
  • Visado de asistencia técnica o transferencia de tecnología (VITEM V): Prestación de servicio de asistencia técnica o transferencia de tecnología en Brasil, sin contrato de trabajo, por un plazo máximo de 90 días. La solicitud de este tipo de Visado ha de ser realizada por el trabajador al Consulado General sin la necesidad de que la empresa que contrata los servicios del trabajador extranjero tramite un proceso previo ante el Ministero de Trabajo y Empleo en Brasil. El Visado se destina a la transferencia de tecnología o prestación de asistencia técnica. Se excluyen del concepto de asistencia técnica "las funciones meramente administrativas, financieras y de gerencia". El Visado solo se podrá conceder para una misma persona cada 180 días y no podrá prorrogarse.
  • Visado para corresponsal (VITEM VI): Corresponsal de prensa, radio, televisión o agencia de noticias extranjera. Si usted ha sido designado como corresponsal de prensa, radio, televisión o agencia de noticias extranjera en Brasil, debe solicitar un Visado Temporal VI. La concesión de este tipo de visado depende de consulta previa al Ministerio de Asuntos Exteriores de Brasil.
  • Visado para religiosos (VITEM VII): religiosos que pretenden ir a Brasil en condición de ministro de confesión religiosa o miembro de institución de vida consagrada o confesional o de orden religiosa.
  • Visado para reunión familiar (VIPER): El visado permanente por reagrupación familiar con brasileño(a) o con extranjero(a) residente permanente en Brasil puede ser solicitado por:
    • El(la) Cónyuge;
    • Los hijos solteros, menores de 21 años;
    • Los hijos solteros, mayores de 21 años y menores de 24 años, siempre que estén inscritos en curso de graduación o posgrado en Brasil o en el exterior;
    • Los ascendientes mayores (padre y/o madre), siempre que sea demostrada la necesidad de amparo (certificado médico o de los servicios sociales manifestando que la persona necesita asistencia permanente). Obs.: no es el caso de padres de menores brasileños, cuando la solicitud de permanencia se haga en Brasil, ante la Policía Federal (Ministerio de Justicia);
    • Los hijos mayores de 21 años siempre que se compruebe que son incapaces de sustentarse (*);
    • Hermano, nieto o bisnieto, si es huérfano, soltero y menor de 21 años, o de cualquier edad mientras se compruebe que son incapaces de sustentarse (*).
      (*) Consultar requisitos en el Consulado de Brasil en España.
  • Visado permanente por jubilación (VIPER):  Para jubilados que deseen vivir en Brasil. Para solicitar el visado permanente por transferencia de jubilación, el interesado deberá comprobar que puede transferir, mensualmente, un importe igual o superior a R$ 6.000,00 (seis mil reais), aplicables tanto para si mismo como para dos dependientes. Para cada dependiente adicional será exigido un importe adicional de R$2.000,00 (dos mil reales) mensuales.
  • Visado permanente por inversión (VIPER):  La concesión del visado permanente por el Consulado del Brasil depende de la autorización previa del Ministerio del Trabajo y Empleo de Brasil. El trámite del visado permanente por Inversión en Brasil se realiza en dos etapas: la primera en Brasil, la segunda en el Consulado. En este caso, la empresa deberá tener, al menos, US$ 200 mil de inversión extranjera registrada en el Banco Central de Brasil o también inversión en moneda, transferencia de tecnología o de otros bienes de capital de valor igual o superior a US$ 50 mil o el equivalente en moneda local. Todo ello deberá ser justificado por el administrador, gerente o director ejecutivo de la empresa mediante la presentación del Registro Declaratório Eletrônico de Investimento Externo Direto no Brasl” (SISBACEN).
    Contacto con el Ministerio del Trabajo y Empleo de Brasil:
    Coordinación General de Inmigración
    web: http://portal.mte.gov.br/trab_estrang_esp/trabajo-extranjero.htm (Consultar guía de procedimientos)
    e-mail: imigrante.cgig@mte.gov.br
    Tel.: +55-61-33176554 / +55-61-33176883 / +55-61-33176958 / +55-61-33176470
  • Visado residencia temporal - MERCOSUR: Residencia temporal para los ciudadanos del Mercosur (Argentina, Paraguay y Uruguay), además de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú
  • Parejas de hecho y matrimonios homosexuales: Las solicitudes de un visado temporal o permanente para el compañero o compañera en parejas de hecho y para el cónyuge en matrimonio homosexual deberán ser presentadas directamente por los interesados ante el CONSEJO NACIONAL DE INMIGRACIÓN, en Brasil. Cuando el visado sea concedido, será enviada una autorización al Consulado del país de origen o al de última residencia del interesado.  Más información sobre el procedimiento en Brasil: www.mj.gov.br (en la sección Estrangeiros / Entrada e Permanência).

Si una persona trabaja en Brasil durante cuatro años amparada por un visado temporal (con independencia de que la empresa sea brasileña o extranjera), podrá solicitar el cambio de su condición a permanente. Esta solicitud deberá hacerse por la empresa al Ministerio de Justicia. Para obtener la autorización de trabajo permanente para una persona que no estuviese trabajando en Brasil con carácter temporal es necesario que la solicitud sea hecha previamente ante el Ministerio de Trabajo.

Jornada laboral y permisos

Para los trabajadores en general, la jornada máxima de trabajo es de ocho horas por día y de 44 por semana, con una hora libre para la comida y descanso. Debe existir un intervalo mínimo de 11 horas de descanso entre cada jornada de trabajo. Algunas categorías profesionales, llamadas “diferenciadas”, tienen regímenes especiales en lo que se refiere a la jornada de trabajo. Solo están permitidas jornadas sin interrupción de una hora hasta seis horas seguidas.

Todo el trabajo realizado fuera de los límites legales anteriormente citados será considerado extraordinario. La remuneración mínima por hora extraordinaria será del 50% más que la hora normal de trabajo. El pago de las horas extra no se aplica a los trabajadores que ejercen actividad externa, por ser incompatible con la fijación de horario de trabajo, así como a los gerentes o a los empleados que ejercen cargos de gestión, a los que se equiparan los directores y jefes de departamento o sucursal.

El trabajo nocturno es aquel que se ejecuta entre las 10 de la noche de un día y las 5 de la mañana del día siguiente. La hora de trabajo nocturno da al trabajador el derecho de recibir un cuantía adicional mínimo del 20% sobre el valor de la hora diurna, el cual puede ser acumulado con la cuantía adicional de las horas extras.

Brasil, a pesar de no ser un país con libertad total de cambios debido al control ejercido por el Banco Central de Brasil, dispone de un régimen de cambios que se ha estado liberalizando paulatinamente a lo largo de los últimos años. Así pues, casi todo tipo de transferencia del y hacia el exterior encuentra una forma de ser cursada, aunque no sin largos trámites burocráticos y todo tipo de justificaciones.

Los salarios de los extranjeros que trabajan en Brasil son repatriables pero, para evitar la burocracia y la exigencia de justificaciones, el procedimiento habitual es que perciban su sueldo fuera del país y únicamente ingresen en Brasil las cantidades necesarias para sus gastos. Quien reciba su sueldo en reales puede también repatriar una parte de sus ingresos, pero se le exigirá todo tipo de documentación justificativa de residir y trabajar legalmente en Brasil y de estar al día en sus obligaciones fiscales.

Costes laborales. Salarios

De acuerdo con la legislación brasileña, toda persona que presta algún tipo de servicio tiene derecho a una remuneración que podrá pagarse mensual, quincenal o semanalmente, o bien por tarea o servicio, según las condiciones de contratación. La remuneración que se pague no podrá ser inferior al salario mínimo fijado por el gobierno para todo el territorio nacional (R$ 678 desde el 1 de enero de 2013) o al salario establecido por convenio colectivo para cada categoría profesional. La jornada máxima de trabajo es de 44 horas por semana u 8 horas diarias (1 hora libre comida y descanso y cada hora extra se remunera mínimo 50% más).

Además del pago en dinero, que constituye el salario, la remuneración puede incluir alimentación, desplazamiento u otro beneficio que la empresa pueda proporcionar al trabajador, por acuerdo expreso o tácito. Los beneficios podrán ser obligatorios por convenio colectivo de determinada categoría o por número de empleados. Una vez concedidos esos beneficios, en general pasan a integrar las condiciones del contrato de trabajo, no pudiendo ser reducidos o suprimidos, ya que cualquier alteración contractual que suponga un perjuicio al trabajador, incluso con su consentimiento, está prohibida, y podrá ser considerada nula de pleno derecho.

En cuanto a los costes de un empleado para el empresario debe tenerse en cuenta que incluyendo tanto las partidas laborales como las partidas sociales el coste asciende aproximadamente a un 68% adicional al coste del salario, dependiendo de cada caso específico.

Seguridad social

Instituto Nacional de Seguro Social (INSS)

Las aportaciones sociales se destinan sufragar el coste de la Seguridad Social y de las entidades que tienen por objeto la promoción de los servicios y acciones sociales, la formación profesional y la atención a los trabajadores. Por imperativo legal, todas las empresas, y los trabajadores en menor medida, deben contribuir a esas entidades, según sus ramas de actividad (industrial, comercial o de servicios). Las contribuciones son recaudadas por el Instituto Nacional de Seguro Social (INSS), y suponen un porcentaje sobre la nómina de los trabajadores que se detalla a continuación.

  • INSS a cargo del empresario: Incluye los siguientes conceptos:
    • Instituto Nacional de Seguro Social (INSS) – 20%
    • Servicio Social da Industria (SESI) o Servicio Social del Comercio (SESC) o Servicio Social del Transporte – 1,5%
    • Servicio Nacional de Aprendizaje Indutrial (SENAI) o Servicio Nacional de Aprendizaje Comercial (SENAC) o Servicio Nacional de Transporte (SENAT) - 1,0%
    • Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (INCRA) – 0,2%
    • Servicio Brasileño de Apoyo a las Pequeñas y Medianas Empresas (SEBRAE) – 0,3 a 0,6%
    • Salario educación – 2,5%
    • Seguro Accidente de Trabajo (SAT) – 1%, 2% ó 3%

Lo que representa un total de 26,8%, 27,8% ó 28,8% (considerando el valor máximo del SEBRAE) sobre la nómina. Cabe destacar que esta cuota no será cobrada para las empresas que opten por el llamado régimen simple.

  • INSS a cargo del trabajador: Las cuotas retenidas al trabajador por este concepto oscilan en función del salario percibido.
    • 7,65% para remuneraciones de hasta R$ 376,60
    • 8,65% para remuneraciones de hasta R$ 408,00
    • 9,00% para remuneraciones de hasta R$ 1.255,32

Fondo de Garantía por Tiempo de Servicio (FGTS)

De acuerdo con la ley, toda empresa debe mantener una cuenta del Fondo de Garantía por Tiempo de Servicio (FGTS) en un establecimiento bancario. En esa cuenta, cada mes, la empresa deberá depositar con recursos propios, en nombre de cada empleado, lo equivalente al 8% de su remuneración (2% para el caso de contrato de plazo determinado). Las sumas depositadas serán de propiedad del empleado, pero únicamente podrá retirarlas en situaciones previstas por la ley, como, por ejemplo, despido sin causa justa. Si es el propio empleado quien renuncia a su cargo, no tendrá derecho a retirar el FGTS. Las empresas podrán extender el régimen del FGTS a sus directivos.

Programa de Integración Social (PIS)

La contribución al PIS tiene como objetivo financiar el Programa Seguro-Desempleo y el abono anual de un salario mínimo a los empleados que perciban hasta dos salarios mínimos de remuneración mensual de empleadores que contribuyen al Fondo. El Seguro Desempleo tiene por finalidad promover asistencia financiera temporal al trabajador que está en paro, si ha sido despedido sin causa justa o si hay paralización parcial o total de las actividades del empleador.

Relaciones colectivas; sindicatos; huelga

Los sindicatos se organizan por categorías: la categoría profesional, que representa los intereses de los empleados, y la categoría económica, representante de los del empresario. La representación de cada uno se delimita dentro una base territorial determinada, que puede ser municipal, estatal o nacional. No obstante, ningún sindicato puede tener base territorial inferior al área de un municipio y, dentro de una misma base territorial, sólo se admite un sindicato por categoría.

El encuadramiento sindical es obligatorio, siendo definido por la actividad económica preponderante de la empresa y por el local donde se sitúa esta. Los acuerdos colectivos se establecen a través de negociaciones voluntarias entre la empresa y el sindicato que representa a sus trabajadores.

El ejercicio del derecho de huelga está asegurado constitucionalmente (Art. 9 de la Constitución de la República). Con todo, este derecho no es absoluto, pues el interés público se antepone al interés colectivo. La definición de los servicios o actividades esenciales, en los que no podrá existir paralización total sin perjuicio a la comunidad, está contenida en el Art. 10 de la Ley de Huelga, nº 7783 de 28 de Junio de 1989, en que también se definen los parámetros mínimos para el funcionamiento de estas actividades y servicios. Entre ellos se encuentra:

  • Tratamiento y abastecimiento de agua, energía eléctrica, gas y combustible
  • Asistencia médica y hospitalaria
  • Distribución y comercialización de medicamentos y alimentos.
  • Transporte colectivo y recogida y tratamiento de residuos sólidos urbanos
  • Control de tráfico aéreo