Sistema financiero

El sistema financiero brasileño está regulado y controlado por diversas instituciones gubernamentales:

  • Consejo Monetario Nacional (CMN). Es el máximo órgano de deliberación del Sistema Financiero Nacional, encargado del establecimiento de las directrices generales de política monetaria, crediticia y de cambio; de la regulación de las condiciones de constitución, funcionamiento y fiscalización de las instituciones financieras; así como de la fijación de los instrumentos de política monetaria y de cambio. Está integrado por el ministro de Hacienda, que es ejerce su presidencia, el ministro de Planificación y Presupuesto, y el presidente del Banco Central de Brasil (Bacen). Junto con el CMN también actúan la Comisión Técnica de Moneda y Crédito (Comoc) y las Comisiones Consultivas de Normas y Organización del Sistema Financiero, de Mercado de Valores Mobiliarios y de Futuros, de Crédito Rural, de Crédito Industrial, de Crédito Hipotecario y para Saneamiento e Infraestructura Urbana, de Deuda Pública y de Política Monetaria y de Cambio.
  • Banco Central de Brasil (Bacen). Se encarga de supervisar y regular el sistema bancario. Lleva el registro y regulación del capital extranjero y los mercados de divisas. Publica como Resoluciones las decisiones adoptadas por el CMN.
  • Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES). Es el principal agente de financiación a largo plazo. Lo apoyan en sus actividades otros bancos de desarrollo, participados por los diferentes Estados de Brasil. El BNDES es además el agente encargado de gestionar y controlar el proceso de privatización de las empresas estatales y del programa concesiones.
  • Banco de Brasil (BB). Es una entidad mixta, vinculada al Ministerio de Hacienda y controlada por la Unión. Se trata de la mayor institución financiera del país y atiende a todos los segmentos del mercado financiero. Además el BB es agente financiero del Tesoro, responsable del cobro de impuestos, y mantiene los depósitos de las cuentas públicas.
  • Caja Económica Federal (Caixa Econômica Federal). Entidad pública, también vinculada al Ministerio de Hacienda, constituye una importante fuente de financiación para las empresas. Es el principal agente de las políticas públicas del gobierno federal y ofrece apoyo a la gestión financiera municipal y a la implantación de proyectos de infraestructura. Son sectores de especial interés para la Caja, el de la vivienda, saneamiento básico, infraestructura y prestación de servicios. Además es la institución a través de la cual se realizan los pagos del FGTS (Fondo de Garantía del Tiempo de Servicio), el PIS (Programas de Integración Social) y el seguro de desempleo, así como los pagos relativos a programas sociales. También goza del monopolio de la venta de lotería federal.
  • Financiadora de Estudios y Encuestas (FINEP). Es una entidad vinculada al Ministerio de Ciencia y Tecnología, dedicada a la financiación y promoción de la innovación e investigación científica y tecnológica en empresas y otras entidades públicas y privadas, movilizando recursos financieros e integrando instrumentos para el desarrollo económico y social brasileño.
  • Agencia Especial de Financiación Industrial (FINAME). Forma parte del denominado “Sistema BNDES” y se encarga de la financiación a la comercialización de máquinas y equipos fabricados en Brasil.

Entidades Bancarias y otros intermediarios

Podemos hacer una clasificación de las entidades intermediarias del sistema financiero brasileño en:

  • Instituciones financieras captadoras de depósitos a la vista. Entre las que se encontrarían los denominados bancos múltiplos; los bancos comerciales; la Caixa Econômica Federal; y las cooperativas de crédito.
  • Resto de instituciones financieras. Agruparía a las agencias de fomento; las asociaciones de ahorro y préstamo; los bancos de cambio; los bancos de desarrollo; los bancos de inversión; el BNDES; las compañías hipotecarias; las cooperativas centrales de crédito; las sociedades de crédito, financiación e inversión; las sociedades de crédito inmobiliario; y las sociedades de crédito al microemprendedor.
  • Otros intermediarios financieros administradores de recursos de terceros. Engloba a las administradoras de consorcio; las sociedades de arrendamiento mercantil (leasing); las sociedades corredoras de cambio; las sociedades corredoras de títulos y valores mobiliarios; y las sociedades distribuidoras de títulos y valores mobiliarios.

Dentro del primer grupo, de instituciones financieras que captan depósitos a la vista, los bancos múltiplos son instituciones financieras, públicas o privadas, que bajo la forma jurídica de sociedades anónimas pueden realizar operaciones dentro de las carteras: comercial, de inversión y/o desarrollo (en este caso ha de tener carácter público), de crédito inmobiliario, de arrendamiento mercantil, y de crédito, financiación e inversión. Han de operar como mínimo con dos carteras, siendo una de ellas, obligatoriamente, comercial o de inversión.

Los bancos comerciales también son entidades financieras públicas o privadas, cuyo objetivo es financiar a corto y medio plazo a empresas y particulares, y captar depósitos a la vista y a plazo.

Por su parte, las cooperativas de crédito pueden ser creadas a raíz de la asociación de funcionarios de una empresa o grupo de empresas, de profesionales de un determinado segmento, de empresarios o de la libre admisión de asociados, bajo ciertas condiciones; actuando tanto en el sector rural como urbano. Gozan de autorización para realizar operaciones de captación de recursos mediante depósitos a la vista y a plazo (exclusivamente de sus asociados), préstamos, re-financiación de otras entidades financieras y donaciones. Pueden conceder crédito solamente a los asociados.

Respecto al resto de instituciones financieras, las agencias de fomento se dedican a la financiación de capital fijo y circulante asociado a proyectos de la Unidad de la Federación en la que radica su sede. Tienen el estatus de institución financiera a pesar de no poder captar recursos del público, ni utilizar el redescuento, ni tener cuenta de reserva en el Banco Central, ni contratar depósitos interfinancieros, ni participar en otras instituciones financieras.

Las asociaciones de ahorro y préstamo son sociedades civiles pertenecientes a sus asociados y cuyas operaciones activas están orientadas al mercado inmobiliario y al denominado Sistema Financiero da Habitação (SFH) (habitacional / residencial / hipotecario).

Los bancos de cambio son instituciones financieras autorizadas para la realización, sin restricciones, de operaciones de cambio y operaciones de crédito vinculadas a las de cambio (como la financiación a la exportación e importación y anticipos sobre los contratos de cambio).

En cuanto a los bancos de inversión, son instituciones privadas especializadas en operaciones de participación temporal en sociedades, de financiación de la actividad productiva para la dotación de capital fijo y circulante, y de administración de recursos de terceros.

Las compañías hipotecarias conceden financiación para la producción, reforma o comercialización de inmuebles residenciales o comerciales a los que no se aplican las normas del Sistema Financiero da Habitação, teniendo como operaciones especiales la administración de créditos hipotecarios de terceros y de fondos de inversión inmobiliaria.

Las cooperativas centrales de crédito son instituciones formadas por cooperativas singulares, encargándose, entre otras funciones, de la supervisión de éstas.

Las sociedades de crédito, financiación e inversión tienen como principal objetivo la concesión de financiación para la adquisición de bienes, servicios y capital circulante.

Las sociedades de crédito inmobiliario fueron creadas para actuar en la financiación de la residencia. Las sociedades de crédito al microemprendedor presentan como único objeto social la concesión de financiación y prestación de garantías a personas físicas y microempresas para hacer viables proyectos de inversión de naturaleza profesional, comercial o industrial de pequeña dimensión.

Por último, dentro de otros intermediarios financieros y administradores de recursos de terceros, tenemos las administradoras de consorcio que prestan servicios relacionados con la formación, organización y administración de consorcios. Las sociedades de arrendamiento mercantil que, bajo la supervisión del Banco Central de Brasil, cuentan entre sus principales operaciones activas las de arrendamiento mercantil de bienes muebles, de producción nacional o extranjera, y bienes inmuebles adquiridos por la entidad arrendadora para su uso por el arrendatario. Las sociedades correctoras de cambio se dedican exclusivamente a la intermediación en operaciones de cambio y a operar en el mercado de cambio de tasas fluctuantes. Mientras que las sociedades correctoras de títulos y valores mobiliarios poseen una amplia operativa en Bolsa y con títulos y valores mobiliarios, al igual que las sociedades distribuidoras de dichos títulos y valores mobiliarios.

Bancos de Desarrollo

Para intentar paliar los efectos negativos del elevado coste de capital e incentivar las actividades empresariales en regiones o sectores deprimidos, existen unas líneas de financiación gestionadas por bancos públicos de desarrollo, que ofrecen a las empresas préstamos en condiciones más ventajosas que el crédito comercial. El hecho de que estas líneas se nutran de fondos internacionales, principalmente del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo, permite que los tipos de interés sean inferiores incluso al tipo básico de interés brasileño. De igual manera, los períodos de amortización son mucho más extensos que los concedidos por la banca comercial.

Las instituciones brasileñas que se dedican al crédito al desarrollo son, básicamente, las siguientes:

  • Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social (BNDES): El Banco de Desarrollo Económico y Social es una entidad pública federal vinculada al Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior (MDIC) y que tiene como objetivo financiar a largo plazo aquellos proyectos que contribuyan al desarrollo del país.

    El BNDES posee dos filiales:

    - BNDESPAR, que tiene por cometido posibilitar la suscripción de valores mobiliarios en el mercado de capitales brasileño

    - FINAME, que financia la comercialización de máquinas y equipos.

    Desde su fundación en 1952, el BNDES viene financiando los grandes proyectos industriales y de infraestructura, apoyando especialmente las inversiones en agricultura, comercio y servicios y las pequeñas y medianas empresas, si bien ofrece apoyo a cualquier empresa, independientemente del tamaño o sector al que pertenezca. Además se encarga de gerenciar los programas de privatización. Actualmente, el foco de su acción está centrado básicamente en los siguientes ámbitos:

    - Ampliación y diversificación de las exportaciones.

    - Reestructuración de la industria.

    - Expansión y adecuación de la infraestructura, a cargo de la iniciativa privada, con énfasis en las inversiones en energía y telecomunicaciones.

    - Mejora de los canales de acceso al crédito para las pequeñas y medianas empresas.

    - Fortalecimiento de la estructura de capital de las empresas

    - Disminución de los desequilibrios regionales.

    - Desarrollo del mercado de capitales

    - Programa PAC Concesiones

    - Programa de inversión en logística - PIL

    También hay que destacar el apoyo que presta a las inversiones sociales en educación y salud, agricultura familiar, higiene básica, medioambiente y transporte colectivo.

    Con sus acciones el BNDES pretende mejorar la competitividad brasileña y la calidad de vida de la población. El BNDES y sus filiales consideran de fundamental importancia en la ejecución de su política de crédito el respeto de principios ético-ambientales, y están comprometidos explícitamente con el desarrollo sostenible.

    Además cuenta con una red de instituciones financieras habilitadas, establecidas en los diversos municipios del país, que permite la distribución del crédito en los lugares en que haya inversión productiva, posibilitando un más fácil acceso a los recursos del BNDES. En 2009, el BNDES abrió una sucursal en Uruguay y otra en Londres.
  • Banco do Nordeste (BNB), Banco da Amazônia y Banco Regional de Desenvolvimento do Extremo Sul (BRDE): La única institución que actúa en el ámbito de toda la República es el BNDES, mientras que el Banco do Nordeste, el Banco da Amazônia y el BRDE tienen una vocación regional y se centran únicamente en las regiones nordeste, norte y sudeste, respectivamente, de Brasil. El ámbito de actuación del BNB comprende los estados de Bahia, Sergipe, Alagoas, Pernambuco, Paraíba, Rio Grande do Norte, Ceará, Piauí, Maranhão y norte de Minas Gerais. El Banco da Amazônia se centra en los estados de Tocantins, Pará, Amapá, Roraima, Amazonas, Acre y Rondônia, además de Mato Grosso y parte de Maranhão. Mientras que la actividad del BRDE abarca los estados de Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná.

    La renta per cápita de la mayoría de los estados del norte y nordeste está por debajo de la media de Brasil, que se cifra en R$ 9.834. El estado más pobre de la federación brasileña es Piauí, con una renta per cápita de R$ 3.700.
  • Caixa Econômica Federal (CAIXA): Empresa 100% pública que gestiona varias acciones en el ámbito social. Entre ellas, el Fondo de Garantía del Tiempo de Servicio (FGTS), el Programa de Integración Social (PIS) o el Seguro de Desempleo. Ademas, CAIXA también tiene presencia en grandes programas sociales como la Bolsa Familia o "Minha Casa, Minha Vida", el programa de vivienda social establecido recientemente en Brasil y se ha volcado en la ayuda a la financiación de sistemas de saneamiento en la población brasileña.

Tradicionalmente estos bancos de desarrollo, junto con el Banco de Brasil, se habían dedicado a la financiación infraestructura básica (redes de alcantarillado, carreteras, puertos, redes eléctricas y redes de telecomunicaciones, entre otros) pero en la actualidad han diversificado su actuación. Existen diversos programas de apoyo al pequeño empresario, a veces en proyectos conjuntos con SEBRAE (Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas) y otras instituciones. También el turismo ha pasado a ser un punto prioritario en la política económica y de fomento de la actividad empresarial en buena parte de los estados brasileños. Para el fomento en el sector de la explotación turística se han aprobado diversas líneas específicas de financiación. Otros sectores prioritarios han sido la informática y las telecomunicaciones, negocios que utilicen tecnologías que contribuyan al desarrollo de la región, favoreciendo la producción de nuevos productos, pero también las actividades agrícolas que procuren combinar la extracción de recursos naturales con el respeto al medio ambiente. Finalmente, el sector exportador en general también tiene acceso a este tipo de financiación.

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Brasil tiene numerosas líneas de crédito con organismos multilaterales:

  • Fondo Monetario Internacional (FMI): Brasil ha cancelado su deuda con el FMI y en la actualidad no dispone de ningún préstamo de esta institución financiera multilateral.

 

  • Banco Mundial (BM): En noviembre de 2011, el Banco Mundial aprobó la nueva "Estrategia de Asociación" con Brasil (CPS en sus siglas en ingles) para el periodo 2012-2015. El BM pretende mantener una fuerte coordinación con el programa para la erradicación de la extrema pobreza "Brasil sem miseria", así como apoyar otras actuaciones prioritarias del gobierno brasileño, tales como el Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC) o el programa "Amazonas Sostenible". La nueva estrategia pretende centarse especialmente en la región Nordeste del país -donde se concentra el 59% de la pobreza extrema - a la vez que se promueve la inversión para reducir las desigualdades en el resto del país. El objetivo es sacar de la pobreza a 16 millones de personas para el año 2014.

    El acuerdo con Brasil consiste en una nueva línea de financiación de hasta 5.800 millones de dolares del Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo para financiar a los gobiernos central y estatales. Además, incluye 2.000 millones de dolares en prestamos de la Corporación Financiera internacional (CFI) para el sector privado para el periodo fiscal 2012-2013.

 

  • Banco Interamericano de Desarrollo (BID): El Banco Interamericano de Desarrollo es la principal fuente de financiación multilateral destinada a proyectos de desarrollo social, económico e institucional en América Latina y el Caribe.

    Para el periodo 2012-2014 el Banco Interamericano de Desarrollo tiene una estrategia volcada hacia el equilibrio de seis grandes objetivos:

    - Estimular la inclusión social y productiva
    - Mejorar las infraestructuras del país
    - Fomentar el desarrollo de ciudades sustentables
    - Mejorar la capacidad institucional de los entes públicos
    - Incrementar la gestión sustentables de los recursos naturales y cambio climático
    - Promover el desarrollo por medio del sector privado

    La estrategia busca la integración regional, el respeto a la biodiversidad y la mayor participación de las regiones del nordeste y del norte de brasil.

    Cabe destacar la financiación del BID para la construcción de nuevas plantas de etanol en la parte sur-central de Brasil. Este préstamo, el mayor en la inversión en biocombustibles, forma parte del programa que el BID tiene en marcha para promover el desarrollo de la energía renovable en Latinoamérica y Caribe.

    Como acción más reciente el préstamo de 1,148 millones de dólares para financiar la construcción del tramo norte del anillo de circunvalación de la ciudad de Sao Paulo (Rodoanel); el mayor contrato de financiación del BID en su historia. Con esta financiación, concedida a mediados de 2012,  se completará el último tramo del anillo de circunvalación "Mário Covas".

    El BID forma parte de un grupo también integrado por la Corporación Interamericana de Inversiones (CII), que centra su actividad en el apoyo a la pequeña y mediana empresa, y el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), promotor del desarrollo del sector privado mediante inversiones y naciones.

  

  • Banco Europeo De Inversiones (BEI): el Banco Europeo de Inversiones financia proyectos de interés común para la UE y los países de América Latina y Asia (ALA) en diversos sectores, fomentando, especialmente, el desarrollo del sector privado. El programa actualmente vigente, ALA IV, que cubre el período 2007 – 2013, comporta una financiación por valor de 3,8 billones de euros, de los cuales 2,8 billones están destinados para América Latina, sin existir una cantidad asignada por país.

    El BEI ofrece apoyo a proyectos viables en infraestructuras, industria, agroindustria, minería y servicios, tanto del sector público como privado. Centrándose en aquellos proyectos que contribuyen al crecimiento sostenible y a la seguridad en el suministro energético en la UE. Asimismo, también apoya la presencia de la UE en América Latina y Asia, a través de la Inversión Extranjera Directa, transferencia tecnológica y know-how.

    Los préstamos ofrecidos por el BEI están dirigidos a financiar el componente de activo fijo de la inversión. En los proyectos que suponen una inversión superior a los 25 millones de euros la financiación puede concederse directamente al promotor del proyecto o bien al gobierno o a un intermediario financiero. Para proyectos más pequeños el BEI habilita líneas de crédito para una serie de instituciones financieras seleccionadas, que ofrecen financiación a las pequeñas y medianas empresas. Estas instituciones financieras evalúan el proyecto y asumen el riesgo de crédito, ofreciendo al beneficiario del préstamo unas condiciones de financiación de acuerdo con los criterios acordados con el BEI.

    Los proyectos financiados en Brasil durante los 5 últimos años suponen 659,29 millones de euros, y se han enmarcado en los sectores de agricultura, industria y telecomunicaciones, además de incluir también préstamos globales.

 

  • Banco de Desarrollo de América Latina (CAF, antigua Corporación Andina de Fomento): contribuye al desarrollo sostenible de sus países accionistas, entre los que se encuentra Brasil, y a la integración regional, financiando a los sectores público y privado. Asimismo, CAF aprobó una inversión patrimonial por valor de 3 millones de dólares en el Fondo Microfin, destinado a financiar, en moneda local, a las instituciones financieras brasileñas cuya actividad está orientada a las micro y pequeñas empresas, para atender a las necesidades de financiación de éstas últimas. El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) ha aprobado un crédito por importe de 300 millones de euros a favor del Instituto de Crédito Oficial (ICO), destinado a la financiación de pymes españolas y latinoamericanas

 

  • Banco del Sur: Brasil ha sido uno de los países signatarios del acta de constitución del Banco del Sur (junto con Argentina, Venezuela, Paraguay, Ecuador y Bolivia), el 9 de diciembre de 2007. Se trata de una nueva institución financiera destinada al apoyo de proyectos de inversión, con cuya creación se busca disminuir la dependencia del sistema financiero internacional.

    El Banco del Sur, pretende ser un banco de desarrollo para financiar proyectos de infraestructura, ciencia y tecnología y acciones sociales de la región, si bien, las condiciones de funcionamiento no han sido definidas, ya que todavía continúan las negociaciones entre los países integrantes.

Régimen de cobros y pagos al exterior

El régimen cambiario brasileño ha venido experimentando una progresiva liberalización a lo largo de los últimos años. En la actualidad no es necesaria la autorización previa del Banco Central de Brasil para la realización de transferencias desde y hacia el exterior, observando los principios de legalidad, fundamento económico y respaldo documental, siendo solamente preciso el registro declaratorio electrónico.

Todas las operaciones de cambio deben ser realizadas a través de instituciones autorizadas por el Banco Central de Brasil a operar en el mercado de cambio y formalizadas mediante un formulario, denominado contrato de cambio, que ha de ser registrado en el Sistema de Informaciones del Banco Central de Brasil (Sisbacen). Los bancos pueden gozar de autorización para realizar cualquier tipo de estas operaciones de cambio, mientras que las cajas económicas y otras instituciones financieras tienen ciertas limitaciones.

Está permitida la apertura y mantenimiento de cuentas en moneda brasileña, en los bancos autorizados para operar en el mercado de cambio en Brasil, tanto para los residentes como para los no-residentes. A pesar de que sea posible, en la práctica los bancos comerciales ejerzan una aplicación muy restrictiva de esta libertad de apertura de cuentas en Reales por parte, fundamentalmente, de las personas jurídicas no residentes en Brasil. Por otro lado, las cuentas en moneda extranjera en el país solamente son admitidas en situaciones muy específicas, tanto para residentes como no residentes.

Repatriación de capitales

Las repatriaciones de capital extranjero registrado en el Banco Central de Brasil pueden ser realizadas en cualquier momento al país de origen sin necesidad de autorización previa, si bien, en caso de que el capital a repatriar exceda del capital invertido, dicho exceso será considerado como plusvalía y por tanto estará sujeto a tributación por el impuesto sobre la renta.

También hay que hacer constar que la legislación de sociedades anónimas obliga a destinar el 5% del beneficio neto anual a la constitución de reserva legal antes de que se pueda proceder a distribuir dividendos. Esta obligación desaparece cuando las reservas alcanzan el 20% del capital legal. Los dividendos distribuidos a los accionistas, personas físicas o jurídicas, residentes o domiciliados en el exterior deben someterse al registro en el Banco Central de Brasil y respetar la proporción con la inversión ya registrada y aportada a la empresa brasileña.

En cuanto a préstamos, siempre que la inversión haya sido registrada en el Banco Central de Brasil, se pueden transferir pagos de intereses al exterior, que soportarán una retención como máximo del 15%, existiendo algunas excepciones. Para poder hacer efectivos pagos de royalties en el exterior es necesario que la patente esté registrada en el país de origen y en Brasil. El envío de dichos royalties también está sujeto al impuesto sobre la renta en la fuente con un tipo máximo del 15%.

El 4 de marzo de 2005, el Consejo Monetario Nacional aprobó la Resolución nº 3.265 en la que se establecía la libre negociación entre los agentes autorizados a operar en el mercado de cambios y sus clientes, llevando a la unificación de los mercados de cambio de tasas fluctuantes, de tasas libres y las Transferencias Internacionales de Reales (TIR). De esta forma dejaban de existir las diferencias normativas entre el mercado de tasas libres, el mercado de tasas fluctuantes, y las TIR, creándose un sólo mercado (que engloba las operaciones de cambio, TIR y oro – instrumento cambiario) sujeto a un único conjunto de reglas. Así, quedó dispuesto que el nuevo mercado único englobaría desde entonces las siguientes operaciones:

  • Operaciones necesarias para viabilizar el comercio exterior brasileño (importaciones y exportaciones)
  • Transferencias derivadas de las entradas y salidas de recursos susceptibles de ser registrados en el Banco Central de Brasil, como los préstamos externos o las inversiones directas en sociedades con sede en Brasil.

Además, con dicha normativa dejó de ser posible realizar transferencias de recursos de terceros a través de las cuentas CC5. Estas cuentas son las antiguas cuentas en reales de titulares no residentes, desde las que se materializaban TIR o transferencias de reales a otras cuentas no residentes. Ahora estas operaciones tendrán que ser realizadas directamente a través de una institución financiera. Estas medidas tienen como objetivo una reducción significativa de los costes asociados a las operaciones de cambio.

En las operaciones de exportación e importación, deben observarse las condiciones establecidas por el Sistema Integrado de Comercio Exterior (Siscomex). También cabe indicar que, en relación con estas operaciones de comercio exterior, los procedimientos necesarios en materia de cambios fueron simplificados y flexibilizados por la Ley 11.371 de noviembre de 2006.