Sistema financiero

HISTÓRICO

Marruecos tiene un sistema financiero diversificado que está siendo objeto de una serie de reformas para apoyar la apertura de la economía del país y su integración en los mercados financieros internacionales. El sistema financiero comprende el mercado crediticio, el mercado de valores y el mercado monetario. Los operadores del sistema financiero marroquí son:

  • "Bank Al Maghrib" (Banco emisor, equivalente al Banco de España)
  • Bancos comerciales
  • Instituciones financieras especializadas (“Organismes financiers specialisés”)
  • Otras entidades de crédito: sociedades de crédito y compañías de “leasing”. Estas entidades financian determinadas actividades (arrendamiento financiero y crédito al consumo) pero no están autorizadas a captar fondos y depósitos.
  • Instituciones de inversión:
    • Sociedades de inversión (“Banques d’affaires”).
    • Fondos de inversión.
    • Sociedades y fondos de capital – riesgo.
  • Intermediarios en Bolsa:
    • Sociedades de valores.
    • Bancos.
    • Entidad depositaria (“Depositaire Central”).
  • Intermediarios del ahorro institucional:
    • Caja de Depósito y Gestión (“Caisse de Dépôt et Gestion”).
    • Compañías de seguros y cajas de jubilación.
    • Bancos off-shore (se permite que se gestione parte del ahorro institucional en divisas a partir de 2007).

El Banco emisor, “Bank Al Maghrib” (BKAM), creado en 1959 con capital público, es la institución clave en el control y el diseño de la política monetaria del país. Este Instituto de emisión desempeña la tarea de agente del tesoro para las operaciones de banca y de crédito tanto en Marruecos como con el extranjero.

Las autoridades monetarias ejercían, hasta principios de los años 90, una vigilancia estricta del sistema financiero y la evolución de sus índices gracias a una centralización de todos los mecanismos de fijación de los parámetros monetarios. Al principio de la década de los 90 se inició la primera reforma del sector financiero que tuvo un impacto relevante sobre el sector bancario, el mercado de capitales, el Tesoro, los organismos de movilización del ahorro público y el mercado de cambios. La modernización de la bolsa de valores de Casablanca, el establecimiento del Consejo Deontológico de Valores Mobiliarios, la creación del organismo público Maroc Clear (Deposito de Valores), la creación de instrumentos financieros como los títulos negociables y el establecimiento de un mercado hipotecario fueron las principales innovaciones de esa reforma.

Los principales resultados de dicha reforma fueron:

  • la atracción de capital hacia la Bolsa (la capitalización pasó de representar 11 % del PIB en 1993 al 72,5% en 2006, y en 2010 ha sido del 76%).
  • mejora de la financiación de la economía (44,9% del PIB en 1993 mientras que en 2006 pasa a representar 83,4% del PIB). 
  • bajada de los tipos de interés.

En 2003, una segunda oleada de reformas fue necesaria para impulsar la modernización del mercado financiero y consolidar la seguridad, la integridad y la transparencia del mercado. Los grandes problemas que afectaban a la mayoría de los organismos financieros públicos, la concentración del sistema financiero y el desarrollo de instrumentos financieros más sofisticados pusieron de manifiesto la necesidad de una nueva reglamentación. En consecuencia, en el año 2006 se promulgó una nueva Ley con el fin de adoptar la actividad financiera del país a la nueva realidad así como a las normativas internacionales (los 25 principios del comité de Basilea).

La nueva legislación bancaria publicada en el BO 5400 del 2 de marzo de 2006 se compone de dos Leyes:

  • La Ley número 76- 03 promulgada el 23 de noviembre de 2005 relativa a los estatutos de “Bank Al Maghrib” (banco emisor).
  • La Ley número 34-03 promulgada el 14 de febrero de 2006 relativa a los establecimientos de crédito y organismos asimilados.

Esta nueva legislación consagra la autonomía del banco emisor respecto a los órganos del Gobierno y amplía de manera sustancial el ámbito de actuación de los bancos. La consecuencia más relevante de los nuevos estatutos de “Bank Al Maghrib” corresponde a la prohibición de participar en el capital de las entidades que están bajo su control y de proceder a cualquier tipo de anticipo o de concurso financiero al Estado, salvo en casos concretos y limitados con las mismas condiciones de refinanciación aplicables a las entidades bancarias. Esta disposición confirma la ya adoptada en 2001, de suprimir la posibilidad de que el Tesoro reciba automáticamente anticipos de tesorería de “Bank Al Maghrib”, lo que contribuye a mejorar la ortodoxia del mercado financiero y a consolidar la autonomía del instituto emisor.

Al margen de ostentar el monopolio de la emisión de la moneda y de los billetes de bancos, la misión otorgada al banco emisor es la de velar por el buen funcionamiento del sistema bancario y de controlar la aplicación de las disposiciones legislativas y reglamentarias relativas a la actividad de los establecimientos de crédito y organismos asimilados. “Bank Al Maghrib” es la institución clave en el control y el diseño de la política monetaria del país puesto que los nuevos estatutos le conceden la misión de asesor del Gobierno en materia de política monetaria y financiera. Este Instituto de Emisión desempeña la tarea de agente del Tesoro para las operaciones de banca y de crédito tanto en Marruecos como con el extranjero. Los nuevos estatutos han incrementado los poderes de control y de supervisión de los establecimientos de crédito.

El ámbito de aplicación de la nueva legislación es mucho más amplio que la de la anterior Ley de 1993 y se aplica a todos los organismos financieros: bancos comerciales, instituciones financieras (CDG, Caja Nacional de Ahorros, Fondos de garantías, Asociación de micro – créditos y bancos off-shore), bancos de negocios, sociedades de crédito al consumo, compañías de “leasing”, instituciones de inversión (como las Sociedades de Inversión, los Fondos de Inversión, Sociedades y fondos de capital–riesgo, etc.), servicios financieros de correos y, de manera general, cualquier entidad de prestación de servicios financieros.

Al igual que la normativa anterior, y al margen de la autorización de recibir depósitos del público, la nueva legislación bancaria incrementa la protección de los depositantes de fondos y confirma la noción de banco universal al no distinguir en materia de financiación, las actividades de los bancos comerciales y la de otros organismos financieros. La nueva Ley bancaria contempla una redefinición del papel de “Bank Al Maghrib”, que podrá limitar la distribución de beneficios de los bancos e imponer normas de cautela complementarias a los establecimientos con un perfil de riesgo alto. Igualmente, la nueva Ley precisa el visto bueno del Banco emisor para cualquier toma de control de un banco marroquí por parte de accionistas marroquíes o extranjeros. También es competencia de “Bank Al Maghrib” dar el beneplácito a los nuevos establecimientos de crédito, a la nominación de altos responsables de establecimientos de crédito y exigir a los bancos la presentación de cuentas consolidadas para tener una idea veraz del estado financiero de los establecimientos. Además, el “Bank Al Maghrib” será el responsable de gestionar las eventuales crisis financieras de los operadores.

La nueva Ley bancaria instaura un sistema de regulación en lugar de, como era tradición en el sistema financiero marroquí, una vigilancia estricta. El control de la evolución de los índices y el diálogo a través de los distintos Comités para la orientación de la política monetaria y financiera es la filosofía que busca implantar la nueva legislación.

En 2008 la reglamentación y entorno legal sobre la actividad bancaria de Marruecos se reforzó con la aprobación de nuevas normas entre las que destacan:

  • La entrada en vigor en enero de 2008 de las normas contables internacionales IAS/IFRS.
  • La revisión en las condiciones de aplicación de actividades ligadas a los sectores de Mercados de Capital y de Seguros, para reforzar la integridad de ambos mercados y la calidad de la información financiera así como la consolidación de la mejora en la supervisión del sector.

A su vez, en 2009 se presentó la estrategia 2009-2015, que pretende acometer grandes cambios en la Bolsa de Casablanca y las instituciones. Los principales propósitos de este plan son la consolidación y aceleración del desarrollo del mercado financiero, así como su transformación en un entorno más competitivo, líquido y transparente para atraer a inversores locales y extranjeros, y abrir la bolsa a los emisores internacionales. Uno de los objetivos es ampliar la demanda de capital, incrementando el atractivo de la bolsa para los inversores, de manera que se alcancen los 500.000 inversores en 2015 en lugar de los actuales 150.000. Otro objetivo es aumentar la liquidez del 40 al 50 por ciento para lo que es esencial dinamizar el mercado mediante la estimulación de la actividad, incrementar el volumen de las transacciones y diversificar la oferta de productos.

Tras haberse anunciado en 2011, a finales de 2012 se elaboró un nuevo proyecto de ley, el 103-12, relativo a los establecimientos de crédito y organismos asimilados, que en junio de 2013 se encuentra en estudio por los distintos ministerios del gobierno para su revisión. La principal novedad de dicho proyecto de ley es la introducción de nuevas formas de establecimientos de crédito y organismos asimilados, y en particular los denominados “bancos participativos”, fórmula que hace referencia a los denominados “bancos islámicos”, a los que se permite actuar “en conformidad con los preceptos de la Charia”, pudiendo recibir depósitos de inversión y conceder créditos al público, además de otras operaciones comerciales, financieras o de inversión “con exclusión de toda operación que implique la percepción o el pago de intereses”.

En abril de 2010, el Rey anunció la creación de un nuevo polo financiero en Casablanca, cuya inauguración está prevista para 2014. Con el nombre de “Casablanca Finance City” (CFC), el objetivo detrás de este proyecto es atraer inversores internacionales que ayuden a convertirla en una referencia en la zona del Magreb y del África Occidental a nivel financiero, y de esta forma reforzar y desarrollar el potencial económico de la ciudad.

Para conseguir atraer a los inversores internacionales, CFC ofrece varias ventajas fiscales para aquellas empresas que obtengan el estatus de residentes en la zona, tales como la exención de pago del impuesto de sociedades durante los 5 años siguientes a su implantación (y en los años siguientes el pago de un tipo reducido de entre el 8,5 y el 10%); la sujeción a un tipo reducido del 20% del impuesto sobre la renta de los trabajadores de los establecimientos instalados en la zona; o la exención de pago de derechos de registro en los actos de constitución o de ampliación de capital (el tipo general es el 1%).

Para obtener el visto bueno a la implantación en la zona y las ventajas fiscales, los requisitos son que se trate de empresas financieras o que presten servicios financieros, y que al menos una parte de esta actividad se haga en régimen de exportación, es decir, que se destine al extranjero. A finales de abril de 2013, doce empresas habían obtenido el estatus CFC, cinco peticiones de concesión estaban en estudio y ocho cartas de intención habían sido remitidas al Moroccan Financial Board (ahora Casablanca Finance City Authority, sociedad gestora de CFC).

SISTEMA CREDITICIO

Los bancos privados y los organismos financieros especializados desempeñan una función clave en el sector financiero marroquí. Los bancos locales ofrecen todo tipo de servicios que se pueden encontrar en países de la OCDE. El capital riesgo es la herramienta, debido a la talla del mercado, que acusa cierto retraso en su desarrollo.

Según el último informe disponible de Bank Al Maghrib sobre el ejercicio 2011, el coeficiente de concentración de los activos totales en manos de los tres primeros bancos llegó a 64,6%, y para los 5 bancos más grandes fue de 79,2%.  En cuanto a los depósitos y los créditos, los tres primeros bancos concentran el 65,7% y el 64,1% respectivamente, porcentajes que aumentan a 80,5% y 80,6%  si consideramos los 5 primeros bancos.

Los bancos de capital privado mayoritariamente marroquí disponían, a finales de 2011, del 50,6% del total de oficinas, 64,9% de activos, 65,8% de depósitos y del 64,2% de créditos. Los bancos de capital privado mayoritariamente extranjero concentraban en sus manos el 19,5% de oficinas, el 19,7% de  activos, 19,8% de depósitos y el 22,2% de créditos. En cuanto a los bancos de capital mayoritariamente público, disponen del 29,9% restante del total de oficinas, 15,4% de activos, 14,4% de depósitos y del 13,6% de créditos.

Considerando el ejercicio 2011, los bancos con mayores activos y beneficio neto han sido AWB, CPM, BMCE, SGMB y BMCI. Por otra parte, entre los bancos AWB (Attijariwafa Bank), CPM (Banque Populaire), BMCE, SGMB (Société Génerale) y CAM (Crédit Agricole) alcanzan el 79% de la cuota del mercado por créditos a clientes, cuya cifra total ha sido de 55.621 millones de euros, así como el 79,5% de los depósitos de clientes, que han alcanzado 60.990 millones de euros, lo que supone un alto grado de concentración del sector.

Según Global Findex (base de datos del Banco Mundial) el acceso de la población al sistema bancario es muy modesto y sólo el 39,1% de la población mayor de 15 años tiene una cuenta bancaria (datos de 2011).

En 2012, el número de agencias bancarias era de 4.800 en todo el país, lo que representa una sucursal bancaria por cada 6.600 habitantes, mientras que en España esta cifra se sitúa en 1.100 habitantes.

En 2012, el número de establecimientos financieros era de 83 entidades, entre ellas 19 bancos, 36 sociedades de financiación (de las cuales 19 son sociedades de crédito al consumo), 6 bancos off-shore, 12 asociaciones de microcrédito y 10 otros establecimientos.

INTERMEDIARIOS DEL SISTEMA

La actividad bancaria sigue siendo la principal participante en los mercados tanto monetario como financiero y, a pesar de la reducción relativa de los márgenes de los bancos, los préstamos bancarios siguen siendo los principales recursos del inversor.

La mayoría de las sociedades de “leasing” y de crédito al consumo son filiales de los bancos importantes del país y se financian a través del sistema bancario, el cual canaliza más del 90% del ahorro privado hacia la financiación del sector privado y de las necesidades del Tesoro. En clasificación del crédito, según el último informe disponible de Bank Al Maghrib, predominan los préstamos a corto plazo. En 2011 representaron en torno al 38,9% de los créditos bancarios, mientras que en 2008 constituían el 40,4%. La financiación bancaria a medio y largo plazo supusieron en 2011 el 29,6% y 26,7% respectivamente de los compromisos bancarios. La sensible reducción de los tipos de interés y la aplicación de los tipos variables ha favorecido la progresión del crédito hipotecario que ha crecido de manera importante pasando a representar el 17% del total de los créditos bancarios de inversiones en el año 2000 a alcanzar una cuota del 32% del total de los créditos a largo plazo en 2008.

En resumen, la estructura de los créditos clasificados según su vencimiento, se ha caracterizado desde 2005 por un continuo proceso de fortalecimiento de la participación de los préstamos a mediano y largo plazo a expensas de los préstamos a corto plazo.

Los tipos de interés siguen relativamente altos a pesar de los esfuerzos de la administración monetaria por forzarlos a la baja. La utilización de los activos bancarios en operaciones de bajo riesgo (la adquisición de bonos del tesoro básicamente o en crédito hipotecario), el importante déficit presupuestario, un endeudamiento interior alto y la todavía insuficiente competitividad bancaria favorecen el incremento del coste de intermediación bancaria y no permiten que bajen los tipos de interés. El tipo de interés interbancario varió de un promedio anual de 2,81% en 2005 o de 2,58% para 2006 al 3,29% de 2010 o el 3,19% de 2011.

MERCADO DE VALORES

Siguiendo la misma línea de liberalización y de ampliación del margen de actuación del mercado monetario y financiero, las autoridades financieras protagonizaron, a mediados de los años 90, una profunda reforma de la Bolsa de Valores de Casablanca, cuya gestión ha sido privatizada. Esta nueva reglamentación dio lugar a la creación de la Sociedad de la Bolsa de Valores de Casablanca (SBVC) que, a través de una concesión, gestiona la bolsa. Del mismo modo, se estableció una nueva reglamentación de los intermediarios en bolsa que para constituirse como sociedad de bolsa, necesitan una autorización de las autoridades monetarias. Estas sociedades son los principales accionistas de la Sociedad de Bolsa de Casablanca. El sistema de cotización electrónica en mercado continuo y la creación de la entidad depositaria "Maroc Clear" fueron las medidas que culminaron este proceso de reforma iniciado en 1993.

El Consejo Deontológico de Valores Mobiliarios (CDVM), organismo estatal creado para asegurar el control deontológico y la transparencia del funcionamiento del mercado bursátil, gracias a la supervisión de la información financiera y del funcionamiento del mercado, tiene el poder de tomar todas las medidas necesarias para salvaguardar la ética de la SBVC.

Todas estas medidas tienen como principal objetivo dar confianza a los inversores en bolsa y dinamizar así el mercado financiero con la captación de un mayor número de inversores.

Tales medidas favorecieron la constitución de sociedades de valores, operando según los últimos datos disponibles, al margen de los bancos, trece sociedades. Existen noventa entidades de inversión colectiva en la Bolsa de Casablanca. El mercado de capitales marroquí presenta, sin embargo, un aspecto estrecho y segmentado por la falta de emisión. No obstante, el ejercicio 2005 marcó un punto de inflexión con la sonora y exitosa introducción de la primera compañía de telecomunicaciones del país, Maroc Telecom, dominada por capital francés, lo que ha supuesto la ampliación de la oferta en un nivel jamás alcanzado por el mercado marroquí de valores mobiliarios.

Las medidas para incentivar a las empresas a introducirse en la Bolsa, concretamente las relacionadas con exenciones fiscales, permitieron conseguir que a junio de 2013, 76 empresas estén cotizadas en bolsa, resultado que sin embargo dista del objetivo de 150 empresas propuesto en la estrategia 2009-2015.

Entre las principales introducciones destaca la de la CGI (Compañía General Inmobiliaria), una de las primeras empresas del sector inmobiliario local. Mientras que en 2006 el volumen total de las transacciones fue de 166 mil millones de dírhams, para el 2007 está cifra se había más que duplicado situándose en 360 mil millones, sin embargo se volvió a contraer en 2010 a 240 mil millones de dírhams. A partir del 3 de enero de 2011 y para adaptarse a las normas internacionales, Bank Al Maghrib empezó a contabilizar el volumen de transacciones de la bolsa sobre la base de un solo sentido de la transacción (la compra), en lugar de los dos sentidos (compra y venta). En 2011, y siguiendo esta nueva forma de medición, el volumen total de transacciones fue de 103.300 millones de dírhams (en 2010 y con este nuevo método de medición, habría sido de 120 mil millones). En 2012 el volumen de transacciones total bajó hasta los 61 mil millones de dírhams.

La capitalización de la Bolsa a finales de 2012 de unos 445.270 millones de dírhams, lo que representa el 53,8% del PIB. La capitalización bursátil tuvo su máximo en el año 2007 llegando a representar el 95,3% del PIB marroquí, descendiendo en el ejercicio siguiente al 77,2%. La participación extranjera en la Bolsa alcanzó en 2011 una capitalización equivalente al 28,6% del valor bursátil.

Los fondos de inversión “OPVCM”, creados a finales de 1995, están desempeñando un papel importante en la dinamización del mercado de capitales. A finales de diciembre de 2011, existían 362 fondos con un valor global de 235.271 millones de dírhams, lo cual supone el 28% del PIB.

El Estado, a través del mercado de la deuda pública materializada por la emisión de Bonos del Tesoro a corto, medio y largo plazo, drena gran parte de los recursos financieros y ahorros privados. Desde 1997, los Bonos del Tesoro a corto plazo se adjudican por tramos de mil millones de dírhams en el mercado primario. El banco emisor Bank Al Maghrib se encarga por cuenta del Ministerio de Finanzas y Privatizaciones de llevar a cabo las adjudicaciones.

MERCADO MONETARIO

El mercado monetario, a pesar de su todavía tímida apertura, no actúa como mecanismo transmisor de las orientaciones deseadas por las autoridades monetarias. La creación, desde 1996, de un mercado secundario de títulos de deuda pública ha permitido una tímida regulación vía tipos de interés. El arbitraje entre los distintos instrumentos financieros que se ofrecen a los ahorradores e inversores funciona de manera relativa.

Este mercado dirigido por el banco emisor está dominado por los préstamos interbancarios y los descuentos de “Bank Al Maghrib” de los pagarés bancarios. El Banco central ejecuta la política monetaria mediante el control del tipo de interés interbancario diario (manteniéndolo próximo al tipo director, fijado a lo largo de todo el año 2011 en 3,25%), el mantenimiento de un tipo de cambio cuasi fijo – anclado a una cesta de monedas donde predomina el euro - y el control parcial de los movimientos de cambio. Las presiones de liquidez del sistema, generadas por la caída  de las reservas internacionales, han obligado al Banco Central a una continua intervención en el mercado interbancario, estableciendo además una reducción progresiva de las reservas obligatorias del sistema. En marzo de 2012, dado el mantenimiento de una inflación controlada, el Banco Central se ha visto obligado a bajar el tipo director del 3,25% en el que se encontraba hasta el 3% ante la previsible desaceleración en el crecimiento, que terminó confirmándose al situarse el crecimiento por debajo del 3% en 2012, después de haberse situado cercano al 5% el año anterior.

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

LINEAS DE CRÉDITO

Los bancos y algunos organismos financieros especializados ofrecen con cargo a sus propios recursos tanto créditos con desembolso en metálico como créditos de garantía "mediante firma" (avales). Estos dos tipos de créditos pueden ser concedidos a corto plazo para financiar las necesidades de explotación (facilidades de caja, descuento de letras) o a medio y largo plazo como créditos a la inversión.

Algunos bancos gestionan líneas de financiación multilateral o bilateral de la inversión. Estas líneas, ofrecidas por varios gobiernos extranjeros, son las siguientes:

  • Línea de Crédito Alemana para la compra de bienes de equipo europeos.
  • Línea de Crédito Francesa para la compra de bienes y servicios franceses.
  • Línea de Crédito Italiana para la compra de equipos de producción, transferencia de tecnología, licencias y patentes industriales italianas.
  • Línea de Crédito Portuguesa para la compra de bienes y servicios portugueses por parte de empresas marroquíes o sociedades mixtas luso-marroquíes.
  • Línea de Crédito Española para la compra de bienes y servicios españoles (Línea PYME).

Existen igualmente varios convenios de crédito comprador con bancos de los países de la Unión Europea. Los fondos multilaterales de apoyo a la inversión son los siguientes:

El Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo y el Fondo Árabe para el Desarrollo Económico y Social tienen también programas financieros de ayuda en diversas áreas.

INSTITUCIONES MULTILATERALES DE FINANCIACIÓN, IFI´S.

Banco Mundial:

Durante el año 2013 el Banco Mundial ha proporcionado 665 millones de dólares a Marruecos en nuevos préstamos para varios nuevos proyectos:

-      El proyecto de energía solar de Ouarzazate (200 M$).

-      Políticas de desarrollo para el empleo y el desarrollo de competencias (100 M$).

-      Proyecto de apoyo al desarrollo de microempresas y PYMES (50 M$).

-      Proyecto para mejorar el desempeño del poder judicial (15 M$).

-      Proyecto INDH (300 M$).

La estrategia de cooperación 2010-2013 del Banco Mundial con Marruecos se basa en 3 pilares estratégicos:

-      El crecimiento, el empleo y la competitividad.

-      Los servicios a los ciudadanos.

-      La sostenibilidad del cambio climático.

Para el 2013, el Banco tiene previstos varios préstamos para apoyar las políticas de desarrollo (Development Policy Loan - DPL) en los siguientes sectores:

-      Educación. Este programa tiene como objetivo fortalecer los mecanismos institucionales del sector. Principalmente, las escuelas en el corto plazo, de manera que en el medio plazo se aumente el acceso a la educación, especialmente el primer ciclo de secundaria, de los niños y niñas que habitan en zonas rurales, mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje, y mejorar la eficiencia en la gestión descentralizada del sector de las escuelas.

-      Apoyo a la implantación del Plan Maroc Vert. Este proyecto pretende aumentar la productividad y la diversificación del sector agroalimentario con el objetivo de mantener unas tasas altas de crecimiento de agricultura y empleo.

-      Competitividad económica. Este programa apoya las reformas políticas en tres áreas clave de la estrategia económica del gobierno: el clima de inversión, las políticas comerciales y el sector logístico.

-      Agricultura integrada. El programa gira en torno a dos ejes fundamentales: el desarrollo de las capacidades de las instituciones públicas y privadas en la conservación de la tierra y la biodiversidad y la implantación de medidas de conservación de la tierra y la biodiversidad.

En paralelo, el Banco sigue apoyando  proyectos de agua y saneamiento, carreteras y agricultura en  zonas rurales.

El Banco Mundial también apoya el Plan de Marruecos de Energías Renovables, que se estima en 9.000 millones de dólares y que planea recurrir a la tecnología de la energía solar concentrada para generar 2.000 MW para el año 2020.

Banco Africano de Desarrollo, BAD.

En la Estrategia-País 2012-2016, el Banco Africano de Desarrollo tiene la intención de apoyar a Marruecos en sus esfuerzos por mantener la estabilidad macroeconómica y dinamizar sus sectores de alto potencial (turismo, agricultura y agroindustria, automoción, textil, aeronáutica, etc.).

A mediados de mayo de 2013, la cartera activa del Banco en Marruecos, consta de 28 operaciones, incluyendo 14 préstamos y 9 subvenciones para un compromiso de 2.486 millones de euros.

Las infraestructuras (transporte, energía y minas, agua y saneamiento, el riego, sector privado) siguen ocupando un lugar destacado en la cartera, seguidas por gobernanza y multisectorial y sector social.

Las operaciones con el sector privado se refieren a un préstamo de 204,32 millones de dólares al Grupo de la Oficina Jerifiana de Fosfatos (OCP) y una inversión de capital de 8,25 millones de euros en un fondo de inversión dedicado a la financiación de la infraestructura regional (Fonds Argan pour le développement des infrastructures).

Banco Europeo de Inversiones, BEI.

Operando en Marruecos desde hace más de treinta años, el Banco Europeo de Inversiones ha concedido, hasta el 2012, financiación para un total de casi 6.060 millones de euros divididos entre los siguientes sectores;

-      Energía: 1.750 millones de euros de financiación. El sector energético es uno de los principales beneficiarios de los préstamos del BEI.

-      Transporte y telecomunicaciones: el BEI proporcionó, hasta ahora, más de 2.200 millones de euros a este sector.

-      Agua y medio ambiente: el Banco ha prestado más de 545 millones de euros para la financiación de importantes obras de la gestión del agua y las redes de saneamiento en varias ciudades de Marruecos (Marrakech, Mequinez, Oujda y Settat).

-      Las pequeñas y medianas empresas (PYMEs): A través de líneas de crédito, el Banco proporcionó más de 335 millones de euros para la financiación de las PYMEs.

-      Capital Inversión: las operaciones de capital riesgo beneficiaron de casi 300 millones de euros en Marruecos. Estas operaciones han permitido financiar varios fondos de inversión y co-invertir, con los bancos locales, en un gran número de PYMEs. El Banco también apoyó el desarrollo de las microfinanzas en Marruecos a través de la financiación del desarrollo de varias instituciones locales.

-      Capital Humano: el Banco proporcionó 300 millones de euros para los sectores de educación y salud. Tal como la creación y extensión de treinta centros de formación en los sectores de turismo, textil y de tecnología de información para mejorar la calidad de la formación profesional.

-      La infraestructura urbana: el BEI concedió 71 millones de euros para la construcción de viviendas sociales para ayudar  a la rehabilitación de los barrios marginales y hacer frente a la escasez de viviendas sociales en Marruecos. Por otra parte, el FEMIP (Facility for Euro-Mediterranean Investment and Partnership) está financiando un programa de rehabilitación urbana en la medina de Mequinez.

-      Industria: un total de 633 millones de euros como apoyo a la industria.

-      Asistencia técnica: Marruecos es uno de los principales beneficiarios de la asistencia técnica del FEMIP  con varias operaciones de un valor total de 23 millones de euros. Estas operaciones conciernen principalmente los sectores del medio ambiente, el capital humano y el sector financiero.

Estrategia País 2007-2013

El Documento de Estrategia País 2007-2013 ha identificado cinco grandes prioridades en la cooperación financiera: el desarrollo de las políticas sociales, la modernización económica, el apoyo institucional, la buena gobernanza y los derechos humanos, la protección del medio ambiente.

Programa Indicativo Nacional del BEI 2011/2013. El presupuesto indicativo para los tres años de Plan Nacional de Desarrollo 2011-2013 es de 580,5 millones de euros (M€).

Prioridad social, especialmente en las áreas de desarrollo rural, la salud y la vivienda sigue siendo un objetivo fundamental de la estrategia de intervención del banco.

UNIÓN EUROPEA, UE.

La Estrategia de Cooperación de la Unión Europea en Marruecos para el periodo 2007-2013 se define en los 5 siguientes ejes prioritarios:

-      El desarrollo de las políticas sociales.

-      La modernización Económica.

-      El apoyo institucional.

-      La buena gobernanza y los derechos humanos.

-      La protección del medio ambiente.

El programa de Acción Anual del 2011 se basa en 3 principales acciones:

-      Apoyo de las dinámicas de desarrollo de las provincias y de las zonas rurales del norte. Con una contribución de 19 millones de euros.

-      Apoyo a la promoción de la equidad y la igualdad entre mujeres y hombres. Con una contribución de 35 millones de euros.

-      Lograr/asegurar el excito del Estatuto Avanzado. Con una contribución de 85 millones de euros.

Fondo Árabe de Desarrollo Económico y Social, FADES.

En el 2013, FADES ha otorgado a Marruecos préstamo por un importe de casi 20 millones de euros para la financiación de un proyecto de abastecimiento de agua en la región de Tetuán.

Entre 2007-2011, los presupuestos asignados por el FADES a Marruecos fueron de 9,5 mil millones de dírhams.

Régimen de cobros y pagos al exterior

La “Office des Changes” (Oficina de Cambio) es el organismo competente en el control de cambios. Su intervención directa se está reduciendo, sustituyéndose por un control, a posteriori, de los bancos que actúan como entidades delegadas del “Office des Changes”.

El control de cambios se ha suavizado progresivamente y desde 1993 la convertibilidad del dírham es efectiva para las operaciones corrientes. En 1996 se creó un mercado de cambios, en el cual las empresas o los operadores autónomos del comercio exterior pueden comprar-vender divisas, lo que supone un claro progreso en la liberalización del sector financiero. El mercado, reservado inicialmente a las operaciones entre bancos locales, se comenzó a abrir desde enero de 1997 al permitir a los bancos locales realizar operaciones al contado de compra y venta de divisas con los bancos extranjeros.

La “Carta de Inversiones” y la "Instruction Générale des Opérations de Change" de la Office des Changes garantizan a los inversores extranjeros plena libertad para la transferencia de los beneficios así como del producto de la cesión o liquidación total o parcial de la inversión, incluidas las plusvalías, sin limitación de cuantía ni plazos. Dichas transferencias podrán efectuarse una vez satisfechos los impuestos correspondientes.

Para beneficiarse de la libre repatriación de beneficios y capitales es preciso declarar la inversión inicial ante la Office des Changes o el organismo delegado (bancos) en un plazo máximo de 6 meses a contar desde la fecha de realización de la operación. Para realizar estos pagos no se necesita autorización previa de la Office des Changes aunque existe un procedimiento a seguir y una reglamentación de obligado cumplimiento, ya que todo pago al extranjero deberá justificarse mediante la presentación al banco correspondiente de los documentos que acreditan la realización de la operación en cuestión. Estos documentos se especifican en las circulares del Office des Changes y normalmente los bancos podrán proporcionar toda la información necesaria al respecto. El pago anticipado se ha suavizado desde agosto de 2007 con la posibilidad de pagar un anticipo del 40% de las importaciones tanto para los bienes de equipo para inversión como para los de consumo. 

Repatriación de capitales

La “Office des Changes” (Oficina de Cambios) es el organismo competente en el control de cambios. Su intervención directa se está reduciendo, sustituyéndose por un control a posteriori de los bancos, que actúan como entidades delegadas de la “Office des Changes”. Como ya se ha comentado, la normativa cambiaria ha sido objeto de grandes reformas en estos últimos años a fin de contribuir al programa de liberalización económica emprendido con vistas a alcanzar la libre convertibilidad de la moneda nacional. En este sentido, el control de cambios se ha suavizado progresivamente y desde 1993 la convertibilidad del dírham es efectiva para las operaciones corrientes.

En 1996 se instituyó un mercado de cambio que permitía a las empresas o a los operadores autónomos del comercio exterior la compra o la venta de divisas, constituyendo así un paso más en la liberalización y desarrollo del sector financiero involucrándole de este modo con el sistema financiero internacional. El mercado, reservado inicialmente a las operaciones entre bancos locales, se abrió desde enero de 1997 al autorizar a los bancos locales a realizar operaciones al contado de compra y venta de divisas por divisas con los bancos extranjeros.

El 16 de Noviembre de 2011, l’Office des changes publicó una "Instruction Générale des Opérations de Change" en la que refunde y organiza la normativa preexistente. En aplicación de la normativa recogida en esta instrucción general, las personas físicas o jurídicas de nacionalidad extranjera, residentes o no, y las personas físicas marroquíes establecidas en el extranjero que realicen inversiones financiadas en divisas, se beneficiarán de un régimen de convertibilidad que les garantiza la plena libertad para:

  • La realización de todo tipo de operaciones de inversiones extranjeras directas o a través de la Bolsa.
  • La transferencia de los beneficios netos, liquidados los impuestos, sin limitación de montante ni de duración.
  • La transferencia del producto de cesión o de liquidación total o parcial de la inversión, incluidas las plusvalías. Esta transferencia se refiere a los productos (dividendos) de dichas inversiones, incluyendo la parte de los ingresos de éstas que tienen como origen las ampliaciones de capital por incorporación de los beneficios o por consolidación de las deudas de las asistencias técnicas, del Know-How, de los royalties y de la explotación de marcas de empresas extranjeras.

En cuanto a la reglamentación de pagos entre Marruecos y el extranjero, ésta varía según los países, que se dividen en dos grupos. Los países de la "zona de convertibilidad", es decir, aquellos con los cuales Marruecos efectúa sus pagos en divisas convertibles cotizadas por el Bank Al Maghrib, y los países de la “zona de clearing, bilateral o de compensación” con los que Marruecos ha establecido un acuerdo de pago.

El excelente comportamiento de la balanza de pagos hasta el año 2006 dejando importantes reservas en divisas y un tipo de cobertura de un promedio de más de 11 meses de importaciones, permitió a las autoridades marroquíes adoptar unas medidas más flexibles respecto a una mayor liberalización del mercado de cambios. En esta línea, de 2007 en adelante, se adoptaron algunas medidas con un impacto importante sobre el mercado cambiario. Entre estas medidas encontramos las siguientes: los ingresos por exportación que se pueden mantener en divisas pasan del 20% al 50%. Además, las empresas exportadoras pueden conceder a sus clientes extranjeros un periodo de pago de hasta 8 años y de hasta el 85% del valor del contrato. En cuanto a los importadores, pueden pagar por anticipado hasta el 40% del valor de los bienes y el 20% de los servicios adquiridos en el extranjero. Las autoridades financieras han aumentado la duración de cobertura del riesgo cambiario, de 1 a 5 años. En cuanto a las inversiones en el extranjero, las empresas de seguros pueden invertir un 5% de sus activos en el extranjero, mientras que las OICVM podrán hacerlo con el 10%. Las empresas marroquíes pueden además invertir hasta 30 millones de DH al año en el extranjero.

Cuentas bancarias

En lo referente a las cuentas bancarias, el extranjero "residente" puede optar por cuentas en dírhams interiores y cuentas en dírhams convertibles, así como por cuentas en divisas. El "no residente" podrá elegir entre una cuenta abierta en dírhams convertibles, cuentas en divisas, cuentas especiales y cuentas de capital. Sin embargo, en la práctica, tanto residentes como no residentes siguen encontrando problemas para repatriar capitales de sus cuentas bancarias.

Ente las principales características de las distintas cuentas cabe destacar que las cuentas en dírhams interiores son idénticas a las cuentas abiertas por los nacionales y requieren las mismas condiciones de funcionamiento. Las cuentas en dírhams convertibles son cuentas en dírhams, aprovisionadas en divisas, abiertas a cualquier persona extranjera, física o jurídica, residente o no residente. Son utilizadas para cualquier pago en Marruecos, para la apertura de crédito en otra cuenta en dírhams convertibles y para la constitución de depósitos a plazo.

Las cuentas en dírhams interiores y las cuentas en dírhams convertibles no necesitan autorización previa de la "Office des Changes" para su apertura. Las cuentas en divisas se pueden abrir en cualquier divisa cotizada en el mercado marroquí. Las cuentas especiales son cuentas abiertas por los bancos a favor de personas físicas no residentes, destinadas a atender las necesidades de su actividad temporal y contractual en Marruecos. Precisan de autorización previa de la “Office des Changes” para su adeudamiento. Las operaciones realizadas en estas cuentas son los diversos pagos en dírhams derivados de la ejecución del contrato, los gastos en dírhams realizados en Marruecos y los reembolsos por cancelación de anticipos de fondos.

Las cuentas de capital son cuentas cuyo fin es recibir fondos en dírhams pertenecientes a personas extranjeras no residentes. Los depósitos de estas cuentas pueden ser repatriados a lo largo de cinco años y en cuotas anuales equivalentes. Pueden abrirse a nombre de una o más personas y son negociables entre no residentes.