La nueva gran línea Norte-Sur de alta velocidad, motor de crecimiento de las ciudades del interior de China
Esta nueva ruta, inaugurada el pasado 26 de diciembre, une las grandes localidades de las provincias de Shijiazhuang, Zhengzhou, Wuhan, Hunan, Changsha y Guangdong, así como otras 24 urbes de pequeño y mediano tamaño
Fuente:  South China Morning Post  -  04/01/2013

 

Con la entrada en servicio del tramo Pekín-Zhengzhou el pasado 26 de diciembre quedó inaugurada la gran línea de alta velocidad Norte-Sur entre la capital china y la ciudad de Shenzhen. Dicho trazado es el más largo del mundo, con más de 2.298 kilómetros de extensión que se pueden recorrer en ocho horas. Según el rotativo 'South China Morning Post', la infraestructura ferroviaria será un importante estímulo para la economía del 'gigante' asiático y, en especial, para las ciudades medianas que atraviesa la ruta y que tienen un menor desarrollo que las metrópolis de Pekín, Shanghái y Cantón.

 

El trazado atraviesa las capitales de las provincias de Hebei (Shijiazhuang), Henan (Zhengzhou), Hubei (Wuhan) Hunan (Changsha) y Guangdong (Guangzhou), así como otras 24 localidades de tamaño medio y pequeño, una población de más de 600 millones de habitantes. Este hecho permitirá que se conviertan en un foco de atracción de inversión industrial y turística. Según los expertos consultados, muchas fábricas buscarán instalarse en dichos emplazamientos en busca de mano de obra más barata, al tiempo que se abrirán nuevas rutas turísticas. Además, las líneas preexistentes permitirán un notable aumento del transporte de mercancías en la región.

 

Los críticos consideran que la inversión, financiada con dinero del Gobierno Central y de los bancos públicos, ha sido desproporcionada: no existen cifras oficiales, pero se estima que el coste ha sido muy superior al de la ruta Pekín-Shanghái, que ascendió a más de 220.000 millones de yuanes (27.000 millones de euros). Aún siendo criticadas por los consumidores como excesivas, las tarifas fijadas para el pasaje Pekín-Guangzhou, que van desde los 865 yuanes (105 euros) en clase económica a los 2.927 yuanes (360 euros) en business, no permitirán recuperar la inversión y a la larga repercutirán en el contribuyente.

 

China, líder mundial con 9.300 kilómetros de líneas de alta velocidad, pretende seguir invirtiendo en el desarrollo de dicho modelo hasta llegar a los 18.000 kilómetros en 2015.

Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones: