El sector automovilístico, motor de la industria checa
Podría cerrar 2014 superando los registros históricos de 2011, en el que representó casi el 8% del PIB y el 22% de la producción total en el sector manufacturero
Fuente:   -  14/04/2014

 

El sector de automoción constituye uno de los pilares básicos de la industria checa. El buen momento que atraviesa el tejido automovilístico nacional, aderezado con notables registros de ventas y elevados volúmenes de exportación, captación de inversión extranjera, generación de empleo, etc., puede verse coronado en 2014 con la consecución de cifras récord de producción.

 

Según las últimas estimaciones de la Asociación Checa de la Industria Automovilística (AIA), recogidas por el diario ‘The Prague Post’, la fabricación de turismos podría aumentar un 6% en el transcurso del presente ejercicio, hasta 1,20 millones de unidades.

 

Esta cifra serviría para superar el punto de inflexión experimentado en 2013, con una caída del 3,9% (hasta 1,13 millones de unidades), así como para rebasar los resultados obtenidos en 2011 (1,19 millones), un año histórico para el sector. Ese año, el sector de automoción representó casi el 8% del Producto Interior Bruto checo y el 22% de la producción total en el sector manufacturero, según Radio Praha.

 

Para el presidente de AIA, Martin Jahn, este incremento se fundamentaría, en buena medida, en los lanzamientos de nuevos modelos por parte de TPCA (la joint-venture conformada por Toyota y Peugeot Citroën Automobile) y Škoda Auto, así como en la evolución alcista de la demanda en Europa, que podría oscilar entre un 1% y un 2%.

Ahora bien, en este contexto positivo también conviene reseñar la influencia de elementos negativos que podrían afectar al desarrollo del sector. Entre dichos factores, la difícil situación por la que atraviesa Ucrania -la inestabilidad en la región podría prolongarse durante varios años, algo que causaría un impacto perjudicial en la producción automovilística checa- o el declive de las ventas sufrido por Volkswagen (un conglomerado del que forma parte Škoda Auto) en el mercado ruso como consecuencia de la depreciación del rublo.


Además, a largo plazo, el aumento de producción en algunos de los países de más rápido desarrollo (como China, Brasil o India) podría ensombrecer el desempeño de la industria local.

 

Automoción, un sector económico clave

La industria automovilística checa representa uno de los mercados de automoción más desarrollados del mundo gracias, entre otros factores, a su longeva tradición manufacturera, una infraestructura tecnológica de primer nivel, su privilegiada localización estratégica en Europa, una abundante mano de obra cualificada y la presencia de una sólida base de proveedores conformada por cerca de 900 empresas. La conjunción de todos estos elementos permite al país consolidarse como uno de los centros de referencia en el ámbito del diseño y la I+D relacionados con la industria del motor.

 

En su última actualización de la ‘Guía País’, la Oficina Económica y Comercial de España en Praga subraya la importancia capital que desempeña el sector de automoción, “que representa el 20% de la producción industrial y el 25% de las exportaciones”.

 

Además, este protagonismo se prolonga en materia de captación de inversión extranjera y cooperación empresarial, tanto por los volúmenes que maneja como por su efecto arrastre para contribuir al desarrollo de otros sectores económicos; entre ellos, “la industria auxiliar del automóvil, en el cual están presentes numerosas empresas españolas y continúan instalándose otras nuevas”, señala el estudio de la Oficina.

 

En su informe ‘European Attractiveness Survey 2013’, la consultora Ernst & Young (EY) constata cómo, en 2012, la República Checa atrajo 64 proyectos de inversión extranjera directa (IED), creando un total de 5.508 puestos de trabajo. En los últimos cinco años, los inversores foráneos han generado cerca de 30.000 empleos y canalizado más de 4.500 millones de euros en el sector, apunta la Agencia de Inversiones y Desarrollo de Negocios (Czech Invest) en un informe sobre la industria de automoción de junio de 2012 (con datos de EY).

 

Según los datos de la Agencia Tributaria, en el transcurso de 2013, las exportaciones españolas de automóviles con destino a la República Checa sumaron 146,30 millones de euros, con un incremento del 14,27% respecto al año anterior. Mientras, las ventas de componentes y accesorios de automoción sufrieron una caída del 3,40%, hasta los 344,13 millones.

 

Para los dos primeros meses de 2014, ambos sectores dibujan una trayectoria ascendente, con repuntes interanuales del 32,74% (32,74 millones de euros) en el caso de los automóviles y del 2,28% (64,58 millones) para piezas y equipos.

Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones: