La inestabilidad pone en riesgo las inversiones extranjeras en Etiopía
El atractivo del país se tambalea conforme los ataques a algunas empresas foráneas se suceden en varias regiones.
Fuente:  Chicago Tribune  -  12/10/2016
Varias compañías siguen manteniendo su apuesta por este mercado

El Gobierno etíope declaró a principios de octubre el estado de emergencia en el país por seis meses. La medida intenta poner freno a los altercados violentos que se han producido desde finales del año pasado entre las comunidades oromo y amhara y las fuerzas de seguridad.

Según destaca la Asociación de Derechos Humanos de Etiopía, cerca de 700 personas han muerto durante las protestas llevadas a cabo por estos grupos para revindicar una mejora en las condiciones de vida y que las autoridades locales han calificado como “ataques orquestados por elementos extranjeros”, que podrían tener su origen en Egipto.

El medio Chicago Tribune destaca que si bien el año pasado el país africano se había convertido en uno de los destinos de inversión más interesantes del continente, gracias a un ambicioso plan en infraestructuras y a una política orientada hacia la atracción de inversión extranjera directa (IED), la inestabilidad social pone ahora en duda este atractivo.

“Los inversores extranjeros son vistos como un pilar en el programa de desarrollo económico del régimen y parte del apoyo tácito de la comunidad internacional, en general, para Etiopía, a pesar de las transgresiones en materia de derechos humanos”, señala Mark Bohlund, economista de Bloomberg Intelligence, al citado medio.

Por tanto, “las protestas tienen un impacto directo en la IED destinada a las zonas afectadas y llevan a los inversores a replantearse la situación hasta que la seguridad se restaure”, concluye Bohlund.

Desde la comunidad oromo se apunta que los objetivos son aquellas empresas que han desplazado a la población o tienen vínculos con la coalición en el poder. “No son atacados en función de si son extranjeros o nacionales, sino por su afiliación con el régimen”, recalcan.

Repercusión en la IED
De este modo, varios negocios extranjeros han sufrido ataques durante los últimos meses. Son los casos de varias empresas holandesas y nigerianas. Por ejemplo, Africa Juice, firma con sede en La Haya especializada en la exportación de fruta de la pasión, ha perdido dos de sus tres instalaciones productoras por los disturbios.

Otras empresas, como Israel Chemicals, que tenía previsto construir una mina de potasa, han anunciado la paralización de su proyectos en marcha hasta que la situación mejore.

Sin embargo, también hay compañías que mantienen su apuesta por este mercado. El grupo textil chino Jiangsu Sunshine ha expresado su confianza mediante la firma de un acuerdo definitivo para invertir cerca de 500 millones de dólares durante cuatro años en la construcción de una fábrica en un parque industrial en plena región de Oromia. 

Etiopía quiere fortalecer su sector automovilístico

La floricultura etíope madura y busca atraer inversores extranjeros

Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones: