La UE presenta nuevas normas para evitar los alimentos “de doble calidad”
La presión de algunos países del Este para abolir estas prácticas, que consideran abusivas por ofrecer productos de menor calidad bajo la misma marca, da sus primeros frutos.
Fuente:  Food Navigator , Czech Radio  -  16/04/2018
Las multas podrían llegar a ser de hasta el 4% del volumen de negocios anual

La Comisión Europea anunció la semana pasada una nueva directiva que trata de poner fin a la “doble calidad” en varios alimentos y productos de firmas internacionales en los diferentes países que componen el mercado de la Unión Europea. 

Esta práctica consiste en que las características, ingredientes o calidad de algunos artículos de marca es notablemente diferente y, en ocasiones, inferior en función de los mercados de destino. Entre los casos más citados, se encuentra el de unas famosas varitas de pescado que contenían un porcentaje muy inferior del componente principal en Eslovaquia que en Austria, pero también se han dado ejemplos en confitería, bebidas e incluso detergentes.

En concreto, lo que se penalizaría a partir de ahora es la práctica comercial de vender un producto como si fuera idéntico en diferentes Estados miembros, si esos bienes tienen “diferencias significativas en su composición, características que causan o podrían motivar que el cliente medio adoptara una decisión de compra que él no hubiera tomado de otra manera”.

Han sido los países del este de Europa los que más han criticado esa táctica comercial de algunas empresas, al considerar que han sido sus consumidores los que más las han sufrido y que las mismas van en contra de sus derechos y les sitúan como ciudadanos de segunda dentro de la Unión. Tal fue la repercusión de este tema, que fue uno de los hilos conductores de la última cumbre del Grupo de Visegrado Cuatro y se consiguió crear un frente común para fomentar su prohibición.

La nueva iniciativa de la Comisión, todavía pendiente de las modificaciones que podría solicitar el Consejo Europeo y de votación en el Parlamento Europeo, permitiría a las autoridades nacionales tomar medidas efectivas en su contra y resolver de forma definitiva el problema.

En el caso de la República Checa, por ejemplo, todo esto implica que la Autoridad de Inspección de Comercio tendría el poder de imponer fuertes multas. Según detalló el secretario de Estado para Asuntos Europeos, Aleš Chmelař, a Czech Radio, estas podrían llegar a ser de hasta el 4% del volumen de negocios anual. “Creo que esta amenaza de una multa elevada es una herramienta que realmente terminará con esta práctica abusiva”, añadió.

Visiones distintas
No obstante, también hay asociaciones y lobbies como FoodDrinkEurope que critican que la Comisión no haya hecho un análisis más exhaustivo de la situación o que no haya esperado los resultados del informe sobre el tema que está elaborando el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea antes de recomendar leyes adicionales.

Por su parte, la asociación de distribuidores Eurocommerce considera que todo esto mina la confianza de los consumidores, pero cree que todavía no hay suficiente información al respecto para conocer la magnitud del problema.

Su director general, Christian Vershueren, señaló a Foodnavigator.com que las nuevas medidas ponen a los distribuidores en riesgo debido a las fuertes multas a las que se enfrentan por vender productos en un país con diferentes ingredientes que en otro, pero sobre los que no tienen responsabilidad directa. “Los comercios están obligados por las grandes marcas a comprar productos de sus distribuidores locales y están excluidos del abastecimiento a través de otros territorios”, agregó el directivo.

La UE destinará 873 millones de euros a infraestructuras de energías limpias

El Gobierno búlgaro y la UE destinarán más de 400 millones de euros al sector ferroviario

El Acuerdo de Asociación entre la UE y Ucrania entra en vigor

 

Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones: